Connect with us

Negocios

Cómo las empresas locales ahorran usando software libre?

Publicado

on

La mayoría de las soluciones hoy contienen código Open Source, dejando atrás reservas sobre su madurez y fiabilidad. Las soluciones que implementaron las empresas argentinas y los desafíos.

“El Open Source triunfó… y a nadie le importa”, es la sentencia categórica de Daniel Coletti, presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Software Libre (Cadesol), respecto a la situación actual del Open Source —o, como a él le gusta llamarlo, software libre— en el país. Su punto es bueno: toda la nube, con contadas excepciones, está basada sobre Open Source: Open stack como infraestructura, Apache o Nginx como servidores, MySQL o Maria DB como bases de datos, PHP como lenguaje, Xen o KVM como hipervisores y así siguiendo. Además, el 80 por ciento de los celulares tiene Android que es un tipo Linux. De hecho, la mayoría de los proyectos desarrollados últimamente (Docker, Kubernetes, Hadoop) han sido, prácticamente, Open Source nativos.

Leer más: Un argentino es el que piensa los proyectos Open Source de Red Hat para la región

Pero no siempre fue la niña bonita. En su momento, en el año 2001, momentos difíciles en nuestro país, el Free and Open Source Software (FOSS) apareció como una alternativa atractiva para bajarlos costos basados en los sistemas de licenciamiento. En estos 15 años, sucedieron muchas cosas. Por un lado, esa madurez que alcanzó FOSS como producto le permitió alcanzar estándares y exigencias aceptables para las grandes empresas. Pero también la hizo atractiva para las grandes compañías tecnológicas que, desde Oracle hasta la propia Microsoft, han adoptado fuertemente FOSS como herramienta y plataforma de su propuesta. Por el otro, en cambio, el concepto de bajar los costos basados en licenciamiento se ha trasladado del FOSS a la nube. El hecho de que un producto sea FOSS en sí, ya no constituye argumento de venta, sino que ahora se priorizan características como flexibilidad, interoperabilidad, seguridad y rapidez de implementación.

“El software no va a hacer más productiva tu empresa,
es una herramienta para que tus procesos productivos
funcionen mejor”, Leandro Monk, socio fundador de gcoop.

En síntesis, el debate acerca de que una solución sea FOSS o no, ha quedado confinado más al ámbito de los especialistas en tecnología y los CIO —una posición que ha virado más hacia el negocio que hacia la técnica— no se adhieren con tanta rigurosidad a esas categorías. Los límites se borronean Para dar un poco de contexto, Coletti —que, además, es socio fundador de XTech, una de las primeras consultoras de software especializadas en FOSS— aclara:“Hay más Open Source que nunca, pero nadie reivindicó este hecho. Lo sabemos los que estamos en tecnología, los programadores, los dueños de empresas tecnológicas, pero cuantificar eso en porcentajes es imposible”. Y agrega:“En esa batalla del software libre contra el privativo, el arco quedó corrido. Cuando antes el tema era la licencia, hoy es la nube y detrás de la nube lo que está licenciado, lo que no y bajo qué licencias,se empieza a borronear”.

Las dos empresas basadas en FOSS más grandes en la Argentina son Red Hat y Suse / Microfocus. Ambas con historias diferentes y modelos de negocios semejantes pero no iguales. Red Hat existe desde 2007 y es probable que sea la empresa basada en un modelo de servicios sobre FOSS más grande del mundo. Aunque Suse/Microfocus no le va en saga, ya que su mercado original europeo le sigue siendo fiel, la historia de esta última es un tanto más tortuosa que la de la del sombrero rojo. Luego de varios reveses, fue comprada por la británica Microfocus, la que, recientemente, decidió volver a impulsar a Suse a través de su propia unidad de negocios.

Leer más: Billetera mata galán: los detalles del impensado acuerdo Microsoft-Red Hat

Tanto en la Cámara de Software y Servicios Informáticos (Cessi), Cadesol, como en consultoras como IDC o Frost & Sullivan, no existen estudios acerca de la adopción del FOSS en el país o en la región. Tampoco es fácil recabar esa información porque, aun cuando hay empresas identificables que trabajan casi exclusivamente con esa tecnología, muchos de sus clientes combinan ese tipo de software con otros sistemas Legacy propietarios o privativos.

Mariano Morano, Country Manager para Argentina de Microfocus sos tiene, acerca de la situación actual de FOSS que “cada vez más se encuentran empresas que no son puramente Open Source o puramente corporativas. En el mundo SAP, por ejemplo, la utilización de plataformas Open Source está creciendo rápidamente”. “Muchas empresasle perdieron el miedo al open source, ya no piensan que son soluciones desarrolladas en garages o en laboratorios de universidades.” A lo que Morano añade: “Antes existía la polaridad de ‘sos Open Source o sos corporativo’”. “Hace años que esto ya no existe, hoy los clientes encuentran que tienen que tomarlo mejor de cada cosa,” dice Jonatan Puente, Account Executive de Suse.

Es inevitable comparar el momento actual, con empresas obligadas a bajar costos y a optimizar sus performances, con lo que sucedía hace diez o quince años cuando los parámetros eran los mismos, quizás por otras razones. Sin embargo, los especialistas concuerdan en que hoy el argumento económico ya no tiene tanto peso.

Leer más: Del garage a valer US$ 1.500 millones, gracias al software libre

Según Coletti, “lo que he visto en muchas Pyme es que aquello que hasta 2010 o 2012 podía tener una prevalencia, como que el software libre podía ser una alternativa para bajar costos, evitando licencias, cambió y se empezó a trasladar a la nube”. Morano explica: “Cuando salió el Open Source, se asociaba que libre era más barato o gratis. Hoy ya entendimos que gratis no es y es más importante la flexibilidad y soportar estándares. Hoy, el cliente difícilmente lo haga pasar exclusivamente por un tema monetario”. “Trabajar con open source da una flexibilidad, elasticidad, un time to market distinto, que no se da con otra tecnología. Por eso, digo que como tecnología está saliendo del closet, porque ya no produce el miedo que producía antes”, completa Puente.

 

Con los pies en la tierra

Los que saben de qué se trata, que tienen contacto directo con los clientes, conocen el día a día de una implementación y cuentan la historia sin los accesorios que ofrecen los departamentos de marketing, son los implementadores. Ya sean partners de grandes empresas, integradores o consultoras de software, lo cierto es que son ellos los que están más cerca del mundo real.

“En el año 2007, elegimos Open Source porque había una cantidad de soluciones de código abierto tremendas; había una para cada problema”, relata Claudia Sosa, directora comercial deGrowIT. Esta consultora fue, durante años, la referente del CRM FOSS líder de la gama, SugarCRM. En 2013, SugarCRM cerró su código y eso hace mucho más interesante la experiencia que cuenta Sosa: “Por la actual situación económica hay clientes que están bajando de las versiones licenciadas a las versiones gratuitas porque ya no las pueden seguir sosteniendo. En más de una ocasión, terminamos ayudando a nuestros clientes a bajar a la versión comunitaria”.

El Open Source triunfó… y a nadie le importa. Hay más
Open Source que nunca, pero nadie reivindica este hecho”,
reconoce Daniel Coletti, socio fundador de XTech.

Mauprivez es director Ejecutivo de Disytel, una consultora de software que, además de ser representante oficial de SuiteCRM, el fork Open Source de SugarCRM, es la desarrolladora de Libertya, una versión de un ERP FOSS llamado OpenExpert ya hoy obsoleto. Concuerda con Sosa pero aclara:“Cuando estamos en épocas de relativa comodidad del tipo de cambio, los costos de mantenimiento dolarizados no inciden demasiado. En los períodos de inestabilidad cambiaria o donde la relación entre el peso y el dólar es más dolorosa, el costo incide y cambia las perspectivas de venta”.

Quien tiene un enfoque distinto es Leandro Monk, socio fundador de gcoop, la cooperativa de software libre fundada en 2007.“Lo que la cultura organizacional no te da, el software no presta. El software no va a hacer más productiva tu empresa, es una herramienta para que tus procesos productivos funcionen mejor. Por eso, es común encontrarte con gente disconforme del software que compra y, si es privativo, resulta una inversión muy importante para un resultado que no se obtiene. Si el software es libre, podés cambiar de proveedor, o desarrollar in house o bajar otro producto y probar. Si uno cuenta la cantidad de dispositivos hoy en día, celulares, tablets, servers, es muy probable que los que tengan sistemas operativos no Open Source representen una cantidad marginal.”

De todas formas, tamaños y colores

Hoy en día casi no hay emprendimiento que no tenga componentes libres u Open Source. Valen un par de ejemplos, de empresas de diferentes alcances. Bunge Argentina es una de las principales compañías de agronegocios del país. Entre otras actividades, integra la comercialización, la recepción y el almacenaje de granos y eso implica, en ocasiones, tener que administrarla entrada y salida en depósito y en puertos de aproximadamente 1.000 camiones por día. Eduardo Frigerio, líder de proyectos de Bunge Argentina estuvo a cargo de la renovación de todo este sistema de administración, basado en tableros electrónicos de automatización.

“Para hacerla renovación, elegimos Raspberry Pi (hardware libre) que tiene un sistema operativo basado en Debian (Raspbian), o sea el mismo software y las mismas herramientas que usamos para programar nuestros servidores” relata.“Usamos tecnología Java y los mismos desarrolladores que programan para nuestros servidores pueden programar para Raspbian”, cierra el ejecutivo. Con eso, redujeron a un tercio el costo de los tableros y disminuyeron notablemente el tiempo de reparación porque pudieron crear un sistema de sacar y poner.

Entornos múltiples

CMD esla Compañía de Medios Digitales del Grupo Clarín la que, a su vez, administra otras organizaciones.“Necesitaba un ERP donde pudiera incorporar compañías y organizaciones sin necesidad de un nuevo desarrollo cada vez, como sucedía hasta el momento” describió Alicia Guidoni, número dos de la gerencia de Sistemas. “Con el viejo ERP, la consultora nos pasaba tres meses de desarrollo. Ahora, con Libertya, agregar una organización nos lleva unas horas”, comenta. Los dos factores que influyeron en la elección de FOSS fueron el costo y “tomar, analizar y modificar el código según nuestras necesidades”. Pero no sirve solamente para las grandes empresas.

Silvio Bodnar es médico psiquiatra y psicoanalista. Trabaja en su consultorio y en un Instituto de Salud Mental. En ambos lugares, se vio en la disyuntiva de tener que actualizar los sistemas, tanto ofimáticos como de asignación de turnos.“Nos ofrecieron dos opciones: renovar todas las máquinas o revivirlas utilizando software libre” cuenta Bodnar.“Hicieron cuentas y les convenía mantenerlas computadoras actuales y utilizar FOSS. Hoy, las PC tienen Linux Mint y trabajan con Libreoffice y Thunderbird, entre otras aplicaciones. Y no nos fue difícil aprender a utilizar los nuevos programas. Fue cuestión de acostumbrarnos”, indica el especialista.

Es evidente que, en términos de sistemas operativos, infraestructura de data center, servidores de aplicaciones, el FOSS, como dice Coletti, ha triunfado. Distinto es el caso de las aplicaciones las que, si bien han madurado y, en muchos entornos, pueden competir exitosamente con sus alternativas propietarias o privativas, todavía siguen siendo claras ganadoras en ese sector. Eso sí, aún cuando no hay mucha solución local original, es raro que en cualquier proyecto de desarrollo comunitario de cualquier tamaño y profundidad —y eso incluye hasta el kernel de Linux— no incluya parte del talento argentino.


La culpa la tiene FOSS

Por supuesto, cuando se habla de cualquier tipo de implementación de casos, casi siempre se habla de éxito. Buscamos algún caso de fracaso, que los hay, pero nadie quiso declararlo. “No puedo escupir para arriba”, dijo alguien. Y es que muchas veces el fracaso no se debe tanto al producto sino a los que lo implementan o a cómo se pide. No son pocos los casos en los que el cliente no sabe exactamente qué es lo que quiere y entonces el implementador hace lo que le parece. Y también sucede, y esto es experiencia personal de quien escribe, que los implementadores no tienen la flexibilidad suficiente como para comprender que los clientes no tienen tanto conocimiento tecnológico como para “saber pedir” lo que necesitan de manera precisa. En cualquier caso, el resultado es el mismo: la culpa la tiene el producto FOSS. César Búa, Solution Architecture Manager para Argentina de Red Hat, explica cómo se percibe el crecimiento del FOSS: “Cada vez hay más compañías grandes, bancos, seguros, petroleras, que empiezan a mirar el open source más allá de Linux, en las capas que le siguen al sistema operativo, las alternativas a lo que tienen de los vendors tradicionales”.

Publicado originalmente en la edición impresa nº 235 (abril/2017) de Infotechnology.

El Cronista

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Negocios

Cambio de paradigma: por qué las empresas invierten en sustentabilidad

Publicado

on

¿Qué implica ser una empresa sustentable? Las compañías comienzan a analizar el ciclo de vida de sus productos y servicios para reducir el impacto, ahorrar dinero y volcarse cada vez más a la economía circular.

En una nueva edición de “Ciudades del Futuro”, representantes de tres reconocidas empresas debatieron sobre la importancia del desarrollo sustentable. Las compañías participantes fueron Coca-Cola, Toyota y Andreani.

FOTO: CEDOC

En un contexto de búsqueda de sustentabilidad debido a la crisis medioambiental mundial, las empresas comienzan a analizar el ciclo de vida de sus productos y servicios para reducir el impacto, ahorrar dinero y volcarse cada vez más a la economía circular. De esto se habló en el evento Ciudades del futuro 3: planificación y sustentabilidad, que organizó la Editorial Perfil y contó con la presencia de ejecutivos de Coca-Cola, Toyota y Andreani.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en 2017 los recursos extraídos de la tierra alcanzaron las 90.000 millones de toneladas métricas y menos del 10% de ellos fueron incorporados nuevamente a la economía. ¿Qué hacer frente a eso? Las empresas incorporaron una visión a largo plazo que conjuga la optimización de recursos y, al mismo tiempo, la creciente preocupación por el medio ambiente. Para esto, el trabajo entre la sociedad, las corporaciones y el sector gubernamental es clave.

“Nos llevó en el camino de tener que repensar los mismos productos que vendemos en nuestro portafolio, reconocer que nuestros negocios solo pueden prosperar en comunidades que prosperan: las problemáticas aún muy locales, de comunidades chiquitas, son importantes en políticas de sustentabilidad en empresas como la nuestra”, explicó en CDF3 Maríale Álvarez, Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola Argentina.  ¿Ser o no ser? Las empresas cambian su visión del negocio y adoptan políticas de sustentabilidad.

Diego Prado, Director de Asuntos Corporativos de Toyota (quien también participó del evento) sostuvo que “La sinergia que genera la integración entre el sector público y sector privado y miembros de la sociedad civil en la transformación de estos procesos de sustentabilidad es muy interesante. En nuestro caso, así como Coca-Cola tiene una problemática con el reciclado, nuestros autos funcionan con un motor a combustión y emiten dióxido de carbono.

Esto nos impone una gran responsabilidad. Siempre tenemos en cuenta el balance entre los beneficios y las consecuencias de los desarrollos tecnológicos. Venimos trabajando muy fuertemente en esto y entendemos que es algo que no podemos hacerlo solos. No sirve nada que solamente Toyota venda vehículos que no emiten gases de efecto invernadero si el resto lo sigue haciendo”, explicó.

¿Ser o no ser? La realidad que es si bien pueden existir exenciones impositivas con respecto a contratar personas con discapacidad, las empresas no gozan de algún tipo de estímulo por parte del Estado a la hora de adoptar políticas sustentables. La Responsabilidad Social Empresaria es optativa en Argentina y no existe una regulación específica.

Ciudades del Futuro: Coca Cola, Andreani y Toyota, tres miradas de compromiso en materia de sustentabilidad “El Estado no sabe mucho lo que es la sustentabilidad y resulta complicado que pueda promoverla e incentivarla. Sí existen políticas en cuanto a las energías limpias, al ponerle un plazo para eliminar las contaminantes. No hay estímulos en reducción de packaging, sólidos, equidad de género, comprar a los que están marginados de la economía para transformarlo en pequeños proveedores de servicios,e ntre otras cosas. Es una deuda pendiente de los gobiernos”, explicó a Perfil.com Luis Ulla, Director del Instituto Argentino de Responsabilidad Social Empresaria (IARSE).

Tanto en el caso de Coca-Cola (en el reciclaje de botellas, cuidado del agua y de cuencas); Toyota (en la producción de motores que tengan una menor emisión de gases) y Andreani (en el uso de vehículos eléctricos) no cuentan con una política estructural del Estado sino que tienen acciones en conjunto por cada caso.

“Una gran conclusión es que cuando se junta el sector público con el privado surgen buenas cosas. Hace poco hicimos una prueba piloto con vehículos eléctricos en simultáneo con el gobierno de la Ciudad. ¿Cuál era el objetivo? Sacar conclusiones de conductas de manejo, de consumos, etc, que terminaran en una norma o en información para los tomadores de decisiones. Nos tenemos que juntar el sector público y privado para ponerlo al servicio de quienes toman decisiones”, sostuvo en el evento Gabriel Pérez, Gerente de Desempeño Ambiental de Andreani. (Fuente www.perfil.com).

 

PERFIL

 

 

Seguir leyendo

Negocios

Disney va por Netflix con paquete de streaming a US$ 13

Publicado

on

A comienzos de año Disney gastó US$71.000 millones para adquirir los activos de películas y televisión de Fox para reforzar su oferta.

Walt Disney Co. está avaluando agresivamente sus nuevos servicios de streaming en US$12,99 al mes, un desafío a Netflix Inc. con un paquete que incluye programación familiar, deportes en vivo y una gran biblioteca de programas de televisión.

La gigante del entretenimiento anunció el precio combinado de Disney+, ESPN+ y Hulu en una conferencia telefónica el martes con inversionistas. Comienza con el lanzamiento en noviembre del servicio Disney+ y representa un descuento cercano a 30% sobre sus precios individuales.

Disney está igualando el plan estándar de Netflix y está comercializando el servicio US$ 3 por debajo de la versión premium de su rival, la cual permite a los suscriptores y a sus familiares ver hasta cuatro dispositivos a la vez. Dos de los servicios de Disney, ESPN+ y Hulu, ofrecen publicidad, mientras que Netflix no tiene comerciales.

Disney apuesta a que los servicios en línea contrarrestarán la pérdida de televidentes convencionales de canales emblemáticos como ESPN, ABC y Disney Channel. A principios de este año, la compañía gastó US$71.000 millones para adquirir los activos de películas y televisión de Fox, a fin de reforzar sus futuras ofertas.

Con Hulu + Live TV, la compañía también ofrece un paquete de más de 60 canales de televisión en vivo destinados a competir con servicios de cable y satélite por US$ 44,99 al mes.
Fuente: Agencia Bloomberg

Seguir leyendo

Negocios

Sostienen en Uruguay: Nahuel Caputto compró el diario “El País”

Publicado

on

La Agencia Uruguaya de Noticias Uy-Press, publicó: El diario “El País” de Uruguay se vendió a grupo argentino. Nahuel Caputto principal del Grupo El Litoral propietarios del diario santafecino El Litoral y El Diario de Paraná y cabeza de un grupo empresarial de la provincia de Santa Fe compró al diario uruguayo “El País”, el mayor de esta capital

El Grupo El Litoral tuvo un crecimiento meteórico y dispone de una gran rotativa e imprenta en las proximidades de la ciudad de Rosario, donde se imprimen diversos diarios argentinos. No hemos logrado confirmar si concretó la compra del decano de la prensa argentina el diario La Capital (de Rosario) y sus medios asociados. (Ver: Los Vila y Manzano vendieron sus acciones del Multimedios La Capital)

Mientras los gastos en publicidad han caído de manera importante en Uruguay y en Argentina, un factor fundamental para concretar la compra fue la propiedad de la gran imprenta que el grupo El País tiene en las proximidades de Montevideo (Ruta 1), donde se han llegado a imprimir incluso importantes diarios argentinos.

El País fue fundado el 14 de septiembre de 1918 por Leonel Aguirre, Eduardo Rodríguez Larreta y Washington Beltrán Barbat

Sus directores son Washington Beltrán Storace, Martín Aguirre Regules y Julia Rodríguez Larreta.
Fuente: Uy-Press – Agencia Uruguaya de Noticias

Seguir leyendo

Más Vistas