Daniel Casermeiro fue visto por última vez el jueves 19 de diciembre después de abandonar su clínica

Daniel Casermeiro fue visto por última vez el jueves 19 de diciembre después de abandonar su clínica

Tras un allanamiento realizado esta madrugada en la ciudad cordobesa de San Francisco, el Grupo Eter de la policía local detuvo a un sospechoso por el crimen de Daniel Casermeiro, el ginecólogo que estuvo desaparecido durante una semana y cuyo cuerpo fue hallado ayer en una zona rural.

Según el portal La Voz de San Justo, el detenido sería un hombre de apellido Gette, quien fue arrestado en un domicilio que ya había sido allanado el mismo día en que se encontró abandonado el automóvil BMW del médico.

El cadáver de Casermeiro, de 61 años, fue hallado ayer en horas de la tarde en un pastizal al costado de la vieja ruta a Luxardo, en cercanías del límite con la provincia de Santa Fe y de la zona rural donde el domingo pasado fue visto el vehículo blanco que pertenecía al médico.

Por lo pronto, lo único que se sabe es que los investigadores vieron que el cuerpo presentaba un alto grado de descomposición, tenía quemaduras leves y afirmaron que parte de la vestimenta estaba a salvo, por lo que podía ser reconocido.

El ginecólogo fue visto con vida por última el jueves de la semana pasada, cerca de las 10, cuando abandonó su clínica a pesar de que tenía pacientes en lista de espera. De acuerdo con su entorno, antes había acudido a un banco, del que habría retirado de una caja de seguridad lingotes de oro, joyas, 800.000 pesos y algunos dólares, para una presunta operación inmobiliaria.

Cerca del mediodía, el hombre habló con su esposa y luego hizo una parada en el pueblo Estación Luxardo, ubicado a unos pocos kilómetros de San Francisco. Allí, compró tres bebidas energéticas en un kiosco, charló con el empleado que lo atendió y hasta bromeó con el lujo de su auto. El testigo no pudo decirle a los investigadores si viajaba solo o acompañado. Más tarde, se comunicó con su socio para intentar adelantar una reunión, pero ese encuentro nunca se llevó a cabo. La última señal de su celular se registró cerca de las 16 y en la misma zona de Estación Luxardo.

A partir de ahí se inició una intensa búsqueda y todo se tornó en incertidumbre, ya que los familiares aseguraron que Casermeiro no tenía motivos aparentes para desaparecer de la forma en la que lo hizo. El misterio fue creciendo minuto a minuto y no había mayores pistas. Algunos días después fue hallado su automóvil intacto, con todo el millonario botín que había extraído del banco, por lo que se descartó casi por completo que se haya tratado de un robo.

El fiscal a cargo de la investigación, Bernardo Alberione, ordenó que el cadáver sea trasladado a la morgue para la realización de la autopsia y según adelantaron, el funcionario judicial brindará hoy una conferencia de prensa para dar más detalles.

INFOBAE