Connect with us

Economia

Exclusivo: Alberto F. llevó ajuste fiscal de Nielsen pero CFK busca reeditar Patria o Buitres

Avatar

Publicado

on

Definir el Gabinete Nacional no fue el tema central de la reunión entre Alberto Fernández y su vicepresidente Cristina Fernández ayer (18/11) como trascendió en la mayoría de los medios nacionales. En realidad, el paquetazo fiscal y la renegociación con el FMI y los acreedores privados es el gran desafío que se debate en el Frente de Todos.
Alberto Fernández
Alberto Fernández. Foto: Reuters

Tanto el gobierno de Alberto Fernández, su equipo económico liderado por Guillermo Nielsen como la Casa Blanca quieren una salida rápida de la renegociación del préstamo que la Argentina le pidió al FMI por US$57.000 millones.

Esto posibilitaría extender plazos, sacar del ahogo fiscal al país y que se efectivice principalmente el desembolso de US$5.400 millones de mediados de septiembre que quedó pendiente.

Sin embargo, la renegociación con los acreedores privados es el gran debate en el Frente de Todos, generando los primeros chispazos.

Urgente24 pudo confirmar que Nielsen preparó un escenario para negociar con el FMI prometiendo un gran ajuste fiscal. Sin embargo, el ala política liderado por Cristina Fernández se está oponiendo a esta visión. Ella quiere que primero se recupere la economía para luego negociar, postergando los pagos y defaulteando. Claro está, pasándole la factura a Mauricio Macri.

“En lo que están de acuerdo es con el acuerdo contra el hambre para licuarle la inflación pasada e inercial a los jubilados”, confirmaron a este portal desde las nuevas oficinas del presidente electo en Puerto Madero.

Este medio también informó el pasado viernes 15/11 que Fernández y Nielsen ya iniciaron conversaciones con fondos de inversión y el organismo multilateral de créditos sobre el peso de la deuda en el PBI que, neteado, ocupa alrededor del 60% de los bienes y servicios que produce la Argentina.

Lo que tienen en claro en las oficinas de Madero es que el presidente estadounidense Donald Trump no quiere problemas extras. Esto es, que la Argentina no vaya al default ni con el FMI ni con fondos de inversión en plena recta final de cara a las elecciones presidenciales en el país norteamericano del martes 3 de noviembre de 2020.

El comentario, incluso, es: “El objetivo de la Casa Blanca es una tasa de interés del 0% de la FED de junio en adelante y con eso la Argentina lograría bajar la presión. ¿Por qué vas a ir a un default?”.

El problema es cómo hace el gobierno de Fernández para llegar a junio.

En una jornada organizada por Miami Herbert Business School para debatir sobre la crisis que se vive en el país, el ex secretario de Finanzas detalló que “es muy complejo pero estamos tratando de llegar a una solución lo antes posible. Esa es la urgencia.

Estamos empezando a trabajar la parte en dólares tanto nacional como internacional, jugando con los modelos de sustentabilidad aplicados a la deuda neta porque en Argentina es muy importante de la deuda que está en manos del Estado, básicamente ANSES y Banco Central.

Esto se presenta como un problema de liquidez y no de solvencia, por lo menos por cierto tiempo. Quienes estamos asesorando al presidente electo estamos tratando de minimizar daños y para eso esto tiene que salir rápidamente.

El gobierno saliente deja en la tubería del gasto una expansión en pesos significativa que va haber que manejar con mucha muñeca”.

Nielsen se encuentra en una encerrona porque ya vivió una pulseada similar con la entonces presidente Cristina Fernández y su ministro de Economía Axel Kicillof, quien la convenció de no llegar a un acuerdo con los famosos fondos buitre porque, supuestamente, en la nacionalización de esa deuda había una maniobra oscura de banqueros argentinos para luego obligarla a un corralito en medio de toda una teoría conspiranóica sobre un latente golpe de Estado.

Al parecer, el ala política del peronismo, principalmente del kirchnerismo, no aprendió nada y jugar a esa teoría anti-imperialista podría tener rédito social pero sería muy perjudicial para la economía del país.

Alberto Fernández tendrá que definir de entrada qué impronta le dará a su plan económico: populista o con una visión técnica porque podría ser esclavo su propio relato dependiendo la elección.

Por Urgente24

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Economia

Las cinco señales que inquietan a los empresarios a nueve días de la asunción del nuevo gobierno

Avatar

Publicado

on

La fuerte presencia de Cristina Kirchner, incluso en el armado del futuro gabinete, es uno de los datos que se siguen con atención. Pero también el enfoque para avanzar en la renegociación de la deuda y en general la política heterodoxa que se implementaría para salir de la crisis 

El presidente electo Alberto Fernández (REUTERS/Mariana Greif)

El presidente electo Alberto Fernández (REUTERS/Mariana Greif)

Son jornadas de balances, cócteles y encuentros de fin de año en las empresas. En general todas con un tono extremadamente austero y discursos en sintonía con el momento que se vive. Lo único que se celebra es que 2019 está ya muy cerca de concluir. Pero nadie se anima por el momento a soñar con un promisorio 2020. Al contrario, la mayoría de las compañías decidieron fuertes recortes en todos sus rubros para el año próximo: planes de inversión que brillan por su ausencia, drásticas reducciones de los presupuestos en marketing y a lo sumo una cuidada planificación de gastos para evitar despidos.

No hubo ganadores y perdedores en 2019. Todos perdieron o en el mejor de los casos salieron empatados, es decir consiguieron ganancias en pesos que se acercaron a la inflación.

Casi nadie se salvó de una fuerte caída de ventas: automotrices, compañías de consumo masivo, electrodomésticos, inmobiliarias y profesionales. Sólo el campo, por la súper cosecha, tuvo un año favorable. Y los bancos que arrancaron ganando con las tasas de las Leliq terminaron muy afectados por la caída de los depósitos en dólares y sobre todo el derrumbe del crédito al sector privado.

Los banco terminaron muy afectados por la caída de los depósitos en dólares (REUTERS/Lee Jae-Won)

Los banco terminaron muy afectados por la caída de los depósitos en dólares (REUTERS/Lee Jae-Won)

 La caìda del consumo se proyecta en 8% para este año y otro 3,3% para el año que viene, en línea con el deterioro del salario real. Si todo marcha bien, recién en el último trimestre de 2020 podría empezar a dar la vuelta

Para adelante algunos sectores están un poco más entusiasmados, pero son casos específicos: la industria que espera un poco más de protección y créditos blandos. También se avizora algún grado de reactivación de ventas en electrodomésticos o línea blanca, de la mano de una profundización del plan Ahora 12, el regreso de tasas reales negativas y el consumo reprimido en los últimos dos años que podría generar un repunte puntual en 2020.

La tendencia de fondo, sin embargo, no cambiará de la noche a la mañana. Un informe presentado por la consultora Kantar Worldpanel en el encuentro de supermercadismo vaticinó que el consumo tendrá una nueva caída real del 3,3% el año que viene, tras haberse derrumbado 8% en 2019 y un nivel similar en 2018. Y recién en el último trimestre, si efectivamente empieza a bajar la inflación, podría comenzar un repunte de la demanda interna.

Pero más allá de algunos pronósticos moderadamente optimistas para el año que viene, en realidad lo que se impone hoy en el mundo empresario es un sentimiento de extrema cautela ante el inicio de la gestión de Alberto Fernández. Teniendo en cuenta que ni siquiera arrancó el nuevo gobierno, podría considerarse hasta una cuestión de prejuicio.

En las conversaciones de las reuniones de fin de año, sin embargo, aparecen varios factores que inquietan a ejecutivos y banqueros casi de manera generalizada. ¿Cuáles son esas señales que hoy generan alta preocupación entre los hombres de negocios? Se pueden identificar por lo menos cinco:

Alberto Fernández y Cristina Kirchner (Photo by RONALDO SCHEMIDT / AFP)

Alberto Fernández y Cristina Kirchner (Photo by RONALDO SCHEMIDT / AFP)

– Todo indica que arrancará un gobierno “bicéfalo”, con Alberto Fernández al frente pero muy dependiente de las decisiones de su vice, Cristina Kirchner. Quedó muy en evidencia en estos últimos diez días, desde su regreso de Cuba, que la ex Presidenta no cumplió con su promesa de dejarlo al futuro presidente para que arme “a gusto” su futuro gabinete. Pero además Cristina ya consiguió apoderarse del control tanto de senadores como del manejo del bloque oficialista en Diputados. Y nombraría a gente de su círculo íntimo para cargos claves relacionados al Poder Judicial. Esta experiencia de un gobierno con dos cabezas será inédita para la Argentina y por lo tanto es lógico que genere temores hasta ver cómo funcionará en la práctica.

– Siguen las indefiniciones en el área económica: estas incógnitas se develarán el 6 de diciembre, cuando Alberto Fernández divulgue su gabinete. Pero en el medio la danza de nombre también genera nerviosismo. Y todo indica que se impondrán funcionarios de claras ideas “heterodoxas” para el manejo de la economía. Llamó la atención especialmente que haya crecido tanto la versión de que Martín Guzmán podría ponerse al frente de la negociación de la deuda. Es discípulo de Joseph Stiglitz, un enemigo declarado del FMI y en general de los mercados financieros. Será difícil, si es así, una reestructuración rápida y amigable. En el medio, quedaron nombres más amigables para los inversores como Guillermo Nielsen, Martín Redrado o el propio Roberto Lavagna. La posibilidad de que tome el mando Carlos Melconian ya había quedado descartada hace tiempo.

– Los escenarios extremos no están descartados: default e hiperinflación. Se considera muy estrecho el margen de maniobra para tomar decisiones, ya que un error grave podría significar la cesación de pagos de la deuda y que se desate además una espiral inflacionaria. Si no hay una postura clara para achicar el déficit fiscal y mantener controlada la emisión monetaria, las consecuencias negativas podrían acelerar los tiempos. No es el escenario base, pero tampoco nadie se anima a descartarlo.

– Se viene un fuerte aumento de impuestos: la suba de las retenciones al campo ya son un hecho y serían agresivas. También el propio presidente electo adelantó que también podría haber un aumento de la presión tributaria para las petroleras y la minería. Es posible que se frene buena parte de las rebajas de impuestos aprobada en el último consenso fiscal, ante la necesidad de achicar el rojo de las cuentas públicas. Y también se viene un aumento de Bienes Personales.

– La renegociación de la deuda podría complicarse y alargarse en el tiempo: si en algo coinciden empresarios, banqueros, economistas y al menos una parte de la clase política es en la necesidad de resolver rápido qué se hará con la deuda. Al mismo tiempo habrá que renegociar el acuerdo con el FMI para conseguir más plazo. Se trata dos movidas simultáneas de enorme complejidad, que deben ser resueltas favorablemente y rápido. Dos condiciones que implican una gran complejidad. Según Martín Guzmán, todo debería quedar resuelto para marzo de 2020, con el objetivo de evitar caer en cesación de pagos. Un objetivo sumamente ambicioso.

 Los indicios de un gobierno “bicéfalo”, donde Cristina Kirchner aparece con gran poder de decisión en todas las áreas, son observados con preocupación en las empresas. No sólo por los problemasd que podrían generarse sino también por la tendencia ideológica de la futura administración

Mientras tanto, el plan de Alberto Fernández para el inicio de su gestión comienza a esbozarse, aún cuando no está oficializado quiénes integrarán los equipos económicos. Pero básicamente se buscará generar un rebote del consumo que alivie la caída de ventas y dé un respiro en las Fiestas y durante el verano.

Un cambio de expectativas sería fundamental para arrancar con el “pie derecho”. Esto le permitiría al futuro presidente ganar algunos casilleros en la interna de Frente de Todos y mayor respaldo social.

Además, la idea es evitar que le suceda lo mismo que a Fernando de la Rúa o el propio Mauricio Macri. Ambos tuvieron, en el año 2000 y en 2016, un arranque muy flojo de la gestión, con fuertes caídas del nivel de actividad. Esos presidentes nunca pudieron recuperarse de ese arranque de gestión fallido. De ahí la importancia de provocar un cambio de clima, que permita transformar la cautela y en muchos casos pesimismo por una postura mucho más optimista sobre lo que se viene. Trabajar sobre las expectativas será, sin dudas, la principal necesidad de Alberto Fernández ni bien asuma.

Seguir leyendo

Economia

Las escalas y los montos máximos del Monotributo aumentarían 51% a partir de enero

Avatar

Publicado

on

El porcentaje aún no fue comunicado oficialmente por la AFIP, pero se estima en base a la evolución de las jubilaciones durante 2019, actualizadas en un 30% por salarios y un 70% por la inflación del trimestre anterior

Las escalas y cuotas del impuesto se actualizan en enero y rigen para todo 2020

Las escalas y cuotas del impuesto se actualizan en enero y rigen para todo 2020

A partir de enero, el tope de facturación para permanecer en el Monotributo y el aporte en cada una de las categorías aumentarán poco más del 51%. Las nuevas cifras no fueron aún informadas por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), pero el porcentaje se puede calcular a través de otros datos oficiales que ya fueron dados a conocer y que se usan en una fórmula para calcular las actualizaciones.

Según los cálculos, si se realiza una actividad de prestación de servicios, el ingreso máximo anual para ingresar y permanecer en el régimen impositivo simplificado (Monotributo) será de aproximadamente $1.739.261, lo que da un promedio de ingresos de $144.938 mensuales.

 Las variables del esquema del Monotributo se actualizan una vez por año, en un porcentaje equivalente al aumento acumulado en el período anual previo por los haberes jubilatorios del sistema nacional

En la actualidad, ese tope es de $1.151.066, pero los contribuyentes reclaman que la inflación disparó los precios y es cada vez más difícil mantenerse en ese régimen simplificado.

En el sector del comercio, en tanto, la facturación anual admitida será de hasta $2.608.892 y un promedio de $217.408 mensuales. El tope actual es de $1.726.600. La actualización surge al aplicar la ley 27.346, que establece que las variables del esquema del Monotributo se actualizan una vez por año, en un porcentaje equivalente al aumento acumulado en el período anual previo por los haberes jubilatorios del sistema nacional. Las subas de las jubilaciones, en tanto, se calculan por una fórmula que incluye 70% de la variación trimestral de la inflación (IPC) y 30% de los salarios formales (Ripte).

La nueva tabla se deberá tener en cuenta para el trámite de recategorización, en el caso que corresponda

La nueva tabla se deberá tener en cuenta para el trámite de recategorización, en el caso que corresponda

Por la actualización que se aplicará, la categoría “A” admitirá el año próximo a quienes facturen no más de $208.711 por año; mientras que para las categorías “B” y “C” las cifras serán de $313.067 y de $417.423, respectivamente.

¿Cómo quedarían los aportes mensuales totales por categoría según las estimaciones?

En la categoría “A”, la más baja, de $1.294 a $1.955

En la categoría “B”, de $1.447 a $2.186

En la categoría “C”, de $1.654 a $2.499 por prestación de servicios y de $1.626 a $2.457 por actividad comercial

En la categoría “H”, de $6.254 a $9.450 por prestación de servicios y de $5.218 a $7.884 por actividad comercial

En la categoría “K”, la más alta, de $9.738 a $14.174

El pago con destino a la prestación de salud será en todos los casos de $1.041 por persona beneficiaria, mientras que el aporte jubilatorio se paga en función del nivel de facturación. También se modificará el valor de los alquileres devengados en un año para desarrollar la actividad económica y el tope vigente para las categorías más altas, será de $313.067.

La nueva tabla de valores regirá desde de enero y se deberá tener en cuenta, además, para realizar el trámite de recategorización, en el caso que corresponda. Los contribuyentes deberán observar en función de la facturación y de las otras variables contempladas en el Monotributo si están en la categoría que les corresponde.

Según las estadísticas de la AFIP hay un total de 3,2 millones de monotributistas (Adrián Escandar)

Según las estadísticas de la AFIP hay un total de 3,2 millones de monotributistas (Adrián Escandar)

“El año pasado las escalas del Monotributo tuvieron una actualización del 28,7% frente a una inflación del 46,7%. Este año la actualización será del 51,1% frente a una inflación que podría llegar al 60%. Es un esquema engañoso para el contribuyente. En su inicio en 1998 el tope máximo de facturación era de USD 144.000 y hoy es de USD 30.000. Es un régimen mediomundo, donde los pescaditos pequeños quedan atrapados en una trampa tributaria al saltar al régimen de responsable inscripto al facturar más por inflación y tener que pagar más impuestos generando distorsión enorme en sus costos”, explicó Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market.

“El salto tributario ha frustrado a una generación inmensa de emprendedores que al pasarse al régimen responsable inscripto, con mayor carga tributaria, no pueden reinvertir utilidades porque sus márgenes de ganancias se los lleva el Estado vía impuesto. Pierden competitividad frente a la pequeña, mediana y gran empresa que tiene más economía, escala y mayor nivel de productividad y termina cerrando. Se pierden las potenciales fuentes de trabajo y la movilidad empresaria que hubiese generado mayor crecimiento y desarrollo económico y recaudación futura”, agregó.

Según las estadísticas de la AFIP hay un total de 3,2 millones de monotributistas, de los cuales 365.000 corresponden a la categoría de monotributista social (quienes deben cumplir con una contraprestación laboral a cambio de un plan asistencial del Gobierno); y 2,3 millones son adherentes “puros”. En tanto, unos 700.000 tienen otro ingreso, como trabajador en relación de dependencia, jubilados y pensionados, principalmente.

Si bien el sistema cuenta con 11 categorías, el 81% del total de inscriptos está concentrado en las cuatro primeras franjas. En las tres más altas, apenas se registran 6.753 contribuyentes.

INFOBAE

FOTO TAPA UNIDIVERSIDAD

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Seguir leyendo

Economia

Las billeteras de pago electrónico también deberán retener IVA y Ganancias como las tarjetas de crédito tradicionales

Avatar

Publicado

on

Los porcentajes que deberán retener son similares a los establecidos para las compras directas

Las nuevas disposiciones de la AFIP buscan igualar las condiciones de las tarjetas de crédito y débito tradicionales con los nuevos medios de pago

Las nuevas disposiciones de la AFIP buscan igualar las condiciones de las tarjetas de crédito y débito tradicionales con los nuevos medios de pago

Finalmente, los comercios y empresas que usen billeteras electrónicas para cobrar los bienes o servicios que venden deberán pagar los mismos impuestos que con el resto de las tarjetas tradicionales. La AFIP estableció un régimen de retención de IVA y de Ganancias a las operaciones con medios electrónicos como Mercado Pago, Todo Pago, PayU o Naranja X, entre otras. De esta forma, tendrán ahora las mismas condiciones que las tarjetas de crédito o débito.

“Los porcentajes que se deberán retener dependerán del instrumento de pago seleccionado al pagar con la billetera electrónica, es decir, con tarjeta de débito o de crédito”, explicaron desde la AFIP. Las cifras son similares a las establecidas para las compras directas: 0,5% para tarjetas de débito y 1% para tarjetas de crédito, en la mayoría de los casos.

“De esta manera, las administradoras de las terminales o las billeteras electrónicas realizarán la misma retención más allá del canal de cobro utilizado”, agregaron. Los empresas que facturen por encima de un monto determinado deberán hacer retenciones de estos impuestos cuando las ventas se hayan realizado por billeteras electrónicas, algo de lo que hasta ahora estaban exentas.

 La utilización de las nuevas plataformas tecnológicas de transferencia de fondos hizo necesario establecer un régimen de retención que permitirá mayor control de las operaciones y reducir las posibilidades de evasión

“Conceptualmente, creemos que tienen que haber beneficios para pagos digitales, iguales para las billeteras electrónicas y para las tarjetas. De esta forma se equipara la cancha. Pero estamos en contra de agregar o sumar impuestos y retenciones. También se entiende esta medida en el contexto de una necesidad de mayor recaudación. Esto, al contrario, desincentiva los pagos digitales e incentiva el uso de efectivo”, señaló a Infobae Juan Pablo Bruzzo, presidente de la Cámara Argentina de Fintech. Y aclaró que quedarán exentos los individuos que usan billeteras virtuales para efectuar cobros de forma eventual, sin ser responsable inscripto.

Estos cambios se incluyen en las Resoluciones Generales 4621 y 4622 publicadas este miércoles en el Boletín Oficial. En el texto de la medida, se detalla que quedarán exentas las micro empresas que están registradas en la Secretaría de Emprendedores y de la Pequeña y Mediana Empresa y las “potenciales micro empresas”La modificación se aplicará a las liquidaciones efectuadas a partir del 19 de noviembre.

Según la Cámara Argentina de Fintech, la medida desincentiva el uso de medios digitales de pago

Según la Cámara Argentina de Fintech, la medida desincentiva el uso de medios digitales de pago

“Un aumento en las retenciones efectuadas a los contribuyentes implica un mayor costo, teniendo en cuenta que hay un costo financiero que afecta directamente en momentos de altas tasas. Las retenciones se efectúan con cada operación y en el caso del impuesto a las ganancias lo retenido se puede utilizar una vez al año al vencimiento de la declaración jurada. Es criticable que estos regímenes sean estáticos una vez que se instauran. Cuando deberían adaptarse a los ciclos económicos y la rentabilidad de cada industria. Y en momentos de recesión suspenderse para otorgar mayor equidad al sistema”, destacó Iván Sasosvky, especialista en temas tributarios del estudio Sasovsky & Asociados.

Y advirtió que todo costo extra puede ser trasladado al consumidor. “No disponer del 100% del dinero de la operación es un costo financiero y no será la excepción. Es lo que se puede definir como inflación tributaria generada por el propio Estado”, agregó.

 Un aumento en las retenciones efectuadas a los contribuyentes implica un mayor costo, teniendo en cuenta que hay un costo financiero que afecta directamente en momentos de altas tasas

Según se explica en la resolución oficial, la utilización de las nuevas plataformas tecnológicas de transferencia de fondos hizo necesario establecer un “régimen de retención” que permitirá un mayor control de las operaciones realizadas, así como reducir las posibilidades de evasión.

Esta medida era un reclamo que venían realizando desde hace tiempos los bancos tradicionales, que querían igualdad de condiciones frente a las nuevas empresas fintech. Según un estudio reciente llevado a cabo por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), existen 133 fintechs argentinas operando en el mercado local y regional. Por cantidad de firmas, la Argentina ocupa el tercer lugar de Latinoamérica después de Brasil y México.

La mitad de las fintechs se dedican a servicios provistos a los usuarios finales (personas o empresas fuera del sistema bancario). El resto tiene como clientes a empresas, incluso dentro del mismo sistema bancario. Por categorías, el 24% provee préstamos, el 20% están vinculadas a pagos y transferencias, otro 20% a servicios para empresas y el 11% a inversiones, entre las más importantes.

INFOBA

FOTO TAPA: RANKIA ARGENTINA

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Seguir leyendo

Más Vistas