Connect with us

Politica

Argentina: ¿qué izquierda está de vuelta?

Avatar

Published

on

Alberto Fernández posee una vocación para la negociación que no sabemos cuánto rendirá en tiempos de vacas flacas

Por: Maristella Svampa
La llegada de Mauricio Macri, en 2015, clausuró el ciclo progresista que doce años atrás había iniciado Néstor Kirchner (2003-2007) y continuado Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015). El triunfo inesperado de Macri se debió tanto a la intensificación de la polarización como a los errores de Cristina Fernández, cuya segunda gestión mostró varios problemas, tanto económicos como derivados de la concentración del poder y la corrupción, lo cual conllevó el agotamiento de dicho proyecto, presentado como de centro-izquierda. Por un escueto margen, el país apostó a la alternancia electoral y no pocos salieron a festejar el ascenso de una derecha supuestamente moderna y abierta al mundo que signaría el fin del kirchnerismo. Finalmente, esto no sucedió.

Con Macri, la Argentina volvió a las recetas neoliberales, lo cual se tradujo en una serie de ajustes y tarifazos interminables, alta inflación, retroceso del salario real, apertura indiscriminada a las importaciones y consecuente cierre de pequeñas y medianas empresas. Por si fuera poco, en mayo de 2018, el gobierno firmó un acuerdo con el FMI que le otorgó el mayor préstamo de su historia y sumó a la crisis más fuga de capitales, así como un insostenible sobreendeudamiento. Lejos de la “pobreza cero” prometida durante la campaña, ésta fue escalando hasta alcanzar el 40,8% en diciembre de 2019, la más alta de la última década. Por su parte, la inflación, en 2019, tocó el 53,8%, la más alta en 28 años. En sintonía, el PBI de 2019 fue también el más bajo de la década.

Hay que volver a los últimos años de Carlos Menem (1989-1999) y al breve gobierno de Fernando De la Rúa (1999-2001) para dimensionar el nivel de sufrimiento social que estas políticas excluyentes causaron en amplios sectores sociales. Sin agenda de derechos, pero lejos de recular, el gobierno de Macri no encontró mejor manera para sobrevivir e intentar la reelección que incrementar la polarización, para lo cual contó con el inestimable apoyo de grandes medios de comunicación. Esto sin duda rindió sus frutos, pues pese a la desastrosa gestión en octubre de 2019, Macri mantuvo su base electoral (40%), frente a la fórmula “Alberto Fernandez-Cristina F. de Kirchner”, que ganó en primera vuelta con el 48% gracias a la construcción de un frente opositor que incluyó algo más que el kirchnerismo.

El Frente de Todos reúne a una parte importante de la gran familia peronista, pues articula desde sectores progresistas (que incluyen un ala cristinista dura, presente en las dos Cámaras); peronistas de centro, con preocupaciones sociales, provenientes del Frente Renovador, hasta sempiternos caudillos de la provincia de Buenos Aires y gobernadores peronistas poco afectos a la participación ciudadana. Como socios menores, se incluyó sectores de la centroizquierda no kirchnerista, hasta hace poco tiempo muy críticos.

En su discurso de asunción, Alberto Fernández llamó a superar tres muros: “el del rencor y del odio entre argentinos”, “el del hambre” y el “del despilfarro de las energías productivas”. Prometió trabajar para terminar con la llamada “grieta” y poner “a la Argentina de pie”, “encendiendo la economía”. También pronunció los términos “transición” y “cambio climático”, además de un “Nunca más”, referido al uso político de la justicia.

Considerado un político moderado y pragmático, Fernández posee una vocación para la negociación, que todavía no sabemos cuánto rendirá en tiempos de vacas flacas. A poco de iniciado el mandato, sería aventurado extraer conclusiones definitivas, aun si ya están trazadas varias de las líneas directrices del gobierno. Así, el nuevo presidente lanzó un Plan de emergencia económica, que sube impuestos, aumenta la pensión mínima, pone nuevos límites al ahorro en moneda estadounidense y un impuesto del 30% a la compra del dólar, así como a los viajes y compras en el exterior.

Impulsó el Plan “Argentina contra el hambre”, que incluye una tarjeta alimentaria, para los sectores que perciben la Asignación Universal por Hijo; un plan de refinanciación para beneficiar a las Pymes y un “Pacto social” con referentes de sectores empresarios, sindicales y de movimientos sociales. Por último, aunque no reveló cuál será su estrategia, designó un equipo permanente en Washington para negociar con el FMI.

Mientras tanto, al límite del default a causa de la deuda heredada, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, comenzó a negociar con bonistas.

Por otro lado, en la búsqueda afanosa de dólares, Fernández subió mínimamente las retenciones al sector sojero, aunque las redujo para las compañías mineras y petroleras. Confirmó a Vaca Muerta (el mayor yacimiento de hidrocarburos no convencionales del país, donde se hace fracking), como proyecto estratégico. Pero la promesa el doradista de Vaca Muerta no es solo insustentable desde el punto de vista ambiental; es también un agujero negro en la economía, a raíz de los enormes subsidios al sector, que arrastra una crisis tras otra.

Una señal importante es la creación del Ministerio de la Mujer, Género y Diversidad sexual, que se suma a la promesa presidencial de enviar un nuevo proyecto de ley para legalizar el aborto, un reclamo del masivo movimiento de mujeres, Ni una Menos, que lucha contra la violencia de género, y que fuera bloqueado por el Senado en 2018. Sin embargo, queda por saber si el gobierno no estará buscando “blindar” su gestión incorporando nuevos derechos, para barrer bajo la alfombra otras demandas y derechos. Algo así sucedió con Néstor Kirchner, cuando el gobierno asumió una política de derechos humanos ligada a la condena de los crímenes de la última dictadura militar. O cuando Cristina Fernández avanzó por la vía parlamentaria en el reconocimiento a la diversidad sexual. Ambas agendas también sirvieron para obturar otras demandas, sobre todo, los derechos ambientales y aquellos de los pueblos originarios, ligados a la defensa del territorio y las luchas contra el neoextractivismo.

Durante la campaña electoral Alberto Fernández no solo habló en favor de la megaminería (la actividad extractiva que genera mayores resistencias sociales en el país), sino que, apenas asumido, dio por sentado que esta se extendería incluso en aquellas provincias, como Mendoza y Chubut, donde existen leyes que la prohíben. Las masivas movilizaciones en defensa del agua ocurridas en ambas provincias demostraron que el camino originalmente trazado por el presidente y los respectivos gobernadores era inviable. Además, mostraron las brechas dentro del campo oficialista, una parte del cual entiende que las luchas en defensa del planeta tienen aquí su anclaje local y territorial, tanto en la oposición a la megaminería, la denuncia de los impactos sociosanitarios del glifosato (el mayor problema ambiental del país), e incluso, en los menos visibles cuestionamientos al fracking.

¿Significa esto que la centroizquierda está de regreso en Argentina? Nadie podría negar que el nuevo gobierno busca apostar a un programa socioeconómico incluyente y más equitativo. Que tal programa tenga éxito o no, es incierto. Pero, si se lograra, ¿podrá superar los límites del progresismo selectivo, sin volver a incurrir en los puntos ciegos del pasado? Desde hace años, las luchas que interpelan al progresismo y su agenda selectiva de derechos, vienen sosteniendo que no se puede ser feminista y luchar contra el patriarcado y, al mismo tiempo, fomentar la destrucción de los territorios y el avance del extractivismo. No se puede proponer una sociedad más igualitaria, si no se articula justicia social con justicia ambiental y climática. No se puede hablar livianamente del “Green New Deal” como programa de transición e impulsar la megaminería, el fracking, la deforestación y las fumigaciones tóxicas.

Son numerosos los desafíos. El clima político y económico es muy diferente al de la década pasada; la deuda externa es inmensa, la demanda social también y el crecimiento económico ya no se puede imponer tan fácilmente a costa de la salud de las personas y los territorios. A esto se añade que las placas tectónicas en América Latina se mueven cada vez con más rapidez y el nuevo gobierno cuenta con poco tiempo para mostrar los primeros resultados positivos.
Maristella Svampa es socióloga y escritora argentina, investigadora superior del Consejo nacional de investigaciones científicas y técnicas

Foto: Agencia Reuters
Fuente: Diario El País

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Politica

Alberto Fernández, sobre la compra de alimentos con sobreprecios: “Si un corrupto se infiltra, lo identificaremos y lo sacaremos del Gobierno”

Avatar

Published

on

El Presidente ratificó el apoyo al ministro Daniel Arroyo pero advirtió: “Lo que pasó no puede pasar nunca más”. Y sentenció: “El que quiera hacer plata, que no se dedique a la política”

La polémica en torno a la compra con sobreprecios de alimentos por parte del Ministerio de Desarrollo Social para repartir entre los sectores más vulnerables con el objetivo de ayudarlos a atravesar el parate económico generado por la cuarentena obligatoria sigue retumbando en el gobierno nacional.

Si bien Alberto Fernández apoyó al ministro Daniel Arroyo, quien despidió a 15 funcionarios, la discusión ahora se centró en los motivos que llevaron a que sucediera la cuestionada compra. Y una de las explicaciones que debió salir a aclarar la Casa Rosada es que no se trató de un hecho de corrupción. O al menos así lo dijo el propio Presidente.

“Nosotros no somos ladrones, no somos corruptos. Si un corrupto se infiltra, lo identificaremos y lo sacaremos del Gobierno. Eso es así, así debe ser. El ministro ya tomó acciones sobre lo que pasó. Eso que pasó no puede pasar nunca más”, expresó en diálogo con C5N.

Y agregó: “Si lo hicieron adrede siendo parte de una maniobra de corrupción, soy implacable. El que quiera hacer plata que no se dedique a la política, en la política se sirve a la gente, no se hace plata, el que quiera hacer plata que no se dedique a la política”.

En otro tramo de la entrevista, el mandatario ratificó que la cuarentena seguirá a partir del 13 de abril y que se pondrá más foco en el Aérea Metropolitana de Buenos Aires: “Estamos muy lejos de la meta”.

“Tenemos la misma percepción que tiene uno cuando está engripado. Viene un médico, nos da un antibiótico y al rato nos empezamos a sentir bien, entonces salimos y volvemos con la recaída, que suele ser peor que la primera enfermedad. Estamos en ese punto. Parece que nos sentimos bien, pero no estamos curados”, graficó.

Alberto Fernández se reunió con Cristina Kirchner en Olivos

Alberto Fernández se reunió con Cristina Kirchner en Olivos

También reforzó el concepto sobre la dualidad economía-salud que planteó cuando anunció que se extendía el aislamiento más allá del 31 de marzo: “No me corran con la economía. No me van a hacer cambiar de opinión. La economía se cae y se levanta. Punto. A mí no me confunde nadie. Yo sé cuál es la prioridad del sistema y sé que la inmensa mayoría de los argentinos piensa como yo”.

En el final, confirmó que ayer estuvo reunido con Cristina Kirchner en la Quinta de Olivos luego de que la vicepresidenta terminara de cumplir con la cuarentena por haber vuelto de Cuba: “Nos saludamos a la distancia porque no podemos tener contacto. Hacía como un mes que no la veía. Hablamos de todo. De cómo estaban las cosas y su mirada de las cosas por su gran experiencia”.

FOTO TAPA  : ABC DIARIO

FUENTE : INFOBAE

Continue Reading

Politica

Autorizaron al Ministerio de Desarrollo a una compra masiva de alimentos con precios hasta 51% más caros que en los supermercados

Avatar

Published

on

Se adjudicó la adquisición de paquetes de fideos por $85,76 cada uno, más caro que el precio que se paga en las cadenas de supermercados de la ciudad de Buenos Aires por un producto de primera marca, que ronda los $57

Los precios unitarios de aceites adjudicados son más caros que en los supermercados (Lihueel Althabe)

Los precios unitarios de aceites adjudicados son más caros que en los supermercados (Lihueel Althabe)

El Ministerio de Desarrollo Social fue autorizado a realizar compras masivas de alimentos para abastecer a los sectores más necesitados en el marco de la emergencia sanitaria por la epidemia de coronavirus. Pero según la información de esas compras, que fueron publicadas este lunes en varias resoluciones en el Boletín Oficial, el precio que se detalló por los productos fue hasta 51% más alto que el que pagan los consumidores por primeras marcas en grandes cadenas de supermercados.

El ministerio que encabeza Daniel Arroyo publicó las compras autorizadas de alimentos de primera necesidad —aceite, fideos y azúcar— en el marco de la emergencia sanitaria para abastecer a las familias más vulnerables. Se trata de “contrataciones directas”, que no están sujetas al Régimen de Contrataciones de la Administración Pública Nacional.

 El ministerio publicó las compras autorizadas de alimentos de primera necesidad. Se trata de “contrataciones directas”, que no están sujetas al Régimen de Contrataciones de la Administración Pública Nacional

En los textos de las resoluciones, aparecen los precios por unidad que se pagaron por esos productos. Pero, a a pesar de ser una compra de gran volumen y de segundas marcas (muchas no se encuentran en los supermercados), en el caso de los fideos, por ejemplo, los precios pagados por cada productos resultaron hasta un 51% más caros que lo que puede pagar un cliente particular en una de las principales cadenas. Incluso comparado con las primeras marcas.

En declaraciones a C5N, el ministro Daniel Arroyo destacó que en el caso de los fideos, la diferencia de precios se debe a que los precios autorizados están expresados en kilos, mientras que los paquetes comprados son de 500 gramos. Y que hubo una corrección en la Resolución 159, publicada este lunes. Sin embargo, en el texto de esa resolución se lee claramente que los precios son expresados por unidades, en paquetes de medio kilo.

“Fideos semolados, marcas Invicta y/o Aldente y/o Pastasole, presentación en paquetes de QUINIENTOS (500) gramos. Importe Unitario: PESOS OCHENTA Y CUATRO ($84). Monto Total adjudicado: PESOS VEINTIOCHO MILLONES QUINIENTOS SESENTA MIL ($28.560.000)”, se expresa en el texto oficial.

Algunos ejemplos:

– Por la resolución 156/2020, se adjudicó la compra de envases de aceite comestible mezcla por 1,5 litros cada uno de marca Indigo a la empresa Teylem, por un precio unitario de $166,58. Esto es un 14% más que el precio que se paga en las cadenas de supermercados de ciudad de Buenos Aires, donde el envase de 1,5 litros de aceite de girasol Cocinero, de primera marca, se vende a $145,79.

Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social durante una entrega de tarjetas del Plan Alimentar

Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social durante una entrega de tarjetas del Plan Alimentar

– Por la resolución 152/2020, se adjudicó la compra de paquetes de fideos semolados de 500 gramos cada uno marca Doña Luisa o Sua Pasta a la empresa Copacabana por un precio unitario de $85,76. Es un 51,25% más que en las principales cadenas, donde el envase de 500 gramos de espagueti Lucchetti cuesta $56,70.

– Por la resolución 158/2020, se adjudicó la compra de azúcar común en presentación de un kilo marca La Muñeca por $74,97. En los supermercados, el paquete de un kilo de azúcar Ledesma cuesta $59,95.la diferencia es de 25 por ciento.

– Por la resolución 158/2020, se adjudicó la compra de arroz en paquetes de un kilo de las marcas Monarca, Don Bernardo, Chajarí, Valderey o Castellón por un precio unitario de $68,77. En los supermercados, el arroz Lucchetti —primera marca— cuesta incluso unos centavos menos: $68.49.

Desde el Ministerio de Desarrollo Social explicaron que es la Sindicatura General de la Nación (Sigen) la que fija los precios testigos, la licitación fue abierta y, en todos los casos, el ministerio pidió rebajas.

Según las resoluciones publicadas, donde se precisaron estos precios de compra por unidad, se autorizó al Ministerio de Desarrollo Social la suma de $164 millones para la compra de 340.000 envases de aceite comestible mezcla por 1,5 litros, marca Indigo ($157,80 por unidad) a la empresa Sol Ganadera; otros 340.000 envases del mismo producto marca Indigo/Ideal ($158,67 por unidad) a la empresa Copacabana; y otras 340.000 unidades de la marca Indigo ($166,58) a la empresa Teylem.

También la compra por la suma total de $86.540.200 de fideos semolados a las empresas Foraim, Copacabana y Sol Ganadera. Otra compra por $51.057.800 de paquetes de azúcar a las empresas Copacabana y Alimentos Generales. Por último, se autorizó la compra de $171.883.600 en lentejas secas a las empresas Copacabana, Forain y M.H. Accurso.

FUENTE : INFOBAE

Continue Reading

Politica

La Casa Blanca le aseguró a Nicolás Maduro que aún tiene tiempo para no terminar como Manuel Noriega, Pablo Escobar o “el Chapo” Guzmán

Avatar

Published

on

Lo planteó el director para América Latina del Consejo de Seguridad Nacional, Mauricio Claver Carone. “Nadie que haya confrontado con la Justicia estadounidenses ha salido bien”, advirtió

Nicolás Maduro, Manuel Noriega, Joaquín

Nicolás Maduro, Manuel Noriega, Joaquín “el Chapo” Guzmán y Pablo Escobar. Los últimos tres confrontaron con la Justicia de Estados Unidos y terminaron mal

El director para América Latina del Consejo de Seguridad Nacional, Mauricio Claver Carone, dijo que la situación en Venezuela es similar a la que se vivió con el dictador panameño Manuel Noriega en los años 80, que fue finalmente removido del poder por una operación militar estadounidense. “En Venezuela, tenemos una particularidad que no hemos tenido desde la década de los 80 en Panamá: un personaje que usurpó los poderes de un Estado y los puso al servicio del narcoterrorismo. Lo vimos con Noriega en los años 80 y lo estamos viendo actualmente con Nicolás Maduro en Venezuela, eso crea una amenaza a sus vecinos y a Estados Unidos”, dijo en una entrevista con el canal EVtv.

El asesor más cercano a Donald Trump para asuntos del continente americano dijo insistió en que “nuestro deseo para Venezuela es una transición pacífica y democrática y por eso el Departamento de Estado ha dado nuevamente una propuesta diplomática muy generosa, demasiado generosa, para esta salida pacífica”. Pero dejó en claro que Maduro “está en una coyuntura que es cooperación o confrontación. No es el momento de bravuconerías, sino del sentido común que dicta que nadie que se haya confrontado a la Justicia norteamericana ha salido bien. Hay una salida buena y pacífica si existe la cooperación. La confrontación, haya sido con Manuel Noriega, Pablo Escobar o el Chapo Guzmán, nunca termina bien”, subrayó.

Claver Carone justificó el “incremento histórico de los activos militares en el hemisferio occidental, particularmente en el área del Caribe y el Pacífico oriental” debido a “la amenaza a las vidas de los norteamericanos, a la seguridad de nuestros vecinos y aliados y democráticos que merece la atención y lo activos para confrontar este reto”.

“De la misma manera que se le han cortado los ingresos del oro y el petróleo a Maduro, buscamos cortarle los ingresos del narcotráfico. Es cerrarle otra puerta lucrativa para ellos”, explicó.

Estados Unidos inició el miércoles una vasta operación antidrogas en el Caribe con la mira puesta en el

Estados Unidos inició el miércoles una vasta operación antidrogas en el Caribe con la mira puesta en el “régimen corrupto” de Venezuela encabezado por Nicolás Maduro, días después de inculpar al mandatario de “narcoterrorismo” y ofrecer 15 millones de dólares de recompensa para detenerlo

“Cuando el jefe del Estado Mayor de los Estados Unidos dice que estamos en guerra contra los cárteles de la droga, significa que estamos en guerra contra el Cártel de Sinaloa y el Cártel de los Soles”, resumió el funcionario.

El mensaje del Gobierno de Estados Unidos a Maduro “es un tómalo o déjalo en sentido diplomático”, insistió Claver Carone. “Nicolás Maduro debe arrepentirse de todas las oportunidades que ha tenido en el último año. Su situación de aquí a 3 o 6 meses no va a mejorar, es imposible. Aquí no hay un panorama para que la situación para Maduro mejore. La oportunidad que se le está presentando es generosa, factible, y se puede llevar a cabo con cooperación. Si lo que busca es la confrontación, ningún modelo tiene un final feliz para ellos”.

Además, Carone convocó a las Fuerzas Armadas venezolanas a que dejen su papel de “protección de un narcoterrorista encausado, de un prófugo de la Justicia”, ya que “tienen el deber de proteger a los ciudadanos de Venezuela, no proteger a Nicolás Maduro”.

FOTO TAPA : PERFIL

FUENTE : INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas