Connect with us

Politica

ALBERTO NO SE ENTERÓ QUE YA NO ES COLUMNISTA DE TN

Published

on

Durante el tiempo en el que se dedicó a acusar a Cristina y a su gobierno de todos los pecados existentes, la pantalla del Grupo Clarín fue su casa. Pero hoy las responsabilidades son otras y debe tomar nota.

Apenas tres días después de haber asegurado que la opulencia de Buenos Aires lo “llenaba de culpa”, el presidente Alberto Fernández volvió a cuestionar la forma injusta en que se distribuye la riqueza entre la capital del país y las provincias del interior (Ver: El presidente insistió en sus críticas contra la CABA).

Lo que el mandatario plantea es una cuestión de vieja data que ha dividido a la Argentina y no sin razón. Desde los tiempos de la colonia, cuando se instaló la idea de que el país todo debía funcionar en beneficio del monopolio aduanero del puerto de Buenos Aires, vivimos una macricefalia administrativa y económica que terminó generando una realidad distorsionada en la que toda una nación trabaja y produce en beneficio y sostén de un conglomerado improductivo y parasitario.

¿Tiene razón el presidente en lo que afirma?…por supuesto que si.

¿Está bien entonces que lo diga?...ciertamente no.

Alberto Fernández dedicó varios de los últimos años a recorrer medios de comunicación criticando y descalificando a su actual vicepresidente y su gobierno. Pocos opositores, aún los más cerriles, se atrevieron a decir de Cristina las cosas que su ex Jefe de Gabinete lanzó a la opinión pública.

Desde responsabilizarla por intentar la impunidad de los autores del atentado a la AMIA hasta dar por descontada la verosimilitud de todas las denuncias por corrupción que caían sobre ella, el actual presidente no dudó en cargar sobre ella con una dureza que, en muchos casos, se parecía a la saña.

Teniendo a TN como escenario en el que jugaba de local -compitiendo con la misma Elisa Carrió en apariciones y denuncias- encontró en su labor de «columnista» la forma de mantener una vigencia que la actividad política le rataceaba. Aunque en esta haya encontrado la más dulce de las venganzas: convencer a Florencio Randazzo de no acordar con Cristina, ponerse al frente de su campaña y birlar a la ex presidente el triunfo electoral que hubiese consagrado al dócil Daniel Scioli como primer mandatario.

Pero Alberto no es hoy columnista de TN…es presidente de la nación y por lo tanto, mal que le pese, también de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a la que acaba de atacar sin otro sentido que la mezquindad de marcarle la cancha a Horacio Rodríguez Larreta.

Cae nuevamente en el vicio del opinador, ese que lo llevó a afirmar que al coronavirus se lo conbatía tomando «un tecito caliente que mataba al bicho» o a emprenderla contra los gobiernos de países amigos por la forma de administrar la lucha contra la pandemia. Todos errores que pudieron evitarse con el simple trámite de cerrar la boca y entender el peso que adquiere la palabra cuando quien la emite es el vértice del poder político del país.

Casi como un acto fallido que lo lleva a pensar que hay alguna voz que tiene más alcance que la suya y que será más escuchada.

Sea por lo que fuese, Alberto Fernández debe entender que ya no está sentado en un estudio televisivo «friendly» al que lo llevaron para opinar en un sentido determinado y que ahora debe cuidar que sus palabras no hieran a personas que esperan de sus gobernantes ecuanimidad y prudencia.

Y si hay distorsiones históricas que terminar, hacerlo con la prudencia del estadista y con el consenso de los argentinos.

Vamos al corte…

LIBRE EXPRESION

Politica

SILVINA BATAKIS NUEVA MINISTRA DE ECONOMIA DE LA NACION

Published

on

Exministra de Economía bonaerense en el gabinete de Daniel Scioli, al que arribó de la mano de Alejandro Arlía, que entonces lideraba el grupo de trabajo y militancia “Peronistas sin fronteras”. Actual secretaria de Provincias del Ministerio del Interior que conduce el camporista Eduardo “Wado” de Pedro. Siempre hincha de Boca. Silvina Batakis es la nueva ministra de Economía de la Nación, donde reemplazará a Martín Guzmán.

Como ministra de Scioli, le tocó pelear y perder la batalla para que Cristina Kirchner habilitara más fondos a la provincia. Tras la derrota, tuvo que anunciar el desdoblamiento de los aguinaldos mediante un decreto, una medida que, según dijo, la dejó “angustiada”, y que desencadenó una huelga de estatales y docentes que profundizó un conflicto que no parece tener solución a la vista. Como funcionaria de Alberto Fernández y De Pedro, encabezó la batalla para que la ciudad de Buenos Aires no recupere en la Corte Suprema los fondos de la coparticipación que le retrajo la Casa Rosada en 2020.

La mujer que entonces le llevaba los números a Scioli no era política, sino una funcionara técnica que transpiraba la interna feroz entre el exgobernador y la expresidenta. Así y todo, dentro de las tribus del sciolismo siempre fue identificada en el plano más cercano al pensamiento kirchnerista. Su incorporación a la tropa de “Wado” de Pedro, años después, confirmaría esa proximidad.

Siempre prefirió el bajo perfil, salvo para profesar su amor por la camiseta azul y amarilla. “Es ferviente seguidora de Boca. Va a la cancha sola o con su hijo. A su marido no le gusta el fútbol, pero ella se vuelve loca”, dijo un compañero del gabinete sciolista, que en ese entonces la describió como “simpática, optimista y divertida”.

Egresada de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Plata, Batakis se diplomó con un máster en Finanzas públicas provinciales y uno en Economía ambiental de la Universidad de York, Inglaterra. Obtuvo diversas becas en el exterior. Se capacitó en Francia, Inglaterra y Chile. Su referente en Economía era entonces Patricio Narodowski, un economista heterodoxo. Hoy se presenta como doctoranda de la Universidad Austral.

Batakis ascendió en el gabinete sciolista de la mano de Arlía, quien murió en julio de 2016. Cuando Arlía fue titular de Economía en el gabinete de Scioli, ella fue jefa de asesores y subsecretaria de Hacienda. Y en 2011, al dejar la cartera económica para ir a Infraestructura, Arlía la propuso como su sucesora. Entonces, Batakis tuvo la oportunidad para la que se había preparado a lo largo de toda su vida académica: si Scioli llegaba a la Presidencia, iba a convertirse en su ministra de Economía. Lo logró seis años después, con el motonauta como ministro de la Producción.

 

María José Lucesole para La Nacion

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Politica

LOS LOGROS DE MARTÍN GUZMÁN POR LOS QUE ALBERTO FERNÁNDEZ LO SOSTENÍA EN EL MINISTERIO DE ECONOMÍA

Published

on

Entre ellos, el presidente destacaba que en 30 meses al frente, Guzmán renegoció la deuda con bonistas y el Fondo Monetario Internacional.

Continue Reading

Politica

SUMA CRISIS EN EL GOBIERNO LA INDEMNIZACIÓN: FUERTES CRÍTICAS KIRCHNERISTAS A LA DECISIÓN DE ALBERTO FERNÁNDEZ

Published

on

Tras no renovar el decreto de la doble indemnización, una parte del kirchnerismo criticó al Ejecutivo, Por esto, MDZ Radio entrevistó al exlegislador nacional, Héctor Recalde, quien le advirtió al presidente que “le ha levantado la barrera al despido sin justificación”.

Continue Reading

Más Vistas