Connect with us

Economia

Cristina Kirchner y su enigmática ausencia en una lista de compradores de dólares

Avatar

Published

on

La explicación central que ofrece Alberto Fernández para la crisis económica que heredó es que, en una maniobra diabólica, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prestó a la Argentina dólares destinados a que se los lleven los amigos de Mauricio Macri.
Para corroborar esa teoría, el Banco Central filtró una lista de personas que compraron dólares durante la gestión anterior. Fue publicada el domingo pasado por Horacio Verbitsky en su portal El cohete a la luna.

La operación presenta varias peculiaridades. Algunas ya son conocidas. Por ejemplo, incurre en el error de identificar lo que los técnicos denominan “formación de activos externos”, es decir, compra legal de moneda extranjera, que en muchísimos casos no fue girada al exterior, con “fuga de capitales”.

Otra rareza es que en la nómina no aparecen amigos de Macri sino de Néstor Kirchner y de otros jerarcas del oficialismo: casi toda la familia Eskenazi, socios de Cristóbal López, el fugitivo Adrián Werthein y el proveedor de cloro Mauricio Filiberti, entre otros.

Pero en la lista que dejó escapar el Central y publicó Verbitsky hay otro rasgo asombroso. Es la ausencia de alguien: Cristina Kirchner. ¿Por qué debería figurar? Porque ella misma, en la página 154 de su libro “Sinceramente”, reveló: “El 29 de febrero del 2016, año bisiesto, decidieron una nueva devaluación y llevaron el dólar a 15,80 pesos, totalizando desde diciembre del 2015 a febrero del 2016 una devaluación del 62 por ciento de la moneda. A esa altura, tomé la decisión de que todos los plazos fijos que teníamos de varios millones de pesos, todos en el Banco Galicia y cuya trazabilidad estaba perfectamente determinada no sólo en el banco sino también en todas las declaraciones juradas ante la oficina anticorrupción, ante la AFIP y en el expediente de la sucesión -en la que inclusive se había abonado la tasa de justicia por esos mismos plazos fijos-, fueran convertidos a dólares en efectivo y depositados en el mismo Banco Galicia, en cajas de seguridad. Había tomado esa decisión en base a las propias experiencias relatadas en este capítulo y con la certeza absoluta de que el gobierno de Cambiemos iba a repetir la vieja historia. No me equivoqué”.

A partir de los datos que ofrece la vicepresidenta se abre un abanico de incógnitas. Una inicial se refiere al hermético significado que le asigna a la ocurrencia de un año bisiesto. Es relevante porque 2020 también es bisiesto. La siguiente es más obvia: por qué no figura en la lista. Esa ausencia obliga a pensar que alguien puso un filtro antes de dejar trascender la información. Para no presumir que Verbitsky fue quien la excluyó. Si se la incluyera, debería estar en el puesto Nº 91, ya que Florencia Kirchner atesoraba en su caja de seguridad 4.664.000 dólares. Pero hay un detalle más sugerente. En el puesto 25 de ese ranking no aparece un nombre de persona sino la frase “identificación no localizada”. ¿Será Cristina Kirchner la misteriosa Nº25? En ese caso, habría “fugado”, por usar el léxico del Frente de Todos, 8.781.362 dólares.

Si se sigue la lógica de quienes realizan la denuncia, el gobierno anterior habría tomado dólares prestados no para que se los lleven los amigos de Macri, sino la familia Kirchner

En su libro “Las leyes fundamentales de la estupidez humana”, el genial Carlo María Cipolla definió: “Una persona es estúpida si causa daño a otras personas o grupo de personas sin obtener ella ganancia personal alguna, o, incluso peor, provocándose daño a sí misma en el proceso”. El caso de la lista de quienes compraron dólares filtrada por el Banco Central y publicada por Verbitsky inspiraría una nueva ley, no imaginada por Cipolla: la del que, pretendiendo causar un daño a otro, no lo logra, pero sí consigue dañarse a sí mismo. Si se sigue la lógica de quienes realizan la denuncia, el gobierno anterior habría tomado dólares prestados no para que se los lleven los amigos de Macri, sino la familia Kirchner. Eso sí: en el caso de los que aparecieron en la caja de Florencia Kirchner no serían dólares del Fondo, ya que el acuerdo con ese organismo se firmó mucho después de febrero de 2016. Pero igual serían dólares, que es lo que los denunciantes repudian.

Va a ser interesante observar qué destino tiene el pedido de informes que realizó al Banco Central el senador formoseño José Miguel Mayans, en su carácter de presidente de la Comisión bicameral de seguimiento y control de la gestión de contratación y de pago de la deuda exterior de la Nación. De pronto, un subordinado a Gildo Insfrán y aliado estrecho de Cristina Kirchner pide explicaciones sobre los fondos que “fugó” Cristina Kirchner. Al kirchnerismo le gusta la incoherencia. En 2003, su fundador hostigó a los empresarios españoles por haber dejado su dinero en el país. “Deberían haber hecho como yo, que saqué la plata de mi provincia”, le dijo. Era Néstor Kirchner y hablaba de los fondos de Santa Cruz, “fugados” y jamás recuperados.

Desaciertos e irregularidades

La polémica sobre las compras de dólares durante la gestión de Macri es un océano de desaciertos e irregularidades. El mismo pasaje del libro de la vicepresidenta ayuda a demostrarlo. Es cierto que ella se equivoca confundiendo depreciación del tipo de cambio con devaluación de la moneda. Entre diciembre de 2015 y febrero de 2016 lo que se modificó en 62% fue el tipo de cambio, es decir, la relación entre el peso y el dólar. Pero la moneda perdió el 43% de su valor. Es una distinción elemental, que pasa con mucha frecuencia desapercibida.

Más allá de ese detalle, la señora de Kirchner es un ejemplo de que no había nada irregular en lo que sus feligreses pretenden reprochar. Ella tenía pesos declarados, con los que compró dólares en el mercado libre de cambios. Y esos dólares ni fueron sacados del país. Los atesoró en una caja de seguridad. Su conducta no encuadra en ninguna de las dos acepciones que tendría la noción de fuga: ni era plata no declarada, ni la giró al exterior. Mucha gente hizo lo mismo. Sólo que, en vez de conservar los dólares, los destinó a comprar otro bien.

Que la ignorancia de las autoridades del Banco Central sobre la dinámica de este problema quede al desnudo es una pésima señal que Alberto Fernández emite hacia una sociedad angustiada por la crisis

Los documentos que publica el Banco Central utilizan la expresión “fuga de capitales” como equivalente de “formación de activos externos”, con la intención de estigmatizar operaciones irreprochables de compra de dólares, como la que realizó Cristina Kirchner. Ese reproche supone un desvarío intelectual inquietante por parte del oficialismo. Y constituye un mensaje económico muy poco conveniente. Sobre todo porque el Gobierno está llamado a resolver un intrincado problema monetario y cambiario. Los niveles de emisión superan lo imaginable. En marzo fueron de 300.000 millones de pesos. En abril, según una información que se conoció esta mañana, subieron a 400.000 millones de pesos. Que la ignorancia de las autoridades del Banco Central sobre la dinámica de este problema quede al desnudo es una pésima señal que Alberto Fernández emite hacia una sociedad angustiada por la crisis. Es como si se estuvieran evaluando las calidades de un corredor de autos, y el candidato aparece intentando cargar nafta en el depósito de aceite.

Además del extravío técnico, en la publicación de la lista hay un problema jurídico. En los documentos publicados por el Central no figuraban nombres propios. Por eso algunas de las personas que aparecen en ella ya reclamaron a esa institución que aclare por qué revelaron su identidad. En especial porque, en varios casos, la información fue errónea, es decir, se refirió a individuos que no habían operado en el mercado de cambios. También fue incompleta: se hicieron conocer las compras pero no las ventas de dólares por parte de los mismos sujetos.

Tensiones internas

El escándalo de esta lista comienza a generar tensiones en el propio Gobierno. Cuando el Presidente fue consultado sobre el tema por un conocido, salió del paso con un “no leí la nota”. Otros funcionarios descargan culpas echando mano al desagradable procedimiento de la caza de brujas. Mencionan a la directora del Banco Central Betina Stein, por el hecho de haber manifestado afinidades con la cobertura que Verbitsky y su portal vienen haciendo de la compra de dólares y el endeudamiento con el Fondo durante la gestión de Macri. La presunción de que esa fuga informativa podría haber descubierto la “fuga” de dólares de Cristina Kirchner puede volver más tenaz la cacería. Al parecer, la auditoría del Central quiso abrir un expediente sobre la infidencia. Pero el directorio lo habría impedido.

La ocasión en la cual el Banco Central filtró información reservada también promueve suspicacias. Coincide con el momento en que el Gobierno, a través de su Ministerio de Seguridad, se propone regularizar tareas policiales de inteligencia sobre las redes sociales. En otras palabras: con el momento en que el kirchnerismo vuelve a exhibir los reflejos de una vieja vocación hegemónica.

Las propensiones se repiten. Pero el contexto histórico, no. Alberto Fernández y Cristina Kirchner no gobiernan en el marco de un desequilibrio de poder. La primera oposición obtuvo, en octubre del año pasado, 41% de los votos, y quedó a 7 puntos de distancia del ganador. Esta proximidad se verificó hoy en el Senado. La vicepresidenta quiso hacer votar, ignorando lo que había pactado con sus rivales, una agenda ajena a la pandemia. Debió conseguir los dos tercios de los votos. No lo logró. Tenía que sumar 48 votos. Pero sólo consiguió 42. Hubo 29 senadores que votaron en contra. Es una noticia de primera magnitud. La señora de Kirchner encontró en el Congreso el límite para avanzar en soledad con proyectos como la designación del procurador general de la Nación, el juicio político a un magistrado de la Corte o una reforma constitucional. Si quiere alcanzar esos objetivos deberá estrenar una habilidad desconocida. La fantasmática Nº 25 deberá acordar con los que no piensan como ella.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economia

¿Riesgo de híper? Qué inflación prevén FIEL, Agis, Santander y Citibank

Avatar

Published

on

Algunos economistas descartan una suba de precios descontrolada, pero otros consideran que es un escenario posible aunque poco probable después de la pandemia.

Aquel país que sufra más de un 50% de inflación anual puede declararse en hiperinflación. Como le sucede a Venezuela. Como le pasó a la Argentina en el final del gobierno de Raúl Alfonsín en 1989. Como la sufrió Alemania hace 100 años o Zambia, Corea del Norte y Zimbabwe en 2008/2009.

¿La Argentina corre ahora el mismo riesgo? Más allá de algunos economistas escandalosos que lo vaticinan sin dudarlo, los más serios críticos del Gobierno consideran que se trata de un escenario posible pero menos probable. Sostienen que Alberto Fernández y Cristina Kirchner tienen claro el impacto socioeconómico y político que una híper causaría.

En los pronósticos sobre inflación hay dos extremos, entre los que predicen que, tras el 53,8% que dejó Mauricio Macri en 2019, este año habrá una inflación menor al 40% y los que proyectan más del 60%. Aquellos economistas que no descartan una híper, aunque la juzgan menos probable, la ven para 2021, cuando se supone que pase la pandemia.

Juan Luis Bour, economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), es el de los más pesimistas sobre el derrumbe del PBI en 2020 (prevía 12,5% antes del endurecimiento de la cuarentena porteña y del conurbano) y por eso mismo vaticina una inflación del 37,2% y no más. “Mientras mantengas la cuarentena, la demanda de pesos seguirá alta y el exceso se estacionará en depósitos. Cuando se empiece a salir, todo puede cambiar y la demanda de pesos caer. ¿Cuándo ocurre eso? Decir que tenés híper este año requiere que todo vuele por los aires entre octubre y diciembre y que no repriman en forma salvaje”, se refiere Bour a controles de precios y de cambio.

“Podés tener hipercontracción económica que vaya un poco antes de la hiperinflación. Quizá vamos a eso”, advierte Bour, aunque su previsión del índice de precios al consumidor (IPC) en 2021 sea por ahora 60,8% anual, muy alto pero lejos del 50% mensual. “La expansión monetaria actual se da con desplome de transacciones y nada explica el aumento de la demanda de pesos si no es por precaución ante la crisis e imposibilidad de transformar los pesos en otros activos que sean reserva de valor. Todo esto es transitorio. Pero podés evitar la híper secando la plaza de pesos, con tasas altas, o con un programa económico que dé confianza, como lo fueron la convertibilidad y el Plan Austral por un tiempo. ¿Eso vendría después de arreglar la deuda? El plan requiere credibilidad del policy maker (hacedor de política), algo que no parece estar disponible”, castiga Bour a Guzmán. El problema es que en la Argentina tampoco les fue muy bien a ministros de Economía impulsados por el establishment, como Ricardo López Murphy, que fuera economista jefe de FIEL en los 90 antes de su corto paso por el Palacio de Hacienda en el gobierno de Fernando de la Rúa.

Quantum Finanzas, la consultora del ex secretario de Finanzas delarruista Daniel Marx, prevé 37,3% de inflación en 2020 y un descenso al 29,5% en 2021. “Estamos previendo inflación mensual promedio del orden del 2% en el primer semestre y del 3% en el segundo –explica Fernando Baer, economista asociado de Quantum–. Por el momento no estamos previendo escenario de hiperinflación. Si bien la emisión es elevada, hay elementos que nos llevan a descartarla por el momento: las restricciones cambiarias, la fuerte recesión y la caída del ingreso en combinación con los lags (retrasos) en que habitualmente trabaja la política monetaria, en especial en escenarios de incertidumbre como el actual, donde aumenta la demanda por liquidez por precaución”.

Soledad Pérez Duhalde, directora de la consultora abeceb, fundada por el ex ministro de Producción macrista Dante Sica, predice un 38,8% este año y una aceleración en el próximo, “aunque depende mucho de qué haga el Gobierno después de aumentar ahora 78% la circulación monetaria. “Con el consumo reprimido, tarifas y precios congelados, peluquerías y restaurantes sin reactivarse, y precios que no podés medir porque no funcionan actividades o porque los empleados del Indec no pueden salir a relevarlos, prevemos un 1,9% de inflación en junio y 3% mensual a fin de año”, explica Pérez Duhalde.

“Para que haya híper debe darse una crisis de la balanza de pagos (escasez de dólares) porque entraste en default o en una guerra, y te quedás sin oferta porque no podés comprar bienes de afuera”, razona la analista. “Guerra no habrá, pero si hay default, hay riesgo de híper. Si vas a un populismo de IFE (ingreso familiar de emergencia) para todos, ¿quién te lo financia? Tenés riesgo de un fogonazo inflacionario y de llegar al 80% anual, porque tenés un rezago en los precios y tarifas”, continúa Pérez Duhalde, que admite que las personas perciben más inflación que la que marca el IPC porque su canasta de consumo se ha volcado más a los alimentos, que en junio se estabilizaron después de fuertes alzas de marzo a mayo.

El banco español Santander acaba de rebajar su previsión de inflación 2020 del 43% al 41%. Cada vez que se prolonga la cuarentena, el Gobierno deja también en cuarentena la inflación, sostienen en la entidad. En sus pronósticos prevén un poco de aceleración en 2021, pero no una híper, pues consideran que esta se trata de un fenómeno de los 80 asociado a otra productividad, otros precios de commodities y a ciclos de stop and go (parates y reactivaciones de la economía) con crisis de balanza de pagos. También desestiman comparaciones con la Venezuela actual, que carga con desequilibrios macroeconómicos mucho mayores.

LCG, la consultora fundada por el senador Martín Lousteau, pronostica un 39,8% en 2020 y un 54,8% en 2021. “Este año se refleja el efecto del desplome de la actividad, el congelamiento de tarifas y salarios y el ancla cambiaria”, opina la economista jefa de LCG, Melisa Sala, más allá de la paulatina depreciación del peso oficial. “Todo eso no es más que inflación reprimida. No descartamos escenario de híper, pero no lo vemos como el más probable”, añade.

En cambio, el ex viceministro de Economía kirchnerista Emmanuel Álvarez Agis se muestra más optimista: si hay acuerdo por la deuda, la economía caería este año 7,4% y la inflación sería del 24,4%, mientras que en 2021 el PBI se recuperaría 4,2% y el IPC subiría al 30,8%. En caso de consolidarse el default del 22 de mayo pasado con el inicio de juicios en EE. UU., el PBI bajaría en 2020 un 10,3% y la inflación ascendería al 37%, al tiempo que en el año electoral la economía se recuperaría solo el 1,7% con los precios subiendo el 34%. Nada de híper para Álvarez Agis: “Por más o menos diez factores: deuda externa, reservas, inflación mensual, déficit fiscal, depósitos, tipo de cambio real. Deberían estudiar más…”.

Están quienes prevén un 65% de inflación en 2020 pero también descartan la híper, como el norteamericano Citigroup. En ese banco prevén más inflación en el segundo semestre porque opinan que al Central le resultará muy difícil absorber el “océano” de pesos una vez que baje la demanda de dinero por motivo de prudencia, los salarios se descongelen y el consumo se mueva tras la recesión. De todos modos, desestiman una híper porque cuando la economía rebote habrá mucha capacidad ociosa de la industria, alto desempleo y salarios deprimidos.

 

Alejandro Rebossio

ALEJANDRO REBOSSIO

Editor de Economía y columnista económico de Radio Perfil.

https://noticias.perfil.com/

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Economia

Bono de $ 10.000: El Gobierno confirmó que sigue el IFE un mes más para todo el país

Avatar

Published

on

Alberto Fernández confirmó en una reunión con gobernadores que la tercera edición del IFE llegará a los mismos 8,7 millones de beneficiarios.

El presidente, Alberto Fernández, confirmó que prorrogará el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) un mes más para todas las provincias. En una reunión con gobernadores, desde Nación dieron detalles de la oferta de la deuda y las negociaciones y se realizaron transferencias a las provincias.

A pesar de las especulaciones, las condiciones de la tercera fase del programa serán las mismas a las anteriores debido a la crisis económica por la pandemia. El jefe de Estado lo confirmó durante una reunión mediante teleconferencia con gobernadores de todo el país. De esta manera, el bono de $ 10.000 entregado por ANSES alcanzará a las 8,7 millones de personas que reciben el beneficio desde que comenzó la pandemia.

“El IFE significa que millones de argentinos no caigan en la pobreza, es una herramienta de emergencia que no vamos a poder darlo siempre”, sintetizó el mandatario, pudo saber El Destape por fuentes que participaron del encuentro virtual. “Vamos a organizar el horizonte del país y ahí los necesito a ustedes para potenciar las economías regionales, tenemos que trabajar rápidamente para poner en marcha la economía argentina”, les dijo a los jefes provinciales

A su tiempo, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, describió que “el IFE tuvo un impacto muy positivo en las provincias para reactivar el consumo, es un impacto directo que alivia los ingresos familiares”. Por eso aclaró que el presidente pidió que se extienda una vez más y para todo el país. “Esto no reemplaza la creación de empleo, hay que aprovechar este tiempo para reactivar todas las actividades que empiezan a generar empleo”, aclaró rápidamente. “El gobierno esta haciendo un esfuerzo inédito en sus cuentas publicas y transfiriendo con equidad en las provincias”, planteó Cafiero en referencia al IFE y a la nueva acta que salió hoy para otro ATP.

Por el momento, la Anses continúa con el cronograma de pago de la segunda ronda del IFE e insiste en profundizar el proceso de bancarización de los beneficiarios. Alrededor de dos millones de personas obtuvieron su CBU en las últimas semanas.

La negociación de la deuda externa

“Queremos que todos los que gobiernan se enteren de lo que estamos haciendo con la deuda que heredamos”, dijo Fernández a modo de introducción a la última propuesta de renegociación de deuda. El ministro de Economía, Martín Guzmán, agradeció el apoyo de los gobernadores en el proceso de canje de los bonos soberanos.

“Hicimos una oferta que muestra la gran voluntad del gobierno para llegar a un acuerdo, es el maximo esfuerzo que puede hacer Argentina y cumplirlo, hemos ido hasta el límite. La recepción inicial es positiva por parte de jugadores claves del mercado internacional”, explicó.

Sobre el comunicado de rechazo de Blackrok, el economista respondió que “es consistente con lo mismo que plantearon en las negociaciones”. Ante esto, dejó en claro: “No vamos a poner a Argentina de rodillas, es clave entender que ir mas allá nos dificultaría enormemente salir de la pandemia”. Relató los fuertes apoyos que cosechó del Club de Paris y el G-20 a esta última propuesta y de la propia directora gerenta del FMI. “Hemos hecho un esfuerzo muy importante y es la hora de que ellos decidan”, ultimó.

Más giros para las provincias

El ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro anunció desembosos a las provincias por $ 10.000 millones más en aportes al Tesoro nacional (ATN) en el marco del programa de apoyo financiero firmado hoy. El programa ya acumula $ 45.000 millones, que se complementan con el fondo fiduciario de desarrollo provincial de $ 60.000 millones.

Adelantó también que el Gobierno consiguió de la CAF un fondo no reembolsable de U$S 64 millones. Por este, cada ministro provincial firmó una solicitud para generar una distribución justa en función de los criterios federales y en el marco de la emergencia del coronavirus.

El pedido a los gobernadores

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, aprovechó la reunión para solicitarles a los gobernadores el apoyo parlamentario para algunos de los proyectos del Ejecutivo en esta línea. En primer lugar, les pidió el tratamiento de la deuda bajo legislación argentina que irá al Congreso en las próximas semanas para plantearles a los bonistas locales las mismas condiciones que la final cuando se cierre la negociación de los títulos ley Nueva York.

También requirió les pasen a los representantes provinciales en el Congreso la voluntad de ampliar el presupuesto para que el Tesoro pueda hacer frente a las nuevas transferencias a las provincias, el refuerzo alimentario, la AUH, el IFE 3 y otros, que suman más de $ 400.000 millones adicionales. Por último, les pidió que avalen la moratoria, que va desde el ultimo monotributista hasta la mayor industria.

 

El encuentro se dio desde la Residencia de Olivos y contó con la participación del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el titular del Ejecutivo de la provincia de Córdoba, Juan Schiaretti y su par santafesino, Omar Perotti, entre otros.

Del lado del Gobierno estuvieron presentes el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros de Economía e Interior, Martín Guzmán y Eduardo “Wado” de Pedro y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Por

Ezequiel Orlando

EZEQUIEL ORLANDO

 

FOTO TAPA : LA VOZ

FUENTE : EL DESTAPE

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Economia

Adrián Suar: “La Polka que conocimos es insostenible”

Avatar

Published

on

El actor y programador, accionista minoritario de la productora que controla el Grupo Clarín, señaló: “muchas empresas -como la nuestra- se enfrentan a un cuadro inevitable y, en algunos casos, sin salida”, describió Suar en una carta que le envió a sus trabajadores. En Polka se habla de inminente “reestructuración” y los trabajadores temen que haya despidos masivos

El empresario, productor televisivo y gerente de programación de Eltrece les cursó una carta a los empleados de la productora el 16 de junio y ahora se filtró a los medios.

Una carta que el empresario, productor televisivo y gerente de programación de Eltrece, Adrián Suar, les cursó a los empleados de Polka el 16 de junio pasado y ahora se filtró a los medios describe la situación de la productora en “una televisión que no existe más”.

Polka “ofrecía 350 horas de aire por año, nos posicionó como una empresa líder en contenidos nacionales e internacionales, nos ubicó como una de las compañías de ficción nacional más importante y una de las productoras con el mayor staff fijo de la región”, reseñó Suar en sobre la compañía que lo cuenta como director artístico, en la misiva dirigida a sus trabajadores.

Polka, fundada en 1994 por Suar y Fernando Blanco, tiene actualmente al Grupo Clarín como accionista principal con el 55%, mientras que el actor y empleado del holding conserva un 27% de las acciones.

“En medio de esta gran incertidumbre, más allá del esfuerzo que pongamos desde nuestra productora y el canal, desconozco hacia qué Polka estamos yendo”, reconoce Suar sobre la suerte de la productora, de sus 200 trabajadores y de un centenar de contratados, haciendo, además, referencia a la pandemia.

La carta completa:

Vivimos juntos momentos de alegría y también pasamos momentos difíciles. Pero ninguna época ha sido tan complicada e incierta como ésta. En lo personal estoy viviendo este período con mucha tristeza y preocupación y entiendo e imagino la angustia en cada uno de ustedes.

La intención de estas líneas es primero: expresarles mis más sinceras diculpas por todo lo que están atravesando y también ponerlos al tanto de lo que está ocurriendo en nuestra productora. Llevamos más de 26 años produciendo de manera ininterrumpida. Es la primera vez que Polka atraviesa una situación tan límite como esta. Sabemos que no somos los únicos.

Está a la vista que muchas empresas – como la nuestra – se enfrentan a un cuadro inevitable y en algunos casos, sin salida. Pero lo que quizás algunos no sepan, es que la problemática económica de nuestra productora viene de años atrás. Aquella ‘televisión’ en la que comenzamos, la que ofrecía 350 horas de aire por año, la que nos posicionó como empresa líder de contenidos nacionales e internacionales, la que nos ubicó como una de las compañías de ficción nacional más importante y una de las pocas productoras con el mayor staff fijo de la región, esa televisión, no existe más.

Desde hace algunos años esas horas se han ido reduciendo. Juntos, fuimos testigos de ese cambio paulatino. Hubo unos años gloriosos en que hacíamos dos tiras y un unitario. De un tiempo a esta parte, con mucho esfuerzo llegamos a hacer una tira y solo a veces, un unitario. Inevitablemente, esa manera de producir generó parate de grabación entre proyectos, lo que imposibilitaba cubrir los costos fijos. Teníamos una manera de producir que nos llenaba de orgullo, pero con una educación muy difícil de sostener.

Aun así, con ganas, voluntad y mucho esfuerzo económico seguíamos para adelante. Buscamos varias alternativas. Una de ellas fue salir a conseguir producciones externas para encontrar un ‘respiro’ y mantener la estructura de la empresa. Una solución a medias, porque este tipo de contratos nunca son una promesa de continuidad. Producir en estas circunstancias se ha vuelto muy difícil, pero hemos hecho el mayor de los esfuerzos para apostar a la ficción.

A pesar de tener la posibilidad de poner al aire otros formatos más económicos, el canal ha decidido sostener nuestros productos a un costo mucho mayor. Ese es el panorama para nuestra productora hasta marzo de este año, cuando ocurrió algo que nadie puede preveer. La pandemia que paralizó al mundo entero, nos paralizó a nosotros también. Nos detuvo por completo y nos inhabilitó a seguir trabajando, precipitó nuestra realidad como empresa.

Ahora ya no alcanza con las ganas o con la voluntad. Hace falta mucho más que eso para poder seguir. Ahora ya no alcanza con las ganas o con la voluntad. Desconozco hacia qué Polka estamos yendo. Es una situación que nos obliga a ser conscientes de una realidad innegable: la Polka que conocimos hasta antes de le la pandemia es insostenible. No sabemos con qué industria nos vamos a encontrar cuando se reactive nuestra actividad.

En medio de esta incertidumbre, más allá del esfuerzo que pongamos, desde nuestra productora y el canal, desconozco hacia qué Polka estamos yendo. Quiero que sepan que entiendo perfectamente la situación personal de cada uno. Todos, sin excepción merecen mi respeto. Se los he demostrado en todos estos años que trabajamos juntos. Hoy Polka está haciendo el mayor esfuerzo para cumplir con sus compromisos. Saben, que a lo largo de estos años siempre hemos cumplido. Soy un hacedor, un generador que no se va a quedar quieto.

Muchos menos rendirse. Producir es mi vocación. Por eso, hoy más que nunca, es mi deber enfrentar esta situación tan difícil y honrar a la productora que supimos construir entre todos. Ustedes y yo como familia.

FOTO TAPA : INFOBAE

FUENTE : SENIALESBLOGSPOT.COM.AR

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas