Connect with us

Sociedad

Cuadernos de las coimas: les llegó el turno a los jefes de La Cámpora

Published

on

En base a las declaraciones de varios arrepentidos imputados en la causa, el juez citó a Larroque, De Pedro y Ottavis. No descarta llamar a Máximo Kirchner.

Máximo Kirchner, Andrés Larroque, referentes de La Cámpora.

Dentro de tres días, la cúpula de La Cámpora, salvo pocas excepciones, deberá declarar en indagatoria en la causa de los “cuadernos K”. Varios de sus dirigentes están comprometidos en el caso por acusaciones y registros probatorios que indicarían que manejaron millones de pesos, originados del pago de sobornos que les cobraban los ex funcionarios de Planificación Federal a empresarios de la construcción, la energía o el transporte.

Ésto último fue confirmado por los propios pagadores y por algunos de los cobradores. Según pudo saber Clarín gracias a fuentes que conocen la investigación judicial, en el expediente se acumularon pruebas variables, que complicaron la situación judicial de esos jefes militantes de la juventud kirchnerista, aunque todos ya tienen más de cuarenta años. Son los subalternos del primogénito de la hoy senadora aforada Cristina Fernández, Máximo Kirchner.

El diputado aforado Andrés “El Cuervo” Larroque; el diputado idem aforado Eduardo “Wado” De Pedro; y el legislador bonaerense José Ottavis serán los primeros integrantes de esa agrupación que tendrán que darle explicaciones a la Justicia en este caso. La primavera camporista del 2018 empieza mal para ellos.

El miércoles 26, juez de la causa Claudio Bonadio escuchará en indagatoria a De Pedro y Ottavis.

Un día después, el jueves 27 de esta semana fue citado Larroque. La defensa de los “camporistas” podría estar ya coordinada.

El viernes 28, además, deberá presentarse ante Bonadio el ex empresario K, de múltiples negocios fallidos que desaparecieron tras el fin del poder K, Sergio Szpolski.

Además de ellos, Bonadio y el fiscal de la causa, Carlos Stornelli, analizan si imputarán al último ex ministro de Economía de Cristina Fernández, Axel Kicillof. Lo mismo le podría ocurrir al ex secretario de Comercio Interior Augusto Costa. En una situación similar estaría el ex director de Comunicación Institucional de la Presidencia, Hernán Reibel Maier, y el actual diputado aforado Rodrigo “Rodra” Rodríguez.

Las pruebas que complican a este grupo de viejos amigos son relevantes para los investigadores.

Las primeras de ellas, sin embargo, cabían en un Pen Drive secuestrado en un allanamiento a un secretario privado de la Jefatura de Gabinete, Hugo Martín Larraburu.

El ex funcionario grabó allí lo que, según le explicó a la Justicia, fue cómo se habría repartido parte de los millones de pesos que recibió del valijero con chofer del secretario de coordinación del Ministerio de Planificación Federal, Roberto Baratta.

Su jefe de entonces, Juan Manuel Abal Medina, fue el primer ex funcionario K de importancia que confirmó que Baratta le entregó “fondos” para usar en la campaña electoral del 2013. Esa entrega se habría realizado en la propia Casa Rosada. En su declaración ante Bonadio, presentada por un escrito, Abal Medina juró que desconocía que esa plata tenía un origen ilegal.

Abal Medina rompió así un primer cerco que abrió otros en este expediente en el que Cristina Fernández ya fue procesada con prisión preventiva por haber liderado una asociación ilícita que usó medios del Estado para quedarse con plata de la corrupción. Confirmó una parte sustancial de las anotaciones del chofer Oscar Centeno.

El ex jefe de Gabinete dejó asentado que su secretario Larraburu manipuló esos fondos, siempre por órdenes suyas.

Larraburu declaró dos veces ante Bonadio. Contó su versión cuál había sido su rol en esta historia. Y explicó las primeras pruebas que deberán refutar los dirigentes de La Cámpora.

Son sus anotaciones sobre los gastos de campaña que registró en su Pen Drive. Larroque -dijo- recibió plata para hacer proselitismo en“Buenos Aires”.

Y que la plata para Ottavis se destinó al ítem “campaña sucia”.

Fue Larraburu el que mencionó a Rodríguez, a Reibel Maier y Szpolski.

Pero las pruebas mas complicadas para los “camporistas”, tal vez, hayan sido las confesiones verbales del ex secretario de Obras Públicas durante las tres gestiones presidenciales K, José López.

Bonadio homologó ese arrepentimiento.

“Fue una charla sincera”, la describió Stornelli.

López confesó cómo era el sistema de recaudación ilegal K. Admitió que fue parte de esa trama delictiva.

Y complicó la situación procesal de los dirigentes de La Cámpora que declararán esta semana ante Bonadio, y de otros también.

Según López, durante la campaña electoral del 2015, “faltando dos días para un acto y movilización en plaza de mayo me pide una reunión el Cuervo Larroque y me dice que necesitaba 5 millones de pesos”. Y agregó: “Le dije que no tenía que hablar conmigo sino con De Pedro”. El “arrepentido” relató que “El Cuervo” se fue “enojado” por la respuesta. Y amplió: “Inmediatamente pedí una reunión a De Vido y me dijo que había hecho bien… que le pasábamos financiamiento a De Pedro”. López contó que “De Vido decía que teníamos que seguir esa relación con él porque tenía buena relación con un sector de la Justicia, me refiero a Justicia Legítima”.

Esa agrupación fue creada por la ex jefa de los fiscales, Alejandra Gils Carbó, por orden del ex secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini. Sus integrantes “coparon” lugares claves en los juzgados y fiscalías y usaron -a modo de metáfora y no tanto- el Código Penal como un libro de militancia K.

La titular de “Justicia Legítima”, la ex jueza María Laura Garrigós de Rébori, negó haber recibido plata “sucia” del Gobierno K.

Uno de los miembros de esa agrupación es el actual camarista Alejandro Slokar, vocal del Consejo de la Magistratura, que fue denunciado por el abogado Alejandro Fargosi después de que trascendiera parte de la declaración de López.

A fines de agosto, el diputado aforado De Pedro se enojó porque el diario La Nación había escrito sobre este tema a pesar de que él le había transmitido a ese diario que la información era “falsa”.

Los textuales del arrepentido que se repiten en esta nota constan en el expediente. No son “trascendidos”.

De Pedro es abogado y sabe lo que significa declarar en indagatoria.

López reveló otra curiosa situación interna del Gobierno K.

Después de describir cómo le contó a la Presidenta el sistema de sobornos creado por Néstor Kirchner, le aclaró también que el Organismo de Control de Concesiones Viales (OCCOVI), que manejó otro “arrepentido”, Claudio Uberti, había dejado de ser un ente de recolección de millones de la corrupción. Y dijo: “Creo no me creyó”. Fue por eso, afirmó, que “Kicillof (Axel, ex ministro de Economía, hoy diputado aforado)” y el secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, “auditaron todo en el OCCOVI y después de mucho estudio se dieron cuenta que ahí no había más recaudación”.

López declaró aterrorizado. Explicó que Cristina era “muy vengativa”. Contó cómo lideraba el hijo ex presidencial a La Cámpora: “Manejaba más con el teléfono”.

El nombre Máximo apareció así en la causa de los “cuadernos K”.

CLARIN

Sociedad

EL PLAN «REVOLEÁ Y DESPUÉS VEMOS»

Published

on

Vacunas, viajes, heladeras, bonos, aumento a planes, créditos a tasa cero, decretos disparatados que «ordenan» solucionar problemas, platita en el bolsillo; lo que sea. Después se verá que hacer…

 

La compulsión peronista por el poder, solo comparable a la que tienen los radicales por las luchas internas, han llevado a la Argentina a un laberinto de difícil salida. Ninguno de los dos partidos mayoritarios estuvo a la altura de las circunstancias cuando le tocó ejercer el gobierno de la república y ambos salieron del mismo con el rabo entre las patas y dejando atrás una estela de desequilibrios, enfrentamientos, pobreza y una decadencia más acelerada que la que habían encontrado cada vez que les tocó llegar a la Casa Rosada.

Pero el espectáculo dantesco de un gobierno revoleando prebendas y regalos como el maná caído del cielo en tiempos bíblicos es algo que ni en la más delirante pesadilla podía imaginarse…

Ni el más torpe de los políticos argentinos desconoce que todo esto es un suicidio. Si hasta podríamos afirmar que cualquier peronista con dos dedos de frente debería estar deseando la más apabullante de las derrotas para tener luego un pretexto para eludir responsabilidades en la debacle inevitable que viene para la Argentina.

Aún que algunas cosas se lograsen -el acuerdo con el FMI, por ejemplo- no hay manera de absorber sin un ajuste salvaje la cantidad de dinero que se está emitiendo, la multiplicación de los planes sociales, que en el paroxismo de su propia locura el gobierno promete mantener aún en el caso en el que los beneficiarios consigan algún trabajo registrado, los aumentos de planes y jubilaciones, pese a que a valores reales la recaudación sigue cayendo aunque se la disfrace con una cotización oficial del dólar que ya se acerca a una brecha del 100% con la real, el cepo a las importaciones que genera menor producción y las cuotas a la exportaciones de carnes e hidrocarburos que se pretenden necesarias para sostener los precios internos, aunque la realidad demuestre que el resultado es justamente el contrario.

Y mientras el «dale lo que pidan» y el «revoleen lo que se necesario» aparece como la única estrategia oficial para revertir el resultado electoral, el sentido común avisa que el país se acerca aceleradamente a un punto de no retorno que encuentra explicación en una frase cara al peronismo pero a la que nunca parece prestar verdadera atención: la única verdad es la realidad.

Sin reservas, con una inflación que ahora el propio oficialismo ruega que no sea de más del 50% -cuando hace pocas semanas porfiaba controlar no más allá del 35%- con los indicadores de comercio e industria volviendo a tomar ritmo en forma mucho más cansina de lo esperado, el panorama para los próximos meses parece resumirse en una sola pregunta: ¿qué piensa hacer el gobierno para conseguir los fondos para pagar el revoleo preelectoral?.

Máxime cuando todo hace suponer que el efecto logrado es inversamente proporcional al buscado; los sectores más humildes están hartos de la limosna y ya saben que lo único que se busca desde el oficialismo es arrancarle el voto. Y la gente quiere trabajo, dignidad y futuro…

Y si la respuesta a aquella pregunta es obvia, mucho más lo es la seguridad de que quien menos idea tiene de lo que hay que hacer es, justamente, el gobierno.

Ajústese el cinturón, ponga la cabeza entre sus piernas, abrace el almohadón y…rece.

Porque siempre, al final, la única que revolea en serio es la realidad.

 

FUENTE : LIBRE EXPRESION

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Local

PERITARAN EL CELULAR DEL JEFE DE SEGURIDAD DE MR JONES

Published

on

El teléfono celular del encargado de seguridad del boliche donde trabajaba Leandro “Lele” Gatti, el DJ asesinado días atrás durante un robo, será peritado a partir de este jueves en el marco de la investigación del caso, en el que es uno de los acusados y continúa detenido, informaron hoy fuentes judiciales.

Fernando Alberto Romito (39), imputado como coautor del homicidio en ocasión de robo ocurrido el 26 de septiembre en la zona de Playa Grande, fue trasladado en la mañana de este miércoles a los tribunales desde la Unidad Penal 44 de Batán en la que se encuentra alojado, para que aportara la huella digital y el patrón necesarios para acceder al dispositivo.

Por pedido de la fiscal Andrea Gómez, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 del Departamento Judicial de Mar del Plata, que lleva adelante la causa por el crimen de Gatti, a partir de su desbloqueo el equipo será analizado en busca de elementos relevantes para la investigación.

Fuentes judiciales indicaron que el peritaje se realizará desde este jueves por parte del Cuerpo de Ayuda Técnica a la Instrucción, de la Fiscalía General , a través del sistema Ufed, un dispositivo de extracción forense de datos de equipos móviles.

La apertura del aparato, un Motorola G7, se hará en presencia de la abogada particular de Romito, Paula Oviedo.

El objetivo del peritaje es conocer si existen comunicaciones o información relevantes para la causa, en la que Romito está acusado de actuar como presunto “entregador”.

El hombre se desempeñaba como jefe de seguridad “Mr. Jones”, el boliche del que Gatti salía de trabajar cuando fue asesinado por motochorros, y se encuentra detenido desde el último 5 de octubre.

La fiscal había pedido su detención a partir de elementos incorporados a la instrucción, que indicaron que podría haber brindado información a los delincuentes sobre una presunta suma de dinero proveniente de la recaudación del local bailable.

En la declaración indagatoria que brindó dos días después de su aprehensión, Romito negó haber tenido participación en el hecho y dijo que había brindado asistencia a la víctima luego de que fuera baleada en el pecho a pocos metros del boliche.

Además de Romito, se encuentra detenido por el crimen Luis Alberto Ytzcovich (27), quien tras su arresto reconoció al ser indagado que conducía la moto utilizada en el asalto.

Ytzcovich se entregó 48 después del homicidio en una seccional policial y en su declaración relató además que en el robo buscaban la recaudación.

En el marco de la causa, continúa siendo buscado otro sospechoso del hecho, que fue identificado como Eduardo Maximiliano Urra Zapata, y está acusado de brindar apoyo a los motochorros desde un Renault Clío.

Su captura fue ordenada por la Justicia de Garantías tras un pedido de la fiscal, quien autorizó además la difusión de la imagen y el nombre del nuevo sospechoso.

El DJ “Lele” Gatti recibió un balazo tras forcejear con uno de los delincuentes que lo asaltó cerca de las 6 de la mañana, y falleció tres horas después tras ser trasladado en ambulancia al Hospital Interzonal de Agudos.

Continue Reading

Economia

EL NUEVO SECRETARIO DE COMERCIO PIDIO CONGELAR EL PRECIO DE 900 PRODUCTOS HASTA FIN DE AÑO

Published

on

En su primera reunión con directivos de empresas de consumo masivo, el nuevo secretario de Comercio, Roberto Feletti pidió a las compañías mantener congelados los precios de 900 hasta fin de año. Esto incluye alimentos, artículos de higiene y productos de limpieza y también a los que estaban incluidos en el Programa de Precios Cuidados.

“Se pidió mantener los mismos precios de alimentos y bebidas que tenían el 1º de octubre hasta el 31 de diciembre o 7 de enero”, comentó a Infobae una fuente del sector. De la reunión con el secretario participaron empresas productoras de alimentos, productos de limpieza y de higiene personal como Arcor, Molinos, La Serenísima y Mondelez, entre otras. Son unas 30 compañías que, por su peso en cada uno de los rubros, son las que concentran la mayor parte de la oferta de productos de consumo masivo.

Feletti se reunirá también con las cámaras que agrupan a los supermercados, mayoristas y almacenes. Entre ellas, la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), que reúne a las cadenas más grandes; la Cámara Argentina de Supermercados (CAS), que agrupa a las cadenas del interior y más chicas; Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (Fasa); la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas (Cadam) y la Federación de Almaceneros.

Uno de los temas que quedó pendiente en medio del recambio de funcionarios es la renovación del Programa Precios Cuidados, una lista de 700 productos que mantenían su precio en las grandes cadenas de supermercados. El listado de precios tenía una vigencia de tres meses, que se venció la semana pasada.

De acuerdo a fuentes del sector, Español y su equipo planeaban autorizar un nuevo listado del programa con un aumento de precios que en promedio rondaba el 6%. Las negociaciones habían comenzado hace casi dos semanas.

La salida de Paula Español de la Secretaría de Comercio y la llegada al cargo de Roberto Feletti generó alerta entre los empresarios frente a la posibilidad que se produzca algún endurecimiento en los controles de precios.

Según detallaron directivos de empresas, hasta el momento dentro de la Secretaría venía funcionando un régimen no escrito donde cada compañía productora de alimentos o artículos de higiene y limpieza negociaba aumentos en sus productos uno a uno y luego se autorizaba un porcentaje de suba. Luego, las cadenas de supermercados debían tomar solo las listas de precios son aumentos autorizados.

Continue Reading

Más Vistas