Connect with us

Politica

Alberto Fernández rechazó la designación de una embajadora de Maduro que tiene prohibida la entrada al país

Avatar

Published

on

Se trata de Stella Lugo que, pese a no poder ingresar a la Argentina por un decreto firmado por Mauricio Macri, se mueve sin contratiempos dentro del territorio nacional. Concurre todos los días a la sede diplomática y no tiene intenciones de regresar a Caracas

 

Stella Lugo es amiga personal de Nicolás Maduro, está acusada de facilitar operaciones de lavado de narcotraficantes caribeños, tiene prohibida la entrada al país por un decreto vigente y asegura que es la embajadora de Venezuela en la Argentina.

Alberto Fernández rechazó su designación y a través del canciller Felipe Solá ya exigió que Lugo haga las valijas y regrese a Caracas. Pero Maduro resiste el pedido diplomático del gobierno argentino y su inesperada actitud política está causando una tensión bilateral que se agravó en los últimos días.

El presidente argentino trata de bascular entre las exigencia de sus aliados kirchneristas y la presión de la Casa Blanca que pretende una salida sui gereris de Maduro para iniciar una transición democrática en Venezuela. Alberto Fernández dialogó al respecto con Mauricio Claver y Eliott Abrams -dos funcionarios de confianza de Donald Trump- y mantuvo al menos tres conversaciones telefónicas con el líder populista que está aliado con Irán. China y Cuba.

Alberto Fernández y Mauricio Claver durante su encuentro realizado en la Ciudad de México

Alberto Fernández y Mauricio Claver durante su encuentro realizado en la Ciudad de México

A los consejeros americanos Claver y Abrams, Alberto Fernández explicó que no comparte la estrategia del Grupo de Lima, que es necesario que Maduro forme parte de la mesa de negociaciones y que no tenía interés político de reconocer a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Y a pedido de Trump -vía Abrams- logró que Maduro cambie las condiciones de detención de seis ejecutivos de la empresa Citgo que estaban en un campo de concentración del régimen.

Cuando habló por teléfono con Maduro, Alberto Fernández fue directo y sin eufemismos. Podía colaborar en la transición venezolana, pero necesitaba de la cautela y cordura política del sucesor de Hugo Chávez. El presidente está flanqueado por Cristina Fernández de Kirchner, que en política regional está más cerca a la Habana que a las decisiones que se toman en el primer piso de Balcarce 50.

El presidente cumplió con su palabra respecto a lo acordado con la administración Trump y el régimen populista de Maduro. Buscaría una estrategia regional para salir del laberinto y fijaría posiciones públicas que no podrían ser interpretadas como una toma de posición frente a la pulseada geopolítica que libran Washington y Caracas.

Alberto Fernández y Evo Morales, refugiado político en la Argentina

Alberto Fernández y Evo Morales, refugiado político en la Argentina

La Casa Blanca está molesta por la extensión del status de refugio político que la Casa Rosada concede a Evo Morales, pero tiene poco que decir respecto a la posición de Alberto Fernández ante el intento de golpe parlamentario que pretendió ejecutar Maduro. Ese día, cinco de enero, el presidente argentino firmó un comunicado oficial que repudiaba la asonada populista y que causó una conmoción política en la coalición que lidera junto a Cristina Fernández de Kirchner.

“Traidor”, le enrostraron al canciller Felipe Solá, que trabajo en el texto diplomático que avaló el presidente. Y en Caracas, se gastaron los celulares llamando a Buenos Aires y Cuba intentando saber porqué Alberto había tomado esa posición y hasta qué nivel de amplitud política llegaría ese movimiento inesperado de la Casa Rosada.

La respuesta a esas inquietudes cayó como un rayo. El gobierno canceló la representación diplomática que ejercía Elisa Trotta en nombra deJuan Guaidó, presidente interino de Venezuela. Guaidó ya había sido anticipado de la decisión de Alberto Fernández, y ahora aguarda que llegue la comunicación telefónica desde Balcarce 50.

Es que Guaidó hace el siguiente cálculo político: si el presidente argentino busca una salida a la crisis venezolana, porque no hablaría con él que representa a la oposición, fue elegido con absoluta transparencia como titular de la Asamblea Legislativa y es apoyado por más de sesenta países alrededor del mundo.

Mientras cavila acerca del interrogante que plantea Guaidó, Alberto Fernández debe salir de la compleja encrucijada política que enfrenta con Maduro y su enviada Stella Lugo. El presidente no sólo está preocupado por los antecedentes penales e institucionales de Lugo, sino también por su precaria situación legal.

La presunta embajadora tiene prohibida la entrada al país -por un decreto firmado por Mauricio Macri y redactado a solicitud de la comunidad internacional-, se mueve con absoluta impunidad y se presenta ante los exilados venezolanos como su representante diplomático.

Stella Lugo ya sabe que el gobierno argentino jamás le aceptará las cartas credenciales y que ya exigió su salida del país. Pero se niega a empacar y volver a Caracas. Habló con Maduro y le dijo que se quede, que lo iba a convencer a Alberto Fernández. Una falacia diplomática: el presidente ya decidió, y como no quiere un enfrentamiento público con el líder populista, se muerde la lengua. No será por mucho tiempo.

infobae

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Politica

La Casa Blanca le aseguró a Nicolás Maduro que aún tiene tiempo para no terminar como Manuel Noriega, Pablo Escobar o “el Chapo” Guzmán

Avatar

Published

on

Lo planteó el director para América Latina del Consejo de Seguridad Nacional, Mauricio Claver Carone. “Nadie que haya confrontado con la Justicia estadounidenses ha salido bien”, advirtió

Nicolás Maduro, Manuel Noriega, Joaquín

Nicolás Maduro, Manuel Noriega, Joaquín “el Chapo” Guzmán y Pablo Escobar. Los últimos tres confrontaron con la Justicia de Estados Unidos y terminaron mal

El director para América Latina del Consejo de Seguridad Nacional, Mauricio Claver Carone, dijo que la situación en Venezuela es similar a la que se vivió con el dictador panameño Manuel Noriega en los años 80, que fue finalmente removido del poder por una operación militar estadounidense. “En Venezuela, tenemos una particularidad que no hemos tenido desde la década de los 80 en Panamá: un personaje que usurpó los poderes de un Estado y los puso al servicio del narcoterrorismo. Lo vimos con Noriega en los años 80 y lo estamos viendo actualmente con Nicolás Maduro en Venezuela, eso crea una amenaza a sus vecinos y a Estados Unidos”, dijo en una entrevista con el canal EVtv.

El asesor más cercano a Donald Trump para asuntos del continente americano dijo insistió en que “nuestro deseo para Venezuela es una transición pacífica y democrática y por eso el Departamento de Estado ha dado nuevamente una propuesta diplomática muy generosa, demasiado generosa, para esta salida pacífica”. Pero dejó en claro que Maduro “está en una coyuntura que es cooperación o confrontación. No es el momento de bravuconerías, sino del sentido común que dicta que nadie que se haya confrontado a la Justicia norteamericana ha salido bien. Hay una salida buena y pacífica si existe la cooperación. La confrontación, haya sido con Manuel Noriega, Pablo Escobar o el Chapo Guzmán, nunca termina bien”, subrayó.

Claver Carone justificó el “incremento histórico de los activos militares en el hemisferio occidental, particularmente en el área del Caribe y el Pacífico oriental” debido a “la amenaza a las vidas de los norteamericanos, a la seguridad de nuestros vecinos y aliados y democráticos que merece la atención y lo activos para confrontar este reto”.

“De la misma manera que se le han cortado los ingresos del oro y el petróleo a Maduro, buscamos cortarle los ingresos del narcotráfico. Es cerrarle otra puerta lucrativa para ellos”, explicó.

Estados Unidos inició el miércoles una vasta operación antidrogas en el Caribe con la mira puesta en el

Estados Unidos inició el miércoles una vasta operación antidrogas en el Caribe con la mira puesta en el “régimen corrupto” de Venezuela encabezado por Nicolás Maduro, días después de inculpar al mandatario de “narcoterrorismo” y ofrecer 15 millones de dólares de recompensa para detenerlo

“Cuando el jefe del Estado Mayor de los Estados Unidos dice que estamos en guerra contra los cárteles de la droga, significa que estamos en guerra contra el Cártel de Sinaloa y el Cártel de los Soles”, resumió el funcionario.

El mensaje del Gobierno de Estados Unidos a Maduro “es un tómalo o déjalo en sentido diplomático”, insistió Claver Carone. “Nicolás Maduro debe arrepentirse de todas las oportunidades que ha tenido en el último año. Su situación de aquí a 3 o 6 meses no va a mejorar, es imposible. Aquí no hay un panorama para que la situación para Maduro mejore. La oportunidad que se le está presentando es generosa, factible, y se puede llevar a cabo con cooperación. Si lo que busca es la confrontación, ningún modelo tiene un final feliz para ellos”.

Además, Carone convocó a las Fuerzas Armadas venezolanas a que dejen su papel de “protección de un narcoterrorista encausado, de un prófugo de la Justicia”, ya que “tienen el deber de proteger a los ciudadanos de Venezuela, no proteger a Nicolás Maduro”.

FOTO TAPA : PERFIL

FUENTE : INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Politica

El Gobierno dio marcha atrás con la idea de disponer de los recursos hospitalarios privados

Avatar

Published

on

Lo había propuesto Ginés González García ayer, en la Cámara de Diputados. El ministro de Salud ahora dijo que habrá coordinación por distrito y sumó al sector privado a la mesa de seguimiento de la pandemia. “Seguiremos colaborando como desde el día cero”, aseguraron los empresarios

Sergio Massa junto a Ginés González García y los líderes de la oposición en Diputados

Sergio Massa junto a Ginés González García y los líderes de la oposición en Diputados

Terminó en el Ministerio de Salud la reunión que arrancó a las 13 con los representantes de los sanatorios clínicas privadas nucleados en la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (ADECRA), la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (ACAMI), la Asociación de Entidades de Medicina Privada (ADEMP), la Cámara de Instituciones Médico Asistenciales de la República Argentina (CIMARA), la Federación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales de la provincia de Buenos Aires (FECLIBA), la Confederación Argentina de Clínicas, Sanatorios y Hospitales (Confeclisa) y la Cámara de Entidades Prestadores de Salud (Cepsal), incluyendo las obras sociales sindicales.

Tal como les habían adelantado a los empresarios de la salud, Ginés González García les confirmó que no habrá DNU para disponer de los recursos hospitalarios del sistema privado, que el Ministerio de Salud seguirá actuando como autoridad sanitaria nacional, pero la distribución se realizará por distrito. Es decir, no habrá centralización nacional. Por el contrario, explicó que “habrá un panel de control” para coordinar la disponibilidad, complementando todo de una manera consensuada, por lo cual si llega a necesitar un decreto de necesidad y urgencia “los consultaré antes”.

Gabriel Barbagallo, de ACAMI, destacó especialmente: “Nos sumaron a la mesa de opinión, algo que veníamos pidiendo, pero en la primera etapa de la emergencia no había posibilidad de insistir”. “La ocasión nos permitió volver sobre este planteo y esto nos da la posibilidad de colaborar en forma directa”, le dijo a Infobae el médico que además trabaja en las relaciones institucionales de OSDE.

Antes de ingresar al encuentro, uno de los gerentes consultados dijo: “No vimos ninguna vocación en las máximas autoridades del Gobierno de avanzar con un DNU como trascendió en declaraciones de Ginés González García”. La fuente también se mostró comprensiva con la necesidad de coordinación.

“Es lo que estamos haciendo desde el día cero, fue nuestra vocación desde antes de que se declare la pandemia y, de hecho, los primeros casos fueron atendidos en clínicas nuestras”, dijo, y agregó: “Tal vez sea necesaria una coordinación mayor y, por supuesto, todos los esfuerzos que sean necesarios los vamos a poner”.

Al final de la reunión, el ministro dijo estar “muy satisfecho” por el compromiso contraído por las entidades presentes y resaltó el “diálogo permanente” que se tiene con todos los sectores –prepagas, obras sociales y seguridad social– en esta situación excepcional. También abogó por “mantener el contacto” para generar los instrumentos que permitan hacer frente a esta emergencia nacional en la que “todos estamos comprometidos para tener el menor impacto posible en la salud de la población”, según un comunicado de prensa que distribuyó el Gobierno. Se informó, además, que González García estuvo acompañado en la reunión por el superintendente de Servicios de Salud (SSS), Eugenio Zanarini.

González García había dicho ayer en el informe que presentó ante los miembros de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados: “Estoy evaluando la redacción de un DNU, que creo que va a salir de ese modo, para que se pueda declarar de interés público todos los recursos sanitarios. No vamos a discutir la propiedad, que podrá ser estatal o privado, pero creemos que tiene que haber un comportamiento igualitario para cada argentino”.

Cerca del Presidente, sin embargo, nadie pudo confirmar hoy que esa haya sido la posición de Alberto Fernández y no descartan que el ministro haya hablado anticipadamente, antes de terminar de evaluar el impacto de la medida con el equipo presidencial.

Por cierto, existe una gran tensión en ámbitos oficiales para el momento en que se produzca el pico de los contagios, que podría llegar a fines de abril o principios de mayo. A tales efectos, desde distintos espacios del Frente de Todos vienen acercando nuevas ideas para mostrar un Estado eficiente que dé respuesta en esos momentos críticos, y todo indicaría que un grupo de legisladores acercó a Salud el modelo irlandés, que por 90 días estatizó el sistema privado de salud hace una semana, haciéndose cargo de los sueldos de médicos, enfermeros, camilleros y personal administrativo de los nosocomios.

Sin embargo, nadie asegura que ese modelo sea practicable en la Argentina y todo indicaría que la decisión que se tome será afinar la coordinación entre el Estado, los Estados provinciales y los recursos hospitalarios, públicos y privados, para que la respuesta llegue en tiempo y forma cuando las urgencias lo exijan.

El encuentro entre el ministro y los privados despejó las dudas y ahora, de lo que se trata, es de afianzar la confianza para que la respuesta sanitaria llegue a todos y a tiempo para el momento en que sea preciso.

Al salir del encuentro con González García, los representantes de sanatorios y clínicas privadas se reunieron en la sede de la Unión Argentina de Entidades de Salud (UAS), creada el año pasado por impulso del presidente de Swiss Medical, Claudio Belocopitt.

Al concluir ese encuentro, la UAS emitió una declaración donde expresó que “valora el encuentro mantenido con el Ministro de Salud, en la que se estableció la necesidad de articular esfuerzos en beneficio de todos los argentinos en momentos de enfrentar la crisis del coronavirus en el país”.

Belocopitt, presidente de la UAS, precisó: “El ministro nos ha manifestado que nunca estuvo en estudio la apropiación de establecimientos privados, ni la distribución de pacientes” y reafirmó que “el funcionario reafirmó que solo desea que el Ministerio ejerza el poder de rectoría para coordinar –por jurisdicción– los recursos disponibles”.

infobae

Continue Reading

Politica

Comunicación de crisis: Alberto Fernández reniega del manual y concentra el mensaje por el Coronavirus

Avatar

Published

on

Pese a los riesgos de la exposición, en el Gobierno celebran el respaldo que logró Alberto Fernández en la opinión pública. En la Casa Rosada sostienen que la imagen de Fernández araña los 80 puntos

Por: Gabriel Sued
Con la sobriedad que impone la epidemia, en los últimos días el Gobierno celebró un número: 17,3. Es el rating que alcanzó la entrevista que dio el Presidente el domingo, en Telefé, el pico de audiencia más alto de todo el año para la televisión abierta. Con ese y otros datos a la vista, la Casa Rosada reafirmó la estrategia de comunicación : Alberto Fernández es el vocero de la crisis del coronavirus , el autor e intérprete de un mensaje unificado, que construye casi sin asesores.

Advertidos de los riesgos de semejante nivel de exposició n, en el entorno del Presidente replican que la estrategia no podría tener mejores resultados, y no solo por el rating de las entrevistas que dio esta semana. Según encuestas que llegaron a la residencia de Olivos, el respaldo a la actuación de Fernández ante la epidemia del coronavirus supera el 90 por ciento, mientras que la imagen del Presidente araña los 80 puntos , todo un récord.

“¿Quién mejor que él para comunicar? Es confiable y es el más informado porque es el único que participa de todas las reuniones importantes , tiene todo el tablero en la cabeza”, argumentan, para sostener una estrategia que, afirman, es la continuidad de lo que venía haciendo el Presidente antes de la epidemia. De acuerdo con esos funcionarios, “la política determina la comunicación” y Fernández es el conductor en las dos áreas.

El Presidente mantiene la centralidad desde el principio. No solo hace los anuncios más importantes, sino que, en contra de lo que indican los manuales de comunicación de crisis, da entrevistas individuales en radio y televisión, y mantiene conversaciones con sus seguidores en redes sociales. “No lo hace por estrategia. Él entiende que en una situación así no hay margen para especulaciones, para poner a un vocero fusible. Cree que como líder político tiene que estar al frente, poner el cuerpo. Si nos quemamos, nos quemamos todos”, dice uno de los funcionarios que lo visita en Olivos.

Conscientes de que lo peor de la crisis está por venir, en el entorno del Presidente entienden que el capital político que está acumulando en esta primera etapa, casi un punto de partida para su gobierno, va a ser muy útil en el futuro cercano, cuando el consenso político empiece a resquebrajarse y necesite un apoyo popular robusto para tomar medidas difíciles. “La salida de la epidemia va a ser muy dura”, advierten .

“No lo hace por estrategia. Él entiende que en una situación así no hay margen para especulaciones, para poner a un vocero fusible. Cree que como líder político tiene que estar al frente, poner el cuerpo. Si nos quemamos, nos quemamos todos”, dice uno de los funcionarios que visita al Presidente en Olivos.

La estrategia de comunicación, en definitiva, se construye alrededor del modelo radial de Fernández y se ordena en la residencia de Olivos, donde trabaja todos los días el secretario de Comunicación Pública, Juan Pablo Biondi . A él responden los voceros de la mayoría de los ministerios, incluido el de Salud, designado durante la crisis. Además, para asegurarse un monitoreo más cercano del área, Biondi ubicó ahí a su segundo, Marcelo Martín , como una suerte de supervisor, mientras dure la crisis.

Carla Vizzotti se convirtió en la vocera técnica de la crisis

Como parte del mismo proceso, se decidió que los funcionarios del Ministerio de Salud no den notas exclusivas. Tras algunos traspiés comunicacionales, el ministro Ginés González García (después de unos días sin aparecer ayer dio una entrevista a la Televisión Pública) cedió el protagonismo a su segunda, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti . Ella es la vocera técnica de la crisis, la cara científica del Gobierno. Todas las mañanas brinda un informe diario, basado en la información que se difunde por escrito la noche anterior, con el número de casos y de muertes. Tiene dos acompañantes que van rotando, un funcionario del ministerio y un integrante del comité de expertos. La información se acumula en el portal oficial argentina.gob.ar.

Apariciones coordinadas y un ausente
La centralidad de Fernández no implica que los ministros no hablan, aclaran en la Casa Rosada. Daniel Arroyo (Desarrollo Social), Eduardo De Pedro (Interior), Sabina Frederic (Seguridad) y Agustín Rossi (Defensa) levantaron el perfil durante la crisis. Eso sí, todas las apariciones públicas de los funcionarios son coordinadas desde la Secretaría de Comunicación Pública. Tienen la instrucción de hablar solo de sus áreas específicas. Biondi dispuso también que en los anuncios de medidas no haya preguntas de los periodistas, para evitar que la agenda se abra y el mensaje oficial no llegue tal como fue ideado.

Santiago Cafiero y Juan Pablo Biondi, junto al presidente Alberto Fernández

“Si todos hablan de todo, nos podemos equivocar”, argumentan, y recuerdan el cortocircuito entre el canciller Felipe Solá y el ministro de Transporte, Mario Meoni. Durante el fin de semana, Solá anticipó que se cerraría el aeropuerto de Ezeiza y horas después Meoni debió desmentirlo.

Uno que no aparece en la escena es el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero . Uno de los pocos funcionarios que sigue yendo todos los días a la Casa Rosada, está dedicado de lleno a la coordinación de la gestión. En su área se elaboran contenidos de las campañas públicas de difusión, como el hashtag #CuidarteEsCuidarnos.
Fotos: Presidencia de la Nación, TelAm
Fuente: La Nación

Continue Reading

Más Vistas