Connect with us

Opinión

“Gonzalito” Rodríguez: “Hay que estar desesperado para hacer periodismo” El periodista pasó por la Escuela de Comunicación y opinó sobre el oficio.

Published

on

También habló de CQC: “Si el programa volviera, me gustaría estar. Un CQC Kids podría funcionar”. Gonzalito Rodríguez en la Escuela de Comunicación

FOTO: MARCELO ESCAYOLA MÁS NOTICIAS DE UNIVERSIDADES

Historia reciente del peronismo y la derecha argentina, nuevo curso de Perfil Educación Desayunos de Actualidad Política y Económica en Perfil Educación Javier Milei: “Valoro a Alberto Fernández, es muy inteligente” El periodista Gonzalo Rodríguez pasó por la Escuela de Comunicación de Perfil y en entrevista con los alumnos de periodismo dejó un par de consejos: “Hay que salir a la calle”. “Gonzalito” también comentó su particular manera de ejercer la profesión, a la cual calificó como “periodismo de desesperación”.

También opinó sobre la situación del país, al que ve “muy mal”, del eventual regreso de CQC y del rol del periodismo. – Hablas de “periodismo de desesperación”, y es interesante porque hay una dualidad ahí: el periodista tiene como ese último dique de contención del vecino, pero también hay un reclamo social muy extendido contra el periodismo como institución, que a veces es mirado con desconfianza. – Yo empecé a salir a la calle a implementar un formato, que ahora lo llamo “periodismo de desesperación”.

Es muy poca la gente o los periodistas que pueden salir a la calle para solucionar problemas de gente que está desesperada, y que nos toma a nosotros como formato, como último recurso. Entonces, hay que estar desesperado: yo salgo desesperado, si yo no traigo algo distinto como que me muero, es como un gen, no sé si lo aprendí, me lo enseñaron o nací con eso. Es intentar no estar en la media. – ¿Cuánto poder piensa que tiene el periodismo?

Está esa idea de que el periodismo pone y saca presidentes, o influye en cómo piensa la sociedad. – Eso pasaba antes, pero ahora la realidad es la que pone y saca presidentes. Hoy con el acceso a tanta información es difícil que la realidad le gane a la ideología, si no tenés para comprar un paquete de fideos, por más que seas radical, peronista, del PRO, o quieras votar a Lavagna, gana el voto heladera.

En cuanto lo que preguntás, si el periodismo tiene un poder importante, yo creo que sí, total y absolutamente, sobre todo en formar opinión: las columnas de opinión son mucho más baratas que las columnas de investigación. – En este línea del “periodismo de desesperación”, ¿recibió algún tipo de apriete de algún funcionario o alguna amenaza de otro tipo? -No. Lo que nosotros tenemos es la capacidad de hacer un periodismo sin depender de una pauta oficial. Tampoco he recibido un sobre de parte de nadie.

Cuando uno tiene la capacidad de no flaquear ante ningún ofrecimiento, todos los demás saben que sos independiente, ninguno se anima a ofrecerte nada porque ya saben que vas a decir que no. Y ahí arranca esta cosa de “che, mirá que es un loquito que anda dando vueltas, dale bola o tené cuidado”.

¿Y por qué? Porque va a entrar, se va a quedar, porque te va a preguntar, porque no está comprado, porque no viene a decir nada que le dijeron que diga: o sea, está convencido de que lo que te va a preguntar es cierto, es verdad, porque ya lo investigó.   – ¿Un programa como CQC podría funcionar hoy? – Hoy sería difícilisimo hacer Caiga. Nosotros antes hacíamos lo que hoy hace un poco la gente a través de Twitter o Instagram, que es estar cerca de aquella persona a la que no podías llegar con una pregunta o con un comentario o con una puteada. Ahora, además, hay muchas herramientas para competir, mucha creatividad que la ves todos los días en WhatsApp. Hoy sería un ejercicio tremendo de poder superar el humor de las redes, lo haría con toda otra gente, con pibes. –

Si CQC se volviera a hacer, ¿te gustaría estar? – Sí, claro. Por esto que te contaba de los recursos y de las formas de pensar en hacer una nota, un informe. Hoy peleas mucho contra esto, contra los recursos. Lo haría con nuevos talentos, con pibes, nosotros ya estamos grandes. Me parece que estaría bueno hacer un CQC Kids, eso sorprendería. Descubrís cosas increíbles de los pibes y me parece que hay que estar atentos a eso. –

¿Cómo ve la situación del país? – Hay mucha diferencia social, mucha, demasiada por lo que veo, no hay proyección, no hay proyectos, la gente se quedó sin sueños. Un país que tiene turismo, minería, litio que esté en emergencia económica y alimentaria me hace mucho ruido, pero también me hace mucho ruido que se quieran hacer cargo de ese país todos. Entonces, evidentemente, es porque la fábrica algo tiene para dar.

Yo lo veo muy mal, veo que la gente está como sedada, mansa, es como un virus que se empezó a propagar y que nos va enfermando de a poquito, somos la rana que nos van calentando en una olla de a poquito y no nos damos cuenta de que el país está que hierve, no somos capaces de saltar. Estamos desperdiciados. Desperfilados. Por Brenda Avalos y Karina Rocca (Alumnas de primer año de la Escuela de Comunicación) Producción: Ornella Tiesso y Daiana Castro (Alumnas de segundo año de la Escuela de Comunicación) (Fuente www.perfil.com).

 

El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de “share” o directamente comparta la URL. Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com

Continue Reading

Opinión

PREGUNTAS COMPLICADAS PARA EL FRENTE DE TODOS

Published

on

El Gobierno ya está en pleno tiempo de descuento hacia noviembre, y sólo varían algunas interpretaciones sobre qué cabe esperar en los minutos que restan. Para después hay otra historia.

Las metáforas futboleras son lo que, por lejos, más se escucha en estos días y en todas partes: en los despachos oficiales, en los corrillos de la oposición, en la dirigencia, en la militancia de la calle o de los teclados, entre los periodistas y analistas de un palo y otro.

Y está bien. El fútbol es una que sabemos todos porque en sus frases y retratos nos entendemos al toque, acerca de lo que sea y con la política poco menos que a la cabeza.

A éste lo pusieron para llevarse las marcas; éste es de madera, pero por lo menos la rechaza; estamos colgados del travesaño; la defensa no para a nadie; llenémoslos de centros que alguna va a entrar; hay que pararse de contragolpe; el arquero de ellos es flojo por arriba, y el nuestro un colador por abajo; ¿no se da cuenta el técnico?, y sigue un sinfín. Haga cada quien su juego alegórico y póngale nombre político propio, adaptado a las circunstancias. No falla, o aunque sea es didácticamente divertido.

Hay coincidencia absoluta respecto de que dar vuelta el resultado es imposible. Y en que sacar el empate es improbable.

En cambio, en el Gobierno creen, por certeza u obligación, que se puede achicar la diferencia.

Y en la oposición, como saben que eso sí es probable, desempolvaron curarse en salud con típicas y ridículas prevenciones de fraude.

Pero es obvio que sienten el envión del ganador, calculan agrandar la distancia y el oficialismo también sabe que esa eventualidad es factible.

A partir de acá, dividamos el análisis en dos. Que se concuerde o disienta no modifica la necesidad de hacerlo, y ambos tramos ofrecen incertidumbres.

Sin embargo, no son dudas iguales.

Los interrogantes inmediatos son justamente eso. De cortísimo plazo. De resultadismo puro.

El tiempo de descuento no pronostica milagros, ¿pero sí da para que, entre algunas medidas específicas y la reactivación post-pandémica, cierta base que el Frente de Todos desanimó vuelva a las urnas?

¿O el disgusto ya se extendió demasiado y la reacción que demuestre el Gobierno será considerada electoralista, o tardía, o insuficiente?

¿El choque abierto entre el Presidente y CFK terminó de disgustar y bajonear a votantes potenciales del oficialismo?

¿O acaso sirvió para acabar sincerando algunas cosas y sería un elemento de motivación en su núcleo duro?

En el minoritario mundo politizado –que en Argentina significa apasionada y casi monocordemente politizado– se vive de enroscarse con aspectos que a la mayoría de “la gente” le interesa cero.

Las figuras y productos periodísticos de un sector y otro se hablan a sí mismos, sin pretensiones de llegar ni un poco más allá (¿por qué tendrían que hacerlo?, preguntarán con su cinismo interminable quienes juegan al candor de la prensa libre y el periodismo independiente).

Eso no quiere decir, en modo alguno, que no deba prestarse atención a indicadores de lo significativo.

Si Juan Manzur es viscosidad pura porque hasta ayer nomás quiso jubilar a Cristina, y por sus líneas directas con La(s) Embajada(s) y aledaños (así se dice de él, y/o él agranda); si las sacudidas en la Corte esconden esto o aquello; si Aníbal Fernández, incluso antes que su cargo en Seguridad, es por fin el vocero que nunca hubo; si a Kicillof le “intervinieron” el conurbano con los intendentes, porque hacía falta más trabajo o transa territorial; si la mesa judicial del macrismo vuelve a autopercibirse estimulada; si las desconfianzas personales subsistentes al nuevo Gabinete serán superadas o son incorregibles; si la reinvención de apoyarse en los gobernadores merece crédito o escepticismo, y si al cabo esto es un cuerpo ministerial para salir del paso o un signo de que se mantendrá la unidad a toda costa, es muy interesante para mesas, sobremesas, foros y tenidas comunicacionales de quienes creen que la tienen… más clara.

Pero el ánimo popular pasa por otro lado y en noviembre dirá si rectifica parcialmente, o ratifica, o amplía, el golpazo que le pegó al Gobierno a menos de dos años de haber privilegiado sacarse de encima a Macri.

Y ahí viene la segunda parte, que no cambia en ninguna de las tres hipótesis (ni siquiera en la de que el FdT se recuperará un poquito, o un poco estimable como bastante).

¿Por qué?

Porque ninguna altera que se necesitará un liderazgo político muy firme, para decidir cómo habrá de jugarse la final hacia 2023. Y mucho más si el resultado del partido intermedio –que no es un amistoso, porque en la política argentina casi nada lo es– repite o ensancha al de las primarias.

¿Hay probabilidades de que ese liderazgo se concentre en una figura?

No. O no parece.

Quitemos los gustos personales. El ejemplo más grande y seguramente único es que sólo Cristina –por capacidad, por carisma, por antecedentes, por convicción ideológica– sería capaz de encabezar un proceso semejante.

El problema es que sigue sin alcanzar con ella sola, como ya ocurrió hace dos años y como ella reconoció. Guste o no guste.

La movida de CFK en 2019 tuvo la creatividad y potencia, notables, de asumir lo que se requería para conseguir votos.

Y dejó para después, para cuando surgiera, la incógnita de qué sucedería con una jefatura o administración bicéfala del peronismo (bicéfala o algo más, al sumarse las gobernaciones resbalosas de provincias clave, los movimientos sociales, las tribus internas, la relación con los sindicatos, etcétera).

Eso que quedó debajo de la alfombra, a sabiendas de todos, fue dando muestras paulatinas de que en algún momento saldría completamente a la superficie. Y salió, también de momento, poniéndole freno a daños que podían –pueden– ser irreversibles.

La cuestión es que nada modifica que en el Frente de Todos se necesitan precisamente todos; que ninguno de sus integrantes está en condiciones de dejar de tragar sapos –que en la oposición no comen, porque no tienen problemas digestivos– y que el riesgo es el retorno de lo que se había ido en apariencia, excepto creer o sentir que este Gobierno es igual a una derecha desbocada.

Según las PASO, mucha gente sí ya cree o siente que da lo mismo porque, a juicio personal y repetitivo, es eso y no un entusiasmo sensato o irrefrenable con cambiemitas, ni con opciones radicalizadas a derecha e izquierda.

El resultado de noviembre no variará eso; el Gobierno deberá seguir gobernando y, si es improbable que pueda hacerlo bajo el mando férreo de una figura, las que tiene deberán ponerse de acuerdo en proponer un rumbo mucho más claro.

En otras palabras: un liderazgo conceptual que trace cuál modelo de recuperación y desarrollo está dispuesto a afrontar, en los marcos capitalistas, sin ser una fotocopia de lo peor ni una variante poética.

¿Con qué actores empresariales se sentará a negociar en unos casos y comandar siempre, para extraer renta de dónde? ¿Y con cuáles socios del “campo popular”? ¿Y con cuáles del sindicalismo? ¿Y con qué determinaciones en la reglamentación laboral y en la creación efectiva de fuentes de trabajo? ¿Y escapando hacia adelante y cómo de un Congreso y un poder judicial donde, envalentonados, le trabarán cualquier iniciativa que perjudique intereses mayores?

Son apenas algunas preguntas de respuestas muy complicadas.

Es decir, las únicas que en política valen la pena.

Eduardo Aliverti
Por Eduardo Aliverti
PAGINA 12

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Local

EMERGENCIA EN SEGURIDAD: ULTIMO MANOTAZO DEL FDT LOCAL

Published

on

El bloque del Frente de Todos local demuestra no haber recibido el mensaje de la gente e insiste con todos los vicios que terminaron poniéndolo de espaldas a la sociedad.



Cualquier camino lleva al Frente de Todos local a la titánica tarea de conseguir apoyos electorales. Tal vez si cambiara su neurótica intención de trabar al gobierno por una actitud que los marplatenses lograsen percibir como positiva la suerte no le sería tan esquiva.

Pero no…los ediles kirchneristas parecen no entender el duro mensaje que los marplatenses y batanenses les dieron en las urnas.

Tras un largo año de entorpecer la acción de gobierno del intendente Montenegro, en un escenario que más que nunca antes en la historia lugareña hubiese requerido de grandeza y capacidad de acompañamiento, la paliza electoral solo sirvió para agudizar las peleas internas, disparar las posiciones más extremas y pretender que los vecinos de General Pueyrredón no entienden nada y por lo tanto no merecen ser escuchados.

Tan mal anda la seguridad en el país que el presidente de su partido, aunque la mayoría de ellos se niegue a reconocerlo y crean que la política comienza y termina con Cristina Kirchner, debió cambiar a su ministra de Seguridad por un hombre ducho en los teje y manejes de la política, con visiones sesgadas sobre la relación estado-delito y al que sin embargo los progresistas seguidores locales recibieron con un «silenzo stampa» digno del perro que esconde el rabo y mira hacia otro lado a sabiendas de que el jarrón que yace hecho añicos en el piso fue empujado por él mientras jugaba.

Hace apenas una semana todo lo que venía de afuera del distrito como política de seguridad era un ejemplo a seguir. ¿Ahora que todo voló por los aires y está al frente del área Aníbal, el compadrito irredento, todo es lo mismo?.

¿O, como ocurre con las barras de la esquina en los barrios, el haber sumado a Nicolás Lauría y Alejandro Carrancio, los que un día comprendieron que nada era como ellos imaginaban y tomaron el atajo, los empuja a tratar de imponer una mayoría que, quedó en claro, nada tiene que ver con las expectativas y el deseo de la comunidad?

¿En serio creen que la ciudadanía no se da cuenta de nada?…

Empecinados en sacar una ordenanza que declare la emergencia en materia de seguridad -con el único interés de machacar acerca de «la falta de política pública municipal en materia de seguridad”– se niegan a siquiera debatir cambios propuestos por el oficialismo e insisten en poner en boca del secretario del área la afirmación falsa de que es fundamental tener la emergencia, aún cuando el propio Horacio García aclaró hasta el cansancio que su afirmación se refería solo a lo administrativo por la necesidad de acelerar los mecanismos de compra de insumos y bienes necesarios para su tarea.

Ya en su momento LIBRE EXPRESIÓN advirtió sobre estas dos cuestiones: la mala fe del bloque del Frente de Todos y la inexperiencia del funcionario municipal en cuestiones políticas, lo que lo lleva en reiteradas ocasiones a hablar sin medir el uso tergiversado que una oposición que solo sabe entorpecer podía hacer de sus palabras (Ver: Fuegos de artificio que ponen la inseguridad en modo campaña). Aquella distracción semántica en su visita a la comisión en el Concejo se vuelve ahora caballito de batalla de quienes buscan poner contra la pared al gobierno municipal.

Y en este país patas para arriba se da la paradoja de que, en nombre del progresismo kirchnerista tan amigo de largos discursos y parrafadas cuando de hablar sobre derechos humanos y de minorías se trata, dos cultores de la mano dura como Sergio Berni y Aníbal Fernández, uno por definición y profesión y el otro por sus innegables contactos con el lumpen del delito, lo que lo lleva a manejar una red de informantes y marginales a los que a cambio de prebendas y concesiones se les permite vivir en los límites de la marginalidad legal, conducen las políticas de seguridad de las jurisdicciones de ese signo mientras en General Pueyrredón lo hace un técnico desapasionado, amigo del diálogo y las estadísticas.

El uso de una cuestión tan delicada en beneficio de posiciones electorales demuestra la falta de empatía con la sociedad. Quien así actúa solo busca el poder como objetivo final de todos sus actos.

Y la gente siempre se da cuenta. ¿O no fue suficiente con el aviso del 12 de setiembre?.

A veces los que se creen más vivos no dan abasto con su gilada…


Nota del periodista Adrian Freijo para Libre Expresion


canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.
Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.
Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Opinión

UNA ERA DE LOCURA TOTAL: LAS REPERCUSIONES DE LAS PASO

Published

on

A la derrota brutal sufrida en las PASO por el Frente de Todos en todo el país, se le sumó la blitz de la vice presidenta Cristina Fernández viuda de Kirchner con una carta incendiaria que volteó a medio gobierno.

Esta semana se expuso como nunca la brutalidad de los actores de las tribus justicialistas, un remedo de ideologías en contraste que unen en un mismo cartabón a los conservadores populistas de las provincias, que son en la práctica los herederos del conservadurismo responsable del “fraude patriótico” de la “década infame” del ’30, con izquierdistas urbanos preocupados por el patriarcado, la libertad de consumo de drogas, o la legalización del aborto.

Quien condensa estas carnestolendas es Cristina Fernández. Tan enojada está la vice presidenta, que eliminó de su cuenta de Twitter su apellido paterno, y dejó sólo el «Kirchner». La carta de quien se siente la dueña del poder a su «presidente designado», es tremenda. Le exige que respete su determinación de ungirlo al cargo de presidente de la nación argentina y que actúe según sus deseos. Luego de amagar con ser él mismo y darle carnadura a la investidura presidencial, Alberto Fernández se allano por completo a sus demandas.

Las exigencias de Cristina son la consecuencia de lo inexorable de los hechos: Alberto Fernández no es un líder. Es un peón en un juego, y en ese juego, él, está en default. No pudo articular la caída de los juicios que pesan sobre Cristina y la conectan al latrocinio perpetrado entre 2002 y 2015 en el que millones fueron robados del erario público. La ciada electoral asumida por el resultado de las PASO es tan grande, que el animal político de olfato más sensible, “la justicia”, ya inició la movida para proceder en causas que están inmovilizadas desde 2019.

En un fallo del viernes 17 de Septiembre, los jueces Farah y Llorens le ordenaron al juez de primera instancia Sebastián Casanello que reviera la situación procesal de Cristina Fernández en la causa conocida como «La ruta del dinero K». Es la primera definición y, de cara a noviembre, ese avispero judicial se va a tornar cada vez más intenso.

En tanto, las definiciones del presidente en el armado del nuevo gabinete con Juan Manzur y Aníbal Fernández sólo aportan mayor negatividad a un gobierno que, con dos años aún por delante, está liquidado políticamente.

A como dé lugar, el fin de esta etapa marca, claramente, el fin de una era. Se terminó el mito de la invencibilidad del PJ unido y la idea peregrina contra todo dato cierto de que, sin el peronismo, no se puede gobernar. Un párrafo para la enorme derrota del gobernador Axel Kicillof: liquidó todo su capital político en sus discursos diletantes y sus torpezas ideológicas.

Sin embargo, la madre de todas las batallas no es en Buenos Aires. Es en las seis provincias que renuevan sus bancas al Senado. Por primera vez desde 1983, el PJ perdería el control de la cámara alta. Esa es la madre de todas las batallas. Fuente: Noticias y Protagonistas

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Más Vistas