Connect with us

Economia

Gracias a los políticos los ricos se burlan de la AFIP

Publicado

on

Es comprensible que en medio de las discusiones por el Presupuesto 2019 los gobernadores intenten mantener con vida el Fondo Sojero, que les reporta $100.000 millones por año
Hacienda debió ceder al reclamo de gobernadores para que se apruebe el Presupuesto 2019 (Gabriel Cano/ Comunicación Senado)
Hacienda debió ceder al reclamo de gobernadores para que se apruebe el Presupuesto 2019 (Gabriel Cano/ Comunicación Senado)

Es comprensible que María Eugenia Vidal presione a la Casa Rosada para obtener algo más para el Fondo del Conurbano a cambio de lo que la provincia de Buenos Aires aportará al superajuste fiscal haciéndose cargo de parte de los subsidios. En el clásico trapicheo que sucede a esta altura del año son comprensibles esos tironeos y varios otros más.

E incluso es comprensible que Miguel Angel Pichetto, Sergio Massa, y varios otros diputados de la oposición se preocupen en suavizar el impacto de Bienes Personales sobre la clase media, con un proyecto que excluye de la base imponible las viviendas que tengan un valor de hasta $18 millones, y que en principio fue aceptado por el oficialismo.

Lo que resulta inadmisible es que en medio de un superajuste que claramente perjudica a los más pobres y a las empresas más débiles, y en el que los salarios han perdido – según datos del Indec- casi 10 puntos porcentuales de poder adquisitivo entre enero y agosto y 12,5 puntos porcentuales en los últimos doce meses, los diputados oficialistas y del peronismo no kirchnerista se hayan puesto de acuerdo en cuidar el bolsillo de la clase media pero también el de la clase alta, dado que el esquema que queda en vigencia para el único impuesto a nivel nacional que grava al patrimonio de los sectores medios y altos seguirá cobrándoles montos obscenamente bajos.

El esquema que queda en vigencia para el único impuesto a nivel nacional que grava al patrimonio de los sectores medios y altos seguirá cobrándoles montos obscenamente bajos

El proyecto consensuado establece que los bienes alcanzados pagarán un 0,25% si su valor no supera los 3 millones de pesos por sobre un mínimo no imponible de $2 millones. Si superan ese mínimo por un monto de entre 3 y 18 millones de pesos les corresponderá un monto fijo de $7.500 más el 0,50% sobre lo que supere los 3 millones.

Y si superan el mínimo por más de $18 millones deberán pagar $82.500 más el 0,75% por lo que exceda de esa base.

La prueba de que el resultado será decepcionante para todo aquel que considere que la Argentina tiene una estructura tributaria muy regresiva y favorable a los más ricos, y que Bienes Personales debería ser una de las herramientas para corregir esa injusticia, son las proyecciones de recaudación que difunden quienes consensuaron los cambios en el impuesto.

El Senador rionegrino y precandidato del llamado peronismo Federal o Alternativo estima que la excepción para las viviendas de hasta 18 millones de pesos implicará una merma de $3.000 millones anuales que rebajará la recaudación a 33.000 o 30.000 millones de pesos. Esos montos equivalen a nada más que 1,65% de los ingresos tributarios previstos en el proyecto de Presupuesto, y a apenitas más que el 1% de los ingresos tributarios sumados a los de la Seguridad Social.

O sea que el impuesto que casi la totalidad de los especialistas en el tema aconsejan como uno de los más apropiados para dotar de progresividad y equidad al sistema tributario recaudaría una porción insignificante del total.

El impuesto que casi la totalidad de los especialistas en el tema aconsejan como uno de los más apropiados para dotar de progresividad y equidad al sistema tributario recaudaría una porción insignificante del total.

Entre esos especialistas están los del Fondo Monetario Internacional, que en su último Monitor Fiscal titulado Tackling Inequality (takleando la desigualdad) recomendaban “evaluar distintos tipos de impuestos sobre la riqueza (…) e impuestos selectivos sobre bienes de lujo”.

Los técnicos del Fondo Monetario Internacional recomiendan estudiar tipos de impuestos sobre la riqueza e impuestos selectivos sobre los bienes de lujo

Los técnicos del Fondo Monetario Internacional recomiendan estudiar tipos de impuestos sobre la riqueza e impuestos selectivos sobre los bienes de lujo

Sólo la hipocresía explica por qué nada parecido figuró en alguno de los acuerdos firmados recientemente con la Argentina, para que la inequidad del ajuste sea algo menor y la estructura tributaria menos regresiva.

Ni la regresividad tributaria ni la insignificancia de Bienes Personales son novedad en la historia reciente de la Argentina. En el cuadro se observa cómo ha venido cayendo la incidencia de Bienes Personales como proporción de la recaudación total, incluyendo la Seguridad Social y los gravámenes aduaneros.

Queda claro que, con altibajos, la tendencia desde 2003 es descendente. Queda claro también que esa tendencia se intensificó muchísimo desde que Mauricio Macri asumió la Presidencia.

Determinantes del absurdo de la baja recaudación

1. La causa madre es de índole política, por la evidente falta de voluntad para que la situación sea diferente. A la vista de la historia de los últimos años y de los hechos más recientes, esa responsabilidad le cabe al grueso de la clase dirigente, con diferencias de grado pero no demasiado significativas.

2. Derivado de la causa anterior, está la inoperancia o el desinterés de la AFIP en exprimir más un esquema que, de todas maneras,  no podría dar mucho jugo adicional dadas las alícuotas reducidas que existen, las exenciones vigentes y la laxitud reglamentaria para tasar inmuebles.

3. Un par de datos del último anuario de la AFIP ilustran la gigantesca evasión que existe. Para el período fiscal 2016 el mínimo no imponible fue de $800.000, un monto relativamente pequeño que debería haber dejado al alcance del impuesto a millones de contribuyentes. Sin  embargo, al momento del vencimiento sólo se presentaron algo más de 600.000 personas con declaraciones juradas que implicaban algún pago.

Sólo hubo 5.151 presentaciones que declaraban bienes por más de $60 millones, es decir que sólo 5151 contribuyentes reconocieron ante la AFIP poseer bienes gravados por más de 4 millones de dólares al tipo de cambio promedio de ese año.

Una verdadera burla. Mucho más en una sociedad con 30% de pobres y más de 100.000 personas con patrimonio millonario.

Economia

El Gobierno sobrecumplió la meta fiscal de 2018: el déficit primario fue de 2,4% del PBI

Publicado

on

Alcanzó los $338.987 millones. El déficit financiero fue de 5,2% del PBI. El cumplimiento de las metas fiscales es clave para darle continuidad al acuerdo con el FMI

El ministro Dujovne, junto al secretario de Hacienda, Rodrigo Pena. (Matias Baglietto)

Sin demasiadas sorpresas, el ala económica del Gobierno mostró una de las cartas de presentación más fuertes para la exponer en el próximo Foro de Davos: el sobrecumplimiento de la meta fiscal. En una conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda, el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, comunicó el resultado fiscal de 2018, con un rojo primario de 2,4% del PBI, inferior al objetivo inicial de 2,7 por ciento.

El gobierno argentino se asegura así el desembolso de 11.000 millones de dólares en marzo, la mitad de los desembolsos previstos para el 2019 por el FMI, con lo que despeja el horizonte del programa financiero.

“Con estos números, la Argentina cierra el año 2018 con un resultado primario negativo de $338.987 millones, que es 2,4 puntos del PBI, que comparan con un déficit primario de 3,8 puntos del PBI en el año 2017. Es decir, hemos tenido una mejora del déficit primario de 1,4 punto del Producto”, describió el funcionario.

Fuente: Ministerio de Hacienda.

Fuente: Ministerio de Hacienda.

El déficit fiscal primario de todo 2018 ascendió a $338.987 millones, equivalente a 2,4% del PBI, estimado en 14.054.000 millones de pesos. Dujovne destacó que los recursos en el año 2018 crecieron 30,2%, con una brecha de ocho puntos porcentuales respecto del aumento del gasto (+22,4% anual).

El Ministerio de Hacienda comunicó que “la meta se cumple además con una importante reducción de la deuda flotante que cayó 14% en términos reales, pero con una caída en la deuda exigible de gasto de capital de 30%, facilitando así el programa fiscal 2019″.

Fuente: Ministerio de Hacienda

Fuente: Ministerio de Hacienda

La cartera apuntó que en 2018 el Gobierno perdió recursos por 0,6 punto del PBI por la reforma tributaria, la devolución 3% de ANSeS a las provincias y el Pacto Fiscal, por cuanto “el esfuerzo fiscal logrado es equivalente a 2 puntos del PBI“.

Hacienda precisó que el gasto primario del sector público nacional cayó 2 puntos porcentuales en términos del PBI en 2018, para acumular una baja de 4 puntos respecto a 2015 y consolidar el gasto más bajo desde el 2012. “Sin considerar el gasto social (jubilaciones y programas sociales) que creció 0,4 punto en los últimos tres años, el resto del gasto público es el más bajo desde el 2009” en términos de PBI, añadió.

CRECIÓ EL DÉFICIT FINANCIERO

“Dado que la cuenta de intereses se sitúa en 2,8 puntos del PBI, desde 2,1 puntos del año interior, la cuenta de intereses aumentó 1,6 puntos del Producto y el déficit financiero entonces no tuvo toda la caída que reflejó la baja del déficit primario. El déficit financiero, es decir después de intereses, bajó de 6,2% del PBI (en 2017) a 5,2%, con una mejora de ocho décimas del PBI”, añadió Dujovne.

Dujovne afirmó que el déficit “relevante es el financiero“, aunque “aquel sobre el que podemos actuar es el primario, porque los intereses que pagamos son el resultado de acciones que fueron tomadas en el pasado”.

Para 2019 el Gobierno tiene como meta alcanzar el equilibrio primario por primera vez en una década

“En buena medida los intereses que estamos pagando tienen que ver con la deuda que tomó la Argentina a lo largo de muchos años. Inclusive están incrementados en los últimos años porque Argentina, bajo esta administración, decidió salir del default y eso implica tener que pagar una cuenta de intereses más alta que lo que pagaba la administración anterior, básicamente porque repudiaba parte de su deuda”, argumentó Dujovne.

En tanto, el ministro informó para diciembre de 2018 un déficit primario de $135.000 millones, con un crecimiento de los ingresos del 27% y un crecimiento del gasto del 21,9%, “cerca de seis puntos porcentuales de diferencia entre los ingresos y los gastos, a favor de los ingresos como se viene produciendo desde hace 17 meses, lo que nos está permitiendo continuar con nuestra tarea del reducción del déficit”.

Fuente: Ministerio de Hacienda.
Fuente: Ministerio de Hacienda.

InfobaeNoticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Seguir leyendo

Economia

El 2018 cerró con una inflación de 47,6 por ciento, la más alta desde 1991

Publicado

on

La suba de precios de diciembre fue de 2,6 por ciento. La transferencia a precios de la devaluación a lo largo del año y los ajustes tarifarios fueron los factores de mayor influencia
Luego de los saltos fuertes de septiembre y octubre, las cifras de inflación mostraron una desaceleración (NA)

El dato oficial de diciembre confirmó lo que se sabía entre los analistas privados desde octubre del año pasado: la inflación de 2018 fue la más alta en los últimos 27 años. Durante el último mes del año pasado, los precios escalaron un 2,6% respecto de noviembre.

Con esa cifra final, la inflación anual fue de 47,6 por ciento. Es el aumento de precios más alto desde 1991, cuando la suba había llegado a un 84% interanual.

Debido a que la política monetaria actúa con rezagos y a las correcciones de precios regulados y acuerdos salariales pendientes, es normal esperar que la inflación mensual se mantenga en estos niveles en los próximos meses (Banco Central)

Las principales subas durante el último mes del año ocurrieron en los rubros de Comunicaciones (7,7%), por el aumento en telefonía celular, y Salud (5,2%), por las prepagas.

Diciembre mantuvo la evolución del tipo de cambio que se observa desde octubre, con un dólar más “pegado” al piso de la zona de no intervención determinada por el Banco Central. Esa tendencia ayudó a una menor transferencia a precios de los vaivenes cambiarios que se observaron en meses como agosto y septiembre, en los que la inflación fue 3,9% y 6,5% respectivamente.

Desde el Banco Central destacan dos aspectos, que si bien la inflación mensual de diciembre (2,6%) sigue siendo alta, cayó por tercer mes consecutivo desde el pico de septiembre (6,5%), y que la cifra anual “refleja la inestabilidad cambiaria que vivió nuestro país”.

La prioridad es evitar que episodios como los vividos en 2018 se repitan.
Debido a que la política monetaria actúa con rezagos y a las correcciones de precios regulados y acuerdos salariales pendientes, es normal esperar que la inflación mensual se mantenga en estos niveles en los próximos meses”, aseguraron desde la autoridad monetaria.

El informe completo del Indec

Durante el año que pasó, las categorías con más aumento fueron Transporte, con una suba de 66,8%; Comunicación, 55,3%; Otros bienes y servicios, 53,2%; Alimentos y bebidas no alcohólicas, 51,2%; y Salud, 50,2 por ciento.

Si se toma los datos regionales, y como sucede habitualmente, la Patagonia registró la mayor aumento en los precios, con 50,6 por ciento para todo el 2018.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

 

Seguir leyendo

Economia

El Riesgo País bajó de los 700 puntos básicos por primera vez en seis semanas

Publicado

on

El indicador de JP Morgan cayó casi 140 puntos básicos o 17% desde el 27 de diciembre
El Riesgo País de Argentina alcanzó en diciembre el rango más alto de los últimos cuatro años

Aunque se trate de mermas marginales, cada jornada bajista para el Riesgo País argentino es un triunfo en medio de semanas arduas y agitadas para los negocios financieros.

Poco antes de las 17, el indicador de JP Morgan tocó los 698 puntos básicos para la Argentina, algo que no ocurría desde el 3 de diciembre pasado. En el último mes del año el Riesgo País arañó los 840 enteros, y el 27 de diciembre cerró en 837 unidades. Desde entonces el retroceso fue de 16,6 por ciento.

Para Portfolio Personal Inversiones, la compresión del riesgo país “seguirá siendo clave para empujar mejores valuaciones. En este punto, el análisis se debe dividir en dos: el económico y monetario que parece estar en el camino correcto -no hay dudas de que hay buenas señales en este camino y la compra de reservas fue una de ellas la semana pasada-, y el político”.

El Riesgo País mide la brecha de tasa de interés de los bonos del Tesoro de los EEUU a 10 años, ahora en 2,71% anual (271 puntos básicos). Argentina necesita reducir a la mitad su riesgo país para poder acceder a los mercados voluntarios de deuda después del vencimiento del stand by acordado con el Fondo Monetario Internacional, vigente hasta 2020.

Algunas emisiones soberanas mantienen tasas de retorno incomparablemente altas si se toma en cuenta la calificación crediticia de la Argentina, sobre el 10% anual en dólares. Títulos con legislación argentina y vencimiento posterior a 2020 se distinguen en ese rango: el Discount 2033 rinde 12,1% en el mercado secundario; el Bonar 2025, un 12,2%, mientras que el Bonar 2037 rinde 11,2% anual.

La percepción de riesgo reflejada en el precio de los bonos sigue siendo muy alta para el país

Por eso, desde Invecq Consultora Económica apuntaron que “si bien ha mostrado un descenso importante, la percepción de riesgo reflejada en el precio de los bonos sigue siendo muy alta para el país; las reservas internacionales propias del BCRA están en niveles muy bajos, el déficit fiscal y las necesidades de financiamiento aún son elevados, al tiempo que gran parte del financiamiento está estructurado en instrumentos de corto plazo con vencimientos permanentes”.

En ese aspecto, un análisis de Ecolatina enfatizó que “el FMI aportó los fondos frescos que ayudaron a estabilizar el frente cambiario y financiero en los peores meses de 2018, pero al costo de imponer un programa con fuertes impactos de mediano plazo“.

Ecolatina añadió que “durante 2019, resultado de la ambiciosa meta fiscal acordada con el organismo multilateral, el gasto primario experimentará una fuerte caída en torno al 12% en términos reales, a la par que el pago de intereses se dispararía y marcaría un alza de 13% luego de deflactar por la suba de precios”.

Seguir leyendo

Tendencia