Connect with us

Opinión

La carroña argentina se sigue devorando lo que queda de Maradona

Published

on

La Plaza de la República es tierra de nadie. Una alegoría del país que se degrada

La Plaza de la República es tierra de nadie. Una alegoría del país que se degrada (Nicolás Stulberg)

Es la Plaza de la República. Y es tierra de nadie.

Otra vez: es la Plaza de la República, un lugar en el que puede pasar de todo. Y no pasa nada.

No hay nada ni nadie que pueda frenar la aceleración de la carroña argentina. No se pudo el 26 de noviembre de 2020, cuando la sede del gobierno de la Nación sucumbió ante los barras bravas. Dentro de ese edificio estaba el féretro con el cuerpo de Diego Maradona, que había muerto un día antes. Fracasado el intento apaciguador de un presidente con megáfono, y mientras los barras se hacían dueños del corazón del poder, el cajón fue mudado a otra sala. Había que evitar que se hicieran también dueños del funeral. Y del féretro.

Tres meses y medio después, en el mismo lugar que en 1812 vio ondear una de las primeras banderas argentinas, los barras volvieron a confirmar que la Argentina es en el fondo un decrépito estadio sometido a su poder. Y en ese estadio, como bien sabemos, son los jefes, hacen lo que quieren. Cortar parcialmente el tránsito de la avenida más ancha del mundo, robarse teléfonos, billeteras y lo que encontraran a su paso. Tanto fue así, que espantaron a la ex esposa y a las hijas de Maradona. Las damas pasaron diez minutos por el lugar y se refugiaron en un hotel, aunque digan que no fue el caso. Y eso que contaban con su propia protección de fornidos acompañantes. ¿Barras?

Tres meses y medio después, en el mismo lugar que en 1812 vio ondear una de las primeras banderas argentinas, los barras volvieron a confirmar que la Argentina es en el fondo un decrépito estadio sometido a su poder (Foto Gustavo Gavotti)Tres meses y medio después, en el mismo lugar que en 1812 vio ondear una de las primeras banderas argentinas, los barras volvieron a confirmar que la Argentina es en el fondo un decrépito estadio sometido a su poder (Foto Gustavo Gavotti)

Qué país extraño la Argentina. Logra que un nutrido grupo de corresponsales extranjeros se acerque un miércoles de finales de verano al Obelisco para ver y contar de primera mano una historia que, a miles de kilómetros, sedujo a todos sus editores: la familia de Maradona denuncia que el campeón del mundo no murió, que lo mataron. Y la historia que terminan contándole a Estados Unidos y Alemania, a Francia e Italia, a Brasil y España, a Rusia, China, México, Reino Unido, Holanda y un largo etcétera es la de los borrachos descontrolados, los drogados desencajados, los desesperados por robarse lo que sea. Y la de la anomia de las instituciones y la sociedad.

“Muy pesado el ambiente. Cargado y bravo. También contra la prensa”, describe uno de esos colegas extranjeros. Va más lejos otro: “Llamaba la atención la impunidad con que cortaron el tráfico y generaron el caos sin ningún tipo de reacción de las autoridades. Pero bueno… es Argentina”.

“Muy pesado el ambiente. Cargado y bravo. También contra la prensa”, describió uno de los colegas extranjeros (REUTERS/Agustin Marcarian)“Muy pesado el ambiente. Cargado y bravo. También contra la prensa”, describió uno de los colegas extranjeros (REUTERS/Agustin Marcarian)

Es Argentina, el país de carroñeros que se sigue devorando lo que queda de Maradona. La historia de un futbolista de otro mundo, del increíble sueño de deportista, se va tornando amarga, más allá de los errores groseros, a veces inaceptables, que el propio protagonista cometió en sus 60 años de intensísima vida.

Un día confirmamos que Maradona no se podía tener en pie, precisamente él, que seguía adelante ante cualquier patada al tobillo. Otro día sabemos que ya no se droga, pero que sus nuevas adicciones se desviaron a las pastillas y el alcohol. Otro día nos enteramos de que le hacían fumar marihuana y emborracharse para que no molestara. Otro, que le usaban los teléfonos y respondía en su nombre. Y que le falsificaban la firma, que desviaban dinero de su patrimonio, que se reían y burlaban de él en miles de conversaciones y mensajes de WhatsApp.

Nos enteramos de que era el centro de un esquema del que vivía demasiada gente que no lo quería, gente que lo limitó a un modo zombie para mantener vivo el negocio. Hasta que murió, se acabó el negocio y se abrió otra historia que amenaza con trajes a rayas. Maradona murió solo, maltratado y triste, más que suficiente para entristecer al país que estaba orgulloso de él. Y lo que nos falta por saber una vez que la junta médica y los fiscales hablen.

Por eso es correcto que Dieguito Fernando, de ocho años, llegue al Obelisco de la mano de Verónica Ojeda, con tapones en las orejas y una visera protegiéndole la cabeza. No importa si debía o no estar ahí, eso lo sabe mejor que nadie su madre. Pero una vez que pisa la Plaza de la República (perdida), lo mejor que puede hacer es protegerse. Será un Maradona, sí, pero él, como todos nosotros, está pisando tierra de nadie.

FUENTE INFOBAE

Opinión

EL SACUDÓN DE LAS PASO QUE DEJÓ LAS FORMAS DE LADO E IMPACTÓ DE LLENO EN EL GABINETE

Published

on

El desaire de las urnas al Gobierno. Los errores de percepción que quedaron al desnudo. Los cambios de protagonistas y de políticas que se vienen. Un debate que jugó al límite para encarrilar las políticas oficiales.

Mucho nervio, mucho enojo o festejo, muchos memes, anochecer de un día agitado diría el ausente John Lennon. El Frente de Todos acusó fuerte el desaire de las urnas, a todo el mundo le salió el DT argentino y hubo los que maldijeron el voto castigo y se multiplicaron los falsos “yo lo dije”, hubo la carta de Cristina Fernández de Kirchner y el malestar del presidente Alberto Fernández y un desenlace con cambios en el gabinete, con un perfil de experiencia en la gestión, como el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, o Aníbal Fernández en Seguridad, Daniel Filmus en Ciencia y Técnica y Julián Domínguez en Agricultura. Es difícil saber si tanto ajetreo podrá cambiar el resultado de las PASO, pero sí es seguro que sin reacción, no había cambios.

El Gobierno busca proyectar la idea de mensaje recibido, que seguramente tendrá que completarse con el anuncio de medidas en el plano de la economía. Los cambios no tocaron al equipo económico que deberá diseñar esas medidas. Casi todos los nuevos ministros colaboraron en esas funciones en los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner –al igual que el mismo Alberto Fernández–, aunque la mayoría de ellos no son orgánicos de ninguna de las corrientes más kirchneristas del peronismo.

El mensaje de las urnas en las PASO empezó así a ser traducido en cambios y propuestas. Hubo millones de personas que en 2019 votaron al Frente de Todos y que en las PASO no fueron a votar o eligieron otras boletas. Esa diferencia ominosa implicó un mensaje que fue dimensionado en forma distinta por la vicepresidenta Cristina Fernández y el presidente Alberto Fernández y escaló en una polémica que puso en vilo a todo el oficialismo.

La reacción de ambos demostró que coincidieron en el sentido del mensaje de las urnas, pero no en su urgencia y muchos criticaron las formas como se planteó la polémica.

Se advirtió desde el comienzo el impacto de la pandemia en el plano sanitario y en consecuencia se promovieron acciones especiales, casi épicas, con la creación de miles camas, la construcción de hospitales y con el esfuerzo de los trabajadores de la salud, en cuarentenas y aislamientos, en la provisión de vacunas en el plano mundial contra viento y marea, y en montar un enorme y eficaz operativo de vacunación.

Resulta paradójico que se advirtiera la dimensión en el plano de la salud, pero que no se viera cómo estaba afectando la economía doméstica de la mayoría de los ciudadanos, sumidos muchos de ellos en estado de emergencia. Comerciantes, profesionales y trabajadores vivieron estos meses en una economía de guerra. Y la reactivación que ha comenzado no llega a todos los que fueron afectados, muchos de los cuales ya venían en baja desde el gobierno macrista.

El IFE y las ATP implicaron un enorme esfuerzo financiero y, si bien sirvieron como paliativo, se cortaron antes de que comenzara la reactivación.

La conciencia de la dimensión de la tragedia sanitaria movilizó una campaña de salud extraordinaria, muy superior a una estrategia para situaciones normales y fue bien percibida por la sociedad, a pesar de las dificultades que generó. No hubo esa misma visión para atenuar el impacto destructivo en otros planos de la vida que fueron afectados por la pandemia.

Hubo lecturas sobre el resultado electoral que se tranquilizaban con la excusa de que los votantes del Frente de Todos no habían asistido a los comicios porque no se definía nada en la interna de esa fuerza. Es probable que haya sido una de las causas de esa inasistencia. Pero confiarse en esa sola variable implicaba no ver las otras causas que desmotivaron a los votantes.

El resultado de las PASO puso en evidencia ese error de percepción y lo hizo con cantidades que son inapelables. La magnitud de las cifras de las PASO es una medida de la gravedad de lo que se reclama. Resulta obvio que el impacto de ese resultado tomaría la forma tumultuosa que irritó a muchos. No son situaciones normales. La pandemia disloca lo normal porque genera situaciones drásticas con más de 20 millones de personas por debajo de la línea de pobreza, que requieren soluciones drásticas. En este caso extraordinario por la pandemia, lo que importa no son las formas sino que el Frente de Todos haya tenido la sensibilidad para asumir ese reclamo y buscar respuestas.

El debate sobre las formas es secundario siempre que no se transformen en puja de poder o que desemboquen en ruptura o en el debilitamiento del presidente Alberto Fernández. El debilitamiento del Presidente debilitaría a todos los jugadores de la alianza de gobierno. En ese sentido, todo el mundo puede opinar, pero el que toma las decisiones es el Presidente.

La carta de Cristina es una opinión que puede ser valiosa, pero la decisión definitiva es de Alberto Fernández. Y allí no valen los argumentos de una vicepresidenta distinta porque tiene la mayoría de los votos, porque cada cual recibió de la sociedad una responsabilidad específica y clara.

Presentada la polémica, encontradas las respuestas y aplicadas las medidas correspondientes, la fuerza política tendrá que mostrar a la sociedad que ese debate estaba referido a esas problemáticas y confluir en una gran demostración de unidad. Si la pandemia lo permite, el 17 de octubre sería la oportunidad de hacer esa demostración.

El vocero presidencial Juan Pablo Biondi, que había quedado muy golpeado por la difusión de la fotografía del cumpleaños de la primera dama, Fabiola Yáñez, presentó su renuncia indeclinable. Cristina Kirchner lo acusó en su carta de haber operado en los medios contra ella. La permanencia de Biondi se hizo insostenible.

También fue polémica la decisión de varios funcionarios de la corriente política interna del Frente que se referencia en la vicepresidenta, de poner a disposición del Presidente sus renuncias. Si hubieran sido indeclinables, hubieran puesto al Gobierno frente a una situación de hecho que lo hubiera debilitado en forma irreversible. En cambio, en este caso, la decisión de aceptarlas o rechazarlas estaba en el Presidente, fue una actitud que puede ser polémica pero que expresó con claridad el acatamiento a sus decisiones.

La misma Cristina Kirchner en su carta aclaró que siempre ha sido peronista, además de recordar que ella tuvo un vicepresidente –por el radical Julio Cobos— que le votó en contra y se pasó a la oposición. Y que ella nunca haría tal cosa.

La aclaración implicó un compromiso, podría no haberla incluido y dejar abierta esa posibilidad. Pero al ponerla por escrito en esa carta pública expresó su compromiso con la gestión de Alberto Fernández

El planteo de su carta es que el crecimiento que se va a producir tras la pandemia deberá llegar a todo el mundo y no solamente beneficiar a un sector y señaló que no se pueden postergar las políticas distributivas por las presiones del poder económico. Es un tema propio de la alianza que gobierna y del mismo Alberto Fernández, no se trata de una novedad. La vicepresidenta no lo plantea como tal sino que está haciendo referencia a urgencias y prioridades.

El Gobierno necesitaba reformular la gestión después del revés electoral. Más allá de las formas y los malhumores, el Frente de Todos saldrá fortalecido de un debate que lo proveyó de las herramientas para introducir esos cambios.

 

a encarrilar las políticas oficiales.

Luis Bruschtein
Por Luis Bruschtein
FUENTE : PAGINA 12

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Opinión

ALBERTO: MUERTA LA ESPERANZA VAMOS POR LA ILUSIÓN

Published

on

Alberto leyó la derrota y quedó paralizado, Cristina hizo lo mismo y reaccionó histérica. La torpe jugada de la vicepresidente terminó fortaleciendo al mandatario que ahora deberá cuidarse mucho de no sobreactuar.

 

La derrota electoral fue tomada por el oficialismo con la convicción de que el resultado será irremontable en las generales de noviembre. Y ello empujó a sus principales figuras a reaccionar de las más diferentes maneras: el presidente quedó petrificado, consciente de su soledad al ver que en el bunker del desencanto lo empujaron a ser el mascarón de proa de la derrota y su compañera de fórmula, cuidadosamente caracúlica esa noche para que no quedasen dudas de su convicción de que «los otros» eran los culpables, entró en un cono de histeria y atropello que la empujó a querer hacerse del poder formal a partir del desplazamiento de todos aquellos funcionarios del gabinete que responden al mandatario.

Pero como parte de la parálisis de Alberto consistió en intentar postergar para luego de las generales los cambios que también él cree necesarios -total si vamos a perder mejor hacerlo sin agitar mucho las aguas, habrá pensado- Cristina mandó a los suyos a tensar la cuerda, renunciar y dejar en claro quienes son los unos y quienes los otros.

No contaba con el apoyo de gran parte del arco peronista iba a sumar en pocas horas Alberto y lo que pretendía ser una jugada para debilitarlo terminó convertida en un boomerang que dejó en evidencia su propia fragilidad y la del sector que comanda. Cuando todo esto pase si algo habrá quedado en evidencia será la escasa envergadura del kirchnerismo, la torpeza insustancial de La Cámpora y la ficción a la que Argentina ha estado sometida durante casi dos décadas: en retirada el sector comandado por la vicepresidente no marca más porcentaje de apoyo que aquel 23% con el que su marido llegó al poder en 2003 y lo convirtió en el mandatario con menos votos en la historia del país.

Cuando se hable de aquellos que son capaces de dilapidar una herencia, Cristina no podrá estar ausente del recuento de compulsivos gastadores.

Pero ese capital político que los argentinos suelen prestar alternativamente a unos y a otros no quedó en manos de Alberto Fernández, ni mucho menos. Y si el presidente se imagina, aunque sea por un instante, que existe alguna forma de salir fortalecido de esta revolcada seguida del reino de la impudicia se estará equivocando. Los apoyos recibidos son una esperanza, creer que se deben a su envergadura como dirigente sería una ilusión. (Ver: La larga noche en la que Alberto organizó el contragolpe )

Tal vez lo más importante en estas circunstancias sería entender que tiene por delante dos meses, no para ganar una elección que ya parece irremontable sino para comenzar a tejer la urdimbre de un acuerdo nacional que convierta a su gobierno en un verdadero proceso de transición -que siempre se anunció en el país desde 1983 pero jamás existió- que nos saque del modelo del atraso y nos ponga en el camino, lento y escarpado pero imposible de evitar, hacia una Argentina previsible, seria y posible.

Algo que con las presiones de sindicatos, organizaciones sociales, peleas internas, angustias económicas y demandas insatisfechas de todos los sectores parece imposible pero solo puede encararse tras un gran diálogo nacional y un acuerdo entre partes.

En 2001 el país parecía definitivamente explotado y eso le sirvió a Eduardo Duhalde para convocar a todos y, mucho antes de lo imaginable, retomar la senda del crecimiento y de la tranquilidad institucional. ¿Y no está esta Argentina en una situación similar a la de entonces?; ¿vamos a esperar que estalle para probar nuevamente por el camino de la unidad?.

Si caminamos esa cuerda esta crisis absurda y grotesca habrá tenido razón de ser. Solo hace falta que la principal autoridad del país resuelva ejercer en plenitud su cargo, acepte que la gloria ya se ha esfumado y se comprometa con la posibilidad de entrar en la historia sin laureles pero con el respeto de todos sus conciudadanos.

Esa sería una esperanza…creerse un líder será solo una ilusión.

 

FUENTE : LIBRE EXPRESION

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Opinión

CORDOBA : HOY CONTAGIÓ A POCOS Y MATÓ A MUCHOS

Published

on

Más allá que los contagios son pocos y las internaciones siguen en descenso, la cantidad de fallecidos diarios por coronavirus no cede.

Hoy el Ministerio de Salud de Córdoba informó de 247 casos positivos de Covid-19 y el fallecimiento de 25 personas como consecuencia de la pandemia.

En relación a las internaciones, estas siguen bajando y hoy hubo una ocupación de 10 camas críticas menos que ayer, disminuyendo la misma al 15,87% de la disponibilidad que hay en la provincia.

Por otra parte la internación de adultos con respiradores necesitó la misma cantidad de espacios que el día anterior y la ocupación está en el 18,35% de las camas críticas utilizadas.

El promedio de infectados diarios que hay desde el primer caso conocido es de 924,43 mientras que la proporción de altas en relación con el total de casos confirmados en la provincia de Córdoba creció al 98%.

Cuadro: GEF Informa. Fuente: Ministerio de Salud Córdoba.

Después de Córdoba capital, Río Cuarto (25), Unquillo (13) y Deán Funes (10) fueron los lugares que hoy registraron más casos, acumulando entre estas tres ciudades un 19,43% del total diario en la provincia.

Con los datos de hoy la provincia de Córdoba sigue siendo el segundo distrito con más casos totales a nivel nacional, detrás de provincia de Buenos Aires.

Cuadro: GEF Informa. Fuente: Ministerio de Salud de la Nación.

UBICACIÓN DE LOS CASOS

Los casos positivos asignados hoy a Córdoba se distribuyeron en 56 pueblos y ciudades identificadas de la provincia. De esos contagios, 243 son residentes en el territorio provincial y 4 personas tienen residencia en Ciudad Autónoma de Buenos Aires y las provincias de Buenos Aires, Chaco y Río Negro, pero con domicilio legal en la provincia de Córdoba.

De ese total de residentes en la provincia, el informe indica que 90 corresponden a Córdoba capital y 153 al interior provincial, los cuales están distribuidos de la siguiente manera por departamentos:

  • Calamuchita: Los Reartes 1; Santa Rosa de Calamuchita 4; Villa General Belgrano 3.
  • Colón: Colonia Caroya 1; Jesús María 1; Río Ceballos 3; Saldán 1; Unquillo 13; Villa Allende 1.
  • Cruz del Eje:Cruz del Eje 3; sin datos de localidad 1.
  • General San Martín: Arroyo Cabral 1; La Laguna 1; Villa María 7; Villa Nueva 6; sin datos de localidad 1.
  • Ischilín: Deán Funes 10.
  • Juárez Celman: Ucacha 1.
  • Marcos Juárez: Alejo Ledesma 1.
  • Minas: Tosno 1.
  • Punilla: Bialet Massé 1;Capilla del Monte 7;Estancia Vieja 1;Huerta Grande 2; La Falda 2; San Antonio de Arredondo 1; Tanti 1; Valle Hermoso 1; Villa Carlos Paz 2.
  • Río Cuarto: Río Cuarto 25; Sampacho 1.
  • Río Primero:Capilla de los Remedios 1; Monte Cristo 1; sin datos de localidad 2.
  • Río Seco:Chañar Viejo 3; Rayo Cortado 2.
  • Río Segundo:Calchín 1; Costa Sacate 1; Luque 5; Oncativo 5; Santiago Temple 1; Villa del Rosario 1.
  • San Alberto: Las Rabonas 1; Nono 1; San Lorenzo 1; San Vicente 1; Villa Cura Brochero 1.
  • San Javier: Los Hornillos 1; Villa Dolores 2.
  • San Justo: Arroyito 1; Las Varillas 2; San Francisco 6.
  • Santa María: Malagueño 1; Villa Los Aromos 1.
  • Tercero Arriba: Almafuerte 1; James Craik 2; Oliva 2.
  • Unión: Cintra 1.

FALLECIDOS

Hoy se notificó el fallecimiento por Covid-19 en la Provincia de Córdoba de 25 personas, de las cuales 13 fueron varones, uno de ellos residente en Tucumán, con domicilio en la provincia y 12 mujeres, todas personas que se encontraban internadas y presentaban antecedentes de patologías previas, a excepción de dos mujeres de 71 y 95 años, oriundas de Unquillo y Villa María, respectivamente, quienes no registraban enfermedades preexistentes. Hoy se llegó al total de 6.759 decesos por esta causa en la provincia de Córdoba, con un índice de letalidad del 1,32% de los contagiados.

Cuadro: GEF Informa. Fuente: Ministerio de Salud Córdoba.

De ese toral de fallecidos, 3.924 son varones (58,06%) y 2.835 mujeres (41,94).

TESTEOS

El Ministerio de Salud de Córdoba informó que desde el inicio de la pandemia hasta la fecha, en la provincia de Córdoba se realizaron testeos con PCR (hisopados) a 1.603.238 test con PCR y 2.408.828 test de detección de antígeno, registrando una tasa de 1.066.911 personas estudiadas con PCR y antígeno por cada 1 millón de habitantes.

Cuadro: GEF Informa. Fuente: Ministerio de Salud Córdoba.

VARIANTE DELTA

Este sábado se confirmaron cuatro nuevos casos de variante Delta en la provincia de Córdoba. Uno se encuentra relacionado a casos confirmados anteriormente, otro corresponde a una persona proveniente de un viaje desde Francia y dos cuyos nexos se encuentran en investigación. Hasta la fecha, se han detectado en total 95 casos de Covid-19 correspondientes a esta cepa.

Por otro lado, en el día de hoy no se confirmaron nuevas internaciones por esta variante.

Cabe aclarar que los casos positivos de esta cepa confirmados hasta el momento se encuentran contabilizados en el total de casos de Covid-19.

SITUACIÓN NACIONAL

Hoy a nivel nacional, se notificaron 2.486 contagios y el fallecimiento de 88 personas por la pandemia. De esta manera se llega a un total de 5.202.405 infectados de Covid-19, aproximadamente un 12,97% de la población total del país. De los contagiados de hoy, un 44,13% se produjeron en el AMBA y provincia de Buenos Aires.

Evolución de la cantidad de casos positivos en el país. Fuente: infobae

Además hoy se llegó a un total de 112.444 fallecidos desde el comienzo de la pandemia, con un índice de letalidad por el coronavirus en el territorio nacional que es del 2,16% de los contagiados. La cantidad de fallecidos hasta el momento en Córdoba (6.759), representa un 6,01% del total del país, en tanto los casos de contagiados en la provincia (510.288) son el 9,81% del total de Argentina.

 

Continue Reading

Más Vistas