Connect with us

Economia

CON DÓLAR RÉCORD, SIN RESERVAS NI ACUERDO CON EL FMI, LA ECONOMÍA DE 2022 ARRANCA EN ZONA DE PELIGRO

Published

on

El Gobierno empieza a hacer los deberes para cerrar con el Fondo. Marzo, un horizonte que se ve demasiado lejano

Uno de los méritos que se le puede atribuir al ministro Martín Guzmán es que cada vez que la economía estuvo al borde del precipicio, logró dar pasos para atrás. Y uno de sus principales fracasos es que nunca logró alejarse lo suficiente, sino siempre volver a acercarse. El inicio de 2022 lo encuentra, otra vez, peligrosamente cerca del abismo y con la expectativa instalada, casi certeza para muchos, de que el año que empieza no tiene ninguna chance de ser mejor que el que acaba de terminar.

Hace un año exactamente, se esperaba que 2021 fuera no sólo el año de la recuperación y de la mejora de todas las variables sino también el año del acuerdo con el Fondo Monetario, que enmarcaría el proceso de estabilización de la economía del que tanto habló el ministro durante sus dos años de gestión. Se había resuelto ya la reestructuración de la deuda con los acreedores privados, la actividad daba claros indicios de un rebote que se mostró más sólido que lo previsto y la inflación, que se había recalentado meses atrás, era el principal desafío a superar.

Aunque existían dudas respecto a si lo lograría, se daba por descontado que el principal objetivo de la política económica sería evitar un salto del dólar en un año electoral. En ese sentido, desde el verano, las cosas no pudieron dársele mejor al ministro.

La expectativa instalada, casi certeza para muchos, de que el año que empieza no tiene ninguna chance de ser mejor que el que acaba de terminar

Todo lo que podía jugar a favor de la Argentina, lo hizo: la pandemia, o al menos “lo peor” de la pandemia parecía haberse superado, el ingreso de divisas récord provenientes de la súper precios de la soja se sintió desde el principio y, como un regalo inesperado, llegó un giro de USD 4.300 millones en DEG del FMI que fueron puntillosamente devueltos al organismo en concepto de pago de deuda. Sin embargo, nada de eso fue suficiente y la obsesión excluyente para la economía fue, durante todo el segundo semestre, cuándo y cómo se produciría la devaluación más esperada.

Eso aún no ocurrió. Pero el Gobierno terminó el año -empezó el siguiente- con el dólar paralelo en un nuevo récord tras tocar los $210 en el último día hábil, con las reservas del Banco Central exhaustas y la sospecha firme del mercado de que la entidad ya empezó a recurrir al oro para contener la presión cambiaria.

El BCRA habría usado ya unos USD 400 millones de oro (probablemente vía alquiler y/o swaps) para fortalecer su posición de reservas líquidas”, afirmaron desde la consultora de Gabriel Rubinstein y Asociados.

Como corolario, la confesión de Guzmán de que el acuerdo con el Fondo no tiene aún respaldo internacional. En 7 días, la Argentina debe realizar un nuevo pago de deuda, por USD 700 millones, a los bonistas que aceptaron el canje el año pasado. En otro contexto, el monto es rutinario. En las condiciones agónicas del Central, el pago es un esfuerzo titánico. La expectativas de devaluación se mantienen intactas y las dudas sobre la capacidad de administrar el trance se acrecientan.

Es en ese marco que se apuraron las señales y hasta se empezaron a hacer los deberes. Por un lado, aunque una nueva suba de impuestos se vislumbra en el horizonte, el Gobierno cumplió la promesa hecha a los empresarios y dio de baja la prohibición de despidos. También la eliminación gradual de la doble indemnización.

Por el otro, avanza con el aumento de tarifas, uno de los reclamos más serios para lograr el entendimiento con el Fondo Monetario. Después de mucho desgaste, Guzmán logró imponer su criterio respecto de los subsidios “pro-ricos”. El aumento será más brutal para aquellos segmentos de la población que menos necesitan el subsidio pero que mayor costo fiscal generan.

El Banco Central intenta acelerar el ritmo de ajuste del dólar oficial pero se topa con la dinámica de precios imparables que le acotan el margen para avanzar en esa dirección.

Aunque una nueva suba de impuestos se vislumbra en el horizonte, el Gobierno cumplió la promesa hecha a los empresarios y dio de baja la prohibición de despidos

Otra vez, el dato de inflación de diciembre se ubicaría por encima de 3%, lo que representa para el titular de la autoridad monetaria, Miguel Pesce, un obstáculo insalvable para seguir apurando el paso en esa dirección. Como nadie dentro del Gobierno, Pesce reza por el acuerdo con el FMI cuanto antes y culpa en gran medida a Guzmán por no haber logrado evitar las dilaciones que ahora los dejan a un paso del vacío.

Desde mañana, cada día que pasa, es un riesgo nuevo de que la brecha del dólar se amplíe y complique aún más el ordenamiento del frente cambiario. Aunque marzo es la fecha límite, la preocupación se anticipa a febrero, cuando el ingreso de divisas es escaso y otra vez operan pagos por USD 370 millones, cifra ínfima si se cuenta con los recursos que no se sabe si estarán disponibles.

A tal punto es la urgencia del presidente del Banco Central que hizo público su ruego en el informe de “Objetivos y planes respecto del desarrollo de las políticas monetaria, financiera, crediticia y cambiaria para el año 2022″ difundido el jueves.

“Un pronto acuerdo con el FMI, para resolver las cuantiosas obligaciones que se concentran en 2022 y 2023 (…), ayudará a mejorar las expectativas de aquellos actores que condicionan su visión acerca de la sostenibilidad del sector externo al resultado de dicha negociación, contribuyendo a contener las presiones cambiarias y las expectativas de inflación.

 

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido

Economia

Los alimentos subieron 17% en enero y empujaron la inflación al 7,3% en la Ciudad

Published

on

El resto de los precios se movieron al 5,9% mensual. Lo anticipó LPO, Fuerte presión para la inflación del Indec.

La inflación porteña saltó al 7,3% en enero empujada por una fuertísima suba en dos capítulos: Vivenda, donde los precios saltaron 17,43% y Alimentos, que avanzaron 17,13%.

Se trata de la marca más alta desde el 7,4% de julio del año pasado, la más alta desde que la Ciudad mide la inflación.

Como adelantó LPO, el guarismo de enero vendría con una importante sorpresa en el capítulo de Alimentos y Bebidas no alcohólicas debido al aumento de más del 20% de las frutas y verduras en el Mercado Central. A esto, se le sumó la fuerte suba de la carne que impactó solo en los últimos días del mes y que pegará de lleno en las cifras de febrero.

Esta cifra, muestra lo acotado de la incidencia del programa de Precios Justos en la canasta de consumo de los porteños que releva la Dirección General de Estadísticas de la Ciudad de Buenos Aires y cuestiona la baja de la inflación que el Gobierno nacional esperaba poder mostrar en los primeros meses del año. Es que al fin y al cabo, la inflación que el Indec releva en la Ciudad y 24 municipios de Conurbano representan el 40% de la variación del Índice de Precios al Consumidor nacional.

De todas formas, las series de inflación la Ciudad y Nacional no suelen coincidir. La mayor discrepancia se observó en noviembre cuando el Gobierno nacional celebró una baja del IPC al 4,9% mensual y en la Ciudad los datos mostraron una inflación del 5,8%.

En Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles el avance fue del 17,43% de la mano de la suba del 4% de las naftas, la quita de subsidios y el bono de 24.000 para encargados de edificios.

El otro capítulo con subas de dos cifras fue Transporte con un alza del 11,44% por la suba del boleto de colectivo a $35 para el mínimo -el más bajo de todo el país-, y la del subte a $42.

En el otro extremo, los servicios y seguros financieros subieron 0,76% y el capítulo de Bebidas alcohólicas y Tabaco subió 1,6%.

De esta forma, si se depura la inflación porteña de los precios estacionales -típicamente frutas, verduras, vestimenta y servicios turísticos- la inflación núcleo fue del 5,9% en la Ciudad.

El próximo 14 de enero, el Indec dará a conocer la inflación naciona

Por Marcia Dell’Oca

FOTO TAPA GN NOTICVIAS

FUENTER LA POLITICA ONLINE

noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Economia

Pese al aumento, el boleto de colectivo cuesta en el AMBA menos de la mitad que en el resto del país

Published

on

La diferencia entre las tarifas mínimas en Capital y Gran Buenos Aires y las de otras localidades y provincias llega a superar los $80. Los valores en todo el país y las causas de tanta disparidad

El precio del boleto de colectivo urbano siempre genera discusiones, sobre todo en un escenario de inflación y recorte de subsidios. Pero en los últimos meses la polémica por el valor del pasaje en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se profundizó.

El problema no es solo el precio del boleto en sí, sino la enorme diferencia que existe con otras ciudades del país. Viajar en colectivo en el AMBA cuesta entre $35 y $48, mientras que tomar un micro en otras regiones del país llega a costar más de 100 pesos.

De hecho, el boleto más caro del AMBA ($48), supera el boleto mínimo de una sola ciudad en todo el país: Ushuaia. En el resto del país los pasajes urbanos más baratos en todos los casos igualan o superan los 50 pesos, superando la tarifa más cara del área metropolitana.

Las brechas más grandes

Un promedio simple de los precios los pasajes más económicos de todas las provincias del país (excluyendo Buenos Aires) relevado por Infobae en distintas provincias y municipios arroja un valor de $75,92, que supera en 117% al del boleto mínimo del AMBA ($35).

Pero es posible encontrar diferencias mucho más grandes si se analizan los números de algunos aglomerados urbanos. Actualmente el boleto mínimo más caro de todo el país es el de Mar del Plata: casi 120 pesos. cada vez que los marplatenses toman un colectivo deben pagar $84,38 más que los ciudadanos del AMBA, un 241% más (algunas tarifas publicadas por provincias y municipios incluyen centavos, debido a las fórmulas de determinación; aquí se refiere el redondeo más cercano).

(Marcelo Regalado)(Marcelo Regalado)

Apenas por detrás se encuentra el boleto en Bariloche, que tras los últimos aumentos alcanzó un valor de $115 (229% más caro que en Buenos Aires). En tercer lugar aparece Corrientes, con una tarifa mínima de $96,50 (176% más alto que en el AMBA).

Asimismo se pueden encontrar muchos otros ejemplos de brechas superiores al 100%. Incluso hay ciudades que tienen subas pendientes programadas, como es el caso de Comodoro Rivadavia, que actualmente tiene un boleto mínimo de $89,50, pero en marzo aumentará a 116,35 pesos.

En el otro extremo, la ciudad que está más cerca del AMBA, como se mencionó anteriormente, es Ushuaia, con un pasaje mínimo de $47. Un poco más arriba aparecen La Rioja, Santiago del Estero y Misiones, todas con un pasaje de base de $50, aunque en Misiones existe también la posibilidad de pagar con efectivo, por un valor de $70.

A qué se deben las diferencias

Varias causas explican las grandes diferencias de precios que existen entre el boleto mínimo del AMBA y el del resto de las provincias. Por un lado, se debe considerar un factor estructural, dado que las tarifas varían en función del recorrido que realiza cada línea y el promedio de pasajeros que utiliza el servicio en distintas áreas urbanas y por kilómetro recorrido. en ciudades de mayor densidad poblacional, el pasaje tiene a ser más accesible que en lugares de menor densidad y menor demanda de transporte público

Fuera de esto, se debe considerar que en los últimos años hubo cierto estancamiento de las tarifas del AMBA. El propio secretario de Transporte de la Nación, Diego Giuliano, recordó hace algunos meses (cuando se discutían los últimos aumentos) que la estructura de costos y el sistema de transporte estuvo congelado durante tres años, es decir, sin aumentos. “Esto no ocurrió en las demás jurisdicciones”, señaló.

El boleto más caro del AMBA es inferior al pasaje mínimo del resto de las ciudades del país, exceptuando a Ushuaia. (NA)El boleto más caro del AMBA es inferior al pasaje mínimo del resto de las ciudades del país, exceptuando a Ushuaia. (NA)

Además, ha habido una gran disparidad en el reparto de los fondos para subsidiar el transporte. Un informe de la consultora Politikon Chaco, reveló que entre enero y septiembre de 2022 el Gobierno destinó $129.931,6 millones a las provincias por el Fondo Compensador y Compensaciones tarifarias. De ese total, 78,1% fue al AMBA ($101.492,2 millones) y el resto se repartió entre las demás jurisdicciones.

Si bien es lógico que la participación del AMBA sea mayor (por densidad poblacional), las estadísticas oficiales del último censo confirman que más de la mitad del país vive en el interior.

Según los especialistas en transporte, el reparto de esos fondos es el que genera las grandes dispersiones de precios en los boletos de micros alrededor del país y provoca el descontento de muchas provincias. Natalio Mema, secretario de Servicios Públicos de Mendoza, aseguró que “el Estado Nacional paga el 100% del costo del sistema de transporte del AMBA, mientras que en el resto del país lo pagan las jurisdicciones”.

De acuerdo con el funcionario, “lo que no se paga en el AMBA, lo pagan todos los argentinos, porque se financia con dinero directamente del Tesoro de la Nación, cuando en el resto del país no se cubre ni el 15% del costo del sistema”.

No obstante, de acuerdo al último “Índice bondi” para el AMBA, elaborado por la Asociación Argentina de Empresario del Transporte Automotor (AAETA), el costo mensual de mantenimiento del sistema de la región metropolitana asciende a $61.672,7 millones, según la estructura de costos vigentes desde la publicación de la Resolución 804/2022 del Ministerio de Transporte de la Nación. Sin embargo, aseguran, el Gobierno reconoce solo $38.925,2 millones, por lo que -afirman- “se pierden $22.747,5 millones en calidad de servicio, frecuencias, seguridad y renovación de unidades”.

Un proyecto en el camino

El año pasado, un grupo de diputados de Juntos por el Cambio, incluidos el cordobés Mario Negri y el mendocino Julio Cobos, presentó un proyecto de ley de “Distribución equitativa del subsidio al Transporte Público de Pasajeros”, para “garantizar un tratamiento federal de los fondos del Sistema Integrado de Transporte Terrestre (Sistrans) y eliminar asimetrías entre las distintas jurisdicciones”, en base al número de unidades habilitadas, la cantidad de empleados y los kilómetros promedio mensuales recorridos por las unidades computables.

El proyecto citaba estudios de la Asociación Argentina de Presupuesto Público (ASAP) y del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) según los cuales los subsidios por habitante al transporte, financiados con fondos nacionales, en promedio triplicaban en el AMBA los del resto del país y habían crecido del 0,2% a 1,5% del PBI, para luego experimentar una leve caída. El proyecto no tuvo tratamiento.

Beneficios vigentes

Aunque hay claras diferencias en las tarifas mínimas, es importante recordar que en todo el país rigen descuentos especiales para determinados grupos de la población.

Algunos ciudadanos tienen descuentos especiales sobre los pasajes. Foto NAAlgunos ciudadanos tienen descuentos especiales sobre los pasajes. Foto NA

El Ministerio de Transporte detalla que rige una bonificación del 55% en las tarifas de servicios de transporte urbano de pasajeros -que abonan mediante tarjeta SUBE– para jubilados y pensionados, excombatientes de la Guerra de las Malvinas, beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, quienes tengan asignación por embarazo, becas Progresar, personal de trabajo doméstico, el programa “Hacemos futuro”, titulares de Monotributo Social y beneficiarios de pensiones no contributivas.

Continue Reading

Economia

Un dólar ya llegó a $ 450: la cotización que anuncia una escalada más fuerte

Published

on

Las stablecoins mantienen paridad con el dólar estadounidense y carecen de restricciones. En algunas cuevas ya se venden a un precio por encima del blue.

Este jueves 2 de febrero, el dólar blue cotiza a $ 373 para la compra y $ 377 para la venta. Sin embargo, ya hay algunas cuevas que predicen un valor superior a los $ 400. Concretamente, estamos hablando de la plataforma de intercambio de criptomonedas OKX, que comercializa uno de los dólares digitales más reconocidos del mercado: DAI.

Se conocen como dólares digitales a las stablecoins, ya que son instrumentos financieros puramente electrónicos cuyo valor mantiene paridad con la moneda estadounidense. Su gran diferencia con una criptomoneda convencional es que cuenta con un respaldo en dinero fiat y carece de grandes fluctuaciones en su precio. 

DÓLAR BITCOIN HOY: COTIZA A $ 450

Acorde a la información del sitio Criptoya.comel dólar digital DAI alcanza una cotización de $ 450 en el exchange OKX. Este criptoactivo tiene como objetivo mantener su valor lo más cercano al billete que retrata a George Washington.

Para ello, se basa en un sistema automatizado de contratos inteligentes en la cadena de bloques de Ethereum. En cuanto al ranking de las criptomonedas más comercializadas, DAI se ubica en el puesto n 20 y tiene una capitalización de mercado de u$s 5.111.466.580. 

Si vemos otras plataformas de intercambio, el valor de esta stablecoin se reduce. Por ejemplo, en Saldo cotiza a $ 376,94 para la compra mientras que en Bitex se encuentra a $ 370. 

QUÉ SON LAS STABLECOINS Y CÓMO FUNCIONAN

Las stablecoins, o dólares digitales, son instrumentos financieros cuyo valor está respaldado por una moneda fiduciaria con la que mantiene paridad, como el dólar o el euro. Incluso puede respaldarse en metales preciosos como el oro.

En este sentido, si una persona decide invertir u$s 10.000 en una stablecoin, la bolsa de intercambio o el emisor de dichos activos debería contar con ese mismo monto en sus reservas.

En un contexto donde predominan las restricciones cambiarias, las stablecoins resultan una alternativa altamente atractiva para hacerse de dólares. Esto se debe a que el mercado de estos activos carece de regulaciones, pero aun así mantiene la estabilidad del dólar estadounidense.

Para invertir en estos instrumentos hay que ingresar a una plataforma especializada como OKX, Bitso, Lemon Cash, SatoshiTango y Ripio, registrarse, buscar el activo de interés y elegir un método de pago.

FUENTE www.cronista.com

noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas