Connect with us

Mundo

Khabarovsk, la región rebelde que se convirtió en una amenaza para el poder de Putin

Avatar

Published

on

Hace semanas hay multitudinarias marchas en contra del gobierno ruso. Comenzaron luego de la detención del entonces gobernador, Serguei Furgal, un político popular a quien acusan de asesinatos ocurridos 15 años atrás. Sospechan de razones políticas en su detención y posterior destitución

Hasta el paquete más sellado puede tener fisuras. Desde afuera todo indicaba que Vladimir Putin había conseguido con su última jugada garantizar su permanencia en el poder hasta el 2036, pero la gran victoria de principios de julio en el referéndum para reformar la constitución, llevada a cabo entre gallos, medianoches y pandemia, no alcanza para sofocar las multitudinarias manifestaciones populares en contra de su gobierno que comenzaron en Khabarovsk, una región cercana a la frontera con China. En el centro de la masiva protesta está la figura del gobernador, quien fue detenido el 9 de julio acusado de crímenes cometidos quince años atrás y trasladado a Moscú para juzgarlo. El nombre del político es Serguei Furgal, pero en Khabarovsk muchos lo llaman “el gobernador del pueblo”, un apodo amoroso que para un político como Putin se traduce como una señal de inquietud y amenaza.

Primero, los números. La región de Khabarovsk, bien al este de Rusia y cercana a la frontera con China tiene alrededor de 600 mil habitantes. Se estima que un 10 % de la población asiste regularmente a las marchas que tienen su mayor expresión los sábados y que comenzaron reclamando que su gobernador fuera juzgado localmente. Sin embargo ahora las manifestaciones cambiaron de signo y la protesta se dirige a una persona en particular: el presidente Putin, quien el lunes último destituyó a Furgal y nombró en su lugar a un diputado del mismo partido, Mijail Degtiarev. Más allá de si Furgal es o no culpable de lo que se lo acusa, todos en Rusia saben que el arresto del ex gobernador obedeció a razones políticas.

Marcha en apoyo del ex gobernador de Khabarovsk, Sergei Furgal, acusado de organizar asesinatos de empresarios quince años atrás. (REUTERS/Evgenii Pereverzev)Marcha en apoyo del ex gobernador de Khabarovsk, Sergei Furgal, acusado de organizar asesinatos de empresarios quince años atrás. (REUTERS/Evgenii Pereverzev)

Es mucha gente la que sale a la calle, las imágenes son apabullantes y se hace imposible ser indiferente ante el tamaño de la protesta. La primera respuesta del Kremlin llegó en las palabras del vocero de Putin, Dmitri Peskov, quien siguiendo su tradición de hacer desviar la mirada se preocupó públicamente por los efectos que las reuniones masivas podrían tener en la población de Khabarovsk en tiempos de pandemia. Esta semana, con la movilización consolidada, desde el Kremlin hicieron saber que sospechaban de que la organización de las protestas venían de afuera de la región.

El origen está en la detención del gobernador Furgal, un ex empresario de 50 años, quien pertenece al partido nacionalista de derecha Liberal Demócrata de Rusia (LDPR), opositor al gobierno pero no tanto. Ocurre que en Rusia hay una serie de partidos opositores que sin embargo son funcionales al oficialista Rusia Unida y el de Furgal es uno de ellos: bancas legislativas aseguradas, cargos diversos, alguna gobernación, y todos contentos. De hecho, el propio gobernador ahora detenido y acusado de asesinato ocupó durante once años un asiento en la Duma rusa. Nunca lo habían acusado de nada. Hasta que Furgal decidió que quería más y en Rusia la ambición tiene un límite: Putin.

Rusia Unida gobernó Khabarovsk hasta septiembre de 2018, cuando la población votó por un cambio y decidió elegir a Serguei Furgal como gobernador. Por entonces en todo el país había protestas por la decisión del gobierno de elevar la edad para el retiro. En campaña, Furgal se manifestó en contra de esa medida y eso le abrió las puertas al triunfo. Ganó en segunda vuelta con un sorprendente 70% de los votos. Ahí llegó el primer castigo: con una excusa forzada, desde el Kremlin decidieron mudar la capital del extremo oriente ruso de Khabarovsk a Vladivostok.

Todavía Rusia Unida controlaba la legislatura de la ciudad de Khabarovsk (capital) y los parlamentos regionales. Un año después llegaba la catarata de votos que le daría al partido del gobernador el control legislativo de toda la región. Una serie de medidas como la de bajarse el sueldo o prohibir los vuelos en primera clase de los funcionarios, más el gesto de sumarse a protestas contra medidas del gobierno central y reunirse con personas cercanas al opositor Alexey Navalny con apelaciones en contra de la corrupción lo convirtieron al mismo tiempo en el “gobernador del pueblo” y en el enemigo del Kremlin.

Serguei Furgal, ex gobernador de Khabarovsk, acusado de varios asesinatos. Furgal fue diputado en la Duma durante 11 años.  (REUTERS)Serguei Furgal, ex gobernador de Khabarovsk, acusado de varios asesinatos. Furgal fue diputado en la Duma durante 11 años. (REUTERS)

El 9 de julio Furgal fue detenido bajo la acusación de haber ordenado los asesinatos e intentos de asesinato de varios hombres de negocios en su región y en regiones aledañas entre 2004 y 2005, y fue trasladado a Moscú, donde permanece bajo custodia mientras se lleva adelante el juicio en su contra. Unos días antes, uno de sus hermanos había muerto afectado por la Covid-19. El flamante gobernador nombrado por Putin, Degtiarev, es rechazado por la población entre otras cosas porque no lo consideran local. Justamente esa fue la intención del Kremlin, llevar a alguien de afuera ya que los posibles herederos del cargo de la zona responden a Furgal y no al liderazgo nacional del partido, que sigue en manos del excéntrico y funcional Vladimir Zirinovsky.

Degtiarev, quien ya advirtió que no renunciará pese a las demandas y la presión de las calles, nunca antes vivió en la región, pero eso es apenas un detalle en Rusia: el famoso oligarca Roman Abramovich fue gobernador de Chukotka, en el extremo noreste de Rusia y uno de los lugares más pobres del país, aunque vivía en Londres, donde ya era propietario del Chelsea.

En la última marcha, las consignas incluían frases como “Furgal fue nuestra elección” para “Vergüenza el LDPR” y claros lemas anti Putin como “Veinte años, no confiamos”, en referencia al tiempo que el líder ruso lleva en el poder. Otros carteles decían “No pueden comprarnos”, en alusión a que el nuevo gobernador anunció en estos días que el primer ministro Mikhail Mishustin prometió asignar 1,3 billones de rublos ($ 18,2 millones) en fondos federales para la región.

Mientras tanto, el ex gobernador Furgal niega haber cometido los crímenes de los que se lo acusa, aunque en realidad eso es un tema secundario en relación a la trama política: nada indica que la población de Khabarovsk lo crea un santo. Sí, en cambio, lo vieron capaz de enfrentarse al poder central y eso ya en Rusia tiene un valor incalculable. Y es que, incluso si Furgal fuera responsable de esos asesinatos, es evidente a los ojos de todos que pasaron muchos años en los que la Justicia no lo persiguió por esas causas, justamente el tiempo en que desde su cargo de legislador no representaba amenaza alguna para el poder central. Por si alguien dudaba, en Rusia no existe la autonomía real y quien impone las reglas a políticos y empresarios desde hace 20 años se llama Vladimir Putin. La división de poderes: bien, gracias.

Vladimir Putin, presidente ruso. (REUTERS)Vladimir Putin, presidente ruso. (REUTERS)

Pero Furgal no está solo. Según el periódico de investigación Novaya Gazetaal 82% de los alcaldes y gobernadores rusos les han abierto causas mientras estaban en el cargo, una forma elegante de extorsión por parte del poder central, podría decirse. En la mayoría de los casos, se trata de causas vinculadas a delitos económicos, aunque 128 funcionarios fueron acusados de asesinato en los últimos 6 años y Furgal ahora es uno de ellos.

“Su popularidad creció demasiado desde el punto de vista del poder central y entonces echaron mano al expediente que siempre se tiene guardado de cada uno de los representantes de la élite”, dijo al Moscow Times Andrei Kolesnikov, director del programa de política local del Centro Carnegie de Moscú. Kolesnikov buscó explicar el alcance disciplinador de este “carpetazo”. “Es un recordatorio para otros de cómo el Kremlin piensa seguir peleando contra los adversarios políticos”, dijo.

A finales de 2019, Serguei Furgal debe haber advertido que le estaba llegando su turno. Fue cuando las autoridades allanaron una empresa que, según los informes, tenía alguna clase de conexión con él y arrestaron a su ex socio comercial por cargos de asesinato. Todo indica que Furgal entendió ese mensaje porque poco después, sorprendentemente, hizo campaña por la reforma constitucional propiciada por el gobierno y convocó a la población a votar a favor. Pese a su empeño, los números no dejaron satisfecho al Kremlin: el 1 de julio sólo asistió a las urnas el 44% de las personas habilitadas para votar y el sí ganó en Khabarovsk con un 63%, un guarismo bastante menor al 78% promedio en todo el país. Esa noche Furgal no debe haber dormido bien.

Vladimir Putin muestra su pasaporte durante su voto en el referéndum por la reforma constitucional el 1 de julio de 2020. (Sputnik/Alexei Druzhinin/Kremlin via REUTERS)Vladimir Putin muestra su pasaporte durante su voto en el referéndum por la reforma constitucional el 1 de julio de 2020. (Sputnik/Alexei Druzhinin/Kremlin via REUTERS)

Cuando se habla de arrestos motivados por razones políticas, no hay que olvidar que en 2003, cunado lo detuvieron por fraude al fisco y lavado de dinero, Mijail Jodorkovsky era el hombre más rico de Rusia y era el dueño de la fortuna número 16 del mundo. No satisfecho con sus éxitos políticos, procuraba hacerse de un espacio político en la centroderecha y se ilusionaba con competir con Putin en las siguientes elecciones. Esa ambición le costó diez años de cárcel en condiciones humillantes, algunos de ellos en Siberia y todo comenzó cuando, pretendiendo olvidar que él mismo había llegado a amasar su tremenda fortuna por medios no lícitos, quiso transformarse en el adalid de los libros contables y transparentar el universo de las finanzas rusas.

El 25 de octubre de 2003, un pequeño ejército de hombres armados y con la cara cubierta se subieron a su avión particular en el aeropuerto Tolmachevo, de Novosibirsk y lo detuvieron. Se lo acusaba de fraude y evasión de impuestos por decenas de miles de dólares. Su socio, Platon Lebedev, ya había sido arrestado unos meses antes. La libertad llegó un día antes de Navidad de 2013, con un indulto de Putin, a la manera de un zar generoso.

Imagen de la marcha contra el Kremlin de ayer. (REUTERS/Evgenii Pereverzev)Imagen de la marcha contra el Kremlin de ayer. (REUTERS/Evgenii Pereverzev)

Vladimir Putin lleva las riendas del país más grande del mundo desde hace veinte años y tiene planes de prolongar su estadía en el poder. Laboriosamente viene tejiendo la trama de continuidad pero nunca se sabe por dónde podría llegar la filtración, la fisura del paquete aparentemente “atado y bien atado”, según aquella vieja frase del dictador español Francisco Franco. Puede ser un virus inesperado en un momento de gran crisis económica o la presión de la generación de jóvenes sin memoria soviética que no se siente en deuda con su gestión, aunque podría ser también el levantamiento de una región que, como dijo uno de los manifestantes a las agencias que cubrían la gran marcha de ayer, está cansada de lo que piensan que es una burla, un engaño, un manejo autoritario del poder central, a más de 6.000 kilómetros de distancia. “Ellos siguen escupiendo en nuestras caras, así que vamos a seguir saliendo. Esto se está convirtiendo rápidamente para nosotros en una nueva tradición”, señaló.

Se vienen días de furia en el Kremlin.

FUENTE  INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mundo

Las razones de la nueva crisis entre palestinos e israelíes: ¿puede llevar a la “Intifada final”?

Avatar

Published

on

Bombardeos de uno y otro lado, muerte y destrucción. La constante de Medio Oriente que ahora tiene la novedad de que los protagonistas son adolescentes y jóvenes organizados en redes sociales como TikTok y sin liderazgo político
Se intensifican los bombardeos de la aviación israelí sobre la Franja de Gaza mientras los milisianos de Hamas lanzan desde ese territorio misiles hacia las principales ciudades de Israel. EFE/EPA/HAITHAM IMAD

Lo escuché por primera vez hace unos años en un tradicional mercadito palestino de la calle Abu Obiedah Ibn Al Jarah en Jerusalén del Este. Estaba atendido por chicos muy jóvenes y cada vez que iba a comprarme un sándwich para almorzar comentábamos lo que estaba ocurriendo en la confrontación eterna israelí palestina. Los chicos repetían que “en cualquier momento” se venía la “Intifada final”. Se referían al levantamiento palestino para recuperar la autonomía plena de Jerusalén, la Franja de Gaza y Cisjordania. En el medio, si fuera posible, decían que iban a “sacarse a los judíos de encima de una vez por todas”. A dos cuadras de ahí, del otro lado del histórico hotel American Colony -antiguo hospedaje de personajes como Lawrence de Arabia-, para esa misma época desayuné con un representante de los partidos religiosos en el Knesset quien mencionó el mismo concepto, pero al revés. “Vamos a tener una nueva y definitiva Intifada a la que le responderemos de manera de terminar con todo esto de una vez por todas”, me dijo.

Desde el fin de semana tenemos uno de esos constantes enfrentamientos de los que nunca se sabe si pueden desvanecerse en tres o cuatro días o convertirse en la “Intifada final”. Aunque esta vez tiene un elemento nuevo, diferente, los que protagonizan ahora del lado palestino no tienen más de 15 o 16 años y se organizan por redes sociales como TikTok o Instagram. Del israelí , también son chicos, estos fanáticos religiosos ultraortodoxos, que llegan a la Puerta de Damasco de la Ciudad Antigua cantando y bailando como si estuvieran en una ceremonia en el templo. ¿Serán estos chicos los protagonistas de la “confrontación definitiva”? En este conflicto casi permanente desde hace 70 años, poco y nada es previsible.

Otro elemento inédito es que no hay liderazgos claros de ninguna de las partes como lo había en los dos levantamientos anteriores de 1987 y 2000. Israel está en un limbo que puede llevar a una quinta elección en dos años con el primer ministro Benjamin Netanyahu sin posibilidades de armar un nuevo gobierno y tratando de legitimarse –pesan sobre él varios y graves cargos por corrupción- a través de una nueva guerra. Del otro lado no están mejor. La Autoridad Palestina, el gobierno moderado de Cisjordania no cuenta con mayor legitimidad y los radicales de Hamas que gobiernan la Franja de Gaza ya no pueden con una población exhausta después de años de encierro en ese pequeño territorio.

Escenas del video en el que chicos palestinos agreden a jóvenes ortodoxos judíos que después subieron a la red TikTokEscenas del video en el que chicos palestinos agreden a jóvenes ortodoxos judíos que después subieron a la red TikTok

Esta vez, la mecha que llegó hasta la carga explosiva fue netamente religiosa. “Fue en tiempos sagrados, en territorios sagrados”, le dijo al New York Times, Moshe Halbertal profesor de la Hebrew University. El Día de Jerusalén de este año -fiesta nacional que conmemora el establecimiento del control de Israel sobre Jerusalén Este, la Ciudad Vieja y el Monte del Templo en la guerra árabe-israelí de 1967, unificando la ciudad bajo el dominio israelí- se celebró con cadenas de oraciones en el Muro Occidental a partir del domingo por la noche. Esa fecha sagrada israelí coincidió con la de Laylat al-Qadr, o Noche del Poder, de los musulmanes. Se la considera no sólo la noche más sagrada del Ramadán, sino de todo el calendario islámico. Conmemora el momento en que los primeros versos del Corán fueron revelados al profeta Mahoma por el ángel Gabriel y reúne cada año a miles de palestinos en la mezquita de Al Aqsa del Monte del Templo, el tercer lugar sagrado de los musulmanes.

La coincidencia de estas conmemoraciones provocó inevitables enfrentamientos en las pequeñas calles empedradas de la Ciudad Antigua y en la desembocadura de la tradicional calle Salah e-Din del lado palestino y culminó el lunes con la invasión de la policía israelí a la explanada de la mezquita, donde los chicos palestinos los esperaban piedras en mano. Cientos de palestinos y 20 policías israelíes resultaron heridos. La gota que rebalsó el río fue la pelea permanente por el territorio. Un grupo de judíos israelíes de extrema derecha habían conseguido una orden judicial para desalojar a seis familias palestinas que viven en casas que eran propiedad de los judíos en Jerusalén Este antes de que la ciudad se dividiera en la guerra de 1948. Los palestinos argumentan que es injusto que los judíos puedan reclamar las tierras o las casas que poseían en Jerusalén Este antes de 1948, pero que los palestinos no tengan derecho a hacerlo con respecto a las tierras que poseían en Jerusalén Oeste o en cualquier otro lugar de Israel. El Tribunal Supremo de Israel tenía previsto pronunciarse el lunes sobre si los palestinos podían ser expulsados, pero retrasó la decisión. Los jueces se expiden de acuerdo al grado de violencia del momento.

La situación ya se había calentado a fines de abril cuando unos adolescentes palestinos subieron un vídeo a la red social Tik´Tok en el que aparecían agrediendo a un joven judío ortodoxo en un tranvía. Buscaban inspirar a otros como siempre ocurrió. Cada vez que hay un ataque de este tipo, de un lado y del otro, aparecen dos o tres casos similares en los días siguientes. En respuesta, el Lehava, un grupo judío de extrema derecha, llamó a una movilización en la Puerta de Damasco bajo la consigna de “Fuera los árabes”. Otra vez, cantos anti-palestinos y banderas con la Estrella de David flameando en las narices de los chicos musulmanes.

Las fuerzas de seguridad israelíes en acción durante el Día de Jerusalén, cerca de la Puerta de Damasco, en las afueras de la Ciudad Vieja de Jerusalén. REUTERS/Ronen ZvulunLas fuerzas de seguridad israelíes en acción durante el Día de Jerusalén, cerca de la Puerta de Damasco, en las afueras de la Ciudad Vieja de Jerusalén. REUTERS/Ronen Zvulun

El resto lo sabemos: cientos de misiles lanzados desde la Franja de Gaza por los milicianos de Hamas alcanzando ciudades importantes israelíes y bombardeos devastadores de la aviación israelí. Lo de siempre, muerte y destrucción. Familias enteras aplastadas por los escombros. El hecho más inquietante se registró en la ciudad de Lod, cerca de Tel Aviv, donde conviven árabes-israelíes e israelíes y donde hordas de uno y otro lado salieron a cazar enemigos cuchillo en mano.

La situación encontró con la guardia baja al gobierno de Joe Biden. Todavía no formuló ninguna política hacia Medio Oriente. Ni siquiera nombró a un nuevo embajador en Israel. Pero no puede permanecer al margen. Estados Unidos cumple un rol fundamental en el conflicto. En principio entrega cada año 3.800 millones de dólares para la defensa de Israel y estuvo siempre detrás de los intentos de acuerdos de paz. Trump había tomado partido directo de apoyo al gobierno de Netanyahu y para aislar aún más a los palestinos lanzó los Acuerdos de Abraham que normalizaron las relaciones entre Israel y algunos países musulmanes: los Emiratos, Bahrain, Sudán y Marruecos. Biden tendrá que buscar algún equilibrio y tener un plan a mano si quiere detener la escalada.

Mucho va a depender de si Netanyahu logra su objetivo de permanecer en el poder a pesar de que no pudo formar gobierno. Tendrá que convencer a la extrema derecha de que en circunstancias excepcionales como ésta no es bueno cambiar de liderazgo. Si lo consigue podría formar una nueva coalición de gobierno y mantener su protección. De esta manera, incluso si la justicia lo condenara por los graves delitos por los que se lo está juzgando, evitaría la cárcel para él y su esposa, que es su propósito final. También dependerá de la actitud de los palestinos, si logran un acuerdo básico para enfrentar la nueva ola de violencia con el consenso y apoyo material de Egipto y Jordania. Y del nuevo fenómeno de los videos que los chicos palestinos y los estudiantes de las Chinuch Atzmai, las escuelas ultra-ortodoxas judías, suban a las redes sociales.

Gustavo Sierra

Continue Reading

Mundo

Cómo Alexei Navalny se convirtió en la mayor pesadilla de Putin y por qué es diferente de sus enemigos anteriores

Avatar

Published

on

El disidente ruso encarcelado logró movilizar a decenas de miles de personas en 100 ciudades rusas. Mientras, denuncia con sarcasmo la construcción de un palacio versallesco para la familia y las amantes del líder del Kremlin.

FOTO TAPA : El opositor ruso Alexéi Navalni sale esposado de una comisaría en las afueras de Moscú rumbo a una cárcel de alta seguridad. EFE/ Sergei Ilnitsky

Pareciera que Vladimir Putin encontró la piedra en su zapato. Le apareció un enemigo impensable. El disidente que lo desafía es Alexei Navalny y combina dos cualidades que los rusos admiran: un humor sarcástico hacia los líderes del país y una gran valentía personal. Esos atributos lo convierten en la amenaza política más potente a la que se ha enfrentado Putin desde su ascenso al poder en 1999.

Navalny no lo desafía en el plano electoral. Prefiere ir a los símbolos. Él mismo se convirtió en un sobreviviente de la brutalidad represiva del régimen que lo envenenó y lo mandó moribundo a Alemania, desde donde nadie se esperaba que regresara jamás. Pero lo hizo contra todos los pronósticos y el sentido común. Navalny voló desde Berlín a Moscú y unas pocas horas después de ser detenido apenas bajó del avión, subió a You Tube un documental en el que denuncia de una manera muy didáctica y divertida la corrupción que rodea a lo que él denomina “el Palacio de Putin”. Se trata de un complejo de mil millones de dólares en el Mar Negro que incluye mansiones, viñedos, un casino privado y hasta una pista de hockey subterránea. De acuerdo a la investigación de Navalny, ese lugar fue construido para entretener a los amigos y la familia de Putin, así como a dos novias y sus parientes.

La feroz represión policial a las manifestación en favor de Navalny del domingo pasado en Moscú.La feroz represión policial a las manifestación en favor de Navalny del domingo pasado en Moscú.

El vídeo fue visto por más de 90 millones de personas hasta este sábado. Y fue el detonante para que miles de manifestantes salieran a las calles el pasado fin de semana en 100 ciudades rusas para protestar contra el régimen corrupto y autoritario de Putin. Las fuerzas de seguridad rusas detuvieron a más de 3.000 manifestantes y Putin negó ser el dueño del “palacio”. Pero el daño a su aura de invulnerabilidad ya estaba hecho. Por primera vez, una de las innumerables denuncias de corrupción que tuvo en los últimos 20 años se convierte en creíble para muchos escépticos y nostálgicos del imperio ruso/soviético/ruso.

Navalny demostró su valentía al viajar de vuelta a Rusia el 17 de enero desde Alemania, donde había estado recuperándose de un intento de asesinato que, según él denunció, fue organizado por el servicio de seguridad de Putin, el FSB. Cuando llegó al aeropuerto de Sheremetyevo, fue inmediatamente detenido y llevado a prisión. Dos días después, el vídeo apareció en las redes sociales. “Se nos ocurrió esta investigación del palacio mientras estaba en cuidados intensivos, pero inmediatamente acordamos que la publicaríamos cuando volviera a casa, a Moscú, porque no queremos que el protagonista de esta película [Putin] piense que le tenemos miedo y que voy a contar su peor secreto mientras estoy en el extranjero”, dice Navalny en una inquietante introducción al video.

El disidente ruso cuenta con una aliada fundamental en su lucha contra el Kremlin, su propia esposa Yulia Navalnaya, una rubia, economista, de 44 años, que lo salvó cuando rápidamente lo sacó de Rusia después de ser envenenado y que tomó su antorcha en las manifestaciones mientras estuvo encarcelado. Cuando Navalny comenzó su cruzada con un primer blog de denuncia, Yulia permaneció en un segundo plano. Pero cuando la represión se hizo cada vez más dura, fue ella la que dio la cara ante la prensa y el último fin de semana estuvo en las manifestaciones y fue arrestada por algunas horas. En Moscú hay especulaciones sobre su futuro político. Dicen que, si Navalny es condenado a una sentencia de varios años de prisión, será Yulia quien se presente como candidata para intentar derrotar al poderoso aparato de Putin.

Yulia Navalnaya, la esposa del disidente, durante las manifestaciones del último fin de semana. @yulia_navalnaya)Yulia Navalnaya, la esposa del disidente, durante las manifestaciones del último fin de semana. @yulia_navalnaya)

Leonid Volkov, ex director de la campaña presidencial de Navalny en 2018 y su principal asesor político, aclaró en una entrevista con el Washington Post que el objetivo del movimiento de Navalny es “convertir a Rusia en un país europeo normal con un Estado de derecho y tribunales independientes y medios de comunicación libres”. También demandó la liberación de su jefe y dijo que Putin, quien prolongó su mandato como presidente mediante una enmienda constitucional especial, “debería hablar de la transición de poder, ese es nuestro objetivo”.

El desafío es colosal. Rusia está superando la condena internacional y las sanciones económicas impuestas tras la anexión de Crimea en 2014. Putin aparece bien afianzado en el Kremlin. Y no es la primera vez que se registran manifestaciones masivas contra el régimen. A principios de 2012, las protestas fueron gigantes, lo mismo que después de las elecciones del año pasado. Pero esta vez parece diferente. Las protestas lanzadas por la detención de Navalny tuvieron lugar en más de 100 ciudades de toda Rusia, desde Vladivostok, en la costa del Pacífico, hasta Irkutsk, en Siberia, y Kazán, en Tatarstán. El aumento de la violencia policial marca el nerviosismo que están creando en el círculo íntimo de Putin. Y en 2012, la oposición no tenía un líder claro. Ahora lo tiene.

La batalla Navalny-Putin supone también una primera prueba para el presidente Joe Biden y su equipo de política exterior. La nueva administración pidió inmediatamente la liberación de Navalny, pero también recibió críticas por no hacer más junto a la Unión Europea para identificar y congelar los activos del entorno de Putin que se encuentran fuera de Rusia. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que Biden habló de Navalny y otros temas con Putin en una primera llamada telefónica desde su asunción, pero no dio detalles.

El fastuoso palacio, construido sobre el Mar Negro, que el disidente Navalny asegura fue construido para Vladimir Putin por "sus amigos".El fastuoso palacio, construido sobre el Mar Negro, que el disidente Navalny asegura fue construido para Vladimir Putin por “sus amigos”.

El opulento retiro de Putin en el Mar Negro fue expuesto por primera vez por un arrepentido llamado Sergey Kolesnikov, en una carta abierta al entonces presidente Dmitry Medvedev, de diciembre de 2010. Kolesnikov explicaba que la finca palaciega se había pagado con las aportaciones de los oligarcas rusos reunidas por un empresario de San Petersburgo amigo de Putin. El dinero se canalizó a través de un negocio de suministros médicos que dirigía Kolesnikov. Dijo que, durante ocho años, proporcionó resúmenes regulares a Putin sobre sus inversiones, a través del empresario de San Petersburgo. Navalny entrevistó a Kolesnikov, quien confirmó ante la cámara la historia que había contado hace 10 años. Y dijo que aún después de su denuncia, los “amigos” de Putin siguieron aportando enormes sumas de dinero –”el mayor soborno jamás pagado en la historia de la corrupción rusa”, dijo- para terminar de construir el complejo palaciego. Calculó que el valor de esa propiedad es de más de mil millones de dólares.

Utilizando diseños arquitectónicos, facturas, imágenes de drones y visualizaciones en 3-D, Navalny hizo un relato mordaz del proceso por el que se llegó a levantar el palacio. Muestra que, además de la sala de juego y la pista de hockey, tiene una sala especial para furmar narguile, un escenario con caño de stripper y un ornamentado soporte de papel higiénico que cuesta más de 1.200 dólares. El lugar hace que el Mar-a-Lago de Donald Trump parezca una choza. La superficie total del complejo es 39 veces mayor que la de Mónaco. Dmitry Peskov, el portavoz del Kremlin, aseguró que, “aunque el palacio parece existir, no pertenece a Putin”. Aunque no supo responder a la pregunta obvia: ¿Entonces, a quién pertenece?

Navalny también describe los pagos realizados a las familias de dos mujeres que, según él, tuvieron una relación sentimental con Putin, que está divorciado de su esposa, Lyudmila. Cita una conocida canción popular rusa que, según él, se aplica a Putin: “Tres esposas son maravillosas, qué se puede decir. Pero tres suegras…”. Y todo el tiempo muestra al líder ruso con traje y peluca al estilo de la corte parisina de Luis XV. El disidente termina el documental citando una frase de León Tolstoi: “Los villanos que robaron al pueblo se reunieron, reclutaron soldados y jueces para vigilar su orgía, y están de fiesta. El futuro está en nuestras manos. No se queden callados. No acepten obedecer a los villanos del festín”.

Detalle de la sala de entretenimiento del palacio de Putin en la que se puede ver el escenario con la barra de "dancing".Detalle de la sala de entretenimiento del palacio de Putin en la que se puede ver el escenario con la barra de “dancing”.

Ese estilo desfachatado y la indignación que provoca en amplios círculos de la sociedad rusa la exposición de semejante ostentación son el principal soporte del movimiento que se creó alrededor de la figura de Navalny. El disidente permanece en la cárcel, se le negó la apelación y es probable que sea condenado con una pesada sentencia. Todos los anteriores líderes de la oposición a Putin acabaron en la cárcel, en el exilio o muertos, como Boris Nemtsov, asesinado cerca del Kremlin en 2015. La escritora Masha Gessen hizo esta reflexión en el último número de la revista The New Yorker: “Uno podría preguntarse, ¿cuál es el plan final de Putin. Si hace encerrar a Navalny durante muchos años, como aparentemente pretende hacer -incluso si finalmente manda a matar a Navalny-, ¿qué cree que va a pasar con las decenas de miles de rusos que están dispuestos a arriesgar su seguridad, incluso su vida, para protestar? ¿Qué pasa con las estructuras que ha construido Navalny? ¿Qué pasa con Yulia Navalnaya, que se ha convertido en un símbolo popular de sabiduría, paciencia y amor? ¿Y la presión internacional y el probable aumento de las sanciones? ¿En qué está pensando Putin? No lo está haciendo”.

 

 

Especial para Infobae America

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Mundo

Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto

Avatar

Published

on

El 27 de enero de cada año la UNESCO rinde tributo a las víctimas del Holocausto. En esta fecha se conmemora la liberación en 1945 por las tropas soviéticas del campo de concentración y extermino nazi de Auschwitz-Birkenau.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el régimen nazi y sus colaboradores asesinaron a unos seis millones de judíos, -hombres, mujeres y niños-, en un intento de aniquilar sistemáticamente a la comunidad judía de Europa.

Aquel 27 de enero de 1945 el ejército soviético abría las puertas del infierno en Auschwitz-Birkenau, donde aún se encontraban algo más de 7.500 prisioneros, que recuperaban la libertad tras sobrevivir al horror de los campos de concentración nazis, donde Adolf Hitler puso en práctica con mortífero éxito su «solución final».

La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el 1 de noviembre de 2005, en la Resolución 60/71 designar el 27 de enero Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

En el texto de la resolución se cita que, la Asamblea General reafirmando la Declaración Universal de Derechos Humanos, en que proclama que toda persona tiene todos los derechos y libertades enunciados en ella, sin hacer distinción alguna por motivos de raza, religión o de ninguna otra índole.

Se recuerda el artículo 3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, en el que se afirma que todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

El artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y el artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en los que se proclama que toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

Muestra fotográfica

Con motivo del Día Internacional de Conmemoración en memoria de las víctimas del Holocausto, que se recuerda este miércoles, la Unesco y otros espacios culturales reafirman el compromiso por la memoria y los derechos humanos con exposiciones y actividades virtuales.

Al cumplirse el 76º aniversario de la liberación del campo de exterminio y concentración de Auschwitz-Birkenau por las tropas soviéticas (frente oriental), la sede de la Unesco en París (Francia) presenta la exposición fotográfica «Para que no olvidemos» («Lest We Forget»), del fotógrafo y cineasta germano-italiano Luigi Toscano (www.luigi-toscano.com/).

La exposición fotográfica de 200 retratos -la más grande realizada hasta ahora- documenta las historias de supervivientes del Holocausto (Shoah) y otros crímenes del régimen nazi, documentados en Alemania, Francia, Estados Unidos, Austria, Ucrania, Rusia, Israel, Países Bajos y Bielorrusia.

FUENTE : ELQUID DE LA CUESTION.COM.AR

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas