Connect with us

Politica

Juan Schiaretti logró una victoria categórica en Córdoba y se transformó en el líder del peronismo no kirchnerista

Avatar

Published

on

El dirigente peronista superó por amplia diferencia a Mario Negri. Para Alternativa Federal, buena parte del futuro del espacio está en manos del gobernador. Anoche advirtió: “Es apresurado sacar conclusiones nacionales”

Juan Schiaretti y Martín Llaryora

Juan Schiaretti y Martín Llaryora

“Estamos convencidos de que no habrá república en Argentina sin el peronismo y estamos convencidos de que no habrá futuro en el peronismo si no es republicano”.

A Juan Schiaretti le bastó solo esa frase perdida en su ecléctico discurso de más de 15 minutos para alimentar la esperanza del PJ no K. La categórica reelección obtenida este domingo por Hacemos por Córdoba -“la mayor diferencia histórica desde la vuelta de la democracia”, resaltó- frente a Mario Negri y Ramón Mestre le da aire a Alternativa Federal, a pesar de la insistencia del gobernador en provincializar el resultado: “Es apresurado sacar conclusiones nacionales”.

Schiaretti se escabulló en los últimos tiempos de los medios. No habló. No dio una sola entrevista, lo que le valió una reprimenda pública de FOPEA. “Seguiremos garantizando la libertad de expresión“, remarcó en su discurso. ¿Una humorada cordobesa?

El gobernador esperaba un triunfo categórico: el combo de encuestas que desmenuzó en la previa lo posicionaban por encima de los 55 puntos con una amplia diferencia sobre Negri y Mestre. La sorpresa esta vez se la llevó el Gobierno, que, por el contrario, auguraba una brecha menor con el mandatario. A horas del inicio de los comicios esperaban una diferencia de no más de 15 puntos.

Schiaretti había votado temprano, pasadas las 9.30. Con campera roja de pluma -el sol recién empezaba a calentar en esta capital-, y rodeado por una marea de periodistas y camarógrafos, lo hizo en la mesa 2120 del instituto técnico salesiano Villada, en el Valle Escondido. Después almorzó junto a su mujer, la diputada Alejandra Vigo -también candidata- en la casona que comparten en uno de los barrios cerrados al noroeste de la ciudad, en cercanías del estadio Mario Alberto Kempes.

“Los de afuera son de palo”, insistió temprano. Volvió a utilizar la misma frase en su discurso de cierre.

Sergio Massa, Juan Schiaretti y Miguel Ángel Pichetto (NA)

Sergio Massa, Juan Schiaretti y Miguel Ángel Pichetto (NA)

‘El gringo’ toma un rol muy pero muy importante en la estructura de Alternativa Federal“, aseguraba ya casi de noche uno de los dirigentes más importantes de ese espacio a Infobae, con un leve sabor amargo por la decisión del mandatario de prohibir este domingo el desembarco en la capital provincial de sus colegas del PJ. Querían ir todos. Incluso algunos habían reservado su pasaje de avión.

Schiaretti se va a tomar ahora algunos días para “que decante” su victoria. El hermetismo en torno a sus movimientos alimenta los insistentes trascendidos sobre su salud. “Juan está más firme que nunca”, lo defendió la diputada Vigo para desactivar las versiones, mientras festejaba el triunfo sobre el escenario, montado en uno de los salones del hotel Quórum, en las afueras de la capital. Schiaretti fue más ambiguo: “Yo sé que siempre seré una circunstancia en la vida institucional de Córdoba”. Al final, bailaron cuarteto.

No debería sorprender, sin embargo, que Manuel Calvo, el joven secretario de Comunicaciones y Conectividad de la gobernación que asumirá como el próximo vicegobernador, se muestre más activo de ahora en más. Calvo es de extrema confianza del gobernador. Conoce hasta sus aspectos más escabrosos. Durante la campaña fue denunciado por supuestas irregularidades en la gestión.

Para Alternativa Federal, buena parte del futuro del espacio está en manos de Schiaretti. Lo quieren de “ordenador”. No descartan, de hecho, una reunión para las próximas semanas.

La construcción de @JSchiaretti y el peronismo cordobés es amplia, plural, democrática y repúblicana..

Ver los otros Tweets de Miguel Ángel Pichetto

De eso hablaron el viernes Sergio Massa y Gustavo Bordet, que se encamina hacia una segura y relevante victoria el próximo 9 de junio, en vísperas de la conformación de las alianzas nacionales y los cierres de listas.

Roberto Lavagna y Miguel Ángel Pichetto, hace algunos días, en Río Negro

Roberto Lavagna y Miguel Ángel Pichetto, hace algunos días, en Río Negro

Massa conversó antes del fin de semana un rato largo por teléfono con Schiaretti. Incluso intercambiaron después mensajes de WhatsApp. La victoria aplastante del actual gobernador le dio anoche una bocanada de aire fresco al PJ federal, que hasta ahora no supo -o no pudo- encontrar su propia identidad ni quebrar la polarización entre el Gobierno y Cristina Kirchner.

“Los cordobeses queremos la moderación, no queremos la grieta que tanto daño hace a la Argentina y que algunos piensan que puede servir para ganar elecciones”, dijo anoche el dirigente peronista.

Massa fue el primero en felicitarlo por teléfono, cerca de las 20. Hizo lo propio con su amigo Martín Llaryora, el nuevo intendente de la capital, la verdadera hazaña del “schiarettismo“. Con el ex intendente de Tigre quedó en volver a hablar en las próximas horas, según confiaron en su entorno. Roberto Lavagna, Juan Manuel Urtubey y Miguel Ángel Pichetto se comunicaron con el correr de la noche.

Bordet es, según fuentes de Alternativa Federal, otro de los gobernadores que podría -“y debería”, subrayan- tomar un rol preponderante.

Apuestan, además, a que la victoria de Schiaretti incentive a otros gobernadores como Sergio Casas, Hugo Passalacqua, Juan Manzur o Sergio Uñac que todavía vacilan con la polarización y la centralidad de Cristina Kirchner.

Este domingo había, además, empresarios de primerísima línea desencantados con Mauricio Macri y resignados con la eventual candidatura de la ex Presidente. Son los que fogonearon durante el verano la postulación de Lavagna y que vieron como el ex ministro dedicó buena parte de su tiempo a imponer condiciones y desacreditar una gran interna en el peronismo anti K.

Este triunfo lastima también ese deseo de Roberto de imponer el dedo“, decía anoche un dirigente de ese espacio. “Igual hay que cuidarlo: es un importante activo electoral”, agregaba.

Roberto Lavagna junto a Sergio Massa (@SergioMassa)

Roberto Lavagna junto a Sergio Massa (@SergioMassa)

En los próximos días, Lavagna deberá definir su rol: si confirma su candidatura presidencial y si se somete a la interna del PJ junto a dirigentes como Massa y Urtubey. Si eso sucede, el ex ministro deberá encontrar la manera de explicarlo. Hasta ahora había sostenido lo contrario.

El triunfo de Schiaretti funciona en ese sentido como un ultimátum para el ex ministro de Néstor Kirchner.

En Córdoba, por ejemplo, el economista ya no tiene la popularidad de antes. En el 2007 fue la única provincia que le dio un triunfo en las elecciones presidenciales en las que compitió junto a Gerardo Morales y en las que se quedó con un cómodo tercer lugar. Los números provinciales que analizan en la gobernación lo ubican hoy apenas por encima de los 10 puntos, y con una muy leve ventaja sobre Massa.

El gobierno nacional tiene, por su parte, un serio problema si Schiaretti toma definitivamente el rol de ordenador e impone a algunos de los candidatos del PJ no K. Córdoba es la segunda provincia más incidente en términos electorales detrás de Buenos Aires: en 2015, Macri sacó, en el ballotage frente a Daniel Scioli, el 71,5% de los votos.

Los gestos de Cristina Kirchner –bajó a su candidato y Aníbal Fernández, que de nuevo adhiere al campamento K, deseó en los últimos días la reelección del gobernador- no logran torcer de todos modos el desprecio íntimo que el mandatario siente por ella.

El vínculo entre las administraciones del fallecido José Manuel de la Sota y del reelecto mandatario y el kirchnerismo solo sumó tropiezos en los últimos años. La huelga policial de 2013 en el distrito lo agudizó. Insalvable. El sentimiento antikirchnerista todavía es fuerte en toda la provincia.

Macri, que sintió la ruptura de Cambiemos en esta provincia, tomó nota de la elección de este domingo. La relación entre el gobernador y el Presidente estuvo siempre atravesada por una cordialidad especial, aunque hubo una serie de cortocircuitos en los últimos tiempos. El último, tras el verano: el Jefe de Estado enfureció con Schiaretti por un tema tarifario. “Está claro que los cordobeses no votan lo mismo en lo provincial que en lo nacional”, explicó este domingo Marcos Peña en el reportaje que le concedió al diario Perfil.

El presidente Mauricio Macri junto a Juan Schiaretti

El presidente Mauricio Macri junto a Juan Schiaretti

El análisis electoral es complejo para la Casa Rosada. Schiaretti arrasó incluso en ciudades como La Falda, Cosquín y Marcos Juárez. Esta última intendencia fue el primer rincón del país que hizo debutar a la alianza entre el PRO y la UCR, en el 2014. El año pasado, Pedro Dellarossa, el candidato del Gobierno, retuvo el municipio. Negri y Mestre perdieron anoche con comodidad.

Entrada la noche, la militancia de Hacemos por Córdoba dedicaba parte de su repertorio a Macri: “Y ya lo ve, es para Macri que lo mira por TV”, entonaban.

Cambiemos suma en esta provincia, desde este lunes, un puñado de tensiones que atraviesan a la coalición de punta a punta. ¿Quién ordena a Cambiemos? ¿Cómo impacta en la convención radical de fin de mes?

Schiaretti, por el contrario, coronó su proyecto político: arrasó a nivel provincial, avanzó sobre la capital y se quedó con casi el 80% de la Legislatura.

El gobernador tiene vía libre para hacer y deshacer. Massa, Urtubey, Lavagna y un puñado de gobernadores esperan que, con el PJ no K, haga algo similar.

INFOBAE

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Politica

Diputados debate el fin de las jubilaciones de privilegio

Avatar

Published

on

La oposición hizo propia la postura de los jueces y fiscales e intentará impedir el tratamiento del proyecto enviado por el Poder Ejecutivo.

El frente de Todos logró dictamen favorable para el proyecto de ley que modifica el régimen de jubilaciones y pensiones del Poder Judicial y del cuerpo diplomático. Tras cinco horas de exposiciones y debate el oficialismo logró las firmas necesarias para avalar el proyecto y lo dejó en condiciones de ser tratado en el recinto en la sesión especial que comenzará hoy a las 11.

En ese contexto Juntos por el Cambio anunció, pese a que el oficialismo le realizó numerosas modificaciones al proyecto, que no dará quórum debido a que no fue incluida una clausula transitoria que le permite a los jueces en actividad jubilarse con la ley vigente más allá del momento en el que decidan acceder al beneficio.

El oficialismo contó con el respaldo de dos diputados aliados: el cordobés Paulo Cassinerio (Córdoba Federal) y el misionero Diego Sartori (Frente Renovador de la Concordia). Desde el Frente de Todos esperan que tanto estos diputados como el interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, que conduce José Luis Ramón, y los representantes de los partidos de izquierda den quórum para el inicio de la sesión.

Más allá de presentar un dictamen de minoría Juntos por el Cambio le pidió al presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, que incluyan en el proyecto del oficialismo “una cláusula transitoria para que los magistrados que están en condición de jubilarse lo hagan con el régimen vigente, más allá de cuando decidan hacerlo”. Según el macrismo al mantenerse los privilegios de los jueces que ya están en edad de jubilarse se evitaría una catarata de renuncias. Massa sostuvo la posición de su bloque y les negó la modificación.

Así las cosas, el principal interbloque opositor, que presentó un dictamen de minoría al igual que el Frente de Izquierda, no dará quórum. Igualmente, el Frente de Todos contaría con el número requerido para abrir la sesión. El panorma en Juntos por el Cambio es complejo. La conducción del espacio se niega a votar a favor e insiste con mantener una postura en común, aunque por lo bajo, muchos diputados tienen voluntad de acompañar.

Desde el oficialismo explicaron que la cláusula que propone la oposición no es necesaria porque ya está incluida en el artículo 33 de la ley vigente, la 24018, y en los fundamentos del proyecto que mandó el Ejecutivo. “Los magistrados que hasta el día anterior a la promulgación de esta ley cumplan con los requisitos de la normativa actual vigente, conservarán sus derechos. No están afectados. Eso está en el mensaje de elevación con toda claridad”, aclaró el secretario de Seguridad Social, Luis Bulit Goñi, que estuvo en el plenario.

Otro de los especialistas que estuvo en la reunión fue el ministro de Trabajo, Claudio Moroni. Si bien el funcionario sostiene que los magistrados y diplomáticos “cumplen una tarea especial y deben tener derechos desiguales respecto al resto”, sostuvo que es necesario revisar “cuánta desigualdad a favor de los jueces es necesaria para que cumplan correctamente con su trabajo”. Por su parte, el titular de la Anses, Alejandro Vanoli definió a este proyecto como un “un modesto avance” para terminar con las desigualdades del sistema jubilatorio.

En más de cinco horas de discusión en el plenario de comisiones liderado por el entrerriano Marcelo Casaretto, los diputados implementaron algunas modificaciones al texto que mandó el Gobierno. Uno de los principales cambios es que de los 30 años de aportes requeridos para poder jubilarse, se exigirán 10 continuos de aportes en la Justicia o 15 en forma discontinua, en lugar de 20 años como lo establecía el primer proyecto. Además, la edad jubilatoria de las mujeres se mantendrá en 60 años, mientras que la de los hombres será de 65, de manera escalonado. Con respecto al cálculo del primer haber, será el 82 por ciento del promedio de los haberes de los últimos diez años actualizado al valor del salario correspondiente.

Por la comisión también pasaron los representantes de jueces y magistrados. Entre los más destacados, estuvieron Julio Piumato, representante de los empleados de Justicia, Alberto Lugones, presidente del Consejo de la Magistratura y Marcelo Gallo Tagle, de la Asociación de Magistrados, entre otros.

Informe: Antonio Riccobene

FUENTE : PAGINA 12

Continue Reading

Politica

Jubilados vip: se fueron acorralados por denuncias y cobran todos sus beneficios

Avatar

Published

on

Son por lo menos cinco en los últimos años. El más conocido fue Oyarbide, que se retiró antes de que prospere el juicio político.

Al renunciar, no perdieron sus privilegios. por Cecilia Devanna Jubilados VIP. Norberto Oyarbide, Carlos Rozanski, Jorge Ballestero, Jorge Ferro y Oscar Hergott.

FOTO: CEDOC NOTICIAS RELACIONADAS

El cambio de las jubilaciones de privilegio acelera una purga de jueces y fiscales Negociaciones contrarreloj: buscan acelerar la ley sobre jubilaciones de privilegio Qué se puede hacer con “la plata de los jubilados” De la polémica a la jubilación sin escalas. Son cinco, pero podrían ser muchos más.

Entre los magistrados que están jubilados en la actualidad, hay cinco nombres que, entre 2016 y 2018, dejaron sus despachos y pasaron a retiro con todos lineamientos previsionales que hoy son materia de discusión, cuando estaban a punto de ser encaminados a juicio político tras ser denunciados e investigados en el Consejo de la Magistratura.

El caso más conocido es el de Norberto Oyarbide, el hombre que ocupó el juzgado 5 de Comodoro Py desde los 90 y sobrevivió desde los escándalos de Spartacus hasta el de su lujoso anillo, pasando por los sobreseimientos exprés de los Kirchner o llamados para impedir allanamientos. En abril de 2016, acorralado por las denuncias en su contra, dio un paso al costado.

Presentó su renuncia, que el macrismo aceptó de inmediato, y pasó a un retiro con jubilación vip. La hubiera perdido si seguía en su cargo y se encaminaba a la destitución, previo juicio político al que ya seguro iba.

Retirándose por su propia voluntad, Oyarbide pudo seguir cobrando del Estado casi lo mismo que percibía cuando renunció. Porque, tal como aún sucede, un juez jubilado percibe el 82 por ciento de su sueldo, y a eso se suma que deja de tener descuentos jubilatorios.

Es decir que, en definitiva, desde entonces percibe cerca del 95% de lo que cobraba como salario. Otros que siguieron sus pasos fueron los camaristas Jorge Ferro y Jorge Ballestero, y los jueces Carlos Rozanski y Oscar Hergott. Todos ellos recibieron fuertes denuncias en el Consejo de la Magistratura donde, al igual que Oyarbide, comenzaron a ser investigados y se encaminaron a sendos juicios políticos. Cuando la situación se volvió casi la crónica de un final anunciado, a pesar de las dilaciones y los tiempos políticos de los que no está exento el Consejo, renunciaron.

En mayo de 2018, en medio de una fuerte avanzada del macrismo, escrachado en el country donde vivía y con una licencia por motivos de salud, el entonces camarista de la Sala I de la Cámara Federal Jorge Ballestero, presentó su renuncia. Jubilación en mano, que el propio macrismo decía no tener problema en apurar si era necesaria para que Ballestero dejara su lugar en la Cámara, “Pati”, dejó el Poder que había ocupado durante más de cuarenta años.

Lo perseguían los ruidos de la polémica tras la excarcelación de Cristóbal López y Fabián De Sousa, de la que hasta el propio Mauricio Macri se había hecho eco. En la mira de Elisa Carrió, por posibles irregularidades en su declaración jurada, Ballestero se retiró con los beneficios de la jubilación como los de Oyarbide.

Es decir, se salvó de seguir siendo investigado y se garantizó su jubilación. Desde su retiro, además, Ballestero volvió a la actividad privada, por lo que sigue teniendo también otros ingresos.   Bonadio les negó la excarcelación a Cristóbal López y Fabián De Sousa

En esa lista además se inscribe Jorge Ferro, el ahora ex camarista de Mar del Plata, fue denunciado ante el Consejo por la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas  (Protex) por una denuncia de protección a un importante prostíbulo de la ciudad atlántica. Pocos días ante de la dimisión de Ballestero, Ferro hizo lo propio. Tenía el beneficio de la jubilación otorgada desde 2009, por lo que pudo evitar el frente en su contra y gozar de su pensión desde el momento de su renuncia. En 2016, Rozanski, entonces presidente del Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, también presentó su renuncia.

Fue cuando estaba siendo investigado por la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura por supuesto “maltrato laboral” contra el personal que tenía a cargo, tras una denuncia iniciada por el titular de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN), Julio Piumato. Rozanski, sobre el que pesaban decenas de testimonios en su contra, también había denunciado a los integrantes de la Comisión y acusó a Piumato de “agravios, ataques y amenazas”.   Acorralado por el Consejo, Carlos Rozanski presentó la renuncia como juez

Otro que renunció días antes de ser suspendido en su cargo y enviado a juicio político fue Oscar Hergott, uno de los miembros del Tribunal Oral Federal 5 de Comodoro Py.

Denunciado por sus pares, estaba acusado de acoso laboral y sexual a empleadas de su tribunal. Freiler, una rara avis. A diferencia de sus colegas, que renunciaron cuando estaban por ser encaminados a juicio político y evitaron así perder los beneficios de la jubilación, en noviembre de 2017 el entonces camarista Eduardo Freiler enfrentó su proceso.  Cercano al kirchnerismo, el nombre de Freiler encabezaba la lista de magistrados que el macrismo no quería en tribunales. Su destitución fue un objetivo y lo lograron.

De hecho, para llevarlo a juicio político se valieron de una jugada polémica que incluyó a la Corte Suprema de Justicia. Así lograron los votos para enviarlo a jury y finalmente consiguieron su destitución.

El tribunal estaba integrado por siete miembros y para llegar a la destitución se requerían cinco votos afirmativos: “No es un juez probo. Freiler no honra el cargo para el que fue nombrado”, manifestó el jurado. Desde entonces, Freiler se llamó a silencio. En la Justicia, consideran que “cayó con las botas puestas”.

Una rara avis.

 

Cecilia Devanna (Fuente www.perfil.com).

FUENTE : PERFIL

 

Continue Reading

Politica

En su segundo mes de gestión, la confianza en el gobierno de Alberto Fernández tuvo una caída del 2,3%

Avatar

Published

on

El Índice de Confianza en el gobierno de Alberto Fernández fue de 2,27 en febrero

El Índice de Confianza en el gobierno de Alberto Fernández fue de 2,27 en febrero

El Índice de Confianza en el Gobierno elaborado por la Universidad Di Tella registró en febrero un leve baja del 2,3% en relación al mes pasado. Con 2,27, la administración de Alberto Fernández se mantiene un 15% por encima del coeficiente obtenido por Mauricio Macri durante su último mes de gestión (1,97 en diciembre).

Según el informe elaborado por la Escuela de Gobierno de la universidad, la confianza fue mayor entre los hombre, entre las personas menores de 50 años, entre quienes viven en los partidos del GBA (en comparación con quienes residen en la CABA y el interior del país), entre quienes sólo tienen educación primaria, entre quienes dicen no haber sido (ellos o sus familias) víctima de delitos en los últimos 12 meses, y entre quienes creen que la situación económica del país dentro de un año será mejor que la actual.

Para los responsables del sondeo, la caída del 2,3% es “estadísticamente no significativa”. Sin embargo, los número del líder del Frente de Todos son comparativamente bajos cuando se los compara con el inicio de otras gestiones.

Mientras en el primer mes de Alberto Fernández el ICG fue de 2,32 puntos, en el de Néstor Kirchner y Mauricio Macri fue 3,14 (coincidentemente para ambos casos), y en los de Cristina Kirchner fue 2,37 y 2,75 para el primer y segundo gobierno, respectivamente.

Los datos del primer mes de gobierno

La primera medición del ICG para el gobierno de Alberto Fernández mostró una evolución positiva en cuatro de los cinco subíndices medidos respecto de la última del gobierno de Mauricio Macri. El que experimentó la mayor variación positiva fue “Preocupación por el interés general” (2,31 puntos, +45,7%), seguido por “Evaluación general del Gobierno” (2,12 puntos, +42,1%), “Capacidad para resolver problemas del país” (3,03 puntos, +35,1%), y “Eficiencia en la administración del gasto público” (1,82 puntos, +17,2%). El único subíndice con una variación negativa fue “Honestidad de los funcionarios” (2,34 puntos, -21,0%). “Durante el gobierno de Macri, en este último subíndice se registraron los valores más altos de la serie histórica del ICG”, destaca el informe.

Los valores del ICG de enero, de acuerdo con el estudio de la Universidad Di Tella, fueron “más altos entre los hombres (2,37 puntos, con una variación de 33,1% respecto a diciembre) que entre las mujeres (2,29 puntos, y una variación de 8,5%). Aunque la diferencia entre los grupos es pequeña, contrasta con la tendencia predominante durante el gobierno de Macri en que los valores del ICG eran mayores entre las mujeres”.

En cuanto a las edades, el ICG de enero para el gobierno de Alberto Fernández fue más alto en el grupo de 30 a 49 años (2,45 puntos, con un aumento de 32,4% respecto del mes anterior), seguido de cerca por el grupo de 18 a 29 años (2,37 puntos, y una variación de 40,2%). En el grupo de mayores de 50 años, el ICG fue de 2,24 puntos, con un crecimiento de apenas el 2,8%. El contraste es notorio con la tendencia del gobierno de Macri, en que el ICG era más alto para el grupo de mayores de 50 años.

Índice del primer mes de gobierno de Alberto Fernández
Índice del primer mes de gobierno de Alberto Fernández

Respecto de la zona geográfica, el valor más alto del ICG de enero se registró en el Gran Buenos Aires, donde el índice tomó un valor de 2,44 puntos, con una variación positiva de 29,8% respecto de diciembre. En segundo lugar, el ICG fue de 2,32 puntos en el interior del país, aumentando 17,2%, y el valor más bajo se registró en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (1,99 puntos), con una disminución de 9,2% respecto del mes anterior. Ello contrasta con la tendencia predominante en el gobierno de Mauricio Macri, en que los valores más altos se registraban en la CABA y los más bajos en el GBA.

Cuando se toma en cuenta el nivel de instrucción, el valor más alto se recogió en el grupo de quienes tienen únicamente educación primaria (2,80 puntos), aumentando 73,9% respecto de diciembre. Le sigue el grupo de quienes recibieron hasta educación secundaria (2,36 puntos), con una variación positiva de 22,3%. Finalmente se ubicó el grupo de quienes tienen educación terciaria y/o universitaria (2,19 puntos), con un aumento de 6,8%. Para los responsables del estudio, “nuevamente es claro el contraste con la tendencia durante el gobierno de Macri, en que la confianza era mayor a medida que aumentaba el nivel de instrucción”.

Al igual que durante el gobierno de Macri, el primer ICG del gobierno de Fernández es “sustancialmente mayor entre aquellos entrevistados que dicen no haber sido (ellos o sus familias) víctima de delitos en los últimos 12 meses (2,45 puntos, con un aumento de 14,0% respecto a diciembre), mientras que la confianza entre quienes dicen haber sufrido algún delito en ese período es de 1,91 puntos, aumentando 40,4%)”.

FUENTE : INFOBAE

FOTO TAPA : NEW YORK TIME

Continue Reading

Más Vistas