Connect with us

Opinión

Cambiemos. Temporada 3, cap. 1: “Escandinavia”

Publicado

on

En la tele hay que poner toda la carne al asador de entrada. En ese sentido, Macri no defraudó con su discurso

En un primer capítulo tenés qrsoue sorprender, poner toda la carne en la parrilla y entusiasmar a la mayor cantidad de gente posible. Así se arranca una temporada de televisión. Si no lo logras de entrada, después es muy difícil remontarla. Hay demasiada oferta en el mercado y los televidentes se rajan a ver otra serie.

En ese sentido, el comienzo de la tercera temporada de Cambiemos con el discurso del Presidente en la apertura de las sesiones ordinarias, no defraudó.

Mucho Macri gato, mucha cargada, mucho vos sos la dictadura, mucho se vino la derecha conservadora, pero ahí lo tenés al tipo. Paradito en el Congreso planteando el debate sobre el aborto, la igualdad salarial entre el hombre y la mujer, la violencia de género, la extensión de licencia por maternidad para el padre, la prevención del embarazo adolescente y el problema de la obesidad infantil.

Así desbarató el falso progresismo kirchnerista, desorientando al peronismo y proponiendo esta verdadera agenda escandinava. Creer o reventar. Oslo o muerte.

Muchos dicen que es una simple estrategia política, pero no es así. Son temas que al presidente le importan. Muchísimo. Casi tanto como la rehabilitación de Darío Benedetto.

¿Le preocuparán otras cosas también? Y si, obvio. Supongo que además de las desinteligencias entre los dos marcadores centrales de Boca, le preocupa la macroeconomía, como a todo el mundo. Pero en ese tema, los de Cambiemos han sido muy confusos.

Está claro que este es un gobierno lindísimo. Pero en general son gente de pocas palabras. Nadie pretende aquel verso interminable de la plomazo de Hotesur, pero la verdad es que estos explican poco.

Tienen estrategias comunicacionales muy modernas, muy exitosas (como ya se dieron cuenta los peronistas, un poco tarde), pero nunca se te paran de frente y te dicen “mirá macho, el problema es así y asá y vamos a hacer esto y aquello”. Les cuesta.

Según todos los analistas del Círculo Rojo, a partir de este inicio de las sesiones, se venció el plazo para explicar de que se trataba la pesada herencia y empezó el tiempo de contar como será la nueva herencia que van a recibir en 2019 los próximos inútiles que lleguen a la Rosada. Aunque posiblemente vuelvan a ser estos mismos.

Según los diarios, el presidente le pidió a sus funcionarios que dejen de hablar del pasado y empiecen a hablar del futuro, cosa que está muy bien porque eso les permite saltearse el presente.

Sin embargo vale la pena sintetizar en que andamos hoy como para ayudar un poco a empujar el auto y sacarlo de la arena.

Sin entrar en detalles sobre la simpática bancarrota en la que el kirchnerismo dejó al país, la realidad actual nos muestra que el PBI crece. Poquito. Humilde. El año pasado fue un 2,8% y llevamos 6 trimestres consecutivos de crecimiento. Este año se espera, mango más mango menos, algo parecido. Lo mismo para el próximo. Despacito. Apenitas, mi vida.

La inflación bajó un cachitín. Un descenso mezquino, pero apuntando hacia abajo. El año pasado fue 24% y para este año se fijó una meta del 15%. Creo que si logran bajarla al 19%, en el gobierno descorchan. Y si llegan al 18% el Compañero Mauri se pone el bigote y te hace a Freddie Mercury en la Bombonera por Telenoche para toda la Argentina. No va a cantar esa que usted está pensando, amigo lector. Sabe otra.

El déficit fiscal es lo más duro de bajar aunque un poquitito se achicó. Una nadita, pero algo es algo. Se les complicó con la suba de la tasa de interés porque eso les aumenta el déficit financiero, pero se supone que creciendo entre 2,5% y 3% anual, de acá a algunos años, comenzaría un punto de inflexión descendente en el gran problema que estamos incubando: la toma de deuda. Todo esto, si no se les cruza el gordito de Corea o una crisis en Brasil o un brote piscótico de Trump o uno de Putin. O todo eso junto.

Así, pasito a pasito, todo estaría indicando que en algún momento iríamos convergiendo hacia una macroeconomía normal y equilibrada que nos garantizaría un ciclo sustentable de estabilidad, paz y bienestar. Eso dicen. ¿Se logrará?

Ponele que si, aunque en realidad no tiene ninguna importancia porque para cuando eso llegue ya vamos a estar todos muertos.

¿Había otro camino? Si. Una opción era contratar al Politburó chino, eliminar el déficit de un saque, condenando a medio país a comer un plato de arroz por día hasta empezar a crecer al 7% anual, como hicieron ellos.

La otra era seguir en la onda Cristina-Maduro hasta el incendio final y alcanzar el 80% de pobreza como hoy tiene Venezuela.

Macri eligió llevarla despacito, atada al pie, sin arriesgar la bocha, caminando por la cornisa. Como Majul. No puede apoyarse mucho en sus compañeros porque el mejor equipo en 50 años no está preciso con la pelota. Evidentemente vamos a seguir en la cornisa durante mucho tiempo más. Como Majul.

¿Por qué no lo explican más claramente? No lo se, amigo lector. De todos modos, ya es tarde para lamentos. Estamos cruzando el río y solo cabe seguir nadando.

Obviamente, los que esperaban más capítulos sobre las aventuras de la pandilla patagónica deberán acostumbrarse a la nueva agenda. ¿Cuanta más leche le vamos a sacar a Julio De Vido y todo lo que se chorearon? No perdamos más tiempo con la corrupción kirchnerista. Empecemos con la de Cambiemos que por ahora es modesta pero tiene potencial televisivo.

De todas la líneas argumentales posibles, el tema del ministro de Finanzas Luis Caputo y las offshores, hoy en día es la más interesante.

Supuestamente no lo podés echar porque es el único que tiene los celulares de los tipos que nos prestan la guita. Los conoce bien. Son amigotes. Salen a morfar juntos. En este caso, lo lógico sería que aunque vaya preso siga siendo ministro. Una cosa no quita la otra.

Habría que buscar un juez del palo de Zaffaroni para que rápidamente le autorice salidas transitorias, así puede viajar a Nueva York cada vez que Dujovne lo llame porque se le acaba la guita. Como viene la mano lo va a llamar todos los días. Un ministro que llega esposado a las reuniones con el JPMorgan o el Citibank es una idea original. En un capítulo, el tipo podría tratar de escapar por la calles de Manhattan. Vemos.

Más divertido aún es el tema de Gustavo Arribas, el Jefe de Inteligencia a quien acusan de hacer una chanchada de 8 gambas verdes.

Aunque usted no lo crea amigo lector, el tipo le alquiló el departamento al Presidente Macri. Ahí vive. Eso te genera dos problemas.

El primero es que si lo echa no le va a poder cobrar el alquiler. Eso al presidente lo puede enloquecer. Peor que cuando el arquero Rossi no sale y le cabecean en el área chica. No quisiera estar ese día en Olivos. Lindo capítulo.

El otro problema es que si Arribas se chiva, no sólo le va a dejar todo el derpa a la miseria sino que, como es el jefe de los servicios, le va a poner micrófonos y cámaras hasta en el bidet. Como capítulo escandaloso, garpa. Pero yo no se si Netflix te va a permitir mostrar a un Presidente de la República enjuagándose las cantimploras.

En realidad, el tema de Arribas es por una denuncia de 8 gambas. Nada. El mínimo no imponible de Cambiemos es un palo verde.

Por eso a Gilligan, que le encontraron 1,2 millones en Andorra, lo echaron a la mierda.

Con Arribas podemos ser piadosos. Nunca nos olvidemos que antes de él, en ese mismo despacho y manejando la inteligencia del país, estaba Parrilli.

Yo siempre le digo amigo lector que esto no es Noruega pero esta vez arrimamos el bochín. Sorprender con un toque de Escandinavia fue una buena jugada. Vamos a ver el capítulo que viene. La televisión no es para cualquiera.

Alejandro Borensztein

Alejandro Borensztein

Opinión

María Eugenia Vidal: “Los fueros no deberían existir, ni para Cristina ni para nadie”

Publicado

on

La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, se refirió este miércoles al procesamiento con prisión preventiva de la ex presidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner en la causa conocida como “los cuadernos de la corrupción” y expresó su rechazo a los fueros, que protegen a los legisladores de ser encarcelados.

“Más allá del caso puntual de la ex presidenta, a mi me parece que como sociedad, nos merecemos dar un debate sobre los fueros. No creo que nadie tenga que tener fueros”, señaló en una entrevista con Telefé Noticias.

En ese sentido, remarcó: “Los gobernadores no tenemos fueros, los intendentes no tienen fueros, los concejales no tienen fueros, el Presidente no tiene fueros. ¿Por qué (sí) los diputados y senadores?”.

Para la mandataria provincial, “tenemos que ser todos iguales ante la ley más allá de este caso que tiene que debatir el Senado”. “En vez de ponerle un nombre y apellido al desafuero, a mí me gustaría como ciudadana que los fueros no deberían existir para nadie. Y todos deberían someterse a las reglas de la Justicia”, sostuvo.

Sobre la causa de los cuadernos, dijo que “tiene un costado muy doloroso que es todo el dinero” que pudo haber ido “a escuelas, hospitales, rutas”. “Debería estar ahí y no en los bolsillos de nadie”, afirmó, aunque recalcó que este “es un proceso necesario. Que en Argentina todo el mundo sepa que tiene que someterse a la ley, no importa el cargo que haya ocupado. Y que la Justicia no tenga ninguna presión”.

Por otro lado, Vidal hizo una autocrítica por las causa de los aportantes truchos de Cambiemos para la campaña bonaerense en las elecciones legislativas del último año. “Tendría que haberme involucrado personalmente. En esta campaña que ni siquiera fue candidata, acompañé a los candidatos como cualquier gobernador hubiese hecho con cualquier candidato de su partido. Pero no me ocupé personalmente de la campaña”, sostuvo.

“Uno delega estas tareas en personas que confía y por supuesto espera que sean en el marco de la ley, que es muy clara. Mi mayor responsabilidad en 2017 era gobernar, no ocuparme personalmente de la recaudación de fondos para la campaña. Y acompañar a los candidatos en el tiempo que tuviera disponible. Y eso fue lo que hice”, añadió. Y remató: “Estoy dispuesta a que me investiguen porque no tengo nada que ocultar ni me siento perseguida”.

Para cerrar, al hablar de distintos temas, aseguró que todavía “ni” piensa en buscar la reelección en la Provincia, negó que el papa Francisco le haya pedido hacer campaña en contra de la legalización del aborto, admitió que aún “no están dadas las condiciones” para dejar de vivir en la base militar de Morón y afirmó que no está en pareja: “La agenda no deja mucho espacio. Lo prioridad son los hijos”, concluyó.

 

Clarin

Seguir leyendo

Opinión

Eugenio Zaffaroni comparó el procesamiento de Cristina Kirchner con el desembarco en Malvinas de 1982

Publicado

on

El ex juez de la Corte aseguró que el nuevo frente judicial contra la ex presidente es algo “para distraer”. E hizo un paralelo con la invasión de las Islas, ordenada por la última dictadura militar

En pleno revuelo por el nuevo procesamiento de la ex presidente Cristina Kirchner, el ex juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni realizó una polémica comparación entre el gobierno de Mauricio Macri y el de la dictadura.

El juez de la Corte Interamericana consideró que el avance judicial contra la ex presidente es una maniobra para distraer a la población del “colapso económico”, como hizo el gobierno militar al ordenar el desembarco en el Atlántico Sur en 1982.

Cristina es las Malvinas de Macri. En el momento en el que se produce una crisis como la que estamos, como resultado de un endeudamiento veloz, se hacen cosas para distraer. Se repiten historias… ya lo hemos vivido en el 82 y en el 2001“, disparó Zaffaroni.

Estamos en democracia pero el procedimiento económico ha sido el mismo que en aquellos tiempos (de la dictadura), solo que mucho más velozmente, en dos años se ha llegado a agotar el crédito y a endeudar el país”, apuntó en diálogo telefónico con Roberto Navarro en El Destape Radio.

Cristina Kirchner, ex presidente de la Nación (AFP)

Cristina Kirchner, ex presidente de la Nación (AFP)

Al ser consultado sobre quién es el responsable de este momento del país, el ex ministro del máximo tribunal explicó que “no es Macri, sino el totalitarismo corporativo financiero que está avanzando por el planeta. En la administración actual no son más que pequeños representantes locales de esos intereses que dominan mediante el endeudamiento; lo que ha hecho esta administración es cumplir esa tarea sucia de endeudar el país“.

En ese contexto, Zaffaroni expresó que le preocupa la posibilidad de que próximamente se produzcan hechos violentos en las calles: “Todo se puede arreglar, hasta lo de la deuda, pero si hay muertos no los podemos resucitar. Tengo miedo de que haya muertos en el momento en que la cosa se ponga más extrema y haya una reacción irracional de este poder”.

En cuanto a la causa de los cuadernos, consideró que está plagada de nulidades: “Si se amenaza a alguien con dejarlo en prisión preventiva si no confiesa, eso está en contra de la Constitución”.

“El arrepentido no se arrepiente de nada, es alguien que negocia su impunidad. En este caso además no es un sujeto que está negociando sino que es alguien amenazado por la discriminación que se hace con la prisión preventiva. A mí me parece que todo esto es nulo“, completó.

Foto La Voz

Seguir leyendo

Opinión

Germán Garavano pidió que Cristina Kirchner dé una conferencia de prensa para contestar las acusaciones

Publicado

on

El abogado de la ex Presidente salió al cruce de la sugerencia del ministro
Germán Garavano quiere escuchar a Cristina Kirchner dando explicaciones (Foto: Gustavo Gavotti)
Germán Garavano quiere escuchar a Cristina Kirchner dando explicaciones (Foto: Gustavo Gavotti)

El ministro de Justicia, Germán Garavano, sugirió que la ex presidente Cristina Kirchner debiera dar una conferencia de prensa para responder todas las acusaciones de corrupción que pesan sobre ella.

Si una persona no tuvo nada que ver, debería dar una conferencia de prensa para explicar que no tuvo nada que ver. Eso fue lo que hizo en su momento el jefe de Gobierno porteño cuando fue injustamente involucrado en la causa de las escuchas. Eso es lo que espera uno de los sus líderes políticos“, aseguró el funcionario en diálogo con Luis Novaresio en radio La Red.

El jefe de Gobierno al que alude Garavano es el actual presidente Mauricio Macri. Durante su paso por el gobierno porteño, fue procesado en una causa en la que se investigaban escuchas ilegales. Cuando se conoció la resolución, brindó una conferencia de prensa en la que contestó inquietudes vinculadas a la causa.

El abogado de la ex jefa de Estado, Carlos Beraldi, cruzó al ministro: “Es una opinión desafortunada, debería dar él una conferencia de prensa para explicar por qué la Justicia tiene una interferencia del poder político como no he visto en 30 años de profesión“.

Cristina Kirchner sumó el sexto procesamiento en su contra, esta vez en la causa iniciada a partir de las revelaciones del chofer Oscar Centeno. El magistrado federal Claudio Bonadio consideró a la ex jefa de Estado como jefa de una asociación ilícita que recaudaba coimas entre empresarios beneficiados con la concesión de obras públicas.

Este martes la ex mandataria deberá comparecer nuevamente en Comodoro Py para ser indagada en la ruta del dinero K, causa que tiene como principal acusado al empresario patagónico Lázaro Báez.

Infobae

Seguir leyendo

Tendencia