Connect with us

Opinión

Abad negó una pelea con Macri: “Mi salida fue acordada”

Published

on

Tras su renuncia a la AFIP, el funcionario aseguró que se dedicará al estudio y a su familia

Tras su sorpresiva salida de la AFIP, Alberto Abad negó que el presidente Mauricio Macri le haya pedido la renuncia y aseguró que se “retira” para dedicarse al estudio y su familia.

El funcionario rechazó las versiones sobre supuestas presiones de integrantes del Gobierno para otorgar facilidades de pago a Cristóbal López y a OCA, que tienen millonarias deudas con el Estado.

“Si fuera así yo no hubiera hecho nada de lo que hice desde el comienzo. Cuando el Presidente me convocó para ocupar el cargo en la AFIP, yo pensaba que no podía dejar de darle una mano, hace muchos años que estoy en el sector público, vine a colaborar, ordené la institucionalidad de la AFIP, convoqué al mejor equipo, que seguirá trabajando como hasta ahora”, resaltó.

En ese sentido, sobre los motivos que lo llevaron a alejarse de sus funciones, Abad respondió: “Yo cumplí 50 años de trabajo y 35 años en el sector público. Que quede claro, esto no es una renuncia, es un retiro. Me dedicaré a estudiar y a mi familia. Mi salida fue acordada con el Presidente antes de fin de año”.

Acerca de su sucesor, Leandro Cuccioli, actual secretario de Servicios Financieros del Ministerio de Finanzas, Abad aseguró que se está realizando “una transición ordenada” y que convivirá con el joven funcionario todo el mes de marzo. “Mi equipo quedará trabajando con él. Aunque pude ser que algún director de AFIP también se vaya”, agregó.

Por último, Abad dijo que “no se peleó con nadie” y eligió una particular frase para despedirse: “Vine contento y me voy contento”.

Nexofin

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

EL ESCANDALO DE LAS PLANILLAS DEL ACCESO A LA QUINTA DE OLIVOS

Published

on

El día que Alberto Fernández lanzó la cuarentena que fue eterna, hizo saber que la prohibición de circular era absoluta salvo para 23 actividades consideradas esenciales, al tiempo anunció que serian implacables con las sanciones.

La política era el miedo y la conculcación de derechos constitucionales en nombre de la vida y ante el espanto de la muerte. El mismo día en que recibía al director de Pfizer Argentina, ingresaba a Olivos Sophia Pachi, asesora y amiga de Fabiola Yáñez, a quien púdicamente los medios barriales de CABA denominan “Primera dama”. Pachi estuvo en Olivos durante la cuarentena en 67 ocasiones. El CEO de Pfizer no volvió nunca.

La ejemplaridad que se reclama para la función pública dice que nada de lo que se anuncia o expresa se admite como alejado de lo que se hace. Obvio que las planillas de acceso a Olivos reveladas por la iniciativa de Gonzalo Vergareche (@gonziver en Twitter) exponen la frivolidad y la ausencia de ejemplaridad del presidente de la nación y de su séquito.

Han fallecido 105 mil argentinos y contando. Nada de lo anunciado se cumple en materia de vacunación y día a día se montan relatos que buscan generar un espacio de optimismo en la sociedad que se estrella contra la realidad. El ex ministro Daniel Gollán —quien hizo de conculcar derechos la clave de su política nada sanitaria— justifico el “pogo” en el Ministerio de Salud provincial como la “consecuencia de un momento de emoción”.

Emoción tienen los argentinos que perdieron sus trabajos y los que cerraron sus negocios por miles en tanto debían escuchar que en el gobierno anterior todo era peor. La brutalidad discursiva parece no tener límites. Reina por todo lo alto Jhosep Goebbels. El primer principio de la propaganda que dice: “Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo“. Léase: “ah, pero Macri”.

Cuatro millones de asalariados perdieron su trabajo en 2020. No es la pandemia es la praxis de matriz ideológica marxista que busca someter a todos a la férula del Estado. Los planes anunciados como el IFE y los programas de soporte a empresas fueron escasos y a nadie “salvaron” de una debacle feroz.

Cerrar todo fue una opción ideológica. Nunca fue un imperativo epidemiológico. El manejo de los cierres debe ser flexible, dinámico y puesto en los sectores vulnerables. Jamás ocurrió. Un ejemplo cierto son las restricciones a los pasajeros de viaje que se encuentran fuera del país. El gerente general de Lufthansa, Felipe Bonifatti, lo dijo claramente en la 99.9: “el gobierno brasilero no ha puesto restricciones ni en las salidas de las llegadas de la cantidad de vuelos ni pasajeros desde el comienzo de la pandemia. Se exige que los pasajeros que ingresen en calidad de turistas lleven una prueba PCR negativa hecha unas horas antes de la llegada al país”.

No es la pandemia, es el gobierno.

COLUMNA DE OPINION PUBLICADA EN NOTICIAS Y PROTAGONISTAS POR EL PERIODISTA JOSE LUIS JACOBO.

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.-

Continue Reading

Opinión

El gobierno se aleja cada vez más del «fifty-fifty» de Perón

Published

on

Todos somos peronistas» decía con sorna Juan Domingo Perón cuando se trataba de definir la composición política de la sociedad. Ahora debería agregar «menos los que juran serlo».

Parece insólito pero es verdad: en 2017, pleno gobierno de Mauricio Macri, datos del Indec sostenían que la Argentina había alcanzado el anhelado «fifty-fifty» que proponía Juan Domingo Perón, por el cual trabajadores y empresas se repartían en partes iguales los ingresos que genera el país.

Hoy, con un gobierno que se define como peronista, los asalariados perdieron participación en la distribución del ingreso, mientras el sector empresarial avanzó, según surge de una estadística del mismo instituto..

La participación de los asalariados retrocedió del 49,8% al 46,1% sobre la riqueza total.

La comparación surge del informe del INDEC «Cuenta de generación del ingreso e insumo de mano de obra».

Allí se detecta que el trabajo independiente mostró un leve ascenso en la distribución de la torta, al pasar del 16,2% al 16,4% en la participación sobre la distribución de la riqueza. La masa salarial, en tanto, tuvo un retroceso del 6,8%, con una inflación interanual que se ubicó en el 42,6%.

El informe revela además, un crecimiento de 5 puntos porcentuales en la participación del sector empresarial, que avanzó del 35,2% al 40,2%.

En tanto, de acuerdo con las cifras oficiales, el excedente de las compañías creció 15,3%.

En 1973 el entonces presidente visitó la CGT (foto principal) y en su discurso dijo respecto de las ganancias: «el gobierno se ocupará de que sean distribuidas con justicia entre todos los que la producen. Sin colateralismos y sin ninguna ficción. Fifity y fifty, como dicen. Mitad y mitad». Cuando el 24 de marzo de 1976 se produjo el golpe que derrocó a su esposa María Estela Martínez el objetivo se había logrado.

Ello se volvió un principio irrenunciable para el peronismo – de hecho Hugo Moyano, siendo Secretario General de la CGT lo exigió en varias ocasiones a los sucesivos gobiernos- pero ahora, en medio de consignas y relatos en los que el trabajador pareciera estar en el centro de la escena- la administración que encabeza Alberto Fernández y conduce Cristina Fernández de Kirchner se aleja paulatinamente de aquel objetivo.

Y según los expertos del propio Indec ello se debe a la transferencia de recursos del sector trabajador al mantenimiento de los subsidios y planes sociales. Es decir que el gobierno descansa todo el esfuerzo sobre las espaldas de los asalariados y deja afuera de semejante ajuste al capital, algo inentendible en cualquier sociedad moderna y mucho menos en un estado que dice ser gobernado por el justicialismo.

Pero esto es lo que muestran los fríos números y las estadísticas. Cosas de un país en el que nada es lo que parece…

FUENTE : LIBRE EXPRESION

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Opinión

Guillermo Moreno: “El gobierno de Alberto Fernández es peor que el de Mauricio Macri”

Published

on

El ex secretario de Comercio del kirchnerismo se refirió en duros términos al Poder Ejecutivo al criticar cómo gestionó la pandemia y la coyuntura económica

El presidente Alberto Fernández volvió a recibir munición gruesa de fuego amigo. Primero fue el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, que cuestionó en público al jefe de Estado y a sus ministros. Ahora se sumó Guillermo Moreno, un dirigente que si bien nunca se mostró afín a este Gobierno, comparte con Fernández la pertenencia a las administraciones de Néstor y Cristina Kirchner.

Sin pelos en la lengua, el ex secretario de Comercio criticó sin reparos la gestión de la pandemia y el rumbo económico hasta tal punto de considerar al gobierno de Alberto Fernández “peor” que el de Mauricio Macri, máximo oponente político del peronismo en los últimos años.

Yo pensé que el peor gobierno iba a ser el de Macri. Este es peor que el de Macri. Dije toda la vida que Macri era un inútil y un vago cuando todos se callaban. Yo pensé que su gobierno había sido el peor, pero este es aún peor”, aseguró Moreno en diálogo con el periodista Daniel Tognetti en AM 530.

Otros tiempos. Alberto Fernández y Guillermo Moreno en una reunión con la entonces presidenta Cristina KirchnerOtros tiempos. Alberto Fernández y Guillermo Moreno en una reunión con la entonces presidenta Cristina Kirchner

El ex funcionario hizo una cruda radiografía de la coyuntura. “El déficit fiscal va a terminar el año en 12 puntos, el año pasado fue de 14, que es el número que tuvo Alfonsín cuando se tuvo que ir, y tenés un desorden en las cuentas externas; eso es brujería, no es economía”, introdujo.

Y desarrolló: “El Banco Central se transformó en una mesa de dinero, que existen en el sistema financiero pero son marginales, pero ahora resulta que el Banco Central se dedica a comprar bonos, cambiarlos por pesos, después por dólares… Eso no es economía, ni siquiera un sistema financiero; eso es una payasada”.

De acuerdo con su visión, que pretende plasmar durante las elecciones con una candidatura a diputado nacional en la provincia de Buenos Aires, los problemas económicos se solucionan aplicando recetas que fueron exitosas en el pasado.

“Hay que hacer lo que hicimos nosotros. ¿Por qué Alberto no hace lo que hicimos? O no entendió lo que hicimos o tiene otras ideas. Él no es peronista, es socialdemócrata, no quiere hacer lo que hizo un gobierno peronista exitoso. No hay nada que inventar: hay que gastar menos de lo que recaudás y venderle al mundo más de lo que le comprás y ahí generás los elementos ordenadores de la economía”, planteó.

Moreno recomendó además declarar la emergencia en seguridad. Dijo que Fernández tiene que hacerse cargo del problema y ponerle el cuerpo a la situación, asumiendo el control de las fuerzas federales y de las policías provinciales.

El que no se quiera hacer cargo de la seguridad de su pueblo que no sea presidente. Esto se resuelve poniendo el cuerpo, no hay que estudiar, no hay que hacer ningún mapa. Se sabe dónde están los muchachos. Hay que hacer lo que hay que hacer. No es un problema de inteligencia policial que a vos se te terminen los motochorros”, dijo.

Y ejemplificó: “El Presidente puede resolver el tema de los Monos en Rosario en 15 minutos”.

La gestión de la pandemia

Moreno recordó que hace un año había advertido que en caso de no adoptar las medidas necesarias, el país se quedaría sin salud y sin economía, y lamentablemente -a su criterio- ambos pronósticos se cumplieron.

Hoy tenés 100 mil muertos y los indicadores dicen que es uno de los peores países del mundo que administró la pandemia”, aseguró.

“Alberto Fernández tenía que evitar el miedo, no asustar al pueblo; fortalecerla no solo de cuerpo, sino también de alma, con iglesias abiertas, misas en las plazas, las vírgenes circulando; tenés que cuidar la salud mental de la familia y del pueblo, conversar con los sociólogos que son los que entienden y finalmente ocuparse de algo tan importante como es la economía, con empresarios y sindicalistas”, analizó.

Y resumió: “El presidente asustó al pueblo, no se ocupó de la salud mental de las familias, no se ocupó de la comunidad, no se ocupó de los servicios religiosos y no se ocupó de la economía. ¿Cómo terminás? Un desastre. Destruiste la economía y la salud”.

 

FUENTE : INFOBAE

FOTO TAPA : TRES LINEAS

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas