Connect with us

Sociedad

Causa Cuadernos: se demora una definición sobre la prisión preventiva de Cristina Kirchner

Avatar

Published

on

Tres jueces de Casación le reclamaron a otros tres magistrados que le entreguen todos los expedientes derivados de las anotaciones de Oscar Centeno

Cristina Kirchner, vicepresidenta, en los días de campaña (Nicolás Aboaf)

Cristina Kirchner, vicepresidenta, en los días de campaña (Nicolás Aboaf)

Una insólita situación se desató la semana pasada en el primer piso de los tribunales de Comodoro Py 2002 y amenaza con volverse un escándalo. Es que tres jueces de la Cámara Federal de Casación Penal le reclamaron a otros tres que le envíen la causa por los cuadernos y todas sus derivadas. El dato no menor: lo hace cuando un fallo ya activó las libertades de Julio De Vido y Roberto Baratta y cuando ya estaba a punto de resolverse si se cae o queda en pie la prisión preventiva de Cristina Kirchner. El tribunal también debe resolver si hace lugar la recusación del fiscal Carlos Stornelli en todos esos expedientes, luego del procesamiento en la causa D’Alessio. De hacer lugar a ese apartamiento, podrían caer todas las elevaciones a juicio de esa megacausa, según revelaron a Infobae fuentes judiciales.

La presidenta de la Sala III, Liliana Catucchi, junto a sus colegas Eduardo Riggi y Guillermo Yacobucchi, le pidió la semana a sus colegas de la Sala I, Diego Barroetaveña, Daniel Petrone y Ana María Figueroa, que les manden todas las causas vinculadas a los cuadernos. Formalmente no les pidieron que se inhibieran de seguir actuando, sino que requirieron la remisión de las causas. Para justificarlo, dijeron que ellos fueron los que intervinieron antes que ninguna otra sala de Casación en una de las causas que ya existían y que fueron anexadas al megaexpediente que se abrió por las anotaciones del remisero de Baratta.

El problema es que el pedido se hizo cuando ya se fijó audiencia y se escucharon a los defensores argumentar para que caiga la prisión preventiva de la hoy vicepresidenta. De hecho, el abogado de CFK, Carlos Beraldi, había reclamado una definición antes del 10 de diciembre. El fallo de Casación que derivó en la excarcelación de De Vido y Baratta hacía preveer que se revocaría la orden de detención contra la ex presidenta, que nunca se activó por sus fueros como senadora.

Pero la Sala I de Casación también había escuchado los argumentos de la defensa de Baratta pidiendo la recusación de Stornelli. De hecho, el abogado Alejandro Rúa presentó antes de las 8 de la mañana del jueves 19 de diciembre con una copia del procesamiento que había dictado el día anterior el juez de Dolores Alejo Ramos Padilla contra el fiscal por los delitos de asociación ilícita, violación a la ley de inteligencia, cohecho e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Horas después, los jueces de la Sala I notificaron que se suspendían todos los plazos para la deliberación de la causa cuadernos para resolver el pedido de la Sala III. Ahora, la discusión está abierta. Si en la Sala I deciden rechazar el pedido de sus colegas, la polémica podría terminar definiéndola el resto de los magistrados de ese tribunal -el más importante en materia federal por debajo de la Corte Suprema de la Nación-. Pero de ser así, todo quedará para el año próximo.

Los 13 integrantes de la Cámara Federal de Casación Penal

Los 13 integrantes de la Cámara Federal de Casación Penal

El escenario. El conflicto se formalizó en los últimos días, aunque las ideas y vuelta entre la Sala I y la Sala III ya habían comenzado en octubre. Fue cuando el fiscal de Casación Javier De Luca solicitó la certificación de causas. Tampoco era novedoso que en el tribunal más importante de Comodoro Py se debatía quién tenía que quedarse por el expediente, por la cantidad de causas aludidas. Infobae lo había adelantado en octubre de 2018 y en ese momento se definió que fuera la Sala I. Sin embargo, el planteo de la Sala III recién se activó ahora.

El foco gira en torno a la causa de los cuadernos, el expediente que explotó en agosto de 2018 con una seguidilla detenciones para ex funcionarios y empresarios, y en donde se acusaba a la ex presidenta y hoy vicepresidenta Cristina Kirchner de asociación ilícita.

Para intentar explicarlo hay que hacer algunas consideraciones previas. Las anotaciones de Oscar Centeno fueron presentadas por el periodista Diego Cabot al fiscal Carlos Stornelli, que llevaba junto al juez Claudio Bonadio la causa por la compra de Gas Nacional Licuado. Ese expediente había nacido en 2008 y ya había tenido varios avatares. En ese momento intervenía la Sala II de la Cámara Federal (que revocó procesamientos de Bonadio) y la Sala I de Casación.

El juez Bonadio declaró entonces conexa el caso GNL con el de los cuadernos; él y Stornelli continuaron en la investigación. Fue por eso que muchas defensas denunciaron “forum shopping”, algo que ni en primera ni en segunda instancia tuvo éxito. Cuando los primeros empresarios y ex funcionarios que no se arrepintieron buscaron la libertad, reclamaron su excarcelación sin suerte. Y tras fracasar en Bonadio y la Cámara Federal, buscaron su chance en Casación.

Hubo un sorteo para definir qué sala intervendría. Fue en setiembre de 2018. Salió elegida la número 2, con la integración de Alejandro Slokar, Angela Ledesma y Guillermo Giacobucci. Era la sala que más entusiasmaba a las defensas. Los macristas la tildaban de “sala K”. Los kirchneristas la señalaban como la menos alineada con el gobierno macrista.

Pero la Sala II no se quedó con el expediente. Después de certificar otras causas, Slokar -uno referente de Justicia Legítima- mandó el expediente a la Secretaría General para que resolviera quién se lo quedaba.

Se lo quedó la Sala I, que tenía en sus manos la causa de GNL. En la Sala I están los jueces Diego Barreoetaveña y Daniel Petrone (llegados hace un año y medio al máximo tribunal), junto a la jueza Ana María Figueroa.

Ya en septiembre de 2018, Infobae había planteado de la polémica entre las Salas. Y se había señalado que en la Sala III había una tercera causa que estaba vinculada, por decisión de Bonadio, al expediente de los cuadernos. Se trataba de la causa de los subsidios a los colectivos, en donde fueron procesados CFK, Julio De Vido y los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi. Más tarde, recién en noviembre de 2018, Bonadio también tomó el control del expediente por lavado de dinero de Daniel Muñoz, que había nacido en el 2013 y se reactivó por un pedido de la Unidad de Información Financiera en 2016, luego del escándalo Panamá Papers.

Claudio Bonadio, el juez del caso de los cuadernos y sus derivados (Gustavo Gavotti)

Claudio Bonadio, el juez del caso de los cuadernos y sus derivados (Gustavo Gavotti)

Es que con las anotaciones de Centeno, Bonadio decidió declarar conexas a la investigación un ramillete de otros expedientes que existían en el fuero de antes. Esos expedientes ya habían sido revisados por distintos jueces.

El caso de los cuadernos avanzó con más causas en trámite y la intervención de la Sala I en la Cámara Federal y la Sala I en la Cámara de Casación Penal. Los jueces Barroetaveña, Petrone y Figueroa rechazaron los planteos de diversas libertades que pidieron a fin de 2018 ex funcionarios y empresarios presos. En mayo de 2019, en tanto, Barroetaveña y Petrone rechazaron un recurso extraordinario de la defensa de Cristina Kirchner, en donde se reclamaba la recusación de Bonadio. En disidencia, la jueza Figueroa se inclinó por analizar el pedido y aludió a la causa de las fotocopias.

Pero a la Sala I de Casación seguían llegando diferentes presentaciones de los acusados: planteos por fórum shopping, revisiones de procesamientos, quejas por prisiones preventivas y hasta el reclamo de los empresarios de segunda línea que habían sido desprocesado por Bonadio inicialmente, y luego procesados por la Cámara Federal. Ellos fueron incluidos en la lista de enviados a juicio sin saber si que su situación procesal fuera revisada (doble conforme).

En octubre, a partir de un planteo del fiscal De Luca, se le informó a la Sala III de Casación que una de las causa relacionadas a cuadernos, la de los subsidios al transporte de colectivos, de 2013, había tenido radicación en ese tribunal. La jueza Catucchi se lo avisó a su colega Barroetaveña. Hubo una segunda notificación. En ese contexto, el juez Barroetaveña le mandó el expediente que investiga lavado de dinero del entorno de Daniel Muñoz.

Mientras tanto, la Sala I de Casación citó a las defensas del caso de los cuadernos a una serie de audiencias para inicios de noviembre para escuchar a los defensores. De Vido y Barattta cuestionaron su detención. La defensa de CFK, sin embargo, pidió postergación y alegó el 28 de noviembre. Allí, reclamó revocar la prisión preventiva de la ex presidenta por considerarla una decisión antojadiza, disparatada y vergonzosa. También pidió que se le diera una respuesta antes del 10 de diciembre. “No estoy pidiendo ningún tipo de privilegio. Sino que se cumplan con los plazos procesales”, dijo Beraldi. En ese momento, en las puertas de Comodoro Py, una marcha reclamaba la libertad de los “presos políticos”.

La fachada de los tribunales de Comodoro Py

La fachada de los tribunales de Comodoro Py

Sin embargo, el fallo no salió antes de la asunción de Cristina Kirchner como vicepresidenta. El viernes 13, no obstante, la Sala I de Casación dictó la resolución que abrió la llave para que De Vido y Baratta salieran en libertad, al obligar al Tribunal Oral Federal 7 a fundamentar el rechazo de la excarcelación que pidieron las defensas a la luz de las nuevas pautas fijadas por el Código Procesal Penal, que impuso medidas obligatorias a evaluar antes de ordenar un arresto sin condena.

Cuando los jueces Barroetaveña, Petrone y Figueroa se disponían a resolver sobre la situación de Cristina Kirchner y el pedido de recusación para Stornelli, el 16 de diciembre pasado una nueva notificación llegó a la Sala I, que aquí Infobae reproduce, en la que la Sala III pedía formalmente la causa “atento a que las múltiples conexidades con que se relacionan los expedientes” del caso cuadernos.

“A fin de dar plena satisfacción a la inquietud de los señores codefensores y lograr que todas las causas afectadas por la relación de conexidad certificada, queden definitivamente radicadas en esta Sala III, evitando la actuación simultánea de decisiones en dos Salas, reitérense los pedidos.oportunamente cursados”, sostuvo la misiva. “En caso de no acceder a lo solicitado, se invita a los señores jueces integrantes de la Sala I a elevar la cuestión planteada a la Presidencia para que el pleno dirima”, decía la nota.

Los jueces de la Sala I ahora deben responder qué deciden. Si envían el caso a la Sala III o se lo quedan y llevan el tema a un plenario en donde los que definan serán los jueces que no intervienen en ninguno de los dos tribunales. Se trata de los jueces de la Sala II, Alejandro Slokar y Angela Ledesma, junto a Carlos Mahiques (que se aleja de la presidencia de la Cámara el 31 de diciembre) y de los jueces de la Sala IV, Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Javier Carbajo. Son seis votos, porque el juez Juan Carlos Gemignani está excluido de votar de todos los expedientes en donde aparezca el nombre de Julio De Vido.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Canillitas: Esta crisis puede implicar el fin de esta actividad y de la prensa gráfica

Avatar

Published

on

Al público lector, al Estado y a las Patronales Editoriales:
El colectivo de trabajadores y trabajadoras Canillitas vive horas de inmensa angustia. Debemos actualizar la información para la sociedad sobre cuál es nuestra situación, y mantener vigente nuestro reclamo, que, a esta altura, es desesperado.

Entre 2008 y 2015 mientras el salario real del conjunto de los trabajadores creció en 6 de esos 8 años (las excepciones fueron el 2009 y el 2014) el salario Canillita real se redujo en un 23%.

Las razones son sencillas: la economía creció con énfasis entre 2008 y 2011, y luego se estancó entre 2012 y 2015, pero lo que creció en una extraordinaria expansión fue el uso de dispositivos digitales que produjeron un cambio en los hábitos de consumo de información, de manera que las cantidades de diarios y revistas en circulación cayeron verticalmente y por lo tanto sus precios no pudieron seguir de cerca el costo de vida.

El resultado: 23% de caída del salario entre 2008 y 2015.

Sobrevino luego el período neoliberal macrista. El conjunto de los trabajadores argentinos perdió 25 puntos de poder adquisitivo del salario. Los canillitas, el 40%.

Huelgan las palabras. La situación es desesperante para la familia canillita. La pérdida de puestos de trabajo también fue incesante. Y en ese contexto nos encuentra esta crisis.

Creemos que esta crisis puede implicar el fin de esta actividad, la de la prensa gráfica que circula por nuestras manos para llegar al lector.

Nos encontramos en esta situación excepcional y lamentablemente no podemos decir que nos sorprenda la actitud del sector patronal: no hubo una sola medida de cuidado de la salud de los Canillitas, ningún compromiso con su tarea.

Cuando un trabajador queda entre las opciones de exponer su salud o no poder llevar el sustento cotidiano a su familia, estamos frente a una crueldad inaceptable en abierta colisión con la legislación laboral vigente.

Es tal el maltrato de la patronal editora que en estos días hasta algunos se ofendieron ante las iniciativas de entidades sindicales de suministro de guantes, barbijos y alcohol en gel. Reiteramos, no nos sorprende, pero nos subleva.

Nuestros compañeros son retirados de la vía pública con mayores o menores niveles de violencia por las fuerzas de seguridad en distintos lugares de la Argentina. Tras cartón, apaleados. Kioscos cerrados, publicaciones decomisadas.

No hubo discusión sanitaria acerca de nuestra actividad específicamente. Se la exceptuó por esencial, y no se realizaron protocolos acerca de su nivel de riesgo: circulan decenas de miles de ejemplares, de dudosa limpieza, en manos de un conjunto de trabajadores de edades mayores, que por tanto son grupo de riesgo.

Pero la prepotencia del sector editorial se impuso. La razón es sencilla: llenaron las páginas con publicidad, mayormente oficial. No les importa si en la calle podemos vender, porque sobre los números de circulación rige la mentira generalizada.

Los canillitas en estas horas dramáticas que vive la patria como trabajadores vamos a seguir dando testimonio. La clase trabajadora argentina va a salvar al pueblo, atendiendo su salud, manteniendo el abastecimiento y los servicios esenciales.

La infraestructura de los sindicatos y las obras sociales están a disposición para la emergencia.

El esfuerzo es conmovedor: este virus va a chocar contra la organización de la clase trabajadora argentina.

Unidad, solidaridad y organización: los principios de nuestro movimiento político son más necesarios que nunca.

Quiso la providencia que esta crisis nos encuentre bajo la conducción del Presidente Alberto Fernández: se ha revelado un liderazgo histórico en la Argentina y en el mundo.

Desde todos los lugares de la Argentina le decimos al Presidente que los Canillitas estamos al pie del cañón para lo que necesite. Estaremos en calle en las mañanas haciendo nuestra tarea, y las que nos demande su conducción.

Nos llena de orgullo que la tradición de cuidado, de los argentinos del sanitarismo peronista sea la que viene a preservar la integridad de este pueblo.

No va a ser fácil, nos esperan horas de marcado dramatismo. Ya vimos como responden las patronales: Techint despide trabajadores, Clarín pide el fin de la cuarentena en línea con Trump, Bolsonaro y Piñera.

La vida o la muerte de los trabajadores: nunca tan claras las opciones.

Nunca más vigente: sólo el Pueblo salvará al Pueblo y a la Patria.

Los reivindicaciones y el plan de acción frente a este cuadro de situación, con inédita precarización de nuestra base, le informamos a la Sociedad, al Estado en todos sus niveles y a la patronal editorial que:

  1. A partir del 1° de Abril rige el estado de alerta y movilización en nuestra Federación Nacional.
  2. Reclamamos el 90% del valor de tapa de cada ejemplar vendido o entregado de Diarios.
  3. Reclamamos el 45% del valor de tapa de cada ejemplar vendido o entregado de Revistas.
  4. Será considerada relación de dependencia aquella en la que el Vendedor de Diarios entrega una publicación previamente vendida y colocada por el Editor.
  5. Reclamamos al Estado analice desde el punto de vista sanitario nuestra actividad, diseñe los protocolos de cuidado y controle su implementación.
  6. Reclamamos al Estado la incorporación de todos los trabajadores canillitas al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE)
  7. Reclamamos que se promueva la articulación de nuestros Sindicatos de Base con los Estados Provinciales y Municipales para desplegar la ayuda necesaria alimentaria y sanitaria para un colectivo de riesgo que está expuesto por su propia actividad. En muchos lugares de la Argentina, hay hambre en el colectivo canillita.
  8. Se regularice y se haga homogéneo el protocolo de permisos para el trabajo en la vía pública.
  9. El Consejo Directivo de nuestra Federación tiene mandato para lanzar las medidas de acción directa en el orden nacional de no producirse avances en estas reivindicaciones.

Solo el pueblo salvara al pueblo. Vivan los canillitas. Viva la clase trabajadora. Viva la patria. “Unidos, organizados y solidarios”
Consejo Directivo
Federación de Vendedores de Diarios y Revistas de la República Argentina

Continue Reading

Sociedad

Un festejo de 50 con la familia por Europa y el final trágico de un “papá compinche”: la historia de la primera víctima por coronavirus en Tucumán

Avatar

Published

on

Ricardo Laudani era un empresario exitoso del rubro citrícola. Tenía cuatro hijos. Contrajo Covid-19 y murió a causa de una neumonía

Laudani, en la foto con una de sus hijas, fue la primera víctima de coronavirus en Tucumán

Laudani, en la foto con una de sus hijas, fue la primera víctima de coronavirus en Tucumán

Ricardo Laudani armó su festejo de 50 mucho tiempo antes de que el mundo cambiara. Lo pensó bien. Un viaje por Europa y Egipto con sus amores; su esposa y sus hijos. Salieron el 14 de febrero, el mismo día que la OMS comunicó que el coronavirus, eso que les sucedía a otros lejos de Tucumán, se llamaría técnicamente Covid-19. Todo cambió rápido, a la velocidad de los tiempos que corren. Y para cuando la fiesta de Laudani y su familia terminó, el 8 de marzo, Europa ya estaba tomada por el virus. Ellos lo percibieron. Justo cuando retornaban al refugio del hogar.

“El avión en el que volvimos de Europa era un concierto de toses y estornudos”, contó Carolina Lezón Gottiling, atravesada por la premonición de aquella escena. Tres semanas después de regresar a su casa en la ciudad de Yerba Buena, Ricardo Laudani se murió: tenía Covid-19 y cuando se lo llevó la ambulancia nadie imaginó que no volvería. Unos días antes le habían dicho que no tenía coronavirus.

“Ricardo, ¿si nos pillamos el coronavirus?”, le preguntó Carolina a su esposo durante el vuelo de regreso. “No, somos jóvenes y estamos sanos”, le respondió él. Después la pareja supo que en ese avión había muchos infectados. Quizá buscó tranquilizar a su esposa, pero Ricardo no mentía. Cumplió los 50 durante el viaje, el 21 de febrero. Era joven. Y estaba efectivamente sano. O al menos nunca le habían diagnosticado un problema de salud que lo pusiera en la carpeta de los pacientes de riesgo. “No tomaba alcohol, le gustaba hacer deportes, era un tipo tranquilo, buenazo”, comentó a Infobae uno de sus muchos amigos.

Ricardo y Carolina durante el último viaje

Ricardo y Carolina durante el último viaje

Era un empresario conocido y respetado en Tucumán. Directivo de una de las citrícolas más grandes de la región, el Grupo Lucci, vivía con Carolina y sus cuatro hijos, de entre 18 y 12 años, en el barrio cerrado Las Yungas, un lugar privilegiado al pie de los primeros cerros de la precordillera, una pared de montañas selváticas que, justamente, le da nombre al country donde Laudani vivió hasta que lo internaron por neumonía y fiebre muy alta.

Mientras Laudani padecía el virus sin saberlo, Mariano Campero, el intendente de Yerba Buena, municipio de clase media alta ubicado en las afueras de San Miguel de Tucumán, advirtió que en su ciudad vivía el 80% de los tucumanos aislados por sospecha de infección con Covid-19.

Los primeros días a su vuelta Laudani hizo teleconferencias laborales –era CEO de la empresa Trapani, dentro del Grupo Lucci– mientras, según contó su esposa, respetaba el aislamiento voluntario que el Gobierno nacional había sugerido esa misma semana. No tenía síntomas. Comenzaron el miércoles, cuando perdió la energía y suspendió las reuniones virtuales. El jueves 12 levantó fiebre y bajó la guardia. A partir de ahí empezó una aventura homérica que incluyó el diagnóstico positivo para gripe A y el negativo para Covid-19.

El recuerdo de su familia, en Instagram

El recuerdo de su familia, en Instagram

Carolina recuerda a Ricardo como un “papá compinche, un niño más”. Les enseñaba a sus hijos “a divertirse como locos”. Laudani integraba lo que se conoce como una familia clásica de la clase media acomodada de Tucumán: creyentes católicos, con educación religiosa para sus hijos en el Colegio Fasta Angel María Boisdron y deporte en Tucumán Rugby.

“Querido papá: te amamos con todo nuestro corazón. Ni el tiempo ni el espacio nos separarán. Estarás siempre presente en nuestros corazones. Por siempre y para siempre. Gracias por tu amor y generosidad. Gracias por la hermosa familia que nos diste. Te amamos y sabemos que la muerte es parte de la vida. Sabemos también que nos vas a acompañar siempre, cada día de nuestras vidas. Te amamos”, publicó Carolina en su cuenta de Instagram, con un retrato familiar en el que Ricardo está en el centro de la imagen, de camisa a cuadros, amarrado a los brazos de su hijo menor, rodeado de los demás, todos sonrientes.

Además, Laudani era integrante de la Fundación Federalismo y Libertad, una organización liberal vinculada a Cambiemos, que comunicó el fallecimiento del empresario en sus redes: “Ricardo era una bellísima persona, gran padre de familia y excelente profesional con firmes convicciones y valores. Siempre se destacó por su enorme compromiso con su provincia y país”.

Laudani en un encuentro de la Fundación Federalismo y Libertad, al la derecha, junto al actor Alfredo Casero

Laudani en un encuentro de la Fundación Federalismo y Libertad, al la derecha, junto al actor Alfredo Casero

“Llamé al 0800 muchas veces. No me atendía nadie. Llamé a todo el mundo hasta que conseguí una ambulancia”, contó Carolina al diario local La Gaceta. Los atendieron. A Laudani le recetaron paracetamol.

Mientras enviaban sus muestras al Malbrán, en los laboratorios locales hicieron estudios de genomas virales de influenzas A y B. El testeo de Ricardo fue positivo para la gripe A. Y le indicaron Tamiflú. A Carolina, de 46 años, los dos tipos de influenza le dieron negativo. Pero luego sería ella el primer caso confirmado comunicado en Tucumán. “Transité la enfermedad sin saberlo. Los resultados llegaron cuando los síntomas estaban desapareciendo”, le dijo a La Gaceta.

Hace un mes no se sabía nada. Madrid explotaba de gente. París explotaba de gente. Florencia explotaba de gente. Todo era un infierno de turistas. Y todo estaba perfectamente normal. No teníamos cómo saberlo”, reflexiona ahora, apuñalada por el duelo, Lezón Gottling.

Laudani, en su época de estudiante secundario

Laudani, en su época de estudiante secundario

El viernes 13 las muestras de laboratorio de la pareja ingresaron al Malbrán. En Tucumán, Ricardo rechazaba el Tamiflú. “Vomitaba la pastilla. No la toleraba. Vomitaba. Vomitaba. Y vomitaba. Entonces volví a pedir una ambulancia”, contó Carolina.

Una ambulancia surcó el silencio de la madrugada tucumana. Los atendieron en una sala de guardia. Le hicieron placas radiográficas. “Me dijeron que estaba todo bien. Y nos mandaron a casa”, agregó la esposa de Laudani. Volvieron a las 6 de la mañana y durmieron muchas horas. Ella también tenía fiebre.

Fue la última “noche” que durmieron juntos. Al otro día, desde el piso de arriba Ricardo llamó a su esposa al teléfono celular. “¿Qué pasa gordo?”, le preguntó ella. Del otro lado respondió el silencio. Un hueco. Otra premonición.

Carolina subió corriendo. Ricardo estaba desvanecido. Lo internaron en la clínica privada Mayo. Le diagnosticaron neumonía y lo conectaron a un respirador artificial. Ya no hubo recuperación. El domingo 29, tres semanas después de volver de Europa, 15 días después de ser internado, con los 50 recién cumplidos, Laudani murió.

Lejos de sus hijos y de su esposa. Aislado para siempre. “Ayer, en un sitio de noticias publicaron que Ricardo había muerto”, contó Carolina, sobre el peor momento de su vida: “Los chicos entraron llorando a mi cuarto: ‘¿Dicen que papi murió?’, me preguntaron”.

FUENTE : INFOBAE

Continue Reading

Sociedad

UN CORDOBES EN EL CRUCERO ZAANDAM

Avatar

Published

on

Preocupación por el periodista Dante Leguizamón

Desde el Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (CiSPren), expresamos la preocupación frente a las difíciles circunstancias por las que atraviesa nuestro compañero el periodista Dante Leguizamón @leguizamon.dante

La primera semana de marzo Dante había zarpado desde Buenos Aires en un crucero rumbo a las Islas Malvinas; el destino final era Chile, pero a partir del impedimento de atracar en distintos puertos del Pacífico cuando se declaró la pandemia del COVID-19, la embarcación terminó en las costas de Panamá. Todo se complejizó a partir de haberse detectado casos de coronavirus entre el pasaje; con la última triste noticia de cuatro personas mayores fallecidas.

Desde el CiSPren hacemos votos para que a los pasajeros se les permita descender en algún puerto, cumplir con los protocolos correspondientes y así regresar a sus hogares.

Y esperamos que nuestro compañero Dante pueda regresar pronto a Córdoba para reunirse con sus seres queridos.
Comisión Directiva CiSPren

Dante Leguizamón@DanteLeguizamon

Soy cordobés, estoy con otros 6 argentinos en un crucero de la empresa llamado en costas de Valparaíso. @CancilleriaARG hizo gestiones, pero no nos deja bajar.
Ayuda @JSchiaretti@CaserioCarlos !!
https://www.google.com/amp/s/www.cba24n.com.ar/amp/internacionales/en-cuarentena-en-un-crucero–sin-destino-cierto-y-aislados-sobre-el-mar_a5e7532dbe75ae3184e9ba09e 

En cuarentena en un crucero, sin destino cierto y aislados sobre el mar

La travesía regresaba de las Islas Malvinas y se encontraron con las restricciones en continente. Testimonio de un cordobés en primera persona.

cba24n.com.ar

74 personas están hablando de esto

Continue Reading

Más Vistas