Connect with us

Policial

Un arrepentido contó cómo le pagaba coimas a un secretario del juez Soto Dávila: montos y entregas como en las películas

Publicado

on

Es un abogado que era intermediario entre los acusados y el juzgado. Hacía los “arreglos” con un secretario judicial que está detenido y que repetía: “Tengo que juntar para el viejo”

Como en las películas, pero pasó en la realidad, puntualmente en Corrientes. Cada uno llegó en su auto a un lugar poco transitado y sin cámaras de seguridad. Uno se bajó de su vehículo y se subió al otro y le entregó el dinero de la coima. Después cada uno se fue por su lado.

La escena fue relatada por uno de los arrepentidos del caso del juez federal de Corrientes Carlos Soto Dávilacon orden de detención por cobrarles sobornos a acusados de narcotráfico para dejarlos en libertad o dictarles resoluciones beneficiosas. El arrepentido es uno de los cinco abogados detenidos en el caso que actuaban de intermediarios en el pago de los sobornos y que declaró ante el juez federal Sergio Torres y el fiscal Carlos Stornelli, a cargo de la investigación junto con el titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), Diego Iglesias.

El arrepentido –cuya identidad se mantiene en reserva– relató cómo se pagaban las coimas e involucró directamente a Soto Dávila y a uno de sus secretarios, Pablo Molina, quien está preso. Contó seis hechos, pero aclaró: “Fueron muchos los hechos de ‘arreglos’con Molina por liberados y él me decía ´mirá que yo tengo que juntar para el viejo´”, en referencia a Soto Dávila. Infobae accedió a su declaración.

El juez Soto Dávila

El juez Soto Dávila

El primer caso que relató fue el de Ricardo González, conocido como “caballo” e integrante de la banda narco de Itatí, en Corrientes, liderada por Federico “Morenita” Marín. Era septiembre de 2015 y González tenía una orden de detención y el abogado presentó una exención de prisión para que estuviera en libertad mientras era investigado.

El caso era del juzgado de Soto Dávila y del secretario Federico Grau –también detenido– que se tomó licencia. “Molina me avisó que él sería el encargado de suplirlo en esta causa, y eso abrió la posibilidad de ‘arreglar’. Esta no era la primera vez que eso sucedía. Nosotros ya habíamos hecho un ‘arreglo’ con anterioridad. En esta ocasión, Molina me dijo: ‘Quedate tranquilo que si se paga, González sale'”, contó el arrepentido.

Fueron $30 mil de coimas que pagó Lourdes Alegre, esposa de “Morenita” Marín, quien estaba preso, y que le entregó el dinero en su casa. “Una vez en su vivienda, Lourdes se comunicó telefónicamente con Marín. Luego me pasó el teléfono para que yo hable con su marido. ‘Está todo el mundo trabajando para que salga Caballo, nosotros cumplimos, tenés que cumplir vos”. Cuando le dije “nosotros” me refería a Molina, al juez y a mí”, contó el arrepentido.

También relató que había urgencias: “Molina me había dicho que parte del dinero tenía que ser entregado al juez Soto Dávila. Todas estas cosas me generaron presión, y la necesidad de conseguir la plata. De hecho, Molina me dijo: ‘Mirá que a las 10 de la mañana ya está firmada la eximición y yo puedo aguantar sin notificarle al imputado, como máximo, hasta las 12 del mediodía’, porque algo pasaba con el Juez que se iba”.

Luego relató cómo fue el pago: “Al día siguiente le entregué el 50% de los $30.000 a Molina, en la calle. Nos encontramos en la esquina de Bolívar y Don Bosco, de Corrientes capital, tal como lo hacíamos siempre. Era un lugar donde no había mucho tránsito, hay un depósito, no hay mucho movimiento de gente. Cada uno venía en su auto. Cuando Molina llegaba, yo me subía al vehículo de él, que era un Vento blanco que tenía como depositario judicial, ya que se lo había entregado Soto Dávila. Ahí, adentro de su auto, le entregué la plata y él se fue. Así terminó este arreglo. Sé que después Molina le entregaba una parte a Soto Dávila, no sé cuánto, eso lo arreglaban entre ellos”.

El abogado arrepentido contó otros “arreglos” y aclaró que cuando decía arreglos se refería a “la entrega de dinero a Molina y Soto Dávila, para lograr beneficios en las causas para mis clientes”.

El primero fue por la detención de dos argentinos y un paraguayo en un camión con marihuana en la ruta nacional 14. La causa le tocó a la secretaria de Molina y el abogado fue a verlo. “Le conté sobre la posibilidad de sacarles ‘una buena moneda’ a los detenidos, especialmente al paraguayo, que tenía mucho dinero debido a que era bancado por una organización paraguaya. Molina me dijo: ‘Sí, vamos a hacerlo’. Molina se encargaba de hacer la excarcelación y yo de recaudar la plata”, contó. El paraguayo pagó 150 mil pesos y cada argentino 15 mil. “Eso nos lo repartimos 50% cada uno con Molina y los imputados fueron excarcelados”, sostuvo.

El juez federal Sergio Torres

El juez federal Sergio Torres

Otro caso fue el de dos misioneros detenidos con 327 kilos de marihuana y cigarrillos. Pagaron 170 mil pesos para quedar en libertad. “Luego, me fui al Juzgado y le dije a Molina: ‘ya me entregaron el 50%, yo lo guardo. Cuando salgan y me paguen el resto, te doy la plata’.

El resto se lo dio al abogado la mujer de uno de los detenidos. El arrepentido volvió a relatar la escena de los autos: “La mujer me llevó en su vehículo hasta la esquina donde siempre me encontraba con Molina, la misma esquina que mencioné antes. Eran aproximadamente las 13:20 horas. En ese instante llegó Molina, me subí a su auto, el mismo Vento blanco, y le di el dinero. Fue ahí cuando él me dijo: ‘de esto va a cobrar también el viejo su parte’, en referencia a Soto Dávila. La esposa del imputado vio todo desde su auto. Me observó mientras iba con la bolsa con el dinero y también cuando volví con las manos vacías. Cuando subí al auto de la mujer le dije a ésta: ‘viste, acá está’, porque yo le había mencionado que esa plata era para el Juzgado. Inicialmente, ella y su marido se habían quejado del monto: ‘es mucho, es mucho’, y yo les respondía: ‘Así te asegurás'”.

El abogado contó otro “arreglo” en el que perdió plata para satisfacer la demanda de Molina. Fue la detención de un hombre que era buscado por la justicia federal de Rosario y que manejaba un auto propiedad de un contador que no estaba involucrado con el hecho. El contador, de apellido Gómez, quería recuperar el vehículo y el abogado lo representó. “En esa época se cobraba aproximadamente $10.000 como honorarios para lograr la restitución de un auto secuestrado. Entonces, conociendo estos precios, le propuse a Molina repartir $5000 para cada uno. Pero Molina quería $10.000. Yo no podía cobrarle tanto dinero a Gómez, por lo que decidí cobrarle $11.000 a este último, y yo me quedé sólo con $1000, el resto se lo entregué a Molina”, recordó el arrepentido y dijo que el dinero lo entregó en la habitual esquina de los arreglos.

En 2016 dos brasileños fueron detenidos con dos camiones con 30 kilos de marihuana que llevaban a Chile. El abogado les explicó cómo podían quedar libres: 50 por ciento ahora y el resto en libertad. La coima fue de cinco mil dólares cada uno. “Siempre supe que era una parte para Soto y una para Molina. En esa época ya coordinábamos por whatsapp, que era más seguro. Pero Molina siempre usó el mismo teléfono. Fueron muchos los hechos de ‘arreglos’ con Molina por libertados”, explicó.

El último caso que relató fue el de siete detenidos, uno de ellos un ex policía de Corrientes de apellido Ferrari, con 300 kilos de marihuana. “Por los siete detenidos, $400.000”, contó el arrepentido que le dijo Molina.

El arrepentido describió a Molina como “una persona que se desesperaba por la plata”. “‘¿Dónde está la plata? ¿Ya pagó?’, era tremendo, a veces era tan insistente que me daban ganas de hacer todo por derecha. A veces me insistía tanto que prefería darle su parte y quedarme sin ganancia”, contó y recordó que “al principio, yo tuve que convencer a Molina, porque él quería cobrar 100 o 150 mil pesos por las excarcelaciones, y yo le decía que teníamos que cobrarles menos, que el valor del mercado era menor. Si bien yo tenía el ‘as de espadas’ que era el contacto con Molina, tenía que cobrar una cantidad similar a la que se pagaba en el mercado. No me podía exceder tanto, porque los narcos se iban con otro abogado”.

También dijo que el secretario de Soto Dávila viajaba seguido a Europa, Nueva York y a Paraguay para comprar electrónica. Y que el propio juez iba todos los veranos a Punta del Este, en Uruguay.

El arrepentido contó que en un momento los arreglos “se cortaron”. Fue cuando Molina y el abogado Duylio Barboza Galeano -detenido en la causa- fueron denunciados por irregularidades en una causa. “Luego de esto le dije a Molina: ‘vamos a cortar y levantar el pedal’, a lo que él me respondió: ‘sí, vamos a cortarlo, pero más adelante vamos a seguir’. Yo no estaba de acuerdo con seguir más adelante, Molina era un Kamikaze. Esto lo charlamos en la esquina donde siempre nos juntábamos, lo hacíamos así porque ahí no hay cámaras, ni tránsito”, recordó. Todo se terminó después del inicio del “Operativo Sapucay”, en el que en marzo del año pasado fueron detenidos el intendente de Itatí, Natividad Terán, y el vice, Fabián Aquino, por formar parte de una banda narco. A esa organización, según la acusación, Soto Dávila les daba protección. Luego fue detenido otro ex intendente de Corrientes en los años 90: Juan Manuel Faraone, de Empedrado. En la causa también están detenidos oficiales de la Policía Federal y de Gendarmería Nacional.

Natividad Terán, el intendente de Itatí preso

Natividad Terán, el intendente de Itatí preso

“Molina estaba preocupado. Después de esto, por motivos de autopreservación, no me comuniqué nunca más con él. Sólo me habré cruzado y le dije ‘hola, qué tal'”, concluyó el arrepentido sobre su relación con el secretario.

“El concepto en Corrientes de Soto Dávila es pésimo, desde hace años. Esto no es nuevo, por todas las denuncias que tiene, vive teniendo denuncias. Me cuentan los abogados que en una época Fresneda se quedaba con las cauciones. Esto viene de hace mucho en este Juzgado”, concluyó su declaración ante el fiscal Stornelli -el mismo de la causa de los cuadernos de la corrupción que tiene una veintena de arrepentidos- y que fue homologada por el juez Torres. Fresneda es otro secretario del juzgado de Soto Dávila.

El abogado es uno de los seis arrepentidos que ya tiene la causa. Los otros cinco son narcotraficantes. Además de estas declaraciones, la causa tiene escuchas judiciales sobre los pagos y el análisis de las resoluciones de Soto Dávila que los investigadores consideran contradictorias en los términos jurídicos en las que fueron hechas.

Soto Dávila lleva más de 20 años como juez federal en Corrientes. Tiene a su cargo la investigación del crimen organizado pero además es un hombre clave para la política local porque tiene la competencia electoral y es el encargado de la organización, control y la toma de decisiones de los comicios en la provincia.

Si bien tiene un pedido de detención, no se puede concretar porque como juez tiene fueros. El Consejo de la Magistratura de la Nación -el órgano encargado de analizar la conducta de los jueces- ya decidió citarlo para que dé explicaciones de las acusaciones. Cuando lo haga –se prevé que recién será en febrero próximo– podrá suspenderlo en el cargo y enviarlo a juicio político. Recién ahí perderá sus fueros y podrá ser detenido.

Soto Dávila se presentó ayer a indagatoria en los tribunales de Comodoro Py para declarar. Fue acusado de ser el jefe de una asociación ilícita. El juez dijo que es inocente.

Policial

Por qué la pericia de Gendarmería aseguró que Alberto Nisman fue asesinado

Publicado

on

El estudio se centra en las manchas de sangre que se encontraron en el cuerpo del fiscal y en el baño de su departamento.

La pericia de la Gendarmería -realizada por más de 40 peritos en criminalística, medicina legal, análisis químicos, balística y huellas y rastros- sostuvo que las manchas de sangre del cuerpo de Alberto Nisman demuestran que hubo terceras personas dentro del baño del departamento del ex fiscal de la AMIA donde fue encontrado sin vida.

El estudio explicó que, de acuerdo a la morfología de las manchas de sangre, Nisman había sido colocado por los asesinos en la posición rodilla a tierra de frente a la bañera y de costado al vanitory (Ver infografía). El estudio hemático se realizó en un baño de dimensiones exactas que la Gendarmería construyó en el edificio Centinela.

Sin embargo, los peritos de Diego Lagomarsino señalaron que Nisman se encontraba de pie y de frente al vanitory cuando el 18 de enero del 2015 lo mató el disparo de una pistola Bersa de 22 mm. que le prestó el técnico informático y asesor suyo en la UFI-AMIA.

En el informe de Gendarmería se observa que la discusión se centra sobre las manchas de sangre que Nisman presentaba en el tobillo y el short y otra encontrada en el inodoro.

Fotos de las pericias de Gendarmería.

Fotos de las pericias de Gendarmería.

Cuando a los peritos se les preguntó si la altura alcanzada por la cabeza de Nisman en posición rodilla a tierra se condice con la altura que tuvo que haber adoptado el segmento sangrante que partió del orificio de entrada de la bala en la cabeza (no hubo orificio de salida) para conformar la “franja” de sangre situada sobre la mesada, sintéticamente contestaron:

– “Rodilla a tierra o arrodillado sobre ambas piernas, la ubicación del segmento sangrante (cabeza) permitiría por su altura (1,82 medía Nisman), conformar lo que fuera denomina como “franja central” (de sangre), la que posee 22 cm de extensión aproximadamente, sobre la mesada del vanitory”.

Fotos de las pericias de Gendarmería.

Fotos de las pericias de Gendarmería.

Consultados sobre si observaron interrupciones significativas en la trayectoria de la “franja” central:

– “En el mencionado rastro hemático, se observan cuatro (04) cortes, los cuales pueden deberse a diferentes factores atribuidos a la dinámica que poseía el fluido en su lanzamiento y posterior impacto en la mesada”.

Sobre si la trayectoria de la sangre tuvo una trayectoria del tipo parabólica y con una única orientación hacia el espejo en virtud de la fuerza inercial que lleva la gota, plantearon:

– “Tuvo que haber adoptado una dinámica del tipo parabólica desde su fuente de origen, segmento sangrante o cabeza, hacia su posición final sobre la mesada, evidenciando una única orientación hacia el espejo, producto todo ello de la acción de la fuerza con que los gases propulsaron hacia atrás la sangre y demás componentes que dieron forma sobre la superficie de la mesada a la evidencia hemática, denominada franja central”.

Al preguntársele a los peritos si de haber permanecido erguido el torso de Nisman la cabeza hubiese estado separada aproximadamente 60 centímetros de distancia lineal del borde externo de la bañera, respondieron:

– “Se puede notar que estando en la posición de rodilla a tierra, de frente a la bañera con el torso erguido, que la cabeza debería encontrarse a unos 40 cm aproximadamente del borde externo de la bañera”.

– “Vale hacer mención que la cabeza de la víctima, encontrándose éste en la posición rodilla a tierra (rodilla derecha apoyada en el piso), con el torso erguido y de frente a la bañera, la altura aproximada que alcanzaría sería de unos 50 cm por sobre la mesada, por ello no habría impedimento alguno para poder adoptar un empuñamiento firme del arma. Por último, es importante aclarar que el empuñamiento del arma puede ser tanto de la víctima como por parte de un tercero, ubicado por detrás del mismo”. En esta conclusión, el perito Lagomarsino votó en disidencia.

Fotos de las pericias de Gendarmería.

Fotos de las pericias de Gendarmería.

Otras de las preguntas fue si la proximidad de la cabeza a la mesada no tendría que haber quedado en evidencia por el depósito de algunas salpicaduras derivadas de una retroproyección hacia el espejo y la respuesta fue:

– Hubo “alcance hasta el sector en donde se encontraban distintos envases de crema y demás elementos de perfumería y cuidado personal, ubicados a la izquierda del vanitory visto desde la puerta de acceso al baño”.

Ante la consulta sobre si el escurrimiento descendente de sangre observado sobre el lateral izquierdo de la remera de Nisman tendría que haber afectado el muslo izquierdo y el sector frontal izquierdo del pantalón que vestía la víctima al momento del evento, siguiendo la hipótesis de la postura rodilla a tierra, contestaron:

Pericias de las fotos de Gendarmería.

Pericias de las fotos de Gendarmería.

– “Si el mismo se hallaba arrodillado es poco probable que se dé ese evento, en razón que el pantalón corto de acuerdo a su longitud, se hallaría por sobre el muslo izquierdo impidiendo su alcance… (En cuanto a las manchas en el short) se infiere que la misma presenta característica de un goteado vertical pero con la particularidad de poseer una morfología ovoide que permitiría inferir que la misma posee un sentido direccional paralelo a la cintura, por tal razón ello implicaría que quien en vida se tratara del Dr. Alberto N. Nisman, se podría hallar con la pierna izquierda flexionada en concordancia con la posición de rodilla a tierra”. Este punto también mereció una disidencia de los peritos del técnico informático.

Fotos de las pericias de Gendarmería.

Fotos de las pericias de Gendarmería.

Sobre la salpicadura dinámica colindante al borde del lavatorio fue producto de un rápido movimiento izquierdo de origen (latigazo de la cabeza por disparo) respondieron:

– “… Quienes suscriben el presente apartado consideran sobre el patrón hemático identificado como ―A 1, que no hay lugar a duda que se trata de un tiempo de producción distinto al de la franja central pero con respecto a cual pudo haber sido el mecanismo de producción, no se puede precisar con certeza pero podría atribuirse a la participación de terceras personas allí presentes, posterior a efectuar el disparo”. Este punto también tuvo la disidencia de Lagomarsino.

Ante la cuestión si se podría haber producido el goteado vertical de sangre sobre la mesada y el escurrimiento vertical a través del canto y las manijas de la cajonera del vanitory luego del disparo, respondieron:

Fotos de las pericias de Gendarmería.

Fotos de las pericias de Gendarmería.

– “… Se trata de un patrón denominado como estático, por lo cual para que se produzca, el cuerpo de la víctima debería ser manipulado por terceras personas que se hallan en la escena del hecho, de tal forma que el cuerpo permanezca el tiempo suficiente y próximo, al borde de la mesada, provocando la caída de sangre en forma vertical. Es dable mencionar, que el patrón hemático que presenta el sector en análisis y de características ya mencionados en el párrafo precedente, también puede ser atribuido a algún elemento que se encuentre impregnado de fluido hemático, que por alguna razón se halló por encima del borde de la mesada. Vale aclarar que ese elemento del cual se hace mención, por ejemplo, podría tratarse de la pistola empleada en manos de terceras personas allí presentes”.

Ante la pregunta sobre si podría haberse registrado un goteado estático vertical sobre la cara interna del tobillo de Nisman mientras este hubiese quedado adelantando a la fuente sangrante (la cabeza), señalaron:

– “Es posible que se registre tal acontecimiento. Asimismo vale aclarar, que para que dicho suceso sea factible su realización, debería llevarse a cabo con la participación necesaria de terceras personas en la escena, en razón que al tratarse de un goteo vertical, entendiendo que la fuente sangrante debería encontrarse por encima de la pierna izquierda, motivo por lo cual la sujeción del cuerpo post disparo para evitar el desmoronamiento de la víctima, seria de vital importancia”. Otra disidencia del perito del técnico informático contra esta conclusión.

Al preguntársele si la posición rodilla a tierra hubiese impedido las proyecciones lanzadas sobre el interior de la bacha, sobre la porción central derecha de la mesada y sobre el borde superior derecho del inodoro, dijeron:

– “Teniendo en cuenta de cuál sería la posición del cuerpo en el baño y más aún, que en la dinámica planteada por la secuencia fáctica por parte de la querella en representación de Iara y Kala Nisman, se sostiene que en la escena se hallaba presente una tercera persona, por lo cual se puede aseverar que la producción de esa gota en el borde superior del inodoro se imposibilitara de acuerdo a esa dinámica, por lo cual no se puede asociar a la misma con el momento del disparo”. Aquí aclararon que la mancha también podría por la contaminación producida por el equipo de la Policía Federal que llegó en la madrugada del 18 de enero del 2015. También la defensa votó en disidencia.

Respecto a si la baja altura de la cabeza que presupone la posición de rodilla a tierra hubiese permitido adoptar parábola suficiente para que algunas máculas de sangre puedan depositarse sobre el fondo del lavatorio, respondieron:

– “La altura de la cabeza (fuente sangrante) por sobre la mesada del vanitory, sería de 55 cm aproximadamente y por último, se deja constancia que todas las medidas mencionadas son aproximadas y subjetivas, en razón que la posición del cuerpo de la víctima se ve condicionada en todo momento, por la presencia de la sustancia -Ketamina- detectada en el cuerpo de quien en vida fuera el Dr. Alberto Natalio Nisman como así también a la manipulación de terceras personas presentes en el lugar del hecho”. Esta última respuesta también recibió la disidencia de Lagomarsino.

Clarin

Seguir leyendo

Policial

Quién es el sospechoso detenido por el robo que terminó con un turista sueco amputado

Publicado

on

Rodrigo Armando Peláez tiene 22 años y ya habría sido aprehendido por tenencia ilegal de arma a menos de una semana del ataque a Cristoffer Persso

30 de diciembre: Persson recibe un disparo en plena noche porteña.

Ayer por la noche, la Policía de la Ciudad detuvo en Avellaneda a Rodrigo Armando Peláez, de 22 años, acusado de participar en el robo que el 30 de diciembre pasado le costó la pierna derecha al turista sueco Christoffer Persson, cuando fue baleado en la calle Tacuarí al 500 en presencia de su pareja, de nacionalidad italiana.

En el operativo, en el que participó la DDI de la jurisidicción de la Policía Bonaerense y realizado bajo las órdenes del Juzgado de Instrucción porteño N°59, se le secuestró a Peláez su Peugeot 207 que habría sido usado en la noche del robo.

Peláez al ser detenido anoche.

Peláez al ser detenido anoche.

Según apuntaron fuentes de la investigación a Infobae, Peláez habría reconocido su rol en el hecho como conductor de la fuga tras el robo y no como tirador, una supuesta confesión que deberá validar ante el juez del caso.

No es la primera vez que Peláez se cruza con la ley este mes. Ya habría sido detenido el 5 de enero último, a menos de una semana del robo a Persson,  cuando personal de la Comisaría 6° de Lanús lo encontró a bordo de una moto Rouser junto a menor de 16 años con una pistola calibre .22 al cinto en la esquina de Weld y Condarco. La imputación: tenencia ilegal de arma.

El auto secuestrado en el operativo.

El auto secuestrado en el operativo.

Peláez, oriundo de Sarandí, tuvo un empleo en blanco hasta octubre del año pasado, al menos según registros previsionales: trabajó para dos empresas de ingeniería civil de la zona sur durante 2018.

La casa donde lo encontraron.

La casa donde lo encontraron.

Por estas  horas, se espera que Peláez sea trasladado a los tribunales porteños para su declaración indagatoria. Todavía hay un sospechoso suelto.

La víctima, por su parte, regresará a Suecia tras recibir el altamédica, donde continuará con su recuperación.

Infobae

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Seguir leyendo

Policial

Milagro Sala fue condenada a 13 años de prisión por defraudación al Estado, asociación ilícita y extorsión

Publicado

on

La dirigente de la Tupac Amaru fue encontrada culpable en la causa conocida como “Pibes Villeros”. Fue juzgada por el millonario desvío de fondos destinados a la construcción de viviendas sociales

Milagro Sala fue encontrada culpable de defraudación al Estado, asociación ilícita y extorsión en la denominada causa “Pibes Villeros” y condenada a 13 años de prisión. Además, quedó inhabilitada para ejercer cargos públicos.

Durante el proceso se investigó el desvío de fondos estatales por más de 60 millones de pesos, cobrados por cooperativas para construir viviendas sociales, entre 2011 y 2015, las cuales nunca se realizaron.

Para los jueces, Sala era la jefa de esta asociación ilícita, , que con la ayuda de funcionarios provinciales y municipales operaban para extraer dineros de programas habitacionales nacionales, los cuales “fueron utilizados con otros fines”.

De esta manera, las cooperativas jujeñas “pedían trabajo y presionaban al gobierno provincial y a los municipios” para que se les entregue tierras y así conseguir la realización de diversas obras en barrios de la capital jujeña y localidades del interior.

Durante el juicio que se inició el pasado 23 de julio declararon 104 testigos y se analizaron documentos de diversos organismos y videos que se sumaron a la investigación.

Durante la tarde de este lunes, previo a recibir la condena, Sala realizó declaraciones a la prensa: “Nadie investiga nada, pero sí investigan a la negra, a la coya, a la chorra. Así que, queridos periodistas, ustedes son parte de la burocracia y son ustedes los responsables de implementar la Justicia en nuestra provincia”.

También dijo que la Justicia “está cooptada por Gerardo Morales”, gobernador de Jujuy, y profundizó: “Los jueces fueron apretados por Morales para que nos dicten una condena a todos nosotros. Y todos los compañeros son inocentes, no robaron nada. Lo único que hicieron fue buscar dignidad y vivir un poquito mejor”. 

Junto a la dirigente social fueron condenados su esposo Raúl Noro a tres años de ejecución condicional, la diputada provincial Mabel Balconte, a 8 años con pedido de desafuero y más de veinte ex integrantes de cooperativas de trabajo que integraron la Tupac Amaru y la Red de Organizaciones Sociales.

Asimismo, la condena alcanzó a Lucio Abregú y Pablo Tolosa Perea, dos ex miembros del directorio del Instituto de Viviendas y Urbanismo de Jujuy (IVUJ), y a dos técnicos, uno del IVUJ y otro de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy.

Milagro sala se encuentra con prisión domiciliaria y enfrenta varios procesos penales en forma simultánea. Había sido detenida en enero de 2016 y en primera instancia fue alojada en la Cárcel de Mujeres de Alto Comedero para luego recibir el beneficio de la domiciliaria por el fallo de la CIDH, ratificado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Además de la causa conocida como “Pibes Villeros”, la Justicia jujeña la condenó a tres años de prisión en suspenso por un violento “escrache” al gobernador Gerardo Morales, ocurrido en 2009, y la investiga por otra denuncia de desvío de fondos en torno a la construcción de viviendas sociales.

El mes pasado, el Tribunal en lo Criminal 3 le concedió la prisión domiciliaria en su casa del barrio Cuyaya con una pulsera electrónica debido a sus problemas de salud. Previamente se encontraba en una residencia en el dique La Ciénaga, pero había pedido el traslado.

Una semana antes había sido absuelta por el  Tribunal en lo Criminal 2 en la causa “Balacera de Azopardo”. Sala estaba acusada de haber pagado para que asesinen al dirigente Alberto “Beto” Cardozo.

No obstante, el ex miembro de la agrupación Tupac Amaru, Fabián “Chato” Ávila, sindicado como uno de los ejecutores de la orden de matar a Cardozo, fue condenado por tentativa de homicidio a seis años de prisión.

Seguir leyendo

Tendencia