Connect with us

Noticias

“Estoy decepcionada”, dijo Erika Basile sobre el resultado del peritaje en su denuncia contra Pablo Rago

Avatar

Published

on

Según contó la actriz, los psicólogos que le realizaron el peritaje concluyeron que sólo fue “una mala experiencia”, y que para ellos no hubo abuso. “¡Sólo una mala experiencia!”, se mostró conmocionada Basile.

“Yo dije la verdad. ¿Por qué descree la Justicia? ¿Porque él es famoso y tiene dinero?”, se preguntó, aunque advirtió que este tipo de delitos son muy difíciles de probar.

En su denuncia Basile sostuvo que en 2015 concurrió a la casa del actor para tener un encuentro íntimo pero que allí fue forzada por Rago para acceder a prácticas sexuales de las que ella no quería ser parte. Contó que intentó resistirse pero que frente a su actitud el actor comenzó a humillarla y maltratarla hasta que la penetró sin su consentimiento.

“Cuando me fui no lo hablé con nadie porque no sabía cómo. No me salían las palabras, y tampoco lo hice con un familiar. Era algo que me perturbaba mucho”, contó Basile meses atrás al momento de radicar la denuncia. Después del episodio la actriz sostuvo que comenzó a sufrir ataques de pánico.

El informe fue firmado por la perito oficial Mónica Herrán, y los peritos de parte Alejandro Laffite (por la querella) y Liliana Cornazzani (por la defensa).  El perito de la actriz lo hizo en disconformidad.

“Estoy muy angustiada, tengo mucha bronca”, agregó la actriz para quien tras la pericia negativa ahora es el propio Rago el que parece una víctima. “Él sabe muy bien lo que pasó, que me diga en la cara que eso no sucedió”, agregó la actriz en declaraciones radiales.

FUENTE : PAGINA 12

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias

Se registró el día con más muertes por coronavirus en Argentina: 14 fallecidos y el total de víctimas fatales asciende a 79

Avatar

Published

on

En total, el número de infectados ascendió a 1.894  

El Ministerio de Salud de la Nación confirmó este jueves tres nuevas muertes por coronavirus y reveló que en las últimas 24 horas hubo 99 nuevos casos positivos, elevando el total de infectados en el país a 1.894.

Durante la jornada se registraron 14 muertes en total y el número de víctimas fatales en el país ascendió a 79.

Del total de esos casos, 785 (41%) son importados, 641 (34%) son contactos estrechos de casos confirmados, 261 (14%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

En el reporte vespertino, comunicaron que durante la jornada del jueves fallecieron tres mujeres. Una de 61 años, residente de la provincia de Buenos Aires, y dos de 47 y 73, de la ciudad de Buenos Aires.

También siete hombres. Cinco de 40, 60, 78, 81 y 83 de la provincia de Buenos Aires. Uno de 70 años residente en la provincia de Chaco y otro de 64 años, de Santa Fe.

En el informe de la mañana se habían registrado cuatro muertes: tres hombres de 74, 91 y 95 años, residentes en la Ciudad de Buenos Aires (CABA) y una mujer de 62 años, de la provincia de Buenos Aires.

De los 99 casos nuevos informados, 28 son de la provincia de Buenos Aires, 23 de la ciudad de Buenos Aires, 13 de Río Negro, 7 de Santa Fe, 7 de Neuquén, 6 de Chaco, 5 de Córdoba, 5 de La Rioja, 2 de Entre Ríos, 2 de Mendoza y 1 de Tucumán.

Las fuerzas federales confirmaron que, desde el inicio de la cuarentena, 1.688.963 personas fueron controladas en la vía pública en el marco del operativo dispuesto para que la población cumpla con el aislamiento social. De ese grupo, 36.190. fueron infraccionados. También se comunicó que se controlaron 1.232.738 vehículos y que 2.960 fueron secuestrados.

En cuanto a las estadísticas de la ciudad de Buenos Aires, desde el inicio del aislamiento obligatorio 7.701 personas fueron aprehendidas, de las cuales 581 fueron detenidas y 7.120 demoradas, notificadas o trasladadas a sus domicilios. 174 vehículos fueron secuestrados y se labraron 4.237 actuaciones judiciales por violaciones a la cuarentena.

Ayer, el presidente Alberto Fernández volvió a ser tajante sobre la extensión de la cuarentena, algo que había repetido en privado en conversaciones con funcionarios, dirigentes y empresarios en los últimos días pero que tuvo que reforzar después de notar que durante el fin de semana había habido cierto relajo en la cuarentena por parte de un sector de la sociedad.

Estamos muy lejos de terminar con la cuarentena”, les anticipó, por ejemplo, a los gobernadores durante la reunión virtual que mantuvieron el martes. El Presidente desde Olivos, en compañía de Horacio Rodríguez Larreta y de Axel Kicillof, los responsables de la gestión del área metropolitana que mantiene en vilo a las tres administraciones.

Durante el inicio de la semana, la Organización Mundial de la Salud (OMS) evitó hacer una recomendación para que la gente use barbijo en público, después de evaluar nuevas pruebas sobre los elementos que pueden ayudar a contener la enfermedad. La OMS sostuvo que, si bien las máscaras podrían ayudar a limitar la propagación de la enfermedad, no son suficientes por sí mismas.

Es muy importante recalcar que el uso de estas máscaras no reemplaza todas las demás medidas que todos los expertos difunden diariamente como relevantes: el aislamiento, el lavado de manos, airear los ambientes, toser o estornudar sobre el pliegue del codo. No quiere decir que porque alguien utilice barbijo puede hacer una reunión o una fiesta… Es una medida adicional para disminuir eventualmente la transmisión del virus”, explicó Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a la Salud de la Nación.

Desde el Ministerio de Salud comunicaron que mañana, con motivo del Viernes Santo, “no se emitirá el reporte en vivo y sólo se publicará el parte matutino”.

FOTO TAPA : PAFINA 12

FUENTE : INFOBAE

Continue Reading

Noticias

Rosario hizo punta con una modalidad propuesta en Mardel Redacción Coronavirus • Desta

Avatar

Published

on

El Concejo Deliberante sesionó en forma virtual. Hace pocos días las concejales Mantero y Morro presentaron un proyecto similar en esta ciudad. Hora de volver al trabajo.

El gobierno de la ciudad no sabe de pandemias. Y más allá de los esfuerzos del Ejecutivo y de la buena voluntad del Legislativo para facilitar, vía decretos de la presidencia del HCD, el arsenal normativo que vaya siendo necesario para avanzar, lo cierto es que la urgencia por normalizar institucionalmente el funcionamiento del municipio se hace cada vez más evidente.

Así parece haberlo entendido la dirigencia rosarina.  El Concejo Municipal de esa ciudad superó con éxito la primera sesión virtual de la provincia de Santa Fe. La tarea no fue fácil y necesitó un arduo trabajo de técnicos y legistas para garantizar la legalidad de la jornada.

Primero había que asegurar que la sesión fuese pública, como es obligatorio, lo cual se resolvió rápidamente con la transmisión por YouTube que se podía seguir desde la página web del propio Concejo.

La otra radicaba en la forma de votación, una cuestión fundamental si las hay. Para tal fin se descartó la votación general y se implementó la nominal. Para dejar constancia del resultado, además de la presidenta del cuerpo, y los secretarios administrativo y parlamentario un escribano dejaba constancia del voto de cada concejal que se emitía por la plataforma Zoom. Y como forma de asegurar lo que allí se decía, después de muchos años volvieron los taquígrafos a desarrollar su trabajo en un cuerpo legislativo.

¿Qué motivo puede esgrimirse para no imitar en General Pueyrredón este ejemplo?. El proyecto de las concejales Paula Mantero y Mercedes Morro ya está presentado, puede ser aprobado en Labor Deliberativa e implementado rápidamente para que, en pocas horas, el Concejo Deliberante pueda estar sesionando «con normalidad» y cerrando el círculo de la institucionalidad en un distrito ávido de respuestas y soluciones.

No es bueno que en la emergencia decrezca el funcionamiento de los poderes tal cual lo indica la Constitución. A la necesidad de equilibrios se suma la de proyectar sobre los ciudadanos una imagen de normalidad que termine por convencerlo que las instituciones están por encima de las urgencias.

Y la tecnología nos permite hoy que nada ocurra cuando todo ocurre. Manos a la obra…

FUENTE : LIBRE EXPRESION

Continue Reading

Noticias

Miles de jubilados se agolpan ante los bancos argentinos y se exponen a un contagio masivo

Avatar

Published

on

Indignación popular por la falta de previsión en el pago de pensiones
FOTO : Cientos de pensionados y beneficiarios de planes sociales hacen fila frente a un banco de la ciudad argentina de Córdoba, este viernes.TELAM

¿Qué es lo peor que se puede hacer en plena pandemia? Sin duda, aglomerar a miles y miles de ancianos durante horas. Y eso es lo que se hizo el viernes en Argentina. Por una falta de previsión asombrosa, una gran cantidad de jubilados se apiñó ante las sucursales bancarias de todo el país para cobrar su pensión. Fue un desastre que expuso al contagio a las personas de mayor riesgo y redujo sustancialmente los efectos positivos del estricto confinamiento impuesto desde el 20 de marzo.

El presidente Alberto Fernández hizo saber que estaba furioso y desde medios gubernamentales se señaló como responsables al presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y al director de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Alejandro Vanoli. El abogado y Defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, exigió la dimisión inmediata de Vanoli y del secretario de Seguridad Social, Luis Bulit Goñi. El secretario del gremio sindical La Bancaria, Sergio Palazzo, también fue señalado. Los hechos del 3 de abril parecían destinados a convertirse en un hito negativo dentro de la crisis del coronavirus en Argentina.

Las oficinas bancarias se cerraron hace ya dos semanas, en cuanto se decretó el confinamiento. Algunos empleados siguieron acudiendo a sus puestos para mantener la actividad imprescindible, pero el sindicalista más poderoso del sector, Sergio Palazzo, impuso que no se atendiera al público: quería minimizar el riesgo de contagio para los afiliados a La Bancaria. Desde entonces, la población tuvo que manejarse solamente con los cajeros automáticos.

Llegados al final de marzo, el cobro de salarios y pensiones motivó largas filas ante los cajeros. Para muchos jubilados, poco habituados a operar con tarjetas y pantallas, retirar su dinero se convirtió en un suplicio. Para otros, que habían perdido la tarjeta o la contraseña o no las habían tenido jamás, se convirtió en una tarea imposible. Con el fin de reducir las aglomeraciones, el Gobierno decidió que los bancos abrieran el viernes, día 3. Empezaban a solaparse el cobro de las pensiones (siete millones de jubilados), de las ayudas por hijo o embarazo (2,4 millones de beneficiarios) y de los 10.000 pesos concedidos como Ingreso Familiar de Emergencia a más de 11 millones de personas.

Ocurrió lo que ocurrió. Algunos pensionistas comparecieron ya la víspera, dispuestos a pasar la noche ante la puerta del banco. Era casualmente la noche más fresca del incipiente otoño austral. Al amanecer ya había largas filas. Pesó probablemente el recuerdo del “corralito” de 2001-2002, cuando entre los argentinos quedó impresa la convicción de que el último en llegar no cobraría. Cuando abrieron las oficinas, a las 10 de la mañana, los empleados apenas lograban ordenar el ingreso en los locales y las distancias de seguridad se reducían a centímetros. Las imágenes difundidas por televisión eran devastadoras. “Quieren que nos muramos para ahorrarse nuestras pensiones”, gritaba una mujer. Algunos se desvanecían por el cansancio. En localidades como Villa Gesell, provincia de Buenos Aires, la municipalidad llevó sillas y agua. En la Casa Rosada se encendieron todas las alarmas.

El presidente Alberto Fernández, que impuso el confinamiento y paralizó la economía de un país en recesión cuando la pandemia apenas había llegado a Argentina, proclamó esta semana que estaba dispuesto a tomar cualquier medida necesaria para proteger la salud de sus conciudadanos, en especial los más débiles ante la infección, es decir, los ancianos. “Somos un ejemplo para el mundo”, proclamó. En unas horas, toda esa prudencia se derrumbó por una cadena de errores.

Según una reconstrucción efectuada por el medio digital Infobae, a las 8 de la mañana el presidente telefoneó al presidente del Banco Central, Miguel Pesce, para ordenarle que los bancos abrieran también el sábado y el domingo. Pesce, a su vez, telefoneó al sindicalista Sergio Palazzo para comunicarle la decisión. Palazzo se había opuesto hasta el último minuto a la apertura al público de las oficinas, por miedo al contagio de los trabajadores bancarios. Palazzo recibió poco después una llamada del propio presidente, quien le acusó de ser el causante de las aglomeraciones. Según otras fuentes citadas por Clarín, Alberto Fernández amenazó a Palazzo con incluir la banca en la lista de servicios esenciales y obligar a sus trabajadores a abrir cada día.

El director de la Anses, Alejandro Vanoli, fue otro de los culpados. A media mañana, cuando las redes sociales hervían ya de indignación, Vanoli dio vagas explicaciones al canal informativo TN: “No quiero entrar en quién tiene la culpa, es una situación compleja en la que hay que elegir cuál es el menor de los males”. “No se verían largas colas si los jubilados pudieran entrar en los bancos”, añadió, como si aglomerar dentro fuera mejor que aglomerar fuera. Y recordó que la Anses había pedido que solo acudieran a los bancos “los jubilados que tuvieran la necesidad imperiosa de hacerlo de forma presencial”.

https://elpais.com/

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas