Connect with us

Noticias

El dueño de Garbarino compró Radio Continental

Published

on

Carlos Rosales, el empresario que a mediados del año pasado se quedó con la cadena de venta de artículos electrónicos Garbarino, ahora adquirió la sociedad dueña de Radio Continental. El vendedor fue el grupo español Prisa que, con esta operación, decreta su salida del negocio de los medios en Argentina luego de 17 años

El Grupo Santamartah propiedad del empresario Carlos Rosales se convirtió en el nuevo dueño de las emisoras AM 590 Radio Continental, los40Argentina FM 105.5, la FM104.3 y las plataformas digitales de cada una de ellas, luego de que este jueves 14 de enero se firmara el traspaso de las acciones por parte del Grupo Prisa a Carlos Rosales

Luego de un largo proceso de trabajo conjunto entre los equipos técnicos, proveedores y management de la empresa, se finalizó el proceso de due dilligence y se da comienzo a una nueva etapa en la historia de estas importantes frecuencias.

La presidencia de “Santamartah Medios” estará a cargo de Gabriel Enriquez, de extensa trayectoria en el sistema de medios, con formación política y estrechos vínculos con los principales ejecutivos del mundo de la comunicación.
Por otro lado, Gonzalo Arias, consultor de medios y propietario de una importante productora, será el CEO de la empresa. Carlos Rosales destacó “el enorme desafío que implica volver a poner a las emisoras en los primeros lugares de preferencia de la audiencia. Continental es una radio de más de 50 años de historia con un importante capital humano que ha sabido liderar el espectro radial durante mucho tiempo y que tiene el objetivo de volver a enamorar a los oyentes”.
La operación, que empezó a aparecer en medios locales a finales de 2020, es la primera venta de grupo Prisa tras la llegada a la presidencia de Joseph Oughourlian, hombre fuerte del fondo Amber Capital y máximo accionista de la compañía.
La venta conlleva cambios importantes en el organigrama interno. Uno de ellos será el nombramiento como nuevo consejero delegado de Gonzalo Arias, consultor de medios y propietario de una importante productora.
El nuevo dueño de los medios radiofónicos de Prisa en Argentina destacó “el enorme desafío que implica volver a poner a las emisoras en los primeros lugares de preferencia de la audiencia. Continental es una radio de más de 50 años de historia con un importante capital humano que ha sabido liderar el espectro radial durante mucho tiempo y que tiene el objetivo de volver a enamorar a los oyentes”.
Venta en Argentina en mitad de la segregación del grupo
La salida del negocio radiofónico en Argentina sigue a la venta de Panamá, ejecutada en enero del pasado año. Prisa vendió sus emisoras a la compañía TVN Media. El valor de la operación nunca fue desvelado.
El grupo de medios, sin embargo, todavía tiene presencia en plazas importantes. Cuenta con la edición de El País en distintos países de Latinoamérica y el negocio de radio en Chile y Colombia, ambos con una posición de liderazgo en el mercado.
La voluntad de venta en Argentina contrasta con la negativa de Prisa en España de desprenderse de su negocio de medios (El País, la Cadena SER, Cinco Días y As, principalmente), pese a recibir en los últimos meses dos distintas ofertas. La compañía ha rechazado, de momento, al empresario Blas Herrero (Kiss FM) y al grupo Vocento, editor de ABC y El Correo.
Con Oughourlian a los mandos, la compañía ahora busca la fórmula para segmentar Prisa en dos partes: división de medios y división de educación. La voluntad es crear dos compañías independientes que coticen de manera separada en bolsa y tengan un accionariado que, al menos en un primer momento, sería clonado al actual.
Carlos Rosales, el empresario de veloz ascenso que aterriza en Radio Continental
Por: Alejandro Rebossio
Carlos Rosales pasó de ocupar cargos públicos menores entre 2007 y 2015 a quedarse con una cooperativa de seguros rionegrina a punto de desaparecer en 2017, hacerla crecer bajo los nombres de Prof y Plus ART, hasta instalarlas en un edificio entero de La Recoleta, y comprar Garbarino por $1 en 2020 para renegociar su deuda de $12.000 millones y reducirla al15%. Con el año que comienza , el empresario está a punto de hacerse con Radio Continental, la radio generalista que peleó el tercer puesto muchos años y pasó a jugar de la mitad de la tabla para abajo a partir de 2016.
Charly, como lo llaman sus amigos, compró de Radio Continental al grupo español Prisa —dueño del diario El País y Cadena Ser—, y apunta a usar una de las dos FM de la emisora para reclutar a las estrellas que a fin de 2020 dejaron FM Metro (Matías Martin, María O’Donnell, Sebastián Wainraich y Andy Kusnetzoff). En la actualidad, Continental transmite en dúplex en la tradicional AM 590 y FM 104.3, además de su frecuencia musical tradicional FM 105.5 Las 40 Principales. Todo indica que, con la llegada de Rosales el modo binorma será una vez más revertido y los ex-Metro ocuparán ese dial.
Pese a que dejó atrás su paso por la política, que había comenzado como peronista y continuado en el Frente País Solidario (Frepaso) en la década de 1990, Rosales siempre ha mantenido buenos contactos en ese mundo. Hincha de San Lorenzo de toda la vida, participa de la vida interna del club desde 2004 y ocupa el cargo de protesorero desde 2019, cuando Marcelo Tinelli lo convocó. Del club y del Frepaso conoce a su amigo Gonzalo Ruanova, quien fue hasta septiembre pasado subsecretario bajo la órbita de Vilma Ibarra, secretaría de Legal y Técnica de la Nación. Ruanova antes había sido secretario del Consejo de Seguridad Interior, cuando Sergio Berni era viceministro de Seguridad nacional entre 2012 y 2015.
En el entorno de Rosales reconocen que lo une a Berni la amistad en común con Ruanova y con otros exfuncionarios del Ministerio de Seguridad en el segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. No sólo son amistades. Rosales ha hecho negocios con varios conocidos del actual ministro de Seguridad bonaerense. En diciembre pasado, el empresario asumió la presidencia de Femedical, una mayorista de medicamentos, en lugar de Rodrigo Luchinsky, actual presidente de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia y ex subsecretario de Articulación con los Poderes Judiciales y los Ministerios Públicos en Seguridad de la Nación en tiempos de Berni.
En 2017, el dueño de Prof y Garbarino incorporó como gerente financiero de la aseguradora a Fernando Zack, quien había sido coordinador del Consejo de Seguridad Interior con Berni. Al año siguiente crearon juntos la sociedad Don Enrique Lodge, con la que controlan un hotel en Misiones, y otra llamada Papyrus, que tenía como misión inversiones financieras y en medios. En abril de 2019, ambos se interesaron por comprar Ámbito Financiero, Radio 10 y otras emisoras de Cristóbal López y Fabián de Souza porque un conocido en común les llevó la propuesta, pero después desistieron porque se enteraron de que los empresarios entonces presos bajo el gobierno de Mauricio Macri planeaban conservar sus activos. En diciembre de 2019, Zack dejó Prof para pasar a presidir Provincia Seguros y en abril de 2020 renunció a la vicepresidencia de Papyrus.
Tras comprar Garbarino, Rosales nombró a Mariana Casares como vicepresidenta de la cadena de ventas de electrodoméstico, Garbarino Viajes, Compumundo y Fiden (empresa emisora de las tarjetas Mastercard Garbarino y Mastercard Compumundo). Ella había sido subsecretaria de Articulación Legislativa en Seguridad de la Nación en la era Berni. En 2017, Casares creó la sociedad de servicios empresariales Faith and Temperance y, al año siguiente, renunció a su presidencia para dejarle el cargo a Agustina Propato, esposa de Berni y actual senadora provincial bonaerense. Pese a los contactos en común, el vocero del ministro de Axel Kicillof niega vínculos con Rosales.
El pretendiente de Continental tiene 50 años, es divorciado y es padre de dos hijos. Su primer trabajo fue como repartidor de pizza a los 16. Años más tarde tuvo su propia pizzería y llegó a contar un restaurante en La Recoleta, El Buey.
Otro de los negocios en los que había incursionado antes de su ascenso vertiginoso en los seguros era en la producción de suero con la empresa Rigesin. Allí conoció a Alberto Castro, quien tiempo después se asociaría con Rosales en Prof y lo denunciaría por presuntas estafa, administración fraudulenta, lavado de divisas y otras defraudaciones. Pero esta historia ocurriría en 2017, y antes el dueño de Garbarino pasó por la función pública.
Sin formación universitaria, pero muy lector y con militancia política desde joven, en 2007 trabajó en el Instituto de la Vivienda de la Ciudad, cuando Jorge Telerman la gobernaba tras la destitución de Aníbal Ibarra. En 2008, primer año de gobierno de Cristina Kirchner, Rosales se desempeñó en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Entre 2009 y 2015 pasó por el Gobierno de Daniel Scioli como director de Clubes de Barrio, a las órdenes del secretario de Deportes bonaerense, Alejandro Rodríguez, otro amigo de Ruanova. En paralelo, en 2011 formó una empresa de servicios de auditoría de sistemas, LCG Group SRL, con Luis Ángel Oribio, quien en 2016 renunció para ser funcionario durante todo el período de Macri, con un paso por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom). Oribio ahora trabaja en Garbarino.
Mientras, Rosales hacía carrera en San Lorenzo. En 2007, fue el último candidato a vocal de la lista de Rafael Savino, el presidente que obtuvo la reelección. Pero Rosales no entró. En 2010, se candidateó detrás de Matías Lammens, actual ministro de Deportes, pero terminaron novenos. Tuvo que esperar a 2019 para ocupar un cargo en el club al que dedica tanto tiempo. Ya para entonces se había convertido, durante el Gobierno de Cambiemos, en un empresario de ascenso vertiginoso en los seguros y con pretensiones en los medios.
Un extesorero de San Lorenzo, Claudio Di Meglio, le presentó a Alberto Castro, empresario correntino del negocio de los medicamentos y las farmacias que había enfrentado varias denuncias judiciales por supuesta falsificación de troqueles. Castro se alió con Rosales y Zack para hacerse en 2017 con Productores de Frutas Argentinas Cooperativa de Seguros, de Río Negro, 4 días antes de que se firmara el certificado de su extinción. Castro aportó como capital dos inmuebles por un valor de entonces de $218,3 millones con la promesa de que presidiría la cooperativa —luego llamada comercialmente Prof— y con el objetivo de que ese dinero saneara el déficit de la empresa y se cumplieran así las exigencias requeridas por la Superintendencia de Seguros de la Nación.
Castro asumió la presidencia de la cooperativa, pero poco después fue desplazado por Rosales. El empresario correntino denunció a su socio y a Zack por considerar que se valieron de un ardid para removerlo y porque asegura que le devolvieron títulos cooperativos de capitalización que él calculó que valían la mitad de los dos inmuebles aportados. “Castro refirió que desde que fuese corrido del cargo de presidente de la cooperativa, la misma tuvo un crecimiento no acorde con uno armonioso, motivo por el cual expresó que dicha situación le hacían suponer que la empresa en cuestión podría estar siendo utilizada por el lavado de activos. Sospecha que se habría afianzado luego de que el grupo Prof realizase una oferta (en 2019) para adquirir parte del grupo de medios de comunicación que perteneciesen al empresario Cristóbal López”, redactó en julio pasado el juez Rodolfo Canicoba Corral al disponer el allanamiento del edificio de Prof. El operativo ocurrió un mes después de la compra de Garbarino, en medio del silencio de los medios en los que pauta Prof, y tras el pedido del fiscal Carlos Stornelli y de un fallo del juez de Cámara Martín Irurzun que ordenó en mayo investigar la denuncia de Castro.
La causa continúa, pese a que Canicoba Corral se jubiló. En el entorno de Rosales sostienen que desconocían los antecedentes de Castro y que se pelearon por diferentes estilos de gestión. Alegan que a Rosales le gusta trabajar 18 horas por días y ocuparse de todos los detalles. También argumentan que ahora han puesto a disposición de Castro los dos inmuebles entregados y esperan una pronta resolución del litigio. El estudio abogados del empresario correntino, Blanco Bermudez, el mismo que el de Jaime Stiusso, no ceja en la denuncia.
En Prof no niegan que crecieron rápido y lo explican por la ingeniería financiera, la gestión, la relación directa con los brokers y un management nuevo con familiares de Rosales y gerentes jóvenes. La mitad de su negocio proviene de los seguros, sobre todo patrimoniales y automotor, y la otra, de Plus ART, que pasó de 8.000 pólizas en 2017 a 100.000 en la actualidad. La aseguradora de riesgos del trabajo dio el gran salto cuando consiguió en una compulsa el contrato de Carrefour, con sus 20.000 empleados. Prof ha sido el espónsor de varias camisetas del fútbol argentino y, en la actualidad, lo es de Colón y Unión, ambos de Santa Fe.
A Rosales le interesa comprar empresas a punto de quebrar, ponerles gestión y levantarlas, no para venderlas, sino para aprovechar su crecimiento. Tiene muchas esperanzas en la recuperación argentina. Así fue que se interesó en 2020 por Garbarino, por la que compitió con el fondo de inversión Inverlat (dueño de Havanna) y Covelia, empresa de recolección de residuos vinculada a los Moyano. En medio de la negociación con la familia Garbarino, Rosales se ganó el apoyo del jefe del sindicato de comercio, Armado Cavalieri, porque le prometió que mantendría a los 5.000 empleados en sus puestos.
Una vez que tomó Garbarino en junio pasado, se puso a renegociar la deuda con bancos (los principales acreedores eran el Galicia y el Santander, aunque por entonces también se lo vio por los pasillos del Nación) y proveedores. Aplicó el estilo de tómalo o dejálo y así bajó drásticamente el pasivo. Aún pierde plata cada mes, pero las ventas y la producción propia de electrónicos en Tierra del Fuego se han reactivado y calculcan que el mes próximo equilibrarán las cuentas. Con Garbarino no sólo apuestan a la comercialización de electrodomésticos sino que también quieren vender autos, bicicletas, muebles, seguros, alimentos y demás artículos de supermercado, en especial por vía online. En la cadena aplicaron el mismo estilo de gestión incisivo que en Prof.
Rosales es de los que cree que las crisis como la actual ofrecen oportunidades de negocios. Como siempre le interesaron los medios, ahora va por Continental.
En sus filas aseguran que las negociaciones están avanzadas mientras Prisa guardan silencio. Hace años que el conglomerado español, en apremios económicos y forzado a desprenderse de activos (como Editorial Santillana en 2019), quiere deshacerse de Continental. Cuando su nuevo presidente, el francés Joseph Oughourlian, dijo a fines de 2020 a El País que no quería vender medios del grupo español parecería que no está hablando de la Argentina: “Sería un gran error vender los medios de la compañía en este momento. El mercado está totalmente hundido y aparte del precio, no es el momento, es un sinsentido. Tenemos aún que reestructurar parte de nuestros medios y acelerar la digitalización”. También declaró contra los anteriores directivos de Prisa a los que desplazó: “Tú no puedes vender El País y la cadena SER a Kiss FM (una radio musical pasatista). Me parece algo obvio, es imposible. El Financial Times se vendió a Nikkei, The Economist se vendió a un grupo con algunas de las familias más prestigiosas de Europa. Cuando miras los grandes periódicos de este mundo que han cambiado de manos en los últimos años, ves que los dueños son familias, accionistas institucionales, todos conscientes de que no se juega con estos negocios porque son sistémicos para un país”. En la medida en que no pudo pagar sus deudas, Prisa fue pasando de manos y ganaron espacio accionistas como el fondo de inversión británico Amber, Telefónica y los bancos HSBC y Santander, entre otros. “Acabo de decir que El País es fundamental para luchar contra las fake news en España y en el mundo hispanohablante, así que lo siguiente no puede ser vender al primero que te ofrece un buen precio sin ver quién te hace la oferta”. Veremos qué política sigue Oughourlian con Continental.
Fuentes: Grupo Santamartah, Economía Digital, elDiarioAR

Noticias

MDP : ACCIDENTE FATAL EL LURO Y JUJUY

Published

on

Aproximadamente a las 9:30hs del domingo 26 de junio, un hombre de 23 años manejaba un Ford Fiesta a alta velocidad sobre la avenida Luro de nuestra ciudad.

Por razones que se investigan el conductor del rodado perdio el control sobre la Av. Pedro Luro entre las calles Jujuy y España. El coche choco contra un contenedor plastico , rompió un cantero en la puerta de un supoermercado y una palmera tompió la vifdriera de un comercio dedicado a la maderas y luego detuvo su marcha.

Personal del Same, policias y bomberos constataron el fallecimiento del chofer y no encontraron mas ocupantes en el auto.

Aun no fue comunicado el nombre de la victima que perdio su vida en el día de la fecha en nuestra ciudad.

 

 

Continue Reading

Noticias

LO QUE ENCONTRARON EN EL CELULAR DEL PILOTO IRANÍ

Published

on

En el teléfono de Gholamreza Ghasemi se lo puede ver en su juventud como parte de la Guardia Revolucionaria Al Quds. Las imágenes no son la evidencia de ningún delito y es extraño que alguien que supuestamente realiza actividades de espionaje las guarde en su celular. Igualmente, es muy probable que en la causa judicial las fotos se utilicen en su contra.

Aunque no constituye una evidencia de algún delito, en el celular del piloto del avión venezolano retenido en Ezeiza, el iraní Gholamreza Ghasemi, hay fotos en las que se lo ve mucho más joven como combatiente de la Guardia Revolucionaria Al Quds, también hay imágenes de misiles, tanques y de alguna bandera que dice “muerte a Israel”, según una primera traducción del farsí. 

Como se sabe, los celulares de todos los tripulantes del Boeing fueron secuestrados por orden del juez Federico Villena y a pedido de la fiscal Cecilia Incardona. Parece un poco contradictorio que alguien que supuestamente realiza actividades de espionaje o terroristas guarde fotos de esa naturaleza, pero es muy probable que en la causa judicial se utilicen en su contra, aunque no constituyan delito. Los datos sobre la existencia de las fotos fueron un adelanto exclusivo de Página/12.

Quienes trabajan en el análisis de los celulares se encontraron con esas fotos y ya lo reportaron al juez y la fiscal, aunque todavía no cuentan con una traducción fidedigna, porque no es sencillo conseguir un buen traductor del farsí, el idioma mayoritario en Irán. El peritaje es realizado por la División Delitos Informáticos de la Policía de la Ciudad. Está claro que las fotos son de Ghasemi y para completar el trabajo pericial falta la traducción de los textos. En principio, los tripulantes iraníes no usaban Whatsapp sino uno sistema más rudimentario, pero habrá que esperar la traducción oficial.

Es muy probable que Ghasemi argumente que hizo el servicio militar, que luego fue militar, y que gran parte de los jóvenes de su país integran la Guardia Revolucionaria Al Quds, que son brigadas organizadas y financiadas por el Estado orientadas a lo internacional: la base son consignas antinorteamericanas y antiisraelíes. De hecho, el nombre mismo –Quds– es la denominación en árabe de Jerusalem, es decir que apunta directamente a la confrontación con Israel.

Al Quds, además, mezcla también la cuestión religiosa y va en sintonía total con el régimen de los ayatolas. Los abogados de Ghasemi y del resto de la tripulación es seguro que van a alegar que son fotos viejas y que no implican ningún delito, menos aún cometido en la Argentina. También dirán que si Ghasemi hubiera tenido alguna actividad ilegal hubiera borrado las fotos o, más probablemente, usaría lo que en la inteligencia argentina llaman “un mocho”, es decir un celular paralelo, clandestino.

Un dato llamativo es que el gobierno de Venezuela no haya presentado ninguna protesta, entre otras cosas por el allanamiento ilegal que hizo la Policía de Seguridad Aeroportuaria, sin orden judicial, al regreso del Jumbo desde Uruguay. También Venezuela podría protestar porque no se le cargó combustible al avión cuando no había ninguna denuncia de ningún tipo contra la aeronave de Emtrasur. Sin embargo, por lo que se sabe hasta ahora, Caracas optó por la mesura.

En el gobierno venezolano están agradecidos por el papel que jugó el gobierno argentino, y en especial Alberto Fernández, en la Cumbre de las Américas de Los Angeles, denunciando los bloqueos a Cuba y Venezuela. Debe recordarse que, antes de ese momento, la relación con Caracas era compleja, con idas y vueltas, porque Argentina respaldó lo hecho por Michele Bachelet como Alta Comisionada de las Naciones Unidas en Derechos Humanos, con informes críticos –aunque con avances– respecto de la situación de derechos humanos y el encarcelamiento de opositores en Venezuela.

También se tranquilizó la relación con Caracas a raíz de la designación de un nuevo embajador argentino en Venezuela. El nominado es Oscar Laborde, que tiene el respaldo de todos los sectores del gobierno. Finalmente, tampoco se puede dejar de ver que incluso Estados Unidos, en el marco de la cuestión petrolera y la guerra Rusia-Ucrania, dio un paso significativo enviando una delegación de altísimo nivel a reunirse con Nicolás Maduro. Nada menos que el secretario de Seguridad, Jake Sullivan, estuvo en el Palacio de Miraflores en Caracas. Para redondear el cuadro, tampoco el presidente Joe Biden parece muy entusiasta con elevar la temperatura de los conflictos: baraja rehacer el pacto de limitación nuclear de Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, China con Irán. Todos esos elementos juegan en este momento en el insólito conflicto por un avión que pasó por doce países y un piloto que no tiene ni pedido de captura ni se lo acusó por ningún delito en ningún país.

La imputación al piloto

Como se sabe, el martes la fiscal Incardona igualmente imputó a Ghasemi en base a un informe del FBI que sostiene que el piloto fue ejecutivo y parte del directorio de Oeshm Fars Air que hace unos años –según la agencia norteamericana– realizó vuelos entre Teherán y Beirut llevando armamento. En comunicación con el gobierno argentino, el Mossad israelí aseveró que efectivamente eso es así, pero que desde que el 747 pasó a ser venezolano –la compra-venta se hizo en julio de 2021–, la nave no se estaría utilizando para nada ilegal. Por eso, no hubo objeciones en los movimientos del Jumbo. Lo asombroso es que la Embajada de Israel en Paraguay sacó un comunicado en el que manifiesta su preocupación por la llegada del avión a la Argentina y no dice ni una palabra de que el 747 estuvo en Ciudad del Este –ni siquiera en Asunción– un mes antes, con la misma tripulación y que desde Ciudad del Este se dirigió a Aruba con un cargamento de cigarrillos de la empresa del multi-acusado Horacio Cartés, expresidente de Paraguay y amigo íntimo de Mauricio Macri.

Todo evidencia el contenido geopolítico del caso, que agrupa a la derecha de Estados Unidos, Israel y la Argentina, porque involucra al llamado eje del mal Irán-Venezuela y sirve para congraciarse aún más con Washington. Más allá de semejante escenario, el juez Villena le requerirá ahora más información al FBI –-agencia que se mueve con bastante independencia respecto del gobierno norteamericano– y es muy probable que alguno de los fiscales o jueces alineados con Donald Trump haga algún reclamo desde el país del Norte.

Más cerca, aquí en Lomas de Zamora, por pedido de Incardona, Villena está solicitando más documentos sobre la titularidad del avión —quiere ver si es cierto que es venezolano o sigue siendo iraní— y se harán nuevas verificaciones sobre la carga que trajo a Buenos Aires. En su dictamen, la fiscal afirmó que hay que investigar si la carga no fue una forma de ocultar actividades de espionaje o terrorismo, con el informe del FBI como única prueba. Ahora podrá decir que las fotos del joven Ghasemi son una evidencia adicional.

FUENTE : PAGINA 12

 noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Continue Reading

Noticias

LA EMBAJADA DE ISRAEL EN PARAGUAY ASEGURÓ QUE LOS TRIPULANTES DEL AVIÓN TRAFICAN ARMAS PARA HEZBOLLAH

Published

on

La cancillería israelí señaló que sigue atentamente y con preocupación el caso de los iraníes que se encuentran en territorio argentino.

Israel sigue con preocupación el caso de la llegada a Argentina del avión iraní que pertenece a una empresa fantasma venezolana sancionada por el gobierno de Estados Unidos y denunció que sus tripulantes están involucrados en el tráfico de armas.

En el avión que aterrizó en Argentina, se encontraban iraníes involucrados de forma directa en el tráfico de armas a Siria y a la organización terrorista Hezbollah del Líbano. Incluso, el capitán del avión es un alto ejecutivo de la empresa aérea iraní Qeshm Fars Air”, denuncia este miércoles a través de un comunicado la embajada israelí en Paraguay.

El avión hasta hace poco era utilizado por la empresa iraní Mahan Air, que opera vuelos para Fuerza Quds en la ruta Teherán-Damasco, señala el comunicado.

Israel está especialmente preocupado por la actividad de las empresas aéreas iraníes Mahan Air y Qeshm Air en América Latina, empresas que están involucradas en el tráfico de armas, equipamiento y personas para la Fuerza Quds y que se encuentran bajo sanciones estadounidenses por su vinculación con el terrorismo y en la proliferación de armamento”, agrega el comunicado de la cancillería israelí.

Israel reconoció el buen trabajo conjunto y la coordinación de los países de la región, y destacó en especial la labor de las autoridades paraguayas que identificaron la eventual amenaza que representaba el avión y su tripulación, como también la determinación de Paraguay y Uruguay de cerrar el espacio aéreo.

Israel considera que la postura firme de Paraguay y Uruguay representa un mensaje importante a Teherán para que no intente actuar en Sudamérica”, destaca la embajada israelí en el comunicado.

“Para Israel se trata de otro incidente que demuestra los intento de Irán —a través de la Guardia Revolucionaria, la Fuerza Quds y Hezbollah— de seguir estableciendo su influencia alrededor del mundo en Sudamérica, como base de operaciones para las actividades terroristas en el continente”, finaliza el comunicado.

El lunes, la fiscal argentina Cecilia Incardona pidió investigar la relación del piloto del avión de Emtrasur, Gholamreza Ghasemi, con posibles actos de terrorismo. También imputó al resto de los tripulantes de la aeronave retenida en Buenos Aires, pudo saber Infobae de fuentes judiciales.

Finalmente se conocieron los primeros resultados de las pericias que se realizaron al celular de Ghasemi. Según pudo averiguar Infobae, en el aparato encontraron fotos de tanques, misiles y una imágen en la que se lo ve a él de joven, como combatiente de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní (IRGC-QF).

Luego de una serie de traducciones del contenido —estaba en farsi—, se pudo desclasificar la información. Entre las fotos encontradas también se encuentra una en la que se ve una bandera con repudio hacia Israel.

El capitán Gholamreza Ghasemi, el piloto del avión varado en EzeizaEl capitán Gholamreza Ghasemi, el piloto del avión varado en Ezeiza

“Con el avance de las tareas investigativas llevadas aquí adelante, surgieron varios rastros que imponen la necesidad de proseguir la investigación respecto de Ghasemi Gholamreza, de toda la tripulación que de él dependía, de la aeronave y de su carga, conforme las obligaciones del Estado Argentino para prevenir y sancionar hechos de terrorismo”, dice el dictamen de la fiscal.

Y agrega: “Tales circunstancias irregulares llevan a indagar si el verdadero objetivo del arribo de la aeronave a nuestro país fue exclusivamente para transportar mercadería de autopartes, o bien si estuvo fundado en razones diferentes a las alegadas y constituya, eventualmente, un acto de preparación para proveer bienes o dinero que pudieran utilizarse para una actividad de terrorismo, su financiamiento u organización”.

Luego de recibir el informe del FBI que confirma la vinculación directa del piloto del avión de Emtrasur, Gholamreza Ghasemi, con las Fuerzas Quds, la división de la Guardia Revolucionaria iraní especializada en operaciones de inteligencia, y con Hezbollah, el juez Federico Villena le corrió vista a la fiscal el fin de semana “para delimitar el objeto procesal”.

La fiscal ya había impulsado la investigación el lunes pasado, pero en ese momento no había pruebas concretas contra la tripulación.

En una semana, el juez Villena ordenó unas 60 medidas de prueba y el expediente suma ocho cuerpos. Muchas de ellas todavía no llegaron al juzgado. El magistrado espera con expectativa un informe definitivo sobre los teléfonos y las tablets secuestradas a los tripulantes. Los informes preliminares hasta ahora no arrojaron pruebas contundentes para el expediente. También está pendiente el análisis de las dos “cajas negras” del avión.

FUENTE : INFOBAE

 

noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Continue Reading

Más Vistas