Connect with us

Opinión

EL «POBRISMO» UNE LOS EXTREMOS DE LA GRIETA

Published

on

No son pocos los sectores cercanos al gobierno que ya no ocultan que el asistencialismo atenta contra la posibilidad de sacar a los sumergidos de la pobreza. Todo el arco ideológico exige crear empleo genuino.

 

Algo nuevo se está gestando en esta Argentina traspasada por la crisis y la debilidad del estado y sus respuestas.

El ministro de Agricultura Luis Basterra reconoce que los planes sociales atentan contra la generación de empleo genuino en la totalidad de las economías regionales del interior del país.

Lo hizo explícito la semana pasada en la localidad misionera de Andresito en una reunión con productores yerbateros en la que el funcionario se comprometió a hablar con el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, para tratar la problemática.

«Pasa lo mismo con las manzanas, con las uvas, con la vid, con los cítricos. Se ve en todo lugar donde se requiere mano de obra intensiva. Coincidimos en el concepto y sepan que tienen un aliado», les dijo Basterra a los yerbateros que reclamaban porque no consiguen trabajadores para la cosecha.

También las organizaciones sociales salieron al cruce de la ampliación de la «Tarjeta alimentar» que llegará a 2 millones de personas y se ampliará a chicos de hasta 14 años de edad.

«El gasto en ayuda directa, la tarjeta Alimentar, nos incluye como consumidores, pero eso no es inclusión social, la única inclusión es el trabajo. La tarjeta es pan para hoy y hambre para mañana«, sostuvo Emilio Pérsico a horas del anuncio presidencial.

Más duro fue Juan Grabois, que calificó el plan alimentar como «un ejemplo de asistencialismo puro» y no «una ampliación de derechos porque esta prestación no forma parte del sistema nacional de Seguridad Social como la Asignación Universal por Hijo», ni «de una política de Estado».

«Masificar el asistencialismo no es el camino. La Tarjeta Alimentar es eso. Es también la reproducción aggionarada de los programas de trasferencia condicionada de ingresos del menemismo» dijo.

Este debate se encuentra hoy instalado en el corazón mismo del gabinete nacional en el que una mayoría de los ministros cree que «La Mesa del Hambre» se ha convertido en un organismo de letra muerta y que de no comenzar a generarse trabajo genuino va a ser muy difícil encarar el proceso electoral de medio tiempo.

«Muy porteño todo» decía en las últimas horas uno de los ministros más cercanos al Instituto Patria. «Alberto cree que juntando nombres famosos en un organismo que se junta una vez por mes para charlar sobre el hambre y sus consecuencias se podrá aportar algo a la solución verdadera» deslizaba.

Desde Juntos por el Cambio -olvidando tal vez el desastroso resultado de su gestión económica y social- también comienzan a aparecer voces que insisten en desarrollar planes de trabajo real y abogan por «peronizar», en el sentido histórico, la mirada social de la coalisión. «Alguien tiene que hacerse cargo de un cambio del modelo asistencialista al modelo productivo» sostiene el sector más cercano a Emilio Monzó y Rogelio Frigerio que agregan que «esta es la oportunidad de cambiar las cosas que no se supo ver durante los cuatro años de gestión de Macri».

Si hasta la Confederación General del Trabajo (CGT) dejó atrás un desencuentro histórico con los movimientos sociales para analizar “un Plan de Desarrollo Productivo post pandemia” que reivindica el diálogo tripartito -entre trabajadores organizados, grupos sociales y gobierno-  y  afirma que la salida de la crisis debe ser “no sólo con planes sociales y subsidios” sino con “un modelo laboral sostenible”.

Un círculo virtuoso que cierra con todos los actores del drama argentino sentados en torno de, al menos, una mirada común.

Lo cierto es que poco a poco va creciendo la idea de «menos planes y más trabajo» que parece acercar sectores de la grieta que hasta ayer no podían encontrar un punto de acuerdo.

Alguna vez deberemos analizar como fue que algo tan evidente le llevó a nuestra dirigencia tres décadas de peleas, errores y decadencia.

Aunque hoy debamos conformarnos con aquello de «más vale tarde que nunca»…

FUENTE : LIBRE EXPRESION

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El cinismo de un gobierno que ataca la educación para ganar el poder

Published

on

En la provincia, si de chicos se trata, hay ciudadanos de primera y de segunda. El gobierno de Kicillof resolvió utilizar a los de Mar del Plata como ariete de una estrategia deleznable.

 

La directora general de Cultura y Educación bonaerense, Agustina Vila, aseguray que el regreso a  clases presenciales en el Área Metropolitana y otros distritos del interior de la provincia se llevaba a cabo «con un estricto cumplimiento de los protocolos» para evitar contagios de coronavirus y remarcó que «la prioridad es la educación».

¿Porqué esos protocolos no pueden ser utilizados para que los chicos de Mar del Plata y Batán puedan también volver a las aulas?. ¿cuál es le motivo por el que se ignoran voluntariamente los informes que en el mundo entero han concluido que la escolaridad no es fomento de contagio?.

Mientras tanto el ministro de Educación, Nicolás Trotta, celebró que, debido al «cambio de la tendencia epidemiológica» hoy regresa la presencialidad «en la mitad del territorio bonaerense». Y si bien la palabra del funcionario hoy no es muy tomada en cuenta por una sociedad que, tras su súbito cambio de postura en este tema cuando en el lapso de pocas horas pasó de defender con vehemencia la presencia de los chicos en las aulas a disponer el cierre absoluto de las escuelas, no puede pasarse por alto que lo que ahora sostiene es una mentira tan falaz como demostrable: aquel día en el que ordenó clausurar la educación presencial el índice de contagios en los distrito del conurbano que hoy retornan a las aulas era un 17% superior al actual.

Cinismo puro…

También hoy se supo que el Gobierno nacional habilitó la reanudación de las actividades en cines, teatros y salas de espectáculos de centros culturales para las zonas del país que se encuentran en «alto riesgo» epidemiológico y sanitario y en situación de «alarma», con un aforo de entre 30 y 50%. 

Bienvenida la noticia para el golpeado sector, aunque ello no sea óbice para que nos preguntemos cual es el motivo para que no sea un riesgo la concentración de un 50% de espectadores en un teatro o cine de 1.000 localidades y si lo sea en una escuela que en un alto porcentaje tiene un número de alumnos inferior a ese. Y que en todo caso podría administrar turnos y días para no superar nunca un número prudente alumnos en presencialidad.

Cinismo puro…

Iglesias y templos vuelven a los ritos con asistencia de fieles en un aforo del 30%. Bienvenida cualquier profesión de fe, que seguramente es tan necesaria para quien la milita, pero la pregunta inevitable también tiene que ver con el porque si unos y porque no otros…

Y la duda resulta inevitable: ¿será porque la Iglesia, las confesiones de todo credo, los empresarios teatrales y los artistas con acceso a los medios para presentar sus quejas tienen una capacidad de lobby que los chicos no tienen?. Tan horrible como inevitable sospecharlo…

Cinismo puro…

Entonces queda una sola conclusión y es la que nos lleva a comprender que el gobierno provincial ha dirigido esta medida con Mar del Plata en el centro de su intencionalidad. No hay otra posibilidad y hasta se debió cambiar el texto de un decreto para dejar a nuestros chicos atrapados por esta miserable maniobra que tiene aquí en la ciudad cómplices inocultables que será bueno visualizar al momento de votar y señalar cada vez que pretendan mimetizarse con la gente como un vecino más.

Los que permiten marchas, acampes y protestas de grupos y organizaciones que les responden políticamente, los que autorizan actividades a quienes desde su volumen de presión pueden hacer que se acreciente el rechazo que hoy aparece explícito a tantas medidas del gobierno central y el provincial tomadas bajo el signo de la impunidad y el privilegio, creen que cerrando las escuelas podrán direccionar el enojo social hacia sus adversarios políticos.

Se equivocan…la gente observa, entiende y sabe desde donde viene este cinismo enfermo y fanático que toma a la gente -hoy con epicentro en nuestros hijos- como carne de cañón de sus absurdas guerras inventadas.

De lo que deberán rendir cuentas ante la sociedad…

Por Adrián Freijo – 

Continue Reading

Opinión

Mar del Plata: ¿comenzó la rebelión de los mansos?

Published

on

Un fin de semana en el que el clima acompañó y el hartazgo por lo que ya se nota demasiado como una persecución lanzó la gente a la calle. ¿A quién le conviene este estado de cosas?.

Cuando se supo que el gobierno provincial, agarrándose de un DNU cuyo texto fue cambiado con toda intencionalidad, dejaba a Mar del Plata en Fase 2 y habilitaba las clases en u conurbano que aún hoy tiene mayor cantidad de casos y más camas UTI ocupadas que nuestra ciudad, era obvio que algo iba a ocurrir. Y vaya si ocurrió…

En primer lugar el intendente Guillermo Montenegro comenzó a dejar atrás una prudencia que ya algunos comenzaban a tomar por debilidad, y salió a decir con todas las letras que no estaba de acuerdo, que los números eran malintencionadamente dirigidos y que iba a utilizar todo el fin de semana para intentar que las autoridades provinciales cambiaran lo que era a todas luces una discriminación.

Seguramente el jefe comunal tomó nota de lo que se venía y por eso reiteró que no saldría a perseguir ni a los vecinos ni a los comerciantes; su accionar se limitaría a ir por la clandestinidad, algo que en cuestión de hora quedó en claro con los operativos que desbarataron varias fiestas de ese tipo y las durísimas sanciones que, de acuerdo con los jueces de faltas, caerán ahora sobre los responsables.

Pero la gente hizo lo suyo: durante el sábado y el domingo, días de un clima brillante y luminoso impropio de la altura del año que transcurre, miles de marplatenses se volcaron a las calles, llenaron bares y restaurantes y aprovecharon para visitar negocios que, de acuerdo a la normativa vigente, deberían haber cerrado sus puertas.

Casi como en una alianza tácita entre comerciantes y clientes -seguramente extendida a los vecinos y su actitud frente a la posición del municipio- Mar del Plata vivió un día de absoluta normalidad en la que el pretendido confinamiento pergeñado por Kicillof y su gente se convirtió en una caricatura de quien cree que la vida de las persona puede manejarse desde un despacho plagado de aprendices de «rasputines» de ocasión.

Para completar una fin de semana a pura y pacífica rebelión, muchos marplatenses manifestaron en la tarde-noche del domingo pidiendo el retorno a las aulas, en una clara demostración de que la desobediencia puede alcanzar prontamente a los establecimientos escolares, a los que desde La Plata amenazan extorsivamente con dejar sin subsidios si no se ajustan a las órdenes que desde allí llegan. Mientras en aquel conurbano plagado de contagios y escaso de estructura sanitaria los alumnos volverán en pocas horas a las aulas.

Tal ha sido el grado de esta pacífica pueblada que desde el Frente de Todos local optaron por un bajo perfil muy distinto a los proclamados apoyos que suelen volcar, en ditirambos sobreactuados de singular exageración, cuando de alabar a La Plata y castigar al intendente se trata. Se ve que algún sabio asesor les hizo saber que el horno no está para bollos…

Pero cuidado: a nadie le conviene una ciudad del volumen de la nuestra en estado de rebelión, por pacífica que esta sea.

Al gobierno provincial porque cada día parece más lejana la probabilidad de que alguna vez el kirchnerismo pueda torcer el histórico destino de derrota que el peronismo, en todas sus vertientes, viene arrastrando en el distrito.

Y al intendente porque su administración depende, y mucho, de los fondos que llegan desde La Plata y una Mar del Plata en armas puede ser pan para hoy y hambre para mañana. Seguramente a Guillermo Montenegro le toca la parte más complicada de cualquier conflicto: encontrar el punto de equilibrio.

Pero es claro que el marplatense se hartó del trato discriminatorio al que se lo somete desde la ciudad de las diagonales y ha resuelto tomar en sus manos el destino y lo que viene.

Los días mostrarán hasta que punto escala el conflicto y cuales serán las consecuencias de mantenerlo vivo.

Solo hay que esperar...pero juntos es más fácil.

Por Arián Freijo –

FUENTE : LIBRE EZPRESION

Continue Reading

Opinión

Es un Milagro si no va a la cárcel

Published

on

 Gerardo Morales pidió que Sala cumpla un total de 7 años en prisión. Si recibiera el indulto de Alberto Fernández, como ella misma exigió, sería un escandaloso ataque a la Justicia y una señal nefasta para la mayoría honesta y democrática de la sociedad

(EFE/Edgardo Valera)
(EFE/Edgardo Valera)

Todas las fuentes consultadas en la Justicia, dicen que solo un milagro la puede salvar de ir a una prisión federal. Estamos hablando de Milagro Sala, la comandante de la agrupación kirchnerista Tupac Amaru.

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, pidió que Sala cumpla un total de 7 años en la cárcel de General Güemes, en Salta. Es por la condena que ella sufrió por haber amenazado y agredido a huevazos y sillazos y con elementos contundentes al actual jefe provincial en el año 2009. Su defensa presentó un pedido de prescripción, pero fue rechazado.

Luciano Manzana Riva, abogado del gobernador fue contundente: “Milagro no es una presa política, ni tampoco una política presa, es una delincuente condenada. No lo dice Gerardo Morales, ni la justicia de Jujuy. Lo dice la Justicia Federal, la Cámara de Casación Penal y la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Debe ser inminente el dictado de sentencia y el traslado para que cumpla la condena”.

Milagro Amalia Ángela Sala tiene el apoyo de los talibanes más radicalizados de Cristina y varias veces le han demandado al presidente Alberto Fernández que la ponga en libertad de cualquier manera.

Si Milagro Sala recibiera el indulto de Alberto Fernández como ella misma exigió, sería mucho más que un milagro penitenciario. Sería un escandaloso ataque a la justicia y una señal nefasta para la inmensa mayoría honesta y democrática de la sociedad.

Nadie quiere venganza. Todos quieren juicio, castigo y condena. Amado Boudou ya se puso en la fila de los que piden indulto, amnistía o cualquier artefacto delictivo que les permita zafar de la cárcel a los ex funcionarios del ladri feudalismo K.

Saben lo que quieren: impunidad y venganza. Pero no se ponen de acuerdo con los instrumentos. Porque no se puede salvar a los culpables de estafas y robos descarados sin violar las reglas básicas de convivencia de una verdadera república.

Hablan de Milagro Sala como si fuera una militante social pacifista y honrada y en realidad es una delincuente que aprovechó su poder en la Tupac Amaru para robar fondos de todos y para reducir casi a la servidumbre y castigar a muchos piqueteros, sobre todo a las mujeres.

Por eso le digo que un indulto para Milagro con mayúscula, sería un milagro con minúscula. Un disparo al corazón de la independencia de los poderes. Un despropósito antidemocrático. En este sistema nadie tiene coronita. Los que cometieron delitos, la tienen que pagar.

La verdad es que Cristina ordenó que liberen a Milagro Sala lo antes posible y que nada ni nadie los detenga. Repito. Que nadie ni nadie los detenga: ni la ley, ni la Constitución y ni el sentido común.

Por eso, su estado mayor para la “Impunidad de todos y de todas” avanzó con diversas operaciones lideradas por Eugenio Zaffaroni y Horacio Verbistsky. Llegaron a plantear tribunales especiales y el delirio golpista de intervenir la justicia de Jujuy o directamente toda la provincia.

Cristina ordenó que liberen a Milagro Sala porque entiende que, si la delincuente más condenada y más complicada en la justicia queda libre, todos y todas podrán salir con mayor rapidez de la cárcel y todas las causas por corrupción se irán cayendo aceleradamente. Ese es el plan: si logran lo más, será más fácil lograr lo menos.

¿Alberto se atreverá a quedar en la historia como el que perpetró un zafarrancho anti republicano que casi no tiene antecedentes? ¿Vale la pena pagar tanto costo político por liberar a una dirigente democráticamente condenada con todas las garantías y que además tiene un bajísimo nivel de representatividad?

Milagro no produce movilizaciones importantes que pidan por su libertad. A Milagro le decían “la gobernadora” por el poder y el dinero que le dio Cristina cuando fue Presidenta. Pero ahora, en el llano y en la prisión domiciliaria, se fue apagando su estrella. Fustiga a Alberto, pero no la escuchan demasiado.

En su momento, en las elecciones internas, sacó menos votos que la cantidad de afiliados de la Tupac Amaru. Eso demuestra que muchos jujeños y jujeñas humildes se sumaron a su agrupación porque fueron extorsionados con violencia o porque era la única posibilidad de acceder a una vacante en una escuela o de aspirar a tener una casa prestada por Milagro Sala.

A la hora de votar, el secreto le permitió a mucha gente, elegir otra cosa. La inmensa mayoría de Jujuy no quiere libre a Milagro. Le tienen pánico porque fue golpeadora y autoritaria con todos pero sobre todo con las mujeres y los más pobres.

Todos recibían un trato humillante y, en muchos casos, eran reducidos a la esclavitud. Hay decenas de testimonios de patoteadas, malos tratos, cachetazos y hasta latigazos de Milagro para imponer sus proyectos.

La cleptocracia de Cristina y Milagro debe tener su juicio y castigo. Si nadie paga por los robos desde el estado, la señal es que todo vale y la honradez se transforma en una mala palabra.

Milagro Sala no es una carmelita descalza perseguida por la oligarquía, los medios y el imperialismo como nos quieren hacer creer. Y tampoco está presa arbitrariamente. Tiene 4 condenas. ¿Escuchó bien? Milagro tiene 4 condenas.

El milagro es que siga en prisión domiciliaria. Eso es un verdadero privilegio. Una de las causas es la que estamos analizando ahora. Condena confirmada por la Corte Suprema.

Las tres causas restantes en la que está condenada se iniciaron durante el gobierno justicialista, antes que Gerardo Morales llegara al poder. Fue condenada a 4 años en la causa de Lucas Arias, a 2 años por las amenazas de bomba a policías y eso fue ratificado por la Corte.

La causa llamada “Pibes Villeros” le significó una condena a 13 años de prisión. Fue un tiempito antes de que asuma Morales. Y sacaron 29 millones del banco, directamente de la ventanilla, como era su costumbre y se los robaron.

Es dinero que no aparece por ningún lado hasta el día de hoy. Los bolsos fueron directamente a la casa de Milagro y como por arte de mafia, desparecieron.

¿De qué persecución de Cambiemos hablan? La mayoría de los jueces que intervinieron fueron designados por las administraciones peronistas de Eduardo Fellner y Walter Barrionuevo.

Milagro no combatió la pobreza. Ella combatió, maltrató y agredió a muchos pobres. Los estafó. Miente Milagro Sala cuando se victimiza y dice que la persiguen por negra y coya.

Hay que sacarle la careta a los que mienten. Las mentiras no hacen milagros. La impunidad son delitos que vuelven. Solo la verdad nos hará libres.

* Editorial de Alfredo Leuco del 8 de junio en “Le doy mi palabra”, radio Mitre

Alfredo Leuco
FOTO TAPA : EL TRIBUNO

Continue Reading

Más Vistas