Connect with us

Sociedad

A 20 AÑOS DEL ESTALLIDO: UN PASADO QUE SE ANCLA AL PRESENTE EN CADA ESQUINA

Published

on

La crisis del 2001 ya se venía sintiendo años antes del estallido del 20 de diciembre. La pobreza, el desempleo y las dificultades en todas las esferas de la vida se transformaron en el hilo conductor compartido por miles de familias. La mía, entre ellas.

Las secuencias aparecen vívidas en mi mente si intento volver la memoria veinte años. No solo porque es difícil borrar el agite que provocaba saber que en la puerta del supermercado más cercano a mi casa la tensión crecía y los vecinos estaban con miedo. “Parece que han saqueado los dos súper chiquitos de acá cerca porque no hay para comer. Mucha gente ha salido con cacerolas y tarros para hacer ruido y en Buenos Aires la cosa está terrible”, había escuchado el comentario por la mañana.

Hacía un tiempo que el único televisor que teníamos en casa se había roto. Y no había dinero para comprar uno ni para arreglar ese viejo Sony. Por eso, cada relato que íbamos escuchando de lo que sucedía en el país, era a través de una pequeña radiecito a pilas con forma de jabón que había en casa.

Que el presidente, en medio de los reclamos populares se tomó un helicóptero y salió de la Casa Rosada mientras gendarmería sacaba a la gente con golpes, balas de goma y gas pimienta. Que cinco personas fueron asesinadas ahí, en ese momento y en medio de un reclamo absolutamente genuino. Que en cada rincón del país el grito sonaba al unísono: “Que se vayan todos”. El hambre, el desempleo y la imposibilidad de rescatar esos pocos ahorros logrados en toda una vida, marcaron el punto de quiebre.

El dolor y la impotencia por no poder avanzar a pesar de todos los esfuerzos generaron una bomba de ira social, mientras los capitales que había se fugaban en manos de grandes empresas. Todo, era captable desde esa pequeñez de radio que cada tanto perdía la señal.

Ese día no fui a la Facultad. También quedó suspendido el festejo de cumpleaños de mi mejor amiga, que casualmente, los cumple el 20 de diciembre. El saldo de personas asesinadas en pleno reclamo democrático, incluyendo a niños, trepó en cuestión de horas a 39. Una herida sin reparo ni consuelo alguno.

Las escenas no solo permanecen en el recuerdo de manera nítida por esa profunda crisis económica, social e institucional que tantas veces se aborda y analiza al hablar de historia Argentina reciente.

Desde hacía ya varios años, las necesidades materiales se habían vuelto cotidianas. Con la década del ’90, años de ajustes, desempleo y privatizaciones, mi madre, mis ocho hermanos y yo pasábamos el día a día resolviendo la urgencia del hambre, creciendo entre el dolor de haber perdido a un padre que a causa de un derrame cerebral, no pudo sostener y ni ver crecer a sus nueve hijos. La conciencia de aprender a base de sacrificios, cada uno con la idea firme de estudiar, trabajar y colaborar en la economía familiar, nos hizo, quizás, pegar un salto de gracia hacia el puente que une la niñez con la adultez.

Pasaron los años; las políticas del gobierno de Carlos Menem (ajuste estructural, privatizaciones, “achique” del Estado en todas las áreas sociales y flexibilización laboral) habían llevado ya a millones al costado de la marginalidad; allí, donde el abandono tiene la cara de un niño mirando desde una acequia, con el vientre hinchado de aire y el pelo descolorido por la mala nutrición. La desocupación había hecho estragos en aquellos años de contar monedas y dividir el pan entre diez. Casi rozando el año 2000, la realidad no se había modificado demasiado; más bien, se complejizó. La buena noticia siempre venía de la mano de personas de buen corazón que deseaban ayudarnos. Distinto era el trato (o destrato) que el Estado tenía por entonces con las familias más desprotegidas, mientras que en los barrios, los gestos de ayuda mutua y trabajo colectivo iba ganado terreno.

Todavía siento el dolor en mi pie derecho de tanto recorrer las calles del centro con los clasificados del diario en la mano, la desazón al llegar a casa sin haber podido encontrar un trabajo estable y que me permitiera contar con un sueldo para ayudar a mi mamá y mis hermanos. Las posibilidades laborales para los jóvenes de Argentina sobre el final del siglo pasado eran precarizadas al extremo. Para postularse a atender, por ejemplo, una estación de servicio, se podía encontrar al menos 600 personas que eran entrevistadas en un lapso de al menos 12 horas de espera. Recuerdo la situación porque la viví. Eran solo cuatro vacantes y antes de pasar la etapa de la entrevista, era necesario asistir y aprobar un curso de atención al público y funcionamiento de las estaciones de servicios. Allí aprendí sobre “octanaje”, “packaging” y otros conceptos. Rendí sí, junto a decenas de personas. Aprobé. Pero la estación nunca abrió debido a la crisis general del país.

Miro al 2001 y recuerdo a mi hermana volviendo del trabajo con bonos para pagar la comida en algún almacén que los recibiera, a mi madre amasando y haciendo rendir cada ingrediente al máximo para que la olla alcanzara entre nueve. Nueve y no diez, porque ella misma no contaba su plato. “Me tomo un yerbeado y listo; no hay problema”, decía para que comiéramos. En el alma llevé el dolor por despedir a mi hermano (el mayor de los tres varones), que tomó un avión hacia un rumbo que tan solo con esfuerzo, amor y dedicación, logró establecer a miles de kilómetros de aquí.

Así como miles de familias; de padres, madres y hermanos que lloraron la partida de su ser querido que emigró. Así, como los millones de argentinos que sufrieron la crisis y con mil historias que hablan de resiliencia y solidaridad podrán decir que en el camino, algo aprendieron. Ya pasaron 20 años; por aquél entonces tenía 23. La historia, de alguna forma parece repetirse en manos de un país que no logró revertir aquél crudo remezón. Que aún extraña a aquellos que partieron, que llora infancias quebradas por el abandono. La historia cada tanto, se parece mucho al presente.

 

 

Zulema Usach

ZULEMA USACH

FUENTE : MDZ.COM

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Policial

INCENDIO EN RECOLETA DEJA 5 VICTIMAS FATALES

Published

on

Cinco personas murieron y otras 35 fueron asistidas por personal médico y derivadas a hospitales de la ciudad de Buenos Aires, como consecuencia del incendio desatado en un edificio del barrio porteño de Recoleta, que generó miedo y desesperación en sus habitantes y obligó a un gran operativo con ocho dotaciones de bomberos y 22 ambulancias del SAME para controlar las llamas y rescatar a los vecinos.

El fuego se desató a las 5.50 de este jueves, por causas que aún se desconocen, en el departamento del séptimo piso del edificio de Ecuador al 1026, casi avenida Córdoba, mientras sus ocupantes dormían y rápidamente se expandió al piso superior, obligando a la evacuación y rescate de las personas que habitan en el edificio de 14 pisos y al corte del suministro de gas en toda la cuadra, en forma precautoria.

Las cinco víctimas fatales, tres niños y dos mujeres, vivían en el departamento donde se inició el incendio y que abarcó en forma generalizada un ambiente de 3x10x2,8 metros, una cocina, tres dormitorios y un baño, además de pasillos de la vivienda, según precisaron fuentes policiales, y eran integrantes de la comunidad judía, indicó a Télam el presidente de la AMIA, Amos Linetzky.

”Las cinco personas fueron rescatadas por personal de Bomberos de la Ciudad con vida e inconscientes, dadas las tareas que se hicieron en primera instancia. Fueron entregadas al personal médico del SAME, pero lamentablemente después llegaron muertos a los respectivos nosocomios”, informó el subcomandante Pablo Giardina, que encabezó el operativo.

El director del SAME, Alberto Crescenti, sostuvo que “se hizo todo lo que se pudo pero fue imposible por la cantidad de humo inhalado” y agregó que uno de los menores fallecidos también fue alcanzado por las llamas.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, expresó sus “condolencias a la familia” de las personas fallecidas, con quienes conversó en las puertas del edificio incendiado, y consideró que fue “una situación dramática, muy dura y difícil”.

Rodríguez Larreta y su jefe de Gabinete, Felipe Miguel, también dialogaron en el lugar con dirigentes de la comunidad judía y saludaron a personal de bomberos e integrantes del SAME sobre quienes resaltaron “el profesionalismo y el compromiso” con que actuaron en el operativo.

El operativo para apagar el incendio y rescatar a todas las personas afectadas demandó más de tres horas y el director del SAME precisó poco después de las 9.30 que en total se asistieron a 35 habitantes del edificio, entre ellas una embarazada, que fueron derivados a seis hospitales porteños: Gutiérrez (en el caso de los niños), Ramos Mejía, Rivadavia, Fernández, Elizalde y Durand.

Crescenti indicó que un hombre de 52 años, internado en el Hospital Rivadavia, se encuentra “en estado delicado” y asistido con respiración mecánica.

También se trasladó a tres efectivos de la Policía de la Ciudad al Hospital Ramos Mejía por inhalación de humo y de manera preventiva, ya que fueron los primeros en llegar al lugar y estuvieron a cargo de la evacuación de los vecinos, informó oficialmente el Gobierno porteño.

Poco antes de las 8.30, el jefe de bomberos declaró que la situación del incendio estaba “totalmente controlado” y que los peritos se disponían a comenzar las tareas de investigación correspondiente para determinar las causas que originaron el fuego.

El Gobierno porteño, en tanto, informó que “el edificio contaba con toda la documentación habilitante al día” y los agentes de Tránsito mantenían cortado la circulación en la zona, por lo que se realizaba el desvío vehicular por avenida Pueyrredón.
Por su parte, el presidente de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), Amos Linetzky, dijo a Télam que “hay cinco víctimas que son de la colectividad” judía.

“Hay cinco víctimas que son de la colectividad, es lo primero que sabemos”, afirmó Linetzky, quien llegó al lugar junto a otros miembros de la comunidad, quienes conversaron con el jefe de Gobierno porteño.

En tanto, la Agencia Judía de Noticias (AJN) informó que los fallecidos son miembros de la familia Jabbaz.

“Se trata de la familia Jabbaz, de la que fallecieron cinco miembros: la abuela, la madre y los tres hijos. El padre de la familia, Ioni Jabbaz, se encuentra intubado en terapia intensiva”, aseguraron.

“Con profundo pesar, expresamos nuestras condolencias a los seres queridos de las personas fallecidas en el terrible incendio de esta madrugada, en el edificio de la calle Ecuador. Deseamos la pronta recuperación de los heridos de esta tragedia que entristece a toda la sociedad”, manifestaron desde la AMIA, indicó la AJN.

Vecinos de la comunidad judía se acercaron al edificio de 14 pisos ubicado en Ecuador al 1.000, casi avenida Córdoba, donde ocurrió el siniestro y se cortó el suministro de gas de manera precautoria en toda la cuadra.

“El edificio del incendio se encuentra cercano al tradicional barrio judío de Once, donde vive la mayor cantidad de familias judías ortodoxas de la Argentina, a pocos metros de la yeshivá (escuela de estudios religiosos) Jafez Jaim del rabino Samuel Levin”, agregó la AJN.

Continue Reading

Politica

FRACASO LA REUNION ENTRE EL MINISTERIO DE TRANSPORTE Y LOS TRANSPORTISTAS DE CARGA

Published

on

En medio de un paro nacional de transportistas por tiempo indeterminado con retenes en las rutas por la falta de gasoil y mientras la Asociación de Transportistas de Carga de Tucumán (ATCT) continúa este miércoles con una medida de fuerza que incluye además un reclamo para lograr la equiparación de los precios de este combustible con la Ciudad de Buenos Aires, el Ministerio de Transporte de la Nación convocó a una reunión al sector de transportistas autoconvocados que esta mañana bloquearon la autopista Buenos Aires – La Plata que nunca llegó a realizarse.

La reunión fracasó porque los transportistas decidieron no participar ante la ausencia del titular del área, Alexis Guerrera. Según informó ese ministerio, “los manifestantes no pudieron ponerse de acuerdo entre ellos con quienes iban a asistir a la reunión en representación del grupo, logrando así no asistir a la convocatoria realizada por el gobierno nacional y provincial al diálogo”. La reunión “no se realizó porque éstos no asistieron”, agregaron en Transporte.

Los autoconvocados que hicieron los cortes aseguraron que esta mañana el ministro de Seguridad de Buenos Aires, Sergio Berni, se comprometió a que en la mesa de diálogo iban a estar presentes el ministro de Transporte, Alexis Guerrera, el de Economía, Martín Guzmán, y el secretario de Energía, Darío Martínez. Sin embargo, los funcionarios que estaban preparados para recibirlos eran la subsecretaria de Transporte Automotor de la Nación, Laura Labat, la subsecretaria de Hidrocarburos, Maggie Videla, y director de Transporte de Cargas bonaerense, Miguel Betilli.

Más temprano, el ministerio de Transporte había confirmado la presencia en el encuentro del ministro Carrera, el secretario Martínez y el ministro de Transporte de la Provincia de Buenos Aires, Jorge D´Onofrio.

“La reunión nunca comenzó porque el ministro de Transporte rompió su promesa de estar presente en la reunión, tal como se había acordado. A partir de esto, van a continuar las medidas de fuerza”, dijo a Infobae uno de los transportistas, Santiago Carlucci.

El grupo que interrumpió el paso en la autopista Buenos Aires-La Plata está encabezado por la Unión Nacional de Transportistas y Afines de la República Argentina (Untra), Transportistas Unidos de la Argentina (TUDA), Autoconvocados Unidos, y el Sindicato Único de Trabajadores de Administraciones Portuarias (SUTAP), los administradores portuarios. Estos sectores van con un petitorio que pide garantizar el abastimiento a precios de la Ciudad de Buenos Aires, la provisión de insumos y repuestos y reajuste delas tarifas de fletes.

Desde la cartera que conduce Guerrera señalaron que “hay un permanente diálogo con todos los sectores mediante las mesas de trabajo”, de las que participan las entidades y agrupaciones reconocidas a través de su personería jurídica, dejando en claro que los autoconvocados no la tienen. Asimismo, afirmaron que la labor del Ministerio es ser intermediarios con el objetivo de trasladar los reclamos y poner en conocimiento a las autoridades correspondientes. “En todo momento, el ministerio nacional mantuvo y mantiene comunicaciones constantes con los gremios y Cámaras que representan a los transportistas”, señalaron fuentes oficiales.

Por otro lado, este medio pudo saber que las personas que se manifestaron hoy en la autopista Buenos Aires – La Plata, se enmarcan dentro de un grupo de trabajadores que no tendrían representación gremial formal, ni reconocida del sector portuario de Dock Sud. Además, los reclamos que se escucharon hoy en el corte son de índole portuarios y vinculados a la carga, y no tanto a la problemática del gasoil.

Al encuentro no fueron convocadas las cuatro entidades principales del sector, que son la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac); la Federación de Transportadores Argentinos (Fetra); la Federación Argentina de Entidades de Transporte y Logística (Faetyl) y la Confederación Argentina del Transporte Automotor (Catac). Estas entidades se manifiestan abiertamente en contra de los cortes de ruta y proponen una salida de diálogo para el conflicto: “Mantenemos la postura dialoguista en busca de soluciones para el faltante de combustible, entre otras problemáticas complejas que afectan al sector. Se seguirá privilegiando el diálogo con quienes tienen responsabilidad política para resolver estas cuestiones, y aportando ideas en pos de soluciones”, señalaron fuentes de Fadeeac.

Mientras tanto, sigue a nivel nacional por tiempo indeterminado el paro de los transportistas de carga, organizado por Transportistas Unidos de la Argentina (TUDA), Autoconvocados Unidos, y el Sindicato Único de Trabajadores de Administraciones Portuarias (SUTAP).

Los principales reclamos que llevan adelante los gremios son que se normalice el abastecimiento de combustible y que los precios sean similares a los de Capital Federal, una actualización de la tarifa de fletes, ya que el sector advierte sobre un aumento que vienen registrando los costos, y por último plantean la necesidad de acceder sin dificultades a los insumos necesarios para la actividad, como repuestos y neumáticos.

En ese contexto, hay movilizaciones de transportistas en diferentes provincias, especialmente en Río Negro, Neuquén, Santiago del Estero, Corrientes, Misiones, Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe, Catamarca y Buenos Aires. Se impide la circulación del transporte de carga, mientras que hay una libre circulación de los automóviles particulares, el transporte de pasajeros, el transporte de caudales y los servicios de emergencia.

Por otra parte, la provincia de Tucumán es otro de los epicentros de la protesta de los transportistas de carga. Ayer hubo bloqueos en algunos accesos a la capital provincial y en zonas del interior, que fueron organizados por la Cámara de Transportistas de Carga de Tucumán. En tanto, en las próximas horas las autoridades gubernamentales mantendrían un encuentro con los principales referentes de las actividades productivas con el objetivo de destrabar el conflicto.

Los puntos de mayor conflicto se registran en los cortes de la ruta 302, en el distrito de Cevil Pozo, y por otro lado en la rotonda de empalme con la ruta 9, que es uno de los lugares de acceso a San Miguel de Tucumán. Según se informó, se permite por dicha zona la circulación de colectivos de pasajeros y autos particulares.

Cabe señalar que la crisis del gasoil golpea con fuerza al norte argentino con desabastecimiento del combustible, sobreprecios y entrega en cupos a productores y transportistas, lo que genera serios inconvenientes en el entramado productivo de la región en medio de la zafra de caña de azúcar y del limón, dos de los principales eventos económicos de las provincias norteñas.

La medida de fuerza comenzó el martes con un pedido de una política federal para conseguir el mismo precio del combustible en el Interior que el que se paga en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, según indicó Eduardo Reinoso, presidente de la ATCT.

El dirigente explicó que en Tucumán falta gasoil y cuando se consigue se comercializa entre 100 y 200 litros por camión a un precio de 185 a 190 pesos. “Si queremos más litros, se venden a 230 pesos. Esta situación está afecta la actividad y competitividad, por lo que pedimos un precio del combustible igual al de Capital Federal”, cuestionó.

Asimismo, añadió que están trabajando “con tarifas que no fueron actualizadas mientras que el gasoil aumentó un 230%, las cubiertas subieron un 150% y el seguro un 100%”.

Continue Reading

Sociedad

FALTA DE GASOIL: POR QUÉ FRACASÓ LA REUNIÓN ENTRE FUNCIONARIOS Y TRANSPORTISTAS

Published

on

El encuentro que iban a mantener esta tarde fue suspendido porque los representantes de los transportistas no quisieron reunirse sin la presencia del ministro de Transporte, Alexis Guerrera.

El encuentro que iban a mantener esta tarde equipos técnicos del Ministerio de Transporte de la Nación y de la provincia de Buenos Aires y funcionarios de la Secretaría de Energía con transportistas ante los reclamos por falta de gasoil fracasó, por la negativa de los representantes del sector a reunirse sin la presencia del titular de la cartera, Alexis Guerrera.

Tras tomar esta decisión, los transportistas ratificaron la continuidad de las protestas “por tiempo indeterminado hasta que no se tomen las medidas necesarias”.

El encuentro iba a realizarse a 17 en el área de Transporte de Cargas de la cartera nacional, en el microcentro porteño, luego de que esta mañana se llevara a cabo un corte de tránsito en la autopista Buenos Aires-La Plata (punto neurálgico para el acceso a la zona metropolitana desde la zona sur), que se inició cerca de las 6 a la altura del peaje Dock Sud mano a Capital Federal.

La protesta fue llevada a cabo por dueños de camiones que reclaman por la falta de gasoil en distintas zonas del país y los sobreprecios que se registran en el precio del combustible.

En diálogo con Télam, el representante de la Unión Nacional de Transportistas y Afines (Untra), Ariel Santa Coloma, indicó en relación a la suspensión de la reunión fue porque “decidimos no entablar conversación con ningún otro intermediario que no sea el ministro (Alexis Guerrera)” y ratificó que “en las rutas los cortes van a seguir en todo el país”.

Por su parte, desde la Federación Entrerriana de Transporte, Sebastián Gothe, aseguró a Télam que “la situación es compleja y el no tener la reunión que nos prometió el ministro complica la situación”.

No obstante, Gothe afirmó que están “abiertos al diálogo” para consensuar “con los actores necesarios” una solución a corto y mediano plazo en el tema provisión de gasoil.

Esta mañana, el ministro de Transporte de la provincia de Buenos Aires, Jorge D’Onofrio, aseguró que tanto el abastecimiento de gasoil como el tema de los “sobreprecios, que surgen siempre que hay un faltante”, se encuentran “en vías de solución”.

Dijo también que la protesta realizada por transportistas en la autopista Buenos Aires-La Plata, que mantuvo interrumpido totalmente el tránsito durante más de dos horas en la mano que va hacia la ciudad de Buenos Aires, en plena hora pico, “sorprendió absolutamente” porque desde el Gobierno de la provincia de Buenos Aires y de la Nación vienen “trabajando con las cámaras de transporte” para buscar una solución.

FUENTE : MDZOL.COM

 

noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Continue Reading

Más Vistas