Connect with us

Salud

Alberto Fernández reiteró sus críticas a la Corte Suprema

Avatar

Published

on

Los casos totales confirmados desde el comienzo de la pandemia son 1.489.328. Las muertes suman 40.606. Las camas de terapia intensiva están ocupadas en un 55,3 por ciento a nivel nacional y en un 60,1 por ciento en el Área Metropolitana de Buenos Aires.
Imagen: AFP

El reporte oficial informaron 178 nuevas muertes de pacientes por coronavirus en las últimas 24 horas, lo que eleva la cifra de víctimas mortales en el país a 40.009. Además, se registraron 7.112 contagios diarios, según el informe de la cartera que comanda Ginés González García. Por su parte, del total de contagiados, hay 3.620 personas internadas en Unidades de Terapia Intensiva: las camas de UTI están ocupadas en un 55,3 por ciento a nivel nacional y en un 60,1 por ciento en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

El informe completo

📌 Hoy fueron confirmados 7.112 nuevos casos de COVID-19. Con estos registros, suman 1.489.328 positivos en el país, de los cuales 1.324.792 son pacientes recuperados y 123.930 son casos confirmados activos

📌En las últimas 24 horas, se notificaron 178* nuevas muertes, son 104 hombres y 73 mujeres. Al momento la cantidad de personas fallecidas es 40.606**.

*Una persona, residente en la provincia de Santa Cruz, fue registrada sin dato de sexo.

**Dos mujeres y una persona sin dato de sexo, residentes en la Ciudad de Buenos Aires (2) y en la provincia Río Negro, fueron reclasificados.

📌 La notificación y carga de datos en el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS) respecto a la cantidad de infectados y de las personas fallecidas es responsabilidad de cada una de las jurisdicciones.

📌 En las últimas 24 hs fueron realizados 28.166 testeos y desde el inicio del brote se realizaron 4.210.197 pruebas diagnósticas para esta enfermedad, lo que equivale a 92.783 muestras por millón de habitantes.

📌 Detalle por provincia (Nº de confirmados | Nº de acumulados)*:

Buenos Aires 2101 | 635.473

Ciudad de Buenos Aires 445 | 162.177

Catamarca 3| 2.060

Chaco 202 | 21.393

Chubut 342 | 25.715

Corrientes 171 | 9.442

Córdoba 532 | 119.241

Entre Ríos 350 | 25.339

Formosa 1 | 196

Jujuy 8 | 18.439

La Pampa 134 | 6.759

La Rioja 3 | 8.905

Mendoza 124 | 58.027

Misiones 20 | 636

Neuquén 183 | 36.690

Río Negro 218 | 33.860

Salta 28 | 21.521

San Juan 132 | 9.174

San Luis 76 | 15.439

Santa Cruz 296 | 18.405

Santa Fe 1205 | 158.555

Santiago del Estero 62 | 16.401

Tierra del Fuego 177 | 17.337

Tucumán 299 | 68.144

Monitoreo de internados y camas UTI

➡️ Casos confirmados COVID-19 internados en UTI: 3.620.

(Información reportada por las jurisdicciones)

➡️ Porcentaje ocupación total de camas UTI adulto:

– Nación: 55,3%

– AMBA: 60,1%

FUENTE : PAGINA 12

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salud

Sergio Lapegüe contó las secuelas que le dejó el coronavirus: “Ahora no puedo hablar y caminar al mismo tiempo”

Avatar

Published

on

Sergio Lapegüe contó las secuelas que le dejó el coronavirus: “Ahora no puedo hablar y caminar al mismo tiempo”

A una semana de recibir el alta médica, luego de permanecer 21 días internado tras contraer coronavirus, Sergio Lapegüe continúa con su recuperación en su casa, acompañado por su esposa Silvia, más conocida como Bochi. En diálogo con Roxy Vázquez, su compañera con quien comparte la conducción del segmento de 6 a 10 en TN, el periodista y conductor dio detalles sobre lo que vivió durante el tiempo con el que convivió con la enfermedad.

“Estoy mejor después de todo lo que pasé. La pase muy, muy mal. Fue tremendo no poder respirar y es algo inimaginable para cualquiera y más para un tipo que siempre hizo deporte”, aseguró el periodista. “Estoy aprendiendo a respirar de a poquito a través de un entrenamiento que hago todos los días con una kinesióloga. Estoy haciendo levantamiento de pierna, tratando de recomponer los músculos”, dijo el conductor de TN dejando al descubierto las dificultades que todavía tiene para expresarse con fluidez. De todas maneras, reconoció: “Ahora no puedo hablar y caminar al mismo tiempo”.

En cuanto a su internación, Lapegüe aseguró: “La fiebre fue mortal y era todos los días, los pulmones se habían llenado de COVID hasta que terminé con el casco Helmet durante 14 días, que fue el que me terminó salvando. Los médicos me dijeron que llegaron hasta ese punto y estuvieron a punto de intubarme. Increíblemente por la fuerza de mi familia, las oraciones de la gente y el trabajo de los médicos, pude evitarlo. Apenas me lo pusieron, me desmayé y empecé a recuperarme. Fue increíble”.

“Lo que viví fue un shock, me dieron cuatro veces plasma”, agregó sobre los momentos más duros que pasó una vez diagnosticado con coronavirus. Pero cuando recibió el alta médica fue muy fuerte para él en el plano emocional: “El abrazo con Bochi y mis hijos fue emocionante porque ellos estaban sufriendo porque estuvieron muy tristes”.

Con esta experiencia, reconoció que decidió tomar las cosas con calma: “No sé por cuánto tiempo, pero ahora veo las cosas con otra filosofía”. Sin embargo, sostuvo que tendrá que ver cómo sigue su vida diaria una vez que se reintegre al trabajo. Roxy quiso saber cuándo iba a ser ese momento. “En principio tengo tres semanas más de reposo. Ayer hice mi primera caminata que me permitirá ir recuperando el movimiento y el oxígeno”, comentó.

La semana pasada, por instrucción médica Sergio se realizó una serie de estudios para saber cómo estaban los órganos. “El hígado está un poco complicado más que nada por los medicamentos y el propio COVID, que lo sigo teniendo y además tengo neumonía grave, pero los síntomas son buenos porque en los pulmones si bien se ve que el virus muy fuerte, hay una menor incidencia”, aseguró.

Lapegüe agradeció el cariño y apoyo de sus colegas, de los famosos y los seguidores que se solidarizaron con él: “Me llegaban todos los días estampitas y cartas al hospital. Las enfermeras se acercaban a saludarme y a decirme que rezaban por mí. Fue algo increíble de verdad”. A la vez señaló el gesto de Nelson Castro, que diariamente lo llama a su domicilio para saber su estado de salud.

FUENTE ; INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Salud

Argentina superó los 50.000 muertos por coronavirus y es el 13° país en alcanzar esa cantidad de víctimas

Avatar

Published

on

Llegó a esa cifra a 11 meses del primer caso fatal. Cuál es hoy el promedio de fallecimientos cada 24 horas por COVID-19

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

A 11 meses del primer fallecido argentino en el país, el 7 de marzo del 2020, Argentina superó los 50.000 muertos por coronavirus. Llegó a 50.029 fallecidos después de los nuevos 155 decesos reportados en la última jornada. Se convirtió así en el 13° país del mundo en pasar esa cifra en números absolutos, sólo superado por Brasil y México en Sudamérica. El ranking mundial lo lidera Estados Unidos con 475.291 fallecidos.

Pero debido a los distintos tamaños de sus poblaciones, el indicador que mejor expresa el impacto letal de la pandemia es la tasa de mortalidad, que refleja los fallecidos por COVID-19 por cada millón de habitantes. Argentina tiene al día de hoy 1.123 fallecidos por millón de habitantes y se ubica en el puesto 22° a nivel global, en una lista de 150 países que superan esa base poblacional, según el ranking que actualiza diariamente la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos.

En cantidad de fallecidos por cada millón de habitantes, Argentina se ubica en la posición 22 sobre 150 países

Con la segunda ola del coronavirus en Europa, el ranking de víctimas fatales en relación a su población lo lideran Bélgica, Eslovenia y Reino Unido, en ese orden, con entre 1.700 y 1.900 muertos por cada millón de habitantes.

En el continente americano, la mortalidad por millón de habitantes de Argentina (1.123) está por debajo de la de México (1.373), la de Perú (1.346), Panamá (1.340), Colombia (1.143) y Brasil (1.128). En este país, la semana pasada hubo un colapso sanitario con tres días seguidos con más de 1.200 fallecimientos diarios por COVID-19.

Según la investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Nacional del Sur (UNS) Valentina Viego, “en Latinoamérica, la asincronicidad de los primeros máximos de la pandemia contrasta con la simultaneidad del segundo pico, ocurrido a fines de 2020, con el advenimiento de las festividades de fin de año y la extensión de un clima social esperanzado por la aprobación de vacunas. En Brasil, además, se agravó por la aparición y diseminación de nuevas variantes en Manaos y San Pablo, más contagiosas que las anteriores”.

No obstante, los distintos países tienen diferentes poblaciones de adultos mayores, que es uno de los grupos más vulnerables. Es decir, el riesgo de morir por COVID-19 no se agota en el cálculo de cuántos muertos hay por cada 100.000 o cada millón de habitante. Esta es apenas una aproximación. Se requeriría un estudio más profundo, interpolando los datos censales con los sanitarios que o no están actualizados y/o no están disponibles.

Pero la mortalidad no es el único indicador a tener en cuenta. También la letalidad permite comparar lo que sucede en Argentina respecto de otros países, luego de casi 11 meses de que se dictó la primera cuarentena el 20 de marzo de 2020.

Este indicador –que mide la cantidad de muertos con relación a los casos detectados con COVID-19– en Argentina se mantiene relativamente estable desde el comienzo de la pandemia, en el orden del 2,5%. Esto significa que de cada 100 contagiados, mueren entre 2 y 3 personas.

El valor ubica a nuestro país en el puesto número 44 en la lista de 150 países, lejos de México (9%) y Ecuador (6%) en la región, pero por encima de Estados Unidos y Francia, ambos con 2%. España e Italia tienen valores similares a los de Argentina: 2% y 3% respectivamente.

Argentina se ubica en el puesto número 44 en la tasa de letalidad, que mide fallecidos en relación a los casos detectados, en una lista de 150 países

Con este valor podría decirse que, hasta ahora, el sistema sanitario respondió bien; es decir, no ocurrió (hasta ahora) el temido colapso del esquema hospitalario, salvo casos puntuales en que las unidades de terapia intensiva se vieron desbordadas. Y las autoridades siguen sosteniendo que los indicadores de mortalidad no fueron mayores justamente porque el sistema sanitario no colapsó.

Cantidad de fallecidos por día

Debido a los retrasos en la carga de datos a la plataforma en línea que maneja el gobierno nacional, el gráfico superior se realizó considerando la fecha real del fallecimiento y no de la notificación

Desde el 9 de octubre –cuando se dio el pico de 515 fallecimientos– y hasta principios de noviembre, el promedio de muertos notificados para los últimos siete días rondaba los 360 diarios.

Según el último parte del Ministerio de Salud de la Nación, que renovó su diseño, el promedio semanal de fallecimientos es de 149 muertos cada 24 horas. Se considera el promedio para los últimos siete días por las demoras en la carga en el sistema de los decesos, que deriva en una menor cantidad informada, por ejemplo, los fines de semana. En el último parte se informó una cantidad ligeramente superior, de 155 muertos en una jornada.

Sobre el total de muertes por coronavirus en Argentina, siguen siendo más hombres que mujeres: 56% contra 40% mujeres. En un 4% de los casos no hay datos del género del fallecido.

Jóvenes con menor letalidad

La cantidad de fallecidos diarios no aumentó con el rebrote del verano, porque en lo que muchos llaman la “segunda ola” se observó una baja en la edad de afectados en relación a la primera ola con su pico en octubre pasado.

Si bien los jóvenes son los que menos respetan las normas de prevención –como el distanciamiento social y uso del barbijo aun al aire libre– y suelen ser los que rompen la burbuja de su familia al tener mayor intercambio con otros grupos, no aumentan el consumo de camas críticas o de internación, porque la letalidad en este segmento etario es baja. Pero si se infectan, aunque con síntomas más leves, igual pueden contagiar a un adulto o un adulto mayor, con menos defensas contra el virus.

En Argentina –al igual que en lo que sucede en el mundo– la franja etaria más comprometida es la de los mayores de 60 años de edad. El 84% de los fallecidos tenía más de 60. El 13% tenía entre 40 y 59 años; el 2% entre 20 y 39 años; y solo el 1% resultó menor de edad.

Ocupación de camas de terapia

En el AMBA, por ejemplo, el 1 de septiembre pasado, el porcentaje de camas UTI ocupadas rozó el 70%, pero progresivamente y a ritmo lento, fue descendiendo hasta ubicarse en el 59,8% del día de ayer.

A nivel nacional el porcentaje es algo menor, del orden del 54,6%, y ha mostrado un ligero ascenso desde el pasado 28 de diciembreen que se llegó al valor más bajo desde agosto, con 52,6% de ocupación de camas de cuidados intensivos.

En el distrito porteño, la ocupación de camas UTI en hospitales públicos descendió a mediados del último mes del año a su nivel más bajo desde julio –21%–, pero luego comenzó a subir hasta ubicarse ahora en el 28%.

La situación en las provincias

Del total de muertes por coronavirus informadas a la fecha por el Ministerio de Salud de la Nación, el 51% residía en la provincia de Buenos Airesel 12% en el distrito porteño; y el resto en las demás provincias.

Analizando por distrito, la Ciudad de Buenos Aires tiene el peor valor en mortalidad por el COVID-19: 2.032 fallecidos por cada millón de habitantes. Con menores valores se posicionan Tierra del Fuego (1.983); Río Negro (1.489), Santa Cruz (1.466); y Buenos Aires (1.447). Con cifras por debajo del centenar se ubican Catamarca, Misiones y Formosa.

En cuanto a la letalidad –fallecidos en relación a los casos detectados–, Jujuy está en el tope, con 5 muertos por cada 100.000 confirmados. Le siguen Salta y La Rioja con 4; Buenos Aires, CABA y Chaco con 3, con valores más cercanos a la media nacional que es de 2,5%. El resto de las provincias se ubican por debajo.

Vacunación rezagada

Con 2.015.496 casos detectados y 50.029 muertos al cabo de 11 meses de pandemia, y sin margen para endurecer la restricción de actividades o la circulación, el Gobierno apuesta todas sus fichas a la vacunación. Sin embargo el operativo está muy rezagado en relación a las previsiones que tenía y los anuncios realizados, por la falta de disponibilidad de las dosis de la Sputnik V prometidas por Rusia y la demora en los acuerdos firmados con otros laboratorios.

“Hay que tener en cuenta que la vacuna impacta, más que nada, en la hospitalización y el número de fallecidos. La estrategia es vacunar a adultos mayores, a los residentes en geriátricos y al personal de salud. Si corremos la vacunación hacia el invierno, el riesgo de que se contagien los adultos mayores es alto, que son el segmento de la población con más letalidad. Son 7.300.0000 personas que tienen más de 60 años. Como mínimo deberían llegar 15 millones de dosis para cubrir ese objetivo. De la Sputnik se necesitan las dos dosis. En el caso de la de AstraZeneca, son dos componentes de la misma, aunque hay ventana para aplicar la segunda dosis que podría extenderse a tres meses, según un trabajo que aún no fue publicado. Igual, hay que conseguir al menos 7.300.000 dosis”, advirtió el médico infectólogo Eduardo López a Infobae.

Cómo se procesó la información

La Unidad de Datos de Infobae monitorea diariamente distintas fuentes de información. A nivel nacional el Ministerio de Salud, y a nivel mundial, el repositorio de la Universidad Johns HopkinsWorldometers y la base de datos de Our World in Data.

Para visualizar y descargar la hoja de cálculo, con sus pestañas a nivel mundial y nacional, siga este enlace.

Visualizaciones interactivas: Daniela Czibener

FUENTE : INFOBAE

Continue Reading

Salud

Cómo conducir un auto en forma segura para no contraer COVID-19, según los científicos

Avatar

Published

on

Advierten que manejar un automóvil con personas por fuera de su círculo de convivencia podría traer un alto riesgo de transmisión del virus y dan recomendaciones para hacerlo

Los científicos adviertes de los riesgos de manejar automóviles con personas que no hacen parte del círculo de convivencia. Abrir ventanas y mantener la mascarilla puesta están entre las principales recomendaciones. En la foto el delantero argentino del Rayo Vallecano Leo Ulloa (EFE/Fernando Alvarado/Archivo)

La pandemia del Covid-19 nos ha llevado a replantear las cosas más cotidianas de nuestras vidas y reevaluar por ejemplo la forma en que nos transportamos. Aunque para algunos montar en transporte público en estos tiempos es una gran fuente de ansiedad, por la gran cantidad de personas que usan este medio y la dificultad de mantener las políticas distanciamiento, los científicos advierten que una de las alternativas, el carro particular, puede que no sea mucho más segura.

Es más, ir el automóvil con alguien con quien no se convive es de las cosas más riesgosas en lo que respecta a la transmisión del coronavirus.

Así que, aunque parezca que el automóvil es una alternativa más segura al transporte público, si se comparte con muchas personas se convierte en una casi segura fuente de contagio, pues es un espacio pequeño y cerrado donde incluso si todos lo pasajeros usan mascarillas algunas partículas pequeñas puedes escapar al aire.

“Por lo general, no es significativo cuando estás al aire libre, porque se diluye”, dijo a Insider Varghese Mathai, físico de la Universidad de Massachusetts. “Pero cuando estás en un espacio confinado como el de un automóvil, si (las partículas) no salen de la cabina, pueden permanecer y aumentar la concentración con el tiempo”.

Una mujer recibe la vacuna COVID-19 en una unidad por un centro de vacunación, en medio del brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Hyde, Gran Bretaña, el 7 de enero de 2021 (REUTERS / Molly Darlington) Una mujer recibe la vacuna COVID-19 en una unidad por un centro de vacunación, en medio del brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Hyde, Gran Bretaña, el 7 de enero de 2021 (REUTERS / Molly Darlington)

Mathai, junto con investigadores de la Universidad de Brown, ha estado modelando cómo las partículas pueden moverse dentro de vehículos con varios niveles de ventilación.

Como era de esperar, en su simulación, publicada en Science Advances a principios de este mes, bajar todas las ventanas fue la forma más efectiva de eliminar las partículas potencialmente cargadas de virus de un automóvil.

Cuando todas las ventanas estaban cerradas, del 8 al 10 por ciento de las partículas diminutas que exhalaba una persona podían llegar a otra. Ese número se redujo del 0,2 al 2 por ciento cuando las cuatro ventanas estaban abiertas.

El transporte público es un medio de transporte que muchos consideran inseguro pero los científicos alertan que en el automóvil también hay altos riesgos de contagioEl transporte público es un medio de transporte que muchos consideran inseguro pero los científicos alertan que en el automóvil también hay altos riesgos de contagio

Pero en un día frío de invierno o de un verano particularmente caluroso, abrir todas las ventanas puede no ser la opción más práctica, por lo que los autores experimentaron con alternativas y propusieron algunas sugerencias:

1. Si va a abrir dos ventanas, elija las opuestas al conductor y al pasajero

El automóvil simulado se basó en un Toyota Prius que conducía a 50 millas por hora, con un conductor en el asiento delantero izquierdo y un solo pasajero en el asiento trasero derecho.

Si bien un pasajero puede abrir intuitivamente la ventana más cercana a él al entrar en un automóvil, abrir las ventanas opuestas al conductor (delantero derecho) y al pasajero (trasero izquierdo) proporcionó una mejor ventilación en el modelo.

En un automóvil en movimiento, el aire fresco generalmente entra por la ventana trasera y sale por la ventana delantera, dijo Mathai. Abrir las ventanas frente a los ocupantes no solo proporciona un punto de entrada y salida de partículas, sino que también crea una corriente de aire que separa al pasajero del conductor.

Sin embargo, Mathai dijo que la diferencia entre las configuraciones de dos ventanas abiertas que probaron era “marginal”.

Los científicos recomiendan mantener la ventanas abajo para que circule el aire en el automóvil y las partículas de Covid-19 no queden atrapadasLos científicos recomiendan mantener la ventanas abajo para que circule el aire en el automóvil y las partículas de Covid-19 no queden atrapadas

2. Debe abrir algunas ventanas al menos hasta la mitad si comparte un automóvil y siempre use una máscara.

Abrir las ventanillas de los automóviles no es una forma infalible de evitar la transmisión del coronavirus, dijo Mathai, y abrirlas un poco no servirá de mucho.

“Si simplemente abriste un poco la ventana, no obtendremos este tipo de caída fuerte”, dijo Mathai. “Sería bueno abrirlo al menos a la mitad del nivel”.

Toda una variedad de actividades en automóviles se están promoviendo como alternativas de distanciamiento social, como autocines, autoconciertos, auto eventos, etc. La advertencia de los científicos es que el riesgo sigue existiendo y el autocuidado debe mantenerseToda una variedad de actividades en automóviles se están promoviendo como alternativas de distanciamiento social, como autocines, autoconciertos, auto eventos, etc. La advertencia de los científicos es que el riesgo sigue existiendo y el autocuidado debe mantenerse

Compartir un automóvil con alguien fuera de su hogar es una movida arriesgada y abrir las ventanas es una forma de reducir ese riesgo. Pero Mathai advirtió que la ventilación adicional no sustituye a otras medidas de prevención, como el uso de mascarillas , el lavado de manos y la desinfección de superficies comunes.

3. Las barreras de plástico entre el conductor y el pasajero podrían ayudar a detener las gotas

La simulación no tuvo en cuenta las posibles barreras entre el asiento delantero y trasero, como una partición de taxi tradicional o una lámina de plástico improvisada.

Mathai dijo que, si bien esas sábanas no sustituyen el aire fresco, no está de más tenerlas. Como han dicho otros expertos a Insider, prevenir la transmisión del coronavirus es como colocar capas de queso suizo : cada capa tiene sus limitaciones, pero si apila suficientes rebanadas, debería poder cubrir los agujeros.

Un taxista muestra un código QR de registro de salud para que un pasajero lo escanee antes de un viaje, luego de nuevos casos de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en el país, en Beijing, China, el 11 de enero de 2021 (REUTERS / Tingshu Wang) Un taxista muestra un código QR de registro de salud para que un pasajero lo escanee antes de un viaje, luego de nuevos casos de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en el país, en Beijing, China, el 11 de enero de 2021 (REUTERS / Tingshu Wang)

“Las barreras son útiles para prevenir todo tipo de transmisión de gotas, incluidas las pequeñas, posiblemente”, dijo Mathai. “Pero una mejor manera es tener también un sistema de ventilación, para que el aire dentro de la cabina se reponga con aire fresco del exterior”.

FUENTE ;: INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas