Connect with us

Economia

“Los créditos hipotecarios llegaron para quedarse”

Publicado

on

Nosotros no modificamos la tasa, ni la vamos a modificar. Creemos que estamos donde hay que estar y no hay por qué hacer un cambio”, aseguró Juan Curutchet, presidente del Banco Provincia, sintetizando la postura de Bapro frente a la turbulencia cambiaria con respecto al sensible tema de los préstamos hipotecarios UVA (Unidad de Valor Adquisitivo).

En diálogo con este diario el funcionario mostró una visión optimista con respecto al actual momento económico.

Además, destacó los logros de la operatoria de la entidad, entre ellos el récord de hipotecas registrado el año pasado y lo que va del presente y la buena performance de los créditos para comprar autos 0 Km que le permitió a la entidad concentrar el 10% del total de las operaciones realizadas bajo esta modalidad.

– Usted forma parte del gabinete de Vidal, ¿cómo se ve desde allí la crisis cambiaria?

– El acento de Vidal es que mantengamos un cable a tierra sin perder sensibilidad, austeridad y que seamos creativos en todo aquellos que pueden ser soluciones o aportes concretos a la población para ayudar a transitar los próximos meses. Pero también con la convicción de que se ha sembrado mucho y que el episodio cambiario reciente si lo comparamos con el de 2012 cuando directamente se fraccionaba el pago de aguinaldos, no es equivalente. Acá no estamos hablando de nada de eso. Sin negar las dificultades, tenemos que tomar conciencia de que estamos parados un escalón más arriba y tenemos mucha confianza en que Argentina va a terminar un año positivo y que el año que viene va a quedar muy bien rumbeado.

– ¿Cómo se planta el Bapro frente a la actual coyuntura?

– No subimos la tasa de hipotecarios. Esta semana bajamos la tasa de descuento a cheques, es decir que la visión que tenemos es que están dadas las condiciones para hacer una mejor oferta crediticia a los clientes. Van a salir en los próximos días propuestas de inversión interesantes para las PyMEs. Creemos que la banca pública puede jugar un rol más activo. En momentos en que la banca privada está más enfocada en la rentabilidad, nosotros estamos más atentos a las cosas que fortalecen el nivel de actividad y de empleo.

– ¿Cómo está la operatoria del banco en el rubro hipotecarios?

– En lo que va del año llevamos más de 6.000 créditos hipotecarios escriturados. En proporción es un número más importante que el del año pasado, que fue un año record para la entidad. En 2015 sólo hubo 300 hipotecas y el año pasado llegamos a 11.000. La situación actual está influyendo en el ritmo de otorgamientos, pero creemos que va a ser un número muy importante. En el sistema bancario argentino va a haber decenas de miles de hipotecas. El contraste con la situación de arranque en 2015 va a ser muy notorio, va a haber decenas de miles de familias que salieron de un banco con la llave en la mano.

– Pero la crisis desatada con la devaluación crea ansiedad en la gente que adquiere estos productos

– Por supuesto. Y toda la gente que sacó un crédito hipotecario en UVA está mirando qué pasa, si sube la cuota y demás. Ahora, nadie quiere volver a alquilar. Ninguno me dice “me arrepentí”. Es un hecho que el sistema bancario va a seguir focalizado en un sistema hipotecario. Sobre todo en los bancos públicos, eso llegó para quedarse.

– Se estabilizaron más o menos en alrededor del 8% en todos los bancos. Es una adaptación que se produjo a principios del año. Nosotros en el contexto de la turbulencia cambiaria no modificamos la tasa, ni la vamos a modificar. Creemos que estamos donde hay que estar y no hay por qué hacer un cambio.

– ¿Cómo está el Bapro en este rubro hipotecario con relación a los privados?

– Si vemos la descripción por producto estamos muy parecido. Si vemos la realidad, nosotros y el Banco Nación somos los que más damos. Porque la gente en un tema sensible como el de la casa confía más en un banco público. Tiene la impresión de que si tiene una dificultad el trato va a ser más favorable, como históricamente ha sido. Costó un poco arrancar porque en las sucursales no teníamos la gente entrenada. Pero hoy vas a todos lados, Monte Grande, la periferia de La Plata, Tolosa, City Bell y tramitás tu crédito sin problemas. Eso antes no había. En lugares del interior de la provincia, como Mar del Plata y Bahía Blanca, ha sido muy importante el impacto de los préstamos.

– ¿Cómo es el tomador promedio de préstamos hipotecarios?

– Absolutamente de toda la provincia. Docente de escuela pública, en pareja con un camionero, colectivero de una línea, trabajador rural de Laprida que vivía a 18 km en el campo con hijo chico, que necesitaban instalarse en la periferia de la ciudad; comerciantes, empleadas administrativas, empleados judiciales. Es decir, clase media trabajadora y media baja.

¿Cómo encontraron el banco cuando llegaron?

– En términos generales lo encontramos mejor que mis colegas en otras áreas del estado. Acá no se dio ese abuso de llenar de personal que no era necesario. Lo que hubo es poca dedicación concreta a la gestión, lo que se traduce en decisiones que son de fondo. En 2015 por ejemplo se dieron sólo 300 préstamos hipotecarios. No se revisaban procesos ni sistemas y de repente nos encontramos con el colapso del homebanking, que ocurre cuando mucha gente se conecta al mismo tiempo y el sistema decía que volviera en otro momento. Estamos haciendo una inversión importante para evitar esos cuellos de botella. Vamos a remodelar el 100% de la red de cajeros automáticos y en este momento tenemos 70 obras en curso.

– Estando al mando de un banco estratégico como el Bapro, ¿tiene aspiraciones políticas?

– Estoy muy cómodo donde estoy. Quiero seguir en el equipo de María Eugenia Vidal. Creo que lo que se puede hacer desde el banco es enorme. Mi satisfacción cuando me vaya de acá será que varias decenas de miles de familias tengan una casa propia, lo que con el sistema de gestión anterior no era posible. Lo que hacemos acá tiene mucho impacto y todavía sentimos que estamos a mitad de camino. Necesitamos coronar esto con muchos temas que son de inversiones, de obras y de procesos que no se hacen en tres años por lo que si pudiéramos tener continuidad en este proceso sería lo ideal.

– ¿Hacia el futuro lanzarán otros productos?

– María Eugenia Vidal nos ha planteado una batería de préstamos tanto para empresas como para producción, con promociones en distintos rubros. Vamos a salir en las próximas semanas con un conjunto de iniciativas por ejemplo para LEDs, electrodomésticos.

– ¿Qué rol están jugando en la banca minorista?

– Este banco tiene 4 millones de clientes, de los cuales los asalariados son un millón y otro millón son jubilados. Como competimos con otros privados necesitamos hacerles propuestas de valor a nuestros clientes. Cuando al inicio de la gestión encontramos una tarjeta que no ofrecía nada, hicimos una promoción de supermercado. Esto es sobre todo para que los clientes de nivel más alto no cobren y se llevan la plata al banco de enfrente. Tenemos que ofrecerles cosas y plantear una estrategia de empresa. Y alguna de esas líneas tiene incluso una mirada de política pública, si la gente migra a Led le va a bajar la tarifa de consumo domiciliario, y hasta ambientalmente mejora que una fábricas tenga una maquinaria moderna.

– ¿Cómo están los préstamos en el rubro automotores?

– El año pasado tuvimos un éxito enorme en la colocación de préstamos UVA automotor. Colocamos 80.000 préstamos, que es el 10 % del total de los 0 Km que se patentan en un año. Curiosamente, sin hacer publicidad. Esto con modalidad UVA, donde la cuota es un 34% más baja que cuota normal (después va a aumentando). Por ejemplo, en una pequeña localidad del interior bonaerense como San Cayetano me encontré con 50 personas que había sacado el préstamo automotor. Es muchísimo. No pedimos prenda porque nuestra visión fue que la prenda encarece y hace lenta la gestión del préstamo. Nuestra línea funciona como un préstamo personal. La mora ha sido de niveles razonables y el otorgamiento se aceleró mucho para poder competir con las concesionarias donde te ofrecen un préstamo y con el DNI sacás el auto. El promedio de este tipo de préstamos es de $ 200.000 la operación y si tenés un usado, le sumás otros $ 200.000.

– ¿Motos?

– Creció mucho pero tuvo menos impacto. Porque es más fácil a nivel popular obtener el crédito en el lugar de venta.

– ¿Cómo están en préstamos con tarjeta?

– Los números son grandes en ese rubro. Llegamos a $ 17.000 millones y, tenemos 1,3 millones de tarjetas de crédito. Estamos trabajando para tener una importante oferta en los comercios

Por Germán López

Diario Popular

Economia

El Gobierno sobrecumplió la meta fiscal de 2018: el déficit primario fue de 2,4% del PBI

Publicado

on

Alcanzó los $338.987 millones. El déficit financiero fue de 5,2% del PBI. El cumplimiento de las metas fiscales es clave para darle continuidad al acuerdo con el FMI

El ministro Dujovne, junto al secretario de Hacienda, Rodrigo Pena. (Matias Baglietto)

Sin demasiadas sorpresas, el ala económica del Gobierno mostró una de las cartas de presentación más fuertes para la exponer en el próximo Foro de Davos: el sobrecumplimiento de la meta fiscal. En una conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda, el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, comunicó el resultado fiscal de 2018, con un rojo primario de 2,4% del PBI, inferior al objetivo inicial de 2,7 por ciento.

El gobierno argentino se asegura así el desembolso de 11.000 millones de dólares en marzo, la mitad de los desembolsos previstos para el 2019 por el FMI, con lo que despeja el horizonte del programa financiero.

“Con estos números, la Argentina cierra el año 2018 con un resultado primario negativo de $338.987 millones, que es 2,4 puntos del PBI, que comparan con un déficit primario de 3,8 puntos del PBI en el año 2017. Es decir, hemos tenido una mejora del déficit primario de 1,4 punto del Producto”, describió el funcionario.

Fuente: Ministerio de Hacienda.

Fuente: Ministerio de Hacienda.

El déficit fiscal primario de todo 2018 ascendió a $338.987 millones, equivalente a 2,4% del PBI, estimado en 14.054.000 millones de pesos. Dujovne destacó que los recursos en el año 2018 crecieron 30,2%, con una brecha de ocho puntos porcentuales respecto del aumento del gasto (+22,4% anual).

El Ministerio de Hacienda comunicó que “la meta se cumple además con una importante reducción de la deuda flotante que cayó 14% en términos reales, pero con una caída en la deuda exigible de gasto de capital de 30%, facilitando así el programa fiscal 2019″.

Fuente: Ministerio de Hacienda

Fuente: Ministerio de Hacienda

La cartera apuntó que en 2018 el Gobierno perdió recursos por 0,6 punto del PBI por la reforma tributaria, la devolución 3% de ANSeS a las provincias y el Pacto Fiscal, por cuanto “el esfuerzo fiscal logrado es equivalente a 2 puntos del PBI“.

Hacienda precisó que el gasto primario del sector público nacional cayó 2 puntos porcentuales en términos del PBI en 2018, para acumular una baja de 4 puntos respecto a 2015 y consolidar el gasto más bajo desde el 2012. “Sin considerar el gasto social (jubilaciones y programas sociales) que creció 0,4 punto en los últimos tres años, el resto del gasto público es el más bajo desde el 2009” en términos de PBI, añadió.

CRECIÓ EL DÉFICIT FINANCIERO

“Dado que la cuenta de intereses se sitúa en 2,8 puntos del PBI, desde 2,1 puntos del año interior, la cuenta de intereses aumentó 1,6 puntos del Producto y el déficit financiero entonces no tuvo toda la caída que reflejó la baja del déficit primario. El déficit financiero, es decir después de intereses, bajó de 6,2% del PBI (en 2017) a 5,2%, con una mejora de ocho décimas del PBI”, añadió Dujovne.

Dujovne afirmó que el déficit “relevante es el financiero“, aunque “aquel sobre el que podemos actuar es el primario, porque los intereses que pagamos son el resultado de acciones que fueron tomadas en el pasado”.

Para 2019 el Gobierno tiene como meta alcanzar el equilibrio primario por primera vez en una década

“En buena medida los intereses que estamos pagando tienen que ver con la deuda que tomó la Argentina a lo largo de muchos años. Inclusive están incrementados en los últimos años porque Argentina, bajo esta administración, decidió salir del default y eso implica tener que pagar una cuenta de intereses más alta que lo que pagaba la administración anterior, básicamente porque repudiaba parte de su deuda”, argumentó Dujovne.

En tanto, el ministro informó para diciembre de 2018 un déficit primario de $135.000 millones, con un crecimiento de los ingresos del 27% y un crecimiento del gasto del 21,9%, “cerca de seis puntos porcentuales de diferencia entre los ingresos y los gastos, a favor de los ingresos como se viene produciendo desde hace 17 meses, lo que nos está permitiendo continuar con nuestra tarea del reducción del déficit”.

Fuente: Ministerio de Hacienda.
Fuente: Ministerio de Hacienda.

InfobaeNoticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Seguir leyendo

Economia

El 2018 cerró con una inflación de 47,6 por ciento, la más alta desde 1991

Publicado

on

La suba de precios de diciembre fue de 2,6 por ciento. La transferencia a precios de la devaluación a lo largo del año y los ajustes tarifarios fueron los factores de mayor influencia
Luego de los saltos fuertes de septiembre y octubre, las cifras de inflación mostraron una desaceleración (NA)

El dato oficial de diciembre confirmó lo que se sabía entre los analistas privados desde octubre del año pasado: la inflación de 2018 fue la más alta en los últimos 27 años. Durante el último mes del año pasado, los precios escalaron un 2,6% respecto de noviembre.

Con esa cifra final, la inflación anual fue de 47,6 por ciento. Es el aumento de precios más alto desde 1991, cuando la suba había llegado a un 84% interanual.

Debido a que la política monetaria actúa con rezagos y a las correcciones de precios regulados y acuerdos salariales pendientes, es normal esperar que la inflación mensual se mantenga en estos niveles en los próximos meses (Banco Central)

Las principales subas durante el último mes del año ocurrieron en los rubros de Comunicaciones (7,7%), por el aumento en telefonía celular, y Salud (5,2%), por las prepagas.

Diciembre mantuvo la evolución del tipo de cambio que se observa desde octubre, con un dólar más “pegado” al piso de la zona de no intervención determinada por el Banco Central. Esa tendencia ayudó a una menor transferencia a precios de los vaivenes cambiarios que se observaron en meses como agosto y septiembre, en los que la inflación fue 3,9% y 6,5% respectivamente.

Desde el Banco Central destacan dos aspectos, que si bien la inflación mensual de diciembre (2,6%) sigue siendo alta, cayó por tercer mes consecutivo desde el pico de septiembre (6,5%), y que la cifra anual “refleja la inestabilidad cambiaria que vivió nuestro país”.

La prioridad es evitar que episodios como los vividos en 2018 se repitan.
Debido a que la política monetaria actúa con rezagos y a las correcciones de precios regulados y acuerdos salariales pendientes, es normal esperar que la inflación mensual se mantenga en estos niveles en los próximos meses”, aseguraron desde la autoridad monetaria.

El informe completo del Indec

Durante el año que pasó, las categorías con más aumento fueron Transporte, con una suba de 66,8%; Comunicación, 55,3%; Otros bienes y servicios, 53,2%; Alimentos y bebidas no alcohólicas, 51,2%; y Salud, 50,2 por ciento.

Si se toma los datos regionales, y como sucede habitualmente, la Patagonia registró la mayor aumento en los precios, con 50,6 por ciento para todo el 2018.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

 

Seguir leyendo

Economia

El Riesgo País bajó de los 700 puntos básicos por primera vez en seis semanas

Publicado

on

El indicador de JP Morgan cayó casi 140 puntos básicos o 17% desde el 27 de diciembre
El Riesgo País de Argentina alcanzó en diciembre el rango más alto de los últimos cuatro años

Aunque se trate de mermas marginales, cada jornada bajista para el Riesgo País argentino es un triunfo en medio de semanas arduas y agitadas para los negocios financieros.

Poco antes de las 17, el indicador de JP Morgan tocó los 698 puntos básicos para la Argentina, algo que no ocurría desde el 3 de diciembre pasado. En el último mes del año el Riesgo País arañó los 840 enteros, y el 27 de diciembre cerró en 837 unidades. Desde entonces el retroceso fue de 16,6 por ciento.

Para Portfolio Personal Inversiones, la compresión del riesgo país “seguirá siendo clave para empujar mejores valuaciones. En este punto, el análisis se debe dividir en dos: el económico y monetario que parece estar en el camino correcto -no hay dudas de que hay buenas señales en este camino y la compra de reservas fue una de ellas la semana pasada-, y el político”.

El Riesgo País mide la brecha de tasa de interés de los bonos del Tesoro de los EEUU a 10 años, ahora en 2,71% anual (271 puntos básicos). Argentina necesita reducir a la mitad su riesgo país para poder acceder a los mercados voluntarios de deuda después del vencimiento del stand by acordado con el Fondo Monetario Internacional, vigente hasta 2020.

Algunas emisiones soberanas mantienen tasas de retorno incomparablemente altas si se toma en cuenta la calificación crediticia de la Argentina, sobre el 10% anual en dólares. Títulos con legislación argentina y vencimiento posterior a 2020 se distinguen en ese rango: el Discount 2033 rinde 12,1% en el mercado secundario; el Bonar 2025, un 12,2%, mientras que el Bonar 2037 rinde 11,2% anual.

La percepción de riesgo reflejada en el precio de los bonos sigue siendo muy alta para el país

Por eso, desde Invecq Consultora Económica apuntaron que “si bien ha mostrado un descenso importante, la percepción de riesgo reflejada en el precio de los bonos sigue siendo muy alta para el país; las reservas internacionales propias del BCRA están en niveles muy bajos, el déficit fiscal y las necesidades de financiamiento aún son elevados, al tiempo que gran parte del financiamiento está estructurado en instrumentos de corto plazo con vencimientos permanentes”.

En ese aspecto, un análisis de Ecolatina enfatizó que “el FMI aportó los fondos frescos que ayudaron a estabilizar el frente cambiario y financiero en los peores meses de 2018, pero al costo de imponer un programa con fuertes impactos de mediano plazo“.

Ecolatina añadió que “durante 2019, resultado de la ambiciosa meta fiscal acordada con el organismo multilateral, el gasto primario experimentará una fuerte caída en torno al 12% en términos reales, a la par que el pago de intereses se dispararía y marcaría un alza de 13% luego de deflactar por la suba de precios”.

Seguir leyendo

Tendencia