Connect with us

Mundo

España, Francia y Alemania reconocerán a Juan Guaidó como presidente de Venezuela si en 8 días no se convoca a elecciones en el país petrolero

Published

on

Los mandatarios Pedro Sánchez, Emmanuel Macron y Angela Merkel dieron este sábado al jefe de Estado venezolano Nicolás Maduro un ultimátum para llamar a comicios generales

Los jefes de Estado de España, Pedro Sánchez; Francia, Emmanuel Macron; y Alemania, Angela Merkel; afirmaron este sábado que sus Gobiernos reconocerán a Juan Guaidó como presidente de Venezuela si en 8 días no se convoca a elecciones en el país petrolero.

El jefe del Ejecutivo español hizo un llamamiento a la celebración “inmediata” de unos comicios “limpios, democráticos y transparentes” en un país “hermano” y que vive desde hace “muchos años” una “gravísima crisis política, democrática, económica y humanitaria” que ha provocado más de tres millones de desplazados.

A juicio de Sánchez, España ha trabajado desde el pasado miércoles con “cautela, responsabilidad y firmeza” en la conformación de una posición europea común favorable a la democracia y la libertad en Venezuela, una postura “coherente” con la relación especial entre ambos países.

Recordó que esa posición común tomó cuerpo en una declaración conocida hace tres días en la que se reconocía la legitimidad de la Asamblea Nacional venezolana, y que a él mismo varios presidentes latinoamericanos que ya han reconocido a Guaidó le pidieron trabajar “activamente” en la conformación de esa posición común durante la reunión del Foro de Davos (Suiza).

Miles de venezolanos salieron a las calles para protestar contra Nicolás Maduro (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

Miles de venezolanos salieron a las calles para protestar contra Nicolás Maduro (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

Según relató Sánchez, España ha trabajado para alcanzar el reconocimiento de Guaidó por parte de la UE al frente de la tarea de convocar elecciones libres y democráticas y que cumplan “todas las garantías.

Sánchez recalcó que con esta posición “clara” España y sus socios europeos no buscan “poner y quitar gobiernos“, sino alcanzar la democracia desde unas “elecciones justas, libres, transparentes y democráticas“.

El Gobierno español propuso el viernes a la Unión Europea que fijara un plazo concreto para que el régimen de Nicolás Maduro convoque elecciones libres en Venezuela y, en caso de no cumplirse esta condición, reconociera a Guaidó como presidente interino del país.

Por su parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, señaló que, en caso de que no haya elecciones en Venezuela en “ocho días“, su país también estará dispuesto a reconocer al líder de la Asamblea Nacional venezolana como presidente de Venezuela.

El pueblo venezolano debe poder decidir libremente su futuro. Sin elecciones anunciadas en 8 días, podríamos reconocer a @jguaido como ‘presidente encargado’ de Venezuela para implementar dicho proceso político. Trabajamos conjuntamente con nuestros aliados europeos”, dijo en Twitter.

Emmanuel Macron

@EmmanuelMacron

El pueblo venezolano debe poder decidir libremente su futuro. Sin elecciones anunciadas en 8 días, podriamos reconocer a @jguaido como « Presidente encargado » de Venezuela para implementar dicho proceso político. Trabajamos conjuntamente con nuestros aliados europeos.

Emmanuel Macron

@EmmanuelMacron

Le peuple vénézuélien doit pouvoir décider librement de son avenir. Sans élections annoncées d’ici 8 jours, nous serons prêts à reconnaître @jguaido comme « Président en charge » du Venezuela pour enclencher un processus politique. Nous y travaillons entre partenaires européens.

Su mensaje, en castellano y en francés, se publica un día después de que el ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, expresara su apoyo a la Asamblea Nacional del país y a Guaidó por ser un órgano “democráticamente elegido“, y señalara que Francia busca una “posición unida” en Bruselas antes de pronunciarse.

Estamos al lado del pueblo venezolano que masivamente ha expresado en las calles en manifestaciones unas aspiraciones democráticas evidentes”, indicó el jefe de la diplomacia gala en un encuentro con periodistas.

En tanto, Alemania se sumó a España y Francia en su ultimátum a Nicolás Maduro. Berlín anunció que, en caso de que no haya elecciones en Venezuela en “ocho días“, también reconocerá a Juan Guaidó como presidente del país petrolero.

“El pueblo venezolano debe poder decidir con libertad y seguridad sobre su futuro. Si las elecciones no se anuncian en 8 días estamos dispuestos a reconocer a Juan Guaido como ‘presidente interino’ de Venezuela para implementar dicho proceso político. Trabajamos conjuntamente con nuestros aliados europeos”, dijo en Twitter Martina Fietz, viceportavoz del gobierno alemán.

Martina Fietz

@m_fietz

Das Volk Venezuelas muss frei u. in Sicherheit über seine Zukunft entscheiden können. Werden nicht binnen 8 Tagen Wahlen angekündigt, sind wir bereit, Juan Guaidó als Interimspräsidenten anzuerkennen, der einen solchen polit. Prozess einleitet; arbeiten eng mit europ. Partnern.

El mensaje fue retuiteado por el propio portavoz del Gobierno, Steffan Seibert, quien el viernes había anunciado que Alemania reconocería a Guaidó si no se convocaban elecciones de manera inmediata.

El ministro de Exteriores, Heiko Maas, dijo, por su parte, que Alemania no es neutral frente a la crisis venezolana si no está al lado de Juan Guaidó.

Infobae

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Mundo

ANTHONY ALBANESE, EL NEGOCIADOR DE ORIGEN HUMILDE QUE SE CONVIRTIÓ EN EL NUEVO PRIMER MINISTRO DE AUSTRALIA

Published

on

Con más de 25 años como legislador en el Parlamento, “Albo”, como se le conoce a este político de 59 años, se definió durante la campaña electoral como un “constructor”, en contraste con la admisión del otrora mandatario, el liberal Scott Morrison, de ser una “apisonadora” por su estilo intimidatorio.

 

 

Con un tono conciliador y promesas de avanzar hacia un cambio de estilo en la gobernanza de Australia, Anthony Albanese, procedente de una familia monoparental humilde, juró este lunes el cargo de primer ministro y devolvió a los laboristas al poder.

Con más de 25 años como legislador en el Parlamento, “Albo”, como se le conoce a este político de 59 años, se definió durante la campaña electoral como un “constructor”, en contraste con la admisión del otrora primer ministro, el liberal Scott Morrison, de ser una “apisonadora” por su estilo intimidatorio.

PUBLICIDAD

Su talante negociador salió a relucir durante el convulso período de gobierno laborista -entre 2007 y 2013 cuando Kevin Rudd y Julia Gillard se alternaron el poder por disputas internas de su partido- cuando tuvo que buscar el apoyo de otras fuerzas políticas para la aprobación de las leyes de entonces.

Ya sea que los laboristas obtengan 76 escaños que les permitan la mayoría en el Parlamento de 151 escaños, donde se forma gobierno, o deban realizar alianzas para gobernar en minoría, Albanese espera liderar “el cambio” en las políticas sociales y climáticas promoviendo “la unidad y el optimismo”, según dijo el sábado en su discurso de victoria electoral.

ORIGEN HUMILDE Y MULTICULTURAL

Sin una personalidad carismática, Albanese, hijo de una madre soltera que vivía de una pensión de discapacidad en una vivienda social de Sídney, encarna el sueño de un futuro mejor ya que fue la primera persona de su familia que terminó la escuela y llegó a graduarse en Economía en la Universidad.

Anthony Albanese, jurando a su cargo como nuevo primer ministroAnthony Albanese, jurando a su cargo como nuevo primer ministro

Durante su adolescencia, Albanese quien promete luchar contra la crisis climática y reducir las desigualdades sociales y económicas, descubrió que su padre, Carlo, no había muerto, tal y como le había dicho su madre, Maryanne Ellery, sino que vivía en Italia.

Su origen humilde le permite conocer en carne propia “muchos problemas que los australianos enfrentan”, según dijo a Efe el politólogo de la australiana Universidad de Griffith Ferrán Martínez i Coma, al referirse a la inflación más alta en veinte años, del 5,1 % (entre abril de 2021 y marzo pasado).

Además, Albanese es la primera persona con apellido no anglo-celta que gobierna Australia, un país en donde casi la mitad de los 25,7 millones de habitantes ha nacido en el extranjero o tiene al menos un padre que ha nacido fuera.

Sí hubo un primer ministro nacido en el extranjero, Chris Watson, que nació en Chile y gobernó el país en 1904, pero su apellido era de origen anglo-celta.

Divorciado en 2019 de Carmen Tebutt, con quien tiene un hijo de 21 años, Albanese será también el primer mandatario con un matrimonio roto que tiene el país oceánico.

El defensor del matrimonio igualitario, la multiculturalidad, el cambio climático y otras políticas, recordó que Australia siempre debe atender a “los desfavorecidos y los vulnerables”, pero sin dejar “que nadie se quede atrás”, porque su país siempre debe apoyar “las aspiraciones y las oportunidades (de todos)”.

UNA LARGA Y PACIENTE CARRERA POLÍTICA

Albanese quien se unió a los laboristas cuando era un adolescente, ganó un escaño en el Parlamento australiano por la jurisdicción de Grayndler en 1996 cuando cumplió 33 años, tras ocupar varios cargos en su partido, dando así inicio a una carrera política lenta, en comparación a los políticos contemporáneos de su país.

Anthony AlbaneseAnthony Albanese

Albanese, quien llegó a ocupar el cargo de viceprimer ministro en 2013 -año en el que su partido perdió el poder- y el ministerio de Infraestructura y Transporte entre 2007 y 2013, aspiró por primera vez al liderazgo de su partido hace nueve años, pero en la elección interna perdió ante Bill Shorten.

Tras la derrota de Shorten en los comicios de 2019, en las que Morrison logro una victoria inesperada, Albanese asumió el liderazgo laborista, desde el cual apoyó gran parte de las estrictas respuestas sanitarias contra la pandemia de la covid-19.

“Jugar el juego de largo aliento también ha sido el sello del liderazgo de Albanese en los últimos tres años. Empezando por las ‘giras para escuchar’ en las regiones donde el Partido Laborista fracasó estrepitosamente en 2019 -sobre todo en Queensland-”, según escribió Paul Strangio, politólogo de la australiana Universidad Monash, en la revista de análisis The Conversation.

(Con información de EFE)

FUENTE INFOBAE

Continue Reading

Mundo

EL GRAVE ERROR DE CÁLCULO DE PUTIN QUE LLEVÓ A FINLANDIA Y SUECIA A LOS BRAZOS DE LA OTAN

Published

on

Los gobiernos de Helsinki y Estocolmo piden entrar a la alianza militar occidental por temor a un ataque ruso. Esto termina con décadas de neutralidad escandinava y le complica el camino a la flota de Moscú por el Mar Báltico y la salida al Atlántico
FOTO TAPA ;
Soldados finlandeses participando de ejercicios militares conjuntos con otras fuerzas de los países escandinavos y la OTAN en Laponia, el Círculo Ártico de Finlandia. (Min. Defensa Finlandia)

El pilar del relato de Vladimir Putin para explicar sus políticas es la lucha permanente contra una OTAN malévola y expansionista. Justifica sus acciones porque de esa manera defiende los intereses y las fronteras nacionales de una alianza militar de sus enemigos europeos con Estados Unidos. Esa fue la razón que esgrimió para invadir Ucrania: dar un ejemplo de lo que le podría suceder a cualquiera de sus vecinos que se le ocurriera expresar el mas mínimo deseo de integrarse a la OTAN. Tres meses más tarde, queda en claro que el “gran estratega” de Moscú cometió un error de cálculo extraordinario.

El hecho de que se convenciera a sí mismo de que las naciones occidentales no acudirían en ayuda de Ucrania por la sencilla razón de que no gozaba de la protección del artículo 5 de la alianza –si uno de los miembros es atacado, todos los otros acuden en su ayuda- demuestra la irracionalidad de su percepción geopolítica. La alianza se mostró mas unida que nunca y armó a las fuerzas ucranianas como antes lo había hecho con ningún aliado asociado. Antes de comenzar su invasión, no había ninguna perspectiva de una confrontación real rusa con la alianza militar occidental, ahora está luchando directamente contra el aparato militar más poderoso.

Como esos personajes de los dibujos animados a los que lo acompañan a todas partes una nube que sólo lanza la lluvia sobre ellos, Putin ahora es desafiado por otros dos países que hasta hace apenas unas semanas mantenían su neutralidad militar. Finlandia y Suecia rompen con décadas de tradición no intervencionista para pedir la incorporación “inmediata” a la OTAN. Las une el espanto. Temen ser las próximas Ucranias. Es mejor estar ya bajo el famoso artículo 5 que esperar que la garra del oso ruso lance el primer manotazo para recibir la solidaridad occidental.

La primera ministra finlandesa, Sanna Marin (D), y su par sueca, Magdalena Andersson, ofrecen una rueda de prensa en el exterior de la residencia oficial de Kesaranta, en Helsinki, Finlandia. Roni Rekomaa/Lehtikuva/vía Reuters. La primera ministra finlandesa, Sanna Marin (D), y su par sueca, Magdalena Andersson, ofrecen una rueda de prensa en el exterior de la residencia oficial de Kesaranta, en Helsinki, Finlandia. Roni Rekomaa/Lehtikuva/vía Reuters.

“Las encuestas de opinión sobre la pertenencia a la OTAN han cambiado casi de la noche a la mañana. Ahora hay una abrumadora mayoría a favor de la adhesión a la alianza tanto en Finlandia como en Suecia”, escribió el ex primer ministro finlandés, Alexander Stubb, en el Financial Times. “Para Finlandia la decisión ha sido más fácil, porque se basa en la política real. Durante la guerra fría fuimos neutrales por necesidad, no por elección. Finlandia no es neutral desde principios de los años 90. La tradición de neutralidad de Suecia ha sido más larga y más ideológica. Pero cuando las realidades cambian, ambos países se adaptan. Al fin y al cabo, la seguridad tiene que ver con la realidad, no con la ideología”.

Se espera que ambos países nórdicos presenten formalmente la solicitud en los próximos días y que los 30 miembros activos los acepten con los brazos abiertos. Está previsto que asistan a la cumbre de la OTAN de junio en Madrid en calidad de “invitados”, lo que otorga a los dos Estados el estatus de observadores en todos los debates, excepto en los relativos a las capacidades nucleares. Aunque no se convertirían en miembros de pleno derecho hasta dentro de seis u ocho meses, debido a los procesos nacionales de ratificación, serían tratados como si lo fueran.

El Kremlin, por supuesto, renovó sus amenazas contra Helsinki y Estocolmo. “Naturalmente, lo tienen que decidir las propias autoridades de Suecia y Finlandia, pero deben comprender las consecuencias de ese paso para nuestras relaciones bilaterales y la arquitectura de seguridad europea en general que ahora está en crisis”, dijo la portavoz de la cancillería rusa, Maria Zajarova. Y el ex primer ministro, Dmitri Medvedev, advirtió que, si estas naciones se unen a la OTAN, Rusia reforzará su contingente militar, incluyendo el despliegue de armas nucleares, en el mar Báltico, cerca de Escandinavia.

Oficiales y soldados finlandeses y suecos durante unos ejercicios militares conjuntos con la OTAN en el territorio de Finlandia dentro del Polo Ártico. (Mn. Defensa Finlandia)Oficiales y soldados finlandeses y suecos durante unos ejercicios militares conjuntos con la OTAN en el territorio de Finlandia dentro del Polo Ártico. (Mn. Defensa Finlandia)

El premier británico Boris Johnson, que visitó ambos países el miércoles y firmó convenios bilaterales de seguridad, dijo sin mencionar el famoso Artículo 5, que tanto Suecia como Finlandia disfrutarían del mecanismo de defensa colectiva de la OTAN tan pronto como lo solicitaran. Los analistas militares no creen que Rusia esté en condiciones de intervenir inmediatamente contra estos dos países. Cuando se le preguntó sobre esa posibilidad al Secretario de Defensa británico, Ben Wallace, se encogió de hombros y dijo: “¿Con qué?…Rusia está muy debilitada militarmente. Ya perdió un 16% del total de sus fuerzas terrestres”.

“Con esta incorporación se produce el reajuste geopolítico mas importante en los países nórdicos desde hace una generación. Políticamente, es enorme”, dijo a The Telegraph, Pekka Toveri, ex jefe de inteligencia de las fuerzas de defensa finlandesas. “El mar Báltico se convertirá en un lago interior de la OTAN, donde la armada rusa no tiene capacidad para operar, excepto bajo el agua”.

En términos históricos, las relaciones de Suecia y Finlandia con Rusia son complicadas desde hace siglos. El rey Carlos XII de Suecia invadió y conquistó partes del territorio ruso a principios del siglo XVIII, pero perdió la batalla en Poltava, en la actual Ucrania, ante el ejército del zar Pedro el Grande, y también su papel de potencia en el norte de Europa. En ese mismo proceso, el reinado de Estocolmo perdió Finlandia a manos rusas en otra guerra en 1809. Se creó el territorio autónomo del Gran Ducado de Finlandia dentro del imperio ruso.

La Guerra de Invierno estalló cuando la Unión Soviética atacó Finlandia el 30 de noviembre de 1939, tres meses después del inicio de la Segunda Guerra Mundial. La Guerra de Invierno estalló cuando la Unión Soviética atacó Finlandia el 30 de noviembre de 1939, tres meses después del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Un siglo mas tarde, en medio del caos de la Revolución Rusa de 1917, Finlandia declaró su independencia el 6 de diciembre de ese año. Mantuvo ese estatus hasta la II Guerra Mundial, cuando la Alemania nazi y la Unión Soviética firmaron un pacto de no agresión que incluía un protocolo secreto que asignaba a Finlandia, así como a Estonia y Letonia, como parte la “esfera de influencia” soviética.

El Ejército Rojo de Joseph Stalin atacó Finlandia en 1939, en lo que se conoció como la Guerra de Invierno en la que los finlandeses tuvieron que luchar solos, los aliados occidentales no le prestaron ninguna ayuda militar. Esto provocó que Helsinki se aliara con la Alemania nazi en una segunda guerra contra la Unión Soviética entre 1941 y 1944. Cuando se firmó el Armisticio de Moscú en septiembre de 1944, Finlandia perdió un 10% de su territorio. Tuvo que reubicar a 400.000 habitantes, el 11% de su población, de los territorios perdidos y pagar indemnizaciones de guerra por valor de 300 millones de dólares, unos 5.300 millones de dólares en términos actuales. Esto dejó a Finlandia con una enorme dependencia política y económica del Kremlin y aislada de Europa occidental. El presidente Urho Kekkonen, que gobernó entre 1956 y 1982, fue el gran cultor de esa “finlandinización”. La ahora poderosa tecnológica Nokia era entonces una empresa del Estado que fabricaba los uniformes militares rusos.

La caída de la Unión Soviética liberó a Finlandia que se adhirió a la Unión Europea en 1995, aunque no a la OTAN. Cambió la neutralidad por la no alineación militar. Hasta 2020, el 80% de los finlandeses creía que la paz se mantenía mejor manteniendo relaciones amistosas y vínculos económicos con Moscú. La invasión de Rusia a Ucrania los hizo cambiar de opinión. El 76% ahora está a favor de unirse a la OTAN y solo el 12% permanece en contra.

Suecia se mantuvo como un Estado neutral y esto le permitió practicar una política exterior independiente, aunque después se supo que desde la década del 60 tenía un acuerdo secreto por el que Estados Unidos acudiría en defensa de Estocolmo en caso de un ataque de la URSS. Durante la Guerra Fría tuvo varios incidentes graves con los soviéticos, pero todos se resolvieron en forma diplomática. La oposición de Suecia a la adhesión a la OTAN fue siempre más ideológica. Su política exterior de posguerra se centró en el diálogo multilateral y el desarme nuclear, y durante mucho tiempo se vio a sí misma como mediadora en la escena internacional. Incluso, redujo su ejército tras el final de la Guerra Fría. La invasión y anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014, le hizo cambiar el rumbo nuevamente. Reintrodujo el servicio militar obligatorio y aumentó el gasto en defensa. Ahora, hay una mayoría de suecos que dicen que es necesario sumarse a la OTAN.

Tanques suecos y finlandeses durante un ejercicio militar llamado "Cold Response 2022", que reunió a unos 30.000 soldados de los países miembros de la OTAN más Finlandia y Suecia en Evenes, Noruega. REUTERS/Yves HermanTanques suecos y finlandeses durante un ejercicio militar llamado “Cold Response 2022”, que reunió a unos 30.000 soldados de los países miembros de la OTAN más Finlandia y Suecia en Evenes, Noruega. REUTERS/Yves Herman

Ambos países cuentan con fuerzas armadas muy bien pertrechadas y adiestradas. De hecho, muchos de sus soldados realizan frecuentes entrenamientos conjuntos con las tropas de la OTAN e incluso participaron en la intervención conjunta en Afganistán. Finlandia gasta el 2% de su producto interior bruto en defensa. Dispone de 62 cazas F-18 y recientemente compró 64 F-35. Tiene una reserva permanente de 900.000 hombres y mujeres, con capacidad para aumentar la movilidad en tiempo de guerra a 280.000. Suecia también cuenta con un ejército de similares proporciones en reclutas y tiene una poderosa flota de submarinos y aviones de vigilancia y reconocimiento de inteligencia. En Bruselas, los delegados militares europeos creen que ambas fuerzas reforzarán a la OTAN y le dará una ventaja comparativa en el Mar Báltico.

En Bruselas también creen que este movimiento de los dos países escandinavos está creando una enorme controversia dentro de las propias fuerzas armadas rusas, particularmente la Marina, que de pronto se encuentra con unos enemigos que pueden bloquear la salida de la flota por el Báltico y hacia el Atlántico. “Creo que algunos en el Kremlin se preguntarán qué demonios está pasando. Rusia tenía una situación geoestratégica en Europa central y oriental que era muy beneficiosa. Tenían a Bielorrusia en el bolsillo, una parte de Ucrania en el bolsillo. Su flota navegaba libremente frente a Escandinavia”, dice con ironía Pekka Toveri, el ex jefe de inteligencia finlandés. “Entonces este ‘genio estratégico’ le da la vuelta a la tortilla y pierden el norte de Europa por completo. Ahora ya no tienen manera de que puedan proteger la península de Kola (alberga la Flota del Norte en el extremo noroeste de Rusia) y San Petersburgo si hay una guerra con la OTAN”.

El cambio geoestratégico de Finlandia y Suecia cambia definitivamente la relación de fuerzas en Europa del Este. Es un golpe que, evidentemente, no se vio venir Putin. De todos modos, por ahora debería estar mas preocupado por la suerte de sus tropas en el Donbás ucraniano. En las últimas horas perdió una división entera de sus mejores tanques y los soldados rusos retroceden en las zonas estratégicas del norte de Kharkiv.

Continue Reading

Mundo

ZELENSKY RECIBIÓ EN KIEV AL SECRETARIO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS Y AL JEFE DEL PENTÁGONO

Published

on

Se espera que el mandatario ucraniano aproveche la reunión para pedir más ayuda militar estadounidense

El presidente ucraniano Volodimir Zelensky y los secretarios de Estado y de Defensa de Estados Unidos, Antony Blinken y Lloyd Austin respectivamente, estaban reunidos este domingo en Kiev, informó la presidencia ucraniana.

“Los estadounidenses están en Kiev hoy. En este momento están hablando con el presidente”, declaró en una entrevista difundida por YouTube un consejero de Volodimir Zelenski, Oleksiy Arestovich.

Se trata del primer encuentro del presidente ucraniano con representantes de la administración estadounidense en Ucrania desde que empezó la invasión rusa, el 24 de febrero.

Las conversaciones del domingo debían tratar principalmente sobre el abastecimiento de armas estadounidenses a Ucrania.

La amistad y la colaboración entre Ucrania y Estados Unidos son más fuertes que nunca”, tuiteó Zelenski, sin dar más detalles.

Arestovich, en tanto, reiteró en YouTube el deseo del gobierno ucraniano de que le suministren “armas ofensivas”. “Mientras no podamos contraatacar, habrá un ‘nuevo Bucha’ todos los días”, lanzó, en alusión a esa ciudad del noroeste de Kiev convertida en símbolo de las atrocidades cometidas durante la ocupación rusa de la región en marzo.

Los representantes estadounidenses no vendrían aquí si no estuvieran dispuestos a donar [armas]”, consideró.

El sábado, Volodimir Zelensky se había declarado “agradecido” con la administración estadounidense por la ayuda aportada a Ucrania, pero repitió que quería obtener “armas todavía más pesadas y potentes” para hacer frente al ejército ruso.

Oleksiy Arestovich indicó además este domingo por la noche que “las líneas de defensa estaban a punto de hundirse” en Mariupol, una ciudad portuaria del sur de Ucrania controlada en gran parte por las fuerzas rusas, y donde los últimos combatientes ucranianos se han atrincherado -junto a civiles- en una gran acería, Azovstal.

Desde el inicio del conflicto, varios líderes europeos viajaron a Kiev para reunirse con el presidente Volodimir Zelensky y brindar apoyo a Ucrania, pero Estados Unidos no había enviado hasta ahora a ningún alto cargo.

La visita de Blinken y Lloyd a Ucrania coincide con las celebraciones de Pascua en este país mayoritariamente ortodoxo.

“Nuestras almas están llenas de un odio feroz hacia los invasores y todo lo que han hecho. No dejemos que la rabia nos destruya por dentro”, dijo Zelensky en una declaración con motivo de la festividad.

Horas antes, el mandatario dijo que se preparaba para las “importantes conversaciones con aliados estadounidenses”.

El Departamento de Estado norteamericano declinó hacer comentarios sobre el viaje altamente sensible de dos de los principales miembros del gabinete del presidente Joe Biden.

En el terreno, las fuerzas rusas no dan señal de reducir sus ataques tras un lanzamiento de misil en la ciudad sureña de Odessa, que según Ucrania mató a ocho personas, incluido un bebé.

“Entre los muertos figura una bebé de tres meses. ¿Cómo amenazó ella a Rusia? Parece que matar niños es una nueva idea nacional de la Federación Rusa”, dijo Zelensky.

(Con información de AFP)

FUENTE : INFOBAE

noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas