Connect with us

Internacional

El objetivo del Gobierno es cambiar la relación de la Argentina con el mundo

Publicado

on

Política exterior y doméstica, de la mano. El discurso del Presidente y la conferencia de prensa de Peña, Faurie y Dujovne funcionaron como parte de un mismo dispositivo conceptual

Nada define mejor el objetivo del Gobierno en el G20 que la frase de Mauricio Macri cuando dijo en el Sala Sinfónica que se trataba de “mostrar la Argentina al mundo y mostrarle el mundo a la Argentina”. Lo complementó Marcos Peña en la conferencia que hizo minutos después en el Sala Argentina: “El aislamiento siempre fue un mal negocio para nuestro país, solo alcanza con analizar lo que pasó a lo largo de la historia, pero en este tiempo es todavía mucho más perjudicial, porque se hace imprescindible cooperar en temas muy técnicos”. Y puntualizó: “Durante todos estos años estuvieron pasando muchas cosas en el mundo, pero aquí (los argentinos) no pudimos verlo”.

Ambas piezas, el discurso del Presidente y la conferencia de prensa de Peña, el canciller, Jorge Faurie, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, formaron parte de un mismo dispositivo que –como nunca antes desde que arrancó Cambiemos en la gestión– tuvieron la capacidad de definir al Gobierno, su proyecto de país y el rol de la Argentina, con una precisión conceptual que no se había conocido hasta ahora. Es que en el Gobierno están convencidos de que si la Argentina no se integra globalmente no habrá posibilidades para derrotar a la pobreza, el objetivo central de la administración.

Notoriamente, trabajar en el G20 les dio la posibilidad a los estrategas del Gobierno de pensar de nuevo sus objetivos de gestión, ahora desde una perspectiva global, mirándose de adentro hacia afuera y de afuera hacia adentro. Así, tanto Macri como sus principales funcionarios dieron un salto cualitativo conceptual que, a dos años de administración, se estaba necesitando.

“Sin alzar la voz, ni estando enojados”, pero tampoco “sin seguir previsiblemente a los otros”, dijo Macri en un momento de su discurso. Y cumpliendo un rol de “puente en la diversidad”, de “mediador de buena fe”, colaborando en la construcción de consensos, aprovechando que “la diversidad está en nuestro ADN y que el país tiene una conducta (naturalmente) plural”.

Aquí, retomando una tradición de la diplomacia argentina, perdida durante los años K, de facilitador natural del diálogo en los foros internacionales. El salto es que esa tarea de componedor que siempre fue reconocida a nuestro país, desde hoy es una definición de política externa.

Además, el Presidente se pronunció a favor del “poder de la norma y no la norma del poder”, otra muestra de cómo con el G20 busca posicionarse en un rol frente al mundo sin dejar de hacer política doméstica, convencido de que el rol relevante que tiene el país a escala global es un instrumento para la construcción de los consensos internos que necesita.

De hecho, las tres prioridades que Argentina fijó para el 2018 en el G20, futuro del trabajo, infraestructura para el desarrollo y seguridad alimentaria, forman parte sustancial de la agenda del Gobierno, y hasta se podría decir que los mismos ejes de los “Consensos Básicos” son los que ahora tienen su cara externa. No hay una política exterior y otra interna, sino una misma visión, con distintos instrumentos para su implementación.

La conferencia de prensa de Faurie, Peña y Dujovne (Adrián Escandar)

La conferencia de prensa de Faurie, Peña y Dujovne (Adrián Escandar)

En esta lectura, la globalización es una oportunidad y la Argentina debe prepararse para aprovechar sus beneficios. Y la integración con el mundo debe realizarse gradualmente, pero es inevitable si se pretende un crecimiento sostenido. “Nuestra obligación en esta transición es proteger a los trabajadores”, dijo Peña al contestar una pregunta sobre las resistencias que genera la reforma laboral, pero de ningún modo considera que es posible evitar que los cambios tecnológicos se impongan por sobre las regulaciones que existen.

De modo similar, ante la pregunta sobre los problemas de seguridad que puede haber en estos momentos en Bariloche, se focalizó en resaltar “las grandes posibilidades que esta cumbre les está generando a los barilochenses”. Y concluyó: “La agenda pendiente es inmensa y los conflictos generan más conversación, pero los acuerdos (en el mundo y aquí) generan mucho más éxito”.

INFOBAE

Internacional

Una masiva manifestación en Londres reclamó un segundo referéndum sobre el Brexit

Publicado

on

Más de medio millón de personas participó de la protesta, la mayor de los últimos 15 años

Manifestantes el sábado, en la protesta para reclamar otro referéndum sobre el Brexit (REUTERS/Henry Nicholls)

Manifestantes el sábado, en la protesta para reclamar otro referéndum sobre el Brexit (REUTERS/Henry Nicholls)

Más de medio millón de personas participaron ruidosamente en “la mayor manifestación sobre el Brexit”, este sábado en Londres para reclamar un nuevo referendo sobre el acuerdo final entre el reino y la Unión Europea, que sigue negociándose a sólo cinco meses del plazo para que el país salga de la UE.

Se trata también de la mayor manifestación en el país desde la que movilizó a los británicos en contra de la guerra de Irak en 2003, se ufanó “People’s Vote” en un comunicado, un movimiento que milita por un “voto popular” y que agrupa a numerosas asociaciones eurófilas.

Según este movimiento, unas 570.000 personas participaron en la manifestación. La policía británica no comunicó cifras.

Bajo un suave sol otoñal boreal una compacta multitud llegó por la tarde delante del Parlamento británico y a las calles de los alrededores, agitando numerosas banderas europeas y luego de haber recorrido Londres y cruzado el barrio de los ministerios.

Play

“Parece una fiesta”, confió a la AFP Lucy Dogget, de 23 años, estudiante en Liverpool. “Pero ésta bien podría ser la última antes de que se apaguen las luces” con el Brexit previsto el 29 de marzo de 2019, agregó.

En las pancartas las consignas eran en contra de la salida de la UE o burlándose de la incapacidad de la primera ministra conservadora Theresa May para negociar un acuerdo de divorcio con la UE. “Detengan el Brexit”, “El Brexit es malo”, “Quedémonos juntos” o “Tengo 16 años y el Brexit me roba mi futuro”.

Más de medio millón de personas marcharon en Londres  (REUTERS/Simon Dawson)

Más de medio millón de personas marcharon en Londres  (REUTERS/Simon Dawson)

Entre los manifestantes que llegaron a Londres desde todas partes del país transportados por más de 150 autobuses, había numerosos ciudadanos de otros países de Europa, representados por “The3Million”, grupo de presión que defiende los intereses de los cerca de 3,4 millones de ciudadanos de otros países europeos residentes en Reino Unido

La última gran marcha hacia el Parlamento británico para pedir un nuevo referéndum reunió en junio a unas 100.000 personas.

Los organizadores creen además que los británicos que entonces votaron por el Brexit modificarían ahora su posición al tomar conciencia de las consecuencias reales de abandonar la UE

“Creo que la la gente se equivocó de varias maneras”, dice el empresario Peter Hancock, interrogado por la AFP, mientras anuda una bandera europea en torno al cuello de su gran perro pastor

“Queremos seguir siendo europeos”, añade su mujer Julie. “No vemos los beneficios” del Brexit, añade.

La marcha congrega a una multitud unida en la difícil tarea de convencer a la primera ministra británica Theresa May de que convoque una segunda consulta popular sobre el resultado de sus negociaciones con Bruselas.

Pese al ambiente festivo, el mensaje es grave: el Brexit que sus partidarios prometieron antes del referéndum del 23 de junio de 2016 -en el que 52% de los británicos votaron por dejar el bloque- no tiene nada que ver con el que se está negociando ahora.

Protesters participating in an anti-Brexit demonstration march through central London, Britain October 20, 2018. REUTERS/Simon Dawson

Protesters participating in an anti-Brexit demonstration march through central London, Britain October 20, 2018. REUTERS/Simon Dawson

May inflexible

La primera ministra ha dejado muy claro que no tiene ninguna intención de permitir que se vuelva a consultar a los ciudadanos sobre esta cuestión.

“Ahora quieren un segundo referéndum para volver a dirigirse al pueblo británico y decirle ‘Oh lo sentimos mucho, creemos que se equivocaron'”, lanzó Theresa May el miércoles ante la Cámara de los Comunes en Westminster.

“No habrá un segundo referéndum. La gente votó y este gobierno lo llevará a cabo (al Brexit)”, enfatizó.

Por su lado, los organizadores subrayan que a pocos meses del Brexit, previsto para el 29 de marzo de 2019, las negociaciones entre Londres y Bruselas están bloqueadas en especial sobre el tema de la frontera en la isla de Irlanda. Además, alegan, persiste la incertidumbre sobre la manera en que el Reino Unido abandonará la UE.

La semana que viene se entregará a la Cámara de los Comunes más de 100.000 tarjetas postales denunciando el Brexit.

“Es hora de que volvamos a tomar el control”, lanzó a la multitud el alcalde laborista de Londres, Sadiq Khan, que desfiló al frente de la columna.

“Está claro que somo más”, declaró por su parte la diputada conservadora pro europea Anna Soubry.

En un mensaje por video, la primera ministra escocesa, Nicolas Sturgeon, dio su apoyo a la organización de un segundo referendo, recordando que los 35 diputados del SNP (Partido independentista escocés) en Westminster votarán a favor si se plantea el tema.

(REUTERS/Henry Nicholls)

(REUTERS/Henry Nicholls)

La idea de un nuevo referéndum ha tenido cada vez más adeptos estos últimos meses en Reino Unido, y es apoyada por varios políticos, entre ellos el ex primer ministro laborista Tony Blair.

Los reproches políticos sobre cómo llegó el país a esta situación tras dos años de negociaciones están dejando a May cada vez más sola, criticada por la oposición y, sobre todo, por prominentes figuras de su propio partido.

Dmitry Zaks para AFP

Infobae

Seguir leyendo

Internacional

Cómo fue la destrucción de la prensa venezolana durante los años de Hugo Chávez

Publicado

on

Con el testimonio de 63 periodistas nacionales y extranjeros con ejercicio en Caracas, Marisela Castillo Apitz y Daniel Palacios Ybarra cuentan el cierre o la compra de medios y el ataque y el exilio forzado de decenas de periodistas, en busca de una hegemonía comunicacional del gobierno

Hugo Chávez y Nicolás Maduro en una foto de 2007. (Getty Images)

Hugo Chávez y Nicolás Maduro en una foto de 2007. (Getty Images)

A partir de los relatos de 63 periodistas, locales y extranjeros, en ejercicio en VenezuelaCuando los medios son noticia recorre la relación de Hugo Chávez con los medios de comunicación desde el primer intento de golpe, fallido, que dio en 1992 hasta su muerte, reelegido presidente del país, en 2013. Es una historia en la cual se repiten las generalidades de la prensa como actor político global, donde los intereses del poder se cruzan de diferentes maneras, y también una singular de cooptación, intimidación, censura, compra y, por fin, destrucción casi total.

“Un líder mediático que no pudo con los periodistas”, definió a Chávez una de las entrevistadas por Marisela Castillo Apitz y Daniel Palacios Ybarra. “Con su fallecimiento —siguieron los autores —se acababa un capítulo oscuro de la historia venezolana marcada por represión, censura y falta de libertades. Fue así como en medio de todo este contexto, los periodistas y medios de comunicación fueron noticia y cada vez fue más común leer titulares, reseñas y entrevistas que describían cómo iban siendo víctimas del cerco mediático, exilio, atentados, agresiones físicas y verbales“.

El libro describe algunos de los casos más notorios, como los de Radio Caracas Televisión (RCTV) y Globovisión, 32 radios cerradas y periódicos como El Nacional, además de periodistas como Marta Colomina, Patricia Poleo o Vladimir Villegas. También registra cuestiones colectivas, como que en 2011 se registraron 224 denuncias sobre violaciones a la libertad de expresión, 16% más que el año anterior, una tendencia constante. En promedio, desde 2002, hubo 201 casos por año.

“Durante todos estos años decenas de periodistas resultaron heridos, otros perdieron sus puestos de trabajo por resistirse a doblegarse y otra parte tuvo que irse al exilio al ser acusados de delitos que no cometieron y hasta sus propiedades fueron arrebatadas”, describieron Castillo y Palacios. Recordaron las condenas a tres casi cuatro años de prisión de Francisco Pérez y a dos años y medio de Gustavo Azócar y también las agresiones a corresponsales internacionales como Johanna Álvarez y Cristian Dubó.

Aunque no se adentra en los tiempos de Nicolás Maduro, el libro los expone como “un legado que perdura”, y lo sintetiza: “La confrontación, un país polarizado y reducido en la pobreza. Pero sobre todo con la libertad de expresión herida de muerte”.

Maduro tardó poco en “perfeccionar su hegemonía comunicacional con la compra de la Cadena Capriles, El Universal, Notitarde y Globovisión, y la neutralización de otros medios que aún sobreviven pero que no son ni la sombra de lo que eran”. Un nuevo ecosistema de medios garantiza el predominio de la voz oficial al tiempo que otros como El Nacional, El Siglo, TalCual y RCR sobreviven “sin arrodillarse ante las presiones”, aunque muchos de ellos “reducidos a sus páginas web”.

Radio Caracas Televisión (RCTV) sufrió un doble cierre: primero no se le renovó la concesión, luego perdió condición internacional.

Radio Caracas Televisión (RCTV) sufrió un doble cierre: primero no se le renovó la concesión, luego perdió condición internacional.

“En el régimen de Nicolás Maduro fueron sacadas del aire las señales Todo Noticias, de Argentina; CNN, de Estados Unidos; Caracol Televisión, El Tiempo TV, RCN y NTN24, de Colombia; y [se realizó] el bloqueo al medio digital Infobae, de Argentina”, agregaron.

En el prólogo, Víctor Amaya señaló un día clave en la historia de censura y violencia: el 27 de junio de 2001, Día del Periodista en Venezuela, cuando Chávez entregó el premio nacional a la profesión y advirtió: “No hay ningún ámbito que no sea impactado cuando ocurren estos movimientos estructurales de transformación”. Pocos días antes había dicho que entre la prensa y el poder habían “un histórico choque de fuerzas”. Y en octubre diría que los medios eran “enemigos de la revolución”.

El 4 de febrero de 1992, en el fallido intento de derrocar a Carlos Andrés Pérez, se produjo “el primer momento de magnetismo entre Chávez y las cámaras”, describieron Castillo y Palacios. Desde entonces, agregaron, los venezolanos han discutido “si fue correcto o no mostrarle al país el rostro del golpista”. Según uno de los entrevistados, el dramaturgo Alberto Barrera Tyszka, coautor del libro Hugo Chávez sin uniforme, “la prensa hizo su trabajo”. Y también el militar con ambiciones políticas, que “dio el golpe invocando a [Simón] Bolívar […] y dentro de la mitología nacional le dio una legitimidad entre comillas”.

Hugo Chávez en prisión, tras el intento de golpe de 1992. Entonces comenzó su relación con los medios.

Hugo Chávez en prisión, tras el intento de golpe de 1992. Entonces comenzó su relación con los medios.

Tras reseñar el segundo intento violento de toma del poder, el 27 de noviembre de 1992, el relato pasa a 1998, cuando Chávez ganó las elecciones con 16,53% de ventaja sobre su contrincante, Henrique Salas Röhmer, y sobre todo con el favor de “los medios de comunicación, periodistas, intelectuales y empresarios”.

Detallaron los autores: “Gustavo Cisneros, presidente de la junta directiva de la Organización Cisneros; Miguel Henrique Otero, director del diario El Nacional; Jorge Olavarría, historiador y periodista, son algunos de los nombre de la larga lista de medios de comunicación y periodistas que, como Alfredo Peña, José Vicente Rangel y Patricia Poleo, lo apoyaron en sus inicios”. A partir de allí la historia cuenta cómo se rompió el hechizo.

Un lugar destacado tiene la salida del director de El Mundo, vespertino de Cadena Capriles. Teodoro Petkoff, quien “le otorgaba al diario un verbo de denuncia que el chavismo no estaba dispuesto a soportar”, fundador de TalCual, donde Castillo y Palacios coincidieron en sus carreras. El diario del reconocido periodista de izquierda nació divorciado de Chávez, mientras muchos otros estaban de luna de miel.

El periodista, escritor y político venezolano Teodoro Petkoff, fundador de TalCual. (EFE/archivo)

El periodista, escritor y político venezolano Teodoro Petkoff, fundador de TalCual. (EFE/archivo)

Otro momento histórico que se cita en Cuando los medios son noticia son los días del 11 al 13 de abril de 2002, cuando hubo un levantamiento contra el presidente y, mientras la represión caía sobre Caracas, el militar aparecía en cadena nacional de radio y televisión para asegurar que no había dejado el país y que había “normalidad en casi todo el territorio nacional”.

José Tortoza, fotógrafo del diario 2001, moría por un disparo en la cabeza mientas el presidente de Televen, Omar Gerardo Camero, decía: “¡Basta, partan esa vaina!”. Así la pantalla mostró las dos mitades que componían la realidad. Camero había hablado con los presidentes de RCTV, Marcel Granier, y Alberto Ravell, de Globovisión, que también dividieron sus pantallas. Lo mismo hicieron Venevisión y CMT.

De inmediato, Chávez ordenó el cierre de RCTV, Venevisión y Televen. Pero con las antenas caídas, DirecTV recibió las señales mediante otra tecnología y los mantuvo para sus suscriptores. Los periodistas de Venevisión, que mostraron una balacera y un hospital de campaña, fueron agredidos por defensores del presidente, y debieron refugiarse en casa de “una familia tan dividida como el país”. Al día siguiente, cuando se creía en el vacío de poder, Isnardo Bravo, de RCTV, salió de su casa “disfrazado, con bigotes de mentira, gorra, gafas” para preservar su seguridad.

Televen decidió partir su pantalla para mostrar la violencia en las calles de Caracas en 2002, además de la cadena nacional de Hugo Chávez. (Wikipedia)

Televen decidió partir su pantalla para mostrar la violencia en las calles de Caracas en 2002, además de la cadena nacional de Hugo Chávez. (Wikipedia)

Y entonces el día 13, mientras el chavismo recuperaba el Palacio de Miraflores, el abismo político se agrandó. “Los dueños de los diferentes medios audiovisuales decidieron no informar el regreso de Hugo Chávez”, escribieron Castillo y Palacios. “El blackout informativo no tuvo respaldo gremial. Los periodistas, críticos al gobierno de Chávez, no estuvieron de acuerdo con esta decisión“.

Entre los casos de personas, el libro destaca el intento de asesinato de Colomina, con una bomba incendiaria, en su auto, mientras la columnista se dirigía a Televen, donde realizaba su programa La entrevista. Luego se presentó ante la Asamblea Nacional el pedido de revocación de la ciudadanía venezolana de Colomina, nacida en España. Dos años más tarde, en 2005, fue sacada del aire por presiones del gobierno sobre el canal, según ella misma denunció en su última emisión. Luego perdería sus trabajos en Unión Radio y El Universal.

También se cuenta la salida de Poleo, clandestinamente, del país, tras haber sido acusada de la autoría intelectual del asesinato del fiscal Danilo Anderson, quien murió por una bomba en su auto en 2004. Un ex miembro de las Autodefensas Unidas de Colombia, Giovanni Vásquez de Armas, fue el testigo principal de la imputación en 2005, poco después de que la periodista hubiera sufrido un allanamiento. Pero cuando ella ya estaba en el exilio, Vásquez reconoció haber mentido, según su abogado, a cambio de USD 500.000 del gobierno. El padre de la hija de Poleo murió en circunstancias sospechosas, apuñalado en Venezuela.

Patricia Poleo marchó en la clandestinidad al exilio por una acusación de autoría intelectual de asesinato.

Patricia Poleo marchó en la clandestinidad al exilio por una acusación de autoría intelectual de asesinato.

Los autores se detienen en el caso más emblemático: el doble cierre de RCTV. El 28 de diciembre de 2006 Chávez anunció que no renovaba la “concesión para ese canal golpista”. Se abrió entonces un “debate para ponerle un nombre a lo que pasó con RCTV (si era cierre o no renovación de la concesión)”, porque las diferencias ante la cuestión se adentraban en el propio gobierno.  A “William Lara, ministro de Comunicación e Información de aquel momento, no le parecía conveniente cerrar el canal”, le dijo la reportera Laura Castellanos a los autores.

Mientras la autocensura avanzaba en otros medios —se cita a La Tele— en julio de 2007 RCTV regresó convertido en señal internacional, para televisión por suscripción. Sus coberturas periodísticas y su humor político siguieron irritando a Chávez, que en enero de 2010 cambió las condiciones que debían cumplir las señales extranjeras para transmitir en Venezuela: ampliar la programación internacional y reducir la nacional hasta un 29,9% como máximo. Mientras Alejandro Tastes estaba al aire en El observador, DirecTV y demás empresas de cable “apagaron la señal de RCTV Internacional”.

En la competencia de la señal, Venevisión, de la Organización Cisneros, “no se llamaron las cosas por su nombre”, según los autores, “por temor a la censura y las represalias”. El personal que se manifestó sobre el cierre de RCTV, como la actriz Fabiola Colmenárez, fue despedido.

Marisela Castillo Apitz, coautora con Daniel Palacios Ybarra de “Cuando los medios son noticia”.

Marisela Castillo Apitz, coautora con Daniel Palacios Ybarra de “Cuando los medios son noticia”.

El periodista Rafael Garrido, que trabajó más de 12 años en el canal, dijo que “desde el gobierno se giraban órdenes expresas para Venevisión, indicándolo qué debían hacer”. Durante la gestión de Carlos Bardasano, vicepresidente del grupo, en el canal, “tenía una lista de personas vinculadas a la oposición a las que se prohibía cubrir“, agregó Garrido, pronto despedido. Otros periodistas, como Marco Antoima y Karla Salcedo, denunciaron “el acoso” y la “política de persecución” de Bardasano.

Acaso el ejemplo más interesante del libro sea el breve “equilibrio en la información” que prometió el Canal I. Conducían su programa de mayor audiencia, Contrapeso, la periodista opositora Idania Chirinos y el chavista Vladimir Villegas, quien había acompañado al presidente desde antes de su asunción.

Villegas “fue uno de los que redactaron la Constitución de 1999 y disfrutó de las altas esferas del poder, ocupando la vicepresidencia de Relaciones Exteriores, la embajada de Venezuela en México y la presidencia de Venezolana de Televisión, principal canal del estado”, detallaron los autores. Pero desde la reforma constitucional de 2007 y la reelección indefinida, Villegas se alejó; tras la sanción a su hermano, funcionario, por haber escrito en el diario español El Mundo, denunció “un gulag”.

Vladimir Villegas “disfrutó de las altas esferas del poder”, pero se alejó del chavismo. (Globovisión)

Vladimir Villegas “disfrutó de las altas esferas del poder”, pero se alejó del chavismo. (Globovisión)

Canal I anunció una “reestructuración”, por la cual Contrapeso salió del aire. “El cierre no fue por Idania, fue por mí”, dijo el periodista, alejado del chavismo.

El cierre de 32 emisoras de radio y dos de televisión en 2009 ordenado por Diosdado Cabello, por entonces ministro de Obras Públicas y Vivienda; la pérdida de espacios de César Miguel Rondón y Fausto Malavé, entre numerosos otros; los ataques verbales de Chávez a los periodistas; la represión de un grupo de trabajadores de Cadena Capriles; el perjuicio a Globovisión y  el intento de una Ley de Delitos Mediáticos, cuyos contenidos se reacomodaron en “la nueva Ley Orgánica de Educación, con la que el gobierno buscaba sacar del aire cualquier programa de televisión o radio en el momento en que lo dispusiera en nombre de la protección de los niños y adolescentes” son otros de los argumentos del libro.

Y la forma en que se ha publicado la obra de Castillo (también directora de la ONG Acción Humanitaria por Venezuela) y Palacios (también profesor de la Universidad Monteávila) habla en sí misma de las condiciones en que se hace periodismo en Venezuela. Se trata de una edición independiente, a cargo de los autores, con distribución en una sola librería (Kalathos, en Caracas), en general disponible por pedido en internet, donde Amazon lo imprime y envía.

Infobae

Seguir leyendo

Internacional

Afirman que el reloj inteligente que llevaba el desaparecido periodista Jamal Khashoggi “grabó su asesinato”

Publicado

on

Las autoridades turcas sospechan que los agentes de inteligencia saudíes se dieron cuenta y trataron de borrar las grabaciones de la nube, pero no pudieron eliminar todos los archivos. El comunicador desapareció el pasado 2 de octubre tras entrar en el consulado saudita en Estambul para recoger unos documentos oficiales necesarios para la boda con su novia turca

El momento en el que Khashoggi ingresa al consulado saudí en Estambul. Según Turquía un comando secreto lo asesinó y lo desmembró

El momento en el que Khashoggi ingresa al consulado saudí en Estambul. Según Turquía un comando secreto lo asesinó y lo desmembró

El reloj inteligente que llevaba el desaparecido periodista y disidente saudí Jamal Khashoggi cuando acudió al consulado de su país en Estambul, el pasado día 2, grabó su asesinato, aseguró el diario oficialista turco Sabah.

Khashoggi sincronizó el reloj con su teléfono móvil, que dejó (en manos de) su novia antes de entrar (en el consulado)“, explica el diario, citando “fuentes fiables” de la investigación.

Las conversaciones durante su asesinato fueron grabadas por el reloj y enviadas al teléfono y al registro en la nube” o sistema de almacenamiento en servidores remotos, asegura Sabah.

El rotativo agrega que los agentes de inteligencia saudíes se dieron cuenta del reloj y trataron de borrar las grabaciones de la nube, pero no pudieron eliminar todos los archivos.

Una de las imágenes que muestra el ingreso del periodista al consulado saudita en Estambul

Una de las imágenes que muestra el ingreso del periodista al consulado saudita en Estambul

Según concluye Sabah, la policía y los servicios de inteligencia turcos (MIT) lograron “revelar el asesinato analizando en la nube las grabaciones de audio que los saudíes no pudieron borrar“.

Ayer, otro diario turco, el opositor Sözcü, ya había informado de que a través del reloj inteligente del periodista se registró un “diálogo en árabe“, aunque ese diario precisa que “no hubo gritos ni chillidos“.

El diario estadounidense The Washington Post, en el que Khashoggi había escrito artículos críticos con su país, informó ayer de que el Gobierno turco informó a las autoridades de EEUU de que dispone de grabaciones de video y audio que demuestran que el periodista fue asesinado en el consulado.

El periodista Jamal Khashoggi (AP)

El periodista Jamal Khashoggi (AP)

En esas grabaciones se muestra que Kashoggi fue detenido en el consulado por un equipo de seguridad, que lo mató y que desmembró su cuerpo, asegura el diario norteamericano, que cita como fuentes a funcionarios turcos y estadounidenses.

El Gobierno de Arabia Saudí rechazó todas las informaciones sobre el supuesto asesinato del periodista y el ministro del Interior saudí, el príncipe Abdulaziz bin Saud bin Naif bin Abdulaziz, las calificó de “mentiras y acusaciones sin fundamento“.

Sin embargo, elogió la cooperación con Turquía para investigar lo sucedido “a través de la Comisión de Investigación Conjunta y otros canales oficiales”.

Jamal Khashoggi (AP)

Jamal Khashoggi (AP)

Una delegación saudí llegó ayer a Turquía para coordinar con las autoridades turcas la investigación sobre el paradero de Khashoggi.

La delegación saudí tiene previsto entrevistarse con el equipo turco de investigación entre hoy y mañana.

Según la prensa turca, entre los emisarios saudíes hay altos cargos del Ministerio de Exteriores y de los servicios secretos.

Khashoggi desapareció el pasado 2 de octubre, tras entrar en el consulado saudí en Estambul para recoger unos documentos oficiales necesarios para su boda con su novia turca.

La semana pasada, amigos del columnista dijeron estar seguros que el periodista fue asesinado en el consulado y que su cadáver fue troceado y sacado en maletas del país.

Infobae

Seguir leyendo

Tendencia