Connect with us

Politica

El Senado convirtió en ley la polémica regulación del teletrabajo

Published

on

La iniciativa tuvo 40 votos a favor y 30 en contra. Hubo duros cruces entre oficialistas y opositores. Para Lovera, del Frente de Todos, se fijó “un marco de respeto a los trabajadores”, pero Bullrich, de Juntos por el cambio, advirtió que la ley “traba y destruye puestos de trabajo”

El Senado convirtió en ley el polémico proyecto de regulación del teletrabajo por 40 votos afirmativos y 30 en contra, en una extensa sesión en la que el Frente de Todos defendió el proyecto y la ausencia de modificaciones, mientras que la oposición coincidió en que no tuvo el suficiente consenso y que será ”una oportunidad perdida para generar empleo en la Argentina”.

El debate, que se extendió durante tres horas y media, fue abierto por Cristina Kirchner (que inmediatamente se fue y dejó la sesión en manos de la senadora Claudia Ledesma Abdala) tuvo fuertes cruces, chicanas y momentos de tensión, como cuando Oscar Parrilli destacó casi a los gruitos que él es “un orgulloso militante kirchnerista” luego de que Juan Carlos Romero cuestionó a un empresario pyme que había hablado sobre el teletrabajo ante la Comisión porque se trataba de “un militante K cuya agrupación es un sello de goma”.

La ley, que fija derechos y obligaciones para quienes desarrollen el trabajo remoto, había obtenido dictamen favorable el jueves pasado con el aval del oficialismo en la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, que se negó a introducir modificaciones y ratificó el proyecto aprobado el 25 de junio por la Cámara de Diputados, con 214 votos a favor, uno negativo y 29 abstenciones.

Al inaugurar el debate en nombre del oficialismo, el presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, Daniel Lovera, destacó que “se trabajó sobre 30 proyectos distintos”, con “matices pero muchos puntos en común para avanzar en los derechos fundamentales de quienes trabajan en esta modalidad”.

El momento de la votación: hubo 40 votos afirmativos y 30 negativosEl momento de la votación: hubo 40 votos afirmativos y 30 negativos

Escuchamos a todos los sectores que componen el diálogo tripartito”, aseguró, tras lo cual dijo que el proyecto “no busca promover el teletrabajo sino regular una modalidad que de hecho se hace en el país” y que “no burocratiza” porque “nadie traba a quienes quieren generar empleo”.

Para Lovera, la iniciativa fija “un marco de respeto a los trabajadores dirigido no sólo a la mano de obra calificada sino también a quienes están desprotegidos y obligados” a teletrabajar.

Dijo que no habían aceptado modificaciones en el proyecto porque el oficialismo no estaba de acuerdo con la propuesta de la oposición, sostuvo que algunos cambios podrían instrumentarse porque “el Poder Ejecutivo tendrá que avanzar en su reglamentación” y se quejó de que habían escuchado a “sectores que propiciaban una ausencia de regulaciones para no entorpecer al mercado”.

Luego habló Gladys González, de Juntos por el Cambio, quien planteó que “la Argentina pierde una oportunidad de retener talento y de generar empleo” porque el proyecto “será un obstáculo” para la promoción del trabajo. Dirigiéndose a sus pares del oficialismo, les reprochó: “Ustedes han interpretado que esta modalidad es una amenaza y no una oportunidad para vivir mejor”.

Daniel Lovera justifica la posición del oficialismo en el SenadoDaniel Lovera justifica la posición del oficialismo en el Senado

“Esta ley no surgió por imposición de los empleadores sino por la voluntad de los propios trabajadores, que quieren más tiempo con su familia”, advirtió, luego de lo cual se quejó de que “escuchamos a todos los sectores, aunque algunos hicieron como que escuchaban”.

Señaló que “se protege al trabajador cuidando al empleo y no sólo escuchando al sindicalismo anclado en el pasado” y dijo que “no había apuro” en sancionar la ley porque se aplicará a los 90 días de finalizada la pandemia, y por eso interpretó que “no hay voluntad de mejorarla”.

González dijo estar “harta de la grieta” y en ese sentido llamó a “dejar de mirarnos el ombligo: pensemos en los jóvenes, no en leyes que atrasan y que traen incertidumbre”.

Desde el oficialismo, Beatriz Mirkin comenzó su intervención con críticas a Mauricio Macri por su viaje a Francia. “¿Será por eso la preocupación (de la oposición) por retener talentos? Me interesa saber si (el ex presidente) habrá entregado su celular al juez”, dijo en el primer cruce político de la sesión. Enseguida la senadora añadió: “Cuando escucho a la oposición, que hasta hace poco condujo los destinos del país, decir que no propuso este proyecto, ¿cuántos trabajos menos dejó? ¿Cuántos trabajadores expulsaron de sus empleos los empresarios durante el gobierno de Macri? ¿Tuvieron teletrabajo o alguna regulación? No tuvieron ninguna posibilidad porque no quedó nada en pie”.

“La Argentina pierde una oportunidad de retener talento y de generar empleo”, dijo Gladys González“La Argentina pierde una oportunidad de retener talento y de generar empleo”, dijo Gladys González

Luego, al defender el hecho de que la ley contemple las tareas de cuidado de las mujeres, le contestó a González y su referencia al “sindicalismo anclado en el pasado”: “¡Qué me van a venir a hablar de viejos dirigentes los que defendían al Momo Venegas, que mantuvo como esclavos a los trabajadores rurales!”, dijo al mencionar al fallecido líder de UATRE y principal aliado sindical del macrismo.

“Es la mejor ley de mayor integralidad que hemos podido realizar en este momento para cuando haya mas trabajo y más oportunidades”, indicó, y volvió a cuestionar a la oposición: “Nos han hecho perder años de historia. En el último siglo tuvimos 35 años gobernados por el radicalismo, 36 por el peronismo y el resto por dictaduras cívico-militares. Los que atrasaron el país no son 70 años de peronismo, sino que fueron 120 años en que la oligarquía mantuvo a varones y mujeres poniéndoles la pata en la cabeza. Queremos modificar esa situación porque existe la posibilidad de teletrabajo y queremos regularlo. Este proyecto no atrasa sino que regula porque el trabajo dignifica”.

La intervención más dura de la oposición estuvo a cargo de Esteban Bullrich, de Juntos por el Cambio, quien, tras expresar su “frustración y desazón” por “estar reunidos para votar una ley sin cambios”, sostuvo que el oficialismo había expuesto “los argumentos de siempre para no cambiar nada” y lo acusó de armar “un relato de consenso y del proceso de escucha de esta ley”.

“Si no aceptan cambios no hay consenso, que se logra cuando se entregan argumentos para buscar un punto medio”, dijo. Y advirtió: “Apostamos a la mediocridad cuando estamos entre los países con más recesión y menos inversión del mundo. Hace 60 años que tenemos el menor crecimiento y la culpa es de la dirigencia por seguir haciendo cosas mediocres y no corregir lo que tenemos que hacer”.

Bullrich consideró que “con esta ley no garantizamos nada” y señaló que mientras “la tecnología avanza podemos ponernos adelante creyendo que la frenamos, pero es como cuando nos ponemos delante de un tren”. Para el senador opositor, la ley “traba y destruye puestos de trabajo” y así “generamos más incertidumbre por la cerrazón de no querer escuchar”.

“No tenemos consenso con esta ley -puntualizó- porque pone en jaque a la generación de más empleo por teletrabajo y, por ende, plantea la posibilidad de desaparición de empleos de esta modalidad”.

Planteó después a los 29 senadores opositores “trabajar de otra manera” porque hay “desafíos enormes por delante”, por lo que propuso “que los proyectos salgan con consensos absolutos, con mayorías agravadas y, si es posible, con unanimidad de votos porque eso va a hacer que sean proyectos ciertos, transparentes y que generen certidumbre”. Y concluyó: “Tenemos que buscar entre todos las mejores leyes, no las leyes mediocres, para que la Argentina pueda salir de este pozo en que está sumida desde hace 60 años”.

”Ningún empresario va a tomar más empleados si no hay rentabilidad", advirtió Juan Carlos Romero”Ningún empresario va a tomar más empleados si no hay rentabilidad”, advirtió Juan Carlos Romero

Otro discurso duro fue el del salteño Juan Carlos Romero, del Interbloque Parlamentario Federal: dijo que la ley “no favorece a los trabajadores” y que “discrimina a muchas mujeres que podían obtener una forma de trabajo”, y por eso cuestionó al oficialismo por “no haber escuchado la opinión de la oposición” ya que la norma ”se va a aplicar después de la pandemia, pero no sabemos cuándo va a concluir”. “¿Qué apuro hay? ¿Qué drama era escuchar críticas constructivas para mejorar el proyecto? ¿Por qué tenemos que ser una escribanía del capricho de los diputados? Aquí se debería hacer un proceso de revisión, no de sumisión”, puntualizó.

A continuación destacó que la ley debería “promover nuevas formas de contratación que hagan que crezca el empleo” y luego puso como ejemplo de esa necesidad el aumento de empleados del Estado: recordó que crecieron de 470.000 a 708.000 personas entre 2001 y 2019, lo que representa un 51% de aumento de los agentes nacionales, mientras que en las provincias creció un 73% y en los municipios, un 29%, por lo que, en total, el empleo estatal creció un 61% en ese período.

Agregó que en 2001 había 11 millones de trabajadores del sector privado y 6.700.000 de estatales y beneficiarios de planes sociales, pensionados y jubilados, mientras que hoy existen 17 millones de personas en el sector privado y 18 millones que se desempeñan en el sector público o cobran planes sociales, pensiones y jubilaciones. “Tenemos más gente trabajando en el Estado que en el sector privado -dijo-. Esa es la clave del déficit de los gobiernos nacional, provincial y municipal, y la clave de por qué se ha desquiciado la economía. El ataque al capitalismo y al sector empresario, que va desde la guerra contra el campo a Vicentin, no es la forma de crear confianza, y menos si le agregamos el default en el que estamos. Por hacer puro estatismo tenemos esta falta de inversión”.

Romero hizo hincapié en que “para crecer hay que generar confianza” y sostuvo que “estas leyes no protegieron a los trabajadores sino a sindicatos obsoletos” porque ”ningún empresario va a tomar más empleados si no hay rentabilidad y si lo ahogan los impuestos y las trabas para exportar e importar”.

FUENTE : INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Politica

UN GABINETE QUE EVIDENCIA LA FALTA DE IDEAS Y PERSONAS

Published

on

Un gabinete que parece salido del arcón de los (peores) recuerdos terminó por ser la salida a una crisis que puso sobre la mesa la falta de ideas y nombres en la política argentina.

Vamos a tener que armarnos de calma los argentinos. De otra forma podríamos sumergirnos en ese espiral de histeria que arrastró la vida institucional del país en los últimos tres días.

Si algo dejó en claro la crisis es que la política argentina carece de dos protagonistas fundamentales para poder desarrollarse: ideas y personas.

Una Cristina desequilibrada emocional y racionalmente, histérica frente a un resultado electoral que no define otra cosa que no sean humores y candidatos, patea el tablero institucional y deja en evidencia la fragilidad de un gobierno que ella misma armó. ¿No comprendió la presidente que la bala que atravesaba el corazón de Alberto Fernández terminaba incrustada en su propio pie?. Tal vez para hacerlo debió estar dotada de una serenidad que desconoce y una vocación democrática de la que carece, por lo que le resulta imposible entender que la sociedad envió un mensaje que no es destituyente sino de alerta.

Y en este no saber que hacer, en la convulsión que siempre da el miedo -más si viene como aliado de la soberbia- y en la necesidad de borrar las huellas del propio estropicio, la vicepresidente resolvió una vuelta a las fuentes que, con pomposo vocabulario, prefiere definir como una peronización del gobierno. Claro que con peronistas que sean, ante todo, fieles a su persona…

Figuras que no despiertan por cierto la confianza del espectro independiente de la sociedad argentina -algunos de ellos más bien espantan a aquellos a los que la lógica política indica que el Frente de Todos debe ir a buscar si no quiere repetir y aún profundizar la derrota de las PASO- se amontonan ahora en esa zona gris en que se ha convertido el gabinete nacional: ¿responden al presidente o a Cristina?, ¿quién es el jefe a reportar?, ¿dónde pararse ante una nueva crisis?.

Juan Manzur cuestionado por sus relaciones con laboratorios siempre beneficiados en las licitaciones oficiales es elegido como jefe de gabinete, Julián Dominguez se sentará en la misma mesa con Aníbal Fernández con quien intercambiaron munición gruesa cuando Cristina resolvió que el conocido como «La Morsa» fuese el candidato a gobernador en la provincia de Buenos Aires para terminar perdiendo frente a María Eugenia Vidal, el todoterreno Daniel Filmus, encabezará Ciencia y Tecnología tras la salida de Roberto Salvarezza. Sus nombres serían suficiente muestra de la carencia de nuevas figuras y cuadros preparados para sostener una acción de gobierno.

Pero los récords los bate el anterior «premier» Santiago Cafiero, desplazado al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, en una de las jugadas más absurdas del sainete oficialista. Más allá de una degradación que no se entiende -si no servís para coordinar las relaciones entre una docena de personas menos podrás hacerlo con las relaciones de Argentina con más de un centenar de naciones- no puede pasarse por alto un nuevo papelón de la estudiantina presidencial que deja a la Argentina muy mal parada: a la reunión de la CELAC en México, en la que Argentina debería asumir la presidencia Pro Tempore, fue enviado el canciller Felipe Solá pese a que ya se sabía que sería desplazado del gabinete en las próximas horas. El invitado principal, Alberto, falta a la cita y en su lugar envía a alguien que acaba de ser eyectado de su casa; difícil de comprender…

Todo muy desprolijo, todo muy mordido, pero suficientemente explícito para comprender la hondura de la crisis por la que atraviesa el peronismo y por lo tanto el país. La continuidad en el gabinete de figuras que encabezaron el levantamiento contra el presidente da cuenta del punto de debilidad al que ha llegado el hombre que representa el vértice de la institucionalidad argentina.

En la búsqueda de apoyos que lo sostengan Alberto Fernández viaja a La Rioja a reunirse con gobernadores. Y Cristina dispone que Wado de Pedro integre la comitiva y viaje junto al mandatario.

¿Cómo hace Alberto para hablar con tranquilidad con los convidados si tiene sentado a su lado a quien clavó el primer cuchillo en su espalda?.

Y así será todo de aquí en adelante. Sospechas, traiciones, trascendidos mal intencionados y un doble comando que amenaza con chocar la república. 

Los nombres viejos, gastados y desprestigiados que se asoman al nuevo esquema de poder pueden representar algo así adentro del peronismo y dar la imagen de una vuelta a las fuentes. Pero son solo nostalgia del fracaso al que durante una década pretendió convertirse en fiesta…

Por eso, repetimos, la sociedad tiene que estar tranquila y utilizar los medios que la democracia pone a su disposición para poner límites al delirio. Aunque a veces parezca que ya es tarde…

Por Adrián Freijo –

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Politica

CON UNA CARTA PÚBLICA, CRISTINA KIRCHNER INCREMENTÓ LA PRESIÓN CONTRA EL PRESIDENTE ALBERTO FERNÁNDEZ Y SE AGRAVA LA CRISIS POLÍTICA

Published

on

El fuerte cuestionamiento al rumbo económico y a algunas de las principales figuras que responden al Presidente dejaron todos los escenarios abiertos. En Olivos reinaba la reserva

En una jornada que empezó con la carga de tensión política que se arrastraba desde las 24 horas previas, Alberto Fernández fue emplazado anoche por Cristina Kirchner para que cambie el Gabinete y reforme el programa económico después de la derrota en las PASO, que desembocó en una ola de renuncias en el Gobierno incentivadas por la propia vicepresidenta. A pesar de los intentos del Presidente de imprimir cierta normalidad a la gestión, y de sus llamados a conciliar para mantener la unidad, anoche la exmandataria irrumpió en escena con una carta que sacudió al oficialismo y que podría derivar en la ruptura definitiva de la coalición del Frente de Todos. De todas formas, todos los escenarios eran posibles anoche, cuando Olivos y la Casa Rosada quedaron sumidos en un estado de hermetismo total.

El devenir político de ayer se inició con una tónica de forzada normalidad en el Gabinete por orden del presidente Alberto Fernández, que intentó sostener en pie cierto ritmo en la gestión de sus ministros y pidió la suspensión de la marcha que habían convocado las organizaciones sociales a su favor. Sin embargo, en paralelo mantenía una serie de reuniones frenéticas con gobernadores y funcionarios de su entorno, derivadas de la crisis por la embestida que emprendió el kirchnerismo, el miércoles, a través de la salida del Gobierno del ministro del Interior, el referente camporista Eduardo “Wado” de Pedro. Hacia el final de la tarde, la dinámica se enconó con la irrupción de Cristina Kirchner en la escena pública a través de una misiva repleta de cuestionamientos, que funcionó como un parteaguas en el conflicto político desatado por el revés del Frente de Todos en las PASO.

Antes de conocer el mensaje final de Cristina Kirchner, Alberto Fernández había permanecido durante el día entero en la quinta de Olivos. Por la mañana había evaluado su posición política y el estado de la economía en el contexto del cimbronazo político junto a su círculo más cercano, integrado por el vocero Juan Pablo Biondi y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello. También se mantuvo en diálogo permanente con el ministro de Hacienda, Martín Guzmán, y su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Ceremonia de asunción y traspaso de mando presidencial, en el Congreso de la Nación, el 10 de Diciembre de 2019 en Buenos Aires, Argentina. Fotos: GABRIEL CANO/ Comunicación Senado.Ceremonia de asunción y traspaso de mando presidencial, en el Congreso de la Nación, el 10 de Diciembre de 2019 en Buenos Aires, Argentina. Fotos: GABRIEL CANO/ Comunicación Senado.

Se trata de los cuatro funcionarios que se encuentran en la cuerda floja desde el año pasado por los cuestionamientos del kirchnerismo, que recrudeció sus críticas en los últimos días debido al fracaso de la coalición que comandan Alberto Fernández y Cristina Kirchner en las urnas.

Mientras evaluaba el delicado contexto político y económico, el Presidente se preparó desde temprano para las dos reuniones más importantes de la jornada. Tenía previsto recibir a los gobernadores de San Juan, Sergio Uñac, y de Tucumán, Juan Manzur, dos de los jefes provinciales del PJ más cercanos, que el miércoles le habían manifestado su apoyo por vía telefónica.

No fueron los únicos. El miércoles, varios gobernadores que se encontraban en sus provincias analizando los resultados de las primarias del domingo se habían sumaron a la disputa política entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández para tomar partido por la postura de la Casa Rosada, con mensajes de apoyo al Presidente, tanto por vía pública como privada. Ese día, los voceros presidenciales dejaron conocer la lista de jefes locales que se habían comunicado con el primer mandatario, para fortalecer su figura ante la embestida del ala dura del Gobierno que está disconforme con la gestión nacional.

La centralidad y expectativa sobre los encuentros con Uñac y Manzur se debía a la posibilidad de que alguno de los dos, o ambos -dependía de la decisión final- pudieran reemplazar a Santiago Cafiero en la Jefatura de Gabinete y/o a De Pedro en el Ministerio del Interior, en pos de alcanzar un acuerdo interno en el Frente de Todos.

La duda, en tanto, giraba en torno a la aceptación de las salidas de los funcionarios kirchneristas del Gobierno. Presentadas hace dos días como una señal clara de desaprobación de la gestión nacional de parte del Instituto Patria y La Cámpora, las renuncias masivas dejaron al Presidente en una situación de debilidad. Frente a la embestida que se ejecutó a través del abandono de los ministros y secretarios cercanos a Cristina Kirchner, el primer mandatario se vio obligado a pensar en la remoción de su propia tropa: además de Guzmán y Cafiero, el titular de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Seguridad, Sabina Frederic.

Gustavo GavottiGustavo Gavotti

El primer turno de los encuentros presenciales de ayer en Olivos le tocó al jefe provincial sanjuanino, Sergio Uñac, quien se trasladó a Buenos Aires específicamente para encontrarse con Alberto Fernández. Juntos analizaron los pasos a seguir, en conversación remota con Cafiero. Según describieron fuentes oficiales, el Presidente le pidió al gobernador una opinión sobre la crisis y le consultó si estaría dispuesto a dejar el Ejecutivo local para ocupar un puesto relevante en el Gobierno. Su interlocutor le contestó que estaba a disposición, pero puso reparos vinculados a su propia gestión, y quedaron en seguir conversando. Del desayuno no salió ninguna conclusión certera.

Antes de recibir al gobernador tucumano, Alberto Fernández emitió una serie de mensajes para plantear su postura por primera vez desde el desencadenamiento de la crisis, más allá de los trascendidos que filtró su entorno a la prensa. Al mediodía, a través de Twitter, el primer mandatario ratificó el plan post-derrota que había diseñado el domingo la noche de las PASE, pero envió, al mismo tiempo, una señal de recomposición de la unidad con el ala kirchnerista del Frente de Todos para evitar una ruptura de la coalición. En la Casa Rosada tradujeron sus mensajes: “Fue una demostración de autoridad pero sin quiebre”, dijo un funcionario a Infobae.

Mientras tanto, Cristina Kirchner se mantenía en silencio. La última vez que se había conocido su mirada de manera directa había sido una semana atrás, el jueves previo a las elecciones, con su discurso de cierre de campaña en Tecnópolis.

En sus tuits, el primer mandatario retomó, no casualmente, uno de los conceptos que la vicepresidenta le había elogiado en ese acto: aquel donde él mismo había planteado una diferencia entre “dos modelos de país” en contraposición a la gestión de Cambiemos, con Mauricio Macri a la cabeza, entre 2015 y 2019. La alusión fue un guiño a la presidenta del Senado: las referencias negativas a la oposición siempre sirven para aglutinar a los propios. Pero los tuits de Alberto Fernández, como se conocería más tarde en la carta de la vicepresidenta, no sirvieron para llegar a un consenso.

(Franco Fafasuli)(Franco Fafasuli)

Sin saber qué diría, ni cuándo, ni cómo se expresaría Cristina Kirchner, después de plantear su mirada el Presidente continuó con su agenda prevista para el resto del incierto jueves, que estuvo marcado por agitados encuentros y conversaciones políticas, al igual que el día previo.

Sin embargo, en el albor de la tarde, un cortocircuito puso en evidencia, una vez más, la permanencia y la gravedad de la crisis. Desde Presidencia dejaron trascender que Alberto Fernández había aceptado la renuncia de Wado de Pedro, pero de inmediato, en la cartera del Interior evitaron confirmar la información y pidieron “paciencia”. Minutos después, la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, una de las funcionarias de mayor confianza de Alberto Fernández, convocó a periodistas acreditados en la Casa Rosada para negar el dato de manera oficial. Fue un momento tenso, que duró alrededor de una hora. En el kirchnerismo leyeron la filtración como una operación de prensa para forzar a su espacio a ceder territorio en la disputa.

Después de ese cruce, pasadas las 15 se conoció que Alberto Fernández acababa de recibir a Manzur en la quinta presidencial. Allí, pudo reconstruir este medio, se repitió el cuadro de la reunión con Uñac: el Presidente le pidió al gobernador una perspectiva sobre la crisis, escuchó algún consejo, y lo tanteó para la Casa Rosada. Tampoco hubo definiciones y se despidieron con vistas a volver a conversar.

Una vez conocida la mirada de los jefes provinciales que Alberto Fernández evaluaba como figuras clave para el salvataje de la coalición en el complicado contexto político, el Presidente recibió a Cafiero y a Ibarra, que se trasladaron desde la Casa Rosada, donde se encontraban desde la mañana, a Olivos.

Hacia la misma hora, el jefe del Estado dejó conocer su preocupación al cancelar la visita que tenía programada con antelación a México para asumir la ansiada presidencia pro tempore de la CELAC. Había mantenido en pie hasta último momento su participación en la ceremonia que lo tendría como protagonista en tierras de su aliado Andrés Manuel López Obrador, para tomar posesión de un cargo que lo posiciona en la región por el cual su administración había negociado durante meses.

En contraste, los ministros de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; de Turismo, Matías Lammens; y de Seguridad, Sabina Frederic, que responden a Alberto Fernández, retomaban las actividades oficiales programadas que el miércoles se habían visto obligados a suspender. Según pudo confirmar Infobae, desde la cúpula de la administración nacional les habían pedido a todos los ministros que siguieran con la gestión “con normalidad”.

(@JuanPabloBiondi)(@JuanPabloBiondi)

La advertencia de Cristina Kirchner, que se publicó pasadas las 19, sacudió la arena política y dio por tierra cualquier intento de mantener una continuidad en la administración. A través de una carta titulada “Como siempre… sinceramente”, la vicepresidenta cuestionó como nunca al presidente Alberto Fernández y a su gobierno, al disparar contra el manejo de la economía, contra el vocero presidencial -a quien acusó de realizar “operaciones de prensa”- y contra el propio primer mandatario por muchas de sus sus decisiones. Al final, le recordó que ella misma lo eligió como cabeza del Frente de Todos en 2019, en una especie de ultimátum para que se plegara a sus planteos de recalibración total del Gobierno y remoción de las figuras más leales al Presidente después de la derrota electoral.

Tras conocer la carta, Olivos se transformó en un lugar inescrutable y hermético. El Presidente, sus voceros y sus hombres y mujeres más cercanos evitaron realizar cualquier declaración sobre la postura de Cristina Kirchner. En la Casa Rosada, los pocos funcionarios que habían quedado también se abstuvieron de realizar comentarios.

Sin embargo, hubo una señal. Anoche, después de la disruptiva carta de Cristina Kirchner, uno de los voceros presidenciales envió la “Agenda de Presidencia y Ministerios del viernes 17 de septiembre”, a pesar de que el día previo había informado que la totalidad de las actividades oficiales del jefe del Estado y de sus ministros para el jueves se había suspendido, por motivos obvios.

En la lista de hoy, la primera actividad, prevista a las 9.30, tiene al primer mandatario como protagonista. “El Presidente Alberto Fernández participa de manera virtual del Foro de las Principales Economías sobre Energía y Clima (MEF, por sus siglas en inglés), una reunión convocada por el mandatario de los Estados Unidos, Joe Biden”, dice el único mensaje oficial que se conoció hasta la medianoche de parte de la Casa Rosada, después de la cargada misiva pública de Cristina Kirchner. Y nada más.

 

 

Brenda Struminger
FUENTE INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Noticias

EL AUDIO DE FERNANDEZ VALLEJOS CONTRA EL PRESIDENTE. LA DESGRABACION DE SUS EXPLOSIVAS DECLARACIONES

Published

on

La crisis política que atraviesa el gobierno nacional sumó este jueves un ingrediente: la filtración de un audio de una diputada ultra K en el que califica al Presidente de “ocupa”, “mequetrefe” y “atrincherado” entre otros duros términos.

Se trata de la economista Fernanda Vallejos, que reconoció la autoría del mensaje cuya desgrabación se encuentra en esta nota.

La nota de voz, que se viralizó visiblemente editada, está dirigida a un interlocutor llamado “Pedro”.

“Todos esperábamos que el enfermo de Alberto Fernández, que el ocupa de Alberto Fernández, el lunes a las 8 de la mañana estuviera haciendo una conferencia de prensa en un escritorio con todas las renuncias sobre la mesa”, introduce la economista en una grabación de casi 12 minutos en la que dispara no sólo contra el Presidente, sino contra el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y otros miembros del Frente de Todos.

“No lo hizo y no lo quiere hacer, quiere conservar a su núcleo de inútiles, que están ahí de prestado ocupando las oficinas de la Casa Rosada y no han hecho nada. No hay conducción política porque el jefe de Gabinete es un payaso”, continúa.

De acuerdo a la visión de Vallejos, parte del resultado electoral se explica en la política económica instrumentada por Martín Guzmán. Dijo que se debería haber subordinado la gestión a la pandemia y no a disminuir el déficit fiscal.

El audio incluye insultos y exabruptos a integrantes del Frente de Todos. Vallejos se disculpó en redes sociales y dijo que fue una reacción en caliente al resultado en las Primarias del domingo 12 de septiembre.

“El tipo está atrincherado, como Redrado en el Banco Central, así, atrincherado en la Casa Rosada. Y él es un ocupa porque no tiene votos, no tiene legitimidad, no lo quiere nadie… A la derecha le sobran opciones. Mirá si va a votar a este mequetrefe que no sirve para nada. Y nuestra gente no lo quiere, no lo quiere porque justamente no se subordinó a la política para la cual fue elegido”, continúa el registro de casi 12 minutos.

Vallejos criticó que no se asistió a la ciudadanía como se debía haber hecho, reconoció que hubo muchas más muertes por COVID-19 que las que deberían haber existido y aseguró que hay un problema político en la conducción del Frente de Todos.

“Martín Guzmán hizo un presupuesto donde se partía de la premisa de que en marzo se terminaba la pandemia. Todos sabíamos que era una mentira, pero no sólo eso: cuando ocurrió lo obvio y hubo que endurecer las medidas de cuidado… no hubo medidas económicas que acompañen. Y tenemos prácticamente equilibrio fiscal. ¡Equilibrio fiscal con 50% de pobreza y en medio de una pandemia! Era obvio que la gente no iba a venir aplaudiendo”, suscribe.

La grabación empezó a correr a través de WhatsApp casi al mismo momento que el presidente Fernández se expedía sobre la crisis y planteaba: “La gestión seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente, para eso fui testigo”.

La legisladora nacional cree que Guzmán debería haber sido el primero en presentar la renuncia luego de las elecciones porque la política económica es una de las peores del gobierno actual. Esta idea contradice con una información que difundió anoche el entorno de Cristina Kirchner que indicaba que la vicepresidenta no pide su salida del Gabinete.

El quiebre en el Gobierno se produjo como consecuencia de la derrota electoral y luego de que parte de los funcionarios que responden a Cristina Kirchner presentaran su renuncia para presionar a los “albertistas” a irse del Gobierno.

 

La desgrabación completa del audio

“Estoy de acuerdo Pedro con lo que vos decis, lo que pasa es quetodos esperábamos que el enfermo de Alberto Fernández, el ocupa de Alberto Fernández, el lunes a las 8 de la mañana estuviera haciendo una conferencia de prensa en un escritorio con todas las renuncias sobre la mesa, diciéndole a toda la Argentina, no que había escuchado el mensaje de las urnas como dijo hipócritamente el domingo, porque obviamente se ve que además de ciego es sordo porque jamás a escuchado nada, ni tampoco ha aprendido nada de Néstor ni de nadie. Pero no lo hizo, no solamente no lo hizo, no lo quiere hacer; quiere conservar a su núcleo de inútiles, que están ahí todos de prestado ocupando las oficinas de la Casa Rosada y no han hecho nada. No hay conducción política en el Gabinete porque el jefe de Gabinete es un payaso.

Tuvimos este resultado en la elección del domingo, y vos lo sabés porque todos acá pensamos lo mismo, lo venimos discutiendo desde marzo del año pasado, porque la política económica en marzo del año pasado se debió subordinado a la política sanitaria, no a la reducción del déficit fiscal y a cumplir el mandato del Fondo Monetario. Me salió como cuando discutimos en la Cámara el Presupuesto 2018 de Macri, que le dije que estábamos ahí para honrar el mandato del pueblo y no para cumplir con el mandato del Fondo Monetario.

Mirá qué triste tener que terminar diciéndole lo mismo a un tipo que nosotros llevamos de Presidente. El tipo está atrincherado como (Martín) Redrado en el Banco Central, así atrincherado en la Casa Rosada. Y él es un ocupa, porque no tiene votos, no tiene legitimidad, no lo quiere nadie; porque la derecha si tiene que votar derecha tiene a Macri, tiene a los ultra, le sobran opciones mirá si van a votar a este mequetrefe que aparte no sirve para nada. Y nuestra gente no lo quiere, no lo quiere porque justamente no se ha subordinado a la política para la cual fue elegido.

Entonces, no se asistió a la gente como se la debió haber asistido, eso impidió además tener una política sanitaria muchísimo más efectiva y evitar un montón de muertes, porque tuvimos que abrir antes de tiempo y mal, porque justamente la gente se estaba cagando de hambre y se siguió cagando de hambre.

Martín Guzám hizo un presupuesto donde se partía de la premisa que en marzo se terminaba la pandemia, esto todos lo sabemos bien. Una mentira, que todos sabíamos que era una mentira pero no solo eso, después cuando ocurrió lo obvio, la pandemia no se terminó, y hubo que endurecer las medidas de cuidado para lo cual más o menos hubo que hacerse un harakiri durante prácticamente dos meses porque tampoco quería hacer eso, y no hubo políticas económicas que acompañen, entonces la situación se fue agravando cada vez más. Y tenemos prácticamente equilibrio fiscal, equilibrio fiscal con 50% de pobreza en medio de una pandemia. Entonces, es obvio que la gente no iba a venir a aplaudirnos. Algunos lo venimos diciendo hace muchos tiempo, vos mismo, y muchos de los que compartimos este espacio.

¿Hay un problema de poder? Puede ser. Pero fundamentalmente hay un problema político que es que el pueblo no está marcando un camino y hay un tipo atrincherado en la Casa Rosada que dice ‘me cago en el camino que el pueblo nos marcó el domingo’ y me lo mantengo al tipo este, que salió del frasco de la buena … y se fue al frasco de yanquilandia, y lo trajeron y lo sentaron en el Ministerio de Economía, no tiene la más mínima formación política y evidentemente sobre todas las cosas, no tiene la más mínima sensibilidad social.

Acá no somos boludos ni somos loquitos como dice Clarín, no queremos incendiar la economía, todos conocemos perfectamente la restricción externa, la descubrimos mucho antes que Guzmán por cierto, porque nosotros somos keynesianos, somos kaleckianos, él es el Heimann, Leijonhufvud es neo. Es neo, esa es la realidad.

Se aprendió el versito de la restricción externa, le viene bien como anillo al dedo, pero en realidad lo que ha hecho es ajustar el gasto. Esta es la realidad, ha ajustado el gasto. Lo único que expandió la obra pública, tiene el presupuesto pisado, completamente subejecutado. Esta es la realidad y los resultados son las consecuencias de esa política económica, que es lo peor, además de que comparto con los compañeros que dicen que el Gabinete no ha funcionado en general, pero lo que hemos tenido, porque es lo que ha afectado de manera directa a la vida de las personas, es la política económica.

Se cae de maduro que si hiciste una mala política económica, tan mala que el pueblo te lo hizo sentir de esta manera en una elección, el primero que debió haber presentado la renuncia es el ministro de Economía. ¿Por qué no la presenta? Esa es la pregunta. A lo mejor no la presenta porque tiene otro mandato que cumplir, como le dije en aquella sesión a los diputados y a las diputadas del macrismo. No es el mandato del pueblo, está atornillado ahí porque deberá tener otro mandato que cumplir, y como dijo Máximo en la última sesión que tuvimos, no se puede servir a dos señores.

Y nosotros no podemos estar en un Gobierno, y me parece que este es el mensaje que los compañeros están dando, mirando para el costado, no podemos estar en un Gobierno mirando para el costado, que decide no respetar el mandato popular. No lo podemos hacer, porque es nuestro capital político, nosotros lo construimos, no Alberto Fernández marchando con Nisman, no Alberto Fernández yendo a recorrer los estudios de TN diciendo que Cristina era una psicópata y una asesina, y una corrupta y una ladrona; de ella y obviamente de los demás compañeros que hoy están presos políticos, y ni Alberto Fernández ni ninguno de los conchudos que están ahí cobrando el sueldo son capaces siquiera de mencionar.

Entonces, cuáles son las opciones si hace tres días que le están diciendo: recapacitá. A ver, sacaron 600 mil votos menos, obviamente con un padrón más grande, cuatro años después, 600 mil votos menos, números absolutos, que los que sacamos Cristina y yo solitas, en la categoría de diputados te estoy diciendo, en senadores más perdimos, porque Cristina sacó más votos que yo; 600 mil votos menos en diputados que los que sacamos en 2017 sin nada, solos, nosotros solos, solas, contra el mundo, contra Clarín, en el mejor momento del macrismo, cuando hizo todas nuestra políticas, cuando expandió, el único año de no recesión que tuvo Macri; sin un peso, sin un peso, sin un cartel, sin nada más que las boletas, sacamos 600 mil votos más que el domingo. Qué más necesitas…

Si no te levantas como Gobierno, si no te levantás de esto, no te despertás con nada, y si no se despiertan con esto, después de lo que ha ocurrido, y de las implicancias que esto tiene, bueno, están persiguiendo otros objetivos.

Yo no me voy a poner a hacer interpretaciones, cada uno tendrá la suya, pero claramente el objetivo no es ganar la elección, no es poner de pie la Argentina, no es poner en marcha la economía. El objetivo es otro, porque si los objetivos son esos, los hombres son lo de menos y si tenés a un ministro que no funciona, como dijo Cristina, repiten todos los compañeros, lo sacás porque es una pieza móvil, es un fusible, cuál es la relevancia de Martín Guzmán, o es (Kristalina) Georgieva la que pide que se quede, pero entonces avisame, porque los votos no se los puso Georgieva, se lo pusimos nosotros, a Georgieva no la vota ni magoya acá, en Argentina.

No sé cuál es la solución, pero yo banco esta movida, porque algo hay que hacer y porque no, no somos lo mismo, y no podemos permitirnos el lujo de que ni el pueblo, ni las masas piensen que somos lo mismo, porque no lo somos. Y yo no quiero ser lo mismo que estas bazofias, no lo quiero ser, y el resto de los compañeros y compañeras tampoco lo quieren ser.

Obviamente, todo esto que digo acá lo digo entre compañeros, ahora voy a la tele, voy a decir otra cosa, nadie va echarle leña al fuego, nadie va armar un incendio con los arboles caídos, pero acá hay que ubicarse en qué lugar está cada uno, y este señor, que gracias a Cristina, y a todas y todos nosotros, está sentado ahí, en el sillón de Rivadavia, no tiene ningún mérito propio para estar sentado ahí, entonces se tiene que allanar, allanar a lo que le diga Cristina que tiene que hacer. ¿Por qué? porque Cristina es la representación de la voz del pueblo argentino, por su boca habla el pueblo argentino. No por la de Alberto Fernández, por la del pelotudo de Guzmán, de Kulfas, que se dedicó a escribir libros en contra de Kicillof, o la pelotuda de Vilma Ibarra, que todos se hacían publicidad escribiendo o hablando en contra de Cristina, pero ¿por qué no se van a cagar y se ubican un poquitito haber a donde están parados?, gracias tienen que dar de tener el privilegio de ocupar los lugares que ocupan que no se los ganaron, no se los ganaron. Me parece que es así, perdón por la vehemencia.”

 

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Más Vistas