Connect with us

Economia

LA FEROZ DEVALUACIÓN DEL PESO: CON LO QUE COSTABA UN OKM EN 2011 HOY SE PUEDEN COMPRAR APENAS 3 CUBIERTAS

Published

on

Un auto de los más económicos se podía adquirir por alrededor de $45.000. Ahora no alcanza ni para reemplazar los cuatro neumáticos, ni para dos pares de zapatillas. Lo que se pagaba por un celular hace una década es igual a un kilo de yerba por estos días

Los altos niveles de inflación que la Argentina arrastra durante los últimos años permiten comparaciones insólitas: por el precio que tenían los autos 0 kilómetro en 2011 en pesos hoy apenas se puede comprar dos pares de zapatillas de alta gama. Aunque la comparación sea solo solo sobre los valores nominales de los productos, es un ejemplo de la depreciación del peso en tan solo una década.

En 2011, con $46.000 se podía acceder a un auto Chevrolet modelo Celta 0 Km, uno de los más baratos en esa época. Es el mismo valor que hoy tienen, por ejemplo, dos pares de zapatillas Nike (modelo Court Air Zoom), que cuestan $22.999 cada uno.

(Marcelo Regalado)(Marcelo Regalado)

¿Otras comparaciones? En las publicidades de hace diez años se puede ver que un auto Volkswagen Gol Trend (4 puertas) 0 Km costaba $62.940. Hoy, esa suma permite adquirir un un paquete con vuelo y alojamiento en hotel 2 estrellas por 7 días en San Martín de los Andes.

El precio de un Televisor Smart TV Led 52″ de hace diez años equivale a una cartera de cuero. O el precio de una heladera con freezer a una remera de algodón. Un teléfono celular estándar se comercializaban en 2011 al mismo precio que hoy cuesta un kilo de yerba. Y un lavarropas a dos kilos de bife de chorizo.

Un auto de los más económicos se podía adquirir por alrededor de $45.000 en 2011Un auto de los más económicos se podía adquirir por alrededor de $45.000 en 2011

“En el terreno de los precios de los autos es particularmente llamativo el salto que se verifica durante la última década, y pone sobre la mesa la magnitud del desequilibrio macro. Un auto de los más económicos se podía adquirir por alrededor de $45.000 durante el último tramo de 2011. Hoy en la Argentina se necesita cerca de $1,8 millones para comprar un vehículo de similar segmento y características. Para graficar, por la misma plata que diez años atrás se podía comprar un auto económico, hoy se pueden comprar y con lo justo tan solo tres cubiertas”, destacó el economista Pablo Besmedrisnik, director de la consultora Invenómica.

Una inflación como la que experimenta la Argentina, junto con otros tópicos como el control de precios, restricciones extremas al movimiento de fondos con el exterior, tipos de cambio abruptamente desdoblados e incluso el debate alrededor del FMI, pertenecen al pasado lejano para la amplísima mayoría de los países del mundo. Mientras que son conceptos que se refugian en museos o libros de historia económica en el concierto de las naciones, son notas de tapa en las páginas web de la Argentina de 2021″, se lamentó el economista.

Entre septiembre de 2021 y el mismo mes de 2011 la base monetaria argentina se multiplicó por casi 15 veces

Durante el último cuarto del siglo XX, salvo durante la convertibilidad, la Argentina era uno de los 45 países que tenía una inflación superior al 20% anual. En los últimos diez años tan solo cinco economías en el mundo tienen tasas de inflación superiores al 20%, entre ellas la Argentina. “Países como Chile, Brasil, Uruguay y México sufrían el problema inflacionario, pero lo afrontaron con decisión política y lo solucionaron. La situación cambió con fuerza para casi todos”, agregó Besmedrisnik.

Entre septiembre de 2021 y el mismo mes de 2011 la base monetaria argentina se multiplicó por casi 15 veces. En el mismo lapso, la población creció un 11%. Por lo tanto, la base monetaria per capita se multiplicó por 13. En 2011 por cada argentino en promedio había $4.600 entre billetes, monedas y reservas de los bancos en el Banco Central. Hoy ese número es de $64.200, según datos analizados por Invenómica.

En 2011 con $1.000 se compraban 90 frascos de café. Hoy solo siete. En 2011 con $1.000 se compraban 90 frascos de café. Hoy solo siete.

“Con estos niveles de emisión monetaria, está más que claro que políticas de congelamiento de precios tienen una efectividad más que limitada. Cuando la referencia es el tamaño de la economía el indicador es más crudo aún, recordemos que el nivel de actividad del 2021 es inferior al del 2011″, remarcó el economista.

El tamaño de la economía en 2021 es inferior al del 2011 (Besmedrisnik)

Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market, hizo otras comparaciones contundentes que reflejan el efecto de la inflación: en 2011 con $1.000 un argentino compraba 90 frascos de café, hoy se redujo a 7De 120 botellas de aceite a solo diez; de 350 botellas de agua a 30 botellas. “Si los controles de precios funcionaran o hubiesen sido eficientes, la Argentina no hubiese tenido inflación acumulada de 2011 a 2021 de 2006%. Argentina tiene 18 programas de supervisión, control o regulación de precios que no dan resultado. El problema de la inflación está la pérdida de valor del peso argentino debido a su fuerte emisión monetaria”, detalló.

Para el economista Mariano Otálora, la carrera contra la inflación es interminable y nunca se gana. “Es como una batalla desigual, cuando lo recuperás, lo volvés a a perder en los meses subsiguientes. Siempre quedás atrás. En los últimos diez años, perdiste en términos reales invirtiendo en pesos en las opciones conservadoras, como un plazo fijo. Perdiste tu capital si no lo invertiste y perdiste también en términos reales si lo invertiste. El gran negocio de la inflación fue haber tenido préstamos en pesos a tasa fija, porque todo se licua”, concluyó.

Ximena Casas

Economia

CONFERENCIA DE LA UIA: SORPRESA Y DESCONCIERTO ENTRE EMPRESARIOS POR LA SALIDA DEL GOBIERNO DE DÉBORA GIORGI

Published

on

La funcionaria que hasta hoy actuaba como número 2 de Roberto Feletti en Comercio Interior había centralizado las negociaciones por el congelamiento de precios con las empresas del sector

Los empresarios del sector de consumo masivo no se veían venir un anuncio de salida de Débora Giorgi, que virtualmente era la número 2 sin designación formal de Roberto Feletti en la secretaría de Comercio Interior. En las últimas semanas Giorgi era la interlocutora principal del Gobierno con los ejecutivos del sector durante el ida y vuelta por el congelamiento de precios que ya lleva un año y medio.

Ese papel central que Feletti le había encomendado a Giorgi una vez que el control de precios salió por resolución ante la falta un acuerdo fue la razón por la que su “renuncia” desconcertó a algunos de los ejecutivos del sector consultados este jueves por la tarde por Infobae. Incluso eran los propios empresarios los que solían expresar más palabras elogiosas hacia la ahora ex funcionaria que dentro del propio gabinete.

PUBLICIDAD

Un temor que sobrevuela entre los ejecutivos alimenticios y de consumo masivo en general es que un cambio de nombre implique tener del otro lado de la mesa una contraparte más “dura”, justo en momentos en que algunas compañías preparan el terreno para discutir algún descongelamiento, aunque sea menor, dentro de la amplia canasta de 1.432 productos que mantendrán su precio fijo hasta el 7 de enero.

El papel central que Feletti le había encomendado a Giorgi ante los empresarios fue la razón por la que su “renuncia” desconcertó a algunos de los ejecutivos del sector

“En términos de certidumbre esto nos mata”, se resignaban esta tarde desde una empresa del sector, que está directamente involucrada en las negociaciones con Comercio Interior. Desde esa compañía consideraron que, en el marco de una discusión dura como es un congelamiento, Giorgi era “más receptiva” que Feletti. “Conoce la industria, sabe cómo es el circuito de la materia prima y demás”, le reconocen.

“Manejaba el día a día”, mencionaban desde otra empresa, que mantuvo en las últimas semanas varios cara a cara con Comercio Interior para implementar el congelamiento de precios. “Uno hubiese esperado que una funcionaria que tenía cierta relevancia y que había entrado al Gobierno otra vez siguiera ascendiendo, en lugar de que salir”, se sorprendieron desde otra. En ningún caso arriesgaron opiniones políticas sobre el cambio de gabinete de este jueves.

Débora Giorgi concentró los mano a mano con empresarios tras la implementación del congelamiento de preciosDébora Giorgi concentró los mano a mano con empresarios tras la implementación del congelamiento de precios

El nuevo conflicto abierto en el interior del equipo económico formó parte de la comidilla de los empresarios presentes en la Conferencia Industrial de la Unión Industrial Argentina, que este jueves tendrá la presencia del ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas y el cierre con el presidente Alberto Fernández. Pasadas las 16 pasó por el evento la ex secretaria de Comercio Interior Paula Español, que evitó hacer referencia a la intempestiva salida de su sucesora.

El anuncio de que Giorgi no sería más parte del gabinete tuvo una doble interpretación dentro del Gobierno. Cerca del secretario Feletti consideraron que Giorgi “vino a trabajar y a integrar el equipo con el objetivo de desarrollar y consolidar una política de precios sustentable”, dijeron.

Un temor que sobrevuela entre los ejecutivos alimenticios y de consumo masivo en general es que un cambio de nombre implique tener del otro lado de la mesa una contraparte más “dura”

Y apuntaron con nombre y apellido al jefe de la cartera productiva. “Lo cierto es que a 52 días de haber asumido el decreto presidencial con su designación no fue firmado, entendemos que por presión de Kulfas. Se cansó y acordamos que se fuera”, dispararon. “Tenía una pésima relación con Kulfas”, dejaron saber desde el entorno de Giorgi.

Otras fuentes oficiales apuntaron que no se trata de una renuncia en términos prácticos porque “nunca fue designada” y que la decisión de demorar ese nombramiento en el Boletín Oficial “fue una decisión del presidente” Alberto Fernández.

Hacia adelante, los empresarios del sector esperan saber quién será el o la nueva delegada de Feletti en la mesa de negociación. Las compañías trabajan en estas semanas con un objetivo de máxima: conseguir la venia oficial para remarcar algunos productos por fuera de Más Precios Cuidados. En poco más de un mes terminará el congelamiento y la discusión fina sobre qué formato tendrá la continuidad de ese programa todavía no comenzó.

Mariano Boettner

Continue Reading

Economia

MERCADO INMOBILIARIO: BUENOS AIRES ES LA TERCERA CIUDAD MÁS CARA DE AMÉRICA LATINA PARA COMPRAR

Published

on

El relevamiento publicado por la Universidad Di Tella develó que las ciudades con m2 más caro de la región son Santiago de Chile (u$s3.441), Montevideo (u$s2.923), Buenos Aires (u$s2.600) y Ciudad de México (u$s2.420).

Buenos Aires es la tercera ciudad más cara de América Latina según un trabajo realizado por el Relevamiento Inmobiliario sobre América Latina (RIAL) y el Centro de Investigación en Finanzas (CIF) de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella.

El relevamiento realizado en conjunto con ZonaProp reporta el precio del metro cuadrado de departamentos en barrios de 14 ciudades de 9 países de América Latina que son comparables a lo que en Buenos Aires son Barrio Norte, Belgrano, Caballito y Recoleta. El cómputo se hace a partir del precio pedido en sitios de avisos clasificados de inmuebles.

Los resultados revelaron que las ciudades con m2 más caro de la región son Santiago de Chile (u$s3.441), Montevideo (u$s2.923), Buenos Aires (u$s2.600) y Ciudad de México (u$s2.420). En contraposición, las ciudades con m2 más barato de la región son Quito (u$s1.225), Bogotá (u$s1.239), Córdoba (u$s1.311) y Rosario (u$s1.544).

Recientemente, un estudio internacional del banco suizo UBS que analiza la situación del mercado inmobiliario en 25 de las principales ciudades del mundo, dio a conocer un dato preocupante: los argentinos necesitan 20 años de salario íntegro para comprar un departamento de 60 m² cerca del centro de la ciudad.

Entre las localidades estudiadas, ese es el período más largo. Por debajo, se encuentran París (17 años), Londres (14 años), Tokio y Singapur (13 años). En tanto, comprar una vivienda en Nueva York demora nueve años, en Frankfurt y en Madrid, por ejemplo, requiere de seis años de sueldo íntegro en 2021, lo mismo que se necesitaba hace 10 años. Acceder a una casa resulta menos complejo en Los Ángeles y Miami, donde actualmente se precisan cinco y cuatro años respectivamente.

Actualmente, el precio promedio del metro cuadrado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) se ubica en u$s2380. Si se considera el sueldo de un Administrativo Categoría F con cinco años de antigüedad y presentismo según la escala salarial vigente de Empleados de Comercio ($69.000), un trabajador puede comprar 0,16 m² por mes. Así, demorará 16,5 años en comprar una unidad de 30 m², si destina la totalidad de sus ingresos a ese fin.

FUENTE : AMBITO

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Economia

GUZMÁN DIJO QUE CRISTINA AVALA LA PROPUESTA Y QUE NO HABRÁ DEVALUACIÓN

Published

on

El ministro de Economía defendió los tiempos en que se discute con el organismo internacional y sostuvo que los precios se irán desacelerando a fin de año.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que la propuesta de acuerdo con el FMI tiene el aval de la vicepresidenta Cristina Kirchner, con quien dijo mantener un diálogo “fluido y muy valioso”.

“Todos queremos un acuerdo sustentable. El endeudamiento con el FMI es un problema muy grave para la Argentina”, reconoció y dijo que el país no tiene la “capacidad de hacer frente a los vencimientos tal como estaban programados. No hay forma. Buscamos poder financiar eso”. Sostuvo que para eso “hace falta un acuerdo, pero no cualquier acuerdo, porque firmar uno como el del gobierno anterior sería extremadamente dañino”.

“Hace falta un acuerdo, pero no cualquier acuerdo”

“Estamos haciendo nuestra parte, estamos trabajando con el staff del Fondo a nivel internacional para resolver un problema grave que se juega la Argentina”, dijo Guzmán en declaraciones radiales.

Señaló que el objetivo es “resolver este problema lo más pronto posible” y ratificó que el Gobierno “planea enviar al Congreso de la Nación aquello que refleje todos los entendimientos que alcancemos con el FMI”.

El titular del Palacio de Hacienda reiteró que el Gobierno busca concretar este año el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y precisó que el proyecto que se enviará al Congreso Nacional en la primera semana de diciembre incluirá los “entendimientos” a los que se arribó con el staff del organismo.

Guzmán resaltó que la negociación con el FMI incluyó “un marco conceptual bien diferente a lo que es estándar o usual”, en la relación del organismo con países que afrontan problemas en sus balances de pagos.

“El punto de partida, –explicó–, es entender que lo que ha detenido el crecimiento históricamente ha sido la falta de divisas; por lo tanto, ése es el principal escollo a superar, se debe articular un conjunto de condiciones macro con un rol para el Estado desde la política productiva y reglas de juego que favorezcan el desarrollo de los sectores con capacidad de generar divisas”.

El ministro sostuvo que “el programa anterior se basó en la premisa de que la contracción del gasto iba a generar un efecto de confianza, que eso iba a bajar el costo del crédito y atraer la inversión”.

“Eso no funciona, nosotros queremos que el Estado siga impulsando el crecimiento de la demanda para generar más capacidad productiva y un multiplicador más grande de la economía, como se da ahora mediante la inversión en obra pública”, detalló.

Al mismo tiempo, dijo, se apunta a “ordenar las cuentas públicas” sobre la base de que “el superávit fiscal virtuoso siempre es hijo del crecimiento, no del ajuste; recortar el gasto público no funciona y sería detener la recuperación”.

Guzmán sugirió revisar los comunicados del FMI luego de cada tratativa, durante el actual Gobierno, donde “se puede ver cómo se ha ido transformando desde una visión que preponderó en el programa de 2018 a donde estamos parados hoy, en cuanto al rol de la política monetaria y fiscal y al hecho de que la inflación es un fenómeno multicausal y no solo monetario”.

El ministro se refirió también a los cuestionamientos sufridos por la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva: “por la dinámica en los últimos meses en la política internacional hubo disputas de poder que generaron dudas, ruidos y que afectaron su figura en un momento en el cual estuvo bajo ataque. Hoy la situación está más estable”, concluyó.

Enfático, Guzmán descartó una devaluación. “No va a haber devaluación”, sostuvo el ministro de Economía, Martín Guzmán, al referirse al avance que están teniendo los dólares financieros, que ya superan a la cotización del dólar blue y éste último volvió a trepar.

El ministro volvió a insistir en que la inflación irá desacelerándose este mes en curso y en los siguientes y que la economía argentina crecerá este año y el que viene. Para noviembre, dijo esperar que haya una “reducción tanto de la tasa de inflación intermensual como de la interanual”.

“Esperamos en todos los próximos meses que se vaya verificando una reducción de la tasa de inflación”, señaló y explicó que están llevando adelante todas las gestiones necesarias para también estabilizar el precio de lo que son los productos clave en la canasta básica.

“En promedio el salario viene ganándole a la inflación en cuatro puntos”, afirmó el jefe del Palacio de Hacienda.

FOTO TAPA : LA UNION DIGITAL

FUENTE : PERFIL

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Continue Reading

Más Vistas