Connect with us

Opinión

El descomunal costo del negocio de la política en Argentina y por qué EEUU es casi 4 veces más eficiente

Publicado

on

Es producto de una democracia que ha degenerado en una competencia populista en donde hay oferta y demanda de populismo

Muchos legisladores cuentan con más personal asignado que el promedio de una pyme en la Argentina (Colin Boyle)

Muchos legisladores cuentan con más personal asignado que el promedio de una pyme en la Argentina (Colin Boyle)

Muchos de mis colegas economistas, en particular los que se llaman liberales, insisten permanentemente en que hay que bajar el gasto público y la presión impositiva. No puedo dejar de estar de acuerdo con esa propuesta y firmo junto a ellos, sin embargo, creo que se quedan en el tema económico y no se plantean algo más profundo todavía que tiene que ver con lo institucional. ¿Por qué razón tenemos este desmadre de gasto público consolidado y, como contracara, la correspondiente presión impositiva que hace inviable cualquier idea de crecimiento?

Mi primera respuesta es que tenemos este nivel de gasto público porque la democracia ha degenerado en una competencia populista en donde hay oferta de populismo y demanda de populismo. Esa competencia populista, en gran medida ha dejado de ser ideológica y ser transformó en una competencia por un negocio que es la política. Puesto en otros términos, la política es un negocio para buena parte de la dirigencia política. El sobredimensionamiento del Estado en todos sus niveles y el despilfarro en asesores y empleados públicos es alarmante.

El gasto en planes sociales y empleo público lo justifican porque dicen que si se lo baja estalla el país, pero la realidad es que cada tanto estalla el país porque sistemáticamente la dirigencia política se niega a reducir ese gasto. Es la forma de conseguir votos. Desde planes a los piqueteros, pasando por pensiones por invalidez a personas que pueden trabajar, empleo público, etc.

Por otro lado, el apoyo de punteros en las campañas políticas luego se retribuye con cargos políticos o empleo público, con lo cual el Estado se transformó en un monstruo que devora la riqueza que genera el sector privado.

 El Estado se transformó en un monstruo que devora la riqueza que genera el sector privado

Un dato muestra el grado de ineficiencia por sobredimensionamiento del Estado. La Argentina tiene 23 provincias y con CABA 24 distritos, para una población de 44 millones de personas, en comparación con 50 que tiene Estados Unidos, con 326 millones de habitantes, con lo cual cada unidad administrativa a nivel estadual es de 1,8 millones de personas en el primer caso y de 6,5 millones en el segundo, que es lo mismo que decir que en la mayor economía del mundo cada distrito es 3,6 veces más eficiente que su par en el extremo sur del continente.

En los Estados Unidos hay 3.143 condados, que son los equivalentes a nuestros municipios, con un promedio de 62 por subestados. En Argentina hay unos 2.300 municipios para 23 provincias, es decir, hay un promedio de 100 por esos grandes distritos. Esto significa tener más intendentes, concejales, empleados municipales y jueces de infracciones, entre otros, en términos relativos.

 El costo de cada unidad administrativa recae sobre mucho menos personas en Argentina que en Estados Unidos, con lo cual, la carga del costo burocrático por persona es varias veces más alto en la Argentina que en los Estados Unidos

Tomemos la siguiente relación de carga burocrática. Estados Unidos tiene 3.143 condados y una población de 326 millones de habitantes, eso quiere decir que cada condado atiende las necesidades de 103.700 habitantes. En Argentina hay 44 millones de personas y 2.300 municipios, con lo cual cada uno atiende las necesidades de 19.130 personas.Los datos anteriores son en promedio, esto quiere decir que el costo de cada unidad administrativa recae sobre mucho menos personas en Argentina que en Estados Unidos, con lo cual, la carga del costo burocrático por persona es varias veces más alto en la Argentina que en los Estados Unidos. Es una simple comparación de costos fijos por unidad producida, en este caso la unidad producida es el contribuyente y el costo fijo el Estado.

La burocracia del Congreso

Tomemos ahora el costo por legislador nacional. Aquí la comparación la hago con España porque tiene una población apenas superior a la de la Argentina, 47 millones de habitantes.

La Cámara de Diputados de Argentina tiene un presupuesto anual equivalente a 208 millones de euros, al tipo de cambio de $45 por euro; y 257 diputados, es decir un costo promedio por legislador en la Cámara baja de 67.400 euros por mes, en sueldo propio y de sus colaboradores, teléfonos, secretarias y movilidad, entre otros. España tiene 350 diputados y un presupuesto es de 91 millones de euros que arroja una relación por legislador de 21.700 euros por mes. Es decir, el costo por diputado argentino es 3 veces mayor que el de un diputado en España.

 El costo por diputado argentino es 3 veces mayor que el de un diputado en España; y el de un senador es 13,5 veces más alto

La Cámara de Senadores de Argentina tiene un presupuesto anual equivalente a 204 millones de euros. Con 72 legisladores en la Cámara alta el costo promedio es de 236.000 euros por mes. En España ese cuerpo tiene un presupuesto anual de 56 millones de euros, con 266 miembros. El costo promedio mensual de cada senador español es de 17.540 euros. En otras palabras, el costo de cada senador argentino es 13,5 veces mayor que el costo promedio de un senador español.

El ingreso per cápita de Argentina es de USD 14.400 y el de España de USD 28.156 en dólares corrientes. Es decir, nosotros que somos más pobres nos damos el “lujo” de tener estructuras legislativas muchísimo más caras que España, que no es justamente un país que se caracterice por tener un Estado de bajo costo.

Por cierto, que la política se transformó en un negocio queda también en evidencia en la cantidad de personal que tiene, por ejemplo cada senador.

El gráfico muestra la cantidad de empleados tanto de planta permanente como de planta transitoria que tiene asignado cada senador. El récord lo tiene el senador Roberto Basualdo de la Alianza Cambiemos San Juan con 60 colaboradores directos. Le sigue Luis Naidenoff con 48 empleados. Ambos son verdaderas pymes, pero pymes importantes.

En total en el Senado hay 1.765 empleados repartidos específicamente entre los 72 legisladores, aunque cabe resaltar que hay otros 3.987 empleados asignados al senado que solo Dios sabe qué funciones cumplen. Ahora bien, en promedio cada senador tiene 24,5 empleados, que surge de dividir los 1.765 por los 72 senadores.

 En total en el Senado hay 1.765 empleados repartidos específicamente entre los 72 legisladores, aunque cabe resaltar que hay otros 3.987 empleados asignados al senado que solo Dios sabe qué funciones cumplen

Es obvio que cada senador tiene una pyme en promedio, algunos son pymes más grandes que otras, y otras parecen ser pymes familiares.

Por ejemplo, el senador Fernando Pino Solanas tiene 35 empleados y dice que tiene que legislar cosas muy importantes. Necesita un equipo de asesores importante con la curiosidad que dos tienen su apellido. Damián Solanas, economista, y Victoria Eva Solanas, que desconozco su preparación para asesorar en temas tan delicados e importantes. No quiero pensar que don Pino Solanas tenga una Pyme familiar a costa del contribuyente. No digo eso. Pero llama la atención.

Lo cierto es que si cada senador va a necesitar una legión de asesores, quiere decir que no están muy preparados para desempeñar su cargo. En otros países, como por ejemplo Chile, los legisladores recurren a fundaciones para que los asesoren.

 Si cada senador va a necesitar una legión de asesores, quiere decir que no están muy preparados para desempeñar su cargo. En otros países, como por ejemplo Chile, los legisladores recurren a fundaciones para que los asesoren

Acá el contribuyente vota a un senador y le paga el sueldo para que legisle, tampoco tiene que legislar tanto porque ahoga las libertades individuales, y los legisladores terminan nombrando asesores cuyos sueldos también están a cargo del contribuyente.

Sobredimensionamiento del Estado burocrático

En definitiva, cuando uno ve estos datos, y hay muchos más para mostrar nuestro sobredimensionamiento burocrático, se pregunta: ¿hay realmente interés de la dirigencia política de reducir el peso del Estado sobre el sector privado o la política se ha transformado en un negocio personal que en forma compulsiva tiene que financiar el sufrido contribuyente?

Mi impresión es que el sobredimensionamiento del Estado dejó de ser un problema ideológico y se transformó en un problema de negocio de unos pocos, aunque cada vez son más en relación a los pocos que quedamos en el sector privado generando riqueza.

 Mi impresión es que el sobredimensionamiento del Estado dejó de ser un problema ideológico y se transformó en un problema de negocio de unos pocos, aunque cada vez son más

Como contrapartida de ese negocio, los políticos reparten subsidios entre diferentes sectores de la sociedad para mantenerla tranquila. En definitiva, cuando digo que hay 21 millones de personas que pasan todos los meses por la ventanilla del Estado para cobrar un cheque y que en el sector privado somos sólo 6,5 millones que mantenemos a esos 21 millones, lo que estoy diciendo es que 6,5 millones tenemos que mantener todo el negocio que armó la política para obtener su renta y repartir subsidios a diestra y siniestra.

Definitivamente nuestro problema no es un problema ideológico. Ahora tenemos que pensar cómo desarmar un negocio que se inventaron los dirigentes políticos a partir de desvirtuar la democracia y transformarla en una competencia populista.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Opinión

El anuncio de Cristina Kirchner profundiza los temores de la diplomacia y los inversores extranjeros

Publicado

on

Si los inversores externos tenían dudas de desembolsar fondos en la Argentina hasta después de las elecciones de octubre, la ratificación de la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner en la fórmula presidencial con Alberto Fernández a la cabeza extenderá aun más en el tiempo esa agonía de la llegada de una “lluvia de dólares” como alguna vez soñó Mauricio Macri para el país.

(Foto: NA)

(Foto: NA)

Si los inversores externos tenían dudas de desembolsar fondos en la Argentina hasta después de las elecciones de octubre, la ratificación de la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner en la fórmula presidencial con Alberto Fernández a la cabeza extenderá aun más en el tiempo esa agonía de la llegada de una “lluvia de dólares” como alguna vez soñó Mauricio Macri para el país.

El temor a un regreso de Cristina Kirchner quedó instalado a partir de este mediodía en la diplomacia extranjera y ya nada importa si será candidata a presidenta o a vice: para el mundo desarrollado existe la posibilidad concreta de que con la fórmula Fernández-Fernández se dé un regreso al populismo, la falta de reglas de juego para los capitales extranjeros y un eventual cierre del comercio como en los viejos tiempos de Guillermo Moreno.

Lo que es peor aún. Embajadores, empresarios extranjeros y analistas internacionales consultados por Infobae temen un horizonte más oscuro si Cristina Kirchner llega a la Casa Rosada aunque sea en su rol de vicepresidenta o jefa de Estado en las sombras. Y ese temor se llama la “venezuelización de la política argentina”. Es decir, el retorno a un chavismo vengativo más aceitado.

“Nadie duda de que la mera amenaza de un regreso de Cristina Kirchner al poder será lo peor para la Argentina”, se sinceró un destacado embajador europeo. Otro diplomático de la UE dijo sin vueltas: “El mundo estará preparado para un regreso de Cristina Kirchner pero no sé si la economía de la Argentina lo aguantará”.

Los 600 empresarios que deambularon esta semana por los pasillos del Alvear Icon Hotrel donde se desarrolló la reunión anual de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (AmCham) se preguntaban entre ansiosos y temerosos qué ocurriría si la ex presidente decide presentarse en las elecciones. La respuesta ya la tienen en sus manos y los temores se profundizarán con el correr de los días.

Cristina Kirchner ensayó un acercamiento al establishment norteamericano y deslizó elogios poco creíbles hacia la administración de Donald Trump en las últimas semanas. Pocos le creyeron y entrevieron en ello una puesta en escena.

La ex presidente intentó hacer lobby con los organizadores del evento de AmCham para presentarse como oradora con un trato especial y diferente al que tuvieron sus eventuales competidores Sergio Massa o Juan Manuel Urtubey. Pero el board de la Cámara de Comercio de Estados Unidos rechazó sus pretensiones de tratos preferenciales y Cristina Kirchner desistió de la invitación a esa disertación.

Unos días antes, durante la presentación del libro “Sinceramente”, la ex presidenta ensayó una suerte de palmaditas a la administración Trump. “Miren lo que está pasando en Estados Unidos. La economía vuela, tienen el índice de desempleo más bajo desde hace 50 años”, afirmó en un claro elogio hacia Trump y de inmediato agregó: “Sería bueno que los que viajan tanto para allá y escuchan tanto lo que les dicen allá, imiten lo que hacen allá”.

También envió a Axel Kicillof a Washington a anticipar que no va a defaultear la deuda con el FMI. Aunque pocos creen de verdad que haya gestos sinceros de Cristina Kirchner por amigarse con la diplomacia occidental, tender una mano a Estados Unidos o el mundo capitalista.

Por el contrario, se teme todo lo contrario y sobran gestos: el abierto apoyo al dictador Nicolás Maduro, una escasa claridad en sus propuestas económicas, línea de diálogo con la diplomacia de China y de Rusia,  y una reiterada crítica a la toma de deuda con el FMI como salida viable a la crisis argentina.

Hay otros gestos que parecerían ser menores para la pantalla doméstica pero no lo son para la diplomacia de Estados Unidos o de Israel como por ejemplo la presencia en primeras filas en el acto de lanzamiento del libro “Sinceramente” del sheik Mohsen Alí. No se trata de un clérigo común y corriente de la mezquita de Flores. Este personaje que se acaba de abrazar a la ahora candidata a vicepresidenta aparece en la denuncia del fiscal Nisman como “uno de los principales facilitadores de las comunicaciones entre grupos fundamentalistas iraníes y Buenos Aires”. Además estuvo estrechamente vinculado al agregado cultural de Irán, Mohsen Rabbani, imputado como uno de los autores intelectuales del atentado contra la AMIA, que provocó 85 víctimas mortales y 300 heridos.

En el plano regional, el diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente de Brasil dijo que si Cristina llega al poder su padre sólo tendrá “una relación protocolar con la Argentina”. Es probable que el mismo camino inicien Chile, Colombia o Perú que no comulgan con el chavismo cristinista ni por asomo.

En una suerte de vacuna de antídoto contra los malos presagios de un regreso al cristinismo puro algunos diplomáticos extranjeros deslizaron que Alberto Fernández tiene “muy buenos vínculos con Europa y con la comunidad internacional” en general. Algunos llegaron a recordar que habría sido lobbista de Repsol, hecho que el propio Fernández se encargó de negar.

Sin embargo, desde la Cancillería recordaron que el ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner fue uno de los artífices del proceso de reestatizaciones de empresas públicas que encaró el kirchnerismo desde el 2003 en la Argentina con las graves consecuencias legales y económicas que ello trajo aparejado.

Los videos que circularon en las redes en las últimas horas donde Alberto Fernández fustigaba duramente a Cristina Kirchner hace apenas unos años atrás son apenas una anécdota para la realpolitik internacional. La diplomacia y los inversores esperan gestos de pragmatismo tendientes a exigir a la fórmula Fernández-Fernández que si llega a la Casa Rosada no se cambiarán reglas de juego ya instaladas. Pero eso es demasiado pedir a una fórmula que recién nace y que carece de antecedentes confiables para prometer algo valioso en el horizonte de las relaciones internacionales.

FOTO :

iProfesional

iNFOBAE

Seguir leyendo

Opinión

Melconian: “Pelearse con el FMI es un suicidio monetario y financiero”

Publicado

on

Mientras la oposición apunta a una renegociación con el Fondo, el expresidente del Banco Nación advierte que una disputa con el organismo traería serias consecuencias.

Con una crisis económica y política que pone en alerta a los mercados y mientras la oposición apunta a una renegociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el ex presidente del Banco Nación, Carlos Melconian, sostuvo que “pelearse con el FMI es el equivalente al suicidio en materia monetaria y financiera”.

Tanto desde el kirchnerismo como desde la tercera vía le aconsejan al Gobierno de Mauricio Macri volver a negociar la deuda con el organismo que dirige Christine Lagarde por el préstamo de 57 mil millones de dólares. En ese contexto, el ex funcionario consideró que una disputa con el FMI traería serias consecuencias para el país.

“Desde la aplicación de este programa, uno de los objetivos básicos es el mantenimiento de la tranquilidad financiera. Es casi una cuestión permanente, es un año de calendario electoral muy intenso”, afirmó, mientras subrayó que “con consecuencias macroeconómicas, es alcanzable la tranquilidad, es decir la disminución de la volatilidad, no que se vaya a quedar fijo”.

“Cualquiera que ve magnitudes y el horizonte de vencimientos de la Argentina, puede ir a pelearse con el Fondo Monetario, que es el equivalente al suicidio en materia monetaria y financiera”, alertó en declaraciones a FM Milenium el economista que formó parte del Gobierno pero también dejó fuertes críticas hacia el oficialismo. Lavagna: “Macri debería renegociar ahora con el Fondo Monetario”

Según su criterio, “con un programa y un acuerdo arriba de la mesa, con la clase política definiendo qué hacer, con el nuevo presidente, va a quedar definido ineludiblemente el camino de la deuda”.

Asimismo, Melconian resaltó que “el terreno electoral requiere salarios, créditos; pero también requiere tranquilidad financiera”. “Para el patrón y la dinámica de la sociedad argentina, la decisión fue tranquilidad financiera”, apuntó y aclaró que “había que elegir una porque las dos juntas no pueden venir”. Además, evaluó que “la cuestión electoral evidentemente está jugando un rol y no califica en términos de riesgo a todos los candidatos por igual”. Kicillof, la voz market friendly de CFK que aleja la idea de default “El 10 de diciembre de 2019, la economía tiene que hacer su trabajo para que la Argentina algún día reduzca el riesgo y pueda volver a los mercados. No es una cuestión exclusivamente de candidatos, aunque son muy relevantes”, puntualizó.

En ese sentido, el economista aseguró que “los mercados votarán todos los días”. También señaló que la Argentina, más allá de quien gane las elecciones, se “va a tener que poner un programa arriba de la mesa” ED / AS

(Fuente www.perfil.com). El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de “share” o directamente comparta la URL.

Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com

Seguir leyendo

Opinión

RETOMAR EL CAMINO EN MEDIOS ES CONVENIENTE

Publicado

on

Por tal motivo se puede decir que la medida recientemente dictada mediante el Decreto N° 173/ 2019 ha sido, en principio, auspiciosa y bienvenida.

Pues, una cosa es “no entender” y otra muy distinta hubiese sido “no atender”; y en este caso, daría la impresión que la decisión tomada de “recalcular” lo andado en materia de medios estaría indicando la existencia de una posible revisión de todo lo actuado en los últimos años, en esta materia. Si esto se cumple sería muy positivo para todos los involucrados: radiodifusores, medios, público en general, interés público, y por ende, para las libertades de expresión y de información, que tanto nos han costado recuperar a los argentinos, junto con la democracia.

Se trata de la postergación de la fecha del 1° de septiembre de 2019, establecida para materializar el tan famoso “apagón analógico” (que modificará el actual estándar técnico de recepción televisiva, por el estándar digital), hasta el 1° de septiembre de 2021.

Si bien, se podría asegurar que las autoridades han puesto atención sobre las recomendaciones efectuadas, al respecto, por expertos en la materia, todavía no se tienen noticias de cuáles son las tareas que, aprovechando el lapso de la postergación, se estarían llevando a cabo para “retomar” el imprescindible camino de reparación y normalización de los servicios, en base a un verdadero e  insustituible “Plan Técnico Nacional” con el cual se pueda desenredar la madeja enmarañada, “la galleta”, que presenta en la actualidad el uso del espectro radioeléctrico por actores de variadas procedencias e improcedencias.

Ello posibilitará retornar al cumplimiento de las normas, tanto técnicas como legales, cosa que beneficiará notoriamente a los servicios que nuestras leyes han declarado categóricamente de “interés público” y que deben circular por ese espectro radioeléctrico atribuido para el cumplimiento de tales fines con las condiciones y especificaciones taxativamente establecidas.

Es muy propio de esta gestión gubernamental, el reconocimiento de sus errores; resultará apropiado, entonces, que en esta circunstancia, en la que se ponen en serio riesgo algunos de los derechos fundamentales que derivan de servicios considerados esenciales en las democracias del mundo, pudiera llegar a buen puerto, a fin de que nadie, ningún habitante de la Nación, corra el peligro de quedar afuera de las comunicaciones, en ninguna de sus modalidades.

Edgardo Molo

Asesor Técnico Legal

Especialista en Radiodifusión

Periodista

Seguir leyendo

Tendencia