Connect with us

Opinión

Sorpresa: la carta de Aníbal Fernández contra Cristina Kirchner

Publicado

on

El ex jefe de Gabinete publicó una dura misiva en la que critica la decisión de la ex presidenta de crear Unidad Ciudadana, al que definió como un “construcción berreta”

El ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández sorprendió a propios y extraños al criticar a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner al escribir una carta pública donde apunta contra varias actitudes de la ex jefa de Estado.

En un tramo de la carta, Fernández cuestionó a la ex mandataria por haber desconocido al Partido Justicialista en las últimas elecciones legislativas y haber apostado a Unidad Ciudadana, que definió como “una construcción berreta que lejos de parecerse a un frente compuesto por fuerzas de distintos palos se asemeja más a quienes desde la impotencia” intentan hacer “desaparecer” al peronismo.

La carta fue publicada por Infobae y luego la compartió Fernández en su Twitter.

Cómo hubiera dicho mi viejo: QUE TANTO CAFÉ CON LECHE…https://www.infobae.com/politica/2017/11/14/explosiva-carta-de-anibal-fernandez-contra-cristina-elisabet-kirchner/ 

Además, se alineó con el ex ministro de Planifiación Julio de Vido, quien había cuestionado a la ex presidenta por no “poner las manos en el fuego” por él. En este sentido, Aníbal dedicó un párrafo de su carta a la “lealtad” y afirmó que que es posible que ese concepto ya “no garpe electoralmente”. Pero resaltó: “Hoy hay leales que están presos por leales y traidores que no sólo gozan de las mieles de su entrega, sino que cada tanto son convocados por el “nuevo espacio” para ver si vuelven al redil, o si negocian, o si dialogan, o si articulan o si… coso”.

La carta completa:

“Con el Peronismo no alcanza,
Sin el Peronismo no se puede”
Néstor Kirchner (un grande de verdad)

Como un hermoso jarrón chino -ese objeto valioso y preciado por toda la familia, al que nadie le encuentra el lugar adecuado-, nuestra conducción atraviesa al Peronismo… que no la atraviesa.

Nuevas construcciones (el mismo perro con diferente collar); uniones de similares características que partiduchos liberales acotados desde Juan Perón al rol de herramientas electorales, alianzas policromáticas; armados horizontales que, sin embargo, tienden a orbitar en torno a la estrella de un sistema político-planetario que se obsesiona en juntar asteroides, cometas que pierden su brillo, cuerpos celestes varios, pero ninguno con la densidad adecuada, casi todos fugaces, absolutamente pasajeros.

Estos “espacios políticos/partiduchos” no tienen la densidad ni la carnadura y textura del Movimiento Nacional. ¿Será que el Peronismo no ha sido invitado a esta cita? ¿Qué digo invitado? Ha sido, más bien, des-invitado y aunque el “nuevo espacio” (creado o por crear) contenga algunos nombres respetables y muchos militantes que vibran con las mismas consignas que voceaba el pueblo peronista en el ´45 o la gloriosa JP en los cercano/lejanos ´70s… no es el Peronismo. No respeta ni sostiene el valor constitutivo de la Lealtad. No contiene el rigor del Luche y Vuelve. Nadie, ahí dentro, daría “la vida por Perón”, ni por los peronistas. Y si bien es cierto, como decía Néstor, que “Con el Peronismo no alcanza”, es más cierto como cerraba él aquella frase: “Sin el Peronismo no se puede”.

Y no. No se puede. Aunque decidan una campaña light y amateur para evitar que se recuerde a la “Vieja Cristina”, hacedora de tanto, mientras la “Nueva Cristina” habla de los logros de sus dos gobiernos; y aunque se limpie el horizonte de “dirigentes estigmatizados”, dirigentes que se han roto el alma en nombre del Proyecto (por favor no me incluyan en esta calificación), aunque te pidan que no vayan a los actos, no integres las listas, no juegues… No se puede.

No se puede hacer campaña con el culo en la mano. No se puede ser socio de un club que no te quiere como un socio más, aunque pagues rigurosamente la cuota que, además no es barata. No se puede “parecerse” al enemigo utilizando hasta su terminología, sin pagar consecuencias. No se puede “ignorar” el fuego amigo y disfrazarlo de vehemencia. No se puede “aceptar o perdonar” las peores agachadas de mierda en nombre de la Unidad y la Concordia.

Y no importa si te soplan en la oreja algunas consignas pensadas por especialistas ecuatorianos, portugueses o de la Conchinchina. El Peronismo tiene lógicas que la teoría de la comunicación política mundial no entiende. Es imposible recuperar con las redes lo que se ha perdido en la calle. Qué se le va a hacer. Todos hemos cometido errores. El tema es no defenderlos como si fuesen una herencia.

Por lo demás, es innegable el ataque cotidiano de los medios, la (in)Justicia, las Corporaciones. Como es innegable que, como dicen por ahí, están llevando a cabo una “cacería”. Pero las piezas de caza apreciadas en este coto, son bien definidas y casi todas sufren la desprotección de la manada. Distinto de lo que predicaba Juan Perón cuando nos avisaba que “La unidad nos da la fuerza, la solidaridad la cohesión.”

Puede ser que la Lealtad ya no “garpe” electoralmente. Pero (y perdón por agarrarme de Juan Perón con tanta fuerza), “Hay dos clases de lealtades: la que nace del corazón que es la que más vale y la de los que son leales cuando no les conviene ser desleales”. Hoy hay leales que están presos por leales y traidores que no sólo gozan de las mieles de su entrega, sino que cada tanto son convocados por el “nuevo espacio” para ver si vuelven al redil, o si negocian, o si dialogan, o si articulan o si… coso.

Hace 72 años que, los de afuera (que son de palo) nos auguran “el fin del peronismo”. Eso quisieran porque lo que nos pasa hoy nos pasó alguna otra vez y siempre, siempre, fue el Pueblo peronista, su lealtad, su solidaridad, lo que sacó al país adelante. ¿Tenés alguna duda que volverá a suceder lo mismo con el Peronismo?

No soy ni agorero ni un traidor… Solo desprecio esta pretendida construcción (berreta) que lejos de parecerse a un frente compuesto por fuerzas de distintos palos, se asemeja más a quienes desde la impotencia, como les pasa a los nenitos, han intentado hacernos desaparecer y sin embargo, día a día nos multiplicamos. ¿Sin el Peronismo?… hummm, no. ¿Sabés que no?

Nexofin

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Opinión

PáginaI12: El despido que no fue

Publicado

on

El diario La Nación, en una nota que firma Carlos Pagni, publicó que “Santa María despidió a Verbitsky, sin que nadie de la redacción se lo reproche”.

Como trabajadores y delegados de la Comisión Interna de PáginaI12, informamos que esa afirmación es falaz.

Nuestro compañero Horacio Verbitsky no fue despedido (él mismo se encargó de explicar su distanciamiento del diario), por lo que mal podríamos permanecer indiferentes a un hecho inexistente.

Por otro lado, desde “la redacción”, como Pagni denomina a sus compañeros de trabajo, fuimos los primeros en repudiar las presiones del gobierno de Cambiemos contra PáginaI12 en represalia por las notas de Verbitsky sobre los 132 millones de dólares blanqueados por familiares, amigos y socios de Macri & Cía.

Si bien nada sorprende en un contexto político en el que La Nación funge de vocero oficioso de las campañas del gobierno para intentar silenciar voces opositoras y ahora también vaciar medios públicos, lamentamos y repudiamos la difusión de una falacia cuyo objetivo puntual nos excede.
Comisión Interna SiPreBA de PáginaI12

Seguir leyendo

Opinión

Dujovne anunció que el 2017 cerró con un déficit de 3,9%

Publicado

on

El objetivo era el 4,2% del PBI; se logró bajar el gasto por primera vez desde 2004; para 2018 se prevé un rojo de 3,2%

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentó ayer en una conferencia de prensa en el Palacio de Economía el resultado fiscal de 2017.

Junto a los secretarios Sebastián Galiani y Rodrigo Pena, confirmó que el déficit fiscal primario fue negativo por $404.142 millones, es decir 3,9 puntos porcentuales del Producto Bruto Interno (PBI).

“Hemos sobrecumplido la meta en 0,3 puntos del producto”, celebró el ministro. En efecto, la meta fiscal primaria para 2017 era de 4,2% del PBI.

Al respecto, Dujovne remarcó que “Alcanzar este resultado no fue una tarea sencilla” y remarcó que el mercado en el transcurso de este año no confió en que la meta fuera a cumplirse, ya que el punto de partida era un déficit primario de 4,6% del PBI logrado con el impulso del Sinceramiento Fiscal. De acuerdo al Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), Hacienda iba a quedar ligeramente por encima de su meta.

“Hemos logrado ejecutar una política fiscal independiente del calendario electoral”, remarcó el ministro.

En total, el esfuerzo fiscal fue de 1,7% del PBI, producto de una reducción de la deuda flotante de 0,2% del PBI, ingresos creciendo al 23% (lo que asciende al 28% si no se toman los ingresos extraordinarios del Sinceramiento Fiscal) y gastos corrientes aumentando a razón del 22% interanual.

“Los ingresos superaron el ritmo de crecimiento del gasto por primera vez desde 2004”, ilustró Dujovne quien también remarcó que la deuda flotante está “en el menor nivel de las últimas décadas”.

NEXOFIN

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Seguir leyendo

Opinión

Por qué Francisco no viene a la Argentina ¿Macri, campaña electoral o grieta?

Publicado

on

¿Macri, campaña electoral o grieta? La única certeza es que 2018 será la sexta ocasión en que Francisco viaje a Sudamérica sin pisar suelo argentino.

Aunque sus predecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI visitaron sus países natales antes de cumplir el primer año en el Vaticano, 2018 será —tras su paso por Chile y Perú— la sexta ocasión en que Francisco viaje a Sudamérica sin pisar suelo argentino. Rumores de una mala relación con Mauricio Macri, voceros oficiales y oficiosos y el fantasma de ‘la grieta’ en un año electoral son eje de las especulaciones sobre el gran faltazo del argentino que lleva cuatro años al frente de la iglesia católica.

Las visiones contrapuestas de Fernando Iglesias, diputado (M.C.) y actual candidato a Diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires; y Eduardo Valdés, embajador argentino ante la Santa Sede entre 2014 y 2015 y parlamentario del Mercosur por el Frente para la Victoria.

Fernando Iglesias y Eduardo Valdés, en contrapunto picante sobre el rol de Francisco en la política argentina.

¿Por qué Francisco sigue sin visitar el país?

FI: Me parece que los lugares que decidió visitar expresan suspreferencias políticas: fue a Bolivia, a Ecuador y a Cuba, donde se entrevistó con Fidel y Raúl Castro, pero no recibió a las Damas de Blanco que protestan por la situación de los derechos humanos en la isla. Me parece que también es, en ese sentido, una posición de equidistancia un poco ponciopilatista, en el sentido de lavarse las manos con respecto a lo que está sucediendo en Venezuela tampoco me parece positiva… Todo eso expresa una preferencia política que no comparto, pero que el Papa es muy dueño de tener.

EV: Siento como gran fracaso de mi parte el haber sido embajador hasta el 10 de diciembre de 2015 y no haber logrado que el Papa viniera a la Argentina. Juro que hice todos mis esfuerzos. Pero estando allá aprendí que es un hombre que no viaja por viajar, sino que le da un concepto a sus visitas. En su visión geopolítica, es un hombre acostumbrado a ir desde las periferias hacia el centro: su primer viaje fuera de Roma fue a Lampedusa, la isla más alejada de Italia, donde todos los días aparecen miles de cuerpos, flotando en el Mediterráneo, de sirios, iraquíes o libios que se escapan en barcas. Milito activamente para que venga a la Argentina en noviembre de 2018, que es un año no electoral y, además, porque normalmente se trata que haya clima cálido para que la gente lo pueda saludar.

Eduardo Valdés: En ‘la grieta’ lo deben querer meter los que no lo quieren, y debe haber de un lado y del otro. Hay un sector poderoso del país que prefiere vivir en los countries, encerrados, convivir con la pobreza antes que resolverla.

¿Es ‘la grieta’, como dijo Marcelo Sánchez Sorondo, el motivo de su faltazo?

FI: Una declaración de semejante gravedad, si es cierta, debería hacerla el Papa y no alguno de sus emisarios. Alguien que está preocupado por ‘la grieta’ tendría un poquito más de cuidado con las personas con quienes se fotografía, porque desde el Caballo Suárez hasta las cartas a Milagro Sala hemos visto un desfile de personajes indignos. Me parece que lo que agranda ‘la grieta’ son algunas actitudes: transformar al Vaticano en una nueva Puerta de Hierro, donde personajes como Guillermo Moreno son los favoritos, por ejemplo. Cuando estaba Juan Perón en Puerta de Hierro, todo el mundo viajaba y cuando volvían acá mandaban la que les parecía y él no desmentía, dejaba correr. Me parece que ese jueguito ya lo hemos visto en la Argentina entre fines de los ‘60 e inicios de los ‘70, y no llevó a nada bueno. Más que evitar ‘la grieta’, abrió la peor de las grietas que tuvo esta sociedad, que fue la de los horribles años ‘70.

EV: No tengo esa visión. Me imagino que lo que quiso decir Marcelo Sánchez Sorondo es que el Papa, si viene, lo hará como prenda de unidad y no para profundizar ninguna grieta. Hay 6 consultoras que dicen que Francisco tiene una imagen positiva del 90 por ciento: debe ser la persona más querida de la Argentina. El Papa siempre va a trabajar por la unión. ‘La grieta’ es de mil periodistas y 2 mil políticos que se pelean por una cosa o por la otra, pero el país tiene 42 millones de habitantes. ‘La grieta’ es cruzar la avenida Eva Perón y ver Ciudad Oculta de un lado y del otro lado a la gente que vive bien, no que discutamos fuertemente quienes pensamos distintos. El Papa piensa igual que yo en esas cosas.

¿Los políticos argentinos usan a Francisco?

FI: No me cabe ninguna duda. Me gustaría que él lo dijera con nombre y apellido. A mí, en general, no me usa nadie, porque cuando me usan lo digo. Y, si no lo digo, es que lo dejo correr, ¿no? Sería muy útil una aclaración del Papasobre quiénes están autorizados a hablar en su nombre en la Argentina y quiénes no. Porque, si no, jugamos en las dos canchas: a una tribuna le guiñamos el ojo y le decimos: “Cuando habla Gustavo Vera es como si hablara yo”. Y a la otra tribuna le guiñamos el otro ojo y le decimos: “No, Gustavo Vera no tiene nada que ver conmigo”. Eso es lo que llamo Puerta de Hierro.

EV: Puede ser… Algunos van a la Audiencia General, se sacan una foto y después en sus provincias la venden como que estuvieron a solas con Francisco. Pero no todos los políticos que van a verlo lo usan. Él, cuando hace las Audiencias Generales, tiene la generosidad de tener un espacio reservado para su país y no va a privar a todo el pueblo argentino que quiere ir hasta allá por el hecho de que se acerquen dos políticos que buscan la foto. Con algunos sé que no se ha querido retratar: cuando el Papa no quiere recibir a alguien, no lo recibe. Sacarse una foto con el Papa en una Audiencia General de los miércoles no quiere decir que el Papa convalida la acción política de esa persona. Ahora, si el Papa, en una audiencia particular, da la posibilidad de sacarse una foto él, está dejando que se use.

Fernando Iglesias: “Me parece que lo que agranda ‘la grieta’ son algunas actitudes: transformar al Vaticano en una nueva Puerta de Hierro, donde personajes como Guillermo Moreno son los favoritos, por ejemplo”.

Oposición o gobierno, ¿dónde tiene más aliados el Papa?

FI: No lo sé. Y no me parece importante. Me parece que la Argentina tiene que mirar al futuro y salir de todas esas escenas que recuerdan la vieja frase tan citada de Hegel sobre la Historia, primero como tragedia y luego como farsa. Lo de Puerta de Hierro fue una tragedia que llevó a toda una serie de acontecimientos desgraciados, como la destitución de Ricardo Illia y el apoyo de Perón a Juan Carlos Onganía, el Cordobazo y el desbarranco del país en los ‘70. A quienes no queremos eso, no nos cae simpático otra vez estar dependiendo de lo que dice una nueva autoridad religiosa desde otro lado y con un lenguaje confuso en el que nunca queda claro qué es lo que se dijo y qué es lo que no se dijo. El Papa tiene una voz para hablar: que diga. Para desmentir tanto ruido, tanta grieta y tanta especulación, bastaría que saliera y dijera: “No voy a la Argentina por equis motivo”. Y fin de la discusión. Si no lo hace, es su problema. Pero es raro que sus voceros nos echen la responsabilidad a otros.

EV: Creo que en los dos lados. En ‘la grieta’ lo deben querer meter los que no lo quieren, y debe haber de un lado y del otro. Hay un sector poderoso del país que prefiere vivir en los countries, encerrados, convivir con la pobreza antes que resolverla. A ese sector le molesta Francisco, molesta que hable de los pobres y él, en ese aspecto, piensa el mundo desde los pobres. Nunca se va a equivocar en esa geopolítica. Creo que eso es lo que le molesta a un sector muy pequeño pero muy poderoso del país, que son dueños de medios de comunicación, de empresas importantes, y que generan opinión.

EL CRONISTA

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Seguir leyendo

Tendencia