Connect with us

Politica

Regalo navideño: Gobierno dará bonos de $ 2.200 a integrantes de organizaciones sociales

Publicado

on

La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) acordaron una vez más con el macrismo, que busca garantizar la paz en las calles

El Gobierno Nacional y las organizaciones sociales mantienen abiertos los canales de diálogo y en las últimas horas se conoció que el Ejecutivo ya comprometió el pago de bonos de fin de año de 2.200 pesos para los trabajadores de la economía popular.

No es el primer “favor” del Gobierno a las organizaciones sociales. El año pasado, los representantes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) acordaron con el macrismo la Ley de Emergencia Social. Para esta última fue clave también la presión de la oposición.

Ahora, según publicó Clarín, el bono de fin de año de 2.200 pesos por persona está confirmado desde ambos lados del mostrador. Gobierno y organizaciones sociales mantienen una pulseada. Desde Casa Rosada buscan garantizar la paz social y evitar conflictos y marchas en las calles. Del otro lado, usan el poder de movilización que tienen para negociar con el Ejecutivo y presionar por puestos de trabajo y subsidios.

Lo que se viene

Ahora, se disponen a sentar otra vez a la mesa al poderoso vicejefe de Gabinete Mario Quintana, a los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, y de Desarrollo Social, Carolina Stanley y a los representantes de la Iglesia. Esa cumbre recién se concretaría en diciembre. Antes, Stanley se sentará a negociar con las organizaciones

Nexofin

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Politica

Massot: “El DNU está firmado pero le damos otra chance al Congreso”

Publicado

on

Así lo informó Nicolás Massot, titular del bloque de diputados del PRO. A su vez, denunció que la oposición lleva una campaña de boicot hacia el Gobierno desde el 2015

El titular del bloque de diputados del PRO, Nicolás Massot, aseguró ayer por la noche que el Presidente de la Nación, Mauricio Macri, tiene listo un decreto de necesidad y urgencia (DNU) para sancionar la reforma previsional, que está listo para usarse en caso que la oposición no apoye ni garantice las sesiones en el Congreso.

“El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) está firmado por todos los ministros, sólo falta la rúbrica del Presidente”, aseguró el legislador en un raid de medios periodísticos que comenzó anoche y continuó esta mañana. Sin embargo, aclaró: “Se ha tomado la decisión de agotar el camino del diálogo y darle una oportunidad a una segunda instancia legislativa”.

De esta manera, el representante de Cambiemos sentó la posición de la Casa Rosada tras la fallida y escandalosa sesión en la Cámara de Diputados, que se disponía a tratar el proyecto de reforma previsional y que cambia la fórmula de cálculo de los aumentos jubilatorios, entre otras modificaciones.

Massot advirtió que el DNU puede ser una realidad frente al escenario de “violencia injustificada” vivido ayer en el Congreso y en las calles, y resaltó que el “diálogo existió” con la oposición del peronismo en el Senado y en instancias previas del Poder Legislativo.

Esta mañana, en Radio La Red, Massot denunció que la oposición “quiere que le vaya mal al Gobierno” desde 2015. “Ellos nos están diciendo que quieren que le vaya mal al Gobierno, hoy y desde diciembre de 2015. Obviamente que no tienen capacidad de voltear a nadie, pero lo dicen”.

“Lamentablemente, el mismo partido que la líder [Cristina Kirchner] siempre dijo que la manera [de tomar decisiones] era armar un partido y ganar las elecciones, acaba queriendo agarrarse a las trompadas. Quisieron entrar militantes organizados al Congreso, andá a saber qué buscaban hacer”, sostuvo Massot. En 2011, la entonces presidenta Cristina Kirchner había dicho: “Si quieren tomar decisiones de gobierno, formen un partido y ganen las elecciones”.

A su vez, Massot afirmó: “Tuvimos el número. Hubo quórum dos o tres veces. La violencia se dio porque esto avanzaba… Vamos a someter [la iniciativa] a votación, como el pueblo nos manda. Pero hay que saber que es absolutamente legal un DNU”.}

Nexofin

Seguir leyendo

Politica

Traiciones, reproches y “aprietes”: la trastienda de cómo se cayó la sesión especial en la Cámara de Diputados

Publicado

on

Cambiemos insiste en que tenía los números garantizados para sesionar y que consiguió quórum dos veces. Hay versiones cruzadas de lo que ocurrió en el recinto

Treinta minutos después de las 14, hora prevista para arrancar la sesión, la oposición ingresó al recinto para exigir que se suspendiera por falta de quórum. Pero lejos estaba de suceder eso. Cambiemos creía que tenía los números garantizados para sesionar. Por lo menos así se lo habían hecho saber el día anterior desde Argentina Federal, el bloque que responde a los gobernadores, y diputados provinciales de Santiago del Estero, Misiones y Córdoba.

Antes de que ingresaran todas las bancadas al recinto, afuera del Congreso hubo un enfrentamiento entre diputados del Frente para la Victoria y las fuerzas de seguridad que alimentó lo que sucedería minutos después. Desde temprano la oposición pedía que no hubiera sesión, que no estaban las condiciones dadas.

Pasadas las 14:30, Cambiemos consiguió el quórum por primera vez. El tablero marcaba 129, aunque rápidamente descendió a 128 y luego a 127. Para el oficialismo la sesión ya había comenzado, aunque algunos atribuyen a un legislador opositor haberse sentado en su banca para tomar la palabra: “Son las reglas del juego, acá hay que ser vivo. Tenés que hablar parado. Aunque sin intención, si dieron quórum hay que bancársela”, describió un hombre del PRO. Por eso después Graciela Camaño, más experimentada, habló de pie a pesar de que Emilio Monzó le insistía para que tomara asiento para continuar.

Cerca de las 15, hubo quórum nuevamente: 130 diputados se sentaron. Pero, de nuevo, fue fugaz. A partir de ahí, fue todo en baja: 124, 119, 117, 127. Pero nunca 129. No hubo más quórum.

Andrés Larroque y Elisa Carrió

Andrés Larroque y Elisa Carrió

Las versiones de lo sucedido son variadas. Primero, desde la oposición denunciaron que habían dado quórum dos diputados que no habían jurado. Uno de ellos era Jorge Enriquez, el reemplazo de Johana Piscetti. El mismo lo desmintió ante la prensa: “Estaba al lado de Monzó. Ni sabía cuál era mi banca. En ningún momento me senté”. La otra apuntada fue Astrid Hummel, de Santa Fe, aunque también explicó que no estaba cerca: “Me quedé con Enriquez atrás de Monzó. Nunca entré al recinto”.

El rumor comenzó a perder fuerza porque los propios denunciantes no podían identificarlos. Un peronista también sembró dudas: “Emilio (Monzó) no se va a exponer a sentar a un diputado que no juró”.

Esta hipótesis tomó fuerza porque el oficialismo logró dos veces el quórum por unos instantes pero no pudo mantenerlo: “Si tenían los 129, ¿por qué los sentaron dos veces y por unos segundos? Bajamos nosotros y nunca más llegaron”, cuestionó un massista.

Luego de que Elisa Carrió pidiera que se suspendiera la sesión, Cambiemos se reunió para analizar los pasos a seguir. No hubo muchas conclusiones, aunque sí reproches por no conseguir sacar a flote la reforma. La diputada de la Coalición Cívica argumentó a favor de distender y levantar una reunión caótica en la que varios diputados, entre ellos Máximo Kirchner, Horacio Pietragalla, Axel Kicillof y Andrés Larroque, increparan al presidente del cuerpo legislativo para que frenara una sesión en la que no se alcanzó ni a izar la bandera ni a tomar juramento a cuatro nuevos legisladores de Cambiemos y el Frente para la Victoria.

El escándalo en el escritorio de Monzó

El escándalo en el escritorio de Monzó

En ese contexto, en el oficialismo las culpas por lo sucedido son repartidas. Algunos hablan de una “traición” de los salteños que responden a Juan Manuel Urtubey: aseguran que se sentaron a dar el quórum y ante el escándalo en el recinto y afuera, dieron marcha atrás. Se lo pudo ver a Nicolás Massot, jefe del PRO, caminar de banca en banca hablando con los justicialistas y los massistas: “Nos pedía que recapacitemos, que nos sentemos. Pero no lo íbamos a hacer”, confió un protagonista. En el Gobierno también apuntaron contra los cordobeses que responden a Juan Schiaretti, que se retrasaron. Pero según el oficialismo, fue a propósito. Otro de los señalados fue el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, porque el oficialismo esperaba que el diputado Luis Contigiani diera quórum y no lo hizo. 

“El pacto fiscal tendría que tener consonancia en Diputados”, resumieron. Y recordaron que no es una ley “inventada” sino que hubo reuniones con ministros de Economía y muchas conversaciones. Y reprocharon: “El único que puede patalear contra la ley es Rodríguez Saá, el resto firmaron todos. Hay dos filas: para la de cobrar están todos y en la de sacrificio muchos no aparecen”. 

Un diputado del PRO acusó directamente a los kirchneristas: “Nosotros somos profesionales. Ellos vinieron a romper la sesión. Yo los vi apretando a los peronistas que responden a los gobernadores”. 

Hubo varios diputados del FpV que se acercaron durante varios minutos a Monzó para pedirle que suspendiera el debate. Uno de ellos fue Agustín Rossi, quien le explicó al presidente de la Cámara que el clima impedía continuar y le daba a entender que no tenían el número. Hubo un momento muy tenso en el que Monzó estuvo al borde de pelearse con los opositores. Lo tuvieron que separar y casi lo retiran del recinto. En la batahola, le rompieron el vaso de vidrio del que tomaba agua. 

Agustín Rossi hablando con Monzó

Agustín Rossi hablando con Monzó

Esto fue grabado por el oficialismo. Carrió, quien inmortalizó todo, luego les hacía señas a Juan Cabandié y Axel Kicillof mostrándoles el celular: “Miren qué bien se está portando Rossi”, les decía, irónica. 

Del otro lado no se quedaron callados: “No tenés quórum, ¿querés seguir apretando a los gobernadores? Afinen el lápiz, van a tener que volver la semana que viene”, gritaba Soria. Los alaridos no cesaron: “¡Que se levante!”. Hasta cantaron el himno nacional.

Elisa Carrió, irónica frente a los kirchneristas

Elisa Carrió, irónica frente a los kirchneristas

Siempre encabezando la postura de Cambiemos, Nicolás Massot tomó la palabra: “Usen el micrófono para hablar, sean civilizados. Nosotros ya conseguimos el quórum”, insistió, ante el aplauso de su bancada.

“Bajo este nivel de violencia no se puede debatir”, dijo Carrió antes de pedir que se levantara la sesión. Y en el oficialismo se expresaron en sintonía: “Nosotros defendemos las instituciones y el Congreso. Los otros son una patota”. Ahora resta definir cuándo se retomará el debate. Las fechas estimadas son 19 y 20 de diciembre, aunque el oficialismo aún lo está deliberando. La otra opción es en febrero, aunque menos probable.

Infobae

Seguir leyendo

Politica

Por un decreto, el Gobierno aumentó el gasto ePor un decreto, el Gobierno aumentó el gasto en $ 202.000 millonesn $ 202.000 millones

Publicado

on

Subió el déficit financiero en $ 135.521 millones, les quitó fondos a inversiones e incrementó partidas para gastos corrientes

Novedades en la actividad económica. La intención oficial de acelerar la contención de las erogaciones públicas para abandonar paulatinamente el déficit fiscal tendrá que esperar un poco más.

Al menos así lo reconoce, tácitamente, un decreto presidencial que se publicó ayer en el Boletín Oficial y establece un incremento de $ 202.026 millones en el gasto, uno de los grandes adversarios según Mauricio Macri para conformar un país sustentable.

Con el aumento de las erogaciones, que representan un 7% del presupuesto estimado vigente hasta ayer ($ 2.622.473 millones), el déficit financiero empeora en otros $ 135.521 millones, según surge de los cálculos que hizo la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP) sobre la base del decreto de necesidad y urgencia 1013.

Pese al incremento del gasto, los especialistas creen que no está del todo en riesgo el cumplimiento de las metas para este año, aunque sí reconocen una reducción del margen de maniobra oficial.

“Esto compromete más la meta fiscal, pero no implica que se vaya a incumplir, porque el Gobierno tiene espacio para frenar ciertos gastos y a partir de esa subejecución cumplir con el objetivo del 4,2% [del producto]”, explicó Rafael Flores, presidente de ASAP.

Según indica el diario La Nación, la norma establece un fuerte aumento de los gastos corrientes, en torno a los $ 230.650 millones.

Se trata de los más dolorosos desde la mirada oficial, ya que apuntan a cubrir principalmente salarios y las necesidades operativas de los organismos, pero no obras de infraestructura ni inversiones que perduren, que en la práctica se reducirán.

De hecho, las partidas para atender gastos en personal treparon $ 9860,3 millones, para atender los incrementos de las paritarias que se hicieron este año.

Entre los principales beneficiados están la Anses, el Consejo de la Magistratura, la Gendarmería, la Policía Federal, la Prefectura y el Ministerio de Agroindustria y sus organismos descentralizados.

También aumentan en $ 59.368 millones las asignaciones presupuestarias destinadas al pago de prestaciones previsionales, a fin de incorporar el impacto de la fórmula de movilidad que aplica la Anses.

Una parte sustancial de los fondos nuevos se destinará al pago de intereses de la deuda soberana por $ 78.091 millones, tanto en moneda local como extranjera.

Otra porción del incremento del gasto engrosará los subsidios sociales en $ 21.331,6 millones. En menor medida crecerán las transferencias para subvencionar la energía y otras empresas privadas por $ 10.000 millones.

Nexofin

Seguir leyendo

Tendencia