Connect with us

Internacional

Caos y violencia en París en protestas contra el gobierno y el alza de las naftas

Publicado

on

Mientras el presidente Emmanuel Macron está en Buenos Aires, los “chalescos amarillos” coparon la capital en marchas duramente reprimidas por la policía. Hubo gases lacrimógenos y fuego frente al Arco de Triunfo con 224 arrestados y 92 heridos.

Protestas de los chalecos amarillos contra las políticas económicas de Macron. (AP /Thibault Camus)

Tercer fin de semana de cólera de los “Chalecos Amarillos” en Francia. Ante el asombro de los parisinos por una violencia inédita y cuando caía la noche del sábado, diferentes barrios en París ardían todavía en un caos general. El gobierno del presidente Emmanuel Macron no encuentra un camino de diálogo para resolver la peor crisis política de su gobierno y el jefe de Estado no regresó anticipadamente de la cumbre del G20 en Argentina. El grupo de manifestantes que rechazan el alza de impuestos a los combustibles, amorfo y organizado por las redes sociales, expresa además a amplias franjas de una clase media empobrecida.

El Arco del Triunfo tomado por asalto, la avenida de los Campos Elíseos, la avenue Foch, Kleber y Friedland, la plaza de la Opera, la Vêndome, sus calles más elegantes, sus vehículos más sofisticados, los bancos, algunos de sus boutiques más lujosas, y muchos edificios, todos sufrieron incendios o eran atacados por vándalos o “casseurs”, en un día en que la cólera de una clase media disminuida se metaforseó y fue confiscada en una insurrección inmanejable, violenta y sin diálogo.

Una situación prerrevolucionaria, extremadamente peligrosa para una Francia que ha perdido la paciencia, con una clase media que no puede vivir con 1300 euros por mes frente a los impuestos de la “transición ecológica” y que enfrenta las elecciones europeas en mayo. Los “Chalecos Amarillos” exigen la dimisión de Emmanuel Macron.

Los protagonistas de esta violencia sin par no fueron los Chalecos. También había expertos en guerrilla urbana, que confrontaban en pequeños grupos contra la policía y se desplazaban rápidamente a otros barrios. El fuego y la violencia recordaba la rebelión social de 2005 en los suburbios parisinos.

La avenue Kleber, donde se encuentran embajadas y bancos, entre Trocadero y el Arco del Triunfo, es el espejo de la bronca: fue devastada y robada, incendiaron sus automóviles, robaron sus boutiques, bancos y hoteles, destrozaron sus bares y quemaron todo. La rue de Rivoli es otra de las más afectadas y piden a los vecinos precaución para salir, mientras la capital es un concierto de sirenas. La Galerie Lafayette y Printemps fueron evacuadas por razones de seguridad. Inédito en París. Grupos de ultraizquierda y de ultraderecha, usurpando el chaleco amarillo de protesta, actúan, se dividen, roban, rompen y se vuelven a organizar en otro barrio.

Los chalecos amarillos protestan por el aumento de los combustibles y el costo de vida

Los chalecos amarillos protestan por el aumento de los combustibles y el costo de vida

Al menos hay fueron 224 personas detenidas y había anoche 92 heridos en París, entre ellos, 25 miembros de las fuerzas de seguridad. Según las autoridades, participaron 75.000 manifestantes en toda Francia, donde salvo en Nantes, las manifestaciones fueron pacíficas.

La tercera marcha de los Chalecos Amarillos se transformó en una pesadilla para sus protagonistas, que buscan diferenciarse con sus reivindicaciones de la violencia de los “casseurs”. El problema es cómo.

Cuando los “Chalecos Amarillos” iniciaban su tercera marcha en Paris, autoconvocada por las redes sociales y se habían autorizado concentraciones en la plaza de la Bastilla y República, los vándalos les ganaron de mano. Con martillos, hachas y caras cubiertas, forzaron la entrada a las 8.45 de la mañana en la avenida de los Campos Elíseos y comenzaron una batalla campal con la policía que duró todo el día. A pocos metros, pacíficamente, unos 300 Chalecos Amarillos marchaban y reclamaban la dimisión de Macron. Pero eran dos clases de cólera: una republicana y otra insurreccional, una rebelión de odio.

Un auto incendiado durante las protestas en Paris. ( Alain JOCARD / AFP)

Un auto incendiado durante las protestas en Paris. ( Alain JOCARD / AFP)

Nosotros estamos en tren de recuperar el orden”, dijo el secretario de estado Laurent Núñez en la noche del sábado, ante el asombro de la opinión pública. El funcionario separó a los “casseurs” de los “Chalecos Amarillos” exasperados. Pero se olvidó de decir que el gobierno debe encontrar una solución a un país fraccionado, con cólera profunda, que ya no cree en la clase política. Nadie escucha al otro.

Si bien la policía había conseguido controlar la situación después del mediodía, cuando la luz comenzó a bajar el caos aumentó en toda la ciudad, especialmente en la rue de Rivoli y Bastilla. Los incendios se multiplicaron en la Avenue Kleber y aparecieron jóvenes armados con armas de fuego y cuchillos que están en los alrededores de la ciudad en acción. La muy chic Plaza de Trocadero fue copada y destruida.

Barricadas y manifestaciones en Los Campos Eliseos, Paris.  (EFE/EPA/ETIENNE LAURENT)

Barricadas y manifestaciones en Los Campos Eliseos, Paris. (EFE/EPA/ETIENNE LAURENT)

Escenas de caos en la avenida Raymond Poincaré, en el barrio XVI, donde los autos fueron dados vueltas e incendiados, las boutiques robadas y no había un solo policía en el lugar. Antes los “casseurs” hicieron caer una barrera metálica en un edificio con jardín sobre la plaza de la Etoile, entre la avenida Kleber y Victor Hugo, rompieron los vidrios y entraron. La avenida Foch fue la próxima, donde se encuentra la residencia diplomática del embajador argentino.

El ex presidente socialista Francois Hollande condenó con toda su fuerza “la violencia inadmisible, intolerable, incalificable”. Marine Le Pen, líder del ahora rebautizado Rassemblement National, llamó “a los Chalecos Amarillos a abandonar el lugar y permitir el trabajo de las fuerzas de seguridad. Pero exigió a Macron a “recibir a los jefes de partido de la oposición a su regreso de Argentina”.

Los manifestantes utilizan un auto para armar una barricada. ( Alain JOCARD / AFP)

Los manifestantes utilizan un auto para armar una barricada. ( Alain JOCARD / AFP)

“Nosotros estamos abiertos al diálogo con aquellos que sinceramente están dispuestos al diálogo”, dijo Benjamín Griveaux, portavoz del gobierno. Por primera vez, el gobierno anuncia que va a “dialogar”. Significa, de alguna manera, ceder a las reivindicaciones, que hasta ahora han sido ignoradas por Macron.

Pero Macron y su primer ministro se encuentran bajo fuertes críticas porque este fenómeno lleva tres semanas y no han conseguido elaborar un mecanismo de comunicación y escucha con los manifestantes ni encontrar un camino para calmarlos. Una señal clara, política es indispensable por parte del presidente.

Pintada en el Arco del Triúnfo que dice: "Los chalecos amarillos triunfarán". (REUTERS/Stephane Mahe)

Pintada en el Arco del Triúnfo que dice: “Los chalecos amarillos triunfarán”. (REUTERS/Stephane Mahe)

“Yo no soy violenta, soy profesora jubilada. Este gobierno no escucha, están aislados en su torre de Marfil. Lo grave es que no saben lo que nos pasa y hasta dónde esta rabia crece. Van a perder toda la confianza de la gente porque no escuchan ni respetan”, dijo Amelie, una profesora de la Picardie, refugiada en la avenida Marceau de los gases lacrimógenos. Pierre, agricultor, la acompaña: “No entienden que nosotros no podemos vivir más con nuestro sueldo. Hay un empobrecimiento generalizado”.

tanques hidrantes de la policía intentan apagar el fuego de las barricadas de los manifestantes. ( EFE/EPA/ETIENNE LAURENT)

tanques hidrantes de la policía intentan apagar el fuego de las barricadas de los manifestantes. ( EFE/EPA/ETIENNE LAURENT)

El extraño affaire Benalla y sus consecuencias, las frases arrogantes presidenciales para comunicar con sus electores, las reformas que no llegan han ido aislando a Macron de su base electoral y la esperanza de un cambio. El temor es hasta dónde esta movilización popular amorfa, sin base política declarada, puede debilitar a Macron y a una mayoría parlamentaria, sin experiencia pero inquieta. La solución la tiene Macron y la política y no la policía antimotines.

Cuando la petición contra el alza de precios de los carburantes supera el millón de firmas, es evidente que las razones de esta movilización han superado sus orígenes. Representan hoy ese “histórico malestar francés”, que sintetiza años de fractura social, desempleo, los impuestos más altos de Europa, un Estado irreformable, imposibilidad de contratar de los pequeños comerciantes y “entrepeneurs” por las cargas patronales y un estado de dependencia de los desempleados por parte del Estado, que facilita más no trabajar que conseguir un empleo con su pesada burocracia.

“Francia está harta. Esto es como otro Mayo del ‘68 para los que lo vivimos o como la III República para los mayores. Si Macron no toma el toro por las astas, si no resuelve con inmediatas reformas, con menos impuestos y no con otra reunión dentro de tres meses, el pueblo entero va a salir a la calle y lo van a tirar del gobierno. Yo nunca he visto tanto hartazgo en jóvenes, en viejos, en la gente que lo votó. Creáme: el país está en pie de guerra y el gobierno no se da cuenta. No nos escucha”, sintetiza Richard, un florista, frente a la Prefectura de la policía de París, que no puede contratar un ayudante a causa de las cargas sociales que imponen.

Clarin

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Internacional

Trump confirmó la muerte de Hamza bin Laden

Publicado

on

El mandatario ratificó con un comunicado la operación del ejército estadounidense conocida a fines de julio. El hijo de Osama bin Laden había heredado el control de Al Qaeda. Hamza Bin Laden es el hijo de una de las tres esposas sobrevivientes de Osama bin Laden, Jairia Sabar, que vivía con su marido en un complejo en Abbottabad, cerca de una gran base militar paquistaní.

FOTO: AP NOTICIAS RELACIONADAS Un bombero fallecido en los atentados del 11-S fue identificado 18 años después del ataque Los Bin Laden murieron, pero “Al Qaeda” permanece tan fuerte como siempre

El presidente estadounidense, Donald Trump, confirmó este sábado la muerte de Hamza bin Laden, el hijo de Osama bin Laden considerado como su heredero al frente de la organización yihadista Al Qaeda, de cuyo fallecimiento se había informado a finales de julio.  El gobierno estadounidense no había cerrado el tema con la confirmación presidencial, que llegó este sábado 14

de septiembre. “Hamza bin Laden, el alto responsable de Al Qaida e hijo de Osama bin Laden, fue abatido en una operación de contraterrorismo llevada a cabo por Estados Unidos en la región de Afganistán/Pakistán”, declaró Trump en un comunicado.

“La pérdida de Hamza bin Laden no sólo priva a Al Qaida de su autoridad y su conexión simbólica con su padre, sino que debilita también importantes actividades operativas del grupo”, añadió.

“Hamza bin Laden planeó y trabajó con diversos grupos terroristas”, declaró también el mandatario estadounidense.  A finales de agosto, el secretario de Defensa Mark Esper fue el primer responsable estadounidense en expresarse públicamente sobre la muerte de Hamza bin Laden.

Cuando le preguntaron en una entrevista si había fallecido el líder yihadista, respondió: “Eso tengo entendido”. Pero se negó a dar detalles sobre lo ocurrido.  Considerado como el sucesor designado por Osama bin Laden, el fundador de la organización que perpetró los atentados del 11 de septiembre de 2001, el treintañero Hamza estaba en la lista negra estadounidense de personas acusadas de “terrorismo”.

Washington había ofrecido en febrero una recompensa de hasta un millón de dólares por cualquier información sobre su paradero.  Riad le había retirado la nacionalidad saudita en marzo a Hamza, el decimoquinto hijo de los 20 que tuvo Osama bin Laden.   AFP/H.B. (Fuente www.perfil.com).

El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de “share” o directamente comparta la URL. Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com

Seguir leyendo

Internacional

Los nuevos medios rusos se refugian en Internet

Publicado

on

El Kremlin domina las televisiones y maniobra para silenciar los canales de difusión que escapan a su control en la Red

Para la televisión estatal rusa las protestas que están calentando el fresco verano moscovita apenas existen. Y si lo hacen, canales como Rossiya 24, controlados por el Kremlin, le dedican unos minutos residuales. Y siempre para minimizar las movilizaciones que exigen elecciones abiertas —a las que definen como “disturbios”—. O para tildar de “violentos” a quienes participan en ellas. No hay violencia machista en el menú diario de los medios afines o controlados por la Administración de Vladímir Putin. Tampoco se comentan habitualmente las tragedias o los problemas de inflación. Quienes quieren nutrirse de voces críticas, seguir las protestas sociales o están interesados en el feminismo o el cambio climático consumen una carta cada vez más amplia de medios independientes que está floreciendo en Internet; sobre todo en YouTube y canales de Telegram.

El Kremlin ha consolidado su control sobre un buen número de diarios y estaciones de radio. Y sobre todos los canales públicos y sus formatos, incide Andrei Zhvirblis, vicepresidente de Transparencia Internacional Russia. Y para muchos millones de rusos (el 70% de la población, según una encuesta de este mes del centro Levada), la televisión estatal es su única fuente de información. Ese numerosísimo grupo conoció solo al día siguiente la magnitud de la tragedia de un centro comercial de Kemérovo, en marzo del año pasado, en la que murieron más de 60 personas, entre ellas decenas de niños. Las principales televisiones públicas dedicaron apenas unos minutos a la noticia. Y en algunos casos ni siquiera llegaron a revelar de primeras el número de fallecidos en el incendio, desencadenado y amplificado por una decena de negligencias. Tras las críticas, algunos directivos comentaron que fue para “no alarmar”.

“La televisión sigue siendo el instrumento más importante de propaganda del Kremlin. Dicta la opinión popular”, apunta encogiéndose de hombros Alexandra Perepelova, directora de Dozhd. En la moderna sede del canal de televisión, instalada en una vibrante zona hipster de Moscú, Perelova resalta que la información ‘incómoda’ para la Administración se vuelve invisible para los medios estatales o afines. Mientras, Dozhd (Lluvia, en ruso), que se difunde principalmente por Internet bajo suscripción, le dedica programas especiales. Como a las protestas que exigen que se permita concurrir a las elecciones locales de septiembre a candidatos opositores excluidos de las listas por supuestas irregularidades, durante las que Dozhd ha llegado a emitir en abierto.

Protesta en Moscú el 10 de agosto para exigir que se permita participar en las elecciones locales a candidatos independientes.ampliar foto
Protesta en Moscú el 10 de agosto para exigir que se permita participar en las elecciones locales a candidatos independientes. MIKHAIL SVETLOV GETTY

En una de esas movilizaciones, las autoridades irrumpieron en la sede del canal —que en el pasado ya fue tachado de antipatriota y que perdió la difusión en todos los operadores de cable— y citaron a sus responsables. Ahora, han iniciado una auditoria fiscal, que muchos ven como un intento más de presión a la que se enfrentan los medios que el Kremlin no pueden controlar. Al menos no todavía.

El año pasado, por ejemplo, impusieron una cuantiosa multa (el equivalente en rublos a unos 305.000 euros) a la veterana y liberal The New Timesargumentando que había presentado tarde sus cuentas. La revista, dirigida por Yevgenia Albats y conocida por cubrir su tapujos los escándalos de la Administración, recaudó el dinero gracias a un crowfunding y evitó el cierre. “Los preocupantes intentos por silenciar la libertad de prensa, y más en un momento en el que la situación económica de Rusia es mala, van más allá. Como el caso del periodista Ivan Golunov”, remarca Zhvirblis, también miembro del sindicato independiente de periodistas.

Hace un par de meses, Golunov, reportero de investigación del medio digital Mezuza que había destapado numerosos escándalos de corrupción de la élite política y económica de Moscú, fue arrestado y acusado de posesión de narcóticos que aseguró que la policía le había “plantado” para acallar sus publicaciones. Su historia desató numerosas protestas en Moscú y otras grandes ciudades rusas, que se transformaron en una movilización simbólica por la libertad de prensa en un país considerado un país muy poco seguro para ejercer el periodismo, según el índice de Reporteros Sin Fronteras (ocupa el puesto 149 de 180). En un movimiento poco común, los medios públicos comenzaron a cubrir la noticia. Y a apoyar a Golunov. Que finalmente haya sido exculpado, opina la directora de Dozhd, también tuvo mucho que ver con eso.

Pero pese a su gran visibilidad en las redes sociales, la audiencia de lo que se consideran “medios independientes” representa un 35%, indica Levada; sobre todo congregada en las grandes ciudades. Dozhd tiene muy buena reputación, pero solo un 1% de audiencia. También los periodistas y presentadores de los canales estatales, como Rusia 1, Canal 1, NTV o Rusia 24 siguen siendo los más “fiables” para la audiencia rusa. Aunque la confianza en la televisión ha caído en Rusia hasta el 55% del 80% de hace diez años, y la retienen sobre todo las personas mayores de 35. Como en todo el mundo, son los jóvenes quienes empujan hacia arriba los nuevos medios. Un tercio de la ciudadanía rusa consume información a través de plataformas como YouTube como mínimo una vez a la semana; un 7% lo hace todos los días.

Algunos de esos canales de YouTube son emisiones algo amateur, con medios precarios. Otros tienen una audiencia millonaria y la capacidad de poner sobre la mesa grandes temas de debate. Como los que toca en sus programas de entrevistas Yuri Dudd, antiguo periodista deportivo hoy convertido en influyente videobloguero, con más de 5,6 millones de suscriptores a su canal, en el que difunde ácidas, irónicas y activas entrevistas a personajes de todo tipo. Y su documental de más de dos horas sobre los horrores de la represión durante el estalinismo, en el que habla con supervivientes y visita antiguos gulag, acumula casi 16 millones de visionados. ‘Kolima, el lugar de nuestro miedo’ despertó —y lo sigue haciendo— muchas preguntas entre los jóvenes rusos, en un momento histórico en el que los nostálgicos hacia la URSS han aumentado y más de la mitad de los menores de 24 años no ha escuchado nunca hablar de Stalin, según una reciente encuesta.

La periodista Irina Shíjman lidera el canal de YouTube 'Y hablar'.ampliar foto
La periodista Irina Shíjman lidera el canal de YouTube ‘Y hablar’.

Youtube se ha demostrado como un elemento difusión del discurso de odioy de noticias falsas en todo el mundo. Pero también es un medio donde se encuentra libertad de expresión en Rusia. “En mi canal puedo hablar del poder, de la oposición, de todo. Cuando trabajaba en la televisión, estaban vetados algunos temas, como la masacre de la escuela de Beslán(2004). O se editan y ‘limpian’ tanto que ya no tienen sentido”, asegura la periodista Irina Shíjman. Su canal, ’Y hablar’, centrado en entrevistas de actualidad y con más de medio millón de suscriptores aborda asuntos como los incendios que devoran Siberia, la censura en el mundo de la cultura o los efectos de la despenalización de la violencia doméstica.

Shíjman, que empezó su etapa televisiva en un programa estatal en el que era “la pelirroja” en un talk show con otras dos periodistas —una rubia y otra morena, por supuesto—, se decantó por Youtube hace un par de años. Su proyecto es algo particular, porque forma parte de la Moscú Televisión, de financiación estatal. Aunque asegura que la cadena solo participa económicamente y no interfiere en el contenido. Puede que sea un método para entrar de lleno en Internet y capturar un nicho de audiencia interesante. Shíjman prepara ahora un documental sobre el feminismo. Y acaba de estrenar un gran reportaje sobre la situación en las cárceles rusas en el que han participado el hermano del opositor Alexéi Navalni o algunas integrantes del grupo Pussy Riot, invisibles para los medios controlados por el Gobierno.

“Los canales estatales o cercanos a la Administración están orientados a los intereses del Kremlin, a sus prioridades y su agenda”, comenta la politóloga Tatyana Stanovaya, fundadora de R.Politik. “Sus noticias, programas de tertulia o análisis político se centran en temas como Ucrania, el patriotismo, el enemigo exterior. Y cada vez más personas en Rusia quieren saber sobre la inflación, el nivel de vida, etc”, apunta Stanovaya.

El periodista Ivan Golunov al salir de prisión, el pasado 11 de junio en Moscú.ampliar foto
El periodista Ivan Golunov al salir de prisión, el pasado 11 de junio en Moscú. ARTYOM GEODAKYAN TASS

Por eso, considera la politóloga, ese pujante y diverso ecosistema mediático puede marcar una gran diferencia. “Nuevos medios como los canales de YouTube van a jugar un gran papel el futuro político de Rusia. Y el Kremlin no está preparado para lidiar con ello. Supone un desafío para ellos”, añade Stanovaya. De ahí, los intentos para controlarlos, que no se detendrán, insiste.

Hace dos semanas, las autoridades rusas exigieron a Google que deje de “promocionar” y “destacar” en su plataforma de vídeos, YouTube, contenidos sobre las protestas multitudinarias por unas elecciones abiertas. El regulador de medios ruso, Roskomnadzor, advirtió al gigante digital estadounidense que no “interfiera” en los asuntos internos de Rusia.

Pero ese ‘toque’ es solo otro más. En los últimos meses, el Gobierno ha maniobrado activamente para tratar de controlar la Red, con leyes que disponen multas o permiten bloquear a los medios digitales que difundan “noticias falsas”; o el que castiga a quienes difundan comentarios considerados ofensivos para las autoridades. Y más allá: con su intento de crear un Internet soberano; una especie de telón de acero digital. “Son trabas lamentables al trabajo de los periodistas independientes y a los ciudadanos para informarse”, reitera Alexandra Perepelova.

Hace dos años intentó colocar su paraguas también sobre Telegram, la aplicación móvil de mensajería creada por el ruso Pavel Durov, que se destaca por su privacidad. Pero no solo no tuvo éxito, sino que la medida desató grandes protestas. Y los usuarios de Telegram en el país euroasiático aumentaron. En Rusia, la herramienta ha alumbrado un buen número de canales de información y opinión independientes. Casi todos los medios ‘oficialistas’ y alternativos tienen uno. Y existen incluso medios nativos, como Mash. “Se nos ocurrió publicar las noticias en esa plataforma antes de que salieran en la tele o en la web e inventamos un formato: las notas deben parecerse a un mensaje que enviarías a un amigo, con bromas e incluso a veces con palabrotas suaves” explica su director, Maxim Iksánov.

Maxim Iksánov, director de Mash, en su redacción de Moscú.
Maxim Iksánov, director de Mash, en su redacción de Moscú. M. R. SAHUQUILLO

 Y así surgió Mash —parte del conglomerado News Media—, que aunque se guía por los mismos patrones, no tiene licencia de medio de comunicación. Telegram está al margen. Y eso, reconoce Iksánov, tiene sus ventajas y sus desventajas: “No hay ningún tipo de auditoría o filtro, con lo que se pueden difundir, y se difunden, noticias falsas; y propagarse con gran rapidez”. Ahora, acaba de lanzar su web, que de hecho tiene la misma imagen de su canal de Telegram. Cada una de sus noticias en las redes recibe unas 250.000 visitas, de media, asegura Iksánov en la redacción del canal, que con su mesa de ping pong y sus sillones para reuniones se parece a una start up de Silicon Valley.

Stalin Gulag, es otro de los canales más seguidos de Rusia. Sumamente crítico, irónico e incluso faltón, tiene más de 380.000 de seguidores en la aplicación móvil y más de un millón en Twitter. Detrás de Stalin Gulag está Alexánder Gorbunov, un intermediario financiero especializado en criptomonedas, que durante casi tres años se mantuvo oculto tras ese pseudónimo, publicando historias como la de una familia siberiana cuyo hijo con VIH había sido expulsado del colegio o la de un anciano que se suicidó en un hospital de Irkutsk, tras horas de espera para que le atendiesen.

Alexander Gorbunov está detrás del canal de Telegram y cuenta de Twitter StalinGulag.ampliar foto
Alexander Gorbunov está detrás del canal de Telegram y cuenta de Twitter StalinGulag. AFP

Considerado por muchos como un ‘troll anti-Kremlin’, hizo pública su identidad el pasado abril, cuando las autoridades se presentaron en casa de sus padres, alegando que su teléfono se había usado para hacer una amenaza de bomba. Lo hizo, cuenta en Moscú, “para evitar las represalias hacia su familia”. “Telegram era la única opción para mí, porque publico cosas muy críticas con el Gobierno. Otras redes sociales, como VKontakte han colaborado a veces con las autoridades revelando quienes están detrás de los perfiles y no quería arriesgarme a ello”, comenta Gorbunov, que padece atrofia muscular espinal y que alimenta el canal en su tiempo libre.

El listado de opciones para un periodismo independiente y crítico es diverso. A medios más veteranos, como Novaya Gazeta, la emisora Eco de Moscú, la revista The New Times o el diario liberal Vedomosti, se ha sumado toda una oferta de plataformas digitales. Meduza, con sede en Letonia y que tiene una edición en inglés; The Insider, que asociado con el británico Bellingcat ha destapado detalles sobre la implicación de Rusia en el derribo del vuelo MH17.Y proyectos como The Bell, fundado por Elizaveta Osetínskaya, que envía una newsletter dos veces al día. Mediazona, un portal de noticias independiente dedicado a cubrir casos judiciales y noticias de última hora. O Varlamov, creado por Ilya Varlámov, estrella de LiveJournal ruso, que se enfoca especialmente en la arquitectura y el urbanismo.

En la redacción de Dozhd, Perepelova echa de cuando en cuando un vistazo a las notificaciones de su móvil, a punto de entrar en una reunión de temas. “El poder de Rusia no es homogéneo”, señala. Y añade: “Algunos nos consideran —y a otros como nosotros—, como un medio incómodo. Otros, que el canal debe existir, porque cuando es necesario nos usan para gritar que somos traidores a la patria. Mientras tanto, informamos”.

https://elpais.com

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Seguir leyendo

Internacional

Qué significa la suspensión del Parlamento británico y por qué Boris Johnson tomó esta drástica medida

Publicado

on

La amenaza estaba latente desde el día en que el ex alcalde de Londres asumió como primer ministro, pero muchos creyeron que no se atrevería a dar el paso. El rechazo de la mayoría de los legisladores a un Brexit sin acuerdo, la clave de la decisión

Boris Johson consiguió que el Parlamento permanezca cerrado por un mes
Boris Johson consiguió que el Parlamento permanezca cerrado por un mes

La reina Isabel II aprobó este miércoles formalmente la petición de Boris Johnson y desató una de las peores crisis institucionales de la historia reciente en el Reino Unido. Entre el 9 y el 12 de septiembre comenzará la suspensión de la Cámara de los Comunes y de la Cámara de los Lores, que se extenderá hasta el 14 de octubre, según un comunicado del Consejo Privado de la Corona.

La reapertura del Parlamento se producirá 17 días antes del 31 de octubre, la fecha límite que la Unión Europea le concedió al Reino Unido para abandonar el bloque. De esta manera, los legisladores que se oponen a que haya un Brexit sin acuerdo tendrán un margen demasiado estrecho para aprobar algún tipo de mecanismo que impida esa ruptura caótica.

Es cierto que la suspensión es un proceso habitual, que implica la interrupción temporal de todas las actividades legislativas. El término en inglés es prorogue (aplazar, suspender), y es una facultad exclusiva de la reina, a la que los parlamentarios no pueden negarse. Claro que desde hace muchos años la monarca no actúa en función de su propio criterio, sino siguiendo el “consejo” del primer ministro.

El primer discurso de Boris Johnson en la Cámara de los Comunes como primer ministro (AFP)

El primer discurso de Boris Johnson en la Cámara de los Comunes como primer ministro (AFP)

El Parlamento se encuentra cerrado actualmente, pero no por una suspensión, sino por el receso de verano, que comenzó el 25 de julio y termina el 3 de septiembre. Más allá de los recesos por vacaciones y días festivos, casi todos los años se realiza una breve suspensión para marcar el fin de un período de sesiones y el comienzo del siguiente. Es entonces cuando la Reina da el discurso en el que se anuncian los planes de gestión para la etapa que se abre. Pero desde 2017 no había receso ni suspensión, porque las cámaras venían sesionando ininterrumpidamente para encontrar alguna salida al Brexit.

De todos modos, hay muchas diferencias entre la suspensión que acaba de conseguir Jonhson y las de años anteriores. Para empezar, es mucho más larga. La de 2016 se había extendido por sólo cuatro días y en general duran entre tres y 15 días. Desde 1945 no hay registros de un cierre de cinco semanas.

Eso no sería lo más grave. Lo que más indigna a la oposición —e incluso a algunos miembros del oficialismo— es que un procedimiento que se hace siempre con fines administrativos se está utilizando para conseguir un resultado político esperado por el gobierno y rechazado por la mayoría del Parlamento: el temido Brexit sin acuerdo.

Johnson, al ser recibido por la reina Isabel II para su asunción como primer ministro (The Royal Family)

Johnson, al ser recibido por la reina Isabel II para su asunción como primer ministro (The Royal Family)

Por eso, John Bercow, presidente de la Cámara de los Comunes, afirmó que la decisión constituye un “ultraje constitucional”. “Es obvio que el propósito de esta suspensión ahora sería impedir que el Parlamento debata sobre el Brexit y cumpla con su deber de definir el rumbo del país”, agregó.

“Es un escándalo y una amenaza a nuestra democracia”, dijo Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista, principal fuerza de oposición. Nicola Sturgeon, ministra principal de Escocia, advirtió en Twitter: “A menos que los parlamentarios se unan para frenarlo la próxima semana, hoy pasará a la historia como uno de los días más oscuros de la democracia británica”.

Johnson tomó esta decisión sin precedentes —aunque coherente con sus antecedentes poco contemplativos de las limitaciones institucionales— porque considera que es la única solución para concretar la salida de la UE. La caída de Theresa May se debió a que la mayoría de los miembros de la Cámara de los Comunes rechaza tanto el acuerdo que ella alcanzó con Bruselas para un divorcio negociado y paulatino, como una ruptura caótica. Johnson fue siempre claro en que no aceptaría un pacto como el de May, y en que haría todo lo posible para que el Reino Unido deje de pertenecer a la UE el 31 de octubre.

Jeremy Corbyn, líder laborista, en la Cámara de los Comunes (AFP)

Jeremy Corbyn, líder laborista, en la Cámara de los Comunes (AFP)

Distintos partidos opositores se habían reunido el martes para evaluar las medidas a tomar para impedir que Johnson ejecute su plan. Corbyn propuso impulsar una moción de censura contra el premier y se ofreció como candidato a reemplazarlo, a cargo de un gobierno de transición. Pero esa opción, que requeriría del respaldo mayoritario de los comunes, sería inaceptable para algunos miembros del Partido Conservador que no quieren un Brexit sin acuerdo. La solución intermedia fue avanzar con iniciativas legislativas que aten de manos al primer ministro y bloqueen la salida que él quiere.

La suspensión que logró Johnson ahora amenaza con frustrar ese proyecto. Difícilmente puedan aprobar algo tan complejo en los pocos días que tendrán entre el 3 de septiembre, cuando finaliza el receso de verano, y la semana del 9, cuando comienza la suspensión. Igualmente ajustados estarán después del 14 de octubre, con un plazo de apenas 17 días hasta la fecha límite, y sólo un puñado de sesiones posibles en ese período.

John Bercow, presidente de la Cámara de los Comunes, criticó duramente a Johnson

John Bercow, presidente de la Cámara de los Comunes, criticó duramente a Johnson

El tiempo juega a favor de Johnson, porque las normas son claras: el 31 de octubre el Reino Unido quedará automáticamente afuera de la UE, a menos que Bruselas le conceda una nueva prórroga, algo a lo que el primer ministro se opondría. Eso significa que él no tiene que hacer nada para que suceda. Es el Parlamento el que debería actuar de alguna manera para impedirlo.

Si los legisladores opositores no encuentra una solución política al problema, podrán acudir a la Justicia. Aunque no es posible impugnar judicialmente una medida de la Reina, sí podrían objetar el consejo que le dio el primer ministro para que la tome. Pero no será fácil que un juez les de la razón.

INFOBAE

FOTO TAPA: EL INDEPENDIENTE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Seguir leyendo

Más Vistas