La emblemática tienda de la marca en al Quinta Avenida de Manhattan, en New York (REUTERS/Mike Segar)

La emblemática tienda de la marca en al Quinta Avenida de Manhattan, en New York (REUTERS/Mike Segar)

El Apple Store en la Avenida 9 de Julio –o en Puerto Madero– fue uno de los anhelos de los primeros meses de gobierno de Cambiemos. Nunca se habló formalmente, pero funcionarios de Mauricio Macri solían mencionar que la apertura en Buenos Aires de la tienda que es emblema de innovación iba ser la frutilla del postre de una nueva Argentina abierta al mundo en la que lloverían inversiones. Por lo bajo se hablaba de una gran inauguración con el presidente a la cabeza. No fue sólo un sueño macrista: la empresa que fundó Steve Jobs analizó, allá por 2017, desembarcar con una de sus famosas tiendas en el país. Así lo registraron algunos medios regionales con supuestas filtraciones desde Cupertino, EEUU, donde está la sede del imperio de la manzana. La noticia tenía timing, además: días antes el Gobierno había eliminado el impuesto del 35% a la importación de productos tecnológicos. Luego, como el propio ex presidente describió, “pasaron cosas”.

 Apple no tiene presencia propia en la Argentina. En 2000 se instaló con razón social y oficina, pero llegó la crisis de 2001 y al poco tiempo se retiraron y montaron la sede en Chile. Desde entonces, el negocio local es a través de distribuidores

El dólar por las nubes, el recargo “solidario” y la fuerte caída del consumo, sumada a las incertidumbre que generan los nuevos esquemas para la importación de productos, ponen en jaque a algunos de los principales revendedores de Apple en el país. Si bien la venta nunca fue masiva por los altos precios de iPhones, MacBooks y otros gadgets, la marca más aspiracional del mundo tiene sus clientes locales que eligen comprar caro, pero en pesos y en muchas cuotas. Al menos hasta que las altas tasas complicaron el financiamiento.

Los compradores locales de Apple en el exterior –la gran mayoría– además del aumento del dólar producto de las últimas devaluaciones ahora también deben sumar el 30% del dólar “solidario” (siempre que paguen con tarjeta y no con dólares en efectivo). Si Apple siempre fue cara para los argentinos, ahora lo es mucho más.

En el país

Hoy los principales distribuidores autorizados de la marca son iPoint, OneClick y MacStation. También está Maxim, un histórico que tiene un solo local y las telefónicas que venden iPhone. Apple no tiene presencia propia en la Argentina. En 2000 se instaló con razón social y oficina, pero llegó la crisis de 2001 y al poco tiempo se retiraron y montaron la sede en Chile. Desde entonces, el negocio local se maneja por medio de distribuidores y con una cabeza regional comercial que ahora está en Brasil. Los revendedores compran los productos directo en EEUU y hacen la certificación eléctrica en el país (le demuestran al Gobierno que los aparatos están en condiciones de funcionar en la red argentina).

 No vemos un mercado cerrado, lo van llevando… Estamos viendo: hace cuatro años que importamos lo que queremos y ahora va a estar más complejo. La preocupación está (iPoint)

iPoint es del grupo Garbarino y está en venta, al igual que la cadena que le debe $4.000 millones a bancos que negocian con el principal accionista de Havanna. Entre los candidatos a comparadores figura con más chances un mayorista tech local importante, sobre todo de línea blanca.

Desde la empresa detallan que el principal problema, más allá de los propios, es la fuerte caída del consumo y que, por el momento, no hay mayores inconvenientes para importar. “No vemos un mercado cerrado, lo van llevando… Estamos viendo: hace cuatro años que importamos lo que queremos y ahora va a estar más complejo. La preocupación está”, resumen.

OneClick pertenece a Cool Holdings de EEUU

OneClick pertenece a Cool Holdings de EEUU

OneClick, en tanto, llegó al país en 2016, con inversores colombianos que tenían a Juan Pablo Montoya, el ex corredor de Fórmula 1, como cara visible. Luego, la compañía comenzó a cotizar en la Bolsa y hoy el principal socio es un grupo estadounidense Cool Holding.

“El parate parece lógico con el cambio de gobierno. Antes se aprobaban los licencias y ahora están revisando los pedidos. No sabemos cómo van a hacer, no hubo información. Seguimos importando. Eso sí, no sé si haría un plan para abrir 40 tiendas. Los temas nacionales pasan por otro lado, como la deuda, pero tampoco hay tantas malas noticias al respecto. Estamos expectantes y, la verdad, el Excel con el plan de inversiones ya lo presentamos años atrás. Hay que trabajar, no soy pesimista”, asegura Mariano Turinettocountry manager de OneClick.

 El parate parece lógico con el cambio de gobierno. Antes se aprobaban los licencias y ahora están revisando los pedidos. No sabemos cómo van a hacer, no hubo información (Turinetto)

OneClick tiene seis locales, tres en Capital y tres en el interior, y según fuentes del sector, la empresa analiza salir del país. Desde la compañía no hicieron comentarios al respecto.

MacStation está a cargo de una segunda generación de dueños. En 2004 desembarcó y trajo el país el concepto de tienda similar al Apple Store. Según fuentes del mercado, es el principal importador del mercado con 14 millones en 2019 (contra USD 4 millones de OneClick y una cifra similar de Maxim).

La entrada del MacStation de Recoleta, la marca desembarcó en el país en 2004 y luego cambió de dueños

La entrada del MacStation de Recoleta, la marca desembarcó en el país en 2004 y luego cambió de dueños

Nuestra situación es buena, pero desde que está vigente el régimen de licencias no automática esperamos más definiciones de parte de las autoridades. Ya tuvimos algunas reuniones, hay buena predisposición y somos optimistas, asegura Diego Kravetz, socio de la firma. “No tenemos las mismas ventas masivas a los consumidores que en otros años, pero el 70% de las empresas tecnológicas y de la economía del conocimiento usan productos y plataformas de Apple. Hay mucho por crecer aún en el mercado local y queremos seguir expandiéndonos”, asegura.

La industria local

El sector de informática y la tecnología es uno de los más golpeados por la caída del consumo de los últimos dos años. En 2015 el país tenía un mercado móvil con 95% de fabricación local y es proporción que se mantuvo en 2019, pero el volumen se derrumbó de 11 millones de unidades vendidas por año a 7 millones. iPhone estuvo presente en la oferta, pero los precios locales hacen que su penetración sea casi marginal. Además, la mayoría entra del exterior y autorizados, además, porque Cambiemos permitió ingresar una unidad nueva como parte del equipaje. El teléfono estrella –que es caro en origen y mucho más acá donde se llega a vender hasta por $200.000 en su versión más nueva– se comercializa por medio de los distribuidores y en los operadores móviles, desde donde aseguran que por el momento no tiene problemas para la importación.

Garbarino puso en venta su tienda Apple local, iPoint

Garbarino puso en venta su tienda Apple local, iPoint

En materia informática, la caída de las ventas rondó el 40%. Y, en rigor, los productos Apple, como las MacBook, no compiten con las computadoras más tradicionales, sobre todo por precio. Son aparatos de diseño, aspiracionales, caros y, en general, orientados a segmentos específicos. En este sector –golpeado también por el mundo móvil– hay dudas sobre cuánto está dispuesto a promocionar el nuevo Gobierno a las empresas locales por sobre la importación, sobre si volverían la computadoras educativas para incentivar el segmento, y también se especula con el regreso de algún arancel. Pero nada confirmado aún.

“¿Incluso si pasara todo eso, alcanza para estimular la producción local? Tengo muchas dudas al respecto”, se pregunta un jugador importante del sector. Desde el ministerio de Desarrollo Productivo no respondieron las consultas de Infobae sobre este tema.

 No tenemos las mismas ventas masivas a los consumidores que en otros años, pero el 70% de las empresas tecnológicas y de la economía del conocimiento usan productos y plataformas de Apple. Hay mucho por crecer aún en el mercado local y queremos seguir expandiéndonos (Kravetz)

“En el sector hay preocupación. Estos productos vienen por embarques aéreos y estas licencias están algo más complicadas de lo que deberían, con los costos extra que eso conlleva. Además, hace 16 meses que el mercado interno desapareció: la gente no tiene plata”, resume Rubén García, presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA).

Desde el sector importador destacan que en 2011 hubo un pico de USD 72.000 millones y en 2019 se llegó apenas a USD 49.000 millones. Además, detallan, se agregaron más productos a las licencias no automáticas, pero las existentes hasta el año pasado alcanzan a USD 9.000 millones de las exportaciones y ahora se pasa a USD 14.000 millones. “Hay un cuello de botella de licencias y mucha incertidumbre, que es lo peor para el comercio exterior”, concluyó el titular de CIRA.