Connect with us

Internacional

Aceptaron el pedido de extradición de un ex presidente de Conmebol

Avatar

Published

on

La Justicia de Paraguay dio el visto bueno para la extradición de Nicolás Leoz, luego de que Burzaco lo declarara responsable de recibir coimas y sobornos millonarios

En el marco de las declaraciones de Alejandro Burzaco, en condición de testigo, a la Justicia de Estados Unidos por el escándalo del FIFA Gate, la Justicia de Paraguay aprobó la declaración de extradición del ex presidente de la Conmebol Nicolás Leoz.

Burzaco, ex CEO de Torneos, cargó ayer contra Julio Grondona acusándolo de recibir millonarias coimas. Hoy el empresario, en libertad bajo fianza, declaró contra Leoz revelando que robó 5 millones de la FIFA y recibió millonarios sobornos. Según su testimonio el dinero que recibió fue para influenciar la votación en la elección de las sedes mundialistas.

Precisamente luego de la declaración de Burzaco el juez Humberto Otazú aceptó la petición de la Justicia de Estados Unidos, que desde mayo de 2015 pide por la extradición del ex dirigente de 89 años.

Leoz está con prisión domicialiaria en Paraguay pero se estima que ahora deberá viajar a Estados Unidos para declarar. La defensa rechaza el pedido estadounidense y esgrime que su cliente está muy desmejorado en sus condiciones físicas.

Nexofin

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Brasil: ¿A Bolsonaro se le insubordinan los generales?

Avatar

Published

on

Miembros del gobierno y medios antes bolsonaristas como O Globo manifiestan críticas al mandatario por su falta de respuesta contundente ante el coronavirus.
Imagen: EFE

Desde Brasilia

Valiéndose de un altoparlante una mujer convidó en la mañana de este domingo a los vecinos del sur de Brasilia – barrios de clase media y alta – a sumarse a la caravana en defensa de Jair Bolsonaro, por la “bendición de Cristo” y contra la cuarentena. “Todos al trabajo” arengó a bordo de uno de los cerca de diez vehículos integrantes del convoy que más tarde se sumaría a la protesta frente a las oficinas de la Gobernación de Brasilia, que al igual que las de San Pablo y Río de Janeiro decretó el aislamiento para contener el coronavirus.

En defensa de la cuarentena se han pronunciado desde Luiz Inácio Lula da Silva, la figura más prominente de la oposición, hasta buena parte del campo político conservador , junto a miembros del gobierno como el titular de Salud, Luiz Henrique Mandetta, respaldado por el ascendente jefe de gabinete Walter Souza Braga Netto, un general más subordinado a la comandancia del Ejército que al mandatario. También los medios dominantes. entre ellos el otrora bolsonarista diario O Globo, que en la portada de hoy publicó sólo noticias críticas al gobierno y un título sobre la novela En tiempos del Emperador, al parecer dedicado al jefe del Planalto.

A propósito, el confinamiento también fue recomendado en un informe del Centro de Estudios Estratégicos del Ejército, que probablemente tomó estado público luego de recibir la venia del jefe del arma, general Jorge Leal Pujol. Desde el 31 de marzo cuando los altos mandos militares conmemoraron el golpe de 1964 y la dictadura allí surgida, las declaraciones y especulaciones ( de diverso grado de tenor tóxico) indican que los generales ya no se cuadran ante el capitán-presidente,

Surgen señales de descomposición del régimen que autorizan especular sobre varios escenarios futuros que van desde el desplazamiento del mandatario para que su cargo sea ocupado pro el vicepresidente, general Hamilton Mourao, a la prolongación de status quo con un Bolsonaro espectral, sin autoridad sobre una parte o todo el gobierno. Tampoco se descarta como salida un autogolpe: la semana pasada un periodista le preguntó si pensaba en esa opción y le jefe del Ejecutivo no la descartó.

En todo caso mientras la pandemia avanza llegando a 486 muertos y 11.130 infectados, Bolsonaro se recuesta en sus hasta ahora leales “milicianos” paramilitares y los pastores.

Hoy recibió al comisario Alberto Fraga, exdiputado que comandó la “Bancada de la Bala”, integrada por policías y presuntos “milicianos” paramilitares, tras lo cual oró junto a varios evangélicos que pidieron que el señor lo proteja de “Satanás”.

El grupo de militantes bolsonaristas movilizado por la mañana en Brasilia para repudiar la cuarentena y otras recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud reflejó la cada vez más baja capacidad de convocatoria del extremismo que también convocó al ayuno. El viernes una pastora saludó al mandatario en el Palacio de Alvorado bramando “aleluya, aleluya, China es el virus, presidente no hable con los chinos”.

Cuidado, esa falta de movilización no debe confundirse con la desaparición del apoyo al gobierno. La encuestadora Datafolha registró que el 59 por ciento rechaza la renuncia del mandatario, una noticia seguramente bien recibida por el círculo directo del presidente formado por sus hijos y algunos ministros, todos seguididores el astrólogo Olavo de Carvalho, profesor de filosofía a distancia, que acaba de exigir la renuncia del conservador ministro de Salud Mandetta por considerarlo aliado a los “comunistas”.

Golpes continuados

Si Bolsonaro llegó al gobierno fue como consecuencia de la degradación democrática resultante del golpe perpetrado contra Dilma Rousseff en 2016 y una serie de asonadas menos publicidadas.

Para sabotear las elecciones de 2018 hubo una seria de microgolpes contra Lula como la condena firmada por el exjuez Sergio Moro y el fallo de la Corte impidiendo un hábeas corpus, sentencia ocurrida luego de que los jueces fueron amenazados por entonces jefe del ejército, general Eduardo Villas Boas.

Con frecuencia se clasifica a la deposición de Dilma como un golpe “blando”, jurídico, parlamentario y mediático, soslayando el lado “duro”, que fue dado por aval surgido en los cuarteles.

En la actual coyuntura se habla de un golpe “blanco” perpetrado contra Bolsonaro y otro más explícito que podría ocurrir, o no. Se trata de otra afirmación sujeta a correcciones: si finalmente sucede un sorpasso militar este será para quitar del medio a una figura disfuncional y, sobre todo, garantizar la estabilidad del régimen para el cual la amenaza mayor es el retorno de Lula o el PT.

Continue Reading

Internacional

España supera las 10.000 muertes por coronavirus tras un repunte en los fallecimientos

Avatar

Published

on

Con 950 decesos en un solo día, se queda muy cerca de la peor cifra en el mundo (969), que registró Italia
Julián Fernández asiste al entierro de su madre víctima de coronavirus , en Cuenca, este jueves. En vídeo, declaraciones de María José Sierra, del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. B. ARMANGUE (AP) / VÍDEO: QUALITY

Batir el récord del número de muertes por coronavirus en España casi no es noticia: viene sucediendo prácticamente a diario desde que estalló la crisis. Pero este jueves el salto ha sido todavía mayor: 950 fallecimientos en una sola jornada, hasta superar los 10.000 en total, muy cerca de los 969 que Italia registró en un solo día (971, según los datos consolidados de la Organización Mundial de la Salud), el máximo mundial hasta el momento en una sola jornada. Esta cifra supone que España ya acumula el 20% del total de víctimas mortales declaradas en el mundo por coronavirus (50.230, según el dato de las 19.00 de la Universidad Johns Hopkings).

Es el sexto día consecutivo que se superan las 800 muertes, si bien los anteriores se habían mantenido en una horquilla que solía estar alrededor de los 850 (ver gráfico). Este repunte no altera, sin embargo, una tendencia de desaceleración en términos relativos que se viene observando desde el 25 de marzo. Esto es posible porque, como los casos son cada vez más numerosos, la cantidad relativa de fallecimientos, a pesar de subir en términos absolutos, baja en porcentuales. Las buenas noticias de verdad, el cambio de tendencia en la curva, llegarán cuando comience una caída sostenida también en los números absolutos. Pero los expertos aseguran que este fenómeno no describirá una V invertida, sino más bien una U, con una meseta de estabilización antes de que comience el descenso. Los porcentajes muestran cómo España se encamina hacia esa meseta.

Esta meseta es el resultado de las diferentes velocidades en las que la epidemia se desarrolla en España. Esto provoca que cuando el crecimiento de fallecidos empieza a perder fuerza en las comunidades golpeadas primero por el virus, tomen el relevo otras. El mejor ejemplo del primero grupo es Madrid, pero también el País Vasco o La Rioja. Ninguna de ellas ha llegado a doblar en los últimos seis días el número de fallecidos, que pese a algunas oscilaciones ha tendido a estabilizarse.

Por el contrario, los muertos prácticamente se han triplicado en estos mismos seis días en comunidades como Galicia, Extremadura, Cantabria y Murcia, que partían de una incidencia mucho más reducida. Y entre ambos grupos se sitúan aquellas (Cataluña, Castilla-La Mancha y Castilla y León) que ya hace 10 días que empezaron a seguir la estela de Madrid y a ver como se aceleraban sus indicadores.

El resultado son tres tendencias que actúan de forma solapada y que mantienen por ahora ligeramente al alza el balance de fallecidos, como se ha visto este jueves. Y, según todos los expertos consultados, se avecina una ancha meseta en la que se sucederán, con algunas oscilaciones, los días con una cantidad de muertos similar, como ya ha ocurrido en Italia.

Además, realmente no hay una curva, sino que son varias. La que refleja el número de muertes (o su porcentaje) es en realidad la última en cambiar, ya que en primer lugar una persona se infecta, al cabo de un tiempo detecta los síntomas y, si la enfermedad es grave, generalmente es hospitalizada y pasa por la UCI hasta que muere. Ese es el orden en el que cada una de esas curvas va bajando. Y, entre la infección y el fallecimiento pueden pasar alrededor de tres semanas.

El de los casos, además, como se viene repitiendo, es un dato bastante irreal, puesto que por el momento solo se detectan los más graves. Este jueves han llegado a 110.238, con una subida de un 7,9%, un porcentaje que también viene cayendo desde hace más de una semana. “En el pico ya estamos, el foco ahora lo tenemos en que en los próximos días no lleguemos al punto de saturación de las UCI”, ha dicho Fernando Simón, director del Centro de Coordinación y Alertas Sanitarias (CCAES).

Evolución de casos confirmados

La cifra a la que miran con mucha atención los especialistas es la del número de hospitalizaciones. Esta sí venía bajando día tras día, pero este jueves también aquí hay malas noticias: con 2.695 ingresos, se interrumpe esa tendencia, si bien no se puede hablar de un cambio, ya que para ello es preciso que se prolongue en el tiempo. Esa subida podría ser coyuntural en un camino muy claro de bajada en términos absolutos (no solo relativos) que se viene observando también desde el 25 de marzo.

Las personas que han pasado por las UCI han llegado el jueves a 6.092. Interpretar este dato es cada vez más complicado. Por un lado, el Ministerio de Sanidad viene aclarando desde hace aproximadamente una semana que es un número acumulativo, que suma todos los enfermos que han necesitado ingreso, pero no resta las altas ni las muertes. No todas las comunidades están reportando igual. Madrid, por ejemplo, explicó el miércoles que ellos aportan una foto real: cuántas personas hay ingresadas cada día. Esta disparidad produce fenómenos tan inverosímiles como que del martes al miércoles, el informe de Sanidad mostraba el mismo número de ingresados en esta comunidad autónoma. Además, la saturación de estas unidades está produciendo que no siempre puedan admitir a todos los que la necesitan, según han explicado varios intensivistas a este periódico. La propia María José Sierra, del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), ha reconocido este jueves la falta de fiabilidad de estos datos: “Algunas comunidades comunican los datos acumulados y otras reflejan el número de pacientes que ayer se encontraban en UCI, por ello esta bajada de incremento hay que analizarla con cuidado. La ocupación de las UCI sigue siendo crítica en algunas comunidades, porque las estancias son largas”.

Sigue creciendo el número de altas. Más de 26.000 personas se han curado tras pasar por un hospital, lo que supone un 24% del total de positivos.

https://elpais.com/

Continue Reading

Internacional

Más de 100.000 familias indígenas de Colombia piden protección ante el coronavirus

Avatar

Published

on

La falta de agua potable y la desnutrición hacen más vulnerables a casi dos millones de indígenas. Hay dos casos de Covid-19 en la frontera colombo-venezolana
Indígenas del pueblo nukak se adentran en la selva por temor a la COVID-19KELLY PEÑA

En 1988 el pueblo indígena nukak, del sudeste de Colombia, tuvo su primer contacto con foráneos y, como consecuencia, una gripe devastó al menos a la mitad de su población. Para esa época, los sobrevivientes de este pueblo de cazadores y recolectores fueron empujados por colonos y grupos armados que se adueñaron de su selva y los obligaron a huir y asentarse por años en la ciudad de San José del Guaviare. Las noticias de una pandemia inédita que avanzaba rápidamente les trajo reminiscencias de ese pasado trágico y antes de que las autoridades civiles de Colombia cerraran fronteras o decidieran la cuarentena, varios de ellos se adentraron de nuevo en la selva para aislarse temporalmente. “El 18 de marzo, en una decisión autónoma, reunieron a las autoridades del departamento, y notificaron la decisión. Pero no es un retorno a sus territorios ancestrales, sino un aislamiento en sus resguardos que es de unas 980.000 hectáreas”, explicó Sandra Pérez Gómez, de la Confluencia de Mujeres para la Acción Pública del Guaviare, que ha acompañado a estas comunidades. Les dieron algunas herramientas y medicamentos y se adentraron en lo que les queda de bosque.

Esa ha sido solo una de las alternativas de los pueblos indígenas de Colombia ante el temor de contagiarse del coronavirus. Algo que, en palabras de las autoridades indígenas de Colombia, significaría su exterminio. “Nuestros pueblos no tienen agua potable, están subalimentados, con altos niveles de desinformación y dificultades de acceso a centros de salud”, diagnostica Armando Wooriyu Valenzuela, secretario de la Alta Instancia de Pueblos Étnicos para la Paz. La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) calcula que el riesgo de la pandemia se cierne sobre 115.000 familias indígenas, cerca de 1.905.000 personas en todo Colombia.

Los riesgos varían dependiendo de la región pero llegan a todos. La primera alerta se dio en Cúcuta, ciudad fronteriza con Venezuela, donde según el Ministerio de Salud hay dos indígenas de la etnia yukpa, que fueron confirmados con Covid-19. Según la autoridad nacional de salud, uno de ellos falleció, pero en la ciudad la información es confusa y se habla de un solo contagiado que sería un colono venezolano que vive entre los indígenas. Aunque la alcaldía se propone controlar la propagación, los yukpas tienen una cultura seminómada, lo que dificulta cualquier cuarentena. Los yukpas (colombianos y venezolanos) se encuentran en estado de indigencia hasta en 15 ciudades de Colombia, pero en el caso de los venezolanos además vienen y van. Y aunque el Gobierno colombiano cerró sus fronteras como parte de sus medidas para frenar la pandemia, abundan los cruces informales conocidos como trochas.

En ciudades capitales como Bogotá o Medellín, está el mayor peligro para los indígenas que viven en la indigencia. Desplazados por el conflicto armado, muchos mendigan o viven de la venta de artesanías. Pero sin clientes en las calles están pasando hambre y durmiendo apiñados en aceras. El miércoles, 500 familias de la comunidad embera fueron desalojados por dueños de hoteles al paso por no tener con qué pagar por una habitación. De acuerdo con la Onic, esto ocurre también en ciudades como Barranquilla o Cali y pueden convertirse en una bomba de tiempo. Las fronteras y la pobreza son otra de las preocupaciones. “Tenemos un caso dramático y es el de los indígenas pairobas en Puerto Carreño (Vichada), frontera con Venezuela, donde unas mil personas de esta comunidad indígena obtiene la comida de los basureros”, dice Wooriyu para señalar que la respuesta del Gobierno tiene que ser desde la seguridad alimentaria además del agua.

Hasta ahora, los indígenas se protegen con barricadas para evitar el ingreso de foráneos que puedan contagiarlos. Lo hace la Guardia Indígena del Cauca, en el suroeste del país, pero también la etnia wayú en La Guajira, norte de Colombia, donde también salen a las carreteras a protestar por la falta de agua potable. En esa región, que ha recibido el impacto de la migración, preocupa el estado de los hospitales. De acuerdo con Valenzuela, hay cinco para atender a toda la población de wayú que es de medio millón de personas, además de los migrantes.

Las peticiones al Gobierno de Iván Duque van desde la toma urgente de muestras de confirmación en comunidades que presentan altos índices de infecciones respiratorias, agua potable y alimentación hasta las labores de prevención en las lenguas de los indígenas. “El Ministerio de Defensa puso a disposición sus emisoras para que podamos dar información de prevención pero necesitamos que el presidente Iván Duque a través del Ministerio de Telecomunicaciones nos ayude a producir piezas en los 90 idiomas de las comunidades”, agregó Wooriyu, que habla en nombre de las más de 100.000 familias indígenas que temen al coronavirus.

https://elpais.com/

Continue Reading

Más Vistas