Connect with us

Opinión

La ley corta y los dueños de la perinola

Publicado

on

¿Casi todos ganan? Los pequeños y las audiencias seguro que no

Días atrás en El Cohete tratamos la aparición de la llamada “Ley corta”, sucedáneo oficialista de la necesaria discusión de la prometida ley de convergencia.

La discusión de ese proyecto se extendió a lo largo de las últimas semanas en el Senado y, a estas alturas, es necesario poner algo de luz sobre la naturaleza de las exposiciones, más que debates, que tuvieron lugar en la comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión (sic) y dar cuenta de algunos de los actores peticionantes. También interviene la de Educación y Cultura a pedido del Senador Solanas.

Recordamos que el objetivo central del proyecto es dotar a las empresas telefónicas del derecho de dar televisión satelital, desafectar la reserva de frecuencias de ARSAT y obligar a ceder el uso compartido de infraestructuras pasivas de las telecomunicaciones. Hay además un extraño artículo del proyecto que, sin explicar cómo, afirma que deben implementarse políticas en la comercialización de contenidos que permitan la entrada de nuevos actores, como si ello fuera condición suficiente en el contexto que da la ley vigente y la propia iniciativa en discusión.

Un resumen elaborado por Guillermo Rus sobre lo acontecido en cuatro audiencias con invitados especiales convocadas entre abril y mayo por el senador chubutense Alfredo Luenzo, a cargo de la presidencia de la comisión cabecera, arroja cuantitativamente 6 expositores a favor, 4 neutrales y 13 en contra. Entre los aplaudidores del proyecto re-regulador gubernamental se encuentran los defensores de la supuesta competencia con primacía de los grandotes de la telefonía y proveedores de internet, como la Cámara de Informática y Comunicaciones (CICOMRA), que cuenta entre sus socios a Claro, Telefónica, Personal, Nextel, Level3, DirecTV, IBM, HP, Huawei y Alcatel, entre otras y la Cámara Argentina de Internet (CABASE), que reúne a un amplio abanico de prestadores e intermediarios de internet internacionales y vernáculos. A ellos se sumó la lobbista internacional Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET).

Los más preocupados por el futuro panorama han sido prestadores de menor rango, o basados en el negocio de servicios por red de cable, como Supercanal, Telecentro, Intercable, las cooperativas y PyMEs (valga una mención especial a la luchadora Cooperativa de Santa Rosa, que le ganó por varios cuerpos y en varios frentes a Cablevisión en su territorio), los cineastas y productores audiovisuales y la Defensoría del Público (que entre otras cuestiones insistió con su propuesta de tarifa social para abonos de TV y conectividad a Internet, ya que la imposibilidad de acceder a estos servicios por cuestiones económicas afecta el derecho humano a la libertad de expresión). En parte también expresaron su preocupación las televisoras privadas del interior, quienes no perdieron la oportunidad de quejarse de los convenios colectivos tanto como del proyecto. El sindicato de televisión y servicios audiovisuales SATSAID, en tanto, alertó sobre varios aspectos: pérdida de soberanía comunicacional, desaparición de fuentes locales de información, migración hacia tecnologías que no generan puestos de trabajo nuevos, desinversión de producción de contenidos y la consecuente pérdida potencial de 20.000 puestos de trabajo directos en el sector.

En el marco de un gobierno como el que tenemos desde 2015, escuchar empresarios en el Senado quejándose del proyecto por concentrador y anticompetitivo generaba un marco, al menos, extraño. Resonaron frases como “queremos convergencia sin concentración”. Y otras que ciertamente iluminan el problema, como la que pronunció Fabián Di Cicco de la Red Intercable el 17 de abril: “Ellos no invertirán en redes [en la mayor parte de las localidades del país], porque son mercados marginales y las PyMEs no invertiremos porque la apertura de la competencia sin regulaciones suficientes nos habrá reducido a la mera subsistencia sin posibilidades de reinversión”.

Pero los nudos problemáticos del proyecto son más extensos incluso que el articulado de la iniciativa. Las voces en contra, que seguramente tomarán letra en algunos de los dictámenes que se firmarían el próximo miércoles porque se postergó una semana la sesión de comisión prometida, dan cuenta de planteos como los que siguen:

  • Es una compensación a otros grandes operadores luego de la fusión Cablevisión -Telecom, que tiene todos los frentes cubiertos (telco, cable, TV abierta, internet y si hiciera falta el satélite).
  • No contempla a los usuarios, más allá de las eternas promesas de baja de costos de consumo por la presunta competencia.
  • Permite mayor acumulación de frecuencias del espectro en los grandes operadores. Incluyendo el desguace de ARSAT que tiene frecuencias reservadas por una ley especial de la que “solo” tocarían el anexo donde justamente están las reservas.
  • Impulsa una concentración aún mayor del mercado ya que promueve competencia entre grandotes y no habilita a más prestadores para dar telefonía e internet móvil (pequeños operadores comerciales, cooperativas, empresas estatales provinciales).
  • No contempla la distribución de contenidos nacionales o locales. El proyecto disfraza de “infraestructural” una puja de negocios que impacta también en lo que se nos permitirá ver o consumir. El problema no es solo conectarse, sino para qué.
  • Permite a los grandes operadores usar infraestructura de las PyME y cooperativas sin necesidad de invertir y no considera las asimetrías en las cadenas de valor, ni las diferentes formas de dar servicios y generar contenidos en medianas y pequeñas ciudades del país.
  • Permite a grandes operadores ingresar en el mercado audiovisual sin inversiones (satélites extranjeros) y sin obligación de señales nacionales.
  • Delega en el Poder Ejecutivo Nacional una amplia discrecionalidad en la reglamentación.

La irrupción del ENaCom
En medio de este debate de la ley corta en el Senado, el Boletín Oficial del jueves trajo consigo la Resolución 4337/2018 del ENaCom, que puso en vigencia nuevas reglas de prestación de los servicios satelitales de TV. Mientras casi todos parecen —y asumamos que es cierto— preocupados por la iniciativa que se intenta tratar en el Congreso, el Gobierno movió otra vez una parte del tablero, reinterpretando la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) para “simplificar la normativa vigente” sobre obligaciones de transmisión o must carry de las televisoras satelitales. Agrandan el pastiche y confunden para seguir gobernando de facto. A lo que ya se había emparchado por decreto para la TV por cable, esta vez se suma la TV satelital, alegando que es de incumbencia de la LSCA mientras el proyecto de ley corta y los alfiles del Senado promueven descalzarla para que pase a ser “servicio TIC” (al igual que se estableció por decreto para el cable).

Con la Resolución 4337, el saliente De Godoy y su “mejor equipo corporativo de los últimos 50 años”, reacomodaron la cancha no sólo para Direct TV, sino también para los aspirantes Telefónica y Claro que no dan contenidos hoy. Podríamos sospechar que Direct TV –no nos consta– dio su parecer opinando hasta cuántas y cuáles señales retransmitir, lo que inclina más la cancha a su favor en detrimento de los entrantes satelitales al cuádruple play. Además de ciertas reglas que se mantienen desde la época de la ley de medios audiovisuales, el Gobierno obliga a los satelitales a incluir en su grilla las señales públicas del Estado Nacional; el Canal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; y el canal de la Iglesia Católica Argentina. También se exige a la(s) distribuidora(s) por satélite que retransmitan las señales de origen de los canales de televisión abierta, en su área de cobertura más las que no están a conveniar, más un combo de señales a piaccere que lleguen al 20% de su capacidad de transmisión o sean al menos 22, para cubrir “federalismo, diversidad, producción local”. Pero no cualquiera, ahí la vara es alta y la lista queda a aprobación de la ENaCom. Raro ejercicio de libertad liberal.

Habrá que ver el rodaje de este nuevo parche, cuando faltan reglas menores y autorizaciones. Sin embargo, cabe estar alerta ante una serie de cuestiones: ¿las áreas de cobertura de los canales locales de TV abierta serán las del satélite? Ya con las de Buenos Aires tenemos el problema para el interior que se las llama “nacionales”. ¿Cuál es el destino de las empresas chicas de cable que en las provincias tienen frente al satélite la ventaja de pasar el canal abierto local? Más aún cuando el satélite opere en paquete con la telefónica de la zona y las empresas de TV abierta les cobren por la señal porque se seca la plaza publicitaria, tanto por la publicidad que se va a internet (mucha de la oficial por cierto), como por la economía que se achica mientras el dólar y las tasas trepan.

Esto implica que para los más chicos de la comunicación que aún subsisten, a pesar de todo, los insumos aumentan a la par que las tasas, cosa que no afecta a los grandes que operan en otras plazas y piden créditos a tasas que están muy por debajo de la mitad de las que tenemos por estas latitudes.

Por cierto, y como ya lo ha demostrado desde hace décadas la televisión por suscripción, ya sea en sus canales propios como en las amenazadas Encuentro, Paka Paka o Telesur, resulta imperioso tanto para los proyectos legislativos como para resoluciones del ENaCom, que se explicite la incorporación de producciones propias o independientes en las señales a su cargo en condición de estreno. Las capacidades, tradiciones y logros que Argentina ha demostrado como país mediano con proyección internacional como usina de proyectos audiovisuales, no puede ser degradada a mediocres manejos para repartirse negocios. Los damnificados están animándose a hablar y el juego político en la Argentina corporativa puede tener más fisuras que las esperadas por el establishment.

Veremos en las semanas venideras qué dicen los dictámenes, cuándo van al recinto y cómo se acomodan los melones en este carro mediático e info-comunicacional que avanza tironeado por los más fuertes.

Por: Damián Loreti y Diego Rossi
Fuente: El Cohete a la Luna

Opinión

Pablo Tonelli: “Cristina Kirchner tiene que estar presa, es claro que cometió delitos gravísimos”

Publicado

on

El diputado de Cambiemos, además, adelantó que no apoyará el pedido de juicio político contra el ministro de Justicia, Germán Garavano, que impulsa Elisa Carrió. “Es una exageración”, planteó

Foto : El diputado nacional Pablo Tonelli (Télam)

El diputado nacional por Cambiemos Pablo Tonelli respaldó al mismo tiempo a la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, y al ministro de Justicia, Germán Garavano, los protagonistas de una interna dentro del oficialismo, y consideró que la ex presidenta Cristina Kirchnertiene que estar presa, porque es claro que cometió delitos gravísimos“.

A raíz de la  situación judicial de la ex mandataria, Garavano criticó en una entrevista radial la utilización de las prisiones preventivas y señaló que “no es bueno” para el país que una ex presidenta sea detenida, algo que le valió los cuestionamientos de Carrió, que mañana podría presentar un pedido de juicio político contra el funcionario.

En este marco, Tonelli consideró que las declaraciones del Ministro de Justicia se realizaron con una “falta de oportunidad en el tiempo, al día siguiente de la vergonzosa decisión de Casación de absolver a Carlos Menem” y se mostró a favor de la postura de Carrió sobre Cristina Kirchner: “Tiene razón cuando dice que tiene que estar presa; coincido con ella, porque me parece que es tan evidente que ha cometido delitos gravísimos que no tengo la menor duda de que va a terminar condenada y presa“.

La ex presidenta Cristina Kirchner (AFP)

La ex presidenta Cristina Kirchner (AFP)

Tonelli, además, señaló que “no es bueno que todos los ex presidentes estén presos, porque habla de nosotros como sociedad; habla mal de nosotros”.

Sin embargo, el diputado oficialista señaló que no apoyará el pedido de juicio político contra Garavano. “Me parece una exageración; un juicio político procede en casos extremadamente graves y lo de Garavano es una opinión”, afirmó en diálogo con radio El Destape.

Otro diputado de Cambiemos, Daniel Lipovetsky, también se manifestó en contra del pedido de juicio político: “Mi opinión personal es que no hay fundamento”, señaló, y amplió: “Carrió tiene las preocupaciones de todo el bloque Cambiemos de luchar contra la impunidad y la corrupción, y en ese sentido Garavano ha sido un ejemplo”.

Seguir leyendo

Opinión

Fito Páez: “La grieta es un invento de un par de caballeros y unas señoritas con tiempo libre y sin formación cultural”

Publicado

on

Luego de brillar en el Carnegie Hall en Nueva York, el músico habló a solas con Infobae. La peligrosa dominación de las redes sociales, el “error” de asociarlo con el kirchnerismo, la grieta en la sociedad y el amor después del amor. Intimo, frontal, verdadero Fito reflexiona sobre su vida

Llegó al lugar donde durante años solo llegaron sus sueños. Fue el viernes 28 de septiembre, con los ojos bien abiertos y el corazón que se le escapaba del cuerpo, cuando se subió al escenario que siempre había deseado.

El Carnegie Hall de Nueva York brillaba. Y Fito Páez (55) brilló en esa sala donde antes desplegaron todo su talento figuras como Liza Minelli, los Rolling Stones, los Beatles, hasta Mercedes Sosa y Astor Piazzolla.

En su noche mágica no estuvo solo: lo acompañaron “toda mi gente querida”: su novia, la actriz  María Eugenia Kolodziej (28), sus hijos Margarita (14, de su relación con Romina Richi) y Martín (20, de su vida junto a Cecilia Roth), y sus grandes amigos de la juventud. Fito sintió sobre ese escenario que ya nada más podía pedirle a la vida.

Ahora, cuando la emoción aun perdura pero siente que ya no tiene que pellizcarse para saber que no estuvo soñando, Páez dice frente a Infobae sentirse “pleno y libre“. Y confiesa que en su vida va liviano “porque no le debo nada a ningún partido político, ni tampoco busco agradar“.

Pero a Fito Páez, quizás como a su música, es mejor no presentarlo. Hay que escucharlo. Escuchemos, entonces.

—¿Que pensás de las redes sociales?

El teléfono es una máquina de dominación brutal. Todo lo que me pasa a mí, ‘yo, yo, yo’ todo el tiempo. Y también es una máquina de anestesiar. Ahora hay revolucionarios de Instagram. O de Facebook, o Twitter. No, no va eso. Eso está paralizado ahí. La acción siempre es en la calle, en el Parlamento. Todo se hace allí. En los escenarios reales, no en la virtualidad.

—¿Y los trolls?

—Me da miedo la virtualidad. El otro día leí un informe sobre cómo se forman los ejércitos trolls para atacar o denostar a alguien, es terrorífico. Es un método bélico claramente ¿no? Con sus sistemas, sus protocolos bélicos formales.

—¿Te afecta lo que digan de vos?

—No, no leo nada. Igual ya sabés cómo es eso, el 33% te ama, el 33% te odia y el 33% no le importa nada lo que hacés, la vida es más o menos así.

—¿Cómo te informás?

—Yo leo las cosas que me dan ganas de leer. Escucho la música que me da ganas de escuchar. A esta altura de mi vida ya releo y re escucho, estoy en ese período. Volver  a escuchar a Charly, volver a escuchar a Haydn, volver a escuchar a Mozart, volver a escuchar a Spinetta, volver a escuchar a Nebbia, a Steely Dan, a Mitchell. Y volver a descubrir cosas increíbles, volver a leer a Borges. Guau, es otro… Lo lees desde otra perspectiva cuando pasa el tiempo, es increíble ese momento. Son las mieles de la vejez (risas).

—¿Te preocupa el paso del tiempo?

—Claro, cómo no me va a preocupar, muchísimo. No me puedo emborrachar tanto como antes. Me tengo que cuidar mucho más. Ya si como la pizza después sé que se me va a hacer más difícil bajarla. Soy flaco con panza, no quiero.

—En la canción ‘Al lado del camino’ decís: “No pertenezco a ningún ismo”. Y quizás muchas veces se te asocia con algún partido político, mismo con el kirchnerismo.

No, es un error. No tengo que operar para nadie, no tengo que quedar bien con nadie, no hago las cosas para que alguien esté más o menos contento, no tengo que agradarle a nadie. A mí me gustaron muchísimas políticas del kirchnerismo, pero realmente yo no militaba el kirchnerismo porque no soy un hombre que milite en la vida política.

Play

—¿Qué te gustaba del kirchnerismo?

Sacaban el matrimonio igualitario, vamos. Sacaban la asignación universal por hijo, vamos. Se creaban universidades públicas, vamos. Che, ¿como no? O sea todas las cosas que yo veía positivas las apoyé y estuve allí, fui con mi cuerpo, di la cara, no tenía nada que ocultar. Pero no formé parte, no estoy afiliado a un partido político. Yo soy un hombre de las artes y de las humanidades, y eso no quiere decir que sea algo bueno (risas).

—¿Pero no sentís que mucha gente te colgó la etiqueta kirchnerista y se te cerraron puertas?

No. Tocamos en el Carnegie Hall el sábado, me están lloviendo millones de ofertas para hacer mil cosas, de mil plataformas digitales para compañías de discos, de managers, de Europa, aquí, allá. No, no, no se cierra ninguna puerta. Lo que sí lo te puedo decir es que el mundo no son los editoriales de los diarios argentinos. Hay un mundo allí afuera del correo de lectores de los diarios y de los editoriales, de las cuatro o cinco personas que leemos todos los días los diarios…. el mundo es muchísimo más amplio que eso.

—¿Lo decís por algo en particular?

—No, porque lo vivo, porque lo veo. Yo soy un viajero. Estoy en Colombia, estoy en Brasil. Te vas a Europa, te vas a Medio Oriente, y ves que hay otras realidades. Y que nuestra específica es muy neura ¿viste? Todavía la idea de Martínez Estrada sobre La cabeza de Goliat pensando en Buenos Aires, y sobre todo Argentina, sigue siendo real, y fue escrita en los años ’50, ’60 creo. Todavía esa mirada sobre el país sigue teniendo una actualidad impresionante. Lo recomiendo el libro, La cabeza de Goliat.

—¿Creés que existe la famosa grieta?

No. La grieta es una cosa que se inventaron ahora un par de caballeros y unas señoritas con tiempo libre y sin formación cultural. El mundo es así. La grieta ¡que antigüedad! Siempre estaba lo de Boca y River, no es de ahora muchacha. En Rosario yo conocí familias rotas por Central y por Newells, familias que no se hablaron nunca más. Esos hechos se suceden en todos los países, los demócratas y los republicanos…

—Pero la grieta es parte de nuestro día a día…

—Mirá, es peligroso el ‘Yo, yo, yo, yo’ hundiéndome cada vez mas. Porque decís ‘yo, yo, yo’ y las cosas crecen. Pero el ‘yo, yo, yo, yo’ nunca hace florecer nada, eso también lo sabemos. No florecen las cosas si la mirada es al ombligo. Porque cuando estás desconectado del mundo y de los demás lo único que cargás es la amargura de creerte que sos lo único que existe en el universo… y que vale la pena. Esas son vidas desgraciadas.

Play

—¿Como te fue en el amor a lo largo de tu vida?

Un quilombo, un quilombo bárbaro. Me sentí muy amado y amé mucho. Siento que he tenido una vida, que tengo una vida privilegiada total en ese sentido. Soy totalmente hétero, me vínculo con las mujeres, con las personas que han estado conmigo de la mejor manera que hemos podido cuando fuimos pareja.

—¿Y las rupturas?

—Creo que no hay ninguna maldad sino que a veces en las vidas maritales las cosas pueden tomar rumbos que pueden ser incómodos para alguno de los dos y eso genera la ruptura. Pero te diría que con casi todas mis ex parejas mantengo un vínculo precioso, de amor, de encuentro permanente, ya sea por la red o a través de los hijos, tanto con Cecilia, con Romina, con Fabi Cantilo. Son parte de la familia, yo soy parte de sus familias. Entonces hemos elaborado vínculos sanos, complejos pero sanos.

—¿Creés en la suerte? 

—Sí. Yo creo mucho en la suerte. Creo que hay voluntad de muchas personas que hacemos esto pero también la suerte es importante. Y la curiosidad ¿viste? Así que es una mezcla de todos esos elementos. Yo no paro en ese sentido. No sé, si lo puedo hacer aquí lo puedo hacer en la triple frontera. Siempre tengo una idea para escribir.

—¿Cómo sos como padre? 

—A veces, como todo padre, te ves desconocido, loco, zarpado en tu casa diciéndoles cosas. Por qué le dije esto a Martín, por qué le dije esto a Margarita… Me acuerdo siempre de un momento cuando fuimos a ver a U2 en La Plata, Martín tenía unos 12-13 años, y cuando empezó el concierto sacó el teléfono y quería filmarlo, y yo que soy un viejo choto milenario policía de la ciudad de Rosario le dije “no, no filmes con el teléfono porque te vas a perder el concierto”. Y se puso a llorar. Entonces me hizo tanto daño hacerlo llorar, que pensé “qué viejo choto que soy” ¿entendés?

—¿Qué te preocupa hoy?

—A mí me preocupa hacer reír a mis hijos. Y que se pongan bananas en la cabeza. Que se diviertan. Que tengan un mundo… El mundo después se va a ocupar de decirles que fue y será una porquería como decía Discepolo. Pero mi tarea como padre es hacerles la vida hermosa, que vean la parte hermosa del mundo. Y en eso estoy.

Foto TN.com.ar

iNFOBAE

Seguir leyendo

Opinión

Elisa Carrió aseguró que “Hugo Moyano está a punto de ir preso”

Publicado

on

Por otro lado, la aliada del Gobierno admitió que la economía continuará con “momentos difíciles” y “no habrá recuperación hasta marzo”. Apuntó contra “los golpistas que querían la crisis final” y celebró que “por primera vez caen los empresarios corruptos”

Elisa Carrió habló por primera vez tras el nuevo acuerdo que el Gobierno logró con el FMI y apuntó contra “los golpistas que querían la crisis final”. La fundadora de Cambiemos aseguró que esos sectores “no tienen margen porque está garantizado el pago de la deuda”. Resaltó el avance de la causa por los cuadernos de las coimas y admitió que “no habrá recuperación económica hasta marzo”.

La legisladora porteña celebró que durante la gestión de Cambiemos “no sólo caen caen los corruptos del gobierno anterior sino que por primera vez caen los empresarios corruptos”. Fiel a su estilo, dejó una comparación al respecto: “Esto parece una revolución pacífica de izquierda”. Y resaltó: “Esto es lo que no hizo Cristina. Se cayó la patria contratista”.

Sobre este punto, Carrió también hizo una advertencia hacia adentro de Cambiemos: “También tenemos que estar atentos a que no se cometa ningún delito en este gobierno. Si alguien tiene que ir preso, que vaya”.

No esperemos recuperación económica hasta marzo

En otro orden, destacó nuevamente su cercanía con Mauricio Macri y aseguró: “Con el único que hablo es con el Presidente, no hablo con nadie más”. Consultada en TN sobre los dichos del jefe de Estado sobre una eventual reelección, opinó: “Me parece correcto lo que dijo. Él no está obsesionado por el poder, quiere ser un presidente histórico”.

Carrió también habló por primera vez acerca del nuevo acuerdo con el FMI y se mostró optimista respecto al clima económico: “Los golpistas que querían la crisis final no tienen margen porque está garantizado el pago de la deuda. La república está asegurada”. En esa línea, le dedicó un párrafo aparte a Hugo Moyano: “Va a haber huelgas y disturbios. Moyano está a punto de ir preso, entonces va a parar el transporte, pero tenemos que responder con la no violencia”.

De todos modos, admitió que aún habrá “momentos difíciles” en cuanto a la economía diaria de los argentinos y pronosticó: “No esperemos recuperación económica hasta marzo”.

En ese sentido, y en referencia a los niveles de pobreza, reclamó avanzar con la implementación de la Ley Donal: “Tiene que haber donaciones de todas las empresas argentinas para que no falten las mercaderías básicas en la casa de todos los argentinos”. Y apuntó contra los espacios políticos que cuestionan la iniciativa: “Hay que solucionar el hambre, pero quieren el hambre porque usan a los pobres. Eso tiene que ser condenado por toda la sociedad”.

Seguir leyendo

Tendencia