Connect with us

Deportes

Es encarnizada la dura porfía

Published

on

Esta columna está dedicada a los hombres y a las mujeres que dan batalla día a día, que no bajan la guardia y que nunca se contentan con el mundo que les han dado, perseverantes quijotes que exploran desde su fuerza interior el poder que tienen para cambiar la estrella que les tocó en suerte.

a los boxeadores

a los que no bajan la guardia 

“Imposible es sólo una gran palabra dicha por hombres pequeños que les resulta más fácil vivir en el mundo que se les ha dado que explorar el poder que tienen para cambiarlo”.

Muhammad Ali

Repasando la vida de Sergio Víctor Palma, un sabio boxeador que logró transcender desde su intelecto las fronteras emocionales que habitan en el corazón de un cuadrilátero, encontré una frase que le pertenece y que sintetiza su manera de afrontar el destino. «Me enseñaron que en la vida cuando te caés, tenés que hacer de cuenta que se te cayó algo, levantarlo y seguir caminando».

Aquella reflexión me motivó para escribir estas líneas, crónica que desea homenajear a todos los boxeadores que aprendieron a levantarse  para seguir caminado. Esta columna, también está dedicada a los hombres y a las mujeres que dan batalla día a día, que no bajan la guardia y nunca se contentan con el mundo que les han dado, perseverantes quijotes que exploran desde su fuerza interior el poder que tienen para cambiar la estrella que les tocó en suerte.

 

Porque son  miles, acaso millones, los que caminamos el ring con parsimonia, esperando el momento preciso para sacar nuestro mejor golpe. La defensa en alto, la mirada atenta, el torso sudoroso y el corazón palpitante. La campana llama a la contienda y el rival pega por debajo de la cintura, nos agarra, nos empuja, usa los codos y la cabeza para lastimarnos la mandíbula. El árbitro indiferente hace caso omiso a la burla deportiva y nos rigorea socarronamente cuando vamos al rincón. En la tele los comentaristas esgrimen sus argumentos en favor de los tramposos y se mofan de nuestro coraje, nos denostan y escriben en sus tarjetas un lapidario 10- 6 en favor del mandamás de turno.

 

Miles, reitero, acaso millones, vemos como el reloj corre y aferrados a las cuerdas de un cuadrilátero imaginario percibimos esa dolorosa imagen del púgil que pega pero no lastima, que pone la mejilla, la mandíbula, el hígado, el pecho, el alma, todo en pos de un nocaut que nunca llega. En el ring side nos putean, algunos en el gallinero increíblemente aplauden al otro y nos gritan que somos apenas unos negros de mierda, rebeldes que no nos conformamos con lo que nos ha tocado en la vida.  Vagos que no aceptan las benditas reglas de juego que han impuesto los que escriben y modifican el reglamento a su gusto y en su beneficio.

 “Es encarnizada la dura porfía, la pelea es a hierro corto”, diría desde su talento inmortal el maestro Osvaldo Caffarelli. Quizás nos haría falta su acalorado parloteo para afrontar con hidalguía los últimos rounds de una contienda tan desigual como interminable.

 

En la radio, de manera casi antojadiza, reaparecen en mi memoria adolescente algunas de las frases de cabecera de quien supo ser la voz del boxeo en aquellas maravillosas veladas de los sábados por la noche en el mítico Luna Park. Un héroe radiofónico cuya prodigiosa garganta consagró, desde sus épicas narraciones en la sintonía de LS 5 Radio Rivadavia, a siete campeones de mundo. Osvaldo Caffarelli transmitió la coronación de Nicolino Locche, la de Carlos Monzón, la de Víctor Galíndez, la de Miguel Ángel Castellini, la de Miguel Ángel Cuello, la de Hugo Pastor Corro y por supuesto la de nuestro Uby Sacco.

 

Hizo dupla profesional con Ernesto Cherquis Bialo y con el recordado Horacio García Blanco, para muchos su compañero ideal. Nació en la Paternal un 27 de octubre de 1928. Se soñó jugador de fútbol pero los malditos meniscos lo sacaron para siempre de la cancha, y entonces, como tantos, optó por el periodismo y el relato deportivo.

 

“En 1950 de la mano de Alfredo Aróstegui, mi maestro,  llegué a Radio Splendid, primero pasaba información desde los estadios  y un día comenté Ferro Carril Oeste y Vélez y creo que no lo hice nada mal”.  Años después, en enero de 1958 narró su primer combate de box, fue entre Miguel Angel Botta y el chileno Sergio Bahamonde.

 

“Era mi primera transmisión como relator, iba con mi primo. A mitad de camino paré el coche y le dije que no me animaba, que no podía. Mi primo me aventuró que la pelea iba a durar muy poco, que Botta lo iba a sacar al chileno por nocaut en el primer round. En medio de una lluvia torrencial encendí el auto y llegué al  Club Temperley y transmití solo un round. Botta noqueó a Bahamonde a los dos minutos.”

 

Su pasión profesional sobrevive al borde del ring como la figura de un campeón inmortal que camina la lona con un andar victorioso y transforma ese espacio único e irrepetible en su auténtico lugar en el mundo. Allí, micrófono en mano, hizo gala de un trabajo febril, muy profesional, agotador, tan agotador que necesitaba de una decena de pañuelos para secarse la frente y la boca durante el combate, varias lapiceras  para encontrar a tientas en cualquier bolsillo para anotar ideas en el fragor del relato. Y por supuesto un termo con aquel brebaje mágico, receta de su mujer, mezcla de té, limón, miel y azúcar.

Los asiduos concurrentes al templo del box en Corrientes y Bouchard recuerdan sus machetes colgados junto al cuadrilátero. Los que vivíamos pegados a la radio aquellas inolvidables transmisiones atesoramos sus latiguillos, sus preciosas metáforas que marcaron a fuego a muchas generaciones de oyentes.

 

“Se abren los cortinados. El espectáculo comienza. Balancean sus cuerpos como péndulo de un reloj. Es un combate a hierro corto. El golpe estalla como una granada en medio de su rostro. Flamea como una bandera. La campana les confiere una tregua. Chocan violentamente y de frente como dos locomotoras avanzando sobre una misma vía. Le hace mover la  cabeza como el badajo de una campana. Es el hombre de los puños exactos. Lento como un elefante, pero devastador. No hay acción, los boxeadores parecen suspendidos en el vacío. Se abraza al rival como hiedra a la pared. El árbitro es el tercer hombre. Van al clinch y allí mueren las trompadas. Es encarnizada la dura porfía. Un fuego de metralla sobre el mentón de Saldaño”.

 

Alejado de los rings, recurrió al fútbol; fue en Tucumán donde Caffarelli, fanático de Racing y lector ejemplar, despuntó el vicio siguiendo las campañas de San Martín y Atlético. Murió un 7 de enero de 2002, meses después, víctima del corralito de Domingo Cavallo falleció su compañero, Horacio García Blanco.

 

Humilde y antojadizo recuerdo para uno de mis héroes de la radio, en tiempo que muchos, miles, acaso millones, todavía caminamos el ring con sapiencia, con parsimonia, con la guardia en alto, esperando el momento preciso para sacar nuestro mejor golpe. La pelea es a hierro corto. Ellos, nuestros contrincantes, lo saben y reescriben obscenamente el reglamento a su gusto y en su beneficio. En el ring side siempre nos putean, en el gallinero, en tanto, los simpatizantes desclasados, vencidos y entregados esperan nuestra derrota. La tele aplaude al tramposo ante la pasividad del árbitro y el tiempo corre, el reloj manda. Millones percibimos en los más profundo de nuestros corazones que estamos en el último round, es ahora o no será nunca.

 

Una voz cálida y muy querible se trepa al ring  y bajo el murmullo de la leonera replica un puñado de frases que nos amasijan el corazón: Una vez más se abren los cortinadosEl espectáculo comienza. Los boxeadores balanceamos nuestros cuerpos como péndulo de un reloj, estamos cansados, a veces decepcionados, pero en pelea, lentos como elefantes pero devastadores, suspendidos en el vacío, creyéndonos dueños de los puños exactos mientras ellos nos abrazan como hiedra a la pared. Chocamos violentamente y de frente como dos locomotoras avanzando sobre una misma vía. Los golpes estallan como una granada en medio de nuestro rostro y nos hace flamear como el badajo de una campana.

 

Reitero, heroicos resistimos a las trampas y a las mentiras, a las agresiones, a la falta de respeto. Estoicos discutimos, pataleamos, proyectamos, aunque ellos, los poderosos, nos llenen la cara de dedos. Indudablemente, es encarnizada la dura porfía, ayer hoy y siempre, en un ring, en política, en la calle, en la vida…

 

Mario Giannotti

LO QUE PASA . NET

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deportes

EL CHE GARCIA ES EL NUEVO ENTRENADOR DE LA SELECCION NACIONAL DE BASQUET

Published

on

El bahiense Néstor “Che” García, de 56 años, se convirtió en el nuevo entrenador del seleccionado argentino de básquetbol, en reemplazo de Sergio Hernández, y debutará en el cargo el próximo 25 de noviembre cuando el equipo nacional reciba a Paraguay en la eliminatoria para la Copa del mundo de 2023 que organizarán conjuntamente Filipinas, Japón e Indonesia, según lo anunció la Conferación Argentina de básquetbol (CABB).

“Al fin se dio… Esto es un sueño y, a la vez, una gran responsabilidad. La mayor de mi carrera. Por eso quiero agradecer a todos los que me han permitido llegar hasta acá y a la confianza del presidente de la CABB Fabián Borro y el Consejo Directivo de la Confederación” señaló Sánchez quien comenzó su tarea de entrenador a los 23 años.

García comenzó dirigiendo profesionalmente en Puerto Rico, en 1989, a Gigantes de Carolina. Luego, en 1990, a los 25 años, debutó en la Liga Nacional dirigiendo a Estudiantes de Bahía Blanca, su ciudad natal. A nivel local, ganó la Liga con Peñarol de Mar del Plata en 1994 y el Súper 20 con San Lorenzo, en 2019.

“Quiero anunciar que lo mío no será una conducción personalista. Pasará por escuchar, componer, continuar y rodearme de los mejores. Un nuevo ciclo comienza en el básquet argentino, siempre respetando un legado. Estoy con muchas ganas e ilusión para ir por el objetivo grande de que Argentina se mantenga en la elite del básquet mundial”, agregó el entrenador

Por su parte, Borro, se mostró satisfecho por el arreglo con Sánchez al señalar: “La elección de Néstor es la de un candidato natural para este cargo de entrenador absoluto de la Selección argentina. Por su capacidad, don de gente, carisma y gran experiencia internacional es permanente candidato y referencia de muchos presidentes de la zona para conducir sus selecciones. Su extensa y exitosa trayectoria lo llevó justamente a cumplir objetivos importantes con diferentes seleccionados nacionales y ahora sentimos que era el momento de hacerse cargo de la nuestra”.

Sánchez con clubes también resultó campeón en el 2000 de la Liga Profesional de Puerto Rico con Cangrejeros de Santurce y en el 2006 de la Liga Profesional venezolana (con Delfines de Caracas) y del Torneo Superior (con Trotamundos de Carabobo).

En 2009 se coronó en el torneo de Uruguay con Biguá, equipo con el que logró el Top 4 del 2008 y el Sudamericano de ese año, ganando además la Liga de las Américas con Guaros de Lara en 2016. Dirigió 30 equipos (21 diferentes, repitió cinco, algunos en diversas ocasiones), de nueve países distintos. Jugó 15 finales y ganó 9, disputando 11 definiciones con 11 equipos distintos.

A cargo de seleccionados, se consagró en Venezuela porque entre 2013 y 2016 ganando dos títulos sudamericanos (2014, venciendo en la final a Argentina, y 2016, superando a Brasil) y un Preolímpico (2015), el que alcanzó tras vencer en semifinales a Canadá (con 9 NBA) y a Argentina en la final, logrando la clasificación olímpica tras 24 años.

También dirigió con éxito a Uruguay (2003) y a República Dominicana (lo clasificó al Mundial 2019 y logró la primera clasificación a segunda fase), en tanto que con Argentina ganó el Sudamericano 2012 y antes, como asistente de Julio Lamas. Fuente: El Marplatense

Continue Reading

Deportes

ALDOSIVI PERDIO 4 A 1 CON GODOY CRUZ

Published

on

Aldosivi cayó como local ante Godoy Cruz por 4 a 1, en un partido correspondiente a la décimo primera fecha de la Superliga, y de esta manera sufrió su cuarta derrota consecutiva en el torneo.

El partido se disputó en el estadio José María Minella, con el arbitraje de Néstor Pitana, y marcó además la segunda goleada al hilo para el equipo mendocino desde la llegada del entrenador Diego Flores, discípulo de Marcelo Bielsa, tras el 4-0 logrado en su debut, ante Gimnasia y Esgrima La Plata, en la décima fecha.

Todos los goles del partido fueron convertidos en la segunda mitad: Martín Ojeda (18m), Sebastián Lomónaco (24m), Ezequiel Bullaude (29m) y Elías López (39m) convirtieron para Godoy Cruz, y Martín Cauteruccio marcó el descuento, de penal (32m).

Con este resultado, el equipo mendocino llegó a los 16 puntos y se ubicó en el séptimo lugar, mientras que Aldosivi continúa clavado en 13 unidades, al igual que desde hace cuatro fechas, en las cuales apiló además otras tres derrotas, con River (2-0), Lanús (3-2) y Huracán (2-0).

En el arranque del partido se lo vio mejor plantado al conjunto visitante, que aprovechó la banda izquierda para llegar hasta el fondo y obligó al equipo del Puerto a replegarse.

La potencia de Tomás Badaloni como hombre de punta permitió además al conjunto de Flores inquietar a la defensa local, al igual que los buenos movimientos de Ojeda, que tuvo la chance más clara de la primera mitad tras un pase entre líneas e intentar definir a los 9 minutos sobre José Devecchi, que envió el balón al córner.

Aldosivi armó un buena contra a los 10 minutos que desembocó en la situación más clara de los primeros 45 para el local, en la que Cauteruccio definió apenas desviado tras un centro rasante al área chica de Gastón Lodico.

A partir de los 15 minutos, el “Tiburón” logró acomodarse y se adelantó en el terreno, con mayor control del juego, pero sin lograr profundidad.

Antes de que se cumpliera un minuto del complemento, Cauteruccio exigió al arquero paraguayo Juan Espínola con un zurdazo que éste envió al córner a mano cambiada.

Godoy Cruz amenazó a los 11 el arco local con dos tiros en el travesaño en la misma jugada, después de remates de Valentín Burgoa y Gonzalo Abrego.

Y tras recuperar el control del juego como en el arranque del partido, el “Tomba” tuvo una ráfaga de 10 minutos en los que “noqueó” al equipo de Fernando Gago con tres goles.

Primero fue a través de un zurdazo de Ojeda al palo derecho de Devecchi luego de una mala salida de Aldosivi a los 18 minutos, luego el recién ingresado Lomónaco puso el 2 a 0 con derecha tras un centro bajo en una contra demoledora a los 24, y el 3 a 0 fue por cuenta de Bullaude, que definió con pierna diestra frente al arco tras pase de Alan Cantero, presuntamente en posición adelantada.

Aldosivi ensayó una tímida reacción y a los 32 minutos logró el descuento tras un penal a Federico Andrada que Cauteruccio transformó en gol.

Expuesto ante cada contra en búsqueda de achicar la diferencia, el equipo marplatense sufrió el cuarto gol en su valla a los 39 minutos con un potente derechazo de López desde afuera del área que sentenció el partido.

En la próxima fecha Aldosivi visitará a Vélez en Liniers, mientras que Godoy Cruz recibirá a Sarmiento.

Tras la caída ante Godoy Cruz, Fernando Gago aseguró en conferencia de prensa que va a “seguir trabajando” para revertir la situación y de esta forma aseguró que continuará siendo el director técnico del Tiburón. La Capital

 

Continue Reading

Deportes

UNA PELEA DE BARRAS EN MEDIO DEL FESTEJO DE ARGENTINA BOLIVIA

Published

on

La pelea duró apenas unos minutos. Pero lo que ocurrió en la platea San Martín del estadio Monumental tiene mucha más implicancia que unas imágenes de diez personas agarrándose a trompadas. Porque no eran hinchas comunes los que protagonizaron el hecho violento destacado del partido de la Selección, sino barras de Comunicaciones y Lamadrid. Y tampoco cualquier barra: del lado del Cartero, como se llama a los seguidores de Comu, estaban su jefe Maximiliano Ariel Volonté y su segundo, Carlos Javier Villafañe. Del lado del Carcelero, como se reconoce a los del equipo de Devoto, estaba su cara más visible, Diego Richini. Lo que terminó por confirmar lo que Infobae había adelantado en exclusiva el miércoles: como las entradas no habían salido nominadas, éstas podían parar al circuito de la reventa o ser utilizadas por los barras, que las consiguieron directamente de sus propias comisiones directivas que a su vez las obtuvieron de la AFA sin que nadie se pregunte nada. De hecho, todas las barras del Ascenso obtuvieron un promedio de entre siete y diez entradas cada una, según su importancia, que la mayoría utilizó para dar el presente en la cancha, repartidos estratégicamente entre la San Martín, Belgrano, Sívori y Centenario, lo que puede verificarse por ejemplo con la publicación en Internet del nieto del capo de la barra de Chacarita, quien con impunidad manifiesta mostró todas las que habían conseguido los Funebreros. También hubo beneficios para las barras de Primera en un número aún mayor. Pero la consigna era que no se notara nada y se estaba cumpliendo a rajatabla hasta el incidente entre Comunicaciones y Lamadrid que dejó al descubierto la maniobra.

Un incidente que, además, era previsible dada la rivalidad entre ambos equipos, cuyos enfrentamientos fueron habituales desde mediados de los 90 en adelante, llegando en una ocasión a terminar con uno de los más importantes barras de Lamadrid apuñalado. Pero además era previsible por los antecedentes de las personas que estamos hablando, algunos vestidos con la ropa oficial de su club y otros con los camperones oficiales de la Selección, que habitualmente ellos no compran en las tiendas oficiales como el resto de los mortales. Richini, por ejemplo, está en la mira de los organismos de Seguridad desde que en 2013 lideró un ataque de la barra de Lamadrid en la previa de un partido con Berazategui que terminó en una tarde de terror y con varios policías heridos. Si uno entra al club de Devoto y pregunta por Diego, todos lo conocen y le temen. Junto a él cayeron otros tres de Lamadrid, entre ellos Christian Caramelo Salomone y Facundo Sánchez, más Pitu Calderón.

Del otro lado, los prontuarios también asustan. El que terminó herido en la pelea de anoche fue Maximiliano Ariel Volonté, alias Chino, amo y señor de todo lo que ocurre en el club más extenso de la Capital Federal, como lo es Comunicaciones. Su figura quedó en la mira cuando el Ministerio Público Fiscal investigó un tremendo incidente contra el plantel de Estudiantes de Caseros en la semifinal del torneo de Primera B donde un dirigente Pincha terminó apuñalado. Aquél día la barra del Cartero ingresó al vestuario visitante y desató un caos. Junto a él ayer cayó también Carlos Javier Villafañe, su socio en los negocios en la institución de Agronomía. Para dar una dimensión de lo que manejan, ambos están denunciados penalmente desde el 19 de julio de este año por lesiones graves y amenazas de muerte sobre los directivos que estaban al frente del Futsal y el Fútbol Femenino de la institución, quienes actualmente viven con botón antipánico.

¿Por qué los agredieron? Porque la barra quería hacerse con esas actividades porque el equipo de las chicas había subido a Primera División y empezaban a aparecer los sponsors y dinero de la TV, ya que el torneo se emite por la TV Pública y también en el caso del Futsal para poder alquilar el estadio que tiene la actividad en forma privada. Y lo lograron. De hecho, la barra de Comunicaciones sumó esos negocios a otros que ya tenía: maneja también la pileta en la temporada de verano donde hacen una fortuna (tienen 150 tickets de ingresos diarios para vender por afuera), las canchas de fútbol sintético de 11 donde organizan torneos, la venta de la indumentaria y como si fuera poco el concesionario de las canchas de fútbol cinco que están sobre la avenida San Martín debe pagarles un canon para poder trabajar tranquilo. Todo con la cobertura ya sea por miedo u otras cuestiones del órgano fiduciario que maneja el club y con quienes están al frente del fútbol profesional, a punto tal que las personas agredidas debieron dejar la institución por las amenazas de muerte, denunciaron lo ocurrido ante la AFA pero el club minimizó el hecho.

Por fuera de lo que ocurrió con las barras que anticipa que cuando el torneo local vuelva con aforo ellos seguirán teniendo sus privilegios. Hubo un trapito detenido y se tomaron más de 200 denuncias de gente que compró entradas de reventa por Internet y fueron estafados con tickets falsos. La causa está en plena investigación coincidentemente varias decenas de denunciantes admiten haberse contactado con gente de la barra oficial de River, por lo que sobre ella están las mayores sospechas. Por eso, para el regreso de los hinchas que se produciría en tres semanas, al fútbol argentino aún le queda una asignatura pendiente: reducir el poder de sus propios barras. Fuente: Gustavo Gravia para Infobae

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Más Vistas