Connect with us

Salud

En Corea del Sur recaen al menos 163 pacientes por covid-19: ¿Por qué se infectan de nuevo los recuperados?

Published

on

Corea del Sur parece haber controlado la pandemia del coronavirus, si bien está experimentando un rápido crecimiento de recaídas de pacientes que, aparentemente, habían superado con éxito la infección por covid-19.

Según informaron este viernes los Centros de Control y Prevención de Enfermedades del país (KCDC), en la última jornada el número total de pacientes curados que han vuelto a dar positivo por coronavirus aumentó en 22 casos, sumando un total de 163 personas, lo que supone un 2,1 % de todas las altas (7.829) en el país asiático.

Casos similares también se han reportado en China, donde pacientes dados de alta volvían a ser ingresados en hospitales por covid-19. En cualquier caso, no hay estadísticas oficiales al respecto.

Para declarar a un paciente ‘recuperado’ y liberarlo de la cuarentena, Corea del Sur requiere que dos pruebas consecutivas realizadas con intervalos de 24 horas den negativo. En los 163 casos detectados en el país, el tiempo promedio entre la liberación del aislamiento y la nueva detección del virus fue de 13,5 días (1 día como mínimo y 35 como máximo).

Por lo general, aquellos que dan positivo de nuevo son detectados a través de pruebas regulares requeridas por algunos municipios surcoreanos. Otros se someten a una prueba por voluntad propia tras experimentar síntomas de la enfermedad. Según la KCDC, la mayoría de los 163 pacientes reinfectados son asintomáticas o presentan síntomas leves.

¿Por qué se producen las recaídas?

Los motivos exactos que causan este fenómeno aún se desconocen. Para esclarecerlos, las autoridades sanitarias de Corea del Sur (que hasta la fecha ha confirmado 10.661 casos de infección y 234 casos mortales) han lanzado una investigación, si bien no parecen inclinarse a favor de la versión de la reinfección, indica The Korea Herald.

Según el medio surcoreano, les parece más creíble que el virus se haya reactivado en vez de tratarse de un nuevo contagio. Otras teorías sugieren que el fenómeno pudiera deberse a un fallo en las pruebas, o que podría originarse a partir de restos del virus no activos que permanecen en el organismo del paciente, pero que no son infecciosos ni peligrosos para la persona que los tiene ni para los demás.

“No pudimos encontrar un virus activo [en pacientes recuperados que dieron positivo de nuevo], por lo que creemos que no será altamente infeccioso”, declaró este viernes la directora general de KCDC, Jeong Eun-kyeongen, en una sesión informativa.

Según la especialista, en la mayoría de los casos repetidos de contagio que se detectaron en la semana transcurrida desde la recuperación, los pacientes primero dieron resultados “negativos y positivos alternativamente, debido a los restos del virus en el organismo”.

El Gobierno surcoreano ha pedido a sus ciudadanos que sigan cumpliendo con las restricciones y que mantengan el distanciamiento social. Además, introdujo el denominado ‘plan de respuesta’ a los casos reiterados de covid-19, de tal forma que las personas dadas de alta del aislamiento deberán mantenerse en cuarentena domiciliaria y monitorear sus síntomas durante otras dos semanas.

Actualmente, la posibilidad de que el SARS-CoV-2 vuelva a activarse en un paciente que se cure y dé negativo en los análisis es un tema abierto que preocupa en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sigue sin tener respuesta a la pregunta de si los pacientes recuperados del covid-19 pueden volver a contagiarse o desarrollan inmunidad al nuevo coronavirus.

La respuesta inmunitaria

Una de las claves para entender el proceso de recuperación del coronavirus pasa por comprender la respuesta de los anticuerpos de los pacientes curados y por determinar si sus organismos tienen inmunidad ante el patógeno, y por cuánto tiempo.

Las inmunoglobulinas tipo G y M (IgG e IgM) actúan como anticuerpos específicos contra el covid-19, y un estudio realizado a 173 pacientes en China a finales de marzo demostró que estos anticuerpos siguen presentes en el organismo de las personas hasta 39 días desde el inicio de la enfermedad, el período máximo observado hasta el momento.

No obstante, estos datos no son suficientes para responder con exactitud a los interrogantes sobre la respuesta inmunitaria al coronavirus. “Eso es algo que realmente necesitamos comprender mejor, cómo se ve esa respuesta de anticuerpos en términos de inmunidad”, afirmó la investigadora principal de la OMS sobre covid-19, la doctora Maria Van Kerkhove.

Según explicó, un estudio preliminar con enfermos recuperados en Shanghái (China) ha demostrado que mientras algunos pacientes generaban una respuesta de anticuerpos muy alta, otros no presentaban ninguna respuesta “detectable”. En cualquier caso, aún no queda claro si los pacientes con una respuesta de anticuerpos fuerte son inmunes a una nueva infección, agregó.

¿No sabe si necesita hacerse la prueba del covid-19? Complete nuestro cuestionario para averiguarlo.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salud

Llegó el principio activo de Sputnik V: qué es y cómo se usará en Argentina

Published

on

Se trata del reactivo que se utiliza para terminar de fabricar la vacuna en los Laboratorios Richmond, que puso como fecha el 19 de junio para que esté listo el primer lote.

Un vuelo de Aerolíneas Argentinas proveniente de Moscú aterrizó a las 16.56 de este martes 8 de junio en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza con la primera tanda del principio activo para la producción local de la vacuna Sputnik V. Se trata del reactivo que se utiliza para la fabricación de la vacuna que se hará en la Argentina mediante Laboratorios Richmond que puso como fecha el 19 de junio para que esté listo el primer lote.

El vuelo AR1063, que también trajo 400.000 dosis del componente 2 de Sputnik V, 81.850 del componente 1, aterrizó con 300 litros del principio activo para comenzar la producción local de la vacuna contra el coronavirus.

El principio activo será enviado a la planta que posee Laboratorios Richmond en el partido bonaerense de Pilar para la producción de la vacuna desarrollada por el Instituto Gamaleya que, según indicó Marcelo Figueiras, presidente de la firma, empezará con una capacidad de 500 mil dosis por semana.

Qué es el principio activo de la vacuna Sputnik V

La tecnología de la vacuna rusa contra el Covid-19 es similar a la de AstraZeneca, Johnson & Johnson y CanSino. Según informó EuroNews, en lugar de crear un código genético idéntico al del coronavirus, como lo hacen Pfizer y Moderna, se utiliza como base un adenovirus modificado para que incluya la glicoproteína “espiga”, el pico característico del coronavirus, lo que genera una respuesta inmune.

Se trata de adenovirus respiratorios humanos. Además, están modificados para impedir que se reproduzcan de forma incontrolada. La diferencia en este caso es que la Sputnik V utiliza dos vectores de adenovirus diferentes, el Ad26 en la primera dosis y el Ad5 en la segunda. Estos serían el principio activo de la vacuna.

El principio activo es el antígeno, lo principal de la vacuna, es lo que hace que una vez inyectado se generen los anticuerpos. Lo que se trae de allá es el principio activo, pero después ese principio activo se va a producir acá según tengo entendido”, expresó el infectólogo Ricardo Teijeiro (MN: 58065), en diálogo con PERFIL.

En esa línea, agregó: “Después para producir la vacuna hay que poner los distintos componentes para que tenga estabilidad, se pueda mantener, después hay que enfrascarla, hacer el packaging, dividirla en dosis, entre otras cosas”.

Richmond confirmó que el 19 de junio tendrá listo el primer lote de la vacuna Sputnik Vida

Según explica la página oficial de Sputnik, la primera inyección genera una cierta inmunidad y la segunda, al ser un adenovirus nuevo, genera una reacción más fuerte y duradera.

Además de esta tecnología, la vacuna Sputnik V necesita excipientes que conserven y transporten los principios activos. Una de las ventajas de la presentada por Rusia es que se propone en versión liofilizada o “seca” lo que permite distribuirla hasta en los lugares más remotos.

De todas maneras, la composición es muy similar a la del resto de vacunas: sales y azúcares para estabilizar la fórmula y facilitar su inyección en los tejidos. En su versión líquida, según el prospecto oficial, se compone de:

  • Tris (tromethamine), un amino utilizado en preparaciones para equilibrar los ácidos que está presente en la vacuna de Moderna.
  • Cloruro de sodio (sal común).
  • Sacarosa (un tipo de azúcar de lo más común).
  • Cloruro de magnesio hexahidratado. Otro tipo de sal muy común que también utiliza la vacuna de AstraZeneca.
  • Ácido etilendiaminotetraacético (EDTA) Se utiliza como aditivo en alimentos y en medicina para eliminar metales pesados, como anticoagulante y también se usa para evitar que las bacterias formen biopelículas. Tiene propiedades antimicrobianas. Presente también en la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford.
  • Polisorbato 80. Un aditivo con efecto detergente (disuelve las grasas). También está en la vacuna de AstraZeneca
  • Etanol 95 (alcohol)
  • Agua

El principio activo llegó este martes junto a 481 mil dosis de la vacuna

El vuelo que trajo el principio activo para que pueda comenzar a producirse la vacuna desarrollada por el Instituto Gamaleya de Moscú, fue el vuelo número 24 de la empresa de bandera en búsqueda de inmunizaciones contra el COVID-19.

“Aterrizó el vuelo número 24 en busca de vacunas y con él superamos las 13 millones de vacunas transportadas en nuestros aviones. Además en este vuelo trajimos el primer lote del principio activo para producir la @sputnikvaccine en el país. De las 481.840 dosis @sputnikvaccine  que transportamos en este vuelo, 40 mil van para el país vecino Paraguay. Acompañamos a la región en la lucha contra el Covid-19. #AerolíneaDeBandera”, expresó Aerolíneas Argentinas en Twitter.

 

 

Además, con la llegada de estas nuevas dosis de Sputnik V, la Argentina habrá recibido 18.931.945 vacunas, sumando las 18.450.095 disponibles.

Según el Monitor Público de Vacunación, el registro online que muestra en tiempo real el operativo de inmunización en todo el territorio argentino, hasta esta tarde fueron distribuidas en todo el país 17.895.790 vacunas y las aplicadas totalizan 14.939.963: 11.822.172 personas recibieron la primera dosis y 3.117.791 ambas.

 

ED / DS

FUENTE : PERFIL
FOTO TAPA : INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Salud

Científicos descubrieron que la inmunidad al coronavirus podría durar años

Published

on

Dos estudios concluyeron que las células inmunes importantes sobreviven en la médula ósea de las personas infectadas con el virus o inoculadas contra él

Acorde con dos nuevos estudios se determinó que la inmunidad al coronavirus dura al menos un año, llegando a mejorar con el tiempo, especialmente después de la vacunación, lo que permitiría que se extienda incluso por toda la vida. Los hallazgos pueden ayudar a disipar los temores persistentes de que la protección contra el virus sea de corta duración.

Ambos estudios sugieren que la mayoría de las personas que se han recuperado del covid-19 y que luego fueron inmunizadas no necesitarán refuerzos. Sin embargo, las personas vacunadas que nunca se infectaron probablemente necesitarán las inyecciones, al igual que una minoría que se infectó pero no produjo una respuesta inmunitaria sólida.

Los dos informes analizaron a personas que habían estado expuestas al coronavirus aproximadamente un año antes. Las células que conservan una memoria del virus persisten en la médula ósea y pueden producir anticuerpos cuando sea necesario, según uno de los estudios, publicado el lunes en la revista Nature.

El otro estudio, publicado en línea en BioRxiv, un sitio de investigación en biología, encontró que estas llamadas células B de memoria, continúan madurando y fortaleciéndose durante al menos 12 meses después de la infección inicial.

“Los artículos son consistentes con el creciente número de documentos que sugieren que la inmunidad provocada por la infección y la vacunación contra el SARS-CoV-2 parece ser de larga duración”, dijo Scott Hensley, inmunólogo de la Universidad de Pensilvania que no participó en la investigación.

Los estudios pueden calmar los temores de que la inmunidad al virus sea transitoria, como es el caso de los coronavirus que causan resfriados comunes. Pero esos virus cambian significativamente cada pocos años, dijo el Dr. Hensley. “La razón por la que nos infectamos con coronavirus comunes repetidamente a lo largo de la vida podría tener mucho más que ver con la variación de estos virus que con la inmunidad”, dijo.

De hecho, las células B de memoria producidas en respuesta a la infección con SARS-CoV-2 y mejoradas con la vacunación son tan potentes que frustran incluso las variantes del virus, lo que anula la necesidad de refuerzos, según Michel Nussenzweig, inmunólogo de la Universidad Rockefeller en Nueva York, quien dirigió el estudio sobre la maduración de la memoria.

“Las personas que se infectaron y se vacunaron realmente tienen una respuesta excelente, un conjunto excelente de anticuerpos, porque continúan desarrollando sus anticuerpos”, dijo el Dr. Nussenzweig. “Espero que duren mucho tiempo”.

Es posible que el resultado no se aplique a la protección derivada de las vacunas solamente, ya que es probable que la memoria inmunológica se organice de manera diferente después de la inmunización, en comparación con la que sigue a una infección natural.

Eso significa que las personas que no han tenido covid-19 y han sido inmunizadas pueden eventualmente necesitar una vacuna de refuerzo, dijo el Dr. Nussenzweig. “Ese es el tipo de cosas las sabremos muy, muy pronto”, agregó.

Una persona recibe una vacuna contra la covid-19Una persona recibe una vacuna contra la covid-19

Al encontrarse por primera vez con un virus, las células B proliferan rápidamente y producen anticuerpos en grandes cantidades. Una vez que se resuelve la infección aguda, una pequeña cantidad de células se instala en la médula ósea, bombeando de manera constante niveles modestos de anticuerpos.

Para observar las células B de memoria específicas del nuevo coronavirus, los investigadores dirigidos por Ali Ellebedy de la Universidad de Washington en St. Louis, analizaron la sangre de 77 personas en intervalos de tres meses, comenzando aproximadamente un mes después de su infección con el coronavirus. Solo seis de ellos habían sido hospitalizados por covid-19; el resto tenía síntomas leves.

Los niveles de anticuerpos en estos individuos disminuyeron rápidamente cuatro meses después de la infección y continuaron disminuyendo lentamente durante meses después, resultados que están en sintonía con los de otros estudios.

Algunos científicos han interpretado esta disminución como un signo de inmunidad menguante, pero es exactamente lo que se esperaba, dijeron otros expertos. Si la sangre contuviera grandes cantidades de anticuerpos contra todos los patógenos que el cuerpo haya encontrado, se transformaría rápidamente en una especie de lodo espeso.

En cambio, los niveles sanguíneos de anticuerpos caen drásticamente después de una infección aguda, mientras que las células B de memoria permanecen inactivas en la médula ósea, listas para actuar cuando sea necesario.

El equipo del Dr. Ellebedy obtuvo muestras de médula ósea de 19 personas aproximadamente siete meses después de haber sido infectadas. Quince tenían células B de memoria detectables, pero cuatro no, lo que sugiere que algunas personas pueden tener muy pocas células o ninguna.

“Me dice que incluso si se infecta, no significa que tenga una respuesta superinmune”, dijo el Dr. Ellebedy. Los hallazgos refuerzan la idea de que las personas que se han recuperado de covid-19 deben vacunarse, sugirió.

Cinco de los participantes en el estudio del Dr. Ellebedy donaron muestras de médula ósea siete u ocho meses después de haberse infectado inicialmente y nuevamente cuatro meses después. Él y sus colegas descubrieron que la cantidad de células B de memoria se mantuvo estable durante ese tiempo.

La criopreservación de células madre puede ayudar a futuros tratamientos La criopreservación de células madre puede ayudar a futuros tratamientos

Los resultados son particularmente notables porque es difícil obtener muestras de médula ósea, dijo Jennifer Gommerman, inmunóloga de la Universidad de Toronto que no participó en el trabajo.

Un estudio histórico realizado en 2007 mostró que, en teoría, los anticuerpos podrían sobrevivir décadas, quizás incluso mucho más allá del promedio de vida, lo que sugiere la presencia a largo plazo de células B de memoria. Pero el nuevo estudio ofreció una prueba poco común de su existencia, dijo el Dr. Gommerman.

El equipo del Dr. Nussenzweig observó cómo maduran las células B de memoria con el tiempo. Los investigadores analizaron sangre de 63 personas que se habían recuperado de covid-19 aproximadamente un año antes. La gran mayoría de los participantes presentaba síntomas leves y 26 también habían recibido al menos una dosis de la vacuna Moderna o Pfizer-BioNTech.

Los llamados anticuerpos neutralizantes, necesarios para prevenir la reinfección del virus, permanecieron sin cambios entre seis y 12 meses, mientras que los anticuerpos relacionados pero menos importantes desaparecieron lentamente, según encontró el equipo.

A medida que las células B de memoria continuaron evolucionando, los anticuerpos que produjeron desarrollaron la capacidad de neutralizar un grupo aún más amplio de variantes.

Un año después de la infección, la actividad neutralizante en los participantes que no habían sido vacunados fue menor contra todas las formas del virus, con la mayor pérdida observada contra la variante identificada por primera vez en Sudáfrica.

La vacunación amplificó significativamente los niveles de anticuerpos, lo que confirma los resultados de otros estudios.

El senador republicano de Kentucky, Rand Paul, dijo el pasado domingo que, no recibiría una vacuna contra el coronavirus porque se había infectado en marzo del año pasado y, por lo tanto, era inmune.

Pero no hay garantía de que dicha inmunidad sea lo suficientemente poderosa como para protegerlo durante años, particularmente dada la aparición de variantes del coronavirus que pueden eludir parcialmente las defensas del cuerpo.

Una enfermera sostiene una jeringa que contiene una vacuna contra el coronavirusUna enfermera sostiene una jeringa que contiene una vacuna contra el coronavirus

Los resultados del estudio del Dr. Nussenzweig sugieren que las personas que se han recuperado de covid-19 y que luego han sido vacunadas continuarán teniendo niveles extremadamente altos de protección contra variantes emergentes, incluso sin recibir una vacuna de refuerzo en el futuro.

“Se parece exactamente a lo que esperaríamos que fuera una buena respuesta de las células B de memoria”, dijo Marion Pepper, inmunóloga de la Universidad de Washington en Seattle que no participó en la nueva investigación.

Todos los expertos estuvieron de acuerdo en que es probable que la inmunidad se desarrolle de manera muy diferente en personas que nunca han tenido covid-19. Luchar contra un virus vivo es diferente a responder a una sola proteína viral introducida por una vacuna. Y en aquellos que tenían coronavirus, la respuesta inmune inicial tuvo tiempo de madurar entre seis y 12 meses antes de ser desafiada por la vacuna.

“Esa cinética es diferente a la de alguien que se inmunizó y luego se inmunizó de nuevo tres semanas después”, dijo el Dr. Pepper. “Eso no quiere decir que no tengan una respuesta tan amplia, pero podría ser muy diferente”.

FUENTE : INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Salud

Coronavirus: Argentina hoy es el país con más muertes por millón de habitantes

Published

on

El país es líder en decesos por día: según registros del sitio especializado Our World in Data, contabiliza 16,46 muertes por COVID-19 por millón y supera a Brasil, que registra 11,82 por millón. Ayer hubo récord de contagios con casi 40.000 infectados

La segunda ola de COVID-19 está haciendo estragos en Argentina desde hace ya varios días consecutivos. Anteayer hubo récord de muertos (745) y ayer hubo récord de contagios con casi 40.000 infectados. Además, el fin de semana, nuestro país superó los 70.000 muertos en medio de la lenta Campaña Nacional de Vacunación y de las restricciones de circulación vigentes desde el 16 de abril pasado.

Los casos han aumentado de un total diario de alrededor de 5000 a principios de marzo a un récord de 35.000 esta semana, mientras que las muertes aumentaron de 112 a principios de marzo a un récord de 745 el martes. Las cifras colocan al país en tercer lugar en casos diarios después de India y Brasil, y cuarto en muertes por COVID, después de India, Brasil y Estados Unidos, según datos del sitio especializado Our World in Data y analizados en una publicación en The Guardian por el periodista argentino Uki Goñi.

En relación con la población, y siempre con datos analizados del sitio web, Argentina ahora tiene el mayor número de muertes por coronavirus por día en el mundo, con 16,46 muertes por COVID-19 por millón el martes, superando con creces a su vecino gigante Brasil, que registró 11,82 por millón. Las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) ya están al límite en todo el país, con más del 90% de las camas con respirador ocupadas en Buenos Aires, Córdoba, Neuquén y CABA, según un censo realizado la semana pasada por la Sociedad Argentina de Cuidados Intensivos (SATI).

La llegada de vacunas a cuentagotas y la consiguiente lenta campaña de vacunación nacional en el país genera un panorama preocupante con pocas personas vacunadas y muchos contagios y muertes diarias. Según datos oficiales del Ministerio de Salud, al día de hoy se aplicaron sólo 10.549.521 vacunas de las cuales 8.397.337 son personas que recibieron una sola dosis (18,5% de la población) y 2.152.184 personas recibieron las dos dosis (4,74% de la población).

De acuerdo con la información recopilada por la Unidad de Datos de Infobae -en función de los números provistos por la Universidad de Johns Hopkins- nuestro país se ubica en cuarto puesto de mortalidad por millón de habitantes en América del Sur. En esta escala, en la que se pone el número bruto (cantidad de muertos) en relación con la densidad demográfica del país (millones de habitantes), la lista la encabezan Brasilque tiene 2.084 fallecidos por millón de habitantesPerú, 2.070; y Colombia, 1.642. Más abajo se ubican Chile, 1.491Bolivia, 1.195Ecuador, 1.162Paraguay, 1.090Uruguay, 1.021 y, por último, Venezuela, 84.

Argentina se encuentra en una situación de colapso sanitario. Nuestros hospitales están desbordados y el eslabón débil de la cadena son nuestras unidades de vehículos intensivos, que tienen insuficientes recursos tecnológicos y humanos, insumos o medicinas”, explicó el doctor Arnaldo Dubin, médico intensivista en La Plata.

El marcador de este colapso es el aumento abrupto de la mortalidad: algunas regiones están reportando una tasa de mortalidad del 65% en cuidados intensivos”, agregó el experto que observa como los pacientes argentinos de coronavirus se están desbordando en las UCI improvisadas instaladas en salas de pediatría o cardiología y, a veces, incluso en los pasillos de los hospitales.

Consultado por Infobae, el doctor en medicina y ex titular del PAMI Carlos Javier Regazzoni, manifestó: “Argentina, con la marca de 70.000 muertos por el COVID-19, se ubica entre los países más castigados del mundo por esta enfermedad. Llevamos 16 meses a lo largo de los cuales se han repetido errores de diagnóstico que impidieron hacer los cambios sustanciales que este contexto requería”.

Si hablamos de la tasa de letalidad, es decir el porcentaje de muertes sobre diagnósticos positivos de COVID-19, Argentina está mucho mejor posicionada, tanto en América del Sur como a nivel mundial. Con una cifra de 2,13%, en nuestro país se mueren aproximadamente 2 personas de cada 100 que se contagian.

En Sudamérica, en función de los números provistos por la Universidad de Johns Hopkins y recopilados por la Unidad de Datos de Infobaela tasa de letalidad más alta la tiene México (9,25%). Lo siguen Ecuador (4,82%), Bolivia (4,05%), Perú (3,51%), Brasil (2,79%), Colombia (2,61%), Paraguay (2,44%) y Chile (2,16%). Un puesto más abajo de este último se ubica Argentina y, más abajo aun, Venezuela (1,11%).

En este contexto, vale destacar que, hasta el momento, Argentina logró atravesar la primera ola y lo que va de la segunda sin provocar un colapso de su sistema sanitarioBien diferente a lo que sucedió en Brasil que, en marzo pasado, atravesó la peor crisis con los hospitales saturados y récord de contagios y muertes diarias por coronavirus.

FUENTE : INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas