Connect with us

Deportes

“Ginóbili no está para la Liga”: la historia detrás de la frase que se convirtió en chiste

Publicado

on

El autor es Rubén “Ruso” Múñoz, un célebre periodista marplatense que comentó el debut de Manu. A más de 20 años del primer partido del bahiense, hoy convertido en hombre récord de la NBA, POPULAR habló con el protagonista de esta historia

Cada noche que juega Manu, las redes sociales estallan con videos de puntos, volcadas o robos extraordinarios. Emanuel Ginóbili, a sus 40 años, fue elegido como uno de los jugadores “más influyentes” en la historia de la Liga, llevó a los Spurs a un nuevo Playoff y, además, se convirtió en el mayor ladrón de balones de la historia de la franquicia. Todo eso hace que despierte un clamor especial y los comentarios sobre él sean viralizados. Incluso, los más divertidos.

San Antonio Spurs

@spurs

In the first half, Manu Ginobili became the franchise leader in career steals

Esta es una historia de redención. Durante esta temporada se multiplicó por Facebook, Twitter e Instagram un video del debut de Manu Ginóbili en la Liga Nacional. En las imágenes se escuchó que un periodista dijo: “No sé si Ginóbili está para la Liga, me parece”.

Años después, al conocer la actualidad del basquetbolista, el comentario fue el hazmerreír para millones de usuarios. Sin embargo, pocos saben quién fue el misterioso comentarista y, mucho menos, conocen de su trayectoria.

El autor de la frase fue Rubén “El Ruso” Muñoz, un periodista que, durante más de 30 años, estuvo a cargo de las transmisiones de básquet en Mar del Plata. El 29 de septiembre de 1995, Peñarol -el equipo con más títulos de la ciudad- recibió al noventoso Andino de La Rioja. En ese partido, Ginóbili hizo su debut.

Oscar “Huevo” Sánchez lo llevó al banco de suplentes y lo hizo jugar 15 minutos en los que Manu metió 9 puntos (3 de 7 en triples). Flaco, con una remera negra debajo de la musculosa, el número seis en la espada y algo más de pelo, Ginóbili pisó el parqué. Durante el partido, al bahiense le costó acomodarse. Mientras promediaba el encuentro, Manu salió de una cortina y recibió una falta de Rodríguez. En ese momento, Muñoz dijo la fatídica frase: “No sé si Ginóbili está para la Liga, eh. Me parece”.

En charla con POPULAR, Múñoz se defiende. “Era un chico muy joven. Cuando lo vi me pareció eso, que no estaba para la Liga, pero en la transición del partido quedé deslumbrado” y, agregó: “En el segundo tiempo dije que iba a ser el mejor de los Ginóbili”.

Antes de su explosión, muchos dudaban del 20 de los Spurs. En la adolescencia, Manu era flaquito y petiso. El físico era su obsesión. Los hermanos, en diversas entrevistas, contaron que hacía cualquier cosa para tratar de “estirarse”. Desde colgarse de un pasamanos hasta tomar pastillas. También pidió ir a un pediatra para le dieran una proyección de altura. La locura por su altura lo hacía ir, cada semana, a medirse con una lapicera en la cocina. Incluso, a principios de 1993, quedó afuera del seleccionado bahiense de cadetes por su estatura.

Muñoz, el hombre de la frase, destacó a una persona importante en el crecimiento de Ginóbili: “Oscar (Huevo) Sánchez observó en él a un chico que tenía talento y se peleó con la madre para llevárselo a Andino. Y no se equivocó”. Así fue como el entrenador agarró al bahiense, se lo llevó a La Rioja sin haber terminado la secundaria y lo hizo jugar sus primeros minutos.

En la primera temporada, en la LNB, Ginóbili hizo 134 puntos, agarró 15 rebotes, dio 10 asistencias, recuperó 10 pelotas y tuvo 26 pérdidas. Desde allí, su carrera despegó. Un año después volvió a Estudiantes de Bahía Blanca y, a mediados de 1997, se fue a Reggio Calabria. “Su contexto siempre tuvo oportunidades y no las desaprovechó. Haberse ido Italia, a una franquicia que lo cuidó”, sostuvo Muñoz.

Desde hace 16 años, Manu la descose en la NBA. Cuatro anillos, una medalla de oro, una de bronce y cientos de elogios cada vez que sale a la cancha. Sin embargo, siempre se acerca para una foto, para una charla o para saludar. Por eso, el hombre de la frase recordó: “Una vez estábamos en Mar del Plata cubriendo un torneo y Manu se acercó a saludarme, a preguntarme por mí y por mi familia. Es un fenómeno”.

– Por Federico Lamas

 

Deportes

TPC : El mejor final para Sporting y Telefonos clasificaron a la siguiente insrtancia

Publicado

on

Sporting le ganó a Sarmiento de Coronel Suarez 63-60 con un triple de Diego Cavaco sobre la chicharra y avanzó a la siguiente ronda. 

Los viejos nuevos tiempos. Diego Cavaco volvió a definir un partido con un triple sobre el final, arma que supo mantenerlo activo durante 20 años en la élite del básquet argentino.

Sporting estaba casi adentro para la próxima fase y con la derrota también pasaba, salvo que la misma hubiese sido muy abultada. Acá lo que vale es que el Albinegro se sacó la mufa de los cierres que tanto lo hicieron padecer en la primera fase de la Zona Sur en el Provincial de Clubes.

Sarmiento es un equipo durísimo, no por nada se quedó con el 2do lugar detrás de Independiente de Tandil. Podrían haber jugado más relajados pero no regalaron nada. Les quedó la bronca del final porque entendieron que Cavaco tardó más de 8 milésimas en armar y tirar. Protestaron un poco pero lo dejaron ahí, su historia mucho no se iba a modificar. Inclusive, a falta de 6 segundos fallaron dos libres que le podrían haber dado los dos puntos en Mar del Plata.

La paridad a la orden del día. Ninguno se pudo sacar siquiera 10 puntos de ventaja en el tanteador y el punto a favor para Sporting es que en el momento justo pudo definir. Cerró bien el tercer cuarto y entró arriba al último. Clave para la cabeza de los jugadores.

Giorgetti marca a Ferraro (PN).

Destacamos algunos jugadores. Primero, una vez más, Diego Cavaco que le dio la victoria al equipo sobre la chicharra. Goleador de Sporting con 16.

Segundo a Pappalardi, no sólo se impone abajo del aro sino que además se despachó con 3 triples y 11 rebotes. Terminó como goleador del encuentro con 23. Tercero: Lucas Chavez, joven promesa que tiene Sarmiento. Se ve completo en todas las áreas. Finalizó con 16 puntos, 8 rebotes y 3 asistencias desde el banco de suplentes.

Por último, los huevos en la cancha. Pedro Monacchi jugó con otitis pero cuando hay que dejar todo poco importa lo que tengas. Se la banco y fue clave en el tercer cuarto para darle ese envión anímico al equipo para nunca irse del partido. Sumó 15 puntos y 7 rebotes.

Pasaron 5 equipos de la Zona Sur y 2 son marplatenses. Afuera quedó Pelegrini de Punta Alta. Ahora se vienen 4 cuadrangulares mezclando los equipos de sur y norte.

Estadísticas oficiales

 

Teléfonos vapuleó a Pellegrini de Punta Alta (82 a 63) y consiguió el boleto para la segunda fase del Provincial de Clubes.

Se conocían. Con toda la información que brinda haberse medido con el rival, la positiva y la negativa. Pero más allá del scouting y los datos que arroja el mismo, existen (por suerte) los intangibles que pueden cambiar la ecuación de un partido.

Teléfonos sabía que la creación del juego de Pellegrini dependía única y exclusivamente de su armador, Lucchetti. También, que el resto de la plantilla acompaña con actitud, y no permite relajarse. Sin embargo, tanta preocupación por neutralizar al contrario lo ató en ofensiva al cuadro marplatense. Con Mateo atento a la defensa, González Ferrer discutiendo los rebotes y el resto del perímetro pendiente de las ayudas atrás, le costó fluir adelante. Un buen ingreso de Espínola y Bouyssede en el final del primer tiempo, le permitieron al local irse 32-25 de regreso a los vestuarios. El partido estaba ahí, pero Teléfonos no podía escaparse con él.

Teléfonos – Pellegrini por el Provincial (PN)

El click llegó en el tercer cuarto. La marca en zona propuesta por García Galli terminó de secar a la visita. Y el golpe de confianza en el ataque eyectó al local rumbo a la victoria. Tres triples consecutivos y el contragolpe, estiraban la distancia a una de 15 puntos. La figura de la noche se destapó en el mismo parcial: Federico Cabezas tomó las decisiones ofensivas, totalizando 12 unidades en el segmento, para empezar a acariciar el triunfo. Sólo restaba confirmar el éxito en el último período.

Pellegrini no cesó en su búsqueda, con pocas ideas pero un marcado coraje. No obstante, el dueño de casa mantuvo la serenidad, se pasó la bola y descansó en la conducción de Andrés Mateo. Teléfonos no dejó lugar para una reacción y se quedó con su tercera victoria en el certamen, para empezar a mentalizarse en la segunda etapa de la temporada.

Síntesis:

Teléfonos (82): Mateo 15, Colpaz 2. Cabezas 26, Magnin 5 y González Ferrer 7 (X) (FI). Cámara 8, Bouyssede 8, Espínola 7, Grecco 2, Plaquin 0 y G.González 0. DT: García Galli.

Pellegrini de Punta Alta (63): Lucchetti 24, Boisellier 3, Paredes 0, Almirón 10 y Taboada 12 (FI). Mallemasi 12, Grosky 2, Cataffi 0 y Gregori 0. DT: Ramírez.

Parciales: 13-12, 32-25 y 64-42.

Árbitros: Ramallo – Arcas (Bahía Blanca).

Cancha: El Cementerio de los Cospeles (Teléfonos).

Planeta Naranja

Seguir leyendo

Deportes

Quimsa venció a Quilmes en Mar del Plata

Publicado

on

Bajada: El conjunto santiagueño batalló hasta el final ante el difícil Quilmes, y con un doble a 3 segundos del cierre se llevó su segunda victoria del Polideportivo por 86 a 84. La figura fue el base de Cañada de Gómez, Juan Brussino, que además de convertir la bola final concretó 18 puntos y 5 asistencias.

La noche de viernes en “la feliz” fue acaparada por el básquet. El debutante Quilmes enfrentaba a Quimsa, candidato a pelear La Liga y actual participante del final four del Super 20, a definirse el 21 y 22 en Santiago del Estero.

Ante más de 800 personas, el Poli vivió una noche atrapante con un juego parejo que el cervecero no pudo cerrar satisfactoriamente. El equipo de Silvio Santander continúa de racha en el ámbito nacional, y sumando la competición previa (Super 20) acumula 6 triunfos consecutivos.

El arranque de partido fue intenso. El local salió decidido a atacar al conjunto santiagueño y anotar cerca del tablero, por ello, lo duplicó en punto (12–6) a falta de 6,17 para el cierre del primer chico. Quilmes supo mantener distancias frente a un desconocido Quimsa, que se mantuvo en juego gracias a la interesante labor de Mainoldi –5 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias-. La figura del cuarto fue Eduardo Vassirani, que ante la repentina salida de Omar Cantón del cervecero tomó la titularidad, y anotó 10 puntos, 4 de ellos consecutivos para estirar distancias y cerrar el parcial 22 a 13.

Silvio Santander apostó por el doble pivot para el comienzo del segundo capítulo: Francis – Acuña, con la variante de Medes en remplazo de cualquiera de ellos. Los resultados no tardaron en llegar, tras un triple inicial de Fernández para el tricolor (25 – 13), la visita anotó un 9 a 0 que lo dejó a tres unidades. El conjunto de Bianchelli reaccionó con el ingreso de Vassirani, que con una llegada a tablero luego de un rebote ofensivo, y un gancho a 3 metros del aro, obligó a Santander a pedir minuto a falta de 5,34 para el final (29 – 22).

El ingreso de Juane De La Fuente refrescó al equipo en ambos tableros: un triple en 45 grados y una tapa a Juan Brussino decretaron la máxima del local (38-17). El hombre más eficaz de la noche marplatense continuó siendo el plantense Vassirani: 20 unidades (sin errar un solo tiro de campo en 9 intentos), 5 rebotes, 2 recuperos, sin perdidas en 16 minutos de juego. La renta al entretiempo continuó siendo cervecera, por 42 a 38.

La segunda mitad del cotejo se inició con un encendido Lucas Ortiz que anotó 7 puntos consecutivos para el tricolor. La visita repartió el goleo entre sus titulares y encontró las soluciones en el “toro” Acuña, desde el banco aportó 12 unidades y con 6 de ellos consecutivos empardo las acciones en 51 a falta de 5,10 para el comienzo del último periodo. Quilmes destrabó la situación detrás de 6,75 con tres triples para reestablecer diferencias a 120 segundos. Quimsa no supo reponerse y la distancia tricolor al inicio del último chico fue de 67 a 59.

Quilmes, con carácter y aplomo, comenzó manejando los tiempos del último cuarto y volvió a sacar distancia de 11, la máxima, a falta de 7,37 (73-62). Lucas Ortiz fue la bandera en ataque, pero lo complicó su continuidad en cancha producto de cuatro faltas, tres de ellas en el último periodo. Además, contó con la aparición de Mateo Bolivar, que busco permanentemente conectar con el aro rival.

La parcial remontada visitante comenzó con el siempre participativo Francis (4 puntos consecutivos), el aporte de Shatmann y la versatilidad de Mainoldi para tomar importantes rebotes en ofensiva. A falta de 5 minutos ya estaba a tiro de una posición (75 a 72).

El final fue dramático, el cervecero buscó defender la ventaja, mientras que la visita empujó para llevarse su segunda victoria de Mar del Plata. A falta de 140 Brussino empató el juego en 78, y luego Francis, volcada mediante, adelantó por primera vez en el partido a Quimsa. Un triple de Bolivar sobre la marca del mismo Francis, empardó las acciones en 84 con 10 segundos por jugar. La última pelota fue una genialidad de Juan Brussino (18 puntos), que atravesó dos cortinas y lanzó por encima de Vassirani y Tantos, para concretar la victoria de Quimsa en la velada marplatense.

Síntesis:

Quilmes: Joaquín Falcone 0, Victor Luis Fernández 3, Mateo Bolivar 20, Lucas Emanuel Ortiz 21, Juan Esteban De la Fuente 3, Juan Sebastián Morales 8, Agustín Ecker 0, Roberto Maximiliano Maciel 3, Eduardo Martín Vasirani 26, Luciano Tantos 0, Lucas Nuñez 0, Agustín Lecona 0 y Joaquín Echagüe 0. Entrenador: Javier Bianchelli.      

Quimsa (95) 115: Juan Brussino 18, Curtney Fells 8, Federico Aguerre 11, Leonardo Mainoldi 15, Torin Francis 15 (FI), Roberto Acuña 12, Leonel Schattmann 7, Gabriel Mendes 0 y Tomás Allende 0. Entrenador: Silvio Santander.

Parciales: 22-13 / 42-38 / 67-59 / 84-86

Árbitros: Daniel Rodrigo, Pedro Hoyo y Sebastián Moncloba.

Estadio: Polideportivo Islas Malvinas (Mar del Plata)

Informe: Prensa Quilmes    Foto: La Liga Contenidos Movistar

Seguir leyendo

Deportes

Peñarol no pudo ante la fortaleza de Quimsa en suplementario

Publicado

on

Peñarol luchó y logró llevar a Quimsa al tiempo extra, pero allí el equipo santiagueño arrancó con un lapidario 11-0 que inclinó la balanza. La gente del “Milrayitas” igualmente premió con aplausos el esfuerzo de un equipo que cayó 115-105 en el inicio de la temporada 2018-2019.

El partido comenzó siendo parejo, y Peñarol contó con la buena noticia de la temprana salida de Torin Francis, pivote titular de Quimsa, quien cometió rápidamente dos faltas. De todas maneras, al “Milrayitas” le costó atacar con claridad y no pudo aprovechar los posteros de Damián Tintorelli, bien controlado por Roberto Acuña. Adelante, el visitante contó con un ataque fluido y el goleo repartido para sacar 7 puntos en 6 minutos (16-9) y obligar a Leonardo Gutiérrez a pedir “tiempo muerto”. Al volver ingresó Nicolás Gianella, recuperado de una lesión que lo sacó durante varios partidos del Súper 20.

Con un triple de su base, Peñarol recortó distancias (15-21). Luego, elegantemente puso un doble para que su equipo se ponga a 5 (18-23). Así lo mantuvo el local, con buen ingreso de su segunda unidad en la tarea defensiva. Pero en la última, un triple con tablero de Juan Brussino alejó por ocho a los de Silvio Santander (28-20).

Con un triple del pibe Nicolás Franco, reemplazante del lesionado Alejandro Alloatti, Peñarol abrió el segundo cuarto para situarse a cinco nuevamente. De todas maneras, no logró ser consistente en defensa y Quimsa se alejó 32-23 en un ratito. Allí volvió a reaccionar el local, con un par de buenas defensas, para que Santander detuviera las acciones a falta de 3 minutos (32-34).

Allí se armó un partido de rachas. Primero sacó 7 el visitante (34-41), se arrimó a uno Peñarol (40-41), despegó otra vez Quimsa 47-40 y se volvió a acercar Peñarol (44-47), pero Tintorelli cometió su tercera falta y Francis aprovechó para dañar y despegar a su equipo (52-44). La chicharra encontró al visitante al frente por seis (54-48).

Quimsa tuvo un buen inicio de tercer cuarto y sacó 14 (65-51) con el goleo de Leonardo Mainoldi y Juan Brussino. Leonardo Gutiérrez paró rápidamente las acciones, cuando habían pasado dos minutos y medio. Nada cambió y el elenco santiagueño, uno de los candidatos a ser campeón, se escapó por 15 (69-54) con buen aporte de Acuña. De todas maneras, el “Milrayitas” mejoró en el cierre para quedar abajo 73-64.

Ese envión lo impulsó para arremeter en el inicio del último parcial y ponerse solamente a dos unidades en menos de un minuto (73-71). Allí apareció Federico Aguerre con tres triples al hilo para tranquilizar a su equipo (76-82) cuando quedaban 5´.

Con dos buenas acciones de Lucas Gorosterrazú, Peñarol resurgió. Primero, el pibe rosarino metió un triple y después hizo una positiva defensa sobre Aguerre para recuperarla con buenas ayudas. En la contra, Lucas Arn metió el doble, recibió falta y metió el libre para empatar en 82.

Al entrar en la parte caliente, Peñarol aprovechó que Francis tenía cuatro faltas y alimentó a Tintorelli, que estaba encendido y lo puso arriba 85-84 con menos de tres minutos. Además, el pivote extranjero llegó al límite y dejó la cancha.Pero Brussino, del otro lado, metió un triple luego de una ofensiva sucia (85-87).

Dos libres de Barovero, un triple errado por Aguerre, un fallo lejano de Arn y un doble con falta sobre Brussino dejaron a Quimsa arriba 92-87 con 1 minuto por jugar. Allí se redimió el alero titular de Peñarol, encestando una “bomba” (90-92). En la siguiente falló Fells y los “Milrayitas” tuvieron para igualar pero Tintorelli lanzó incómodo y falló. Del otro lado, con 14 segundos, Schattmann acertó dos libres (90-94).

En la reposición después del “tiempo muerto”, el elenco local se arrimó con un doble de Barovero a falta de siete segundos. Fells recibió falta y fue a la línea metiendo 1/2 y dejándole una vida a Peñarol, que la aprovechó con un triplazo de Gianella para mandar el partido al alargue.

Quimsa despertó en el suplementario y salió decidido a liquidar la historia, metiendo un tremendo 11-0 en 2 minutos para que Gutiérrez detuviera las acciones (95-106). Allí Peñarol intentó una última reacción pero se quedó sin tiempo y además el rival mostró oficio para encestar desde la línea y cerrar el partido en calma luego del sofocón.

SÍNTESIS

 

PEÑAROL (95) 105: Juan Ignacio Marcos 0, Bruno Barovero (x) 28, Lucas Arn 18, Du´ Vaughn Maxwell 6 y Damián Tintorelli (x) 26 (FI). Lucas Gorosterazú 3, Nicolás Gianella 15, Nicolás Lauría 6, Tomás Monacchi 0, Nicolás Franco 3. Entrenador: Leonardo Gutiérrez.                     

 

QUIMSA (95): Juan Brussino 33, Courtney Fells 5, Federico Aguerre 14, Leonardo Mainoldi (x) 21 y Torin Francis (x) 13 (FI).Roberto Acuña 14, Leonel Schattmann 13, Gabriel Mendes 2 y Tomás Allende 0. Entrenador: Silvio Santander.

Parciales: 20-28; 48-54; 64-73 y 95-95.

Árbitros: Fabricio Vito, Alejandro Ramallo y Raúl Lorenzo.

Estadio: Polideportivo Islas Malvinas.

FUENTE: PRENSA PEÑAROL-H.Z.

Seguir leyendo

Tendencia