Connect with us

Salud

En Corea del Sur recaen al menos 163 pacientes por covid-19: ¿Por qué se infectan de nuevo los recuperados?

Avatar

Published

on

Corea del Sur parece haber controlado la pandemia del coronavirus, si bien está experimentando un rápido crecimiento de recaídas de pacientes que, aparentemente, habían superado con éxito la infección por covid-19.

Según informaron este viernes los Centros de Control y Prevención de Enfermedades del país (KCDC), en la última jornada el número total de pacientes curados que han vuelto a dar positivo por coronavirus aumentó en 22 casos, sumando un total de 163 personas, lo que supone un 2,1 % de todas las altas (7.829) en el país asiático.

Casos similares también se han reportado en China, donde pacientes dados de alta volvían a ser ingresados en hospitales por covid-19. En cualquier caso, no hay estadísticas oficiales al respecto.

Para declarar a un paciente ‘recuperado’ y liberarlo de la cuarentena, Corea del Sur requiere que dos pruebas consecutivas realizadas con intervalos de 24 horas den negativo. En los 163 casos detectados en el país, el tiempo promedio entre la liberación del aislamiento y la nueva detección del virus fue de 13,5 días (1 día como mínimo y 35 como máximo).

Por lo general, aquellos que dan positivo de nuevo son detectados a través de pruebas regulares requeridas por algunos municipios surcoreanos. Otros se someten a una prueba por voluntad propia tras experimentar síntomas de la enfermedad. Según la KCDC, la mayoría de los 163 pacientes reinfectados son asintomáticas o presentan síntomas leves.

¿Por qué se producen las recaídas?

Los motivos exactos que causan este fenómeno aún se desconocen. Para esclarecerlos, las autoridades sanitarias de Corea del Sur (que hasta la fecha ha confirmado 10.661 casos de infección y 234 casos mortales) han lanzado una investigación, si bien no parecen inclinarse a favor de la versión de la reinfección, indica The Korea Herald.

Según el medio surcoreano, les parece más creíble que el virus se haya reactivado en vez de tratarse de un nuevo contagio. Otras teorías sugieren que el fenómeno pudiera deberse a un fallo en las pruebas, o que podría originarse a partir de restos del virus no activos que permanecen en el organismo del paciente, pero que no son infecciosos ni peligrosos para la persona que los tiene ni para los demás.

“No pudimos encontrar un virus activo [en pacientes recuperados que dieron positivo de nuevo], por lo que creemos que no será altamente infeccioso”, declaró este viernes la directora general de KCDC, Jeong Eun-kyeongen, en una sesión informativa.

Según la especialista, en la mayoría de los casos repetidos de contagio que se detectaron en la semana transcurrida desde la recuperación, los pacientes primero dieron resultados “negativos y positivos alternativamente, debido a los restos del virus en el organismo”.

El Gobierno surcoreano ha pedido a sus ciudadanos que sigan cumpliendo con las restricciones y que mantengan el distanciamiento social. Además, introdujo el denominado ‘plan de respuesta’ a los casos reiterados de covid-19, de tal forma que las personas dadas de alta del aislamiento deberán mantenerse en cuarentena domiciliaria y monitorear sus síntomas durante otras dos semanas.

Actualmente, la posibilidad de que el SARS-CoV-2 vuelva a activarse en un paciente que se cure y dé negativo en los análisis es un tema abierto que preocupa en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sigue sin tener respuesta a la pregunta de si los pacientes recuperados del covid-19 pueden volver a contagiarse o desarrollan inmunidad al nuevo coronavirus.

La respuesta inmunitaria

Una de las claves para entender el proceso de recuperación del coronavirus pasa por comprender la respuesta de los anticuerpos de los pacientes curados y por determinar si sus organismos tienen inmunidad ante el patógeno, y por cuánto tiempo.

Las inmunoglobulinas tipo G y M (IgG e IgM) actúan como anticuerpos específicos contra el covid-19, y un estudio realizado a 173 pacientes en China a finales de marzo demostró que estos anticuerpos siguen presentes en el organismo de las personas hasta 39 días desde el inicio de la enfermedad, el período máximo observado hasta el momento.

No obstante, estos datos no son suficientes para responder con exactitud a los interrogantes sobre la respuesta inmunitaria al coronavirus. “Eso es algo que realmente necesitamos comprender mejor, cómo se ve esa respuesta de anticuerpos en términos de inmunidad”, afirmó la investigadora principal de la OMS sobre covid-19, la doctora Maria Van Kerkhove.

Según explicó, un estudio preliminar con enfermos recuperados en Shanghái (China) ha demostrado que mientras algunos pacientes generaban una respuesta de anticuerpos muy alta, otros no presentaban ninguna respuesta “detectable”. En cualquier caso, aún no queda claro si los pacientes con una respuesta de anticuerpos fuerte son inmunes a una nueva infección, agregó.

¿No sabe si necesita hacerse la prueba del covid-19? Complete nuestro cuestionario para averiguarlo.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salud

Qué implica que la vacuna Sputnik V se produzca en la Argentina

Avatar

Published

on

El laboratorio Richmond producirá en el país la formulación rusa luego de la firma de un acuerdo preliminar con el Fondo Ruso de Inversión Directa para construir una planta. Qué opinan los expertos

El laboratorio argentino Richmond será el productor local de la vacuna Sputnik V contra el COVID-19, según pudo confirmar Infobae. Firmó un acuerdo preliminar y de cooperación científica con el Fondo soberano Ruso de inversión y con la participación de Hetero Labs Limited, una compañía establecida en la República de la India.

Para este fin, se emprende la construcción de una planta en Pilar con un plazo máximo de un año. Será una planta de alta tecnología productora de vacunas en donde se fabricarán dosis de Sputnik V y otras formulaciones. La inversión ronda entre los 70 y los 100 millones de dólares.

PUBLICIDAD

Que una vacuna se produzca localmente tiene grandes ventajas para el país y para la región: la distribución es más fácil y se suele tornar más accesible. “Estamos muy confiados en llevar adelante este proyecto y lograr que en un mediano plazo se incremente la capacidad de producción de vacunas en nuestro país”, dijo en diálogo con Infobae desde Moscú Marcelo Figueiras, presidente de Laboratorios Richmond.

“En una pandemia el bien más escaso en general son las vacunas”, cuenta a Infobae el médico infectólogo Hugo Pizzi. “Rusia ha tenido una actitud muy solidaria con el mundo. Ayer el Centro Ruso en Argentina que dirige Silvana Jarmoluk dio a conocer el informe de que ha bajado el precio de la vacuna a USD 11, prácticamente la mitad de lo que cobraba cuando realmente había muy poca producción. El hecho de diversificar la fabricación es una normativa que incluso hicieron los ingleses y en general prácticamente todos”.

La presencia de esas fábricas va a aumentar la producción, y si aumenta la producción obviamente este bien tan preciado va a poder ser utilizado para salir de este cuadro tan desagradable. Más vacunas, más seguridad, más protección, más libertad”, agregó Pizzi.

Sputnik V fue la primera vacuna en llegar y ser aplicada en la Argentina, en diciembre del 2020 REUTERS/Agustin Marcarian/File PhotoSputnik V fue la primera vacuna en llegar y ser aplicada en la Argentina, en diciembre del 2020 REUTERS/Agustin Marcarian/File Photo

“Sería muy bueno, aunque no creo que sea inmediato”, aportó a este medio también el médico infectólogo Roberto Debbag.

“Que la vacuna se produzca en el país asegura que el tema logístico sea más simple. Facilita la disponibilidad de vacunas”, dijo a Infobae el infectólogo Lautaro De Vedia. “Claro que no es soplar y hacer botellas. Requiere entrenamiento, preparación, cosas técnicas. Hay un recorrido largo en ese sentido”.

Sputnik V fue la primera vacuna en llegar y ser aplicada en la Argentina, en diciembre del 2020. Al 24 de febrero de 2021, según estadísticas oficiales, 513.594 personas recibieron la primera dosis de la vacuna Sputnik V o de la de Covishield; y, de ellos, 267.061 recibieron también la segunda dosis de alguna de esas dos fórmulas. En total, llegaron al país 1.220.000 dosis de la vacuna rusa.

Este desarrollo no posee ningún elemento del coronavirus en su composición, se presenta en forma liofilizada, es decir, como un polvo que se mezcla con un excipiente para disolverlo y luego administrarlo por vía intramuscular.

El fármaco utiliza una tecnología de adenovirus humano de dos vectores diferentes, Ad5 y Ad26, para una primera y una segunda inyección. Sin embargo, Sputnik V no contiene adenovirus humanos vivos, sino vectores adenovirales humanos que no son capaces de multiplicarse y son completamente seguros para la salud.

Los “vectores” son vehículos que pueden introducir material genético de otro virus en una célula. El gen del adenovirus, que es el causante de la infección, se sustrae y en su lugar se inserta un gen con el código de la proteína de otro virus. El elemento insertado es seguro para el organismo y ayuda al sistema inmunológico a reaccionar y producir anticuerpos que nos protegen de la infección.

La vacuna Sputnik V tiene un conjunto de características únicas que la convierten en una de las vacunas más competitivas del mundo. El pasado 14 de diciembre el Centro Gamaleya y RDIF anunciaron los resultados del análisis de los datos del tercer y último punto de control de los ensayos de Fase III, publicados en la revista científica The Lancet, y con datos a 21 días después de que los voluntarios recibieran la primera dosis de la vacuna.

Este desarrollo no posee ningún elemento del coronavirus en su composición REUTERS/Agustin MarcarianEste desarrollo no posee ningún elemento del coronavirus en su composición REUTERS/Agustin Marcarian

La efectividad de la vacuna Sputnik V fue del 91,4%, dato que se confirmó en cada uno de los tres puntos de control de los ensayos clínicos. Asimismo, la eficacia de la vacuna Sputnik V contra casos graves de infección por coronavirus fue del 100%. Entre los casos confirmados de infección por coronavirus, se registraron 20 casos graves en el grupo de placebo, mientras que no se registraron casos graves en el grupo que recibió la vacuna.

Al conocerse la noticia sobre la publicación de los datos de Fase III de Sputnik V en The LancetInfobae tuvo acceso exclusivo a las declaraciones de expertos internacionalesHildegund C.J. Ertl, profesora del Centro de vacunas e Inmunoterapia The Wistar Institute, Estados Unidos, expresó: “La vacuna es 100% efectiva para prevenir enfermedades graves o muertes, que al final es el parámetro más crucial; todos podemos lidiar con los estornudos siempre y cuando permanezcamos fuera del hospital o del cementerio. Incluso después de una sola dosis del régimen de refuerzo, la protección conferida contra la enfermedad fue del 87,6%. Por tanto, Sputnik V es más eficaz que las vacunas de AstraZeneca o Johnson & Johnson. La vacuna Sputnik V, la cual, a diferencia de las vacunas de ARN igualmente eficaces de Pfizer y Moderna, se puede almacenar en el refrigerador, será de gran valor para combatir la pandemia mundial de COVID-19”.

Por su parte, Cecil Czerkinsky, PhD, director de Investigación del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica (Inserm), Francia, dijo: “Los resultados intermedios del ensayo clínico de fase 3 de la vacuna contra el COVID de vector adenoviral Sputnik V son bastante impresionantes. Esta vacuna parece ser muy eficaz e inmunogénica en todos los grupos de edad. Es claramente una buena noticia, ya que esta vacuna de formulación dual es comparativamente fácil de fabricar y desplegar en un contexto de escasez anticipada de vacunas a nivel mundial y de problemas logísticos en el despliegue de las vacunas recientemente autorizadas para uso de emergencia, las cuales son sensibles a la temperatura”.

El infectólogo argentino Omar Sued, presidente de la Sociedad de Infectólogos de Argentina, puntualizó: “El artículo, publicado en The Lancet, confirma los resultados exitosos y proporciona información adicional sobre la eficacia y seguridad de esta vacuna en diferentes subgrupos. Desde el punto de vista de la salud pública, la eficacia de la vacuna fue muy alta. El perfil de seguridad fue muy bueno. La difusión de esta información es vital para informar sobre la ampliación y el despliegue de esta vacuna en todo el mundo”.

FUENTE INFOBAE

Continue Reading

Salud

Sergio Lapegüe contó las secuelas que le dejó el coronavirus: “Ahora no puedo hablar y caminar al mismo tiempo”

Avatar

Published

on

Sergio Lapegüe contó las secuelas que le dejó el coronavirus: “Ahora no puedo hablar y caminar al mismo tiempo”

A una semana de recibir el alta médica, luego de permanecer 21 días internado tras contraer coronavirus, Sergio Lapegüe continúa con su recuperación en su casa, acompañado por su esposa Silvia, más conocida como Bochi. En diálogo con Roxy Vázquez, su compañera con quien comparte la conducción del segmento de 6 a 10 en TN, el periodista y conductor dio detalles sobre lo que vivió durante el tiempo con el que convivió con la enfermedad.

“Estoy mejor después de todo lo que pasé. La pase muy, muy mal. Fue tremendo no poder respirar y es algo inimaginable para cualquiera y más para un tipo que siempre hizo deporte”, aseguró el periodista. “Estoy aprendiendo a respirar de a poquito a través de un entrenamiento que hago todos los días con una kinesióloga. Estoy haciendo levantamiento de pierna, tratando de recomponer los músculos”, dijo el conductor de TN dejando al descubierto las dificultades que todavía tiene para expresarse con fluidez. De todas maneras, reconoció: “Ahora no puedo hablar y caminar al mismo tiempo”.

En cuanto a su internación, Lapegüe aseguró: “La fiebre fue mortal y era todos los días, los pulmones se habían llenado de COVID hasta que terminé con el casco Helmet durante 14 días, que fue el que me terminó salvando. Los médicos me dijeron que llegaron hasta ese punto y estuvieron a punto de intubarme. Increíblemente por la fuerza de mi familia, las oraciones de la gente y el trabajo de los médicos, pude evitarlo. Apenas me lo pusieron, me desmayé y empecé a recuperarme. Fue increíble”.

“Lo que viví fue un shock, me dieron cuatro veces plasma”, agregó sobre los momentos más duros que pasó una vez diagnosticado con coronavirus. Pero cuando recibió el alta médica fue muy fuerte para él en el plano emocional: “El abrazo con Bochi y mis hijos fue emocionante porque ellos estaban sufriendo porque estuvieron muy tristes”.

Con esta experiencia, reconoció que decidió tomar las cosas con calma: “No sé por cuánto tiempo, pero ahora veo las cosas con otra filosofía”. Sin embargo, sostuvo que tendrá que ver cómo sigue su vida diaria una vez que se reintegre al trabajo. Roxy quiso saber cuándo iba a ser ese momento. “En principio tengo tres semanas más de reposo. Ayer hice mi primera caminata que me permitirá ir recuperando el movimiento y el oxígeno”, comentó.

La semana pasada, por instrucción médica Sergio se realizó una serie de estudios para saber cómo estaban los órganos. “El hígado está un poco complicado más que nada por los medicamentos y el propio COVID, que lo sigo teniendo y además tengo neumonía grave, pero los síntomas son buenos porque en los pulmones si bien se ve que el virus muy fuerte, hay una menor incidencia”, aseguró.

Lapegüe agradeció el cariño y apoyo de sus colegas, de los famosos y los seguidores que se solidarizaron con él: “Me llegaban todos los días estampitas y cartas al hospital. Las enfermeras se acercaban a saludarme y a decirme que rezaban por mí. Fue algo increíble de verdad”. A la vez señaló el gesto de Nelson Castro, que diariamente lo llama a su domicilio para saber su estado de salud.

FUENTE ; INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Salud

Argentina superó los 50.000 muertos por coronavirus y es el 13° país en alcanzar esa cantidad de víctimas

Avatar

Published

on

Llegó a esa cifra a 11 meses del primer caso fatal. Cuál es hoy el promedio de fallecimientos cada 24 horas por COVID-19

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

A 11 meses del primer fallecido argentino en el país, el 7 de marzo del 2020, Argentina superó los 50.000 muertos por coronavirus. Llegó a 50.029 fallecidos después de los nuevos 155 decesos reportados en la última jornada. Se convirtió así en el 13° país del mundo en pasar esa cifra en números absolutos, sólo superado por Brasil y México en Sudamérica. El ranking mundial lo lidera Estados Unidos con 475.291 fallecidos.

Pero debido a los distintos tamaños de sus poblaciones, el indicador que mejor expresa el impacto letal de la pandemia es la tasa de mortalidad, que refleja los fallecidos por COVID-19 por cada millón de habitantes. Argentina tiene al día de hoy 1.123 fallecidos por millón de habitantes y se ubica en el puesto 22° a nivel global, en una lista de 150 países que superan esa base poblacional, según el ranking que actualiza diariamente la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos.

En cantidad de fallecidos por cada millón de habitantes, Argentina se ubica en la posición 22 sobre 150 países

Con la segunda ola del coronavirus en Europa, el ranking de víctimas fatales en relación a su población lo lideran Bélgica, Eslovenia y Reino Unido, en ese orden, con entre 1.700 y 1.900 muertos por cada millón de habitantes.

En el continente americano, la mortalidad por millón de habitantes de Argentina (1.123) está por debajo de la de México (1.373), la de Perú (1.346), Panamá (1.340), Colombia (1.143) y Brasil (1.128). En este país, la semana pasada hubo un colapso sanitario con tres días seguidos con más de 1.200 fallecimientos diarios por COVID-19.

Según la investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Nacional del Sur (UNS) Valentina Viego, “en Latinoamérica, la asincronicidad de los primeros máximos de la pandemia contrasta con la simultaneidad del segundo pico, ocurrido a fines de 2020, con el advenimiento de las festividades de fin de año y la extensión de un clima social esperanzado por la aprobación de vacunas. En Brasil, además, se agravó por la aparición y diseminación de nuevas variantes en Manaos y San Pablo, más contagiosas que las anteriores”.

No obstante, los distintos países tienen diferentes poblaciones de adultos mayores, que es uno de los grupos más vulnerables. Es decir, el riesgo de morir por COVID-19 no se agota en el cálculo de cuántos muertos hay por cada 100.000 o cada millón de habitante. Esta es apenas una aproximación. Se requeriría un estudio más profundo, interpolando los datos censales con los sanitarios que o no están actualizados y/o no están disponibles.

Pero la mortalidad no es el único indicador a tener en cuenta. También la letalidad permite comparar lo que sucede en Argentina respecto de otros países, luego de casi 11 meses de que se dictó la primera cuarentena el 20 de marzo de 2020.

Este indicador –que mide la cantidad de muertos con relación a los casos detectados con COVID-19– en Argentina se mantiene relativamente estable desde el comienzo de la pandemia, en el orden del 2,5%. Esto significa que de cada 100 contagiados, mueren entre 2 y 3 personas.

El valor ubica a nuestro país en el puesto número 44 en la lista de 150 países, lejos de México (9%) y Ecuador (6%) en la región, pero por encima de Estados Unidos y Francia, ambos con 2%. España e Italia tienen valores similares a los de Argentina: 2% y 3% respectivamente.

Argentina se ubica en el puesto número 44 en la tasa de letalidad, que mide fallecidos en relación a los casos detectados, en una lista de 150 países

Con este valor podría decirse que, hasta ahora, el sistema sanitario respondió bien; es decir, no ocurrió (hasta ahora) el temido colapso del esquema hospitalario, salvo casos puntuales en que las unidades de terapia intensiva se vieron desbordadas. Y las autoridades siguen sosteniendo que los indicadores de mortalidad no fueron mayores justamente porque el sistema sanitario no colapsó.

Cantidad de fallecidos por día

Debido a los retrasos en la carga de datos a la plataforma en línea que maneja el gobierno nacional, el gráfico superior se realizó considerando la fecha real del fallecimiento y no de la notificación

Desde el 9 de octubre –cuando se dio el pico de 515 fallecimientos– y hasta principios de noviembre, el promedio de muertos notificados para los últimos siete días rondaba los 360 diarios.

Según el último parte del Ministerio de Salud de la Nación, que renovó su diseño, el promedio semanal de fallecimientos es de 149 muertos cada 24 horas. Se considera el promedio para los últimos siete días por las demoras en la carga en el sistema de los decesos, que deriva en una menor cantidad informada, por ejemplo, los fines de semana. En el último parte se informó una cantidad ligeramente superior, de 155 muertos en una jornada.

Sobre el total de muertes por coronavirus en Argentina, siguen siendo más hombres que mujeres: 56% contra 40% mujeres. En un 4% de los casos no hay datos del género del fallecido.

Jóvenes con menor letalidad

La cantidad de fallecidos diarios no aumentó con el rebrote del verano, porque en lo que muchos llaman la “segunda ola” se observó una baja en la edad de afectados en relación a la primera ola con su pico en octubre pasado.

Si bien los jóvenes son los que menos respetan las normas de prevención –como el distanciamiento social y uso del barbijo aun al aire libre– y suelen ser los que rompen la burbuja de su familia al tener mayor intercambio con otros grupos, no aumentan el consumo de camas críticas o de internación, porque la letalidad en este segmento etario es baja. Pero si se infectan, aunque con síntomas más leves, igual pueden contagiar a un adulto o un adulto mayor, con menos defensas contra el virus.

En Argentina –al igual que en lo que sucede en el mundo– la franja etaria más comprometida es la de los mayores de 60 años de edad. El 84% de los fallecidos tenía más de 60. El 13% tenía entre 40 y 59 años; el 2% entre 20 y 39 años; y solo el 1% resultó menor de edad.

Ocupación de camas de terapia

En el AMBA, por ejemplo, el 1 de septiembre pasado, el porcentaje de camas UTI ocupadas rozó el 70%, pero progresivamente y a ritmo lento, fue descendiendo hasta ubicarse en el 59,8% del día de ayer.

A nivel nacional el porcentaje es algo menor, del orden del 54,6%, y ha mostrado un ligero ascenso desde el pasado 28 de diciembreen que se llegó al valor más bajo desde agosto, con 52,6% de ocupación de camas de cuidados intensivos.

En el distrito porteño, la ocupación de camas UTI en hospitales públicos descendió a mediados del último mes del año a su nivel más bajo desde julio –21%–, pero luego comenzó a subir hasta ubicarse ahora en el 28%.

La situación en las provincias

Del total de muertes por coronavirus informadas a la fecha por el Ministerio de Salud de la Nación, el 51% residía en la provincia de Buenos Airesel 12% en el distrito porteño; y el resto en las demás provincias.

Analizando por distrito, la Ciudad de Buenos Aires tiene el peor valor en mortalidad por el COVID-19: 2.032 fallecidos por cada millón de habitantes. Con menores valores se posicionan Tierra del Fuego (1.983); Río Negro (1.489), Santa Cruz (1.466); y Buenos Aires (1.447). Con cifras por debajo del centenar se ubican Catamarca, Misiones y Formosa.

En cuanto a la letalidad –fallecidos en relación a los casos detectados–, Jujuy está en el tope, con 5 muertos por cada 100.000 confirmados. Le siguen Salta y La Rioja con 4; Buenos Aires, CABA y Chaco con 3, con valores más cercanos a la media nacional que es de 2,5%. El resto de las provincias se ubican por debajo.

Vacunación rezagada

Con 2.015.496 casos detectados y 50.029 muertos al cabo de 11 meses de pandemia, y sin margen para endurecer la restricción de actividades o la circulación, el Gobierno apuesta todas sus fichas a la vacunación. Sin embargo el operativo está muy rezagado en relación a las previsiones que tenía y los anuncios realizados, por la falta de disponibilidad de las dosis de la Sputnik V prometidas por Rusia y la demora en los acuerdos firmados con otros laboratorios.

“Hay que tener en cuenta que la vacuna impacta, más que nada, en la hospitalización y el número de fallecidos. La estrategia es vacunar a adultos mayores, a los residentes en geriátricos y al personal de salud. Si corremos la vacunación hacia el invierno, el riesgo de que se contagien los adultos mayores es alto, que son el segmento de la población con más letalidad. Son 7.300.0000 personas que tienen más de 60 años. Como mínimo deberían llegar 15 millones de dosis para cubrir ese objetivo. De la Sputnik se necesitan las dos dosis. En el caso de la de AstraZeneca, son dos componentes de la misma, aunque hay ventana para aplicar la segunda dosis que podría extenderse a tres meses, según un trabajo que aún no fue publicado. Igual, hay que conseguir al menos 7.300.000 dosis”, advirtió el médico infectólogo Eduardo López a Infobae.

Cómo se procesó la información

La Unidad de Datos de Infobae monitorea diariamente distintas fuentes de información. A nivel nacional el Ministerio de Salud, y a nivel mundial, el repositorio de la Universidad Johns HopkinsWorldometers y la base de datos de Our World in Data.

Para visualizar y descargar la hoja de cálculo, con sus pestañas a nivel mundial y nacional, siga este enlace.

Visualizaciones interactivas: Daniela Czibener

FUENTE : INFOBAE

Continue Reading

Más Vistas