Connect with us

Policial

La Justicia intimó a Alexis Zárate para que vuelva al país en 15 días

Publicado

on

A Alexis Zárate le negaron una prórroga para su regreso al país y deberá hacerlo dentro de los próximos 15 días para evitar problemas mayores, que podrían llegar incluso a un pedido de captura internacional. Así lo dispuso el Tribunal Oral Criminal 1 de Lomas de Zamora, que instó al jugador a regresar de la República de Letonia para estar a derecho.

La decisión del juez Nicolás Plo es porque los abogados de Zárate –condenado a seis años y medio de prisión– informaron semanas atrás que el jugador no podrá regresar antes del 10 de mayo próximo, como se había comprometido, sino recién cuando el club que lo contrató le dé descanso; es decir, en junio.

Zárate, quien milita en el FK Liepaja, recién irá preso cuando la Cámara de Casación confirme la condena, y por eso pidió permiso para salir del país entre el 14 de febrero y el 10 de mayo por cuestiones laborales.

El fiscal en lo penal Ramiro Varangot pidió que vuelva en la fecha indicada y el juez hizo lugar: “Zarate se ha obligado con la empresa que lo contratara de una manera en la manera de la cual no se previera la posibilitad de acudir ante un llamado de la autoridad por la causa que se le sigue, quedando sujeta la posibilidad de cumplimiento a voluntad de su empleador”, reprochó.

Ello “a fines de garantizar el debido proceso y accionar efectivo de la Justicia” ya que “no es posible mantener la situación en la que se encuentra”, señaló. De esta forma le recordó la obligación de residir en el ámbito de la provincia de Buenos Aires: de no volver podría verse en riesgo que desde el Tribunal se dicte su captura.

El abuso y la condena

El jugador fue condenado por haber violado a una joven el 16 de marzo de 2014 en un departamento de la localidad bonaerense de Wilde, hecho que tuvo como víctima a Giuliana Peralta, por entonces novia del actual jugador de independiente Martín Benítez.

Cuando Benítez llegó con su pareja al departamento, luego de asistir a un local bailable, tuvieron relaciones sexuales y luego ambos se quedaron dormidos. Circunstancia que aprovechó Zárate –por entonces también jugador del “Rojo”- para entrar en la habitación y violar a la chica.

Diario Popular

Policial

Procesaron al dueño de OCA por quedarse con la plata de impuestos y aportes patronales de varias empresas

Publicado

on

Se trata de Patricio Farcuh, un empresario vinculado a Hugo Moyano

El juez Javier López Biscayart procesó por los delitos de apropiación indebida de los recursos de la seguridad social y apropiación indebida de tributos al empresario Patricio Farcuh, presidente de OCA y un empresario vinculado a Hugo Moyano

El titular del Juzgado Nacional en lo Penal Económico N° 9 investiga si varias empresas retuvieron y percibieron dinero de la seguridad social e impuestos a las ganancias y al valor agregado, entre enero de 2013 y diciembre de 2017, pero que nunca lo aportaron.

“El cuadro probatorio existente hasta el momento es suficiente para afirmar que las conductas desarrolladas por [las empresas] Pertenecer, GPS Servicios, Slam Servicios, Guía Laboral, Iron Security, Agrupación Grupo Rhuo y Universal Facility coinciden con los delitos de apropiación indebida de los recursos de la seguridad social y de tributos, por lo que habrá de ordenarse su procesamiento”, indicó el juez.

Además, valoró que “ha podido acreditarse que Farcuh integraba cada una de las firmas como presidente, socio gerente o administrador, siendo además quien detentaba la mayoría del capital social”.

“Dicha condición -agregó- permite inferir que el nombrado [Farcuh] habría intervenido en los hechos (…). Farcuh ejerció la efectiva administración de las firmas y, de haberlo así querido, tuvo la posibilidad de cumplir con sus obligaciones fiscales que fueron omitidas (…). Fue el nombrado quien con su obrar propio se apropió de recursos destinados al Sistema Único de la Seguridad Social y de los tributos retenidos”.

“En definitiva fue el encausado quien determinó, con su obrar propio, consciente y voluntario, dentro del marco de las estructuras societarias que lideró, que la omisión de ingresar los aportes al Sistema Único de la Seguridad Social y los tributos retenidos fuera llevada a cabo”, concluyó el juez.

Asimismo, advirtió que Farcuh “recurrió en forma sistemática y permanente a planes de pagos para refinanciar gran cantidad de las obligaciones tributarias y de la seguridad social por cientos de millones de pesos” y que esas maniobras no derivaron de la existencia de problemas financieros puntuales, sino de la decisión del empresario de “financiarse con dinero de retenciones y percepciones recaudadas” o aplicar “las sumas recaudadas para la expansión empresarial del denominado ‘Grupo Rhuo'”.

Farcuh, Oca y Moyano

OCA (Organización Coordinadora Argentina SRL) fue vinculada en más de una oportunidad a la familia del líder camionero Hugo Moyano. Y los lazos entre Moyano y Farcuh aún siguen bajo sospecha. Incluso después de que el presidente de OCA declarara ante la Justicia que el sindicalista le había “tomado” la compañía para vaciarla y firmar contratos con firmas vinculadas al camionero. Más de 6 mil de los 7 mil empleados del correo están afiliados formalmente al Sindicato de Camioneros.

En ese contexto, en septiembre, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) amplió una denuncia contra Farcuh por insolvencia fiscal fraudulenta. En esta ocasión, lo acusó por millonarios desvíos y malversación de fondos de su empresa entre 2016 y 2018.

Entre las múltiples irregularidades, se detectó que el acusado contrató diversos proveedores apócrifos y no vinculados a la actividad comercial de OCA. Por ejemplo, la adquisición millonaria de bienes y servicios suntuarios para el propio titular de la firma, como motos de alta gama, relojes costosos, servicios de vuelos aéreos para personas del ambiente artístico y político, además de servicios y bienes del exterior.

También se verificaron contrataciones de empresas vinculadas al propio Farcuh y a su hermano, por montos superiores a los valores del mercado.

Infobae

Seguir leyendo

Policial

“Entregá todo o nos llevamos a las nenas”, la amenaza a José Luis Clerc para robarle en su casa

Publicado

on

Tres ladrones entraron al hogar del tenista, ubicado muy cerca de la Quinta Presidencial, y se llevaron dinero y joyas.

El tenista José Luis Clerc fue asaltado en su casa en Olivos, cuando se encontraba con sus hijas.

“Si no entregás todo, nos vamos a llevar a una de las nenas”. Con esta amenaza, tres ladrones armados robaron dinero, joyas, tablets y celulares de la casa del tenista José Luis Clerc (60). El asalto ocurrió este viernes en la casa de “Batata”, como le dicen al ex jugador y comentarista, ubicada en Monasterio al 1800 en Olivos, a una cuadra y media de la Quinta Presidencial.

Todo comenzó cerca de las 20 cuando Clerc estaba en el jardín junto a sus hijas y decidió ir a la parte delantera de la propiedad. Allí se encontró con tres ladrones fuertemente armados que habían ingresado sin forzar ninguna puerta ni ventana.

Uno de los ladrones lo apuntó con una pistola y luego le dio un culatazo en la cabeza para controlarlo. Luego, llevaron a las hijas del tenista a la parte de atrás de la casa. Mientras tanto, a Clerc lo ataron a una silla con una corbata y le empezaron a pedir plata. Fue en ese momento en que los delincuentes amenazaron al ex jugador con llevarse secuestradas a las nenas.

Tres ladrones armados ingresaron a la casa del tenista José Luis Clerc (60), lo amenazaron con secuestrar a sus hijas y lo golpearon en la cabeza. Foto: Luciano Thieberger.

Tres ladrones armados ingresaron a la casa del tenista José Luis Clerc (60), lo amenazaron con secuestrar a sus hijas y lo golpearon en la cabeza. Foto: Luciano Thieberger.

El ex jugador les indicó a los ladrones dónde había algo de dinero, joyas y artículos electrónicos para que se fueran. Afuera, los esperaba un auto en el que había un cuarto cómplice. Una vez que los asaltantes escaparon, Clerc llamó a la Policía, según informó Télam.

Una vez que los policías comenzaron a revisar la casa, establecieron que las puertas de la vivienda de Clerc no tenían ni las puertas ni las ventanas violentadas, por lo que se estima que los delincuentes tenían llaves de la propiedad.

En ese sentido, se investiga qué personas del entorno del tenista, que este año fue candidato a presidir la Asociación Argentina de Tenis (AAT), podrían contar con una copia de la llave de acceso.

El titular de la Fiscalía de Vicente López, Martín Gómez Segundo, quien se encontraba de turno anoche, ordenó diversas medidas de prueba para avanzar en la investigación. Entre ellas, que se revisen las cámaras de seguridad de la casa y de la zona.

En esa línea, agentes de la comisaría 5° de Vicente López secuestraron algunas filmaciones para tratar de captar los movimientos de los ladrones e identificarlos tanto a ellos como al auto en el que se movían.

El robo se produjo en momentos en que en la zona de Olivos, como en varios puntos del norte del Conurbano, había un fuerte operativo de seguridad debido a la realización de la Cumbre G20 en Buenos Aires y a reuniones que tuvieron lugar en la quinta presidencial.

Si bien la casa de Clerc no estaba incluida entre las calles con restricción al tránsito para circular, queda a sólo una cuadra y media de Malaver, una de las laterales de la residencia.

El tenista, que se destacó de la década del ’80 -cuando llegó a ser número 4 del mundo-, ya había sido asaltado en 1997 cuando vivía en una casa del barrio La Horqueta, en el partido de San Isidro.

Luego, sufrió otro robo en 2007, cuando entraron a su casa en un country de San Fernando.

CLARIN

Seguir leyendo

Policial

Caso Lucía Pérez: por qué los jueces sostienen que no hubo abuso sexual ni femicidio

Publicado

on

Detalles del polémico fallo firmado por Pablo Viñas, Facundo Gómez Urso y Aldo Carnevale

Lucía Pérez tenía 16 años

Lucía Pérez tenía 16 años

La muerte de la estudiante Lucía Pérez, de 16 años, no fue un femicidio. No hubo abuso sexual de parte de dos adultos, sino relaciones consensuadas con uno de ellos, el más joven, que a la vez le vendía cocaína. Y a pesar de que durante la investigación la fiscal dijo que hubo empalamiento, la causa del paro cardíaco fue una sobredosis. Esas fueron las conclusiones de la Justicia tras un mes de juicio.

El Tribunal Oral Criminal Nº1 de Mar del Plata llegó a ese punto y lo informó el lunes en la última audiencia. Los jueces condenaron a Matías Farías y Pablo Offidani, adultos de 23 y 41 años en el momento del hecho, no por el crimen de Lucía, sino por el delito de vender drogas ilícitas (y a menores y cerca de escuelas). Y pasarán ocho años en prisión.

En 71 páginas de hojas oficio los jueces Pablo Viñas, Facundo Gómez Urso y Aldo Carnevale argumentaron su posición en cinco conceptos: el mal desempeño de la fiscal María Isabel Sánchez, que condicionó a la opinión pública al instalar un “empalamiento” que no existió, la vida privada de Pérez, los chats que la chica tuvo con sus amigas y con el más joven de los imputados en las horas previas al hecho, la autopsia, y la actitud de Farías durante la relación con Lucía y después de su muerte.

Para la fiscal Sánchez el 8 de octubre de 2016 cerca de las 9 de la mañana, Farías y Offidani, en la camioneta de este último, pasaron a buscar a Lucía Pérez Montero, y la llevaron hasta la casa de Racedo al 4800, donde vivía Farías, con la finalidad de abusar sexualmente de la adolescente aprovechándose de su condición de adicta. La investigadora planteó violencia y abuso de sustancias y que esa situación llevó a la muerte a Pérez, a quien Offidani, junto al cómplice, llevó en su camioneta al hospital.

Los integrantes del Tribunal Oral 1

Los integrantes del Tribunal Oral 1

Pero los jueces destrozaron el trabajo de la fiscal (“expuso sin ningún tipo de tapujo que la menor Lucía Pérez había fallecido producto de una agresión sexual inhumana provocada por un empalamiento anal” o “horripilante historia surgida de la propia imaginación de la Dra. Sánchez”) y entre consideraciones de tinte misógino, la fortaleza de algunas pruebas forenses y la interpretación del comportamiento de Farías, le dieron la razón a la abogada defensora de los acusados, quien planteó que las relaciones habían sido consensuadas, y que la muerte de Lucía se debió exclusivamente a la sobredosis.

Para el magistrado Carnevale, “Lucía era una persona que llevaba una vida normal y nadie hizo mención alguna que el tema de su adicción se hubiera transformado en un tema preocupante para nadie de su entorno o que la llevara a la desesperante situación de someterse sexualmente para conseguir estupefacientes”.

El Tribunal da a entender que Pérez no era una persona “que podía ser fácilmente sometida a mantener relaciones sexuales sin su consentimiento”, ya que, según los jueces, por los chats registrados, era una persona que sólo consumía sustancias cuando podía comprarlas y que elegía de manera voluntaria los hombres con quienes quería estar.

“Puede visualizarse claramente el grado de autodeterminación que tenía Lucía”, dice Carnevale y transcribe una charla en la que la chica cuenta cómo un dealer quiso tener relaciones sexuales con ella y no se lo permitió.

Offidani (de azul) y a su lado, Farías durante el juicio (Christian Heit)

Offidani (de azul) y a su lado, Farías durante el juicio (Christian Heit)

Aunque aclara el juez que no está en su ánimo meterse en la vida sexual de Pérez, Carnevale escribe: “Resulta muy importante para reforzar esta idea de que Lucía no estaría con nadie sin su consentimiento, el chat # 10 que ella mantuviera con un joven identificado como ‘amigo de juli’, en el que luego de intercambiarse insinuaciones de contenido sexual, fotografías en ropa interior y hasta del miembro viril del joven, Lucía frena el avance del mismo diciéndole de manera directa ‘es que vos tenés 17 y yo he estado con chabones de 29, 28, 26, 23, 21′”.

Entonces, el magistrado concluye que “de los chats analizados surge claramente que sus vivencias en ese sentido alejan por completo la posibilidad de que hubiera sido sometida sin su voluntad”.

El Tribunal se pregunta: “¿Existió una relación de subordinación entre Lucía y Farías que le hicieran mantener relaciones sexuales no consentidas?”.

Para el juez Carnevale, que lleva la voz cantante en el fallo, “nada de eso existió”. Y ataca a la fiscal: “Se está tratando de encauzar de cualquier manera el desatino inicial de la Dra. Sánchez, para satisfacer las falsas expectativas generadas por ella misma”.

(Christian Heit)

(Christian Heit)

“Lucía tenía 16 años y Farías 23, por lo que sería muy forzado hablar de una situación de desigualdad o superioridad, sobre todo teniendo en cuenta la personalidad de Lucía quien no se mostraba como una chica de su edad y que además había referido mantener relaciones con hombres de hasta 29 años”.

Para los jueces no hay elementos que indiquen que Farías fustigaba a Pérez, todo lo contrario: indican que quedó evidenciado que sentían atracción mutua. Como ejemplo, ponen que Lucía pensaba decirle que tenía 17 años para parecer más grande.

Ni tampoco pruebas que muestren intención del muchacho para abusar sexualmente de la adolescente. Considera que ellos tuvieron un “prolongado intercambio de mensajes” en los que se mandaban música y “no se hizo referencia a ningún tema sexual”.

Además, consideraron destacable que Farías, en la previa a encontrarse con Lucía, “compró facturas y una Cindor” porque habían quedado en tomar el mate. “Estas actitudes no son las asumidas habitualmente por las personas con intención de cometer un hecho tan aberrante“, remarca Carnevale, quien además celebró la conducta posterior del hombre.

(Christian Heit)

(Christian Heit)

Lo primero que hace Farías no fue ocultar el hecho, ni intentó eludir su responsabilidad, sino que llamó a Offidani y en su vehículo la llevaron (aparentemente ya sin vida) a la Sala de Salud del barrio. Pero no solo la llevó a recibir atención médica, sino que además permaneció en el lugar para saber qué le había pasado a Lucía aún cuando (como lo afirmara el testigo Mauricio Fabián Stambulsky) pudo haberse ido junto a Offidani y Maciel antes que nadie notara su presencia”, explica el Tribunal.

En el fallo los jueces del TOC 1 de Mar del Plata describen el testimonio de una policía apostada en la sala de salud que en su declaración contó que Farías le dijo que Lucía tenía 18 años y que habían tomado cocaína. Y otro policía cuenta que, mientras iban a buscar las cosas de la chica a su casa en un móvil, él les dijo que “estábamos teniendo relaciones y dejó de respirar”.

Carnevale asegura en el fallo que el Tribunal no desconoce “la existencia de la llamada violencia de género”, que es una preocupación para ellos, pero advierte: “Eso no significa que bajo ese escudo se pretenda encuadrar un hecho que -como se analizara- es diametralmente opuesto a ello”.

“La acusación no ha podido probar que Lucía fuera abusada sexualmente en un contexto de violencia de género por la cosificación de la mujer y con la facilitación de estupefacientes que hubiera potenciado una situación de vulnerabilidad e impedido consentir con plenitud de libertad la acción. Menos aún se ha probado que Farías quería o debía representarse como posible la muerte de la víctima y que aun así se desinteresó de ese resultado”, remarca el magistrado marplatense.

La fiscal Maria Isabel Sanchez

La fiscal Maria Isabel Sanchez

La decisión de los jueces generó repudio en varios sectores de la comunidad. El Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP) consideró que “la sentencia exhibe una indiferencia total a las exigencias que el derecho internacional de los derechos humanos plantea desde hace décadas en relación con la incorporación de perspectiva de género en el juzgamiento de delitos sexuales”.

Marta Montero, la mamá de Lucía, se preguntó: “Ellos no la violaron, no la mataron, no le dieron nada. Y la muerte de mi hija qué, ¿es de regalo?”.

Pero el fallo indica contundencia en la decisión: “Acá no ha existido ni violencia física, psicológica, subordinación ni humillación ni mucho menos cosificación“.

Para INECIP los fundamentos que se exponen en la sentencia están basados en que hubo consentimiento para la relación. “Los jueces del Tribunal se apoyan en la vida pasada de Lucía –con ejemplos de hasta 6 meses de previos al hecho en algunos casos- para dar por sentado que en una escena en la que participan hombres adultos, que comercializan drogas con una persona menor de 16 años de edad, existió consentimiento”.

Guillermo Pérez y Marta Montero, padres de Lucía (Télam)

Guillermo Pérez y Marta Montero, padres de Lucía (Télam)

Los jueces consideran “espantoso imaginar la muerte de una menor de 16 años que se produjo por la ingesta de algún estupefaciente y que el mismo le pudo haber sido proporcionado (onerosa o gratuitamente) por la misma persona con la que había mantenido relaciones sexuales”.

“La abrumadora cantidad de prejuicios ostentados durante el transcurso del juicio y ratificados por los términos de la sentencia, hacen de la decisión una imposición arbitraria y reivindicativa de la cultura de la violación”, insistieron desde INECIP, ya que creen que de esa forma el caso se vuelve un juicio contra la víctima.

Los jueces, en cambio, remarcan que el contexto dio margen para la especulación. “Gente de ‘mal vivir’, venta de drogas, marginales, pero eso no los convierte en violadores ni en asesinos, salvo que, por supuesto, violen o asesinen. Lo que no se probó”.

Para los magistrados resulta “un dato significativo” que Farías le contó a una amiga de Lucía que se iba a ver con la chica, y por eso, en uno de los párrafos finales del fallo, se preguntan “¿Qué razón de ser tenía ese mensaje sí su intención era drogar y abusar sexualmente de la menor?”.

Infobae

Seguir leyendo

Tendencia