Connect with us

Sociedad

El cine resiste en el interior argentino

Publicado

on

El derrumbe del centenario cine Parravicini en Tucumán desnuda la crisis de salas que alguna vez fueron el centro de la vida social de decenas de pueblos y ciudades
Frente delcine Español, de la ciudad argentina de Chivilcoy.
Frente delcine Español, de la ciudad argentina de Chivilcoy. Jorge Russo Archivo personal

El cine Florencio Parravicini no se fue en silencio. Primero fue un estruendo como “de terremoto” y luego una nube de polvo. Toneladas de ladrillos se desparramaron entonces por la acera y mataron a tres personas. Si los cines tienen vida, el Parravicini decidió morir en su ley. Liberó como tragedia la energía acumulada durante 95 años, condensación de una historia que lo tuvo como el alma de una ciudad que luego se olvidó de él y lo convirtió en restaurante chino y bolera. En su última transformación, se vino abajo. El derrumbe del Parravicini pudo ser el de otros cientos de salas que terminaron convertidas en estacionamientos o iglesias evangélicas, cuando no cayeron ante las topadoras para dar paso a negocios más rentables. Argentinallegó a tener en los años 70 unos 2.000 cines. Hace 10 años se contaban 420, y hoy apenas superan los 300. La elegía de los cines del interior debe recuperar del olvido a aquellos que se fueron, pero iluminar también a los que resisten.

El cine Parravecini, reducido a escombros en el centro de Tucumán. ampliar foto
El cine Parravecini, reducido a escombros en el centro de Tucumán. Telam

Los argentinos vieron la primera proyección de cine en el teatro Odeón de Buenos Aires en 1896, el mismo año que en Nueva York. En aquella época de esplendor, cuándo el país soñaba con ser una potencia sudamericana, la ciudad de Chivilcoy, a 160 kilómetros al norte de la capital, era centro de la pujanza ganadera. La historia de sus cines es réplica de esa grandeza de origen, reflejada en tres salas fundadas por las comunidades de inmigrantes italianos y españoles, una constante en otros pueblos del interior, donde los recién llegados competían entre ellos por el lujo de sus centros sociales y culturales. “Los edificios eran una copia de Hollywood, la fábrica de sueños. La gente quería vivir como vivían estos reyes que veían en la pantalla”, dice Jorge Russo, curador de ciclos de cine y reconocido colorista digital nacido en Chivilcoy.

La ciudad bonaerense tuvo así tres cines: el Metropol y el Savoy, fundado por los italianos, y el Español, obra de los españoles. Los tres fueron el corazón del pueblo, en tiempos en que no había televisión y las salas atraían a miles de personas. Decir miles no es exagerar. “Nos criábamos en el cine. El Savoy tenía 1.000 localidades y me tocó ver películas parado en los pasillos”, cuenta Juan Gandolfo, nacido en Chivilcoy hace 61 años y hoy administrador del Metropol y el Español, los dos supervivientes de aquella época dorada. Los cines eran también la evidencia de las divisiones sociales de la ciudad. El Metropol pasaba cine europeo y norteamericano, el Español de género y el Savoy películas argentinas. “A ese iba la gente del campo. Mi padre era italiano y no sabía leer, entonces iba a ver cine hablado en español, sin subtítulos”, explica Russo.

La platea y los palcos del cine Metropol, en el año 1930.
La platea y los palcos del cine Metropol, en el año 1930. J. Russo Archivo personal
Programa del cine Metropol de los años 60.
Programa del cine Metropol de los años 60. J. Russo Archivo personal

Las salas nacieron enormes, lujosas, omnipotentes en ciudades que crecían. Y estaban siempre repletas. “No llegaban los canales de aire de la capital y el único entretenimiento era el cine, la ventana al mundo era el cine. Había además una comunión con la gente. Los lunes comentabas la película con el vecino o con tu compañero de colegio, porque todos habíamos visto la misma”, recuerda Russo.

Esas salas pronto padecieron las crisis recurrentes de la industria del cine, como en tantas otras ciudades del mundo. La primera llegó en los 50 con la televisión. El cine respondió con color y pantallas más grandes. En los 70 y 80, los cines resurgieron tímidos, hasta que la TV color y el vídeo VHS los pusieron cerca de la agonía. Las salas de pueblo cerraron y solo sobrevivieron las de grandes ciudades como Rosario y Córdoba. En los 90 nacieron los multicines en supermercados y centros comerciales, pero ya alejados del centro. Tucumán fue un buen ejemplo de ello.

La ciudad, capital de la provincia que lleva su nombre, llegó a tener ocho salas, todas alrededor de la plaza central. “Hoy sólo queda el Atlas. Es el único cine a la antigua, porque el resto está ahora dentro de centros comerciales”, cuenta Fabio Ladetto, jefe de Espectáculos del diario La Gaceta de Tucumán. El derrumbe del Parravicini llenó al periodista de tristeza, aunque asume que fue una muerte anunciada. “En los pueblos ya no quedan cines. El Parravicini era único, pensado como teatro, con una sala circular y palcos. No había otro igual en toda la provincia y todos los tucumanos tuvieron alguna vez una historia en él. Yo fui a ver Todos los hombres del presidente con la escuela, en 1976”, recuerda.

Con la llegada de los equipos digitales vino el último golpe: el cambio de los viejos proyectores demandó inversiones millonarias, demasiado esfuerzo para modestos empresarios del interior. Fue la época en que Juan Gandolfo pensó que el Metropol y el Español morirían irremediablemente. Pero el sueño resistió. “Estábamos entregados”, cuenta, “cuando fallece un tío político de mi señora y aparece un testamento con la herencia de un campo. Usamos el dinero para comprar un proyector digital, sistema 3D, los anteojos, una pantalla a medida hecha en Canadá”. Gandolfo ganó una batalla, pero sigue en guerra.

Celebración del día de la Independencia en la platea del cine Español, en 1920.
Celebración del día de la Independencia en la platea del cine Español, en 1920. J. Russo Archivo personal

Según el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, los últimos años fueron duros. En 2009, el primero con registros oficiales, había en Argentina 449 salas, pero con un reparto muy desigual. Mientras la provincia y la ciudad de Buenos Aires tenían 156 cines, provincias tan importantes como Tucumán y Mendoza tenían menos de diez. En 2016, las proporciones no se alteraron, pero Argentina perdió en la cifra total 149 cines. El Metropol y el Español sobrevivieron gracias al esfuerzo personal de Gandolfo y su familia, que ven como día a día cae la cantidad espectadores. “En los 70 éramos una clientela cautiva”, dice Gandolfo, “íbamos y nos enterábamos en la puerta lo que íbamos a ver. Hoy es común dar funciones con una media de 10 a 15 personas durante la semana y 80 los sábados y domingos. La época de oro no vuelve más, se perdió para siempre”.

DIARIO EL PAIS

Sociedad

El crudo relato de Javier Olmedo: “Rodrigo Bueno mató a mi hermano Fernando”

Publicado

on

El hijo del humorista Alberto “El Negro” Olmedo es una de las víctimas olvidadas en el accidente que protagonizó el cantante en junio del 2000 y que le costó la vida a ambos. En una entrevista exclusiva con Teleshow, su hermano revela cuál fue el último diálogo de Fernando y Rodrigo minutos antes de morir

—Rodrigo, no está la traba para engancharlo, y a mí no me gustar andar en auto sin cinturón de seguridad.

—Fer, debe haber quedado abajo de los asientos: tendría que desarmar toda la camioneta para ponerlo. Pero quedate tranquilo que cuando llegamos al lugar del show le pido a mi gente que los levante y te acomoden el cinturón.

Rodrigo Bueno y Fernando Olmedo no se conocían, se encontraron de casualidad en un restaurante esa noche y el cantante lo invitó a ver un show

Rodrigo Bueno y Fernando Olmedo no se conocían, se encontraron de casualidad en un restaurante esa noche y el cantante lo invitó a ver un show

Javier Olmedo, uno de los hijos del inolvidable Negro Olmedo, sabe perfectamente cómo fue el diálogo entre su hermano mayor Fernando y El Potro Rodrigo Bueno, minutos antes del accidente en la Autopista Buenos Aires – La Plata que le costó la vida a ambos.

Para Javier, hay un único responsable por la muerte de su hermano. Y no le tiembla la voz al decirlo. “Quise saber absolutamente todo lo que pasó esa noche porque perdí a mi hermano por culpa de Rodrigo. Me resultaba simpático hasta que su impericia y su falta de respeto mataron a Fernando“, asegura el productor musical en una entrevista exclusiva con Teleshow.

El viaje en la camioneta

El Negro Olmedo tuvo seis hijos, pero conoció a cinco porque el menor, Albertito (29), de su amor con Nancy Herrera, nació cuando el humorista ya había muerto. Fernando (que hoy tendría 58 años), Marcelo (56) y Mariano (54) fueron fruto de la relación del humorista rosarino con Judith Jaroslavsky, mientras que Javier (50) y Sabrina (46) son hijos de Tita Russ.

El humorista junto a sus hijos (arriba: Fernando y Javier; abajo de izquierda a derecha: Mariano, Sabrina, Alberto y Marcelo)

El humorista junto a sus hijos (arriba: Fernando y Javier; abajo de izquierda a derecha: Mariano, Sabrina, Alberto y Marcelo)

Según explica su hermano Javier, a Fernando “no le gustaba andar en auto y no hacía una cuadra sin cinturón de seguridad”. Por eso, el expreso pedido que le hizo al cantante cuartetero en aquella noche del viernes 23 junio de 2000, en la que coincidieron por casualidad en El Corralón, y Rodrigo lo invitó a ver un recital en City Bell.

Según el relato que Javier obtuvo gracias al testimonio del productor artístico y amigo del Potro, Jorge Pablo Moreno -que viajaba en la camioneta y sobrevivió al accidente-, cuando terminó el show, Olmedo le volvió a reclamar al cantante que no tenía la traba para sujetar el cinturón de seguridad.

“Tranquilo, Fer… Vamos despacio. No pasa nada”, intentó tranquilizarlo Rodrigo minutos antes de volcar con su camioneta Ford Explorer luego de que otro auto lo encerrara sobre la autopista.

Rodrigo Bueno en El Corralón, restaurante en el que conoció a Fernando Olmedo y lo invitó a ver un show esa misma noche (Foto: Sergio Lapietra / Teleshow)

Rodrigo Bueno en El Corralón, restaurante en el que conoció a Fernando Olmedo y lo invitó a ver un show esa misma noche (Foto: Sergio Lapietra / Teleshow)

“Nunca llegaron…”, lamenta Javier, que también le adjudica responsabilidad al empresario Alfredo Pesquera, quien iba al volante del otro vehículo involucrado: “Si ese hijo de p… hubiera avisado que hubo un accidente, mi hermano estaría vivo”.

Después del choque, Fernando Olmedo agonizó 45 minutos: la ambulancia se demoró y no logró sobrevivir. “Si alguien le hubiese puesto un torniquete en la pierna que se le cortó, estaría vivo”, continúa Javier, aclarando que habla desde su punto de vista, y no en representación de sus hermanos: “Hubo falta de eficacia de los servicios de emergencia”.

Fernando Olmedo, El Polaco Goyeneche y Javier Olmedo

Fernando Olmedo, El Polaco Goyeneche y Javier Olmedo

Con su cabellera llena de rulos, Fernando compartió una comida con su padre, el Negro Olmedo y Tato Bores

Con su cabellera llena de rulos, Fernando compartió una comida con su padre, el Negro Olmedo y Tato Bores

Frente a una muerte absurda, la incredulidad

—Poné el noticiero que están diciendo que murió uno de tus hermanos en un accidente con Rodrigo Bueno.

—No puede ser porque ninguno de nosotros lo conoce a Rodrigo. Debe haber sido una información equivocada. O habrá sido otro chico que tiene el mismo apellido, pero que no tiene nada que ver con nosotros.

Javier estaba durmiendo cuando una amiga lo despertó a la madrugada del sábado 24 de junio para contarle lo que había visto en las noticias. Como ningún integrante de su familia tenía vínculo alguno con el cuartetero, estaba seguro de que sus hermanos no habían quedado involucrados en ese accidente.

Javier junto a su padre Alberto Olmedo

Javier junto a su padre Alberto Olmedo

“Pero no: era Fer…”, vuelve a lamentarse Javier. En aquel entonces, Fernando tenía 40 años y odiaba circular en auto. Sin embargo terminó aceptando la invitación de Rodrigo, a quien admiraba, y se subió a la camioneta para experimentar cómo era el detrás de escena de sus shows. “Fer salía de Capital Federal en barco o avión y siempre se ponía el cinturón de seguridad. Esa noche se lo pidió dos veces (al Potro), por eso mi enojo con este muchacho“, insiste su hermano.

Cada 24 de junio, en un nuevo aniversario de la muerte de Fernando Olmedo, Javier no cumple con ningún rito en particular. “No lo necesito porque yo a mis muertos los llevo conmigo a todos lados y están conmigo permanentemente. Fer, mi viejo… todos los amigos que partieron, están siempre presentes y dando vueltas con nosotros“.

También advierte que en ese entonces no iniciaron acciones legales contra la familia de Rodrigo “porque el único culpable era él, y murió en el accidente“. “Tampoco es que lo haya hecho intencionalmente, pero su impericia y su falta de respeto hicieron que mi hermano muriera. De haber tenido puesto el cinturón, Fernando estaría vivo…”.

Mariano, Marcelo, Sabrina, Javier y Albertito (Crédito: Vero Guerman)

Mariano, Marcelo, Sabrina, Javier y Albertito (Crédito: Vero Guerman)

El Potro, lo mejor del amor

Con respecto a la película que se estrenó hace dos semanas sobre la vida del cantante cordobés, protagonizada por Rodrigo Romero, el tercer hijo de Alberto Olmedo sostiene que “es un negocio”. Por eso, no lo afecta si aparece o no la figura de su hermano.

Conmovido por las distintas situaciones a los que lo enfrentó la vida (la muerte de su padre cuando tenía 20, y la de su hermano a los 32), Javier cuenta que tiene “un ángel en el cielo”: una hija suya murió a los dos meses. Hoy vive con su otra hija, de 12 años, y mantiene un vínculo cercano con “una hija del corazón”, a la que crió hasta sus 15 años.

“Ella (por su hija adolescente) sabe todo y habla de Fer como si estuviera vivo. Conoce la historia y cómo murió, pero no está al tanto de la interna y de todo lo que yo averigüé después del accidente”, revela. Y recuerda cómo fue la charla que tuvo con ella, cuando le preguntó por su tío: “Yo sé todo, mi amor, pero todavía no te lo voy a contar porque sos chica y la realidad es fea“.

Javier Olmedo (Gentileza Asana)
Javier Olmedo (Gentileza Asana)

Seguir leyendo

Sociedad

El ENaCom anuncia un nuevo reglamento y cambios en las líneas de los FoMeCA

Publicado

on

El ENaCom aprobó un nuevo reglamento general del Fondo de Fomento Concursable para Medios de Comunicación Audiovisual (FoMeCA) así como una nueva línea para producción de contenidos audiovisuales.

En la última reunión de Directorio del Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom), encabezada por su presidenta Silvana Giudici, las autoridades aprobaron novedades para la reglamentación de las líneas de crédito de los FoMeCA, con el objetivo de acelerar y simplificar los procesos, particularmente en lo referido a la presentación y rendición de los proyectos por parte de los beneficiarios.

Entre las principales modificaciones se encuentran la eliminación de los requisitos de presentación de demos y presupuestos de terceros; la posibilidad de firmar los convenios y hacer las rendiciones de gastos a través de la plataforma de Tramites a Distancia (TAD); el establecimiento de cupos por región (Metropolitana, Pampeana, Centro, Noreste, Noroeste, Nuevo Cuyo, Patagonia).

Todas estas modificaciones entrarán en vigencia para las nuevas líneas que se abran a concurso y buscan, entre otras cosas, agilizar los tiempos entre las presentaciones de los concursantes y los desembolsos de dinero y hacer una distribución más federal de los recursos.

Además, las líneas pasarán a formularse bajo un mismo nombre en relación a los montos según sean para Equipamiento (Línea E), Producciones (Línea P), Gestión de Medios (Línea G) y una nueva apertura destinada al Desarrollo de Proyectos (Línea D) dirigida a subsidios de montos reducidos para fomentar y facilitar el inicio y planeamiento de los proyectos.

En este sentido, se dispuso la creación de la Línea P de FoMeCA destinada a la producción de contenidos radiofónicos y audiovisuales cuyos proyectos podrán presentarse bajo las modalidades de microprograma de radio o de TV, programa semanal de radio o de TV y programa o informativo diario de radio o de TV. El subsidio dispuesto cubrirá hasta el 90% del presupuesto total del proyecto en el caso de personas jurídicas sin fines de lucro y el 95% en el caso de los pueblos originarios.

En otro orden de cosas, también se dispuso que las prestadoras de telefonía no deberán bloquear la funcionalidad del servicio de radio de FM de los equipos móviles que las posean. Esto surge de una recomendación anterior establecida en la reunión de Directorio de febrero de esto año en donde se establecía la importancia de este servicio en caso de emergencias o catástrofes en el caso de la imposibilidad de cobertura telefónica, cuando la información de interés público puede circular por radio y ayudar a la población en accidentes o emergencias.
Fuente: ENaCom

Seguir leyendo

Sociedad

Detalles de la investigación a Pablo Moyano: nexos entre el juez e Independiente, burocracia judicial y un llamado a indagatoria

Publicado

on

 Un error procesal según el juez Luis Carzoglio. Una lectura sesgada según el fiscal Sebastián Scalera. Y en el medio de esta polémica, el festejo de Pablo Moyano: fue rechazado su pedido de detención por una interpretación distinta sobre qué cosas y cuándo un fiscal debe comunicarle al juez lo que está investigando. Y la grieta llegó hasta de qué forma se valoran los indicios: que tomados individualmente no parecen decir nada, y conjuntamente dan la idea de prueba concreta.

Luis Carzoglio, juez de Garantías de Avellaneda

Luis Carzoglio, juez de Garantías de Avellaneda

Igual, esa celebración que hizo pública el propio Hugo Moyano sobre la decisión de Carzoglio tendrá vida corta: Infobae pudo averiguar que esta misma semana saldrá un pedido de indagatoria para Moyano hijo, acusado de liderar la presunta asociación ilícita que es la barra brava de Independiente. Y además, Scalera apelará la decisión del juez, buscando revertir la medida y aportando nuevos elementos tras la indagatoria. Porque la pelea de fondo está lejos de terminar.

Se sabía desde el sábado que el juez estaba inclinado a denegar el pedido de detención. Lo que no quedaba claro era en qué iba a fundar su resolución que finalmente llegó este martes a las cuatro de la tarde. Allí, Carzoglio, fanático de Independiente y con un hijo, Darío, que fue vocal suplente en la gestión de Cantero, determinó que las pruebas obtenidas de varias pericias, entre ellas los mensajes de WhatsApp entre Moyano y el barra Roberto Petrov, alias ‘El Polaco’, no podían ser el núcleo de la acusación porque el fiscal no había comunicado previamente estos resultados al juez para que él autorizara seguir adelante con esa parte de la causa.

Algunos dirán que se trata de garantías constitucionales inviolables, otros de pura burocracia judicial que sólo se aplica a favor de los poderosos. Lo cierto es que Carzoglio, amparándose en ese punto, dejó al borde de nulificar toda la prueba, pedido que, según confirmó Infobae, hará la defensa de Moyano pasado mañana. Y si el juez le da la razón, la causa podría caerse como un fruto maduro, sin importar cuánta sustancia tuviera en el medio.

Sebastián Scalera, fiscal general adjunto de Lomas de Zamora

Sebastián Scalera, fiscal general adjunto de Lomas de Zamora

Lo que se está discutiendo queda fuera del sentido común. Las pericias del teléfono de Petrov se hicieron con presencia de la propia defensa del barra cuando la fiscal del caso era la doctora Viviana Giorgi. Pero el resultado llegó un día después de que la Fiscalía General de Lomas de Zamora removiera a Giorgi de la investigación y le diera el caso al doctor Scalera. Y este último avanzó sin mandar los resultados al juzgado de Garantías, porque sostienen en su fiscalía que esto no sólo no es necesario sino que atrasaba otras medidas que pedían celeridad. Esos cruces de WhatsApp recuperados son de los años 2014, 2015 y 2016.

Allí, entre Moyano hijo y el Polaco Petrov hablan sobre “qué hacer con los pibes“, “cuándo se pueden buscar las cosas” y otros dichos que tomados sueltos no indican nada, pero que valorados en medio de la causa dan a entender, según la fiscalía, que Pablo Moyano estaba al tanto de todo lo que ocurría en la barra, como la entrega de entradas, micros y otros negocios que llevaban adelante Bebote Álvarez y sus secuaces, con anuencia de la dirigencia.

Pero Carzoglio marca en su resolución que esos mensajes son previos al inicio formal de la causa, en marzo de 2017. Y que por eso no deben valorarse. Otra discusión que excede el sentido común para meterse en los laberintos de Tribunales donde todo puede justificarse hacia un lado u otro según el poder del imputado o las necesidades de turno. Si hay indicio de confesión de un delito, bien podría indicarse que no importa la fecha en que se produce. Más que nada teniendo en cuenta que en los años en los que se produjeron esos audios la familia Moyano ya había tomado el control del club.

Pero lo importante es siempre valorar todo en su conjunto. Y ahí es donde radica la diferencia mayor entre el fiscal y el juez. Mientras para el primero, la declaración de Pablo Bebote Álvarez diciendo que todo lo que obtenía se lo daba Moyano fue constatada con las pericias y las pruebas reunidas (impresión de entradas, empresas por las que se viajaba, tickets de protocolo), para el juez un imputado puede mentir y no tiene, obviamente, el mismo valor que el testigo. Y no cree que las pruebas recolectadas sean contundentes para, en este estadío del caso, involucrar a Moyano como jefe de la asociación ilícita. Un determinación que ahora será revisada por la Cámara al mismo tiempo que Pablo Moyano deberá sentarse ante el fiscal, en declaración indagatoria, para intentar convencerlo de que él nada tiene que ver con esos delincuentes del tablón y que las fotos que lo muestran junto a alguno de ellos o los diálogos de WhatsApp son pura coincidencia.

Seguir leyendo

Tendencia