Connect with us

Sociedad

Alberto Beraldi. El abogado de elite que defiende a Cristina y se reconvirtió en militante del lawfare

Avatar

Published

on

Alberto Beraldi tiene aspecto incombustible. Pueden decirle las peores barbaridades de sus clientes, y él siempre conserva las formas y desgrana respuestas jurídicas puntillosas, con conocimiento técnico. Puede argumentar con serenidad, sin levantar la voz,

Por esa capacidad de análisis, su experiencia como penalista, sus conocimientos de derecho procesal y su temple lo eligió Cristina Kirchner como su abogado cinco días antes de dejar el Gobierno en 2015, suponiendo que durante la gestión de Mauricio Macri se iba a complicar su situación judicial por las causas de corrupción que enfrentaba.

Hoy además de defenderla en todos sus expedientes judiciales, menos el del Pacto con Irán, la asesora con proyectos vinculados al funcionamiento de la Justicia. Le adjudican a Beraldi ser el autor las ideas centrales de la reforma judicial que alumbrará en breve el Poder Ejecutivo. Su nombre se menciona incluso como parte del Consejo de Notables que aportará ideas para reformar la Corte, aunque amigos de Alberto Fernández y también alguno de sus ministros lo desaconsejan porque la incorporación del abogado de la vicepresidenta a una comisión sobre el tribunal donde tramitan sus recursos podría ser leída como un intento de impunidad, que anule las declamadas buenas intenciones de los proyectos reformistas.

A los 60 años, a Beraldi lo reconocen por la calle y le piden selfies, cuentan sus allegados. Expresiones inusuales para un abogado, aunque no tanto si se trata del defensor de Cristina Kirchner.

Casado, con dos hijas (una publicitaria y la otra licenciada en Letras), antes de las 8 de la mañana caminaba a diario caminaba los pasillos de Comodoro Py 2002 cuando estaba abierto al público previo a la pandemia. Saluda a camaristas y a ordenanzas: lo conocen todos.

Hace 40 años que trabaja en cuestiones judiciales, pero en los últimos cinco vive una transformación, desde que empezó a mezclar su perfil técnico con un discurso político alineado con la idea de la “persecución judicial” contra su clienta y la teoría del “lawfare”, que supone una conspiración político-mediática contra dirigentes populares y que para juristas de renombre es apenas una argucia para evitar responder sobre las acusaciones de corrupción.

Beraldi explica que lo único que hizo de nuevo fue salir en TV. “Los niveles de arbitrariedad lo exigían”, justifica él. Sus amigos y algunos funcionarios judiciales dicen que, en realidad, la defensa pública es parte de sus servicios jurídicos.

“Alberto está pasando por una transformación, siempre fue peronista pero nunca fue militante. Pero tuvo que asumir un rol de defensa de Cristina y levantó el perfil, tuvo visibilidad y tuvo que levantar banderas. Es muy difícil sostener argumentaciones si no comprás también al personaje”, evaluó un letrado que litiga en el fuero federal. Lo mismo señaló un juez federal: “Es un gran abogado, un señor, pero ahora se mezcló con el discurso militante, aunque quiere seguir conservando su perfil técnico”.

Él rechaza esa idea de que está cambiando de perfil. “Mi trabajo como técnico lo hago como técnico, no como abogado defensor”, se defiende Beraldi, en diálogo con LA NACION. En los escritos es medido, aunque corrosivo, y en público, polémico. Sus blancos preferidos fueron Claudio Bonadio y en ocasiones Julián Ercoloni.

Por TV, en C5N, argumentó: “Es falso lo que dicen los medios hegemónicos acerca de que se las causas de corrupción se hicieron más lentas con el cambio de Gobierno y que exista un avance de la impunidad. Lo que ocurrió es que se destruyó un concepto hegemónico, la mesa judicial dirigida por Mauricio Macri, donde el expresidente y un grupo de jueces actuaban de manera coordinada. Ahora las cosas empiezan a tener un desarrollo normal. Si hay personas privadas de la libertad ilegítimamente, la recuperan; si hay imputaciones falsas, caen, ocurre lo correcto, no hay politización de las decisiones judiciales, sino una justicia que actúa como corresponde”.

Estas afirmaciones se contradicen con lo que se recoge en ámbitos judiciales, ya que nunca la Corte Suprema, la Asociación de Magistrados y la de Fiscales denunciaron injerencias políticas en la Justicia durante el periodo al que Beraldi hace alusión

En marzo, en una de las sesiones del juicio contra la vicepresidenta por el direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz, le apuntó directo a los jueces: “Sigue este juicio como un planteo más del lawfare, sigan con el show. Lo que tengo claro es que todas estas mentiras que están diciendo, precisamente son eso, mentiras“, advirtió Beraldi en la audiencia, molesto por las preguntas que el fiscal Diego Luciani hizo a la testigo del día, la abogada Silvina Martínez.

Poco antes había apuntado contra los magistrados: “Si hay jueces que no cumplen con su deber, van a tener que dar explicaciones, como dijo Cristina, porque cada funcionario público, incluso los que no lo somos, tenemos que explicar frente a la sociedad cuando se trata de hechos de tanta trascendencia. Tenemos que explicar y para eso está el Consejo de la Magistratura, sino ¿para qué esta ese organismo, para tomar café?”.

En la charla con LA NACION dijo esta semana que el “lawfare tiene una larga tradición en el mundo y en Latinoamérica”, y que “tiene una fundamentación técnica”.

Sus ideas en este sentido las debate en la reciente agrupación Iniciativa Justicia, que formó en la Facultad de Derecho con sus colegas Maximiliano Rusconi, abogado de Julio De VidoDaniel Llermanos, abogado de Hugo MoyanoGraciana Peñafort, directora de jurídicos de Cristina Kirchner en el Senado, entre otros. Allí castigan con frecuencia la politización de Comodoro Py 2002 y hablan de la violación de las garantías de sus clientes, la mayoría funcionarios o sindicalistas con problemas judiciales. “No me importa si me dicen o no K, o si me ponen otra letra. Estoy muy orgulloso de estar en esta batalla. Estamos defendiendo el Estado de Derecho”, dijo en uno de los seminarios que compartió con los otros abogados de exfuncionarios en la Facultad, en 2018.

Transformación

Los que trabajan en Comodoro Py vieron su recorrido y su transformación: lo conocen desde la adolescencia, porque eran compañeros de la facultad, de estudiantes o de profesores, o trabajaron junto con él en los tribunales o los más jóvenes, incluso jueces o fiscales, lo tuvieron como profesor en Derecho de la UBA.

Beraldi se declara “amiguero” y exhibe su buen humor. Filoso y agudo, en la intimidad puede ser chinchudo, en ocasiones susceptible y cuando no está expuesto al ojo público, da rienda suelta a sus enojos, señalan quienes lo conocen desde hace décadas. Fanático hincha de Boca Juniors, socio vitalicio, con palco o platea desde hace 30 años. En el club coincidió con otros funcionarios judiciales que comparten los colores como Raúl Plée, Gerardo Pollicita, Carlos Stornelli o Ariel Lijo. Eran los tiempos de Pedro Pompillio como presidente de Boca. Son muchos sus amigos del universo Comodoro Py, como Guillermo Marijuán o Pollicita.

Les duele a sus conocidos cuando Beraldi critica a los jueces y fiscales por igual, a sabiendas que él conoce quién es quién. Más allá de eso y de la confianza que tiene con jueces y fiscales, tres funcionarios judiciales reconocieron en dialogo con LA NACION que es de esos abogados “incapaz de sugerir una solución fuera del expediente”.

Sus inicios

Es extraordinariamente puntilloso, obsesivo del trabajo, firme en la defensa de sus casos. Empezó a trabajar en los tribunales en 1979 cuando estaba en la Facultad de Derecho. Arrancó en la justicia civil, pero en marzo de 1980 pasó al juzgado federal N° 4 en épocas de Norberto Giletta, cuestionado por su rechazo de los hábeas corpus en la dictadura. Alfredo Bisordi era su secretario. A Beraldi le decían “Bisordito”, por su elocuencia jurídica a la hora de escribir. Con el actual fiscal Pollicita trabajaban con escritorios enfrentados. Unos 40 años después siguen siendo amigos, pero en otros roles: Pollicita acusando de Cristina Kirchner de ser jefa de una asociación ilícita en la causa de Vialidad, los Sauces y en Hotesur; Beraldi, defendiendo a la vicepresidenta. Cuando se juntan hablan de Boca.

Cuando el juzgado ya estaba en manos de Amelia Berraz de Vidal, un día la jueza se encontró haciendo las compras con Carlos Arslanian, integrante entonces de la Cámara Federal. Arslanian, que buscaba un relator para el Juicio a las Juntas, le preguntó a la jueza por una resolución referida a un tema de tribunales militares, y ella le contestó que el autor era el joven Beraldi. Así se transformó en secretario de la Cámara en aquel proceso histórico y selló su destino al de Arslanian.

Tras el juicio se produjo una vacante en la fiscalía federal N° 4, ahora a cargo de Carlos Stornelli, y Beraldi, fue designado allí a los 26 años, con el aval de Enrique Paixao y Julio Maier (recientemente fallecido). Como fiscal, con sus colegas entonces Anibal Ibarra, y Juan Carlos Rodríguez Basavilbaso, viajó en 1988 a Miami para tramitar la extradición de José López Rega, a quien entrevistó en Florida.

Conoció a Alberto Fernández trabajando en la Cámara Federal y lo siguió tratando en la Facultad. Hoy lo visita en Olivos y también le da su visión sobre la justicia federal.

Desde 1987 da clases de Derecho en la Facultad, donde es profesor de Derecho Penal y Derecho Procesal. Ya en esa época empezó a trabajar con Maier, a quien encargó un proyecto de reforma de Código procesal penal acusatorio y una reforma que preveía la oralidad, pero no salió.

En 1988, Arslanian, que ya había dejado la Justicia, lo llevó a su estudio jurídico. Juntos realizaron las defensas jurídicas más importantes del país y las más caras. Bancos, petroleras, mineras eran los clientes del estudio. No había aún defensas de políticos en problemas.

Siguió así hasta que Arslanian fue nombrado en la provincia de Buenos Aires como ministro de Seguridad en 1998 y Beraldi lo acompañó como secretario de Seguridad. Su función no era política sino técnica. Allí hicieron la reforma de la “maldita policía” de los 90 y pusieron en funcionamiento el nuevo Código procesal bonaerense que acababa con la instrucción policial. En 1999 fueron eyectados del ministerio, cuando se dejó sin efecto la reforma y asumió Carlos Ruckauf. De esa época le quedó un buen vínculo con Eduardo Duhalde.

Volvió a la profesión, donde se encargó de la defensa del extitular del PAMI Carlos Alderete. Beraldi, en el estudio, fue asesor de Alberto Iribarne durante su gestión en el Ministerio de Justicia en la presidencia de Néstor Kirchner. Coordinó una comisión que debía redactar un nuevo Código procesal penal, donde trabajó la actual secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, y legisladores de todo el espectro. Fue la base del Código procesal que está aprobado y aún no entró en vigor plenamente.

Ya con Cristina Kirchner en el Gobierno, Beraldi fue asesor de la Dirección de Migraciones y en 2009 la vio por primera vez cuando presentó en un acto en la Casa Rosada la reglamentación de un decreto. La presidente cerró la ceremonia con un discurso. Ni se saludaron.

Contratado por Cristina

En 2009 se separó de Arslanian y abrió su propio estudio, donde se llevó a algunos clientes. Tuvo su primera reunión con Cristina Kirchner el 5 de diciembre de 2015, cuando ella todavía era presidenta. Beraldi era el abogado de su sobrina Romina Mercado, que le dijo que su tía lo quería conocer. Cristóbal López ya le había hablado bien de él a la presidenta que dejaba el cargo. “Fue una reunión muy profesional, estuvimos charlando una hora y me preguntó sobre la causa Hotesur y Los Sauces y en qué situación estaban”, dijo. Fue abogado de López, de Fabián de Souza y también de Víctor Alejandro Manzanares (el excontador que declaró en la causa de los Cuadernos), a quien no defiende más.

La defensa de Cristina Kirchner le costó una discusión con su hermano, cuentan sus amigos.

Cuando llegó la primera citación a indagatoria por la causa de dólar futuro, Cristina Kirchner lo citó en Río Gallegos y lo contrató como su abogado. Él le dijo que no iba a hacer una defensa política sino técnica y ella le respondió que era lo que estaba buscando, recuerda hoy Beraldi. El abogado desmiente las versiones sobre millonarios honorarios que estaría cobrando y señala la AFIP de Macri y la UIF de Cambiemos lo investigaron sin cuestionarle sus números.

Hoy sigue con sus planteos técnicos, aunque cada vez más teñidos de argumentos políticos, sobre los cuales -los amigos que lo conocen de toda la vida- se permiten dudar.

FUENTE : LA NACION

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sociedad

DURA DENUNCIA DEL PADRE DEL JUVENIL DE ALDOSIVI QUE SE SUICIDÓ

Avatar

Published

on

 Hay dolor. Tristeza. Del otro lado del teléfono se escucha una voz firme, la de su padre Sergio, ante el llamado de Crónica, que intenta no quebrarse ante una situación dramática, impensada, pero que finalmente terminó golpeando duramente a una humilde familia.

El pasado 4 de agosto sucedió lo peor. Una tragedia. Leandro Latorre, de apenas 17 años, decidió terminar con su vida.

Oriundo de Río Negro, de un pueblo llamado Ingeniero Huergo, el juvenil futbolista, con pasado en las divisiones juveniles de Aldosivi entró en desesperación por quedarse sin club y optó por un fatídico final: el suicidio.

Todavía cuesta entender lo sucedido, pero lo más doloroso es que pasó y este chico que soñaba con triunfar y ser una estrella en el fútbol grande hoy ya no está entre nosotros.

El porcentaje de jugadores que llegan a primera es minúsculo en comparación con el de los que quedan en el camino. Y acá hay que prestar la mayor atención. La mayor responsabilidad de los clubes formadores debe estar en el segundo grupo.

El fútbol es un rato, pero la vida es otra cosa. Esta lamentable historia comenzó realmente a mediados de 2019, cuando el club marplatense lo marginó de la pensión estando lesionado.

Y partir de ahí, el Pola, como le decían, entró en una debacle anímico y emocional, siguiendo en caída libre hasta este inimaginable desenlace fatal. Como la mayoría de esos pibes, sufrió un destrato que lo sumergió en una profunda tristeza. Y el apuntado por todo lo ocurrido es el Coordinador General de la Divisiones Juveniles del Tiburón, Fabio Radaelli.

“El día 22 de junio del año pasado nos llama Leandro desde Mar del Plata, llorando y en muy mal estado. Radaelli lo había convocado para decirle que tenía que dejar la pensión porque ya no calificaba. Cuando nos cuenta eso, Leandro tenía 16 años. Nosotros estábamos a 1.200 kilómetros de distancia y queríamos estar con él, contenerlo. No estaba sólo, estaba con sus compañeros de pensión, pero sin ninguna personal adulta para controlarlo. Inmediatamente le mandó un par de mensajes a Radaelli, en los cuales detallo mi pensamiento al respecto, en el que había estado mal su manera de proceder y que una decisión de esta magnitud primero la tendrían que saber los padres, especialmente porque la mayoría de los chicos viven lejos y se complica la contención inmediata. Además le aclaro que el señor Moscuzza, actual presidente , lo había visto jugar a mi hijo en Villa Regina, y que le había garantizado protección y cuidado a nuestro hijo. El compromiso del club ante mi hijo y ante su familia, era ´con pensión’. Y le aclaré que éstas noticias no se las deberían dar tan cruelmente a los niños porque ellos tienen un sueño”, arrancó contando Sergio, quien se desempeña como juez de paz.

Y siguió: “Radaelli me contesta que lo que hizo está bien. Al otro día salimos para Mar del Plata y durante el viaje intentamos hablar con este señor (por Radaelli). Es el día de hoy que no conozco su voz, nunca me llamó y después de lo sucedido tampoco apareció. Yo lo llamé y nunca atendió. Todo lo de él fue siempre a través de mensajes de whatsapp. Es un cobarde. Allá en Mar del Plata nunca dio la cara. Tenía mucho dolor Leandro. Su amor era el fútbol”.

Nadie dio la cara

La secretaria del club, de nombre Luján, sólo le envió un mensaje a Sergio, quien le respondió rotundamente: “Yo quiero que pierda el contacto con los chicos, mándenlo a cortar el pasto, a barrer la calle, no quiero que lo echen. Mucha gente me llamó para solidarizarse, que entendió lo que pasó. Radaelli es el cáncer que tiene el club, es muy dañino. El día que falleció mi hijo le mandé la noticia. Y no me contestó. Es una rata. El puerto está lleno de ratas, que se fijen que se escapó una y se metió en el club. Creo que el legado que nos dejó Leandro es llegar a los chicos y que hablen y que no les tengan miedo ni al coordinador ni a los técnicos”.

Y al final contó un episodio lamentable: “Leandro estaba viendo un partido en la tribuna y se acercó al vestuario en el entretiempo para brindarle su apoyo a sus compañeros. De casualidad, entró Radaelli y les dijo a los chicos que “si no se rompían el c…,” iban a terminar fuera del club y de la pensión como Leandro. Hubo muchas situaciones como éstas“.

https://www.depo.com.a

foto tapa : milenio

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Sociedad

A fin de año el 63% de niños y adolescentes serán pobres

Avatar

Published

on

La pandemia, la añeja crisis económica, la falta de financiamiento, la inflación que destruye el poder adquisitivo y las demoras en poner en funcionamiento la economía tienen consecuencias funestas.

 

Al finalizar 2020 habrá 1,2 millones de pobres más entre los niños, niñas y adolescentes (NNYA) de Argentina que el año anterior, según un informe de Unicef elaborado en base a las nuevas proyecciones de caída del PBI que actualizó el que la organización realizó en mayo, que pronosticaba que 750 mil NNYA caerían en situación de pobreza para la misma época, números afectados por la pandemia de coronavirus.

Las nuevas estimaciones presentadas hoy alertan que entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020, la cantidad chicas y chicos pobres pasaría de 7 a 8,3 millones, con lo cual el porcentaje NNYA pobres alcanzaría casi el 63% (62,9%) al final de este año.

Unicef basa sus cálculos en datos oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) y los pronósticos del Producto Bruto Interno (PBI) provenientes del Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo multilateral que el pasado 24 de junio presentó las nuevas proyecciones por países que en el caso de Argentina dan cuenta de un incremento de la pobreza infantil de 4,3 puntos porcentuales en junio en relación a la estimación de mayo, pasando del 58,6% al 62,9% actual.

Estos datos forman parte del informe “Actualización de la estimación de pobreza infantil” que presentó Unicef junto a los resultados de la “Segunda Encuesta de Percepción y Actitudes de la Población. Impacto de la pandemia y las medidas adoptadas por el Gobierno sobre la vida cotidiana de niñas, niños y adolescentes”.

La encuesta de Unicef muestra que, más allá de la apertura de actividades, de la flexibilización de la cuarentena en parte del país y del programa de asistencia al trabajo y a la producción, aún hay 2,6 millones de hogares que tienen sus ingresos laborales reducidos, lo que representa 45% del total.

La representante de Unicef Argentina, Luisa Brumana, destacó que -en este contexto- el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) alcanza al 47% de los hogares, frente al 22% que lo recibía en abril.

“Son 13 millones de personas que habitan en 2,8 millones de hogares donde al menos un miembro recibe el IFE”, dijo Brumana y señaló que la continuidad de los programas de protección social “es clave para evitar que más hogares caigan en la pobreza extrema”.

“Deben redoblarse los esfuerzos para que ninguna familia en condiciones de vulnerabilidad se quede por fuera de estos beneficios”, agregó.

El consumo de alimentos es una de las variables en las que impacta con más fuerza la disminución de los ingresos en los sectores vulnerables.

Los programas alimentarios como la Tarjeta Alimentar alcanzan a 36% de los hogares (frente a 19% en abril); el porcentaje de hogares encuestados que dejó de comprar algún alimento por no tener dinero disminuyó levemente de 28 a 26% de acuerdo al informe.

No obstante, la concurrencia a comedores populares aumentó (pasó de 8% a 10%) y mejoró notablemente el acceso: en abril 8% de las personas que concurrieron a un comedor reportaron problemas para acceder o retirar viandas; en julio este porcentaje se redujo a 1%.

FUENTE : LIBRE EXPRESION

Continue Reading

Sociedad

Un proyecto COVID 19 de Mar del Plata para el país: “Evaluar el impacto emocional que genera la pandemia”

Avatar

Published

on

El proyecto es uno de los  siete elegidos por el Programa de Articulación y Fortalecimiento Federal de las Capacidades en Ciencia y Tecnología COVID-19, una convocatoria generada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, para fortalecer las capacidades de provincias y municipios.

El grupo liderado por la investigadora del Instituto de Psicología Básica, Aplicada y Tecnología (IPSIBAT-CONICET, UNMDP) Lorena Canet Juric fue uno de los proyectos marplatenses elegido por el Programa nacional. El proyecto ganador tiene como objetivos analizar el impacto emocional del aislamiento social, preventivo y obligatorio,  obtener información sobre los niveles de ansiedad, los síntomas depresivos y los niveles de afectividad provocados por este estado de aislamiento y proveer información basada en evidencias sobre efectos emocionales del aislamiento y su relación con aspectos socio-demográficos.

Los investigadores explican que este tipo de estudios contribuye a obtener información novedosa, con un alto valor social y científico, que sirve de base para el diseño de futuras investigaciones, pero sobre todo configura una fuente de datos que facilita la toma de decisiones futuras a nivel provincial y nacional. El análisis de los resultados permitirá identificar factores protectores o de vulnerabilidad para generar estrategias de afrontamiento adecuadas y acciones tendientes a regular los efectos del aislamiento social sobre las reacciones emocionales y la sintomatología psicopatológica, detallan los especialistas.

El grupo de investigación encargado de llevar adelante el trabajo es heterogéneo y está conformado por los investigadores del CONICET Lorena Canet Juric, Laura Andrés, Sebastián Urquijo, Fernando Poó, los becarios, también del CONICET, Macarena Del Valle, Juan Ignacio Galli, Hernán López Morales,  Rosario Gelpi Trudo, el becario Matías Yerro y la docenteFlorencia Bortolotto, ambos pertenecientes a la UNMDP.

“La idea de explorar las consecuencias en la salud mental surgió el primer día de decretado el aislamiento obligatorio, en principio con un interés científico sobre qué podría significar en nuestra salud mental el estar aislados por la pandemia y cómo nos afectaría o cambiaría a largo plazo. El objetivo inicial era ver el impacto del aislamiento, pero a medida que transcurrieron los días se trataba más del efecto de otras cuestiones vinculadas con la pandemia que el aislamiento en sí”, explica Canet Juric.

Los investigadores esperan que los resultados que obtengan muestren alguna continuidad con datos reportados sobre la salud mental en pandemias anteriores, pero teniendo en cuenta las particularidades del contexto argentino: “Nos interesa específicamente ver si nuestros hábitos y nuestra forma de relacionarnos con los otros y los vínculos estrechos que solemos tener como comunidad afectan de alguna forma específica nuestra salud mental”, comenta Canet Juric. Estos proyectos están pensados de base para contribuir a resolver problemas de las provincias que prestaron su aval, en este caso la provincia de Buenos Aires. La subsecretaria de Ciencia y Tecnología provincial ha propuesto en primera instancia mantener un canal fluido de diálogo para poder fortalecer la propuesta y así hacer que el conocimiento se articule con las necesidades y demandas en relación a la salud mental que vayan surgiendo.

“Para mí, y el grupo con el que trabajo, era y es importante poder aportar algo como científicos en la situación actual. En particular en mi caso, no me sentía cómoda pensando en mis proyectos vigentes sin poder aportar algo para ayudar desde mi campo de saber a la situación planteada por el aislamiento y la pandemia”, agrega la referente del grupo. Los tiempos del proyecto son particulares, porque desde el 22 de marzo están trabajando en la recolección de datos longitudinales, con tres encuestas en adultos -a punto de sacar la cuarta- y una medida sobre percepción parental de la salud mental de los niños, mucho antes de la convocatoria de los proyectos. “Estamos bastante avanzados, esperamos poder seguir manteniendo a las personas que participaron del momento inicial y continuar hasta pasada la pandemia”, concluye la investigadora.

Fuente: “Departamento de Comunicación CONICET Mar del Plata”.

Continue Reading

Más Vistas