Connect with us

Deportes

Sin problemas a la final

Publicado

on

Los U13 se acordaron de Mauro Rodriguez(PN)

Sporting ganó de punta a punta el cuadrangular semifinal Sur del Argentino U13. Cerró con una victoria sobre All Boys el domingo al mediodía. Villa Congreso el otro clasificado.

Sporting hizo historia y por primera vez mete una categoría formativa del club en una definición nacional. De esta manera, Mar del Plata va cerrando un año muy bueno a nivel clubes con la final de los U17 de Unión y las semis de los U15 de Quilmes.

El conjunto del barrio La Perla tenía un pie y medio adentro pero todavía no podía festejar. Si perdía por 30 en la última fecha del domingo iba a estar complicado. Obviamente nada de eso sucedió y el que ganó por más de 30 fue Sporting.

Los dirigidos por Ricardo Narvaez se lucieron en todos los costados y sobre el final del partido contra All Boys se dieron el gusto de darle más minutos a los jugadores que menos acción habían tenido en el fin de semana.

Fresno cortando las redes de la cancha marista(PN)

Por su parte, Villa Congreso de Viedma venció 70 a 53 a Huracán de Trelew y con la victoria de Sporting se aseguró un lugar en el hexagonal final. Para los de Viedma fue clave la victoria en el primer partido del cuadrangular.

Salinas con el balón(PN)

El miércoles 6 por la noche cierra la licitación para el Hexagonal Final. Sporting intentará organizar el certamen que se llevará a cabo del 14 al domingo 17 con la participación de Sporting, Villa Congreso de Viedma, Central Entrerriano de Gualeguaychú, River Plate, San Martín de Corrientes y Central Argentino de Ceres Santa Fe.

Síntesis: 

Sporting (82): Agliano 2, Actis 4, Cisilino 0, Otamendi 7, Fresno 23 (FI), Corsaro 10, Sala 8, Chorny 10, Basualdo 4, Salinas 10, Dantas 2, Bossi 2.

All Boys (40): Zalabardo 0, Culla 0, Yorio 10, Fazzini 5, Rolheiser 0 (FI), Naccaratti 11, Masanti 0, Moyano 2, Llanos 8, Caloia 0, Chiesa 4, Rodríguez 0.

Parciales: 24-13; 46-23 y 68-29.

Árbitros: Guillermo Grondona y Alejandro Vizcaino.

Cancha: Sporting.

POSICIONES

Zona Sur

1° Sporting de Mar del Plata 6 puntos (3-0)*

2° Villa Congreso de Viedma 5 puntos (2-1)*

3° All Boys de Santa Rosa 4 puntos (1-2)

4° Huracán de Trelew 3 puntos (0-3)

Zona Centro

1° Central Entrerriano 6 puntos (3-0)

2° River Plate 5 puntos (2-1)

3° Unión Eléctrica 4 puntos (1-2)

4° Tomás de Rocamora 3 puntos (0-3)

Zona Norte

1° San Martín de Corrientes 6 puntos (3-0)*

2° Central Argentino 5 puntos (2-1)*

3° Normal Banda 3 puntos (1-2)

4° Quimsa 3 puntos (0-3)

*Clasificados al Hexagonal Final.

Foto : Los U13 se acordaron de Mauro Rodriguez(PN)

Bruno Grasi

Planeta Naranja

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Deportes

Federal A: Alvarado cayó ante Estudiantes de Rio Cuarto

Publicado

on

No hizo un mal partido Alvarado ante el líder pero no le alcanzó. Porque se descuidó en una pelota parada y Estudiantes de Río Cuarto no lo perdonó, abrió la cuenta a los 6’ del complemento y después cuidó el resultado, para quedarse con el 1 a 0 que le permite mantenerse como único líder con puntaje ideal de la Zona Ascenso 1 del Torneo Federal A. Encima, se fue expulsado Tomás Mantia y será baja ante Gimnasia de Mendoza el próximo lunes en el Minella.

El primer tiempo del equipo de Mauricio Giganti sembró esperanzas para lo que iba a venir después. Porque controló a un conjunto local que llegaba con pergaminos y que poco inquietó a Juan Francisco Rago. Un remate de Comba que el arquero sacó hacia un costado y reaccionó rápido para tapar el rebote ante Sepúlveda, y un disparo de este último en la única que le ganó a Paulucci que se fue demasiado alto. El resto, fueron buenas intenciones del “celeste” pero que no pudo vulnerar a una defensa bien parada, con Martín Palisi quitando todo lo que le pasaba cerca.

 

Y a partir de la solidez defensiva, se empezó a animar a la hora de mirar para arriba. Erviti no tuvo tanta participación como ante Villa Mitre, pero sí volvió a aparecer Marcos Litre ganando mucho por la derecha y Gonzalo Lucero asomando en el área rival. El neuquino tuvo las dos más claras de la etapa para el “torito”, primero con una volea de derecha, ante un centro de Litre, y luego con un cabezazo que cruzó todo el arco tras un envío de Mantia del otro lado. En los minutos finales, le faltó tranquilidad a la visita para aprovechar buenas contras que pudieron llevar más peligro del que terminaron generando. Así y todo, las sensaciones camino al vestuario eran positivas para los marplatenses.

 

Sin embargo, el complemento fue una suma de fatalidades que terminaron costando la derrota. Porque en un trámite similar a los 45’ iniciales, un córner cambió el partido. Andrés Aimar ejecutó desde la izquierda del ataque, Martín García se escapó de su marca y metió un frentazo de pique al piso, desde el punto penal, nada para hacer para Juan Francisco Rago y a remar de atrás. Los jugadores de Alvarado sintieron el impacto y les costó volver al partido. Giganti movió el banco: adentro Albarracín por Riera y Urquiza por Paulucci, pasando Quiles a la zaga. Enseguida, a los 18’, Mantia vio la segunda amarilla en 10 minutos y se fue a las duchas mucho antes de tiempo, para poner todo más cuesta arriba.

 

Lo que parecía que podía facilitar la tarea del local, no lo fue tanto. Porque Alvarado fue puro corazón y siguió yendo para adelante, dejando espacios que, con velocidad, terminaron cortando los defensores en los intentos de contra ataque del equipo de Marcelo Vásquez. Las pelotas paradas cobraron valor y Erviti remató apenas alto un tiro libre desde una buena posición. Susvielles tuvo una clara ingresando por derecha, pero no remató enseguida, la adelantó mucho y se la sacaron a un costado. Litre también pudo meterse por ese sector y lo trabaron en dos oportunidades. La última fue otro tiro libre del “10”, que cayó en forma de centro, se cerró y se perdió contra el ángulo izquierdo de Peralta que se chocó con el palo y terminó de enfriar el partido en el piso.

 

Una derrota que duele porque se pudo traer algo de Río Cuarto y una desatención en una pelota parada lo dejó con las manos vacías. La tranquilidad de estar a la altura ante el líder, en su casa, con 10 hombres durante un buen rato. Ahora se viene Gimnasia de Mendoza en el Minella, un partido clave para Alvarado que necesita sumar de a tres para seguir metido en la pelea por la clasificación.

 

Síntesis

 

Estudiantes (Río Cuarto) (1): Adrián Peralta; Gonzalo Maffini, Marcos Lamolla, Alan Vester y Martín García; Maximiliano Comba, Alejandro Cabrera, Andrés Aimar y Javier Fernández; Bruno Sepúlveda y Juan Cáceres. DT: Marcelo Vázquez.

 

Cambios: ST 7’ Maximiliano Zbrun por Aimar, 30’ Juan Reynoso por Cáceres y 37’ Daniel Garro por Sepúlveda.

 

Alvarado (0): Juan Francisco Rago; Martín Quiles, Federico Paulucci, Gastón Martínez y Tomás Mantia; Martín Palisi y Ezequiel Riera; Marcos Litre, Walter Erviti y Gonzalo Lucero; Joaquín Susvielles. DT: Mauricio Giganti.

 

Cambios: ST 12’ Wilson Albarracín por Riera, 16’ Emanuel Urquiza por Quiles y 35’ Francisco Molina por Susvielles.

 

Goles: ST 6’ García (E)

Incidencias: ST 18’ expulsado Mantia.

Árbitro: Nazareno Arasa, de Rosario

Estadio: Antonio Candini.

 

Resto de la fecha

Sábado

Gimnasia (Mendoza) 1 – Desamparados (San Juan) 1

Villa Mitre 1 – Ferro de Pico 1

Juventud Unida (San Luis) 2 – Deportivo Roca 0

Fuente: prensa Alvarado-H.Z.

Seguir leyendo

Deportes

Salta de alegría

Publicado

on

Ante un marco espectacular en el Estadio Delmi, con la presencia del Gobernador de la provincia en la cancha, los Infernales salteños superaron al poderoso San Lorenzo 85-70 aprovechándose de una noche perfecta y la corta rotación de su rival.

El equipo de Gonzalo García llegó con una baja más que importante, el mejor jugador de La Liga, el santiagueño Gabriel “Tortu” Deck, tuvo que ausentarse tras un esguince en el partido que el Ciclón disputó frente a Boca Jrs. En ese sentido los de Boedo arrancaron sin una de sus armas letales. En el elenco local ingresó el mismo quinteto de los últimos juegos: Figueredo, Harris, Espinoza, Thornton y Zilli. Luego llegaron las rotaciones habituales en medio de un partidazo!

Con un triple de ventaja (39-36) para Los Infernales tras la primera mitad, los más de tres mil espectadores que coparon el Delmi vibraron al compas de los dirigidos por De Cecco. A diferencia de otras noches la efectividad en los lanzamientos de tres fue buena pero la defensa en cada bola fue lo que marcó el camino triunfal del equipo salteño.

En el Ciclón el ingreso del Penka Aguirre –volvió de una lesión-, la buena mano de Marcos Mata y la destreza de Darquavis Tucker hicieron que el líder de la competencia mantuvo la paridad en las acciones en esa primera mitad. Sin embargo, se acercaba un tercer capítulo donde los salteños fueron testigos de una verdadera paliza en contra del Ciclón.

Con un tercer cuarto impecable –ingresó el quinteto inicial- Los Infernales metieron un parcial de 15/0 a favor para ponerse a más de 20 puntos de diferencia. En medio del delirio de la gente y una sucesión de robos en manos del equipo local hubo varias acciones para poner en un cuadro pero la tremenda “gorra” –tapón- que puso Pablo Espinoza sobre la humanidad de Calfani, previo a una buena defensa de Zilli que lo dejó desacomodado, fue de antología y una de las jugadas de la noche. El telón del tercer período cerró 32-16 para los norteños.

Los últimos diez minutos el Penka Aguirre y compañía tomaron el control del encuentro y lo que había terminado con una diferencia de 19 puntos se redujo a 11 cuando promediaban más de seis minutos en el reloj. Los fantasmas del primer partido en Buenos Aires comenzaron a deambular por el pintoresco Estadio Delmi y rápidamente De Cecco solicitó minuto.

Bombazo de José Vildoza para poner a su equipo a ocho de distancia, en medio de la incertidumbre y el silencio apareció el capitán, una vez más, Diego Gerbaudo para meter una finta, dejar desairado al Penka Aguirre, hacer un paso atrás y quemar las redes desde los 6,75 metros. Varias almas volvieron a sus cuerpos y el público volvió a estallar. Quedaban solo algunos minutos para aguantar y volver a dejar una histórica huella en el deporte salteño, fue triunfo por 85-70.

Síntesis
Salta Basket (85):
Diego Figueredo (9), Ricky Harris (17), Pablo Espinoza (16), Al Thornton (16) y Alejandro Zilli (4) FI. Diego Gerbaudo (13), Lucas Goldenberg (4), Gabriel Mikulas (6), Emilio Stucky (0), Nicolás Álvarez (-) y Iván Vicentin (-). DT: Ricardo De Cecco. AT: Leonardo Hiart y Ramiro Díaz Cuello.

San Lorenzo (70): Javier Ferrer (2), Darquavis Tucker (19), Marcos Mata (15), José Vildoza (7) y Mathias Calfani (3) FI. Nicolás Aguirre (19), Selem Safar (5), Leandro Cerminato (-), Cristian Cardo (-) y Lisandro Fernández (-). DT: Gonzalo García. Carlos Duró.

Parciales: 1C SB 18-16 SL, 2C 21-20 (39-36), 3C 32-16 (71-52) y 4C 14-18 (85-70)
Árbitros: Juan Fernández, Sergio Tarifeño y Héctor Wasinger
Estadio: Polideportivo Delmi (Salta, capital)

Pickandroll.com.ar

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Seguir leyendo

Deportes

Espíritu de esta Selva

Publicado

on

Peñarol se quedó con un nuevo clásico. Otro más, apelando a su viejo espíritu guerrero, luchando y siendo inteligente superó a Quilmes 98-96 en uno de los clásicos más calientes de los últimos tiempos. El equipo la figura.
Autor:Pablo Tosal (ptosal@pickandroll.net)

Un Peñarol de Overol, con ropa de fajina, con conciencia de trabajo. Con una rotación larga de los pibes para no recordar que llegó al partido con dos bajas sensibles. Y sobre todo con inteligencia para saber dónde y cómo tenía que comer. Y todo salió bien. Muy bien.

Inicialmente ambos se persiguieron en marcación individual. El juego abrió con tres perdidas de Peñarol en los primeros cuatro ataques, quizás extrañando a su base titular. No obstante el ritmo del partido le pertenecía al “Milrayitas”, que logró que Quilmes no corra y tenga que jugar su set play armado contra la defensa estacionada.

La paciencia del cervecero le permitió tomar buenos tiros pero con malos porcentajes. Una penetración de Ferreyra con ventaja y los dos primeros tiros abiertos de Eric Flor y Enzo Ruiz no entraron. Todo muy tibio. Peñarol, por el contrario, puso la pelota bien cerca del canasto y sacó ventajas 8-13 (7 de Leiva) para que Bianchelli tenga que pedir minuto.

Un doble y falta de Pettigrew (10-16) activó los cambios en el cervecero y entraron Cantón y Basabe. Mientras que en Peñarol ingresaron Alloatti y sobre todo Juani Marcos, obligado a ser relevo directo de Zurschmitten. Dos triples de Ricky Sánchez y cinco puntos seguidos de Eric Flor le dieron por primera vez la delantera a Quilmes (23-22), pero el primer cuarto cerró con un rebote ofensivo y gol de Alloatti ante Ricky Sánchez (23-24). Peñarol pudo cerrar ganando los primeros 10 minutos tirando 0/4 en triples pero mentiendo casi todo abajo: 11/14 en dobles.

En el inicio del segundo cuarto siguió encendido Flor (5 pts más) esta vez sobre Slider quien entró para marcarlo. Pero Peñarol siguió muy firme en ofensiva jugando de diversas maneras el poste bajo, ya sea posteado de espaldas con sus internos o el pick and roll con caída (28-29).

Ambos técnicos aprovecharon para mover lo más profundo de su banco (9 jugadores Quilmes y 11 Peñarol) dándole paso a la rotación completa. Lógicamente el partido perdió prolijidad desvirtuándose en lo táctico pero subiendo en intensidad, lucha y deseos.

Quilmes con un triple de Enzo Ruíz sacó ventajas (32-29) pero ya en el marco de un partido que se había deshilachado por completo, con pérdidas, malos pases y faltas en ataques. El minuto de Leo Gutiérrez (a falta de 4:52) sirvió para que Ale Diez meta el primer triple de Peñarol en el partido (1/6).

Cuando Flor chocó de frente contra toda la defensa en bloque del rival, Peñarol le sacó rédito máximo con un contraataque que puso el juego 35-38 para que salte rápido el minuto de Bianchelli. De todos modos el tiempo muerto no cambió el rumbo de los últimos minutos y la defensa de Peñarol se hizo cada vez más robusta marcando la diferencia para tomar una máxima diferencia de 8 (35-43 con parcialito de 3-14) tras un triple de Diez. Quilmes tuvo la oportunidad de cerrar con un triple de Basabe y recortar la diferencia (38-43).

El ritmo del juego lo tuvo Peñarol en toda la etapa inicial, con su defensa bien arriba del hombre con balón, con mucha agresividad al pick and roll y llevando a su rival a ejecutar lento y muchas veces forzado. Con justicia, poco lanzamiento exterior (2/8) y mucho poste bajo se llevó el primer tiempo.

En el inicio del tercer cuarto Peñarol tomó ventajas de siete (42-49) laburando como siempre poste bajo. Pero quiso apurar el paso y erró dos triples a la carrera le dieron la posibilidad a Quilmes de descontar (46-49). El cambio de ritmo, estaba visto, no le favorecía al “milrayitas”.

Rápidamente recuperó la memoria usando, la paciencia, inteligencia, a Pettigrew en el poste bajo y con Lamonte yendo fuerte para abajo para otra vez abrir la diferencia (50-57) para que Bianchelli tenga que pedir minuto a falta de 4:00.

Después del tiempo muerto, Quilmes se plantó en zona, confundió a su rival y por primera vez pudo contener el rebote en el poste bajo para tomar un par de contraataques muy oportunos y ponerse 57 iguales llegando el lógico pedido de minuto de Leo Gutiérrez.

El partido ganó en intensidad y Peñarol reaccionó con un par de triples muy oportunos: Uno de Juani Marcos y otro de Ale Diez, más un recupero con volcada de contraataque de Pettigrew para retomar el liderazgo 59-65. El equipo de Leo recuperó gol en varias manos y terminó cerrando muy bien el segmento para ganarlo 23-25 y meterse en el último cuarto 61-68 arriba, ganando hasta allí los tres segmentos.

El último cuarto nació con un triple de Jony Slider que llevó la distancia a la máxima de 10 (61-71) que se hizo más grande (63-74) cuando Juani Marco encontró de manera magistral a Leiva en el Pick and Roll y el pivote anotó el doble con falta incluida.

Cuando Quilmes quiso regresar al partido y achicó a 6 (68-74) llegó una respuesta inmediata de Lamonte con dos triples y un doble de Leiva para volver a tomar 9 de diferencia (73-82) y otro pedido de minuto de Bianchelli. La defensa de Quilmes, tan preocupada de contener el rebote, dejó abiertos espacios en el perímetro en el perímetro que Lamonte castigó muy bien.

Cuando el partido entró en la recta final, Lamonte se hizo cargo de la situación, con penetraciones para sí mismo y penetración con descarga (con doble y falta de Alloatti) e incluso con recupero sobre flor y volcada (79-89). El último tiempo muerto de Bianchelli fue para salir a quemar las naves y poder realizar un último intento de meterse en juego.

Quilmes achicó otra vez a 6 de la mano de Ricky Sánchez (86-92) cuando faltaba solo 51 segundos. Pero Zurschmitten metió uno solo y en la contra metió otro triple a la carrera el boricua y la diferencia se redujo a 4 (a falta de 44 segundos) 89-93.

Después de un libre de Lamonte (89-94) otra corrida de Quilmes terminó con el tercer triple consecutivo de Quilmes, esta vez en manos de Flor (92-94) y enseguida llegó el recupero de la pelota sobre Lamonte que piso línea lateral y el cervecero se hizo de la bola faltando 26 segundos.

La última ejecución ofensiva no fue buena. Jugaron un aclarado para Flor por izquierda, lanzó en 5 metros y falló, el rebote ofensivo fue de Basualdo pero Leiva metió la tapa del partido, ya que Basualdo recuperó el balón pero en el afán de pasársela a Flor que venía de frente la tiró un poco alta y la pelota se perdió en el lateral.

Nuevamente frenaron a Lamonte con falta y esta vez Kyle metió los dos (92-96) con solo 13 segundos por jugarse. Pero Quilmes no se rendía y Eric Flor en apenas 4 segundos corrió la cancha y castigó con un cuarto triple consecutivo (95-96) a falta de 7. Nuevamente foul para frenar el reloj y esta vez Nico Zurschmitten convirtió los dos libres (95-98). En la salida Leiva paró con falta a Flor, que todo Quilmes pidió como antideportiva pero los árbitros interpretaron que fue normal.

El escolta del cervecero anotó el primero y tiró a errar el segundo pero tan mal que la pelota no tocó el aro y no tuvo continuidad. Peñarol repuso del medio y el partido se terminó.

Fue uno de los clásicos más calientes de los últimos tiempos. Si bien tuvo escasas acciones lujosas la intensidad y la lucha fueron banderas. Y una nueva demostración que defender bien no significa que te anoten pocos puntos. Peñarol lo hizo muy bien y Quilmes sumó 96, pero llevaba 81 a falta de un 1:10.

Lo gana Peñarol porque dominó el juego, lo puso con oficio e inteligencia todo el tiempo de su lado, anotó con goles de todos los colores (ante una defensa que otra vez es goleada) y se regaló el triunfo más lindo del año. El que vale doble, el que todos sueñan con ganar.

Crónica: Pablo Tosal – @Pablotosal
Fotos: LNB contenidos

Seguir leyendo

Tendencia