Connect with us

Sociedad

Hijos de represores forman grupo para repudiar la dictadura

Published

on

La palabra que más se escuchó los últimos días de 2017 fue “justicia” una demanda que unificó a sectores diversos dirigida al gobierno del presidente Mauricio Macri, cuya confiabilidad cayó estrepitosamente en este mes de diciembre, cuando se impusieron medidas antipopulares y rechazadas mayoritariamente, mediante maniobras ilegales y extorsión abierta aplicada a gobernadores, diputados, partidos políticos, jueces entre otros.

Entre los hechos más repudiados por la sociedad figura el regreso de la represión utilizada en los últimos tiempos a gran escala contra una sociedad que reclama sus derechos y es atacada con una violencia desmedida, que produjo muertes, entre ellas la de dos jóvenes como Santiago Maldonado y Rafael Nahuel que hoy son un símbolo para miles de argentinos. Además decenas de heridos y detenidos.

También se advierte que el gobierno intenta encubrir su responsabilidad en la desaparición del submarino Ara San Juan con 44 tripulantes el pasado 15 de noviembre, ocultando que la nave fue enviada a participar en maniobras con Estados Unidos, Gran Bretaña y Chile en el extremo sur del país, las que no fueron autorizadas por el Congreso.

Luego siguen en el rubro de las injusticias la ola de despidos, la pobreza, la leyes impuestas como la Reforma previsional que afectará a más de 17 millones de argentinos, la entrega de la soberanía nacional, la impunidad conque extorsionan también a jueces, y a los que no obedecen los enjuician políticamente, como denunciaron en estas horas varios organismos, hablando de un fin de año de “tristezas pero también de indignación y resistencia”.

La repudiada resolución de un juzgado federal de autorizar la prisión domiciliaria a uno de los más connotados criminales de lesa humanidad de la pasada dictadura militar, como lo fue el comisario Miguel Etchecolatz, produjo un rechazo generalizado por la cantidad de víctimas que pasaron por sus manos.

En este marco sucede un hecho extraordinario como es la conformación de un grupo que reúne a “Hijos e Hijas de genocidas” que han denunciado a sus padres, entre los cuáles está la hija de Etchecolatz. Una agrupación que se fue construyendo “en torno al espanto, pero también ante la fuerte necesidad de desprenderse de esa historia”. Muchos de estos hijos y sus madres fueron víctimas ellos mismos de la violencia de sus víctimas también de esos padres.

Mariana D. hija de Etchecolatz decidió cambiar su apellido ante la justicia y liberarse de su pasado, junto con Rita Vagliati, Erika Lederer, Alejandra Eboli y otros más, que fueron alentados por estas primeras acciones y decidieron tener su propia voz silenciada durante años.

Ante la decisión de otorgar la prisión domiciliaria a Etchecolatz quien fue jefe de la Policía Bonaerense durante la Dictadura, y tuvo a su cargo 21 centros clandestinos de detención,el grupo de Hijas e Hijos de Genocidas enviaron un comunicado en repudio de esta decisión.

“Esos hombres, esos genocidas, que son o que fueron nuestros padres, están volviendo a sus casas, a nuestros barrios, beneficiados por jueces sin escrúpulos, de esos que perdieron la conciencia y la memoria, o que nunca la tuvieron. Nos sentimos decepcionados por una justicia que empieza a borrar la idea de “Lesa Humanidad”, otorgando supuestas garantías constitucionales (como si fueran “gestos humanitarios”) o condenas irrisorias, equiparando de esta manera a los genocidas con delincuentes comunes. ¿Qué representa la prisión domiciliaria para un genocida?” se preguntan.

En su comunicado señalan que el genocidio es un crimen aberrante contra todo el pueblo, que se sigue perpetuando a través del silencio, la complicidad y la impunidad que hoy, con la prisión domiciliaria del quizás más ejemplar de sus jefes, Etchecolatz, vuelve a cometerse.

Una de las frases más conmovedoras del comunicado advierte que “la pesadilla retorna al barrio, a hogares que conocemos, para recordarnos que alguna vez tuvieron el poder de quitar la vida en nombre del Estado. El terror, para la sociedad toda, es siempre terror: ayer y hoy. Con su presencia vuelven a amenazarnos, a poner en peligro el entorno familiar, a decirnos que después de todo son más fuertes”.

Más adelante señalan: “Hoy volvemos a sentir el perfume del terror, el sonido de sus pasos sigilosos y la angustia por la justicia rota. Sentimos el miedo de andar por la calle y de vivir junto a los asesinos, que ya demostraron su poder en democracia con la desaparición de Jorge Julio López.

En este caso se refieren al sobreviviente Jorge Julio López, un obrero quien pasó por varios centros clandestinos durante la dictadura y cuando fue liberado se dedicó a denunciar todos los crímenes aberrantes de los que fue testigo, y en esto fue clave para la condena de Etchecolatz.

López desapareció en plena democracia, (junio 2006) cuando iba a dar su declaración final, y todos los pasos llevaron hacia Etchecolatz quien desde la cárcel mantenía una fuerte relación con los policías de la bonaerense.

Al repudiar este beneficio procesal no sólo a Etchecolatz, los Hijos e Hijas de Genocidas hicieron extensivo el más hondo repudio “a todos aquellos genocidas y cómplices civiles que desde el inicio de este gobierno (del presidente Mauricio Macri) se han visto sistemática y metódicamente beneficiados por diversas maniobras por parte del poder estatal”.

En su mensaje final advierten que “ya no cuenten con nuestro silencio asfixiante, hoy somos muchos los hijos e hijas de genocidas que no callamos, que repudiamos profundamente lo que hicieron y lo que siguen haciendo hoy sus encubridores civiles. No se arrepintieron nunca, no hablaron nunca, no colaboraron jamás con la memoria ni con la justicia ni con la verdad. Pretenden recordarnos su poder y de lo que son capaces. Y ellos, nosotros lo sabemos, son capaces de todo”.

A su vez se escuchó otra voz en favor de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, muertos en el marco de la represeión a mapuches .“Que haya justicia por Santiago y Rafael, y que Etchecolatz vuelva a la cárcel”, fue el deseo expresado por Sergio Maldonado, hermano del joven artesano, quien fue visto por última vez vivo el 1o de agosto durante una represión de Gendarmería en Esquel. Chubut”.

Maldonado, continúa sin descanso luchando por la verdad en el caso de su hermano y también ahora de Nahuel, y solicita que la carátula de la causa sigue siendo “desaparición forzada” porque hay testimonios que así lo señalan.

En este marco de situación también se exige la libertad de todos los detenidos políticos , cuyas detenciones son ilegales, y que se deje de amenazar y obstaculizar a los jueces o funcionarios judiciales que no se prestan a las maniobras de un gobierno que “ha convertido a una buena parte de la justicia en su cómplice”. Por esta razón se conformó un importante Foro en Defensa de los Presos políticos en todo el país y también otros organismos en defensa de la libertad de expresión cada día más golpeada.

Por: Stella Calloni
Foto: AP
Fuente: Diario La Jornada

Salud

“Generación sándwich”: cuidan a sus padres y a sus hijos y son cada vez más

Published

on

“Generación sándwich” es la etiqueta literal que los demógrafos les ponen a quienes quedaron en el medio de la doble tarea de criar hijos y cuidar padres al mismo tiempo.

Aunque no es una camada popular -opacada en la sociología y la psicología por las crisis de los millennials y los cuestionamientos de los centennials- este grupo cuarentón y con mayoría de mujeres, crece en el país bajo un estrés igual de galopante.

Y, sí. Toda tarea de cuidado culturalmente aún recae más sobre las mujeres que los hombres. De todas formas, el costo emocional y financiero de ese nivel de responsabilidad en doblete puede ser aplastante para una sola persona, más allá del género. Y se profundizó en pandemia, con el cierre de escuelas y asilos.

Hace décadas que los datos duros indican que en Argentina se tiene hijos cada vez más lejos de los 30 y más cerca de los 40. Así, los padres y madres de estas nuevas madres y padres son cada vez más mayores y pierden autonomía.

La traducción fiel del inglés sería “apretada” y según el Pew Research Center más de la mitad de los estadounidenses de 40 años están “ensanguchados” entre un padre anciano y sus propios hijos. Tanto allá como acá, muchas personas de esta generación “aplastada” tuvieron que cambiar de horario y hasta de trabajo para vivir más cerca un padre o madre con problemas de salud o de sustento económico.

Es que también hace décadas que las familias cada vez son menos numerosas y no abundan hermanos y hermanas con quien dividir la responsabilidad adulta de ser hijo.

A eso hay que sumarle la flexibilidad que demandan las propias necesidades de la crianza. Y una complejidad extra si no hay bolsillo para niñeras y actividades extracurriculares. Ni para las cuotas de residencias para adultos mayores.

Historias “apretadas”

“Yo soy de la generación sándwich”, dice S., una mujer de 52 años que contará su historia a Clarín de forma anónima. Es periodista y politóloga.

“Estudié la primera carrera en el Instituto Grafotécnico y la segunda en la UBA mientras trabajaba y acompañaba a mi viejo en su comercio familiar de electrodomésticos. Recién después de recibirme de la segunda y mientras estudiaba Inglés, a los 38 años decidí tener mi primer y único hijo. Nació un día antes de mi cumple 39″, arranca.

Ese preadolescente hoy tiene 13, y S. se siente una “madre grande, pero joven de pensamiento”. Su pareja tiene 57 y su madre murió a los 82 después de haberla cuidado en su enfermedad durante mucho tiempo.

Relata cómo es ese bis de cuidados.

“Tenemos mucha comunicación con nuestro hijo, nos adaptamos a la tecnología, lo acompañamos en las redes sociales, con sus amigos, y apoyamos su evolución en salidas. Como periodista he recorrido entre balas o protestas de gases lacrimógenos, pero a medida que tu hijo crece, la ley de la vida te muestra que todo es transitorio. Se va tu mamá y tu viejo se jubila a los 86 porque está cansado y lo tenés que acompañar”.

Lo ve como todo un desafío. “De repente te ves triunfando en lo mejor de tu carrera pero con tu hijo y tu padre a cargo sólo de vos”. Y también ve el lado del disfrute. “Verlos juntos, nieto y abuelo, compartiendo a su madre e hija, es lo más”.

Según datos exclusivos del Registro Civil de la Provincia de Buenos Aires a los que accedió Clarín, en 2020 el porcentaje de mujeres con 38 años al momento de parto era del 2,26%, con 4.003 inscripciones en referencia al total de las concretadas ese año. En menos de tres años, el porcentaje de madres de esa edad no para de crecer: en 2021 fue el 2,35%, en 2022 subió a 2,36% y en lo que va de este año ya es del 2,43%.

Y hay más datos de esta madurez de parturientas. Las mujeres que en 2020 tenían 40 años al momento de parir alcanzaron el 1,47%. Al año siguiente la cifra llegó a 1,50%; en 2022 escaló hasta el 1,66% (2.610 partos) y en lo que va de 2023 ya parieron en territorio bonaerense 176 con esa edad: el 1,64% del total de inscripciones del año.

Las mujeres de la generación sándwich “se anulan a sí mismas”. Así lo dice Violeta Gorodischer, autora de Desmadres. De la experiencia personal a la aventura colectiva: la decisión de maternar hoy (Planeta). Y marca que sucede en la clase media, donde la maternidad ocurre cada vez a edades más tardías.

La escritora citó otro caso puntual y extremo. “Una madre que tiene una hija con una cardiopatía congénita y un retraso madurativo con lo cual en su caso esta sobrecarga de cuidados simultáneos de padres e hijos se duplica“.

El tema también invoca para hablar de hombres en la crianza y el cuidado de adultos mayores.

“Las encuestas siguen mostrando que el doble de las tareas de cuidado recae en las mujeres. Eso tiene que ver no tanto con que se haya redistribuido sino con que se han tercerizado también a mujeres (personal doméstico, niñeras, guarderías). También con como los hombres en los sectores populares ven al cuidado en otras tareas, como la construcción de viviendas o la protección física en zonas peligrosas”, apunta.

Andrea Giroldi tiene 51 y casi gritó “¡Es mi historia!” cuando Clarín le propuso ser uno de los testimonios de esta nota sobre una generación bastante anónima.

“Somos una generación bisagra. Mujeres que deben triunfar: ser buenas madres e hijas (NdR: lo dice por ese mandato limitante)Estamos criadas con una mentalidad anterior pero inmersas en un mundo joven. Desde el colegio me hicieron bullying por ser ‘la pobre becada’. Me recibí de abogada, trabajé en el Poder Judicial, viajé mucho y recién a los 39 años quise ser madre. Me vi enfrentando una crianza sola. Y también sola estoy en el cuidado de mi madre”, cuenta Andrea.

El padre ausente de Camila (11) vive en el interior y Andrea divide el día en mil horas. Entre la nena y su madre de 92 años, que está en un hogar pero que lleva a su casa en la semana y visita casi todos los domingos. Pero hay alguien más.

“Tengo otra mamá y el trato es con las dos. Nací de una niña madre (que hoy tiene 67) y fui adoptada. Mi mamá de 92 tiene poca movilidad y cuento con uno solo de mis hermanos. Pero como soy mujer casi todo recae sobre mí“.

Era más sencillo en la primaria, cuando su hija iba a un colegio bilingüe gran parte del día.

“Cuando terminó la cambié a un colegio de turno simple, porque está federada en gimnasia artística y compite. Vivo una lucha interna entre lo que debe ser y lo que la hace feliz. Tengo los mandatos maternos de una mujer de 92, conviviendo con madres del colegio de mi hija que tienen 30 años”.

Entre dos vínculos

La trabajadora social Dorothy Miller publicó por primera vez en 1981 un artículo sobre la “generación sándwich”. Desde ese momento habló de todo género pero se enfocó en las mujeres para inventar un término que, literalmente, refería a las mujeres de entre 30 y 40 años que se encontraban atrapadas (como el jamón y el queso en el pan) entre los cuidados de sus hijos y sus padres mayores.

María Julieta Oddone es investigadora principal del CONICET y directora del Programa Envejecimiento y Sociedad de FLACSO. Autora de papers sobre el envejecer de Argentina, actualiza en profundidad este fenómeno vincular emparedado.

“El envejecimiento que se dio en el mundo en general y en Argentina en particular hizo que aumentara la expectativa de vida y haya una disminución marcada de los nacimientos. Esto implica que en las estructuras poblacionales coexisten varias generaciones. Hay personas que cada vez viven más pero hay cada vez menos descendientes. Muchas personas no tienen hijos o tan sólo tienen uno. La composición familiar disminuye. Prevalecen cada vez más los hijos sin hermanos, sin primos o sin parientes colaterales”, detalla a Clarín.

El año pasado la natalidad cayó al nivel más bajo de la historia: nacen cada vez menos argentinos. Es del 1,5%, muy por debajo de la tasa de remplazo generacional.

Esto muestra que la generación sándwich estará tan demandada en su dúo de cuidados que en la sociedad ya cambió el paradigma de que quien cuida a un adulto mayor es joven.

“Vemos en Argentina cómo cada vez más personas viejas cuidan a otras personas viejas. Gente de 80 años cuidando a hermanos, esposos y hasta hijos. Incluso a niños. No es sólo la generación de los jóvenes cuidadores. Como se tienen menos hijos o no se los tiene, se termina la solidaridad generacional vertical de cuidado. Se vuelve horizontal: se comienza a dar entre las mismas generaciones. Está marcado el autocuidado de los adultos mayores”, puntúa la investigadora.

Por eso, según Oddone, así como la generación sándwich enfrenta ese cambio que todavía no se dio en la igualdad de las tareas de crianza y cuidado de personas, “deben pensarse políticas sociales en términos de cómo van a cambiar los recursos entre los cuidados de las distintas generaciones”.

AS para Clarin

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Sociedad

Qué pasó con la Ley de Talles y por qué es importante su implementaci

Published

on

Esta norma se aprobó en el Congreso argentino en 2019 y fue reglamentada en junio de 2021; pero aún siete de cada diez personas tienen problemas para encontrar ropa de su talle

¿Qué pasó con la Ley de Talles? ¿Sabías que en nuestro país siete de cada diez personas tienen problemas para encontrar ropa de su talle? Esta poca diversidad puede generar problemas de salud, sobre todo porque muchas personas se van a exponer a realizar dietas muy restrictivas para encajar en determinados talles que impone una sociedad que es poco inclusiva.

Esta ley, que estamos esperando que se implemente, establece que la totalidad de la indumentaria destinada a la población a partir de los 12 años de edad, deberá ser fabricada, confeccionada y comercializada de acuerdo a los talles estandarizados, según las medidas corporales de la población argentina, y esto surge de un estudio antropométrico que estuvo a cargo del INTI.

Por lo tanto, ahora estamos a la espera de que la ley comience a aplicarse y vivamos en un país más inclusivo que respete las diversidades corporales, sin ningún tipo de discriminación.

Las medidas antropométricas de la población argentina fueron realizadas por expertos del INTI / GettyLas medidas antropométricas de la población argentina fueron realizadas por expertos del INTI / Getty

Lo cierto es que esta norma se aprobó en 2019 y fue reglamentada en junio de 2021; y aún no entró completamente en vigencia. De todas maneras, antes que vayas a evaluar cuál es el peso con los talles de ropa, existen herramientas que se pueden utilizar para bajar de peso. Según los datos de la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud de la Nación, seis de cada diez personas (61,6%) mayores de 18 años están excedidas de peso, valor que se distribuye en un 36,3% con sobrepeso y 25,3% con obesidad, tendencia que viene en permanente aumento desde la realización del primer relevamiento en 2005.

Además, más de la mitad (56,9%) admitió que ganó peso durante la cuarentena. La falta de movimiento, el comer emocional, el picoteo, el aumento de las porciones y la falta de rutina tuvieron un impacto negativo en nuestro peso. Aquí 5 herramientas para adelgazar sin tomar los talles como parámetro.

1- Balanza

Es muy importante que lleves un control de tu peso y no te guíes, por ejemplo, por el talle de un jeans, porque cuando no te entre probablemente hayas aumentado 3 ó 4 kilos. Cada cuánto pesarte, lo vas a decidir vos. Hay personas a las que le genera ansiedad pesarse todos los días, y hay otras a las que les da seguridad. Como recomendación: por lo menos hacelo una vez por semana, por la mañana y siempre con la misma balanza.

Llevar un registro de comidas es esencial, puede ser escrito o por foto / Llevar un registro de comidas es esencial, puede ser escrito o por foto /

2- Lleva un registro de comidas

Esta clase de registro puede ser escrito o con fotos, ya que está demostrado que las personas con sobrepeso declaran un 30% menos de lo que en realidad comen, que puede ser por negación o pudor. Esto te va a ayudar a tomar consciencia de qué comes, cuánto, o cuáles son los momentos de mayor hambre. Es muy fácil de hacer, tenés que anotar con la mayor cantidad de detalles posibles, qué comiste y a qué hora. Podés hacerlo antes o después de cada comida. O, si preferís el uso de la tecnología podés sacarle fotos a todo lo que comas y organizarlas por día. Vas a ver que una cosa es lo que comes y otra lo que crees que comes.

3- Contar pasos diarios

Hoy hay apps gratuitas que cuentan pasos y sabemos que el sedentarismo tiene un impacto directo en el sobrepeso y en la obesidad, e implica un aumento del riesgo cardiovascular incluso en personas delgadas. La idea no es que empieces ya a entrenar para una maratón, sino que el objetivo es movernos más, de a poco pero sostenidamente. La recomendación ideal es de 10.000 pasos al día. Yo te desafío a que cada día, a tu propio ritmo te muevas un poco más. Lo importante es que lo transformes en un hábito.

Más allá de establecer una meta en cantidad de pasos, también es importante exigirse un poquito más cada día / (Getty Images)Más allá de establecer una meta en cantidad de pasos, también es importante exigirse un poquito más cada día / (Getty Images)

4- Crear ambientes seguros para regular la comida

Es importante que no compres grandes cantidades de aquellos alimentos que te disparen el picoteo o el descontrol alimentario. Los seres humanos no estamos preparados para dejar de comer alimentos sabrosos y placenteros que tenemos delante de nuestros ojos. Planificá la compra y el menú semanal, teniendo en cuenta alimentos placenteros pero en moderada cantidad.

5- Utilizá las redes sociales o Google para explorar sobre nuevas recetas

Anímate a probar diferentes alimentos y formas de preparación. Pero olvídate de utilizarlo para buscar dietas o productos de moda, que no solo no ayudan en la pérdida de peso, sino que pueden perjudicar de muchas maneras tu salud. Siempre que tengas dudas, consulta a un profesional. Y acordate que el cuerpo ideal, es una construcción cultural. Lo que buscamos es un cuerpo cómodo.

* Romina Pereiro es licenciada en nutrición MN 7722

* Producción: Dolores Ferrer Novotný / Edición: Rocío Klipphan

Continue Reading

Sociedad

MDP : Elvira Ramiez de Botta sus 100 años y mas

Published

on

Docuento fílmico con la historia de vida de Elvira Ramirez de Botta , contada por ella misma .

Conocida en el ambiente del basquetbol y de toda la ciudad de Mar del Plata Partido de General Pueyrredón como Elvira Botta.

Referente de la dirigencia del deporte y del basquet femenino y de su entrañable club de barrio Cadetes de San Martin en particular.

Continue Reading

Más Vistas