Connect with us

Opinión

La durísima crítica de Osvaldo Ardiles a Jorge Sampaoli tras la eliminación de Argentina

Publicado

on

El campeón del mundo 1978 señaló al técnico de la Selección Argentina como el responsable: “Nunca supo cuál era su mejor equipo. Tampoco su formación táctica. ¿3 atrás? ¿4? Caótico”

El derrumbe de los futbolistas de Argentina tras la eliminación (Foto: AP)

El derrumbe de los futbolistas de Argentina tras la eliminación (Foto: AP)

“Felicitaciones a Francia y la mejor de las suertes en los partidos que vienen. Argentina: una gran tristeza”.

Osvaldo Ardiles, campeón del mundo con la Selección en el Mundial de 1978, ya había sido filoso con el equipo y con Jorge Sampaoli luego de la caída 0-3 frente a Croacia en la fase de grupos. Y volvió a ser lapidario tras el golpe contra Francia, que sentenció la eliminación de Argentina.

“Podríamos haber tenido un muy buen equipo. Pero se cometieron errores en todas las instancias. Quizás el primero y fundamental fue haber designado a Sampaoli como nuestro DT”, pegó con dureza en el banco de suplentes el ex mediocampista del Tottenham, de 65 años.

“Su inconsistencia, sus indecisiones, su falta de liderazgo jugaron un papel fundamental en nuestro triste papel. Un solo plan: darle la pelota a Messi y esperar el milagro“, describió con crudeza lo que, según la visión del ex entrenador de Racing y Huracán, fue el “proyecto” de Sampaoli.

“Tenemos jugadores de muy alto nivel: Messi, el mejor del mundo, más Otamendi y Agüero, figuras en la Premier League inglesa. Icardi, Higuaín y Dybala, figuras en el fútbol italiano. De estos cinco jugadores hoy solo jugó uno. Sampaoli nunca supo cuál era su mejor equipo. Tampoco su formación táctica. ¿3 atrás? ¿4? Caótico“, continuó con su descargo en las redes sociales.

Ardiles y un áspero descargo en redes sociales (Foto: NA)

Ardiles y un áspero descargo en redes sociales (Foto: NA)

También fue crítico con el capitán de la Selección: “Messi: jugaste un papel muy triste en esta Copa del Mundo. Cuando las cosas no iban bien (y pasó demasiadas veces en este campeonato) esperábamos de vos mucho más. Liderazgo, por ejemplo. No bajar los brazos… “.

Pero finalmente rescató al delantero de Barcelona: “Al final del día, muchísimas gracias por ese gol tan especial contra Nigeria y te deseo la mejor de las suertes en tu futuro“.

Por último, Ossie pidió una revolución a nivel Selección para cambiar el panorama. “Futuro para Argentina: empezar todo de nuevo. Con caras nuevas, con atrevimiento. Aprender de tantos errores cometidos y renovarse. ¿Por dónde empieza la renovación? En 4 años estaremos allí. Donde debemos estar”, concluyó.

Diario Popular

Opinión

El mensaje de Donald Trump por el hallazgo del ARA San Juan

Publicado

on

El presidente de EEUU Donald Trump (REUTERS/Leah Millis)
El presidente de EEUU Donald Trump (REUTERS/Leah Millis)

“Espero que el descubrimiento y la eventual recuperación del submarino argentino San Juan traiga un cierre necesario a las maravillosas familias de esos valientes marinos desaparecidos”, expresó Trump en su cuenta de Twitter.

Y agregó: “Espero escuchar más de parte de mi amigo, el presidente @Mauriciomacri, en Argentina a fin de mes”.

El vocero de la Armada Enrique Balbi (Gustavo Gavotti)

El vocero de la Armada Enrique Balbi (Gustavo Gavotti)

Trump es uno de los líderes mundiales que asistirá a la cumbre del G20, que se celebrará entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre en Buenos Aires.

Durante la llamada, Pompeo destacó el “gran valor” que EEUU otorga a la relación con Argentina en un momento en el que están “trabajando juntos para promover sus prioridades compartidas”.

Infobae

Seguir leyendo

Opinión

Rafael Grossi, el hombre que advirtió sobre la implosión del submarino en la misma zona que apareció: “Estábamos en lo cierto”

Publicado

on

El diplomatico trabaja en una organización sobre ensayos nucleares y le informó a la Armada sobre la explosión

Rafael Grossi

Rafael Grossi

A las cuatro de la madrugada de este sábado, el embajador argentino en Viena, Rafael Grossi, recibió el mensaje de la Armada sobre el hallazgo del ARA San Juan. No salía de su asombro. Es que de acuerdo a los primeros datos, el buque fue hallado donde hace un año se había descripto un evento “anómalo, único, corto y violento” coincidente con una explosión.

“Estábamos en lo cierto. Esto es un éxito de nuestro trabajo y de todo el equipo que hace un año había alertado el lugar de la implosión del submarino, apenas a 15 kilómetros de donde se encontró finalmente. Nadie puede dudar de nuestra capacidad”, aseguró Grossi en diálogo con Infobae. 

Como embajador en la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO por sus siglas en inglés) Grossi informó al Ministerio de Defensa hace un año que en la “Latitud -46.12 y Longitud -59.69” se había registrado una “anomalía hidroacústica”. Ese informe se elaboró con datos del organismo que monitorea ensayos nucleares en todo el mundo y tiene acceso a un sistema que controla las explosiones ya sea sobre la superficie terrestre, en la atmósfera, bajo el agua o bajo tierra en todo el mundo.

“Todo el hallazgo confirma que los datos que habíamos aportado estaban en lo cierto. Ubicamos esa anomalía hidroacústica apenas a 15 kilometros de donde fue hallado anoche el submarino”, detalló hoy Grossi. Y remarcó: “Nadie puede dudar de nuestra capacidad de esa advertencia”.

El embajador argentino en Viena no acusó a nadie en particular sobre la falta de datos del ARA San Juan desde ese entonces. “Es muy difícil en un espacio tan amplio como el mar y con las superficies que hay determinar el hallazgo”, dijo.

No solo ello. Para Grossi, la aparición del submarino apenas un año después de su desaparición “marca un récord histórico” ya que, advierte, no hay muchos casos en el mundo donde se haya detectado con tanta rapidez un submarino desaparecido. Salta a la vista el primer recuerdo de un submarino de Israel, que apareció 37 años después de haber desaparecido en el Mediterráneo.

El embajador argentino especialista en temas nucleares destacó que la señal hidroacústica que habían detectado hace un año en el Mar Atlántico ahora deberá analizarse en su potencia para determinar las causas de la desaparición. Desde aquel momento en que emitió el informe del CTBTO, Grossi armó un equipo de investigadores con apoyo de la Armada y de otros países para seguir cada paso de nuevas detecciones. Pero la primer señal que denunciaron fue la que estaba en lo cierto.

Nunca dudamos de la información que ofrecimos y las pruebas remiten a que los datos aportados estaban en la dirección inequívoca“, explicó Grossi. Ahora se deberá determinar qué tipo de búsqueda y cómo actuó la Armada en función a la información que aportó en su momento el CTBTO.
Para Grossi, de todas maneras, no resulta nada sencillo detectar el lugar exacto del submarino en un mar que tiene muchas profundidades y una extensión de búsqueda de 300 kilometros a la redonda.

Grossi es embajador argentino en Austria y un investigador nuclear que fue director general adjunto del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Como parte de su experiencia internacional visitó las instalaciones militares de Corea del Norte en varias oportunidades y formó parte de los primeros contactos del organismo con el régimen iraní para lograr la firma del Acuerdo Nuclear.

En su momento, el CTBTO ofreció al ministro de Defensa y al Canciller argentino “amplia información y gráficos sobre la explosión, no muy grande, muy probablemente dentro del submarino”.

De hecho, Infobae tuvo acceso a la información oficial del CTBTO respecto del incidente: la señal que remitió en su momento Grossi se produjo a las 10:51 de la mañana del día miércoles 15 de noviembre. La localización de la misma fue Latitud -46.12 y Longitud -59.69, la cual se ubica muy cerca del último punto donde fue registrado el submarino. La señal hidroacústica fue detectada por las estaciones HA10, ubicada en la Isla Ascensión, y por la HA4, localizada en las Islas Crozet.

Ahora se deberá averiguar por qué y cómo no se registró el hallazgo del submarino con la información que había aportado Grossi desde Viena.

Seguir leyendo

Opinión

Los fachos de antes usaban gomina

Publicado

on

¿Se viene el fascistaje? diría Mirtha. Puede ser, está de moda en todo el mundo. A veces de manera abiertamente de derecha como con Bolsonaro, Trump o Matteo Salvini y a veces disfrazado de falso progresismo como ya ocurrió en la Argentina.

En 1973 el Peronismo era como el Santos de Pelé. Imbatible. Bajo la sigla FREJULI (Frente Justicialista de Liberación) y con la fórmula Cámpora/Solano Lima, el 11 de marzo ganó las elecciones con el 49,5% de los votos. ¿Qué tiene que ver esto con el presente? Vamos de a poco, amigo lector.

Segunda salió la fórmula radical Balbín/Gamond que, previamente, le había ganado la interna a la dupla Alfonsín/Storani. Obviamente, estamos hablando de Alfonsín padre y Storani padre.

Completaron el campeonato electoral 1973, Francisco ¨Paco¨ Manrique, Oscar “el Bisonte” Alende, el socialista Américo Ghioldi, Carlos Coral del Partido Socialista de los Trabajadores y Abelardo Ramos del Frente de Izquierda Popular que era una especie de franchising de la izquierda peronista. Ezequiel Martínez fue el candidato de los militares y Julio Chamizo fue el de Nueva Fuerza, el primer partido del Ingeniero Alsogaray y antecesor de la UCeDé. Como si todo esto fuera poco, en el plantel del FREJULI también jugaban Frondizi y Frigerio (abuelo del actual ministro). Visto a la distancia, grandes lujos que alguna vez se dio la política nacional.

El General Lanusse había impuesto un sistema de balotaje en serio, o sea se ganaba con el 50% +1 de los votos. No como la rascada que tenemos ahora que ganás con cualquier cosa. El tío Cámpora sacó el 49,5% pero Balbín, caballero de las urnas, le dijo: “No hagamos una segunda vuelta por medio puntito, ganaste vos macho. Andá a la Rosada, bancate este quilombo de los 70 que yo lo miro por televisión” . Tan imbatible era aquel peronismo que meses después, y ante la cordial invitación a retirarse que le hicieron a Cámpora, el General Perón sacó el 62% de los votos.

Sin embargo, hay un episodio que ha quedado en el olvido. Por razones que algún día explicaremos, luego del avasallador triunfo de Cámpora en todo el país, hubo una nueva elección en la Ciudad de Buenos Aires para elegir un senador más.

Agrandados por el triunfo, el peronismo puso de candidato lo primero que encontraron en la baulera: un señor llamado Marcelo Sánchez Sorondo, viejo y conocido fascista, admirador confeso de Mussolini y de Franco, ultracatólico y nacionalista. Bajo el paraguas peronista y con la coartada de la vieja falsa izquierda te tiraban un baldazo de fascismo.

Para enfrentarlo, la UCR decidió buscar sangre nueva entre sus filas. Pusieron de candidato a un pibe que hasta ese momento era un desconocido. Aquel joven aspirante a senador tenía apenas 35 años y se llamaba Fernando De La Rúa.

Contra todos los pronósticos, el pibe De La Rúa le dió un baile de novela a aquel viejo fascista y le ganó con el 54% de los votos. Enterado en Madrid de la paliza sufrida por el peronismo, Perón pronunció una frase histórica (leer con voz ronca): “¿Qué querés?. Si pusimos de candidato a un piantavotos”.

Muchos años después, en el último reportaje que Marcelo Sánchez Sorondo diera a La Nación el 6 de octubre de 2002 (falleció en 2012), ante la pregunta del cronista sobre por qué creía que había perdido la elección de 1973, la respuesta fue: “En Buenos Aires hay muchos judíos”. Posta.

El hijo de aquel Marcelo Sánchez Sorondo se llama igual que el padre: Marcelo Sánchez Sorondo, es obispo, vive en Roma, es actualmente una altísima autoridad del Vaticano y obviamente persona de extrema cercanía con el Papa Francisco.

Como esta es una página de humor político y no pienso meterme en ningún quilombo, dejemos ya mismo este asunto acá antes de que sea demasiado tarde y mejor nos vamos en busca de otro dato a tener en cuenta para poder armar este rompecabezas.

En los años 60, había una organización fascista, nacionalista y ultracatólica que se llamaba “Tacuara”. Su actividad más recordada era salir de paseo por el Once a romper vidrieras o ir a la salida de los colegios a pegarle a los chicos judíos. Entre las filas Tacuara, había algunos muchachos que con el paso del tiempo serían muy conocidos: Firmenich, Galimberti, Fernando Abal Medina (el tío del ex Jefe de Gabinete que confesó haber visto pasar los bolsos que transportaba Centeno, y que los otros jefes de Gabinete ni se enteraron ni vieron ni escucharon ni nada).

Una calurosa noche de fines de los 60, varios de estos engominados se juntaron a tomar unas birras y, mientras pateaban tías judías por la Avenida Corrientes, coincidieron en que, a esa altura de la historia, garpaba mucho más ser un facho violento de izquierda que un facho violento de derecha. Y ahí nomás decidieron saltar el cerco, cambiar de camiseta y fundar otra agrupación que fue cambiando de nombres hasta encontrar el definitivo: Montoneros.

Este es un ejemplo más de nuestra historia que enseña claramente como se puede pasar de ser fascista de derecha a ser fascista de izquierda, sin perder la esencia violenta que es lo que realmente importa.

Solo como muestra, vale la pena recordar que cuando los jefes Montoneros detectaban a un homosexual entre sus filas, lo separaban y lo ejecutaban. Bella gente. Otra vez, bajo el paraguas peronista y con la coartada de la vieja falsa izquierda te tiraban un baldazo de fascismo.

Perón bancó a los Montoneros y a buena parte de la gloriosa JP hasta que el 1 de mayo de 1974 se hinchó las pelotas y delante de todos los sindicatos que llenaban la Plaza de Mayo y de todo el pueblo argentino que seguía el acto por televisión, les gritó desde el balcón que eran unos estúpidos imberbes y los echó a la mierda.

Lo interesante de esta historia es que muchos de los que entonces fueron echados de la Plaza siguen hoy venerando al General como si aquella tarde de los “imberbes y estúpidos” nunca hubiera ocurrido y como si la Triple A que inició la masacre hubiera llegado de Marte. Esto lo puede comprobar usted fácilmente, amigo lector, apersonándose en Carta Abierta o en cualquier otro geriátrico cercano a su domicilio.

Insisto, como esta es una página de humor político y no me pienso meter en ningún quilombo, mejor paramos ya mismo y dejamos este temita para cualquier otro momento. Conectemos esto con algo más actual y menos peligroso.

Ahora resulta que bajo otro paraguas peronista y con la excusa de otra vieja falsa izquierda, el falso progresismo kirchnerista se está articulando con un muchacho que se llama Juan Grabois. Hombre estrechamente vinculado al Papa Francisco, que hace trabajo social, es ultracatólico, nacionalista, antiabortista y todas las mañanas sale de su casa como si fuera a presentarse al casting de Jesucristo Superstar. Acaba de fundar el Frente Patria Grande.

Curiosamente, a este Frente se le sumaron muchas mujeres progresistas empoderadas con sus pañuelos verdes que ahora irán encolumnadas detrás de un tipo que lleva un pañuelo más celeste que toda la selección uruguaya junta. Jaime Roos diría “Vamo arriba la celeste”.

Grabois propuso a Cristina como candidata de su Frente Patria Grande para enfrentar a Macri. Dijo textualmente: “Con Cristina, pero sin corruptos”. Raro.

O sea, feministas tras un líder antiabortista que postula a una Cristina sin corruptos. ¿Se van a reunir en una parrilla que no venda choripanes? ¿O en una trattoria libre de harinas?

A mí me suena más a flan sin dulce de leche, pero sobre gustos no hay nada escrito. Argentina sigue dando para todo.

Pregunta: ¿Cómo se conectan todas estas cosas entre si? Respuesta: Solitas. Yo no dije nada. Es la historia la que habla por sí misma.

¿Se viene el fascistaje? diría Mirtha. Puede ser, está de moda en todo el mundo. A veces de manera abiertamente de derecha como con Bolsonaro, Trump o Matteo Salvini y a veces disfrazado de falso progresismo como ya ocurrió en la Argentina. O como en Venezuela. Veremos.

Mientras tanto, vos Gato ponete las pilas. Hacé las cosas bien que no ganamos para sustos. Ni para fachos. Ni para ninguna otra cosa rara que se le parezca.

Seguir leyendo

Tendencia