Connect with us

Sociedad

Cuarentena desbordada en el conurbano bonaerense: ferias no autorizadas, paseos en grupo y aglomeraciones

Published

on

A pesar de las restricciones que rigen por la pandemia de coronavirus, la vida en las calles de muchos municipios del Gran Buenos Aires es casi normal. Las filas sin distanciamiento social, una constante. Las autoridades, ausentes

La peatonal Rivadavia, en el centro de Quilmes, se observa llena de personas que aprovechan el buen clima poco después del mediodía y a pesar de que el ingreso a los comercios aún está prohibido

Barbijos, tapabocas, caramelos”, grita un vendedor ambulante a las decenas de personas que pasan a su lado en la peatonal Rivadavia de la localidad bonaerense de Quilmes. Comienza el fin de semana, el cielo está completamente despejado y minutos después del mediodía empieza a llenarse de gente la calle más comercial, a pesar de las restricciones que aún rigen en la provincia de Buenos Aires en el marco de la Aislamiento Obligatorio por el coronavirus.

El distrito gobernado por Mayra Mendoza es sólo una muestra. Situaciones similares se viven en Avellaneda, Lomas de Zamora o La MatanzaFerias, calles abarrotadas de gente, largas filas en las entradas de los comercios y familias enteras de paseo, son el marco de una cuarentena desbordada y sin control. No hay autoridades municipales ni policiales a la vista.

Una de las situaciones que más se repiten es la aglomeración de personas frente a los comercios, debido a que el ingreso está prohibido. Los vendedores salen hasta la puerta del local para atender a los clientes. El resultado: inevitablemente se rompe el distanciamiento social, como en esta calle comercial de Quilmes Una de las situaciones que más se repiten es la aglomeración de personas frente a los comercios, debido a que el ingreso está prohibido. Los vendedores salen hasta la puerta del local para atender a los clientes. El resultado: inevitablemente se rompe el distanciamiento social, como en esta calle comercial de Quilmes

Una recorrida por distritos del Gran Buenos Aires permite observar cómo se vive hoy allí la nueva normalidad. Acá nadie controla. Sólo se ve a la gente caminar como si nada sin respetar la distancia”dijo a este medio una mujer que hacía compras en la avenida Mitre, describiendo en lenguaje llano un estado de incumplimiento o desobediencia civil generalizado.

Aglomeración de gente frente a un local de comidas rápidas, cerca de la estación de tren. Av. Luro y Luque Honorio, en Gregorio de Laferrere, La MatanzaAglomeración de gente frente a un local de comidas rápidas, cerca de la estación de tren. Av. Luro y Luque Honorio, en Gregorio de Laferrere, La Matanza

La norma, en este fin de semana soleado, y a pesar de que el gobierno provincial no ha flexibilizado la cuarentena en esta zona crítica de circulación del virus, es el cumplimiento más que laxo de las normas preventivas dictadas por las autoridades. La vigilancia es nula; los controles, que fueron exhaustivos en el inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, se han relajado tanto como la obediencia civil. El resultado: una anomia visible que potencia aún más la resistencia pasiva al cumplimiento de las normas.

Filas de gente esperando colectivos, en cercanías de la misma estación de Laferrere. Un sábado casi normalFilas de gente esperando colectivos, en cercanías de la misma estación de Laferrere. Un sábado casi normalLos locales de comida sólo pueden trabajar con la modalidad delivery y take away. Ello no evita la aglomeración frente a los negocios, con poca o nula distancia socialLos locales de comida sólo pueden trabajar con la modalidad delivery y take away. Ello no evita la aglomeración frente a los negocios, con poca o nula distancia socialSábado ajetreado y concurrido en el mercado del Barrio Olimpo en Lomas de Zamora, pese a las restricciones que aún rigen por la pandemiaSábado ajetreado y concurrido en el mercado del Barrio Olimpo en Lomas de Zamora, pese a las restricciones que aún rigen por la pandemiaBarbijos esporádicos y contacto social estrecho (Barrio Olimpo, Lomas de Zamora)Barbijos esporádicos y contacto social estrecho (Barrio Olimpo, Lomas de Zamora)Otra imagen de casi normalidad en esta zona comercial del municipio bonaerense de Lomas de Zamora. Barrio Olimpo 2 Otra imagen de casi normalidad en esta zona comercial del municipio bonaerense de Lomas de Zamora. Barrio Olimpo 2Desborde de cuarentena en Lomas de Zamora. La gente se congrega frente a los locales y puestos abarrotados de mercadería, algunos abiertos, otros atendiendo con puerta cerrada pero generando aglomeraciones de clientela en las veredasDesborde de cuarentena en Lomas de Zamora. La gente se congrega frente a los locales y puestos abarrotados de mercadería, algunos abiertos, otros atendiendo con puerta cerrada pero generando aglomeraciones de clientela en las veredasOtra vista de la actividad en las calles del Barrio Olimpo de Lomas de Zamora, con manteros instalados en las veredasOtra vista de la actividad en las calles del Barrio Olimpo de Lomas de Zamora, con manteros instalados en las veredas

El cielo despejado contribuye a que cientos de personas puedan disfrutar al aire libre aún cuando eso todavía representa un riesgo. La peatonal de Quilmes, escenario de masivos paseos familiares El cielo despejado contribuye a que cientos de personas puedan disfrutar al aire libre aún cuando eso todavía representa un riesgo. La peatonal de Quilmes, escenario de masivos paseos familiaresLa avenida Yrigoyen, donde comienza la peatonal y en las inmediaciones de la estación del tren, es uno de los sectores más concurridos del centro de Quilmes y donde unos caminan al lado del otro sin la debida distancia. Largas filas en las paradas de colectivos se mezclan con los vendedores ambulantes instalados en las veredas. Algo similar ocurre sobre la calle Alsina, paralela a Rivadavia y con gran actividad comercial. Locales que atienden casi desde la vía pública y los clientes que se agolpan. Sobresalen aquellos que, a los gritos, venden barbijos, como si se tratara de caramelos. Un cambio de épocaLa avenida Yrigoyen, donde comienza la peatonal y en las inmediaciones de la estación del tren, es uno de los sectores más concurridos del centro de Quilmes y donde unos caminan al lado del otro sin la debida distancia. Largas filas en las paradas de colectivos se mezclan con los vendedores ambulantes instalados en las veredas. Algo similar ocurre sobre la calle Alsina, paralela a Rivadavia y con gran actividad comercial. Locales que atienden casi desde la vía pública y los clientes que se agolpan. Sobresalen aquellos que, a los gritos, venden barbijos, como si se tratara de caramelos. Un cambio de épocaPersonas de todas las edades salen a pasear durante un día soleado en Quilmes. Si bien el uso del tapabocas está generalizado, la distancia social es cosa del pasado. No se ve control policial ni de las autoridades municipales, aunque hay presencia de efectivos de la fuerza de seguridad local cada cierto número de cuadrasPersonas de todas las edades salen a pasear durante un día soleado en Quilmes. Si bien el uso del tapabocas está generalizado, la distancia social es cosa del pasado. No se ve control policial ni de las autoridades municipales, aunque hay presencia de efectivos de la fuerza de seguridad local cada cierto número de cuadrasEl distanciamiento social ya es utopía. En las filas, la mayoría no respeta la recomendación oficial. “Todos los fines de semana es así. La gente sale, camina, sin lo del distanciamiento social y eso que a los locales no dejan entrar a nadie”, dijo a Infobae una joven sentada en un banco sobre la peatonal. Capítulo aparte son los cajeros de los bancos. Alrededor de cualquier entidad bancaria hay filas de gente que quiere abastecerse de efectivo. En algunas ocasiones se respeta la distancia pero en otros los clientes están uno detrás de otro con muy pocos centímetros entre ellos El distanciamiento social ya es utopía. En las filas, la mayoría no respeta la recomendación oficial. “Todos los fines de semana es así. La gente sale, camina, sin lo del distanciamiento social y eso que a los locales no dejan entrar a nadie”, dijo a Infobae una joven sentada en un banco sobre la peatonal. Capítulo aparte son los cajeros de los bancos. Alrededor de cualquier entidad bancaria hay filas de gente que quiere abastecerse de efectivo. En algunas ocasiones se respeta la distancia pero en otros los clientes están uno detrás de otro con muy pocos centímetros entre ellosEn el centro de Quilmes, cola para comer una hamburguesa. Los locales gastronómicos sólo funcionan bajo la modalidad de delivery o del take awayEn el centro de Quilmes, cola para comer una hamburguesa. Los locales gastronómicos sólo funcionan bajo la modalidad de delivery o del take awayLa localidad de Avellaneda se muestra vital y llena de gente aunque su zona céntrica es diametralmente opuesta a la de lugares más chicos como Quilmes. La avenida Mitre, acaso su arteria más importante, es ancha y permite más distanciamiento. Sin embargo, son decenas las personas que caminan a lo largo de sus cuadrasLa localidad de Avellaneda se muestra vital y llena de gente aunque su zona céntrica es diametralmente opuesta a la de lugares más chicos como Quilmes. La avenida Mitre, acaso su arteria más importante, es ancha y permite más distanciamiento. Sin embargo, son decenas las personas que caminan a lo largo de sus cuadrasLas filas en las paradas de colectivos son puntos de aglomeración de peatones. Prácticamente no se respeta el espacio entre las personasLas filas en las paradas de colectivos son puntos de aglomeración de peatones. Prácticamente no se respeta el espacio entre las personasEl panorama en las entradas de los comercios en el centro del municipio de Avellaneda es similar al de Quilmes. Clientes que se amontonan en las puertas, corriendo riesgo en medio de la pandemiaEl panorama en las entradas de los comercios en el centro del municipio de Avellaneda es similar al de Quilmes. Clientes que se amontonan en las puertas, corriendo riesgo en medio de la pandemiaA lo largo de la Avenida Mitre (Avellaneda) se ven familias y parejas paseando y disfrutando del buen clima. El uso del barbijo está naturalizado pero cumplir con la distancia social recomendada es casi imposibleA lo largo de la Avenida Mitre (Avellaneda) se ven familias y parejas paseando y disfrutando del buen clima. El uso del barbijo está naturalizado pero cumplir con la distancia social recomendada es casi imposibleLas vidrieras de los locales de indumentaria son los puntos de mayor aglomeración. Como no pueden entrar, muchos se ubican el uno junto al otro en medio de sus paseos. Esto se suma a los que se acercan para retirar sus comprar. El control de las autoridades brilla por su ausencia.Las vidrieras de los locales de indumentaria son los puntos de mayor aglomeración. Como no pueden entrar, muchos se ubican el uno junto al otro en medio de sus paseos. Esto se suma a los que se acercan para retirar sus comprar. El control de las autoridades brilla por su ausencia.Capítulo aparte son los cajeros de los bancos. Alrededor de cualquier entidad bancaria hay filas de gente que quiere abastecerse de efectivoCapítulo aparte son los cajeros de los bancos. Alrededor de cualquier entidad bancaria hay filas de gente que quiere abastecerse de efectivoLa modalidad delivery o take away no impide la aglomeración de gente en las veredas de las zonas comerciales (Quilmes)La modalidad delivery o take away no impide la aglomeración de gente en las veredas de las zonas comerciales (Quilmes)Paseos familiares, compras y poca distancia social (Centro comercial de Quilmes)Paseos familiares, compras y poca distancia social (Centro comercial de Quilmes)Última postal de este sábado de cuarentena desbordada en el conurbano bonaerense: aglomeraciones, tapabocas sin distancia social y mucha actividad (Lomas de Zamora)Última postal de este sábado de cuarentena desbordada en el conurbano bonaerense: aglomeraciones, tapabocas sin distancia social y mucha actividad (Lomas de Zamora)

[Fotos: Maximiliano Luna – Lihueel Althabe]

FUENTE : INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Sociedad

DIA MUNDIAL DE LAS REDES SOCIALES

Published

on

El Día Mundial de las Redes Sociales se celebra cada 30 de junio, bajo el objetivo de que cada usuario cuente con herramientas que sirvan como medio de comunicación para mantenerse informado. De esta forma, desde el 2010, se conmemora el uso de las redes sociales como contacto virtual entre individuos, empresas y organizaciones.

Las diferentes plataformas como Twitter, Instagram, Facebook, Telegram, YouTube, entre otros, utilizan internet para convertirse en la fuente de conexión a nivel mundial. Así es como se permite que millones de personas en todo el mundo se mantengan conectados en tiempo y espacio real.

La iniciativa de instituir esta fecha como el Día Mundial de las Redes Sociales tuvo inicio en 2010, gracias al fundador de Mashable, Peter Cashmore, que consideró necesario aplicar una fecha en el calendario para festejar el gran avance de la comunicación y entretenimiento que implicaron las grandes compañías.

Más del 58% de la población mundial utiliza redes sociales actualmente, demostró el informe Digital 2022 realizado por We Are Social y Hootsuite,. Es decir que hay 4.620 millones de usuarios de redes en todo el mundo.

 

Recomendaciones para un uso responsable y seguro de las redes sociales

Respecto a las recomendaciones, los expertos comparten:

  • Pensar antes de publicar. Se debe tener cuenta que, aunque se borre el contenido publicado, seguirá quedando registrado en los servidores. Incluso, cualquier persona que lo haya visto pudo haberse guardado el contenido o haberlo difundido.
  • Configurar la privacidad y revisar los permisos de las aplicaciones. Con esta opción podrías controlar, por ejemplo, quién puede ver el material. Antes de instalar cualquier aplicación se debe desconfiar de aquellas que soliciten autorizaciones que no son necesarias para su funcionamiento.
  • Atender a los virus. El objetivo suele ser robar información. La forma más común es a través de enlaces de supuestas noticias, vídeos o publicaciones falsas. En este sentido, no hagas click en ningún enlace que no sea de confianza y asegúrate de tener instalado un antivirus en tu dispositivo electrónico.
  • Cuidar la identidad digital. En caso contrario se puede robar o suplantar los datos. Para evitarlo, no accedas a tus registros desde equipos compartidos.

Continue Reading

Sociedad

SE LEVANTO EL CORTE DE CAMIONEROS DE BALCARCE EN RECLAMO POR EL GASOIL

Published

on

En la intersección de las rutas 226 y 55, puntualmente en el cruce de Balcarce, aproximadamente 70 camiones reclamaban por la falta de gasoil. Dejaban pasar autos particulares, camiones con frío y con medicamentos, por otro lado, los que llevan cargas de cereales eran frenados.

Hace instantes, el Delegado Regional CNRT Mar del Plata, Cristian Azcona confirmó  que el corte se levantó hace instantes y la circulación de vehículos volverá a la normalidad.

Por su parte, Crisitian Azcona, sostuvo a este medio que se estaba tornando “complicada” la situación, ya que tenían que “cuidar a quienes manifiestan su reclamo y aquellas personas que circulan por ese sector”.

Recordemos que en este sentido, en la semana el ministro de Transporte, Alexis Guerrera, sostuvo que la falta de gasoil “estaría solucionada en 15 o 20 días” y se garantiza la provisión del combustible “para los laboreos necesarios para la agroindustria”.

 

Continue Reading

Sociedad

QUITA DE SUBSIDIOS E IMPACTO EN LAS EXPENSAS

Published

on

Por el aguinaldo, por la calefacción, porque todo aumenta: cada nueva liquidación de expensas es un golpe al bolsillo. Ahora también podría ser por los servicios públicos. Con el anuncio de otra quita de subsidios, surgen dudas en los consorcios: ¿por dónde ahorrar cuando ya se recortó todo lo posible? ¿Y cómo se cobra tarifa plena o con descuento si un mismo edificio reúne vecinos de ingresos distintos?

Con los aumentos de 2016 y 2017, los consorcios debieron apretarse el cinturón: apagaron calderas por la noche, volvieron intermitentes las luces de pasillos para que estén encendidas solo lo necesario, recortaron horarios de los encargados o los reemplazaron por un empleado de seguridad o un tótem con vigilador remoto. Con otro tarifazo en puerta, ya no se sabe por dónde más ahorrar.

“No llegó ninguna notificación a las administraciones. Pero en el hipotético caso que les quitaran el subsidio a los consorcios, el gasto se multiplicaría entre tres y cinco veces”, estima la administradora Gabriela Saldivia, especialista en Propiedad Horizontal y panelista del programa televisivo Consorcios en La Mira. Para la experta, “lo que más consume electricidad son ascensores y bombas, por lo que cambiar las luces a LED no hace un ahorro significativo”.

Los servicios públicos son una parte importante de las expensas. Según cifras de la Cámara Argentina de la Propiedad Horizontal (CAPHAI), tienen una incidencia de entre un 3% y un 5% del total mensual, que llega a hasta un 7% en los edificios con agua caliente central y a un 12% en invierno para los que tienen calefacción central.

En los consorcios nucleados en la Asociación Inmobiliaria de Edificios de Renta y Horizontal (AIERH), los servicios representan de un 25% a un 30% de gastos comunes con sistema centralizado de agua.

No hay muchas opciones de ahorro, solo podría hacerse limitando los horarios de calefacción. Pero los que tienen ese servicio no creo que lo reduzcan porque es su forma de no pasar frío en invierno”, analiza Daniel Tocco, vicepresidente primero de CAPHAI.

Desde la Comisión Directiva de la AIERH tampoco ven muchas alternativas. “No podés reducir mucho las expensas, porque en junio hay nueva escala salarial, el aguinaldo, la calefacción por el invierno. Esos gastos son reales, no pueden no aplicarse”, señala Laura Colucci, una de sus integrantes.

En algunos de sus edificios, se optó por reemplazar la caldera central de calefacción por calderas individuales, una por unidad funcional, para que cada consorcista pueda regular su consumo o suspenderlo por completo. “Pero esto solo puede lograrse en consorcios con pocos departamentos, donde es más fácil ponerse de acuerdo. Algunos vecinos optaron por anular la caldera y calefaccionarse de otro modo, para ahorrar”, explica Colucci.

Detalles de una medida difícil de aplicar

La quita de subsidios al gas y la electricidad será total para usuarios de viviendas con ingresos mayores a $ 350.000, tres autos o tres inmuebles en junio. La suba para ellos será de entre 210% y 220%. Quienes no entren en ese grupo no tendrán más que los aumentos recibidos hasta ahora: 40% para la mayoría de los clientes, y 20% para los jubilados o beneficiarios de tarifa social.

Sin embargo, aún no hay precisiones oficiales sobre si esa quita se aplicará a los consorcios como un todo, en los gastos comunes de gas y electricidad. Una decisión que podría ser polémica si se tiene en cuenta que en un edificio pueden vivir personas que superen el ingreso para dejar de recibir subsidios, y otras que están por debajo de esa línea.

Así nace un gris, porque en el anuncio de la medida se destacó la intención de dar un beneficio al que gana menos. Pero al ser las expensas un gasto común, queda poco claro cómo establecer si el consorcio entero puede llegar a tener el beneficio. De hecho, los descuentos se aplican a particulares, mientras que los consorcios son solo personas jurídicas, no reales.

Mientras tanto, la mayoría de los usuarios ya abonan el aumento del 40%, aplicado este mes: 16% para la electricidad y de hasta 25% para el gas. “Más allá de los subsidios, en un edificio con servicios centrales las expensas van a llegar en julio con un incremento de entre el 15 y el 20% por luz, gas y aguinaldo”, estima Matías Ruiz, presidente de la Asociación Civil de Administradores de Consorcios de Propiedad Horizontal (AIPH).

Estrategias de ahorro

En un edificio de Primera Junta, en Caballito, desde hace años se regula el uso de la caldera que abastece la losa radiante de los departamentos. “La caldera se enciende entre las 7 y las 8 y se apaga entre las 19 y las 20. Debe hacer menos de 13 grados para que el encargado la active. Y si la temperatura supera esa marca antes del mediodía, a las 12 se apaga para ahorrar gas”, explica María Marquez (41), una de las vecinas.

Con los aumentos de gas y electricidad en 2016 y 2017, el consorcio de este edificio decidió bajar la temperatura de corte a 13 grados. Hasta ese momento, la marca estipulada por la asamblea de copropietarios era de 15.

Para muchos, apagar la caldera de la losa radiante trae aparejado tener que echar mano a métodos de calefacción eléctrica, como aires acondicionados frío-calor, caloventores o estufas, con los que “el ahorro que se genera en el gasto de gas se traslada al de consumo eléctrico”, le dice Márquez a Clarín.

La misma vecina agrega que la decisión, a veces, trae alguna polémica menor entre quienes están preocupados por el ahorro y aquellos que empiezan a sentir frío los días que la caldera se apaga temprano y queda así hasta la jornada siguiente.

En marzo de 2018 comenzó a implementarse el plan del Gobierno porteño para reducir costos de expensas. Se eliminaron los certificados “Edificio seguro” y el libro de datos del consorcio. Se espaciaron la frecuencia de fumigación y los plazos de revisión de los tanques de agua. Pero no hay proyecto que aguante a la inflación imperante y a aumentos salariales firmados en mesas paritarias sin representación de consorcistas.

Continue Reading

Más Vistas