Connect with us

Opinión

Desde la cárcel, De Vido salió en defensa de su hijo

Avatar

Published

on

Facundo está siendo investigado en el marco de la causa por el fraude en las obras de la mina Río Turbio

Julio De Vido salió al cruce de las acusaciones contra su hijo Facundo por haber obtenido beneficios de una empresa que recibió pagos por la realización de obras en la mina de carbón de Río Turbio (YCRT).

En un comunicado que firman sus abogados Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro señalan que “no hay ningún elemento concreto que permita sostener que uno de los hijos de Julio De Vido, Facundo, ha sido beneficiario de fondos públicos de YCRT o que estaban destinados a la mina de Río Turbio”.

Indicó que la publicación se trata de “una conducta, cuando menos, temeraria por parte de los medios de comunicación”.

Los letrados dicen que es falso que Facundo De Vido haya cobrado, de manera directa o indirecta, fondos públicos destinados a YCRT, por lo que no es cierto que haya sido beneficiario de nada.

Dijeron que el hijo de De Vido no trabaja ni trabajó nunca en el Ministerio de Salud de la provincia de Santa Cruz ni en YCRT, tanto de manera directa como indirecta.

Y señalaron, además, que “no es cierto que la Sala II de la Cámara Federal de Apelaciones haya utilizado el informe de inteligencia secreto de la UIF, entre otras cosas y fundamentalmente porque jamás lo pudo haber visto. Ese informe se incorporó al expediente una vez que regresó al juzgado de origen del doctor Rodríguez; esto es, en forma posterior a la resolución”.

Nexofin

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Desigualdades en la tele durante la pandemia de coronavirus

Avatar

Published

on

Ante las restricciones de público conocimiento, personas de todas las edades y condiciones se abalanzan sobre las góndolas virtuales del audiovisual en busca de pelis y series que hagan más llevadera la convivencia en espacios domésticos. Pero… ¿qué hay disponible para consumir?

Por: Diego Rossi @diegodrossi y Gonzalo Carbajal @zalet
La oferta viene dada por lo estructurado desde antes, cuando la “libertad de circulación” de personas -y de producciones para el entretenimiento, la educación y la información- rankeaba en las principales preocupaciones. El momento es propicio para revisar las políticas públicas.

Las audiencias más allá del rating
Deconstruyámonos. No es lo mismo estar aislado en una casita de –pongámosle 100 o 150 metros cuadrados- que en un dos ambientes saturado, una habitación alquilada o un ranchito periurbano. Tampoco es lo mismo vivir solo siendo un joven hiperconectado, que esa misma soledad para un viejito sometido a los rayos catódicos de la vieja tele. Ni qué hablar de la diversidad y complejidad de pantallas que encontraremos en los grupos familiares de variada envergadura.

Del mismo modo que los hospitales y centros de salud no deben llenarse de ciudadanos asustados para poder dedicarse a los que requieren atención… quizás debiéramos pensar en cómo propiciar un combo de información y entretenimiento para esos distintos públicos que alteran sus hábitos de salidas, suspenden las clases o pasan cuarentenas masivas.

Sigamos deconstruyendo. Ahora que se menta a Netflix como el destino principal de nuestro encierro, asumamos que se trata de unas 4 millones de cuentas en Argentina (según dichos de su CEO a su paso por Argentina). Si tuviera un catálogo razonablemente diverso, podríamos pensar que se trata de un buen servicio en el mejor de los casos a menos de la mitad de la población argentina, con condiciones desiguales de acceso a Internet. También están las plataformas Flow, Disney+, Amazon, las Go entre otras, además del cable, DirectTV… pero todo eso también se paga. Las plataformas utilizan una infraestructura existente (conexión a Internet), y suponemos que aún habiendo ajuste en los gastos hogareños, mientras dure la pandemia nadie pensará en cortar el servicio.

Pero mientras tanto, en la lucha contra la pobreza… ¿qué sucede con los hogares indigentes y pobres? ¿Deberían priorizar el alcohol en gel a las plataformas? ¿Deberían priorizar una nutrición que los tenga más fuertes ante la gripe, el dengue y el coronavirus, al aporte mensual para acceder a las góndolas globalizadas de productos culturales?

Para los que no pagan abonos mensuales está la TV abierta, ya sea analógica con los canales que en CABA y aledaños son 4 o 5, y en el resto del país sólo uno o dos… o la plataforma de Televisión Digital Abierta. La TDA, que puede tener consumo anfibio desde una Smart TV switcheando entre el cable/satélite y una antena sencilla, ofrece una grilla de no menos de 16 canales de alcance nacional. Varios de ellos estatales, al alcance de todos. También hay varios canales informativos, poco deporte y entretenimiento… y un par de canales de 24 hs inentendiblemente poblados por programas religiosos. Los organismos públicos deberán revisar las razones y los financiamientos de la grilla nacional de la TDA, en esta agenda actualizada de la emergencia relacional por el virus global.

En la emergencia, podrían promocionarse y liberarse los contenidos de plataformas públicas digitales gratuitas, como Cont.ar, Cine.ar y los catálogos del BACUA (sin desconocer derechos autorales), como actitud conducente para las prioridades en las políticas del Sistema de Medios Públicos y las áreas culturales. Los rápidos reflejos de www.seguimoseducando.gob.ar en el marco de www.educ.ar son auspiciosos.

Sostener a los medios y las productoras
Y para garantizar trabajo nacional… ¿qué sucede con los esquemas de fomento tradicionales? En el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) –y en las productoras que esperan la restitución de un círculo de financiamiento seriamente averiado por la gestión anterior- se agarran la cabeza por el abrupto corte de taquilla. Si no se venden entradas al cine, no hay ingresos para las salas exhibidoras, pero tampoco se gira el 10% del valor las entradas que históricamente bancó los concursos y subsidios al cine, las series y los documentales.

Por el lado del ENaCom, mientras las nuevas autoridades rearman al Fondo de Fomento Concursable (FoMeCA) para emisoras no comerciales, se percibe que quienes sobrevivieron al desfinanciamiento esperan al menos igualdad en las reglas de juego, y ser reconocidos para las políticas y no sólo para las fotos, como en el pasado.

La solución no será inmediata, pero la experiencia de las generaciones pasadas indica que una regulación antigua de la mano de la falta de control y fiscalización siempre han servido a los actores más fuertes, a los incumbentes, o a aquellos que aprovechan la “ventana de oportunidad” de lo novedoso para distraer el aporte en la vaquita necesaria para una industria cultural nacional robusta.

Los padres fundadores pusieron el mojón con la Ley del Cine, luego vino la reforma de 1994 para incorporar a los servicios de TV por cable a la regulación y tributación. Un esquema más abarcador sobrevino en 2009 con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, tanto en la ampliación de reparto de la torta para fomento como en las obligaciones a (in)cumplir para licenciatarios y señales respecto de contenidos y pantallas nacionales, federales e inclusivas.

En medio de la pandemia y en el contexto de pantallas múltiples y plataformas, resurge la necesidad de actualizar el para qué de la regulación y el fomento de las producciones diversas. De modo que lo que se presume un salto en la tecnología no termine siendo una nueva forma de mercadear al audiovisual, con los intermediarios cambiados o puenteados.

Así las cosas, dos sectores se han expresado con claridad durante marzo apuntando a asignar a las industrias culturales una parte del 21% del IVA que ya pagan los “Servicios Digitales” facturados en el país (Google, Facebook, Netflix, Spotify, servicios de hosting, publicidad, estudios de mercado, etc.).

Por una parte, representantes de la cinematografía y la cultura retomaron la idea de extender los ingresos del Fondo de Fomento Cinematográfico y de series que administra el INCAA (actualmente se nutre del 10% del aporte de los exhibidores de salas de cine, más una parte no menor aportada por los servicios de radio y TV). Para ello reclaman el 10% del IVA aportado por los “Servicios Digitales Audiovisuales”.

Desde un lugar estructuralmente desfavorecido, también demandan un 5% del IVA aportado por los “Servicios Digitales” los medios gráficos, digitales, radios y TVs comunitarios, populares, cooperativos y micropymes, con presencia federal y generadores de 10 mil puestos de trabajo. (Ver detalles de esta propuesta y otras para corregir las asimetrías regulatorias existentes, en www.pluralismo.com.ar).

Ambas miradas son complementarias, en un marco donde la Economía del Conocimiento engloba conceptualmente a una amplísima cantidad de actores, no todos ellos con la misma capacidad de lobby y generación de proyectos territorializados.

También resultaría atinado pensar en el financiamiento de la radio y la TV públicas con otra parte de lo recaudado por las contribuciones de servicios digitales.

Mientras transitemos el auge y la caída de la pandemia, sin dudas habrá reposicionamientos y decisiones que afecten a las producciones, pantallas y consumos culturales en nuestros hogares.
Foto: Agencia AFP
Fuente: Diario PáginaI12

Continue Reading

Opinión

Máximo Thomsen, un animal humano

Avatar

Published

on

El autor es politólogo especializado en Comunicación No Verbal (U. Austral) y docente de posgrado (UCA).

Con sólo encender la TV o entrar en las redes sociales, se constata algo de inmediato: la terminología que se usa para definir la conducta de los rugbiers en general y de Máximo Thomsen en particular, refieren con abundancia al mundo animal. No tiene nada de malo, a condición de que tengamos en cuenta que los humanos somos animales vertebrados, mamíferos del grupo de los primates, simios que habitamos un zoológico humano, como diría el gran etólogo Desmond Morris. No es un insulto llamar animal a Thomsen, así lo define la etología humana (rama de la biología que estudia el comportamiento animal, específicamente humano), en todo caso hay que analizar su conducta y su expresión corporal para mostrar que es un animal, pero bastante más peligroso que un erizo o un yorkshire. Es un animal que mostró niveles de agresividad insólitos para nuestra especie, que en los papeles vive con arreglo a normas de convivencia especialmente tipificadas para evitar que la agresividad se transforme en ataque.

Por un lado, debemos tener en cuenta por los relatos de testigos que Thomsen podría ser el líder del grupo, el macho Alfa. Entre los monos babuinos, el macho Alfa es quien debe responder a los ataques de otros grupos y defender el suyo. Tienen además una similitud con el hombre, porque a diferencia de otros primates, se aventuran en superficies abiertas para buscar comida y, en el peor de los casos, enfrentarse con depredadores varios. En Gesell, como en la sabana africana de nuestros ancestros cazadores recolectores, un grupo de homo sapiens golpeó a otro homo sapiens hasta matarlo. Al parecer, el principal involucrado es Thomsen, quien sería el líder del grupo. Un simio agresivo, que probablemente por sus características físicas hubiera podido evitar el ataque con simples exhibiciones de fuerza o amenazas. Por las imágenes que aparecen en los medios se trata de un simio con una notable hipertrofia muscular, algo que se convierte -siempre desde la etología- en una pista que exhibida a los demás sirve como efecto disuasorio y puede lograr la sumisión de otro simio. Quizá podría haber recurrido a la amenaza, con frases racistas incluidas (como las que refieren los testigos), pero sin recurrir al ataque, que es la máxima instancia agonal de la que se valen los simios y, especialmente, los simios agresivos. Pero atacó y lo hizo con la ayuda de algún que otro animal de menor jerarquía social en el grupo, tal como muestran las filmaciones por todos vistas. Se observa un claro respeto por el pecking order (orden jerárquico), en el ataque homicida.

Por otra parte, podemos analizar el comportamiento corporal de Thomsen -el simio macho Alfa del grupo-, a partir de una imagen que quedará en la retina de la inmensa mayoría de los argentinos, y es la de él con su camisa negra desabrochada caminando en dirección a la cámara.

La camisa desabrochada es una pista no verbal que en el campo de la diacrítica (el estudio del arreglo personal, vestimenta, tatuajes, etc.), normalmente se observa en los machos Alfa. Tiene la función de demostrar que el simio muestra su centro ventral sin miedo a sus congéneres, es decir, las partes más sensibles. En el caso de los gorilas, los golpes en el pecho son comunes como señal de amenaza, así como entre los animales humanos la alusión a uno mismo generalmente se explicita con una palmada suave o un dedo indicativo en el pecho. Cualquier homo sapiens que siente seguridad adopta posturas expansivas, que incluyen la mayoría de las veces el adelantamiento del pecho o la insuflación de éste. Cuando se desarrolla un ataque físico como el del simio en consideración, el mismo sistema nervioso central trabaja requiriendo más aire en los pulmones y la sangre para atacar con mayor violencia.

 

En la imagen se observa que tiene los brazos muy separados del tren superior; se trata de una postura expansiva típica de una exhibición de fuerza, que hubiera sido útil si el simio no hubiera asesinado a su congénere unos instantes antes. Maximizar el tamaño del cuerpo con posturas específicas, forma parte de nuestra filogenética, es decir, de nuestra evolución ancestral. Da cuenta de nuestro potencial a la hora de disputar físicamente una posición, ni más ni menos que la lucha por el poder (para cuidar o ganar territorio, copular con una hembra o acceder a recursos, lo mismo da). También podemos ver que camina abriendo mucho sus extremidades inferiores, mostrando congruencia con sus extremidades superiores.

Lo que vimos en Villa Gesell tiene una explicación desde la etología humana, porque somos animales humanos que nos comportamos de muchas maneras. Pero debemos dejar en claro que ese simio Alfa agresivo, que mató a patadas en el piso a Fernando Báez Sosa, no merece el mismo calificativo que el perrito que ahora mientras el lector lee esta nota, mueve la cola de alegría esperando a que termine de leer para jugar con su dueño.

Empecemos a llamar a Máximo Thomsen como la biología indica: animal humano.

FUENTE : 0223.COM.AR

Continue Reading

Opinión

Baradel: cuando el salario ajeno es un acto militante

Avatar

Published

on

El discutido dirigente aceptó una propuesta salarial que de ser presentada por el gobierno anterior hubiese significado un escándalo. Enojo en otros gremios.

Por Adrián Freijo

Hay dirigentes que no saben discernir entre un acto militante y sus responsabilidad frente a los afiliados. El SUTEBA aceptó una propuesta de reconsideración salarial que no cubre ni el 50% del desfasaje inflacionario y que mantiene a los docentes con un ingreso básico por debajo de la línea de pobreza. Algo que de haber ocurrido durante la administración de María Eugenia Vidal habría derivado en una negativa absoluta y el no inicio de las clases.

Pero Roberto Baradel es más kirchnerista que defensor de sus trabajadores. Y esa elección no parece ser la mejor consejera a la hora de plantarse en defensa de de sus afiliados…

La propuesta que ayer jueves acercó el Ejecutivo de Axel Kicillof al Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) –integrado además por los gremios Amet y Sadop- eleva el salario básico de un maestro de grado de 11.821 pesos a 12.767 pesos en marzo y a 13.772 pesos en junio próximo, además de incluir una cláusula de garantía ante incrementos inflacionarios que superen el aumento.

Esto significa que el sueldo ‘de bolsillo’ de un docente de grado sin antigüedad subiría en marzo a 29.001 pesos y en junio a 31.059 pesos; mientras que para un maestro con máxima antigüedad, de jornada simple, en marzo el salario ascendería a 39.117 pesos y a 42.003 pesos en junio.

Otras organizaciones gremiales docentes como la FEB que conduce Mirta Petrocini la rechazaron por considerarla “insuficiente» y los pasos a seguir de cara al inicio del ciclo lectivo, previsto en el calendario oficial para el próximo lunes, se debaten por estas horas aunque se descarta que por ahora dispongan un cese de actividades. También el sindicato Udocba –que dirige Miguel Ángel Díaz– había adelanto ayer su rechazo a la oferta pero también es partícipe de la idea de comenzar con normalidad el ciclo lectivo

A nadie sorprende esta actitud del titular de SUTEBA ya que en más de una ocasión puso en evidencia, sin siquiera buscar disimuloo alguno, que entiende la tarea gremial como un apéndice de su militancia política y que sus afiliados son solo instrumento de sus ambiciones personales. Ni siquiera el rechazo de su sector partidario a su ansiada candidatura a diputado sirvió para que el hombre dejase de lado la actitud de sujeción con las estrategias peronistas y las actitudes combativas e intransigentes llevadas adelante durante los últimos años bajo el paraguas del «cuanto peor, mejor».

Como resultado de su mirada sesgada e ideológica Baradel logró malquistar a los docentes con la sociedad -harta de los paros salvajes y los chicos sin clases- sin preocuparse en conseguir, al menos, una mejora sustancial en el nivel de ingresos y condiciones de trabajo de los maestros.

Y lo que se podría suponer viable con un gobierno de su propio signo partidario termina siendo un fiasco para quienes día a día se paran frente a sus alumnos tratando, nada más y nada menos, que transmitir el saber y el conocimiento.

Mientras algunos eligen utilizarlos para sus propios y mezquinos fines personales y políticos…

 

Continue Reading

Más Vistas