Connect with us

Internacional

El lobby del venezolano que promete hallar al ARA San Juan en 100 días

Publicado

on

Hugo Marino, de la empresa Sea Sistemas, es el nombre sugerido por muchos de los familiares de víctimas. “Somos 100 por ciento efectivos”, dice.

Marino. Esta semana expuso su propuesta en el Congreso argentino. Lo apoyan varios familiares. Foto:Marcelo Aballay

La irrupción de Hugo Marino (53), exiliado venezolano, CEO de SEA Sistemas Electrónicos y asesor comercial de la empresa noruega Kongsberg, fue esta semana la novedad de la primera reunión de la Comisión Bicameral encargada de investigar la desaparición del submarino ARA San Juan. Radicado en Miami desde hace ocho años, propuso lo que hasta el momento no pudieron lograr equipos de avanzada de Estados Unidos y Rusia: encontrar al navío perdido en cien días. Sentado en el bar del Hotel Intercontinental, dialogó con PERFIL.

—¿A qué se dedica su empresa?

—Exploración subacuática, específicamente con sonar. Hacemos estudios de fondo del mar. Realizamos levantamiento cuatrimétrico de fondo, tendidos de cables subacuáticos, tuberías y mapeo de tuberías. También ayudamos a la industria de la construcción haciendo levantamientos de estructuras sumergidas, como represas.

—¿Cuál fue la búsqueda más compleja que hizo?

—Esta sería la primera en nivel de complejidad. La búsqueda del avión de los Roques (Ndr: un avión desaparecido por nueve años en Venezuela), una nave que se buscó por mucho tiempo, y que se hicieron muchas conjeturas al respecto y al final lo encontramos, aunque la topografía era muy complicada. Allí se nos invitó a participar y tras acordar con el gobierno venezolano e italiano, encontramos el avión al segundo día en el fondo del mar. También le entregamos en el 2000 el submarino Kursk a la Armada rusa.

—¿Con qué equipo tecnológico y humano cuenta?

—Contamos con la última tecnología. Tenemos AUV (Autonomous Underwater Vehicle), que es un torpedo que sigue de forma autónoma su misión por unas cuarenta horas. Navega por el fondo del mar y se lo monitorea desde un barco en superficie. Nos envía data en tiempo real por telemetría.

—¿Y de recursos humanos?

—Tengo ocho ingenieros maravillosos, que son los padres de la criatura. Son muchachos que llevan 15 años diseñando, desarrollando y adecuando la maquinaria.

—¿Compran tecnología?

—Diseñamos la tecnología y las desarrolladores. Es Kongsberg el que la fábrica. Las otras empresas tercerizan y compran la tecnología.

—¿Le dieron algún plazo en el gobierno argentino?

—Ni yo lo pedí, lo que sí puedo decir es que teniendo experiencia con otros gobiernos las cosas se han movido muy rápido. El lunes me llamaron para preguntarme sobre la letra chica, eso quiere decir que leyeron la propuesta, que no es para rechazar. Si llegamos a 100 días y no lo he encontrado, habré fallado. Aunque creo que va a ser antes.

—¿En qué se basa?

—Somos ciento por ciento efectivos. Intervenimos en cinco incidentes, entre ellos, el del avión de Air France, desaparecido en 2009, en el océano Atlántico y lo encontramos al primer día. Yo les digo, si está hundido, está ahí. Los submarinos no vuelan.

—¿Por qué decide intervenir en un tema tan sensible?

—Les dije a los familiares: no crean que es fácil venir aquí a darles una esperanza. Vine a Buenos Aires porque quiero indicarles dónde está la luz en el cuarto oscuro.

—¿Tuvo alguna objeción?

—Yo lo hago como mi contribución social. Venir a conocer un familiar es humano al ciento por ciento. No existe otro interés. No tengo que esperar a que Argentina me apruebe el proyecto para seguir apoyando.

—Las principales potencias buscaron al ARA San Juan y no lo encontraron. ¿Por qué lo haría usted?

—No me preguntes porqué ellos no lo encontraron, sino porqué lo voy a encontrar yo. No sé qué equipos trajeron, yo no sé ni con qué lo están buscando.

PERFIL

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Internacional

Murió Aretha Franklin

Publicado

on

La estrella de la música falleció en en su residencia de Detroit. Luchaba contra un cáncer de páncreas y tenía 76 años

 

Franklin fue diagnosticada de cáncer de páncreas en el año 2010 pero no ha dejado la música en los últimos años. Su última actuación fue en noviembre de 2017 para un concierto en Nueva York de la Fundación Elton John para la lucha contra el sida. Entre los numerosos galardones que posee, destacan la Medalla Nacional de las Artes y la Medalla Presidencial de la Libertad. También ha sido la primera mujer del mundo en ingresar en el Rock and Roll Hall of Fame en 1987 y ha vendido más de 75 millones de álbumes en todo el mundo. Este vídeo ha sido publicado en el contexto del diario LaVanguardia.com

 

Seguir leyendo

Deportes

NADA CAMBIA

Publicado

on

Dice la canción de Mercedes cambia…todo cambia decimos que nada cambia , todo sigue igulal o peor en todos los sentidos y en cualquier liugar del planeta y sino mirá.

Seguir leyendo

Internacional

El bombardeo de imágenes violentas en los medios contribuye a la inseguridad

Publicado

on

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, dijo que “el bombardeo de imágenes, escenas, alusiones e informaciones referidas a la violencia que recibimos día a día desde los medios de comunicación masiva es terrible, por no decir obsceno y contribuye a generar inseguridad y más violencia”
Vázquez fue invitado días pasados a realizar una exposición ante la Confederación Masónica Interamericana sobre: “Violencia y su influencia en la sociedad actual”.

En dicha instancia el jefe de Estado dijo que la violencia “está en nosotros, es inherente a la naturaleza humana como también lo son el amor, la compasión, la esperanza, el desánimo, la razón, la pasión, la resignación o la voluntad de cambio”.

“Aceptar que la violencia nos constituye, aunque nos duela, nos ayuda en la difícil tarea de mitigarla”, remarcó.

En tanto, cada individuo es un ciudadano y sujeto de derechos, “la violencia excede el componente coactivo del Estado e incluso a la fuerza como tal; por lo que debe ser combatida y superada”.

También han de ser combatidas y superadas “otras violencias” que surgieron o se están visibilizando más recientemente. En tal sentido, mencionó: “la violencia del terrorismo, del narcotráfico, de la discriminación (étnica, religiosa, sexual), la violencia doméstica (de género, pero también la de edad o capacidad), y hasta la violencia institucional, la violencia estructural, la marginación y la pobreza”.

Vázquez remarcó que se debe “prevenir, combatir y superar la violencia”, agregó que “es necesario construir acuerdos estratégicos a partir de los cuales diseñar políticas sustentables e instrumentar acciones concretas”.

Siete aspectos para contrarrestar la violencia
Mencionó una serie de aspectos para combatir la violencia. Dijo que “no debemos entretenernos intentando comparar si hoy hay más o menos violencia que en el pasado”.

“Ello no nos lleva a ninguna parte porque aunque la violencia viene de lejos la conciencia de la misma y su condena son relativamente recientes en la larga historia de la humanidad”, indicó.

Planteó asumir que se debe “hablar de violencias y no de violencia”, entre las cuales remarcó la “política, económica, intrafamiliar, la social y las que aún no conocemos en referencia a que hay acontecimientos que en un momento dado no eran considerados”.

Dijo que “en una sociedad existen normas, leyes e instituciones que rigen nuestro relacionamiento. Este ordenamiento implica la existencia de derechos y obligaciones de los individuos. Un binomio fundamental que nos permite, al mismo tiempo que respetamos a quienes conviven con nosotros, ser respetados”.

Manifestó que dicho equilibrio perfecto “debe ser garantizado por el Estado y defendido por todos nosotros”.

Por otro lado, expresó que la violencia “es una relación social particular”. Debe ser entendida más allá del comportamiento patológico de las conductas individuales y ser concebida a partir de un tipo particular de relación social cuya sustancia es, al fin y al cabo, cómo y sobre quiénes se manifiesta el poder.

“La violencia es un proceso. No es un hecho puntual que concluye con una víctima y un victimario, porque hay etapas anteriores y posteriores que son parte de ese proceso. Esto significa que se debe tener en cuenta los niveles que se establecen para todas y cada una de las fases del proceso de las violencias: por ejemplo para el nivel perceptivo, disponer de equipamientos, servicios, criterios éticos y disposiciones legales coadyuvantes a prevenir la violencia”, destacó.

El mandatario dijo que “así como promover la salud no es asunto de médicos solamente, prevenir y erradicar la violencia no es asunto exclusivo de policías y cuerpos de seguridad”.

La sociedad en su conjunto “ha de involucrarse en esa tarea, y ha de hacerlo en clave de equidad social, cultura ciudadana, participación y concertación social, o lo que es lo mismo: igualdad de oportunidades ante la ley y ante la vida, educación, trabajo, bienestar, ciudadanía justicia y democracia”.

El jerarca de Estado indicó que existen numerosas investigaciones sobre “las consecuencias de la violencia en los medios de comunicación de masas, especialmente el cine y la televisión, y sobre las tendencias de los espectadores a la violencia”.

“El bombardeo de imágenes, escenas, alusiones e informaciones que recibimos día a día desde los medios de comunicación masiva es terrible, por no decir obsceno y contribuye a generar inseguridad y, seguramente, más violencia”, aseguró.

Pero también es cierto que “los medios de comunicación reflejan actitudes ya dominantes ante la violencia, una auténtica subcultura de la misma”.

Por lo cual dijo que no se debe culpar a los medios de comunicación de lo que es responsabilidad de la sociedad en su conjunto.

Vázquez puntualizó que “superar la violencia no es suficiente para alcanzar la paz social”.

“Así como la salud no es solamente la ausencia de enfermedad. La paz es bastante más que la ausencia de violencia, tolerar o coexistir con los demás”, puntualizó.

La violencia y los medios de comunicación masiva
Existen numerosas investigaciones sobre las consecuencias de la violencia en los medios de comunicación de masas, especialmente el cine y la televisión, y sobre las tendencias de los espectadores a la violencia.

Los resultados son unánimes y podrían sintetizarse en la tan manida frase (atribuida al dramaturgo griego Esquilo, siglo V a.C.) “la violencia engendra violencia”.

Es verdad: el bombardeo de imágenes, escenas, alusiones e informaciones que recibimos día a día desde los medios de comunicación masiva es terrible, por no decir obsceno y contribuye a generar inseguridad y, seguramente, más violencia.

Pero también es cierto que los medios de comunicación reflejan actitudes ya dominantes ante la violencia, una auténtica subcultura de la misma.

Entonces: ¿causa o síntoma de violencia? No culpemos a los medios de comunicación de lo que es responsabilidad de la sociedad en su conjunto. Ello, por supuesto, no exime a los medios de sus responsabilidades. Los medios de comunicación social contribuyen a establecer agendas en sus aspectos social y político. Seleccionan, organizan, destacan, definen y amplían. Comunican significados y perspectivas, ofrecen soluciones, relacionan a ciertos grupos con ciertos tipos de valores y de conducta, crean ansiedad y legitiman o justifican el status quo y los sistemas de
mantenimiento del orden social.

Hace algunos años el sociólogo estadounidense Marchall Clinard, al escribir sobre la prensa y la delincuencia sostenía que: “al prestar una constante atención a la criminalidad, es probable que los periódicos contribuyan de manera importante a centrar nuestra cultura en el crimen. Como consecuencia, muchas veces parece que hubiera más delitos que los que hay en realidad” (Halloran, James, et. al.: “Los medios de comunicación social: ¿causa o síntoma de la violencia? Publicación colectiva de UNESCO, 1981).

En efecto: no hay que descartar la hipótesis que lo que se lee en los periódicos, se oye por la radio y se ve en la televisión pueda influir en las ideas del público sobre la índole y la extensión de la violencia en nuestra sociedad.

Dicho académico británico, consultor de UNESCO y director del Centro de Investigaciones sobre Medios de Comunicación –señala: “Hace algunos años unos estudios realizados en los Estados Unidos indicaban que las ideas del público sobre la frecuencia y el tipo de criminalidad en la comunidad dependían más de las informaciones periodísticas que del número real de delitos, según las estadísticas de la policía”.

¿Solamente en Estados Unidos? No es una excusa ni un atenuante, es una pregunta que amerita una respuesta seria y objetiva que muy probablemente nos conduciría a otra pregunta exigente y cuya respuesta podría resultar incómoda: ¿por qué y para qué?….
Discurso completo de Tabaré Vázquez

Fuentes: La Red21 y Presidencia de Uruguay

Seguir leyendo

Tendencia