Connect with us

Politica

Eduardo Valdés: “Para nosotros Venezuela no es una dictadura”

Avatar

Published

on

smercado@infobae.com
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Eduardo Valdés recibió a Infobae en su lugar en el mundo, el gran galpón que funciona como su living o espacio de encuentro, “El Café de las Palabras”, con recuerdos de su vida política y estatuas diversas, desde el papa Francisco hasta Alberto Fernández empuñando una guitarra, como le gusta. Nos pregunta cuánto va a durar el reportaje y le decimos que no más de media hora. “Soy larguero”, se ataja, disfrutando este momento donde le toca explicar el espacio político que integra, a propios y extraños, por vocación y por la larga relación con ambos miembros de la fórmula que gobierna la Argentina. El reportaje duró el doble de lo previsto, una hora donde no mostró inquietud en abordar ninguno de los temas propuestos, en una semana especialmente ríspida para la coalición Frente de Todos, que fue y vino de sus posiciones en varios momentos, en la mayoría de los casos jaqueada por el fuego amigo.

Dijo que Venezuela no es un dictadura y reveló que Emmanuel Macron felicitó a Fernández por seguir hablando con Nicolás Maduro. Aseguró que siempre pensó que el Memorándum con Irán fue negociado por Héctor Timerman para conocer la verdad y contó que el Presidente le pidió a Benjamin Netanyahu el nombre de quienes pusieron la bomba en la embajada y en AMIA y que fueron ajusticiados por Israel, tal como lo revelaron dos ex embajadores israelíes en Argentina. Explicó también que el Presidente está convencido de que para gobernar la Argentina se necesita tener mayorías amplias y que eso le exige dialogar con todos. Que un día tiene que hablar con La Garganta Poderosa y otro día con los empresarios poderosos. Que el 19 de marzo nació un nuevo Alberto Fernández, porque supo construir una decisión durante una jornada crucial, que Valdés detalló desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche, cuando se anunció.

Experto en vínculos, el hoy presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados también habló largamente de la relación entre Alberto Ferández y Cristina Kirchner

-Aprovechando que sos el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, nos parece pertinente empezar este reportaje hablando de las declaraciones de Alberto Fernández sobre Venezuela cuando llamó a Víctor Hugo Morales para decirle que el embajador argentino ante los organismos internacionales, Federico Villegas, no había condenado ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas el régimen venezolano ni había pedido elecciones limpias y democráticas. El Presidente pareció legitimar en ese reportaje lo que para Sergio Massa, socio de la coalición, es una dictadura. A ver, ¿cuál es entonces la posición del Gobierno en relación al régimen venezolano?

Para nosotros Venezuela no es una dictadura, podrá gustar más o menos, pero es muy difícil gobernar un país con tantos bloqueos. ¿Cuál es el delito de Venezuela? ¿Tener petróleo? Fue el delito de Saddam Hussein en Irak, fue el delito de Khadafi en Libia, parece que el delito es tener petróleo y no acordar con Arabia Saudita, donde sí se violan los derechos humanos todos los días. Cuando vos tenés una política autónoma sobre el tema petrolero pareciera que te convertís en un maldito y nosotros no compartimos eso. Para nosotros Arabia Saudita es un violador serial de derechos humanos. Todos los martes y todos los viernes en plazas públicas se lapidan mujeres, se decretan penas de muerte, y nosotros no nos enteramos.

-Bueno, Venezuela está en nuestra región, Arabia está en otro continente.

-Irán está cerca de Arabia Saudita. Siempre parece que los malditos son los que no se subordinan a las políticas de la OPEP que conduce Arabia Saudita, pero tiene otras referencias.

-Ahora te voy a preguntar sobre Irán, pero veamos el tema Venezuela.

-A ver. Venezuela ha tenido 25 elecciones en 20 años. ¿Sólo valen las que ganó la oposición? Chávez perdió una elección y ganó otra auditada por el Centro Carter, perdió la Asamblea Nacional, ganó la presidencial. Pero fijate vos, ¿por qué gana la presidencial y pierde las legislativas? Porque la oposición no se unifica en una sola persona, no es el más representativo de la oposición. Nosotros hemos viajado con Alberto Fernández a Francia y te voy a sincerar un diálogo con (Emmanuel) Macron. Él dijo que nos felicitaba por hablar con Maduro y que teníamos que seguir haciéndolo, porque él hablaba con Guaidó pero no le hacía caso. Porque no quiere hablar con el oficialismo de Venezuela. Quiere que los otros países le invadan Venezuela y lo erijan a él, pero la negociación de la política es con los de adentro. ¿Qué decimos nosotros? Que arregle Venezuela su propia situación, no que la invadan. Lo mismo hablamos con Merkel en su momento. Guarda, Venezuela es un escenario que está muy en boga porque tiene elecciones Trump en noviembre. Vas a ver que cuando terminen las elecciones de los Estados Unidos se va a hablar menos de Venezuela.

-Pero Eduardo, 5 millones de emigrados, hay violaciones a los derechos humanos gravísimas, hay hambre.

-Es gravísimo que vivan haciéndole bloqueo a Venezuela. Si hay restricción alimentaria, ¿qué van a hacer? Yo no tengo doble discurso. Donde hay migrantes, para mí, es un dolor que debemos atender. Pero lo que yo quiero saber es por qué se ocupan tantos otros países de la situación. ¿Nos fue bien con Cuba? ¿Fue bien el bloqueo?

infobae-image

-Pero, Eduardo, el bloqueo es reciente, tiene un año y, en realidad, son sanciones. No se bloqueó nunca alimentos ni medicamentos.

-No, no, es de antes que muriera Chávez. El tema son siempre las riquezas naturales. Los malditos son los que tienen petróleo y no se subordinan. No me gustan los bloqueos.

-¿Y las violaciones a los derechos humanos?

-No está bien lo que está pasando en Venezuela y lo que queremos es que se terminen los bloqueos y que sean los propios venezolanos los que resuelvan. Ahora, ¿cuándo van a elecciones y gana la oposición son transparentes y cuando gana el oficialismo hay fraude?

-Pero le hacen una elección al lado para tener un congreso paralelo.

-No, no, una cosa es lo que nos cuentan y otra cosa lo que pasa en la realidad. Gana la oposición y se legitiman esas elecciones.

-Eduardo, no dejan entrar a los diputados opositores al edificio de la Asamblea Legislativa. Persiguen a la oposición, meten presos legisladores.

-A ver. Te doy mi visión, podemos mirarla de un montón de lados. Yo sé que si una persona se tiene que ir de un país a mí no me gusta, me duele. Lo que quiero es que se restablezca el diálogo entre venezolanos. Que no se invente un presidente, porque Guaidó no es reconocido por toda la oposición. Que no se quiera invadir el país. ADECO y COPEI, los partidos tradicionales de Venezuela, no convalidan a Guaidó, que es un dirigente cercano a Donald Trump.

-Pero no estamos hablando de Guaidó. Ayer Víctor Hugo Morales no le preguntó por Guaidó, sino por la posición del Gobierno argentino frente a las violaciones a los derechos humanos.

-Si uno lee lo que dijo el embajador Federico Villegas Beltrán, no está lejos (de lo que estoy diciendo). Una cosa es lo publicado por el embajador y otra cosa es lo que dijo. Federico Villegas Beltrán es un diplomático que ha sido el funcionario de derechos humanos de Jorge Taiana, no piensa muy distinto de nosotros. Miren lo que dijo, no es lo publicado. Había un informe de Michelle Bachelet con la idea de condenar a Venezuela. No salió la condena a Venezuela. Y, en su discurso, el embajador planteó que no se condene a Venezuela. Me comprometo a enviarte una vez de que terminemos de conversar nosotros el textual de lo que dijo el embajador Villegas, que es lo que Alberto explicó con Víctor Hugo Morales.

-Te tomo ese compromiso. (En efecto, Valdés cumplió al enviar por WhatsApp el discurso completo del embajador Villegas que fue motivo de lecturas diversas, aún la que hizo la oposición en Venezuela y en Argentina. Por ejemplo, habla de sanciones no de bloqueos y de que la grave crisis debe ser liderada por los propios venezolanos, aunque asegura que tendrá que hacerse por elecciones inclusivas y transparentes). El tema Irán, que ya vos mencionaste.

-Vamos con los países fáciles.

-Son los temas que están en la opinión pública. El jueves el Presidente dio un reportaje a una de las directora de la American Jewish Committee (AJC) en el marco de los homenajes a las víctimas de la AMIA por los 26 años del atentado donde dijo que el objetivo del Memorando de Irán tenía el objetivo de que los argentinos vengan a declarar a la Argentina, algo muy distinto a lo que él mismo había dicho hace 5 años. ¿Cuál es la posición entonces?

Yo siempre pensé lo mismo. Nosotros siempre quisimos la verdad de quién puso las bombas de la embajada de Israel y la AMIA. Desde el año 2003, cuando nos tocó gobernar y yo era jefe de gabinete de la Cancillería. Siempre dijimos fue un ataque contra la Argentina. Nosotros no nos merecemos que nos hayan puesto dos bombas, encima en nuestra Ciudad de Buenos Aires. Yo, particularmente, perdí a mi tía Cacha y mi tío Ricardo, que vivían en un edificio de al lado de la Embajada de Israel, que después se derrumbó entero. Ellos sobrevivieron, pero a los dos meses murieron como consecuencia (del shock) que les produjo ese atentado en la Embajada. Me entero perfectamente de ese día en que terminé en el Hospital Argerich a buscar a mis familiares.

Quiero decir que siempre quisimos conocer la verdad. Y el Memorando fue el instrumento que Héctor Timerman creyó que sería el pertinente. Cuando juró como Canciller, él le dijo a Cristina que lo hacía con mucho orgullo, pero que le permitiera ir a fondo con lo que él pudiera para encontrar la verdad de algo que era propio para él, porque hacía a su colectividad. Y estaba convencido de que con ese Memoradum podía hacerlo, y también estaba convencido de que un sector de la DAIA le dijo que avanzara, y otro sector de la AMIA también. De pronto dijeron no. Nosotros queremos encontrar cuanto antes la verdad. Y te voy a contar con orgullo algo importante del viaje que Alberto Fernández realizó a Israel en ocasión de los homenajes por los 70 años de la liberación de Auschwitz.

-El primer viaje oficial de Fernández como Presidente.

-Exactamente. Y Román Lejtman, periodista de Infobae, es testigo de esta escena. Alberto tuvo una obsesión, que era hablar de quiénes habían sido las dos personas que habían puesto la bomba y habían sido ajusticiadas por Israel. Hubo dos embajadores de Israel, Daniel Gazit en el 2010, en el ejercicio de sus funciones, dijo en un reportaje a Perfil “nosotros sabemos quién puso la bomba en la AMIA e Israel dio cuenta de ello”. El otro fue Itzhak Aviran, que fue embajador en el momento de la bomba, también en un reportaje dijo: “Israel sabe quiénes pusieron la bomba en la Embajada y hemos dado cuenta de ellos”. Algo así dicen los dos. Sin embargo, nunca pudimos saber quiénes son. Los argentinos nos estamos desangrando, nos trajo tanta división, así que el Presidente se lo preguntó al presidente israelí Reuven Rivlin y el primer ministro Benjamin Netanyahu. Pensemos que Alberto y Fabiola fueron invitados a almorzar a su domicilio particular, y construyeron un vínculo personal importante. Ahí, el primer ministro le dijo que lo iba a averiguar y se lo iba a contar, quiénes habían sido. Yo no he vuelto a hablar con el Presidente de este tema, no sé si le llegó la respuesta o no. Supongo que no, porque si no lo hubiera dicho en la entrevista que concedió a la AJC. Pero te aseguro que el único tema, además de fortalecer las relaciones y exponer nuestra posición en torno a la deuda para solicitar respaldo en medio de la negociación, era tener esta información. Es una obsesión para nosotros, es una herida abierta, sobre todo en la Ciudad de Buenos Aires. Lo peor que podemos hacer es dividirnos y creer que el Memorándum se hizo para ocultar. Que hubo ocultamiento no tengo ninguna duda, pero fue al comienzo de la investigación. Hay una trafic que no sabemos si estuvo o no estuvo, hay una serie de cosas. Ahora lo que podemos hacer es resolverlo de estado a estado, si están las declaraciones de estos dos ex embajadores, personas serias, podemos decir: “Estas fueron las personas y estos fueron los motivos”.

infobae-image

-Avancemos sobre otros temas. Es un momento complejo, confuso en medio de la pandemia y la cuarentena.

-O no.

-¿Por qué?

-Yo creo que la pandemia nos trajo aparejados en todas partes del mundo las buenas y las malas personas que nos gobiernan. Me he sorprendido que gente que piensa ideológicamente como yo tomó decisiones sobre este tema muy distintas a las que yo creo que había que tomar, que en mis valores es preservar la vida humana. Me sorprenden las decisiones que tomó Andrés López Obrador, de México. En cambio, Angela Merkel, de Alemania, se puso en otro lugar, preservar la vida, mostrando un camino en Europa. Las siete mujeres que gobiernan países decidieron tomar el mismo camino, sin consultarse entre ellas. Será porque ustedes, las mujeres, dan vida, pero cada una tiene una ideología distinta y todas fueron por el mismo lado. Y mi país tomó la misma decisión, por eso creo que emergen los valores humanos con los que se gobiernan los países. Hace dos meses se cumplió un aniversario de la muerte de la mamá de Alberto. Su familia, como la mía, no eran peronistas. Más bien eran antiperonistas. Yo me llamo Eduardo por Lonardi (el general que dio el golpe contra Juan Domingo Perón, en 1955). La cosa es que yo le dije: “Tu madre estaría muy orgullosa de vos, porque te estás manejando en esta pandemia con los valores que ella te crió”. Hay que ver cómo es el final de la pandemia, no estoy de acuerdo con aflojar, pero no es por convicciones sino por las presiones.

-Uno podría decir que sos experto en vínculos. Recuperaste la relación con Cristina mucho antes que Alberto. Sos amigo de Alberto antes de que Cristina y Alberto se hayan conocido. Así que sos la persona para aclararnos algunas cosas. ¿Cómo es la relación entre ellos? Hay muchas dudas e interrogantes. ¿Ella es la jefa? ¿Él le tiene miedo?

-Ohhh. A ver. Te voy a decir cómo reconstruí mi vínculo con Cristina. Porque quizás la pinta de cuerpo entero. Yo me había ido del gobierno por el problema con Hilda Molina y en el año 2011, Cristina había ganado por el 54% de los votos, aún no había asumido como presidenta. Yo la fui a ver por Gustavo Beliz, porque estaba siendo perseguido por el espionaje ilegal, se había tenido que ir del país, la estaba pasando muy mal y quería volver a la Argentina. Pero necesitaba el acuerdo del Gobierno argentino porque él estaba trabajando para el BID, lo llevó Enrique Iglesias, que en ese momento presidente del BID y un gran hombre. Se sorprendió y me dijo “traelo mañana a Beliz” y Gustavo fue, habló con ella. Pudo volver a la Argentina, demostrando que ella no tenía nada que ver en los problemas que tenía Gustavo. Eso me gustó de Cristina. Después vino lo del Papa, ahí le pude mandar un correo electrónico contándole lo que yo pensaba que significaba que era Jorge Mario Bergoglio. Después, yo le dije que invite a Roma a Alicia Oliveira, que fue la verdadera constructora de puentes entre Cristina y el Papa. Aporté ese nombre y fue crucial.

-Bueno, ¿y qué pasa en el vínculo entre Alberto y Cristina hoy?

-Vos sabés que los peronistas somos tumultuosos. Vos eras peronista.

-Cuando era joven.

-Después te volviste peronóloga y te alejaste de nosotros. Digo, los peronistas somos tumultuosos, cuando hacemos la unidad, cuando discutimos, siempre lo somos. Pero no hay ningún motivo para que Cristina y Alberto tengan ninguna fisura. Creo que lo que ha pasado en la última semana es que Alberto sabe que tenemos que ampliar la base de sustentación, la base social con la que llegamos a gobernar. Alberto es un hombre que está en la construcción de una nueva mayoría.

infobae-image

-Él lo tiene claro, pero ¿Cristina lo tiene claro?

-También. Lo que pasa es que vos no podés construir una nueva mayoría dejando de lado a con quienes llegaste.

-Pero él es el Presidente.

-Hay celos, no de parte de Cristina. Lo de Hebe me suena por ahí.

-¿Cristina es la jefa?

-No creo, Cristina no pone la condición de que ella es la jefa. Creo que ella ha tenido jugadas extraordinarias. La última fue la mejor de todas, cuando hizo ese enroque que nadie imaginó.

-Brillante.

-Yo recorro América Latina y los líderes de los espacios nacionales y populares te hablan de eso que no sucedió en Brasil, en Ecuador. Decían que ella era el ego pero no tuvo ningún problema en decir “yo tengo los votos, pero sé que hay condiciones para que yo pueda gobernar”. Mirá qué humildad. Buscó un hombre que tuviera lo que a ella le complementaba y creo que esto está funcionando.

-Hay dudas de que Cristina lo deje gobernar.

-Hay dudas de todo tipo. Permitime decirte algo. Hay una estigmatización contra Cristina. La han acusado del asesinato de Juan Castro, de Ducler, del propio marido de ella, de Nisman, de ahora Gutiérrez. ¿Por qué? Hay permanentemente una cuestión de saciar contra Cristina cosas que no harían frente a otro dirigente político. Yo digo una cosa. Nadie tiene mayor voluntad de que a este Gobierno le vaya bien que Cristina Fernández de Kirchner. Sería un fracaso para ella, para nosotros, los que hemos sustentado durante cuatro años que queríamos volver para ser mejores y construir una sociedad más inclusiva que la que dejamos nosotros y que nos dejaron a nosotros. Si hay algo que tiene Cristina Fernández de Kirchner es inteligencia. No es verdad que ella quiere que le vaya mal a Alberto. El 9 de julio había una mancha opositora, estaba el problema de los silobolsas, seguía lo de Gutiérrez y una protesta que buscaba instalar que “nosotros somos la patria”. Frente a eso, Alberto quiso convocar a los gobernadores y a los empresarios y sindicalistas, que faltaron otros, Hugo Yasky y Hugo Moyano, faltaron los organismos de derechos humanos. Pero Alberto quiso mostrar que los que no pensaban como él, fundamentalmente, los empresarios más importantes y los gobernadores de Cambiemos, estaban acompañando el momento. Eso generó celos vinculados a cosas preexistentes.

-Es difícil entender por qué desde su propio espacio lo salen a criticar.

-Porque somos tumultuosos, ya te he dicho. Van a seguir criticándonos. Yo hablo todos los días con personas que lo critican (para contenerlos). Somos un espacio crítico.

-Un espacio crítico es una cosa. Limar la autoridad presidencial es otra.

-Pero no sé si ellos quieren limar la autoridad presidencial. Hablo con Milagro Sala muy seguido, me parece muy injusta su detención. Hablo con Hebe, hablo con Taty (Almeyda), con Héctor Daer, bastante. Me gustaría tener una relación cercana con Pablo y Hugo Moyano, pero lamentablemente no lo tengo. Hablo con Gustavo Vera. Creo que hay que hablar con todo el mundo, y el Presidente hace lo mismo. Juntarse con La Garganta Poderosa y con los otros poderosos. Me parece que eso es un Presidente.

-O sea, vos dirías, que el Presidente está por encima de las divisiones que están en la sociedad.

El Presidente tiene la obligación de construir una mayoría que permita gobernar en la Argentina. No da el espacio de Capuletos contra Montescos. No da. Argentina no puede volver a esos momentos. Y el Presidente está construyendo ese espacio y yo lo veo muy bien, por eso hemos podido transitar estos días durísimos de encierro compartiendo siempre las decisiones con Horacio Rodríguez Larreta, con Axel Kicillof, con Schiaretti y con Perotti, otros dos gobernadores que son distintos dentro de nuestro espacio.

-¿Cómo lo ves al Presidente en términos personales? A veces parece muy desgastado, lo cual es lógico dada las circunstancias inéditas en las que le tocó gobernar.

-Creo que el 19 de marzo de este año nació otro Alberto. Es algo que aprendió ese día. Porque a las 9 de la mañana, que empezamos los dos solas a caminar, Alberto me decía: “¿A vos te parece lo que dijo Nicolás Trotta, que había que cerrar las escuelas, cómo salgo de esto?”. A las 10.30 de la mañana llegaron Guzmán y Beliz, con quienes habló sobre qué pasaría en el país si se toman decisiones de cuarentena cerrada o abierta, cómo serían los escenarios. Después llegaron los dirigentes sindicales, luego los dirigentes empresarios. Luego apareció Ginés con los médicos y especialistas. Después, el Presidente decidió volcar todo esto reunido gobernadores, intendentes del conurbano, pidiéndoles que tomemos entre todos la decisión. Me acuerdo que a las 9 de la noche, los periodistas estaban enojados por la hora en la que el Presidente iba a hacer el anuncio. Pero esa es la hora en que terminó de construir una decisión. Ese es Alberto. Y ese el país que a mí me gusta, que se construyan las decisiones, no que se tomen las decisiones. Muchas veces me preguntan, ¿qué pasa que no sale el impuesto a la riqueza?, por ejemplo. Siempre contesto que el Presidente está construyendo las decisiones, porque no sirve que se imponga una decisión. No es un cuchillo que te tengo que meter, sino un consenso para un impuesto que genere igualdad, porque no es lindo andar en nuestra Ciudad con gente que vive en la calle.

-Totalmente de acuerdo. Va a depender de cómo construye esa decisión y la legitimidad social. Ultima pregunta. Apenas a siete meses de iniciada la gestión, se ve un Gobierno desgastado. ¿Cómo seguirá? ¿Habrá cambio de Gabinete? ¿El Presidente necesita más ayuda?

-Siempre un Presidente necesita ayuda. Yo creo que el Gabinete se subordinó totalmente a la pandemia. ¿Cómo puedo juzgar a María Eugenia Bielsa, por dar un ejemplo? El Gabinete que dio más la cara fue auxiliado por el otro Gabinete, que no tuvo que poner tanto la cara. A Ginés le tocó jugar de entrada en una visibilidad que el Ministro de Salud no tenía, pero tuvo un equipo que lo respaldó. Katopodis se reconvirtió a un ministro para poner camas de terapia intensiva. A Santiago Cafiero le tocó coordinar la parte que Presidente le fue delegando que no tenía que ver con la pandemia. Yo creo que han estado a la altura de la circunstancia. Lo que pasa es que estamos mucho tiempo encerrados y hacemos más críticas que las que se merecen. Ayer Nancy Pazos me mandó una encuesta del JPMorgan con la imagen de los líderes del mundo ante la pandemia y figuraban al frente Angela Merkel y Alberto Fernández. ¿Qué querés que te diga? Nosotros sabemos el lugar que tenemos en el arco político, no nos tiene que pasar lo que le pasó a (Fernando) Lugo y a Evo (Morales), los golpes blandos existen.

-Eso lo dejamos para hablar en otro reportaje. Gracias por este diálogo.

Producción: Mariana Dahbar. Cámaras: Matías Arbotto y Gastón Taylor. Edición: Equipo Media Digital Infobae.

FOTO TAPA : PERFIL

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Politica

Avatar

Published

on

El gobierno bonaerense otorgará subsidios de 300 mil pesos por persona para desactivar Guernica y evitar nuevas tomas de tierras

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

La ocupación de GuernicaLa ocupación de Guernica

En las últimas horas, varios funcionarios del gobierno bonaerense se refirieron a la situación de la ocupación de un predio de 100 hectáreas en Guernica, partido de Presidente Perón. Se trata de la toma de tierra más conflictiva en la provincia de Buenos Aires, y que involucra a más de 1500 familias. Tanto el ministro de Seguridad, Sergio Berni, como la ministra de Gobierno, Teresa García, destacaron el trabajo conjunto para alcanzar un desalojo pacífico, previsto en un principio para el lunes 2 de noviembre.

En el marco de la negociación para desarticular esta ocupación, y evitar otras nuevas, sobre todo en el conurbano bonaerense, el gobernador Axel Kicillof oficializó la entrega de subsidios de 300 mil pesos por persona, por año, destinado a quienes que, por verse privadas de una vivienda digna, se encuentran en un contexto de extrema vulnerabilidad.

El programa de “Asistencia Crítica y Habitacional” será coordinado por el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés “Cuervo” Larroque, que dispondrá de 54 millones de pesos que podrán ser destinados para gastos de alojamientos, materiales de construcción y alimentos.

Andrés "Cuervo" Larroque, en el predio de 100 hectáreas en el partido de Presidente PerónAndrés “Cuervo” Larroque, en el predio de 100 hectáreas en el partido de Presidente Perón

“Con el objetivo de acompañar, cuidar y asistir a esos sectores más necesitados de la sociedad, y a fin de mejorar las condiciones de habitabilidad de grupos en riesgo social, es necesario optimizar los recursos destinados a las políticas públicas existentes, resultando de vital importancia la creación de un Programa de asistencia habitacional, con el objeto de atender a la población vulnerable de la provincia de Buenos Aires, que necesite asistencia para acceder a una vida digna, tanto en materia alimentaria como habitacional”, dispone el decreto 938/2020, publicado ayer en el Boletín Oficial.

Los subsidios podrán ser otorgados por un periodo máximo de tres meses y, si la situación de vulnerabilidad social del beneficiario así lo amerita, podrá ser prorrogado por única vez durante tres meses más.

“En el marco del escenario crítico que atraviesa la Provincia por la emergencia provocada por el Coronavirus (COVID-19) y la demanda creciente de diversos actores en concordancia con la competencia del Ministerio de Desarrollo de la Comunidad y los objetivos del Gobierno Provincial, se impulsa el presente Programa de Asistencia Crítica Habitacional, que tiene por objeto otorgar subsidios de hasta la suma de pesos cincuenta mil ($50.000) mensuales por el termino de tres (3) meses, prorrogables por tres (3) meses más”, se detalla de manera oficial.

Ayer, con relación a la situación de Guernica, Berni aseguró que “Larroque trabaja todo el día para lograr un desalojo pacífico en Guernica, pero nosotros vamos a cumplir lo que diga el juez. Vamos a garantizar el derecho a la propiedad en Buenos Aires”. “Si no se llega a un acuerdo, calculo que el lunes 2 de noviembre se hará el desalojo en Guernica, salvo que el juez vuelva a cambiar la fecha. Pero por lo que hablé con el fiscal no habría otra propuesta para aplazar la fecha”, agregó.

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof (Maximiliano Luna)El gobernador bonaerense, Axel Kicillof (Maximiliano Luna)

Según el funcionario provincial, durante el mes de octubre se desarticularon más de 100 tomas y, en declaraciones radiales, apuntó contra la CTEP, la organización cuyo referente es Juan Grabois: “Hay gente de esa organización que tiene participación en tomas de la provincia de Buenos Aires”.

En el caso de la toma de Guernica, además del subsidio de 50 mil pesos, el gobierno bonaerense propuso la reubicación de las familias y el traslado de manera definitiva a lotes que estarán disponibles en un plazo de entre cuatro y seis meses. Según se informó, se trata de lotes “escriturables, con una superficie aproximada de 200 metros cuadrados, contarán con dos servicios (luz y agua) y serán adjudicados prioritariamente a las mujeres de los grupos familiares”.

El jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, por su lado, destacó que “se trabaja en el diálogo y el consenso con medidas para las familias establecidas en el predio” ocupado desde julio pasado. En una conferencia de prensa ayer en la Gobernación bonaerense, el funcionario aseguró que el Gobierno trabaja en “soluciones parciales”, aunque reconoció que “hay un núcleo duro minoritario con el que se sigue trabajando y, cuando la justicia lo determine, se avanzará con el desalojo”, aseguró.

Los terrenos reclamados por sus propietarios, unas 100 hectáreas, fueron ocupados en julio pasado por familias que vivían en Guernica y otras que residían en los distritos de Almirante Brown, Lomas de Zamora, San Vicente, Florencio Varela, Ezeiza y Esteban Echeverría.

Tras la denuncia ante la Justicia por parte de los dueños y la firma Bellaco S.A., el juez de Garantías de La Plata Martín Rizzo ordenó el desalojo del predio, decisión que fue postergada en dos oportunidades a pedido del Gobierno provincial, y que tiene nueva fecha límite de concreción el próximo viernes.

No es una linea de subsidios generalizada, sino que tenemos que disponer de instrumentos que nos permitan responder a situaciones de extrema vulnerabilidad; no es una política generalizada, no se ofrece”, informó Larroque en diálogo con TN.

La decisión del gobierno bonaerense generó el rechazo de dirigentes de la oposición. “50.000 pesos a cada usurpador de Guernica. 0 pesos para subsidiar jardines maternales e infantes. 0 pesos para los pequeños comercios que apenas subsisten. Kicillof, ¿para cuándo una para el lado del laburante?”, afirmó el intendente de Vicente López, Jorge Macri, a través de las redes sociales.

Y agregó: “El que labura cierra y el que usurpa hace negocio. La provincia no es inviable, pero así la hacen invivible!”.

FUENTE INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Politica

LA FALTA DE AUTOCRÍTICA QUE ESCONDE EL VERDADERO PLAN

Avatar

Published

on

Estalló la economía, todos los cálculos que el gobierno hizo sobre los alcances de la pandemia fueron equivocados y sin embargo, parados en el incendio monetario y de salud, el presidente y su equipo nos miran con cara de «yo no fui».

Si Mauricio Macri hizo todo mal y dejó un país quebrado poco tiene que ver con la disparada del dólar, el estallido de un plan que nunca existió y la contundente muestra de pérdida de confianza que la sociedad dedica a un gobierno que ya al estallar la pandemia venía demostrando no tener muy en claro que era lo que había que hacer con la economía.

Aquel «no creo en los planes económicos» del presidente no fue otra cosa que la puesta en claro de que la improvisación le había ganado a la planificación y que todos estábamos a expensas de lo que el destino resolviese que tenía que pasar.

Y el destino resolvió...vaya si resolvió.

Y lo hizo con la circunstancia tan trágica como novedosa de un virus y con la ya tradicional y reiterada de los argentinos corriendo a refugiarse en el dólar como cada vez que perciben que todo lo que se comunica desde el gobierno es mentira y que ella está más vinculada a la impotencia y la incapacidad que al deseo perverso (y estúpido) de que las cosas vayan mal.

Mientras esta explosión se gestaba, el presidente y su extravagante «gobierno de científicos» no paraba de equivocarse en el diagnóstico y tratamiento de la crisis sanitaria. Todo mal encarado, peor diagnosticado y con consecuencias funestas para el país: primero mundialmente en la relación de contagios por millón de habitantes y ahora también en el de muertes por la infección.

Todo bajo el paraguas de un oficialismo dividido y disparatado en el que una agenda sólo útil a los intereses de alguno de sus miembros ganaba el centro de la escena mientras quedaba al costado del camino lo que ciertamente importaba a la sociedad. Al mismo tiempo que a todos nos ganaba una duda que servía además para alimentar la crisis y la desconfianza: ¿es realmente Alberto quién gobierna?.

Más allá de las ñoñas desmentidas, supuestos sarcasmos y caritas despreciativas de los dirigentes del oficialismo, todos en Balcarce 50 saben que la duda está clavada en el corazón de la sociedad y que con ella no se puede seguir mucho tiempo más. No sé puede, sin correr el riesgo de que la doble crisis se convierta en triple y lo que entre en un tirabuzón imparable sea la misma institucionalidad.

Y el primer paso para evitar la catástrofe -de la que ya se puede hablar sin que pueda colgarse a quien lo hace el sayo de alarmista o desestabilizante- sería una autocrítica del presidente y su gobierno acerca de los errores cometidos.

Porque algo falló del «no plan» económico y también salió mal en la mirada que se posó sobre la pandemia, su tratamiento, el tiempo de aislamiento y la comparación con otros países de la tierra a los que llegamos a poner como el ejemplo a no seguir y hoy han dejado atrás la crisis, con menos muertos y  con menos daño económico. Pero Alberto Fernández parece elegir el silencio, pasar por alto la necesidad ciudadana de una explicación y seguir adelante como si todos los errores fuesen imputables a una mano invisible a la que, a lo sumo, gusta definir como «la oposición».

La vieja costumbre de simplificar todo en un culpable y un pretexto parece no alcanzar ya para zafar de los propios errores. Máxime cuando en el propio espacio ya asoman quienes trabajan en la sucesión y se disponen a ser impiadosos  con aquel al que en su momento fueron a buscar para esconder tras su figura el rechazo de la sociedad a algunas posturas que ahora vuelven a aparecer explícitas y sin disimulo.

Y mientras Alberto calla, evade la realidad y espera que por arte de magia el virus y la inestabilidad abandonen el escenario, las usurpaciones, las tomas, los manotazos a la justicia, el intento de controlar a los medios, la persecución al mérito como motor del avance social y la protección de la marginalidad como un tesoro a cuidar, sostener y multiplicar ocupan el centro de la escena generando un enfrentamiento que, hoy conceptual y acerca del país que queremos, se acerca peligrosamente a un choque violento entre los que tienen y los que , apoyados desde el gobierno, quieren quedarse con todo ello.

Algo que seguramente un «me equivoqué» no va a resolver pero sería señal suficiente de que la vocación es hacer las cosas bien y no buscar la explosión para avanzar luego en la apropiación.

Un pequeño gesto para una gran causa.

 

FUENTE : LIBRE EXPRESION

Continue Reading

Politica

La carta de CFK más allá de la lectura interna: pega en la estrategia del Presidente para salir de la crisis

Avatar

Published

on

Cristina Kirchner cuestionó a funcionarios y colocó todas las decisiones de gestión en Alberto Fernández. Pero además cuestionó a empresarios, que el Gobierno busca convocar. Y habló de buscar un acuerdo frente al dólar, tema que debe resolver Martín Guzmán

La carta de Cristina Fernández de Kirchner en la antesala del acto de homenaje a Néstor Kirchner provocó casi todas las reacciones posibles en el Gobierno. Sorpresa porque nadie en el círculo presidencial esperaba un texto semejante. Alivio porque al anunciar su inasistencia al acto oficial en el CCK lo hizo con una explicación intimista, no como gesto distante en línea con el 17 de Octubre. Y contradicciones, porque el malestar de varios funcionarios por las críticas de la ex presidente fue negado por el análisis de Alberto Fernández, que consideró que aportaría a desmontar la imagen de conflicto doméstico al descargar en él toda responsabilidad por la gestión, y sus resultados.

Llamativo, porque ninguno pareció advertir que dos tramos centrales del texto apuntaron sobre la estrategia diseñada por el Presidente, en un último giro, para enfrentar la trepada del precio del dólar. Esto tal vez sea el dato mayor. La dura crítica de CFK a los empresarios se produce en momentos en que el Presidente busca recomponer puentes en ese terreno, mensaje parcial con la idea de generar confianza. Y la recomendación de un acuerdo multisectorial –extraño, porque castiga a posibles convocados- sugiere y casi dice que con Martín Guzmán solo no alcanzaría.

Por supuesto, la reacción en el Gobierno pareció auténtica, aunque sin considerar el efecto global de la nota de la ex presidente. Cosas de microclima. Emergió como lectura doméstica de un hecho que trasciende largamente los límites internos. ¿CFK se corre de las responsabilidades, toma distancia frente a los costos en medio de semejante crisis? ¿O allana el camino de Alberto Fernández al afirmar que el poder de decisión reside exclusivamente en la Casa Rosada? Aún aceptando esto último, no resulta natural que la palabra de un vicepresidente deba despejar tal interrogante.

Imagen del Coloquio de IDEA. La ex presidente cuestionó con dureza a los empresarios.Imagen del Coloquio de IDEA. La ex presidente cuestionó con dureza a los empresarios.

De todas maneras, esa interpretación positiva sobre el mensaje de la ex presidente está limitada a una de sus referencias: la negación de cualquier expresión de su poder sobre las medidas tomadas por el Gobierno. “No es fácticamente posible que prime la opinión de cualquier otra persona que no sea la del Presidente a la hora de las decisiones”, enfatiza el texto.

Hubo malestar por la frase sobre funcionarios que “no funcionan” y los “aciertos o desaciertos”. Todos saben de qué está hablando. Blanqueó el cuestionamiento a algunas áreas del Gobierno, en particular la jefatura de Gabinete, la cartera de Justicia, Desarrollo Productivo y algún otro ministerio que representaría un tiro indirecto a Sergio Massa, en medio de versiones que Olivos descalifica pero que no hablan del mejor momento en ese plano. También a estas referencias le bajaron el impacto en el Gobierno. Difícil hablar del gabinete si cualquier cambio no es pensado como inicio de una nueva etapa. Antes, entonces, debería ser atendido el frente de la economía.

Alberto Fernández tomó una decisión que de hecho expresa la dimensión o la velocidad con que la crisis consume otros hechos, empezando por el limitado efecto del acuerdo con los acreedores externos. El Presidente consideraba que el inicio de las tratativas con el FMI y una rápida negociación generarían confianza o por lo menos un crédito de los mercados y de los empresarios en general. Pero la realidad impuso otra lógica.

Son tiempos en que la visión de la economía parece reducida al testeo diario del valor del dólar. Por supuesto, nada se agota allí ni siquiera considerado como síntoma. Y además, gravita el componente político. De todos modos, la necesidad de jugar en velocidad cambió el esquema. No hay margen para esperar un entendimiento con el Fondo, cuyos términos se desconocen, y Guzmán quedó como responsable de un conjunto de medidas para aplacar la tensión del dólar.

Martín Guzmán, en la última cita de IDEA. El ministro quedó al frente de la estrategia para calmar la tensión con el dólar.Martín Guzmán, en la última cita de IDEA. El ministro quedó al frente de la estrategia para calmar la tensión con el dólar.

En paralelo, el Presidente retomó conversaciones con empresarios de primera línea, para tender o recrear puentes que generen confianza. No es tarea fácil, cuando desde el oficialismo o desde sus márgenes se suceden mensajes inquietantes y a la vez incomprensibles. Todavía suena el eco de Vicentin. Y ahora se navega sin un discurso elemental frente a disímiles ocupaciones de tierras.

Uno de los primeros gestos presidenciales hacia el circuito empresarial fue la participación virtual en el último coloquio de IDEA. La ex presidente fue particularmente dura con los empresarios que participaron de esa cita tradicional. Una advertencia con base en gestos como mínimo fuera de lugar de algunos participantes en ese encuentro, pero que sirvió para ampliar el cuestionamiento y descargarse de responsabilidades.

Una dureza similar o mayor utilizó CFK para referirse a la gestión macrista. Y no faltaron críticas a medios de comunicación. Curioso, después incluyó a todos –empresarios, opositores y hasta medios- como necesarios participantes de un acuerdo para enfrentar “el problema de la economía bimonetaria que es, sin dudas, el más grave que tiene nuestro país”.

Fue una de las “certezas” enunciadas en el texto de CFK. Una manera de marcar agenda que leída “sin prejuicios”, como se reclama desde el interior del oficialismo, es también una señal al Gobierno. Y en un momento delicado con múltiples indicadores del dólar.

fuente : infobae

Continue Reading

Más Vistas