Connect with us

Policial

Cayó otro de los líderes de La Salada: “La feria no era Disney”, dijo antes de entregarse

Published

on

Juan Manuel Louzan, alias “JP”, un ex policía de La Bonaerense apartado de sus filas por actos de corrupción, habló con Infobae

—¿Desde cuándo está prófugo de la justicia?
—Y…desde el 10 de agosto. Ese día detuvieron a (Enrique) “Quique” Antequera y a otras personas a las que el fiscal (de Lomas de Zamora) Sebastián Scalera considera miembros de una asociación ilícita.

—¿Usted cree en la justicia?
—No. Cómo voy a creer en esta justicia que lleva adelante una causa armada. Una causa en la que hay injerencia del poder político. Cómo voy a creer en una justicia en la que el fiscal Scalera dejó de hacer allanamientos para ir a una conferencia de prensa junto a la ministra (de Seguridad de la Nación) Patricia Bullrich, y al ministro (Cristian) Ritondo, para acusarnos de mafiosos.

—¿Me va a decir que en La Salada no había mafias? Si en los puestos de la calle hasta asesinaban por un lugar.
—La Salada no era Disney. Pero adentro de la feria Urkupiña no había mafias. Las mafias estaban afuera. Afuera pasaba de todo. Se vendía droga, estaban los pungas, las mecheras…

—Si no cree en la justicia, ¿por qué se va a entregar?
—Porque esto es una locura. No nací para que me corran. Desde agosto no veo a mis hijos. Porque mi nuevo abogado, Lucio de la Rosa, me aconsejó que me ponga a derecho. Porque quiero que se sepa la verdad. En esta causa se inventaron pruebas. La única manera que tengo de defenderme es declarando. Como no tengo confianza en el fiscal Scalera, ya pedí la presencia del juez de Garantías Gabriel Vitale. A él le voy a poder contar cosas.

—¿Por ejemplo?
—Que la abogada que representa a las personas que yo eché de la feria por corruptas y que declararon en mi contra por venganza, es la doctora Mónica Frade, la abogada de la diputada Elisa Carrió. Esta es una causa armada políticamente. A Jorge Castillo (conocido como “El Rey de la Salada”) lo detuvieron el 28 de junio, pocas semanas antes de las elecciones PASO (se realizaron el 13 de agosto) y a “Quique” tres días antes de las elecciones. Mire, yo voté a este gobierno. A mí (María Eugenia) Vidal, la gobernadora, me parece que quiere hacer las cosas bien. Hasta creo que el ministro Ritondo quiere combatir algunas mafias. Pero con nosotros se equivocaron. A las mafias no se las combate con pescado podrido.

—¿Usted sabe que de los tribunales de Lomas de Zamora sale esposado y va a un penal?
—Sí.

—Pensando en eso, ¿qué cenó anoche?
—(Llora)…Nada, hace dos días que no como. Quiero que esto se termine. Quiero ver a mis hijos. Lo peor de estar prófugo es no ver a tu familia.

El que dialoga con Infobae antes de entregarse a la justicia en el marco de una de las causas policiales más resonantes del año, es Juan Manuel Louzan, alias “JP”, un ex policía de La Bonaerense apartado de sus filas por actos de corrupción.

Para el fiscal y juez de la causa, Louzan era el poderoso jefe de seguridad de Urkupiña, una de las ferias que integran el complejo La Salada. El otro referente era el también preso Jorge Castillo, el dueño de Punta Mogotes. El mismo que recibió a balazos a los grupos especiales de la policía de la Provincia de Buenos Aires cuando fueron a detenerlo en su mansión de Luján.

La Salada fue calificada por la Unión Europea como “la feria ilegal más grande del mundo”. La Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), calculó que allí se movilizaban, por año, 71.500 millones de pesos, y que la mayoría de ese dinero era en negro, es decir que no tributaba al fisco.

Jorge Castillo, el “Rey de La Salada”

Jorge Castillo, el “Rey de La Salada”

Antequera y Castillo están procesados con prisión preventiva. Se los acusa de ser los líderes de una o más asociaciones ilícitas, formadas por más de 40 personas, que amenazaban y extorsionaban a puesteros en los alrededores de esa feria ubicada en la localidad bonaerense de Ingeniero Budge, en el partido de Lomas de Zamora. También por los delitos de “coacciones agravadas, extorsión y privación ilegal de la libertad”.

Según la acusación fiscal, Louzan parece tener una situación procesal extremadamente complicada.

Está señalado de ser el jefe de un ejército paralelo, contratado por Antequera e integrado por barras bravas de Boca como el también detenido Marcelo Aravena, para supuestamente controlar la seguridad en el predio; pero, según el expediente, cobraban “peajes” a ladrones y mecheras para robar a los clientes que se agolpaban para comprar desde zapatillas truchas hasta ropa ofertada por Barbie Pop, la puestera más conocida del lugar –ella trabajaba en Punta Mogotes-.

Louzan era el jefe de los casi 130 hombres y mujeres de “seguridad privada” que Antequera le contrataba a la empresa Vae-soli, de la cual “JP” también formaba parte –era el cuarto en el escalafón jerárquico-, según reconoció ante Infobae.

Mirian Irala, una ex integrante de ese “ejército paralelo”, declaró ante la fiscalía de Scalera que la fuerza de choque liderada por Louzan torturaba a “mecheras” y pungas que “robaban sin su autorización” y que hasta les exigían “pegarles con la tonfa en los tobillos, en los muslos y en las costillas” a las mecheras.

Sobre los pungas, es decir los ladrones varones, “les poníamos la mano sobre una mesa y les pegábamos con una taza de café en los dedos; salían destrozados”, declaró.

“Yo fui jefe de seguridad de la feria desde fines del año 2013 en adelante. Así que todo lo que pasaba en Urkupiña yo lo sabía perfectamente”, dice ante Infobae el hombre acusado de, por ejemplo, ordenar retener de manera ilegal a ladrones a los que les precintaban las muñecas y los retenían en un sector apartado al que denominaban “La Jefatura”.

—Entonces conocía las atrocidades que hacían con las mecheras a las que las obligaban a pasearse desnudas por los puestos y la connivencia con las barras bravas para delinquir.
—La connivencia con la barra de Boca, por ejemplo, no existía dentro de Urkupiña. Eso pasaba afuera. Afuera pasaba de todo. Pero nosotros no teníamos puestos en la calle. Tampoco los tenía Jorge Castillo.

—Eso está acreditado por testigos y escuchas en la causa.
—No. En la causa aparece involucrado con los puestos Adrián Castillo. Nosotros no. Yo voy a demostrar que nada teníamos que ver con eso.

—¿Me va a decir que en La Salada no había mafia?
—Pero afuera. Ya presentamos 92 testigos que van a declarar que Quique Antequera era la cara visible de Urkupiña para adentro. A esa gente todavía no se le tomó declaración. Cuando me entregue, en un rato nomás, voy a presentar más testigos. Nosotros no teníamos relación con los barras.

—¿Y con Aravena, que está preso, me va a decir que no tenía contacto?
—El famoso “manco” Aravena fue dos veces junto a otros barras a la feria Urkupiña para hablar con Antequera y Quique no los atendió. Fue después de los disturbios tan grandes que hubo en los alrededores de la feria en el año 2015. En el medio del pasillo Quique les dijo: “Yo no tengo nada que ver con lo que pasó. Los problemas de afuera los arreglan ustedes afuera”, y nunca los atendió. La segunda vez que fue Aravena fue a pedir plata porque había estado preso y no tenía un peso. Y tampoco lo recibió. La barra se manejaba sola. “Los Chaqueños” se manejaban solos.

—En la causa figura que ustedes apretaban a los puesteros, que les cobraban 600 pesos para dejarlos trabajar…Que les pegaban a las mujeres…
—(Se ríe) Cuando yo asumo como jefe de seguridad de la feria, que a la feria me manda Luis Ávalos, el dueño de Vae-soli, audité la seguridad y detecté los actos de corrupción que ocurrían dentro de las ferias más grandes: Punta Mogotes, Urkupiña y Ocean. Eran tres personas que hacían todo lo que ahora nos endilgan a nosotros que era cobrarles a las mecheras. Cobrar para estacionar. Robarles la mercadería a las mecheras. Liberarles la zona a las mecheras para que roben. Usted no sabe cómo corría la droga entre los vigiladores. Y los delitos que se cometían, como robarles la plata a los pungas y después liberarlos en vez de entregarlos a la policía.

—¿Y quieres hacían o permitían todo eso?
—Los tres principales testigos de la causa: Facundo Coria, que era el jefe de seguridad antes de que llegara yo. Pedro Coria y Miriam Irala. Yo denuncié a estas tres personas ante Ávalos, el dueño de la empresa de seguridad, y esta gente fue despedida e indemnizada como corresponde. Estas personas, a las que les cortamos un negocio fabuloso, son las que hacen las falsas denuncias contra nosotros de la mano de Mónica Frade, la abogada de Lilita Carrió.

Juan Manuel Louzan habla rápido. Contra reloj. Sabe que sus horas en libertad están contadas. Su abogado Lucio de la Rosa pasará a buscarlo para ponerlo a disposición de la fiscalía de Scalera.

Esta no será la primera vez que termine en una cárcel. El 17 de septiembre de 2004 fue detenido, junto a otros dos policías de la Bonaerense –todos estaban en actividad-. Fueron acusados y condenados a 7 años de prisión por secuestrar a la esposa del presunto jefe de una banda de salideras bancarias. Pidieron 5000 dólares de rescate, que no llegó a pagarse. Antes habían paseado a la mujer durante dos horas en un auto y, al ver que la situación se complicaba, la dejaron en libertad.

Louzan, que no recuerda cuánto tiempo estuvo preso, salió en libertad hasta que la condena quede firme, una etapa judicial imprescindible que aún hoy, 13 años después, no ocurrió.

“Esa causa también me la armaron. Estábamos trabajando bien en la zona de Quilmes combatiendo el delito, a los narcos, pero el kirchnerismo, con La Cámpora a la cabeza, nos barrió de la zona”, se defiende molesto por el recuerdo que lo persigue.

—¿Siempre le arman las causas?
—Vamos a probar con mi abogado que en la causa de La Salada no tengo nada que ver. Fue un golpe político armado antes de las elecciones y el fiscal Scalera llevó a cabo una investigación vergonzosa. Me encanta la forma de trabajar de la gobernadora y de Ritondo. Pero en este caso se equivocaron. Fiscal y ministerio inventaron cosas. Yo estoy de acuerdo con la antimafia pero que hagan un trabajo serio.

—Le pregunto otra vez: ¿en La Salada no había mafias?
—Sí. Las mafias que todavía siguen y no somos nosotros. La mafia de los pibes que están tirados en la calle y arrastran a una mujer embarazada para robarle una cartera. Las mafias de los pungas. La mafia de los carteristas, la mafia de las mecheras. Todas mafias que perjudican al pueblo. Todas esas mafias siguen trabajando ahí y los ministros y fiscales no hacen nada.

—A pesar de sus palabras, Antequera, Aravena, Castillo, entre tantos otros y ahora usted, pasarán mucho tiempo presos, y hasta quizás los condenen.
—Sería una injusticia. Le juro que yo no formo parte de ninguna asociación ilícita.

—¿Y también confía en Antequera? ¿Podría asegurar que es un hombre honesto?
—Sí.

Hasta aquí la palabra del flamante preso que tiene la explosiva causa sobre las mafias en La Salada. Ahora es tiempo de que hable la justicia.

INFOBAE

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Policial

A 20 AÑOS DEL JUICIO POR EL FEMICIDIO DE NATALIA MELMAN. AMENAZAS AL PADRE Y SOSPECHOSOS LIBRES

Published

on

No hay día en que Gustavo Melmann no piense en su hija Natalia.

El recuerdo puede ser dichoso, como cuando en plena crisis económica de la familia ella salía a vender diarios y llevaba lo que juntaba a su casa.Y alentaba a sus padres. “Todo va a mejorar, todo va a estar bien”, les decía mientras compartían un café con leche.

Pero a veces el recuerdo es tormentoso: Melmann sufre por el calvario que vivió su hija antes de ser violada y estranguladaSus gritos de ayuda no escuchados. O su pedido de clemencia ante los asesinos.

Natalia fue raptada por policías bonearenses, que la subieron a un patrullero. La habían marcado y entregado. Ocurrió la madrugada del 4 de febrero de 2001 en Miramar.

El cuerpo de la joven de 15 años apareció cuatro días después en un vivero municipal. La autopsia confirmó que fue torturada, violada por varios hombres y estrangulada con el cordón de sus zapatillas.

 

Este mes se cumplen 20 años del comienzo del juicio oral en el que el Tribunal Oral en lo Criminal Número 2 de Mar del Plata condenó a los sargentos primero de la Policía Bonaerense Ricardo “Rambo” Anselmini y Oscar Echenique, y al cabo primero Ricardo “el Mono” Suárez a reclusión perpetua por los delitos de rapto, abuso sexual con acceso carnal agravado por la pluralidad de personas y homicidio “criminis causa” en concurso real.

Gustavo “El Gallo” Fernández fue condenado a 20 años (aunque salió en libertad en 2010) por ser el entregador.

El 12 de septiembre, una testigo que resultó fundamental declaró que los policías la habían forzado a subir a un patrullero. Detrás de ese acto, según la Justicia, había una mafia policial que organizaba en una casa de Miramar fiestas sexuales con jóvenes que secuestraban.

“Cuando nos instalaron una oficinita, muchas personas vinieron a contarnos eso. Y pensar que nosotros habíamos dejado Buenos Aires para vivir una vida tranquila en Miramar. Y estos perversos, que no son humanos, actuaban con total impunidad”, dice Gustavo Melmann a Infobae.

Cuenta que la última novedad del caso es que los tres ex policías condenados pidieron la libertad condicional. Están detenidos en la Alcaidía de Batán.

“Están en una condición vip, lejos de la población carcelaria y con un trato excelente del personal penitenciario”, dice Melmann.

El juez de ejecución penal Ricardo Perdichizzi accedió a un pedido de la familia Melmann para que sean sometidos a pericias psiquiátricas.

“Esta es la tercera vez que podrían salir, Ya revertimos cuando los liberaron por el 2×1 y después con lo de las salidas transitorias. Ellos nunca reconocieron la atrocidad que han hecho. Son seres sumamente perversos. De hecho, Suárez llegó a amenazarme”, cuenta Melmann.

“Los platos más ricos son los fríos. Cuando salga de esto, te mato”, le dijo el policía según Melmann, parafraseando esa trillada según la cual “la venganza es un plato que se sirve frío”.

“Es un psicópata. Recuerdo que cuando vi el cuerpo de Nati noté que tenía los pantalones arremangados prolijamente. Pensé: ‘los que hicieron esto tienen una frialdad asesina, no tienen alma’. A los meses lo vi a Suárez, mientras le sacaban sangre en la Vucetich, con los dobleces de su camisa exactos a los del pantalón de NataliaNosotros creemos que él la estranguló con el cordón de las zapatillas de mi hija. En el juicio vi que tenía los cordones atados diferentes a los de los otros policías. Se lo comenté a los jueces y uno de ellos le pidió que le mostrara los cordones. No sólo los mostró. Se puso de pie, miró a los ojos al tribunal y se desató y ató los cordones con habilidad. ‘Estoy altamente entrenado para hacer lo que quiera con los cordones de los zapatos’, dijo”.

A 20 años y medio del femicidio, se cree que faltan ubicar a dos sospechosos más. Uno es el sargento Ricardo Panadero, de quien se habría hallado el material genético en la escena del crimen. En 2017 la Justicia lo absolvió. Según Melmann, la prueba genética ya estaba contaminada con bacterias y no servía. Pero la Corte Suprema Bonaerense ordenó que se investigue un quinto ADN hallado en el lugar.

“Faltan dos más, por lo menos. Estos canallas no tienen consciencia de haberle quitado la vida a una jovencita de 15 años que seguro suplicó que no la matara. No sólo buscamos que estos policías no salgan, sino que se rehaga juicio contra Panadero y se investigue quién es el quinto asesino”, afirma Melmann.

En el juicio a Panadero, denuncia, los jueces tenían la voluntad de querer absorberlo más que sus propios abogados defensores. “Hubo elementos suficientes para llegar a otra sentencia y no lo hicieron. Por eso creemos que el primer juicio, del que se cumplen dos décadas, fue ejemplar. Y nos acompañó la gente. Más allá de que hubo testigos que tuvieron miedo a hablar. Pero los testimonio fueron sacando a la luz cada una de las verdades. El fiscal Marcos Pagella dijo que no creía en la pena de muerte, pero que si tuviera la posibilidad de pedirla en este caso, lo haría. Y el juez Reinaldo Fortunato agregó que no tendría problemas de conciencia”.

-¿Qué recuerda de Natalia?

-Por momentos pienso en los tormentos que le hicieron sufrir esa noche y me genera mucha angustia e impotencia que no hubiéramos podido evitar su crimen. O poder ayudarla. O no haber sido más firme y no dejarla salir esa noche. A veces siento culpas y remordimiento.

-¿Y qué momentos dichosos le vienen a la cabeza?

-Pero la mayoría de las veces tengo recuerdos hermosos. Las mañanas charlando con ella. Era muy afectuosa. O su cara colorada cuando era abanderada. Era un ejemplo de persona. Todo lo que se proponía lo llevaba adelante. Cuando no teníamos un centavo ella salía a vender diarios para ayudarnos. Y era la mejor vendedora. Cuando tomábamos café con leche a la mañana, porque ella se levantaba a estudiar, me aconsejaba. “Papá, no te preocupes, ya vamos a salir adelante, todo se va a solucionar, todo va a estar bien”. Esa Natalia es la que vive en nuestros corazones y nadie la va a sacar de ahí. Fuente: Rodolfo Palacios para Infobae

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Noticias

LA CONMOVEDORA CARTA DE UN JUEZ A UN NIÑO ABUSADO

Published

on

Un juez de Formosa dictó el procesamiento con prisión preventiva a un hombre de 23 años, acusado de haber abusado sexualmente al menos 40 veces de los hijos de su pareja, un niño de 9 años y una niña de 8. La noticia trascendió fuera de Tribunales por un detalle poco frecuente que conmovió a la sociedad formoseña: luego de la resolución, el magistrado envió una carta a los hermanitos para explicarles la decisión judicial y agradecerles por “haber confiado” en él y contarle lo ocurrido.

Se trata del titular del Juzgado de Instrucción y Correccional Nº 6 de Formosa, Guillermo Caballero, quien para resolver tomó en cuenta, entre otras pruebas, la declaración de las víctimas en Cámara Gesell, “sobre todo del varón, quien hizo un relato pormenorizado de cómo su padrastro abusaba de ellos por la fuerza, bajo amenaza e inclusive, mediando violencia física en más de una oportunidad”.

Según se describe en el expediente, los abusos “habrían ocurrido en numerosas ocasiones, se estima más de 40 veces, y pese a que los chicos le contaron a su madre lo que estaba pasando, la mujer descreyó de sus dichos y siguió confiando en su pareja”.

La situación, detalla el documento, “llegó a tal extremo que el varón, cansado de los padecimientos a manos de su padrastro, fue a vivir con su tía, quien tramitó ante la Justicia la tenencia del chico”.

La carta
En el punto 4 de la resolución, Caballero consignó una nota de lectura fácil dirigida a las víctimas del abuso, en la que les explicó con un lenguaje simple y adaptado a sus edades lo que había resuelto tras la investigación de los hechos, que comenzó luego de que la hermana de la madre presentara una denuncia.

“Hola L. y V., soy Guillermo Caballero, el juez, y quiero que sepan que las autoridades de todo el mundo estamos para cuidarlos y protegerlos. ¿Se acuerdan que nos hablaron frente a la Licenciada?”, escribió Caballero en el inicio de la carta.

“Pues yo creo todo lo que nos dijeron, son muy valientes por atreverse a contarnos lo que pasó, porque eso que les hizo está mal y sabemos que los lastimó y por eso, él tiene que responder”, continuó.

Tras esa breve introducción, el magistrado les anunció la resolución judicial y les llevó tranquilidad sobre el impacto que tendrá la misma en sus vidas cotidianas. “Entonces para que él ya no vuelva a lastimarlos a ustedes ni a nadie más, él va a tener que estar detenido por algún tiempo más, mientras vos y tu hermana sigan creciendo y haciendo la vida con sus amigos y familiares, van a seguir yendo a la escuela y escuchando las charlas de las psicólogas que los han apoyado”, detalló.

“Hoy que es 2 de septiembre de 2021 quiero darles las gracias por confiar en mí y contarme todo”, cerró la nota.

Muchas veces, explicó Caballero a Télam, luego de que la carta se hiciera viral, “desde la Justicia escribimos para el sector de los abogados, por eso me pareció escribirles (a las víctimas) y explicarles (la resolución) lo más sencillo posible”, ya que “esto es algo que nos marca toda la vida”.

“El nene sobre todo estaba muy preocupado por saber si el juez lo escuchaba” durante la Cámara Gesell, contó en diálogo con TN el magistrado. De allí la decisión de Caballero: “Tuvieron mucha valentía en contar lo que les pasó y la intención era hacerles saber esto, que alguien les cree”, indicó.

Actualmente, destacó el juez, “estamos avanzando en un cambio de paradigma”, con una nueva metodología que tiene “la vista puesta en la víctima”.

“A los chicos hay que apoyarlos y tratar de que puedan retomar ese camino de la inocencia que han perdido”, insistió Caballero. “Ojalá que no tengamos que seguir escribiendo estas cartas porque estos delitos no se puedan cometer más”, concluyó. Fuente: TN

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Local

RELATABA EL ROBO SUFRIDO A UNA RADIO LOCAL, TUVO UN ACV Y FALLECIO

Published

on

Como el domingo había amanecido muy soleado en Mar del Plata, a Diego Scenna le pareció bien “salir a dar una vuelta”. De profesión peluquero, el hombre de 59 años se fue un par de horas de su casa, ubicada a 25 cuadras del centro, en el barrio Don Bosco. Cuando regresó, descubrió el robo: delincuentes habían hecho un agujero en la puerta. Esta mañana, mientras contaba cómo había sido víctima de la inseguridad a una radio local, sufrió un ACV. Murió horas después.

El audio con las últimas palabras de Scenna está publicado la página web de Radio Brisas y dura cuatro minutos. “La impunidad con la que se manejaron, yo estoy asombrado. No es que forzaron una ventana. No. Fue romper una puerta, que está a la vista de todos, porque es la puerta principal por donde se entra a la casa. O sea, trabajaron muy tranquilos ellos”, decía el peluquero al cronista Alberto “Beto” Mena.

Scenna daba la entrevista frente a su casa, ubicada en el cruce de Tierra del Fuego y Rivadavia, donde los delincuentes habían destrozado la puerta y habían robado los elementos de la peluquería que tenía montada allí.

Segundos después, el peluquero quiso responder una pregunta, pero no logró terminar la frase. “Da mucha bronca y realmente… eh”, dijo arrastrando las últimas sílabas, como si las pronunciara cada palabra en cámara lenta.
Justo antes de que Scenna se descompensara, el hombre brindaba precisiones sobre el robo sufrido en la tarde del domingo en su casa. En su relato, el peluquero contó que los delincuentes habían “reventado la puerta con una patada, entraron y se llevaron muchas pertenencias”.

“La puerta está rota de una patada. Trabajaron impunemente. Pudieron entrar, robar e irse y uno no puede hacer nada. Se llevaron cosas manuales: nos vaciaron un bolso donde teníamos cosas que, evidentemente, a ellos no les servían y entonces lo cargaron con otras”, explicaba.

Además, reveló que ya hubo otros casos similares en la zona. “Es lo que se vive habitualmente. Todos sabemos la problemática del barrio Don Bosco. Realmente, se vive muy mal porque uno no tiene el derecho de salir a distraerse después de una semana laboral”, confiaba.

Tras el episodio, y una vez que Scenna fue trasladado a la clínica, el cronista volvió a salir a aire y contó lo que pasó. “Cuando estábamos terminando la nota con Diego, se descompensó y se desmayó prácticamente en mis brazos. Tuvimos que terminar abruptamente la nota”, relató Mena. Y siguió: “No hubo una puñalada ni una bala ni un golpe, pero sí un efecto tremendo. Diego no soportó lo que le pasó”. Fuente: Infobae

Continue Reading

Más Vistas