Connect with us

Sociedad

Alberto Beraldi. El abogado de elite que defiende a Cristina y se reconvirtió en militante del lawfare

Avatar

Published

on

Alberto Beraldi tiene aspecto incombustible. Pueden decirle las peores barbaridades de sus clientes, y él siempre conserva las formas y desgrana respuestas jurídicas puntillosas, con conocimiento técnico. Puede argumentar con serenidad, sin levantar la voz,

Por esa capacidad de análisis, su experiencia como penalista, sus conocimientos de derecho procesal y su temple lo eligió Cristina Kirchner como su abogado cinco días antes de dejar el Gobierno en 2015, suponiendo que durante la gestión de Mauricio Macri se iba a complicar su situación judicial por las causas de corrupción que enfrentaba.

Hoy además de defenderla en todos sus expedientes judiciales, menos el del Pacto con Irán, la asesora con proyectos vinculados al funcionamiento de la Justicia. Le adjudican a Beraldi ser el autor las ideas centrales de la reforma judicial que alumbrará en breve el Poder Ejecutivo. Su nombre se menciona incluso como parte del Consejo de Notables que aportará ideas para reformar la Corte, aunque amigos de Alberto Fernández y también alguno de sus ministros lo desaconsejan porque la incorporación del abogado de la vicepresidenta a una comisión sobre el tribunal donde tramitan sus recursos podría ser leída como un intento de impunidad, que anule las declamadas buenas intenciones de los proyectos reformistas.

A los 60 años, a Beraldi lo reconocen por la calle y le piden selfies, cuentan sus allegados. Expresiones inusuales para un abogado, aunque no tanto si se trata del defensor de Cristina Kirchner.

Casado, con dos hijas (una publicitaria y la otra licenciada en Letras), antes de las 8 de la mañana caminaba a diario caminaba los pasillos de Comodoro Py 2002 cuando estaba abierto al público previo a la pandemia. Saluda a camaristas y a ordenanzas: lo conocen todos.

Hace 40 años que trabaja en cuestiones judiciales, pero en los últimos cinco vive una transformación, desde que empezó a mezclar su perfil técnico con un discurso político alineado con la idea de la “persecución judicial” contra su clienta y la teoría del “lawfare”, que supone una conspiración político-mediática contra dirigentes populares y que para juristas de renombre es apenas una argucia para evitar responder sobre las acusaciones de corrupción.

Beraldi explica que lo único que hizo de nuevo fue salir en TV. “Los niveles de arbitrariedad lo exigían”, justifica él. Sus amigos y algunos funcionarios judiciales dicen que, en realidad, la defensa pública es parte de sus servicios jurídicos.

“Alberto está pasando por una transformación, siempre fue peronista pero nunca fue militante. Pero tuvo que asumir un rol de defensa de Cristina y levantó el perfil, tuvo visibilidad y tuvo que levantar banderas. Es muy difícil sostener argumentaciones si no comprás también al personaje”, evaluó un letrado que litiga en el fuero federal. Lo mismo señaló un juez federal: “Es un gran abogado, un señor, pero ahora se mezcló con el discurso militante, aunque quiere seguir conservando su perfil técnico”.

Él rechaza esa idea de que está cambiando de perfil. “Mi trabajo como técnico lo hago como técnico, no como abogado defensor”, se defiende Beraldi, en diálogo con LA NACION. En los escritos es medido, aunque corrosivo, y en público, polémico. Sus blancos preferidos fueron Claudio Bonadio y en ocasiones Julián Ercoloni.

Por TV, en C5N, argumentó: “Es falso lo que dicen los medios hegemónicos acerca de que se las causas de corrupción se hicieron más lentas con el cambio de Gobierno y que exista un avance de la impunidad. Lo que ocurrió es que se destruyó un concepto hegemónico, la mesa judicial dirigida por Mauricio Macri, donde el expresidente y un grupo de jueces actuaban de manera coordinada. Ahora las cosas empiezan a tener un desarrollo normal. Si hay personas privadas de la libertad ilegítimamente, la recuperan; si hay imputaciones falsas, caen, ocurre lo correcto, no hay politización de las decisiones judiciales, sino una justicia que actúa como corresponde”.

Estas afirmaciones se contradicen con lo que se recoge en ámbitos judiciales, ya que nunca la Corte Suprema, la Asociación de Magistrados y la de Fiscales denunciaron injerencias políticas en la Justicia durante el periodo al que Beraldi hace alusión

En marzo, en una de las sesiones del juicio contra la vicepresidenta por el direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz, le apuntó directo a los jueces: “Sigue este juicio como un planteo más del lawfare, sigan con el show. Lo que tengo claro es que todas estas mentiras que están diciendo, precisamente son eso, mentiras“, advirtió Beraldi en la audiencia, molesto por las preguntas que el fiscal Diego Luciani hizo a la testigo del día, la abogada Silvina Martínez.

Poco antes había apuntado contra los magistrados: “Si hay jueces que no cumplen con su deber, van a tener que dar explicaciones, como dijo Cristina, porque cada funcionario público, incluso los que no lo somos, tenemos que explicar frente a la sociedad cuando se trata de hechos de tanta trascendencia. Tenemos que explicar y para eso está el Consejo de la Magistratura, sino ¿para qué esta ese organismo, para tomar café?”.

En la charla con LA NACION dijo esta semana que el “lawfare tiene una larga tradición en el mundo y en Latinoamérica”, y que “tiene una fundamentación técnica”.

Sus ideas en este sentido las debate en la reciente agrupación Iniciativa Justicia, que formó en la Facultad de Derecho con sus colegas Maximiliano Rusconi, abogado de Julio De VidoDaniel Llermanos, abogado de Hugo MoyanoGraciana Peñafort, directora de jurídicos de Cristina Kirchner en el Senado, entre otros. Allí castigan con frecuencia la politización de Comodoro Py 2002 y hablan de la violación de las garantías de sus clientes, la mayoría funcionarios o sindicalistas con problemas judiciales. “No me importa si me dicen o no K, o si me ponen otra letra. Estoy muy orgulloso de estar en esta batalla. Estamos defendiendo el Estado de Derecho”, dijo en uno de los seminarios que compartió con los otros abogados de exfuncionarios en la Facultad, en 2018.

Transformación

Los que trabajan en Comodoro Py vieron su recorrido y su transformación: lo conocen desde la adolescencia, porque eran compañeros de la facultad, de estudiantes o de profesores, o trabajaron junto con él en los tribunales o los más jóvenes, incluso jueces o fiscales, lo tuvieron como profesor en Derecho de la UBA.

Beraldi se declara “amiguero” y exhibe su buen humor. Filoso y agudo, en la intimidad puede ser chinchudo, en ocasiones susceptible y cuando no está expuesto al ojo público, da rienda suelta a sus enojos, señalan quienes lo conocen desde hace décadas. Fanático hincha de Boca Juniors, socio vitalicio, con palco o platea desde hace 30 años. En el club coincidió con otros funcionarios judiciales que comparten los colores como Raúl Plée, Gerardo Pollicita, Carlos Stornelli o Ariel Lijo. Eran los tiempos de Pedro Pompillio como presidente de Boca. Son muchos sus amigos del universo Comodoro Py, como Guillermo Marijuán o Pollicita.

Les duele a sus conocidos cuando Beraldi critica a los jueces y fiscales por igual, a sabiendas que él conoce quién es quién. Más allá de eso y de la confianza que tiene con jueces y fiscales, tres funcionarios judiciales reconocieron en dialogo con LA NACION que es de esos abogados “incapaz de sugerir una solución fuera del expediente”.

Sus inicios

Es extraordinariamente puntilloso, obsesivo del trabajo, firme en la defensa de sus casos. Empezó a trabajar en los tribunales en 1979 cuando estaba en la Facultad de Derecho. Arrancó en la justicia civil, pero en marzo de 1980 pasó al juzgado federal N° 4 en épocas de Norberto Giletta, cuestionado por su rechazo de los hábeas corpus en la dictadura. Alfredo Bisordi era su secretario. A Beraldi le decían “Bisordito”, por su elocuencia jurídica a la hora de escribir. Con el actual fiscal Pollicita trabajaban con escritorios enfrentados. Unos 40 años después siguen siendo amigos, pero en otros roles: Pollicita acusando de Cristina Kirchner de ser jefa de una asociación ilícita en la causa de Vialidad, los Sauces y en Hotesur; Beraldi, defendiendo a la vicepresidenta. Cuando se juntan hablan de Boca.

Cuando el juzgado ya estaba en manos de Amelia Berraz de Vidal, un día la jueza se encontró haciendo las compras con Carlos Arslanian, integrante entonces de la Cámara Federal. Arslanian, que buscaba un relator para el Juicio a las Juntas, le preguntó a la jueza por una resolución referida a un tema de tribunales militares, y ella le contestó que el autor era el joven Beraldi. Así se transformó en secretario de la Cámara en aquel proceso histórico y selló su destino al de Arslanian.

Tras el juicio se produjo una vacante en la fiscalía federal N° 4, ahora a cargo de Carlos Stornelli, y Beraldi, fue designado allí a los 26 años, con el aval de Enrique Paixao y Julio Maier (recientemente fallecido). Como fiscal, con sus colegas entonces Anibal Ibarra, y Juan Carlos Rodríguez Basavilbaso, viajó en 1988 a Miami para tramitar la extradición de José López Rega, a quien entrevistó en Florida.

Conoció a Alberto Fernández trabajando en la Cámara Federal y lo siguió tratando en la Facultad. Hoy lo visita en Olivos y también le da su visión sobre la justicia federal.

Desde 1987 da clases de Derecho en la Facultad, donde es profesor de Derecho Penal y Derecho Procesal. Ya en esa época empezó a trabajar con Maier, a quien encargó un proyecto de reforma de Código procesal penal acusatorio y una reforma que preveía la oralidad, pero no salió.

En 1988, Arslanian, que ya había dejado la Justicia, lo llevó a su estudio jurídico. Juntos realizaron las defensas jurídicas más importantes del país y las más caras. Bancos, petroleras, mineras eran los clientes del estudio. No había aún defensas de políticos en problemas.

Siguió así hasta que Arslanian fue nombrado en la provincia de Buenos Aires como ministro de Seguridad en 1998 y Beraldi lo acompañó como secretario de Seguridad. Su función no era política sino técnica. Allí hicieron la reforma de la “maldita policía” de los 90 y pusieron en funcionamiento el nuevo Código procesal bonaerense que acababa con la instrucción policial. En 1999 fueron eyectados del ministerio, cuando se dejó sin efecto la reforma y asumió Carlos Ruckauf. De esa época le quedó un buen vínculo con Eduardo Duhalde.

Volvió a la profesión, donde se encargó de la defensa del extitular del PAMI Carlos Alderete. Beraldi, en el estudio, fue asesor de Alberto Iribarne durante su gestión en el Ministerio de Justicia en la presidencia de Néstor Kirchner. Coordinó una comisión que debía redactar un nuevo Código procesal penal, donde trabajó la actual secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, y legisladores de todo el espectro. Fue la base del Código procesal que está aprobado y aún no entró en vigor plenamente.

Ya con Cristina Kirchner en el Gobierno, Beraldi fue asesor de la Dirección de Migraciones y en 2009 la vio por primera vez cuando presentó en un acto en la Casa Rosada la reglamentación de un decreto. La presidente cerró la ceremonia con un discurso. Ni se saludaron.

Contratado por Cristina

En 2009 se separó de Arslanian y abrió su propio estudio, donde se llevó a algunos clientes. Tuvo su primera reunión con Cristina Kirchner el 5 de diciembre de 2015, cuando ella todavía era presidenta. Beraldi era el abogado de su sobrina Romina Mercado, que le dijo que su tía lo quería conocer. Cristóbal López ya le había hablado bien de él a la presidenta que dejaba el cargo. “Fue una reunión muy profesional, estuvimos charlando una hora y me preguntó sobre la causa Hotesur y Los Sauces y en qué situación estaban”, dijo. Fue abogado de López, de Fabián de Souza y también de Víctor Alejandro Manzanares (el excontador que declaró en la causa de los Cuadernos), a quien no defiende más.

La defensa de Cristina Kirchner le costó una discusión con su hermano, cuentan sus amigos.

Cuando llegó la primera citación a indagatoria por la causa de dólar futuro, Cristina Kirchner lo citó en Río Gallegos y lo contrató como su abogado. Él le dijo que no iba a hacer una defensa política sino técnica y ella le respondió que era lo que estaba buscando, recuerda hoy Beraldi. El abogado desmiente las versiones sobre millonarios honorarios que estaría cobrando y señala la AFIP de Macri y la UIF de Cambiemos lo investigaron sin cuestionarle sus números.

Hoy sigue con sus planteos técnicos, aunque cada vez más teñidos de argumentos políticos, sobre los cuales -los amigos que lo conocen de toda la vida- se permiten dudar.

FUENTE : LA NACION

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sociedad

Qué opinan los argentinos sobre el Gobierno, la economía y el manejo de la pandemia tras siete meses de cuarentena

Avatar

Published

on

La Universidad de San Andrés realizó una encuesta a nivel nacional entre 7 y el 16 de octubre. Continúa el descenso de la imagen de Alberto Fernández y del Gobierno nacional. Cuáles son los dirigentes mejor considerados por la ciudadanía

El 77% de los argentinos está insatisfecho con la marcha general de las cosas en el país y el 75% considera que la situación empeoró en relación al año pasado. Los datos surgen de una encuesta realizada entre el 7 y el 16 de octubre por la Universidad de San Andrés a nivel nacional en base a 1.060 entrevistas (margen de error: +/− 3.15).

Según el estudio, apenas el 21% se mostró conforme con el rumbo del país, lo que muestra una fuerte caída respecto al mes de julio, cuando la satisfacción llegaba al 37%. Asimismo, el nivel de conformidad decrece con el aumento de la edad: llega al 27% entre los miembros en la Generación Z (nacidos después de 1994) y cae a 0% en la Generación Silenciosa (nacidos entre 1928 y 1945).

Por otro lado, la encuesta evidencia una fuerte raíz partidaria en la opinión sobre la satisfacción: entre los votantes de Alberto Fernández la satisfacción total es del 58% mientras que entre los votantes de Mauricio Macri es del 3%.

infobae-image

Al igual que los niveles de satisfacción con la situación general, la aprobación del gobierno de Alberto Fernández cayó al 35%, unos 32 puntos menos que el pico de abril (67%). La desaprobación del Gobierno es del 62%. Las regiones con mayores niveles de satisfacción son el Gran Buenos Aires (43%), la Ciudad de Buenos Aires (43%) y el Noroeste argentino (43%).

En cuanto a la satisfacción con las distintas políticas implementadas por el gobierno nacional, las más valoradas son la política científica (38%) y la política de salud (33%). En cambio, los mayores niveles de insatisfacción se concentran en la política de seguridad (85%), la política económica (80%) y la política educativa (72%).

Entre los principales problemas que afectan hoy a la Argentina, los encuestados pusieron a la corrupción en primer lugar (40%), seguida por la inseguridad (34%) y la inflación (34%). Epidemias y enfermedades pasó del quinto lugar en la lista de problemas (en julio) al séptimo lugar (23%), por debajo de la pobreza (28%) y la falta de empleo/desempleo (29%).

infobae-image

Al segmentar las respuestas según el voto, quienes eligieron a Fernández consideran que las epidemias enfermedades son el principal problema del país (42%), mientras que para los votantes de Macri es la corrupción (56%).

Consultados sobre la situación del país en comparación con el año pasado, el 75% opinó que está peor a nivel general y el 56% dijo estar peor a nivel personal. Por su parte, un 8% respondió que todo está mejor a nivel general y un 10% dijo estar mejor a nivel personal.

Respecto al futuro, el 23% cree que dentro de un año la situación del país mejorará, frente a un 56% que opina que empeorará. A nivel personal, un 27% cree que su situación mejorará, mientras que el 37% considera que empeorará. En ambos casos las expectativas son menos alentadoras que en la medición de julio.

infobae-image

La imagen de los principales dirigentes políticos

El jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta se mantiene como el dirigente con mayor imagen positiva (53%), seguido por la ex gobernadora María Eugenia Vidal (46%) y el embajador Ricardo Alfonsín (40%).

El cuarto puesto lo ocupa la ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich (40%) y en quinto lugar quedó el presidente Alberto Fernández (37%). La imagen del mandatario cayó 18% en relación a la medición de julio y continúa en descenso desde el pico de abril (68%). Completan el ranking Martín Lousteau (35%), Elisa Carrió (34%), Mauricio Macri (31%), Axel Kicillof (23%), Sergio Massa (21%) y Cristina Kirchner (21%).

infobae-image

Por el lado del oficialismo, los tres funcionarios con mayor imagen positiva entre los encuestados son el ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni (28%), el ministro de Salud Ginés González García (22%) y el titular de Educación Nicolás Trotta (18%).

infobae-image

Las preocupaciones de los argentinos

El precio de los alimentos básicos (96%) fue la principal preocupación de los argentinos, seguido por el desempleo (95%) y los impuestos (93%). En contraste, los temas que menos preocupan a la gente son la posibilidad de un ataque terrorista (21%), la inmigración ilegal (53%) y la seguridad de las drogas farmacéuticas (59%).

Aquí también se observaron claras divisiones partidistas: la preocupación por las restricciones a la libertad individual separa a los votantes de Macri (91%) de los de Fernández (52%).

infobae-image

El 46% de los encuestados está de acuerdo con las medidas temporales implementadas por el Gobierno, mientras que un 52% está en desacuerdo. Esta conformidad con las acciones llevadas adelante alcanza un 83% entre los votantes de Alberto Fernández y solamente un 21% entre los votantes de Mauricio Macri.

Las medidas percibidas como menos necesarias fueron la suspensión de medios de transporte de larga distancia (57%) y la restricción de circulación en las fronteras provinciales (58%).

infobae-image

Finalmente, la encuesta también evidenció un aumento entre quienes consideran que el Gobierno debería priorizar la apertura para reactivar la economía (57%). En julio fue del 44%.

FUENTE : INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Sociedad

Cortes autoinfligidos, drogas y 19 causas: quién era “Culón”, el presunto asesino de Abigail que murió linchado en Tucumán

Avatar

Published

on

Tenía 25 años y era buscado por la Policía desde hacía tres días por ser el principal sospechoso del crimen. Desde que tenía tenía 15 su vida estuvo marcada por el delito. Antes de morir quiso engañar a los agresores pero las heridas en su cuerpo lo terminaron por delatar y fue asesinado a golpes y machetazos. Había sido liberado este mes por última vez
foto : José Antonio Guaymás, el presunto asesino de la nena de 9 años en Tucumán

Si lo encontramos primero, lo liquidamos”, habían amenazado los vecinos de Villa Muñecas, el humilde barrio de la ciudad de San Miguel de Tucumán donde fue violada y asesinada la pequeña Abigail Riquel, de sólo 9 años. Los habitantes del lugar, casi a la par de la Justicia, tenían en la mira a un sospechoso del brutal crimen: José Antonio Guaymás, un joven de 25 años que había salido de la cárcel la semana pasada y que fue visto junto a la menor el sábado poco antes de que desapareciera.

Para los vecinos no había dudas y finalmente cumplieron con la temeraria advertencia menos de 24 horas después. Tras una intensa búsqueda, el presunto femicida fue atrapado y asesinado por un grupo de personas que lo atacó con golpes y machetazos. No le dieron tiempo de nada y la intervención de la policía llegó tarde. Según confirmaron fuentes judiciales a Infobae, esta madrugada se hizo en la Morgue Judicial el cotejo de huellas que terminó confirmando oficialmente que el hombre linchado se trataba de Guaymás, la persona que también era buscada por los investigadores liderados por el fiscal del caso, Ignacio López Bustos. Poco después de las 7 comenzó la autopsia.

De acuerdo con lo que pudo saber este medio, el sospechoso del asesinato era un joven que pasó gran parte de su vida en la mira de la Justicia. Apodado “Culón”, Guaymás tenía en su prontuario 19 causas en apenas 10 años. Las fuentes consultadas por Infobae indicaron que todos los expedientes fueron por robos, hurtos o asaltos cometidos arriba de una moto. De hecho, había salido de prisión tres días antes del crimen de la niña por una tentativa de robo cometida en julio pasado.

“Culón” vivía en el barrio junto a su mamá, su hermana y sus sobrinos en una casilla que después del hecho sería quemada. Una vecina relató que mantenían una relación conflictiva marcada por la adicción a las drogas que padecía Guaymás. De hecho, según lo que pudo saber este medio, el joven de 25 años se autoinflingía cortes en el cuerpo (brazos y pecho) durante sus períodos de abstinencia, además de la difícil vida que llevó dentro de los penales que recorrió. “Sí tenia problemas de consumo. Hay que tener en cuenta que era un chico hecho a la vida de presidiario desde joven y debe haber sufrido situaciones de todo tipo en la cárcel”, indicó la fuente consultada por Infobae.

Esas marcas en el cuerpo fueron las que finalmente lo condenaron a manos de la muchedumbre que los linchó. Mientras era salvajemente golpeado, Guaymás quiso engañar a los agresores y se hizo pasar por una tal Jonathan. “No fui yo, fue mi primo”, llegó a gritar el sospechoso. Sin embargo, los cicatrices en el cuerpo -ya conocidas por todos- lo terminaron por delatar. La locura de la turba a esa altura era incontrolable y ocurrió lo peor.

Guaymás y sus cortes en el cuerpoGuaymás y sus cortes en el cuerpo

El joven además tenía un medio hermano, identificado como S.G., cuya casa fue semidestruida y saqueada por vecinos del barrio Nicolás Avellaneda IV de Yerba Buena, que pensaban que el hombre estaba protegiendo al asesino de Abigail. En una entrevista que concedió al diario La Gaceta de Tucumán, S.G. aseguró que no mantenía una buena relación con el joven. “Le pido a la gente que no venga a buscarme a mí, que no tengo nada que ver en esto y que tengo a mis hijos”, suplicó.

El padre de Abigail había declarado ante el fiscal López Bustos que conoce a “Culón” del barrio pero que no había relación con la familia. Sí admitió que el sospechoso tiene “mala fama” en el barrio. Ante los investigadores, varios testigos dijeron que vieron pasar a la nena de la mano Guaymás. Y desde ese momento era intensamente buscado no sólo por la Policía, sino también por familiares, allegados a la víctima y los vecinos que antes habían advertido con hacerle algo si llegaban primero que las autoridades.

Se sospechaba que el sospechoso podía estar escondido en un barrio conocido como El Manantial. Los vecinos lo atraparon en un monte de la zona. “Mucha gente lo agarró y le pegaron machetazos”comentó ayer una fuente policial a este medio. Las imágenes del video del linchamiento, que se dio a conocer por las redes sociales, impactan. Se escuchan gritos, insultos y cómo los atacantes manipulan el cuerpo ya sin vida del asesino como si fuera de trapo. Los agresores lo entregaron desnudo a la policía.

El sábado, poco después de las 9 de la mañana, Abigail les dijo a sus papás que se iba a jugar a lo de una amiga pero nunca volvió. Siete horas después, tras la denuncia de sus padres por desaparición, la nena fue encontrada muerta a 400 metros de su casa. Estaba boca abajo, semienterrada entre montículos de tierra del barrio Villa Muñecas.

De acuerdo con los informes médicos, la niña murió a raíz de un golpe en la cabeza y tenía signos de abuso sexual y de intento de asfixia manual. La autopsia indicó, entre varias cosas, que la nena fue asesinada mientras el atacante abusaba de ella. Los peritos forenses que trabajaron sobre el cadáver indicaron que el violador la mató tras varios golpes en la cabeza con un bloque de tierra dura.

De no haber sido asesinado por los vecinos, al sospechoso lo habrían imputado por el delito de abuso sexual con acceso carnal y homicidio criminis causae, que es cuando se comete un delito para ocultar otro y cuya pena es la prisión perpetua.

La hipótesis es que (el asesino) intentó penetrarla, la asfixió y le pegó en la cabeza; y el golpe es el que la mata”, explicaron a Infobae. Por lo pronto, su familia expresó cierto alivio tras la muerte de Guaymás aunque su abogado aclaró que “esa no era la justicia que la familia estaba buscando”.

Continue Reading

Sociedad

Sigue el éxodo: Uber Eats anunció que dejará de operar en la Argentina y en Colombia

Avatar

Published

on

El servicio de entregas gastronómicas cambia el foco de su negocio en la región. El servicio de trasporte Uber va a seguir operando

La app de delivery de comidas Uber Eats anunció que en el próximo mes dejará de prestar su servicio en la Argentina. La salida se suma a la de Glovo, que semanas atrás sacudió al mercado de las aplicaciones de entregas al anunciar que se iba del país. Saldrá también de Colombia y recientemente habían suspendido en mayo los servicios en Uruguay, Perú, Honduras y otros mercados. Desde la empresa explican que buscan concentrarse en negocios en los que sean líderes y aclaran que el servicio de transporte Uber seguirá operando.

“Desde nuestra llegada a Argentina en diciembre 2018 nos asociamos con miles de restaurantes para ofrecer una opción de entrega de alimentos conveniente y confiable. Desafortunadamente, hemos tomado la decisión de descontinuar el servicio de Uber Eats en la Argentina y Colombia el país a lo largo de los próximos 30 días”, anunció la empresa a través de un comunicado.

“Aunque es una decisión difícil, nuestra prioridad ahora es hacer todo lo posible para minimizar el impacto sobre los socios restaurantes, socios repartidores y consumidores que nos han apoyado”, agregó.

El mensaje de despedida que hizo llegar la aplicación a sus usuariosEl mensaje de despedida que hizo llegar la aplicación a sus usuario

“La aplicación de Uber continuará en Argentina, ofreciendo una opción de movilidad accesible y confiable para las personas. Seguimos comprometidos con el país, a través de otros servicios como UberX, Essential, Medics y Flash, disponibles en más de 10 ciudades del país”, concluyó.

A la hora de explicar las razones, la empresa dijo que no se trata de una decisión basada en el impacto del covid-19 en el mercado local ni en el contexto económico argentino, sino por una estrategia global de concentrarse en países en los que tiene posición de liderazgo.

“Esto nos permitirá enfocar recursos y energía en otros mercados alrededor del mundo. Esta decisión se aplica sólo al servicio de Uber Eats y no afecta al negocio de viajes compartidos de Uber”, dijeron desde Uber.

Hemos tomado la decisión de descontinuar el servicio de Uber Eats en la Argentina y Colombia el país a lo largo de los próximos 30 días

Fuentes de la empresa agregaron que de hecho que negocio de “rides” no sólo no se va, sino que está en medio de un proceso de expansión a más de 10 ciudades del interior. También que para los repartidores habrá un incentivo económico disponible y, a la vez, la posibilidad de repartir a través del servicio de Uber Flash Bikes, que es solo para paquetería.

La salida del servicio de Uber es un paso más en la consolidación del sector. El mes pasado Glovo anunció que dejaba la Argentina y la región para concentrarse en otros mercados. Vendió la operación de Latinoamérica a Delivery Hero, la dueña de PedidosYa.

A diferencia de Glovo que vendió su operación a un competidor, Uber Eats no tuvo esa posibilidad. Sólo le bajó el interruptor al servicio.

Continue Reading

Más Vistas