Connect with us

Opinión

Macri se pierde el Mundial

Publicado

on

A partir del jueves es el momento para que el Gobierno haga todo el zafarrancho junto.

Macri pasó por Ezeiza antes de que la Selección fuera a Europa. Pero él se quedó en el país, donde tendrá mucho trabajo durante el Mundial.

Macri pasó por Ezeiza antes de que la Selección fuera a Europa. Pero él se quedó en el país, donde tendrá mucho trabajo durante el Mundial.

Alejandro Borensztein

Alejandro Borensztein

Que nos presten 50.000 palos verdes fue una noticia ideal para la fría noche del jueves, que dio para ponernos contentos, abrir un tinto, entrarle a un guiso con papitas y arvejas bien calentito, y meterse en la cama haciendo cucharita felices y pipones.

En cambio, un guadañazo del gasto público por 200.000 millones de mangos para bajar el déficit fiscal era una noticia que podía haber esperado unos días más. Lo ideal hubiera sido anunciarlo el próximo sábado a la mañana, tipo 11:00, promediando el primer tiempo del partido Argentina – Islandia.

Evidentemente a esta gente todavía le cuesta encontrarle el timing a la comunicación. Comprensible, recién van dos años y medio.

¿De que estamos hablando? Veamos.

Ya faltan pocos días para que las verdaderas voces futboleras, las que agitan sus cantos de guerra, mandan a quemar el Gallinero, ruegan que se ahoguen los Bosteros, piden que se muera la Guardia Imperial, imploran que se quemen los Cuervos y tantas voces más, finalmente se callen y se guarden.

Mirá también

La Patria es el subsidio

Durante largas semanas, en cada pueblo del país, aflorarán de abajo de las piedras millones de advenedizos entonando el deplorable “…Vamos, vamos Argentina, vamos vamos a ganar, que esta barra bullanguera, no te deja, no te deja de alentar…”. Un espanto que a todo futbolero de alma que se precie de tal, lo deprime.

Pocos se animarán a reconocerlo, pero el verdadero futbolero, el que forma parte de esa minoría de experimentados, apasionados e incondicionales amantes del fútbol, puesto a elegir, prefiere que su equipo gane la Copa Libertadores antes de que Argentina salga Campeón del Mundo.

Hagan una encuesta a la salida del Monumental y no van a encontrar un solo hincha de River dispuesto a resignar la Libertadores a cambio de que Argentina gane un Mundial. Lo mismo ocurriría en cualquier otro estadio del país.

Si por casualidad apareciera en la Bombonera un hincha de Boca priorizando la Selección Argentina por sobre la azul y amarillo, éste sería inmediatamente catapultado desde la tercera bandeja hacia el Riachuelo.

Si usted, amigo lector, forma parte de esta honrosa secta, sabe que lo que estoy diciendo es rigurosamente cierto. Y si no forma parte, créame que no le estoy mintiendo ni un poquito.

Según las estadísticas, los ratings, los abonados, los asociados y demás datos, hay aproximadamente 5 millones de argentinos que viven el fútbol con una pasión desbordante. Van a las canchas a ver a sus equipos, miran los partidos por televisión y pasan sus vidas atravesados por la suerte de sus amados colores.

Mirá también

Cómo negociar con el peronismo (y para qué)

Los otros 40 millones suelen simpatizar con algún club, eventualmente miran algún que otro partido al pasar pero, en realidad, el fútbol les importa poco y desconocen casi todo sobre el asunto. Hasta que llega el Mundial.

En ese momento, o sea el próximo fin de semana, millones de abuelas, tíos, niñas, cuñados y demás personas a las que jamás les interesó el fútbol, comentarán preocupados que al medio campo argentino le falta marca o que los centrales no dan seguridad o que ellos se la hubieran tocado suave al primer palo y no fuerte y al medio como hizo ese burro. Habrá que explicarles una y otra vez la ley del offside y nos cansaremos de escuchar frases tales como “¿Por qué no lo ponen a Palermo?”.

Nosotros, los hombres y las mujeres que cada domingo damos el corazón, los que guardamos en la memoria los secretos del fútbol, los que sabemos que ya se jugaron todos los partidos posibles y además tuvimos el privilegio de verlos, tendremos que bancarnos esta humillación. Por eso los mundiales se hacen cada cuatro años en vez de hacerse todos los años. Por respeto a los verdaderos hinchas.

No es falta de patriotismo. Todos queremos que gane la Selección. Pero nosotros tenemos claro donde está lo importante.

El auténtico hincha de Independiente quiere que gane la Argentina, pero para él no es lo mismo si juega o no juega Agüero.

Mirá también

La democracia da fiaca

Los hinchas de River van a gritar el gol argentino de una manera muy diferente si lo hace el Pipita Higuaín, que juega en Italia pero arrancó en River, que si lo hace el pibe Pavón que es un fenómeno, pero juega en Boca.

Ese es el verdadero hincha. El que debemos cuidar y valorar, entre otras razones porque somos una minoría.

Y eso es lo que el gobierno debe aprovechar. Salvo los 5 millones que estamos esperando que empiece el campeonato local y se reanude la Libertadores de una buena vez, los otros 40 millones, durante casi un mes, no van a pensar en otra cosa que no sea el Mundial.

En otras palabras, a partir del jueves es el momento para que el gobierno haga todo el zafarrancho junto. El Presidente y su equipo deben concentrarse en lo que tienen que hacer y olvidarse del Mundial. Aprovechen, no sean giles.

Un poco ya se están avivando. Se reunieron con la CGT pero pasaron a un cuarto intermedio hasta el martes y ahí habrá anuncios. Nada que un buen dolor de muelas de Triaca no pueda postergar hasta el jueves. Listo, al mediodía arranca Rusia – Arabia Saudita y el viernes ya tenés un partidazo: España – Portugal con el basura de Cristiano Ronaldo. Pueden acordar lo que quieran que ya no le va a importar a nadie.

Los recortes grosos, la suspensión de obras públicas, la llamada a un gobernador para decirle “discúlpame, pero el ATN (Aporte del Tesoro Nacional) que te prometimos no va a salir”, son todas cosas que deben hacerse el jueves 21 a la tarde, durante Argentina – Croacia, o el martes 26 con Argentina – Nigeria.

El primer tiempo de los partidos de Brasil también garpa. Hasta el segundo gol la gente se engancha porque siempre está la posibilidad de que pierdan. No te da para anunciar toda una reforma laboral, pero un recortecito ministerial se la banca bien.

Los partidos de Uruguay son ideales para anunciar medidas duras. La gente los quiere a los yorugas y se pega al televisor hasta el final. Ahí te entra un aumento de naftas sin ningún problema.

Los partidos de Alemania, Inglaterra y España son ideales para despidos de tecnócratas o recortes de falsas pensiones por invalidez.

Mirá también

Querido Fondo Monetario

En fase de octavos de final hay que tirar toda la batería de malas noticias. Es el momento justo para que el INDEC actualice datos de inflación, actividad económica, desempleo, crecimiento, etc. No me guardaría más pálidas para cuartos de final porque nadie nos garantiza que lleguemos. A lo sumo me reservaría un nuevo tope a las paritarias o una minidevaluación para el caso de que lleguemos a semifinales o eventualmente a la final. Pero no especularía con el éxito.

También los opositores deberían avivarse. Moyano quiere hacer un paro el jueves y ya está pensando en ir amontonando camiones en la ciudad durante días como hicieron en San Pablo. ¿De verdad, Huguito vas a hacer ese quilombo? ¿Le vas a complicar el Mundial a 40 millones de argentinos? Yo te aviso que si ponés el Mundial en riesgo, en un minuto te van a quemar todos los camiones. No vas a tener tiempo ni de sacar los escarpines que cuelgan del espejito retrovisor.

Estuvieron más vivos los kirchneristas que armaron y coparon un Congreso del PJ el viernes pasado, rapidito antes de que el Mundial los eclipse. Gritaron por Néstor y Cristina, putearon un rato a Macri, siguieron con la joda de que la Patria está en peligro y después se desconcentraron con los helicópteros de juguete pacíficamente. No se los comió el Mundial. No hizo falta, con la molestia en el gemelo derecho de Ever Banega alcanzó y sobró para que no se entere nadie.

Nos dieron 50.000 palos para dormir tranquilos por un rato. Mucho más de lo que nadie se podía imaginar. Ahora no queda más remedio que hacer todo lo que había que haber hecho desde el primer día.

Conociéndolos y sabiendo que, como siempre, no van a explicar nada, aprovechen los goles de Messi que ojalá vengan y hagan lo que tengan que hacer.

Ardua tarea. El Presidente no va a tener tiempo de ver ni un partido. Lo lamento, macho.

Clarin

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Opinión

Andrés Malamud: “El peronismo dividido, con una economía razonable, pierde las elecciones”

Publicado

on

El politólogo habló con Infobae al terminar su presentación en el 54 Coloquio de IDEA

El politólogo Andrés Malamud durante su exposición en IDEA

El politólogo Andrés Malamud durante su exposición en IDEA

En el mundo académico, el politólogo Andrés Malamud es muy conocido y respetado. Quizás porque hace muchos años que vive afuera, pero siempre sigue conectado con el debate local, a través de twitter, de sus infinitos amigos, de su talento especial para escuchar, entender, tender puentes. Sin embargo, los empresarios supieron de él en este 54° Coloquio de IDEA. Aquí, la charla que tuvo con Infobae al término de su participación en el primer panel, “Pensar la Argentina”.

– Su ponencia en IDEA tuvo mucho impacto. Cuéntenos cómo se sintió hablando en un ambiente empresario y, además, en traje.

– Me sentí muy cómodo a pesar del traje. Por las organizadores, sobre todo mujeres, que me convocaron, me dieron libertad para criticar el concepto con el cual ellas convocaron a este evento. Además, ellas pertenecen a un grupo social que no se hace notar por la distinción de clase. Eso es muy interesante. Este es un lugar de gente con plata, sin embargo, es gente que se comporta como cualquier otra persona, no te hablan con la papa en la boca, no te hacen sentir que son una oligarquía. Es algo que facilita mucho la comunicación.

– Efectivamente, un primer shock fue cuando dijo que no estaba de acuerdo con el concepto de cambio cultural. Explíquenos por qué.

– Por tres razones. Me siento incómodo primero porque el cambio cultural es un refrán, un concepto del Gobierno. Que una asociación empresaria lo tome la pega con el Gobierno, lo cual no es necesariamente bueno.  Se supone que acá tienen que abarcar un espectro político más amplio. La segunda razón es porque remite a una cuestión valorativa, ven el problema argentino como un problema moral. El cambio cultural piensa que la cultura es mala, que no funciona. Y la cultura son los valores. Yo creo que el problema argentino es político, tiene que ver con los incentivos. Nosotros ganamos y hacemos las cosas mal, porque el que las hace bien, pierde. Entonces, no tiene que ver con que seamos buenos o malos, sino con que hagamos las cosas buenas o malas. Finalmente, porque la cultura en la historia está vinculada con los extremismos. Mao, Che Guevara, hasta los totalitarismos fascistas europeos siempre reivindicaron una cierta cultura o una imposición cultural. Y lo que yo decía al final es que el único cambio cultural que me parece tolerable es el que empieza por uno mismo, el cambio en primera persona. Yo me cambio, yo no te cambio, como sos vos es tu problema, lo que puedo exigir son comportamientos.

– También habló de los incentivos como un asunto central. Ahora pareciera, y se discutió mucho en este Coloquio de IDEA, el incentivo por el contrario, digamos, por default, de la cárcel. Es decir, si no hacés las cosas bien, si los empresarios no hacen las cosas bien, pueden ir presos. ¿Cree que eso va a favorecer que los empresarios cambien?

– Solo eso. Si no fuese por los cuadernos no estarían hablando hoy de cambio cultural. No es que se levantaron un día y vieron la luz, tuvieron una epifanía y de repente dijeron ahora somos honestos. Es que tiene consecuencias en serio. Después la cultura es una cuestión de inercia a lo largo del tiempo, una vez que uno siente que lo castigan si no es honesto, y se beneficia siéndolo, lo va internalizando. Pero no es a partir de un cambio motivacional apoyado por una arenga de autoayuda que vamos a cambiar los comportamientos. Es con premios y castigos, palo y zanahoria, como pasó en cualquier país que hoy reputamos civilizado.

(Idea)

(Idea)

– Un concepto muy fuerte fue que la Argentina no se jodió con el peronismo, tomando esa idea de cuándo se jodió la Argentina de Mario Vargas Llosa. No se jodió hace 70 años, tal vez tampoco hace 100. Es disruptivo porque no es la culpa la tiene alguien, sino que nuestra convivencia que no funciona. ¿Cuál es el remedio?

– Sí, yo mencionaba el Martín Fierro y el “Cambalache”, que son pre-peronistas, para marcar que el premio para afanar es anterior al peronismo. Y la Argentina tiene cosas buenas y cosas malas. Las buenas las destacó María Esperanza Casullo cuando habló de la sociedad igualadora e integradora. Y esto no tenemos que perderlo de vista. Las cosas malas tienen que ver con la desconfianza, los argentinos habitualmente tienen éxito en el exterior, el problema es cuando estamos juntos. Lo que hay que cambiar es la matriz de incentivos, dicen los economistas. Y esto tiene que ver con el Estado, que multe lo que corresponde y premie lo que corresponde. En países no muy lejanos, en Uruguay o en Chile, hay control social, te miran feo si vos tirás basura en la calle, te miran feo si no das facturas. No es el Estado policía que está controlando, son tus conciudadanos. Eso hay que construirlo.

– Eso hay que construirlo. ¿Cuál sería una receta posible?

– La teoría de lo que se trata es de monitorear para que todos sepamos que estamos siendo vistos, no digamos controlados, aunque Perón decía que “el hombre es bueno, pero si se lo controla es mejor”. Lleguemos a un acuerdo, controlemos el robo, hagamos cosas moderadamente dentro de un carril y esto es bueno para todos, no solamente para los dos que compiten, también para aquellos que son representados por esos dos.

– Pareciera que el Gobierno quiere llegar a un acuerdo… Pero vio que Carrió patea un poco ese hormiguero. Por ahí lo hace por las buenas causas, pero pareciera que representa también una parte de la sociedad que no quiere ningún acuerdo.

– Definitivamente. La cuestión es si se puede utilizar esta pulsión moralista como funcional al sistema, a los acuerdos que el sistema necesita para que la Argentina funcione. Sergio Berensztein preguntaba: ¿y entonces dónde queda el conflicto?. No, el conflicto sigue, la competencia fundamental de la democracia es eso, pero es un conflicto institucionalizado. La democracia es incertidumbre con reglas, con límites. Lo que tenemos que acordar son los límites, después adentro nos damos con todo lo que tengamos.

– Sé que estuvo reunido el lunes con Marcos Peña. ¿Cómo está viendo al Gobierno? ¿Superando las crisis? ¿Aprendiendo? ¿O haciendo más o menos lo mismo?

– Veo que están aprendiendo, pero en parte es porque lo quiero creer. Podés desconfiar de mi respuesta. Lo que veo también es que el peronismo unificado gana las elecciones, pero el peronismo dividido, con una economía razonable, pierde las elecciones. Cambiemos solo tiene que lograr ser razonable y que el peronismo siga dividido. Por ahora, podría conseguirlo.

Seguir leyendo

Opinión

Pablo Tonelli: “Cristina Kirchner tiene que estar presa, es claro que cometió delitos gravísimos”

Publicado

on

El diputado de Cambiemos, además, adelantó que no apoyará el pedido de juicio político contra el ministro de Justicia, Germán Garavano, que impulsa Elisa Carrió. “Es una exageración”, planteó

Foto : El diputado nacional Pablo Tonelli (Télam)

El diputado nacional por Cambiemos Pablo Tonelli respaldó al mismo tiempo a la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, y al ministro de Justicia, Germán Garavano, los protagonistas de una interna dentro del oficialismo, y consideró que la ex presidenta Cristina Kirchnertiene que estar presa, porque es claro que cometió delitos gravísimos“.

A raíz de la  situación judicial de la ex mandataria, Garavano criticó en una entrevista radial la utilización de las prisiones preventivas y señaló que “no es bueno” para el país que una ex presidenta sea detenida, algo que le valió los cuestionamientos de Carrió, que mañana podría presentar un pedido de juicio político contra el funcionario.

En este marco, Tonelli consideró que las declaraciones del Ministro de Justicia se realizaron con una “falta de oportunidad en el tiempo, al día siguiente de la vergonzosa decisión de Casación de absolver a Carlos Menem” y se mostró a favor de la postura de Carrió sobre Cristina Kirchner: “Tiene razón cuando dice que tiene que estar presa; coincido con ella, porque me parece que es tan evidente que ha cometido delitos gravísimos que no tengo la menor duda de que va a terminar condenada y presa“.

La ex presidenta Cristina Kirchner (AFP)

La ex presidenta Cristina Kirchner (AFP)

Tonelli, además, señaló que “no es bueno que todos los ex presidentes estén presos, porque habla de nosotros como sociedad; habla mal de nosotros”.

Sin embargo, el diputado oficialista señaló que no apoyará el pedido de juicio político contra Garavano. “Me parece una exageración; un juicio político procede en casos extremadamente graves y lo de Garavano es una opinión”, afirmó en diálogo con radio El Destape.

Otro diputado de Cambiemos, Daniel Lipovetsky, también se manifestó en contra del pedido de juicio político: “Mi opinión personal es que no hay fundamento”, señaló, y amplió: “Carrió tiene las preocupaciones de todo el bloque Cambiemos de luchar contra la impunidad y la corrupción, y en ese sentido Garavano ha sido un ejemplo”.

Seguir leyendo

Opinión

Fito Páez: “La grieta es un invento de un par de caballeros y unas señoritas con tiempo libre y sin formación cultural”

Publicado

on

Luego de brillar en el Carnegie Hall en Nueva York, el músico habló a solas con Infobae. La peligrosa dominación de las redes sociales, el “error” de asociarlo con el kirchnerismo, la grieta en la sociedad y el amor después del amor. Intimo, frontal, verdadero Fito reflexiona sobre su vida

Llegó al lugar donde durante años solo llegaron sus sueños. Fue el viernes 28 de septiembre, con los ojos bien abiertos y el corazón que se le escapaba del cuerpo, cuando se subió al escenario que siempre había deseado.

El Carnegie Hall de Nueva York brillaba. Y Fito Páez (55) brilló en esa sala donde antes desplegaron todo su talento figuras como Liza Minelli, los Rolling Stones, los Beatles, hasta Mercedes Sosa y Astor Piazzolla.

En su noche mágica no estuvo solo: lo acompañaron “toda mi gente querida”: su novia, la actriz  María Eugenia Kolodziej (28), sus hijos Margarita (14, de su relación con Romina Richi) y Martín (20, de su vida junto a Cecilia Roth), y sus grandes amigos de la juventud. Fito sintió sobre ese escenario que ya nada más podía pedirle a la vida.

Ahora, cuando la emoción aun perdura pero siente que ya no tiene que pellizcarse para saber que no estuvo soñando, Páez dice frente a Infobae sentirse “pleno y libre“. Y confiesa que en su vida va liviano “porque no le debo nada a ningún partido político, ni tampoco busco agradar“.

Pero a Fito Páez, quizás como a su música, es mejor no presentarlo. Hay que escucharlo. Escuchemos, entonces.

—¿Que pensás de las redes sociales?

El teléfono es una máquina de dominación brutal. Todo lo que me pasa a mí, ‘yo, yo, yo’ todo el tiempo. Y también es una máquina de anestesiar. Ahora hay revolucionarios de Instagram. O de Facebook, o Twitter. No, no va eso. Eso está paralizado ahí. La acción siempre es en la calle, en el Parlamento. Todo se hace allí. En los escenarios reales, no en la virtualidad.

—¿Y los trolls?

—Me da miedo la virtualidad. El otro día leí un informe sobre cómo se forman los ejércitos trolls para atacar o denostar a alguien, es terrorífico. Es un método bélico claramente ¿no? Con sus sistemas, sus protocolos bélicos formales.

—¿Te afecta lo que digan de vos?

—No, no leo nada. Igual ya sabés cómo es eso, el 33% te ama, el 33% te odia y el 33% no le importa nada lo que hacés, la vida es más o menos así.

—¿Cómo te informás?

—Yo leo las cosas que me dan ganas de leer. Escucho la música que me da ganas de escuchar. A esta altura de mi vida ya releo y re escucho, estoy en ese período. Volver  a escuchar a Charly, volver a escuchar a Haydn, volver a escuchar a Mozart, volver a escuchar a Spinetta, volver a escuchar a Nebbia, a Steely Dan, a Mitchell. Y volver a descubrir cosas increíbles, volver a leer a Borges. Guau, es otro… Lo lees desde otra perspectiva cuando pasa el tiempo, es increíble ese momento. Son las mieles de la vejez (risas).

—¿Te preocupa el paso del tiempo?

—Claro, cómo no me va a preocupar, muchísimo. No me puedo emborrachar tanto como antes. Me tengo que cuidar mucho más. Ya si como la pizza después sé que se me va a hacer más difícil bajarla. Soy flaco con panza, no quiero.

—En la canción ‘Al lado del camino’ decís: “No pertenezco a ningún ismo”. Y quizás muchas veces se te asocia con algún partido político, mismo con el kirchnerismo.

No, es un error. No tengo que operar para nadie, no tengo que quedar bien con nadie, no hago las cosas para que alguien esté más o menos contento, no tengo que agradarle a nadie. A mí me gustaron muchísimas políticas del kirchnerismo, pero realmente yo no militaba el kirchnerismo porque no soy un hombre que milite en la vida política.

Play

—¿Qué te gustaba del kirchnerismo?

Sacaban el matrimonio igualitario, vamos. Sacaban la asignación universal por hijo, vamos. Se creaban universidades públicas, vamos. Che, ¿como no? O sea todas las cosas que yo veía positivas las apoyé y estuve allí, fui con mi cuerpo, di la cara, no tenía nada que ocultar. Pero no formé parte, no estoy afiliado a un partido político. Yo soy un hombre de las artes y de las humanidades, y eso no quiere decir que sea algo bueno (risas).

—¿Pero no sentís que mucha gente te colgó la etiqueta kirchnerista y se te cerraron puertas?

No. Tocamos en el Carnegie Hall el sábado, me están lloviendo millones de ofertas para hacer mil cosas, de mil plataformas digitales para compañías de discos, de managers, de Europa, aquí, allá. No, no, no se cierra ninguna puerta. Lo que sí lo te puedo decir es que el mundo no son los editoriales de los diarios argentinos. Hay un mundo allí afuera del correo de lectores de los diarios y de los editoriales, de las cuatro o cinco personas que leemos todos los días los diarios…. el mundo es muchísimo más amplio que eso.

—¿Lo decís por algo en particular?

—No, porque lo vivo, porque lo veo. Yo soy un viajero. Estoy en Colombia, estoy en Brasil. Te vas a Europa, te vas a Medio Oriente, y ves que hay otras realidades. Y que nuestra específica es muy neura ¿viste? Todavía la idea de Martínez Estrada sobre La cabeza de Goliat pensando en Buenos Aires, y sobre todo Argentina, sigue siendo real, y fue escrita en los años ’50, ’60 creo. Todavía esa mirada sobre el país sigue teniendo una actualidad impresionante. Lo recomiendo el libro, La cabeza de Goliat.

—¿Creés que existe la famosa grieta?

No. La grieta es una cosa que se inventaron ahora un par de caballeros y unas señoritas con tiempo libre y sin formación cultural. El mundo es así. La grieta ¡que antigüedad! Siempre estaba lo de Boca y River, no es de ahora muchacha. En Rosario yo conocí familias rotas por Central y por Newells, familias que no se hablaron nunca más. Esos hechos se suceden en todos los países, los demócratas y los republicanos…

—Pero la grieta es parte de nuestro día a día…

—Mirá, es peligroso el ‘Yo, yo, yo, yo’ hundiéndome cada vez mas. Porque decís ‘yo, yo, yo’ y las cosas crecen. Pero el ‘yo, yo, yo, yo’ nunca hace florecer nada, eso también lo sabemos. No florecen las cosas si la mirada es al ombligo. Porque cuando estás desconectado del mundo y de los demás lo único que cargás es la amargura de creerte que sos lo único que existe en el universo… y que vale la pena. Esas son vidas desgraciadas.

Play

—¿Como te fue en el amor a lo largo de tu vida?

Un quilombo, un quilombo bárbaro. Me sentí muy amado y amé mucho. Siento que he tenido una vida, que tengo una vida privilegiada total en ese sentido. Soy totalmente hétero, me vínculo con las mujeres, con las personas que han estado conmigo de la mejor manera que hemos podido cuando fuimos pareja.

—¿Y las rupturas?

—Creo que no hay ninguna maldad sino que a veces en las vidas maritales las cosas pueden tomar rumbos que pueden ser incómodos para alguno de los dos y eso genera la ruptura. Pero te diría que con casi todas mis ex parejas mantengo un vínculo precioso, de amor, de encuentro permanente, ya sea por la red o a través de los hijos, tanto con Cecilia, con Romina, con Fabi Cantilo. Son parte de la familia, yo soy parte de sus familias. Entonces hemos elaborado vínculos sanos, complejos pero sanos.

—¿Creés en la suerte? 

—Sí. Yo creo mucho en la suerte. Creo que hay voluntad de muchas personas que hacemos esto pero también la suerte es importante. Y la curiosidad ¿viste? Así que es una mezcla de todos esos elementos. Yo no paro en ese sentido. No sé, si lo puedo hacer aquí lo puedo hacer en la triple frontera. Siempre tengo una idea para escribir.

—¿Cómo sos como padre? 

—A veces, como todo padre, te ves desconocido, loco, zarpado en tu casa diciéndoles cosas. Por qué le dije esto a Martín, por qué le dije esto a Margarita… Me acuerdo siempre de un momento cuando fuimos a ver a U2 en La Plata, Martín tenía unos 12-13 años, y cuando empezó el concierto sacó el teléfono y quería filmarlo, y yo que soy un viejo choto milenario policía de la ciudad de Rosario le dije “no, no filmes con el teléfono porque te vas a perder el concierto”. Y se puso a llorar. Entonces me hizo tanto daño hacerlo llorar, que pensé “qué viejo choto que soy” ¿entendés?

—¿Qué te preocupa hoy?

—A mí me preocupa hacer reír a mis hijos. Y que se pongan bananas en la cabeza. Que se diviertan. Que tengan un mundo… El mundo después se va a ocupar de decirles que fue y será una porquería como decía Discepolo. Pero mi tarea como padre es hacerles la vida hermosa, que vean la parte hermosa del mundo. Y en eso estoy.

Foto TN.com.ar

iNFOBAE

Seguir leyendo

Tendencia